Archivo de la etiqueta: Özil

Viene Bale y se va Özil

Bale Özil

El Real Madrid presentó ayer a Gareth Bale y anunció la salida de Mesut Ózil al Arsenal. También se confirmó la marcha de Kaká, al Milan, aunque este nunca llegó a estar así que la alegría de su partida es enorme.

No sé valorar el impacto económico del fichaje de Bale, si es mucho dinero o muchísimo. Está claro que es mejor tenerle. Otra cosa será su adaptación: a sus nuevos compañeros, una nueva ciudad, otro idioma, la presión de jugar en el Madrid, etc. Y además tenemos las dudas sobre su atípica pretemporada y su actual estado de forma.

Estaba claro que con los desembolsos habidos en las nuevas incorporaciones la puerta de salida quedó abierta para varios componentes. Higuaín se postuló a las primeras de cambios. Quizás no fue al club que deseaba pero su incorporación al Nápoles de Rafa Benitez, junto a Callejón y Albiol, ha significado que la casa blanca prácticamente se ha quedado con el dinero del traspaso de Cavani del Nápoles al PSG. Respecto a Albiol lamento su marcha. Y deja un hueco importante en el centro de la defensa. Nacho es una incógnita cara a encuentros de trascendencia, Varanne está tocado y ahora mismo están jugando Pepe y Sergio Ramos. Soy de la escuela de tener 5 centrales, como Mourinho (en los clubes de máximo nivel dado el numero de partidos y competiciones a disputar). Y al igual que Mou pienso lo mismo respecto a los delanteros centros, pero en menor cantidad. Con 3 me doy por satisfecho. Ahora solo contamos con Benzema y Morata.

Ancelotti dejó claro que Modric era de su partida. Así que su nombre desapareció de las quinielas de candidatos a abandonar el Bernabéu. La llegada de Isco -enorme fichaje- ha revolucionado la composición de la plantilla. Algunos intocables dejaron de serlo. Dos nombres estaban en el disparadero: Di María y Özil. Ambos declararon su interés por continuar. En el campo fue otra cosa: mientras el argentino se comía el césped (y mostraba la ilusión de un recién llegado), el alemán se amohinaba y entraba en esa melancolía que tantas veces le hace desaparecer del partido. El contraste entre la actitud de uno y otro ha sido notable. El mister italiano y la junta directiva tomaron buena nota mientras el padre del teutón exigía una renovación al alza. Mejora salarial injustificada a todas luces dado el desempeño del jugador. En definitiva Özil se va ganando un pastizal a un equipo menor, Arsenal, entrenado por un tipo que lleva años en la elite sin ganar nada. No hay unanimidad en la cifra del traspaso (por el tema de los variables por objetivos). Así que me ciño a la mas baja: 45 millones de euros. La mayor venta en nuestra historia, superando en dos millones la de Robinho.

No voy a negar el talento y la clase de Özil. Ni el factor edad que juega a su favor. Pero sí quiero dejar claro que su intermitencia en el juego ha provocado irregularidad en su rendimiento.  Y cuando se aspira a Liga y Champions esto es un lujo que no puedes permitirte. En otras palabras: Isco es mejor que Özil (tiene más gol) y una oferta de 45 millones por un suplente es mucho dinero…

9 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Coser, cantar y golear

Alberto Martín EFE

El encuentro de Liga de anoche, adelantado por la final de Copa, fue coser, cantar y golear. El 6-2 del Real Madrid al Málaga deja a las claras como fue el partido. El cual además de los 8 tantos estuvo plagado de incidencias. La primera al anunciarse las alineaciones por la megafonía minutos antes que los jugadores saltasen al césped. La ovación a Casillas -una vez más- fue unánime entre los asistentes que en esos momentos superaban la media entrada (luego se rebasaron los tres cuartos, aunque por ejemplo en mi zona había muchos huecos de abonados). A la mención de Mourinho volvió a haber pitos. Esta vez me parecieron más sonoros que el fin de semana pasado (insisto en que los silbidos son más ruidosos que los aplausos). De las escasas pancartas que vi solo había una que se refería al técnico y era a su favor. El Málaga acabó con 9 por las expulsiones de Sergio Sánchez (roja en el 21) y Demichelis (doble amarilla: la primera en el min. 44 y la segunda en el 74). Mesut Özil se retiró lesionado cuando Mou ya había hecho los tres cambios (Fabinho por Coentrao, Di María por Modric e Higuaín por Benzema). Siguiendo con las incidencias Caballero se lesionó en la pierna con la que interceptó el penalti lanzado por Cristiano Ronaldo (imaginen la fuerza del pelotazo). Un par de jugadas después fue sustituido por Kameni. Fue obvio para todo el estadio, menos para el banquillo malagueño, que el portero rival estaba tocado. Pellegrini y sus ayudantes no mandaron calentar al meta suplente. Este tampoco estaba preparado para salir. EL cambio se demoró. De hecho Caballero ya había salido del campo y Kameni aun estaba poniéndose los guantes. Muy poco profesional. Y para finalizar resaltar que hubo abucheos para el Pipita cuando se anunció su entrada al campo.

