Archivo de la etiqueta: Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo

El año pasado en