El abultado tanteo señala que fue un enfrentamiento movido. Desde el principio. A los 2 minutos un córner botado por Modric fue cabeceado a la red por Albiol. Al cuarto de hora en otro saque de esquina Santa Cruz empató, libre de marca, en otra cadena de errores defensivos marca de la casa. Pero las buenas noticias eran que Özil y Modric estaban enchufados. Cosían jugadas bien apoyados por CR7 y Benzema arriba y con las espaldas cubiertas por Xabi Alonso y Essien. Y empezaron a llover los goles (incluidos un par que fueron anulados). En el 26 Ronaldo hizo el 2-1 cuando transformó un indirecto dentro del área por cesión al portero (ya había marrado la pena máxima que supuso la expulsión de Sergio Sanchez). Al rato, en el 33, Özil haciendo de Cristiano marcaba el 3-1 tras un excelente pase del luso a lo Mesut. Una excelente y vertiginosa jugada. Tres minutos después Antunes lanzó un gran disparo que supuso el 3-2. Benzema logró el 4-2 en otra asistencia de Cristiano (en fuera de juego y por eso quizás le regaló el gol al francés). Los dos últimos goles fueron obra de Modric y Di María. Dos excelentes remates.

Mientras tanto el Barcelona está a dos puntos de ganar la Liga. Este próximo fin de semana el Madrid visita al Espanyol y el Barça juega en el Calderón. ¿Habrá alirón?

16 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Özil vuelve a encontrar puerta

Andrés Kudacki AP

Mesut Özil ha encontrado el camino del gol: ayer volvió a encontrar puerta. Anotó dos tantos como hizo en su última aparición liguera en el Bernabéu (5-1 al Levante). Si entonces salió desde el banquillo contra el Betis fue titular. En una alineación en la que Mourinho presentó varias novedades. Nacho y Marcelo fueron los titulares. Albiol y Carvalho los centrales. Modric y Casemiro los medio centros. El brasileño quien debutaba en el primer equipo fue de los mejores. Mientras aguantó físicamente el Madrid funcionó. Cuando bajó el ritmo emergió Beñat. Y los verdiblancos empezaron a adueñarse del encuentro. Pero hablaremos más adelante de su estreno. El resto del equipo lo formaron Diego López (tuvo dos intervenciones espectaculares que quizás salvaron los puntos), Callejón, Benzema y Cristiano Ronaldo.

El primer cuarto de hora blanco fue muy bueno. CR7 estaba enchufado. Lastima del poste que repelió un excelente remate desde fuera del área, marca de la casa. Casemiro (21 años cumplidos en febrero) era el dueño del centro del campo. Lo cortaba todo y distribuía muy bien. Aseguraba el pase jugando en corto y arriesgaba en largo. No falló en ninguna entrega. Llegó al club el último día del mercado de invierno procedente del Sao Paulo. Se incorporó al Castilla y Mou le inscribió en Champions. Su aterrizaje coincidía con un bajón del filial. Tras un periodo de aclimatación se hizo titular del Castilla donde ha jugado 9 partidos que son los que han supuesto el despegue del equipo. En su primer cuarto de hora en Bernabéu se ganó al público y a sus compañeros. Le buscaban, se apoyaban en él. Una pena que no redondease su actuación con un gol (estuvo a punto).

En este cuarto de hora también se produjo la lesión de Marcelo. Esto trastocó los planes. Mou cambio a Nacho de banda (lo estaba haciendo muy bien por la derecha y cumplió por la izquierda) para dar entrada a Varane de 2. Özil cerró la primera parte al filo del descanso con el 1-0 tras una asistencia de Benzema (el único detalle del francés en estos 45 minutos). En el 63 Modric abandonó el campo tocado (en mi zona pensábamos que el lesionado era Carvalho y luego observamos molestias de Diego López). Entró Pepe de brains. Y ya nuestro medio campo no fue lo mismo. Casemiro se fue diluyendo. Solo existía Özil. Su segundo tanto fue de falso nueve y cerraba el encuentro (3-1 en el 90) tras una tremenda internada de Ronaldo. Su conducción y la velocidad que imprimía en las contras recordaba a la mejor versión de Kaká. Intervino en el tanto de Benzema (2-0).

Entre el 2-0 y el 3-1 vimos al mejor Betis. Marcaron de penalti en el 73. DL estuvo a punto de detener el lanzamiento de Jorge Molina.

Los últimos minutos y el descuento fueron vertiginosos. Una mala cesión de Carvalho al portero fue aprovechada por Rubén Castro (min. 88). Su remate se estrelló en el larguero (el segundo palo de los visitantes). Acto seguido Albiol, bajo palos, salvó la nueva ocasión bélica: Pabón recogió el rechace del travesaño  y a un metro escaso no pudo encontrar la red. Del posible 2-2 surgió la contra que supuso el 3-1. Aún hubo tiempo para un par de ocasiones más, esta vez ambas fueron madridistas. Callejón estuvo temeroso y no empalmó de primeras, y a Higuaín su remate encarando portería se le fue fuera por poco.

Tarde soleada, buen fútbol, goles y todo el mundo pendiente del Borussia. Por ejemplo mis vecinos de localidad no pensaban para nada en el derby contra el Atlético de Madrid del próximo fin de semana.

Champions

11 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Higuaín lidera la goleada blanca

Gol Higuaín

El Real Madrid 5 Levante 1 tuvo un protagonista indiscutible: Gonzalo Higuaín quien lideró la goleada blanca. Sin olvidar a Marcelo, Xabi Alonso, Álvaro Arbeloa y los dos cracks que salieron en la segunda parte (Cristiano Ronaldo y Mesut Özil). Efectivamente CR7 y Özil fueron reservados. Al igual que Ángel di María. Chuparon banquillo junto a Iker Casillas, de nuevo en una convocatoria. Tampoco fueron de la partida Khedira, Coentrao y un renqueante Varane (preocupa que cada dos partidos seguidos necesite descanso). Mourinho alineó de salida a Diego López, Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo, Modric, Alonso, Kaká, Callejón, Benzema y el Pipita.

Hubo una cierta indolencia de salida. Los laterales empujaban, Modric y Alonso buscaban asociarse pero solo encontraban a Higuaín y Kaká. Todo dio un vuelco con el 0-1 de Michel en el minuto 31. En el único despiste de Marcelo los visitantes aprovecharon una contra (gran galopada de Pedro Ríos y del autor del tanto). Ramos, a sus cosas, no supo si cubrir el hueco abierto por el defensa brasileño o fijar su posición de central. Pepe tampoco dio la voz de mando y Arbeloa corrió a la desesperada desde su banda hacia el centro de la defensa. Inmediatamente Mou mandó a calentar a Ronaldo y a Di María. El efecto fue demoledor para un Levante que aspira a posiciones europeas. No sé si se asustaron de ver al portugués (son uno de los equipos a los que más goles ha metido) o la presencia de ambos reactivó a los nuestros ante el temor de algunos de verse sustituidos en el último tercio de la primera parte. El caso es que 5 minutos después el Madrid empataba con un golazo antológico de Higuaín (ver fotos) tras recibir un excelente pase aéreo en diagonal de Xabi Alonso. Tres minutos después Kaká transformaba un penalti (dudoso y no he visto ninguna repetición) y ponía el 2-1 en el marcador. Mou ordenó a Cristiano y al Fideo que volviesen a sentarse.

Los finales de temporada de Higuaín son espléndidos. Ayer dejo claro que no quiere que esta sea la excepción (también lo hizo el miércoles contra el Galatasaray en el poco tiempo del que dispuso).

Antes del partido andaba mosqueado con la ausencia de Ronaldo. Los abonos son muy caros como para hurtarnos a nuestra máxima estrella. El 2-1 al descanso era un resultado corto y peligroso. Comentaba que si al menos el crack salía en la segunda mitad solo reclamaría el 50% del precio de la entrada. Así fue (no la devolución del dinero): entró por Callejón. Luego lo harían Di María por Kaká (min. 57) y Özil por un triste Benzema (min. 77). El alemán le dio otra dimensión al encuentro.

Recuperó el balón en una carrera prodigiosa. Parecía que su autopase largo de Higuaín se iba a perder por la linea de fondo. Pero lo mejor estaba por llegar: Don Gonzalo no solo llegó además tuvo la capacidad, en velocidad, de divisar a CR7 y la destreza de ponerle el balón al luso. Este controló, sobrado, y remató como si estuviese en un entrenamiento. 3-1. A partir de ahí se sucedieron las ocasiones. Munua, el portero del Levante, a pesar de los 5 tantos encajados fue el mejor de los suyos.

Como he apuntado anteriormente la presencia de Özil desde el 77 supuso otro aire para el equipo. Hizo todo lo que no supo ni pudo Benzema. Flotó, arrastró defensas creando huecos para sus compañeros, buscó el espacio entre lineas y como falso nueve marcó 2 goles (el 4-1 y el 5-1). Su primero fue una muy buena internada de Ronaldo y un alarde de generosidad por parte del portugués. El segundo, una rápida combinación con Di María.

El martes vamos a Estanbul a defender el 3-0 (con las bajas de Alonso y Ramos, por eso jugaron ayer).

Higuaín

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Paso de gigante del Real Madrid

CR7

El 3-0 es un pase de gigante del Real Madrid para alcanzar la semifinales de Champions. Serían las terceras de forma consecutiva. Es decir con Mourinho se asegura la presencia en semis. Algo que no sucedía desde la época de Del Bosque. En medio una sequía en la que no pasábamos de octavos. Pero no echemos las campanas al vuelo y vendamos la piel de oso antes de cazarlo. Aunque el resultado es magnífico.

En la primera temporada de Mou nos eliminó ese nefasto árbitro que es Stark. Ayer en París demostró que ni siquiera conoce el reglamento: con dos jugadores del Barça tendidos en el suelo les mandó fuera del campo, algo que está expresamente prohibido (reconozco que vi las imágenes en las repeticiones porque como buen aficionado al fútbol estuve viendo el sensacional Bayern-Juve). En la segunda temporada -la pasada- caímos por nuestra falta de acierto en los penaltis: Cristiano Ronaldo, Kaká y Sergio Ramos no acertaron. A ver si a la tercera va la vencida y llegamos a la final (confiemos además que no se produzca ningún accidente en Estambul).

El once del Madrid presentó dos novedades: Essien por Arbeloa (el soldado no atraviesa su mejor momento) y Benzema de delantero centro. Una vez más el técnico luso acertó. La jugada del 2-0 es la mejor prueba. Gracias a un certero pase de Essien desde la banda al que sorprendentemente no llega CR7. La pelota aterriza en los pies de Benzema. En un alarde de grandes reflejos remata a la red (me dio la impresión que tocó en un defensa).

El 1-0 vino muy pronto. Xabi Alonso corta un balón en nuestro medio campo y lanza en profundidad buscando a Mesut Özil. Este hace una pared corta y rápida con Benzema para meterle un pase de crack a Ronaldo, quien por velocidad se planta delante del portero rival y le bate con una gran vaselina. Era sobre el minuto 9. La jugada era un presagio de lo que iba a ser esta primera mitad: una exhibición de Alonso y Özil. Muy sueltos e inspirados. Me sorprendió la libertad de movimientos de ambos, especialmente del tolosarra. Todos los equipos buscan taparle para taponar la salida blanca. Afortunadamente ayer no lo hicieron hasta la segunda parte. El entrenador turco cambió la disposición táctica de los suyos en el descanso. Pero con un 2-0 en contra ya era tarde.

En el 65 entró Higuaín por Benzema. 7 minutos después cabeceaba el 3-0 a un soberbio saque de falta de Alonso.

El único peligro del Galatarasay venía de… Sergio Ramos. En la primera parte me puso de los nervios. No pudo en ningún momento con Didier Drogba. No ganaba los balones por alto. Un pase atrás organizó un contraataque rival. Menos mal que estaba Varane (Essien y Coentrao también ayudaron para cubrir las espaldas de los centrales). Para rematar su faena cometió el penalti nuestro de cada día. Afortunadamente el juez no vio el pisotón y le sacó amarilla al delantero visitante. Trascendente tarjeta que impedirá que el goleador Yilmaz no pueda jugar la vuelta. La única muestra de inteligencia de Ramos fue forzar la amonestación que le impedirá ir a Estambul. Alonso anteriormente marcó el camino. Con 3-0 dejar jugadores limpios de cara a semifinales parece acertado.

Ver a Drogba es una gozada. Fuerza, pasión, garra, clase. Siempre me ha gustado. Y le elevé a los altares cuando el Chelsea ganó la pasada edición de Champions. Cenó culés en semis y al Bayern en la final de Munich. Ayer me tenía angustiado. Sobre todo cuando encaraba a Ramos. Con Varane solo pudo en la primera jugada en la que se enfrentaron. Una y no más. Como futbolista inteligente que es buscó al central más débil. Sí, el de Camas.

Sjneider me decepcionó. Me maravilló en su primera temporada en el Madrid (y en la del Inter, con Mou).

Las esperanzas cara a la décima siguen viento en popa. Mientras tendremos que volver a la realidad. La de la Liga, la continuidad o no de Mourinho, el caso Casillas, y no sé cuantas milongas más.

9 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Modric se gradua en el Bernabéu

Susana Vera Reuters

“Ya lo decía papá si no hay centro del campo no hay nada que hacer. Y no hay centro del campo. ¿Te acuerdas lo pesado que se ponía con lo de no hay centro del campo?” me comentaba mi hermano en el descanso. Porque solo había aparecido Modric, quien se fue apagando a medida que pasaban los minutos. Se encontraba solo frente a un bien plantado Mallorca. Sus compañeros de línea no aportaban: Kaká volvía a ser el jugador anodino que hemos sufrido estos años, Pepe en el medio restaba más que sumaba. Aportaba corte y garra pero no acertaba a acompañar al croata. Algunos de sus pases tenían sentido pero no alcanzaban el objetivo. Mis dos sobrinos se partían de risa con el apodo que le puse: Brains. El Real Madrid jugaba prácticamente con 9 porque a la ausencia de Kaká se sumaba la posición de Morata en la banda derecha. Mourinho le anuló con esa demarcación. Tuvo un par de buenas intervenciones pero en lineas generales se le notaba desubicado, incomodo, en el exilio. Participaba poco en el juego.

El segundo remate balear fue gol (el primero disparo fue de Giovanni). El 0-1 llegaba en el min. 6 obra de Nsue. Fue un balón colgado al área por Giovanni desde la derecha. No aparecieron los centrales y el autor del tanto se impuso en el salto a Coentrao (había acudido a cubrir el centro de la defensa persiguiendo a su marca). El empate llegó nueve minutos después. Un excelente pase en profundidad de Modric a Pepe sitúa al luso frente al portero rival. Se aturrulla pero resuelve bien cediendo el balón a Higuaín, quien acompañó la jugada por la izquierda y solo a puerta vacía anota (era nuestro segundo disparo a puerta, el primero fue como no de Cristiano Ronaldo). Pero en un saque de esquina botado por Giovanni, seis minutos más tarde, Alfaro puso el 1-2 en el marcador en el segundo palo, tras recibir el esférico cabeceado por Bigas (saltó más que Sergio Ramos y Varane).

En el descanso Mou rectificó: retiró a soldado Arbeloa y a Morata para dar entrada a Mesut Özil y Benzema. Esto supuso retrasar a Pepe al eje de la defensa y recolocar a Ramos en el lateral derecho. Modric ya no estaba solo. Reapareció de la mano -más bien de las botas- del alemán. El equipo parecía otro. Los cambios trajeron aire fresco, se igualaron las fuerzas (hasta Kaká parecía más incisivo) porque ya éramos 11 contra 11. En los seis minutos que van del 51 al 57 llegaron 3 goles. En el 51 CR7 cabecea el 2-2 en un gran córner lanzado por Özil. En el 54 un enorme disparo de Modric desde fuera del área, recogiendo un rechace, supone el 3-2. Y en el 57 Higuaín hace el 4-2 honrando una gran jugada de Özil.

Xabi Alonso entró por Kaká en el 62. Con él en el campo y un 4-2 la labor del Mallorca resultaba imposible. Se sucedieron jugadas y ocasiones. Pero el quinto no llegó hasta el minuto final cuando el Pipita le regaló el tanto a Benzema, renunciando a su hat-trick.

Volviendo a lo que mi padre repetía machaconamente “no hay centro del campo” el Madrid le dio la razón. Mourinho lo vio claro y cambió en el descanso para reforzar la linea media y no dejar a Modric a su suerte. Eso y el talento de Özil le dieron la vuelta al partido. Lo cual son muy buenas noticias: hay recursos para afrontar el tramo decisivo de la temporada.

15 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Habrá que ganar en el Camp Nou

Varane

El Real Madrid 1 Barcelona 1 nos obliga cara al partido de vuelta. Habrá que ganar en el Camp Nou. Eso que ganamos las aficiones de ambos clubes y los futboleros en general, porque estoy seguro que volveremos a ver otro gran partido. Como el de anoche.

Había dudas sobre la alineación que presentaría Mourinho, quien entre lesiones y sanciones tenía hasta 6 bajas (incluyo a Nacho en esta lista). Aparte del tonto-debate sobre el portero: tenía claro que jugaba Diego López porque pensaba que el portero pródigo sería titular en Copa y Adán en Liga. Tras su sobria y eficaz actuación de anoche quizás también juegue este próximo fin de semana. Las dudas de verdad estaban en la linea defensiva. Según las decisiones que tomase Mou los acompañantes de Xabi Alonso y Sami Khedira serían unos u otros. En esta ocasión tenía claro que el dilema Benzema/Higuaín se resolvería a favor del francés. Como así fue. Finalmente la defensa la formaron Essien, Varane, Carvalho y Arbeloa (por la izquierda). Callejón fue de la partida. No tuvo una buena noche, voluntarioso eso sí, y fue sustituido en el 57 por Modric. Este no aportó nada, salvo ocupar sitio y hacer bulto. Supongo que si hubiese un concurso sobre el jugador que menos aporta a la plantilla la cosa estaría entre él y Kaká. Poco después de su incorporación, en el 63, entró Higuaín por Benzema. El Pipita tampoco atraviesa su mejor momento.

El Madrid salió en tromba. En los primeros 10 minutos Cristiano Ronaldo estaba desatado. El Madrid presionaba la salida de balón del Barça. Alonso y Khedira lo cortaban casi todo. De hecho los azulgranas solo pasaron un par de veces del centro del campo en los 15 minutos iniciales.

Sergio Busquets se las veía y deseaba para frenar la avalancha blanca y ordenar la posesión de su equipo, a pesar de la ayuda que recibía de Andrés Iniesta, Xavi Hernández y Cesc Fábregas. Incluso Leo Messi bajaba a ayudar. Precisamente que los tres centrocampistas estuviesen tan retrasados facilitaba la labor de los blancos. A medida que Xavi fue cogiendo ritmo y abriendo el juego por las bandas de Dani Alves y Jordi Alba, la presencia arriba de Iniesta se acrecentó, y el Barça se rehizo e impuso su ritmo. El 0-0 al descanso no reflejaba el brillante espectáculo. Era el triunfo de las defensas sobre los delanteros. Piqué (amarilla a los 3 minutos por una entrada sobre CR7 al borde del área) y Varane eran los zagueros más destacados.

Estaba claro que el gol podía llegar tan solo de un fallo. Estuvo a punto de ocurrir tras dos malas cesiones atrás: la primera de Carvalho (al portero; Varane salvó el tanto en la misma raya de gol) y la segunda de Alonso (al centro de la defensa). A la tercera fue la vencida: un desafortunado despeje de Callejón tras un brillante cruce, evita que un delantero rival se quede solo en el área, pero el balón le llega a Messi, quien solo entre varios jugadores blancos se anticipa y asiste a Cesc. Todo fue tan rápido que Callejón al quedarse colgado habilita a Fábregas. 0-1 en el 50.

El Madrid acusa el golpe. Y asistimos a los mejores momentos del Barcelona. Mientras que nosotros estábamos partidos en dos. Se había roto el medio campo. Pero la fe blanca mueve montañas. Y apoyados en la seguridad de Diego López y la soberbia actuación de Varane, Alonso y Khedira volvieron a hacerse con los mandos del partido. Los culés eran peligrosos a la contra. Los míos apretaban y se olía el empate. Finalmente llegó en el 81. Y lo consiguió Varane. Confirmaba su gran noche. Un excelente pase desde la derecha de Mesut Ôzil lo cabeceaba a la red en un salto de 9 puro. Quedaba tiempo para el 2-1. No llegó.

Özil pasó a la banda derecha tras el cambio de Modric por Callejón. No es su posición favorita. Pero cumplió con creces. Los compañeros confiaban en él y le buscaban. Saben que siempre luce ante los blaugranas. Le saliese o no la jugada sus controles y posesiones tenían aire de peligro. Lo mismo podemos decir de Iniesta.

Está claro que este empate favorece al Barça por el valor doble del gol fuera. Pero ambos equipos necesitan ganar en el Camp Nou. Porque con este 1-1 no concibo un Barcelona jugando en casa al 0-0.

18 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol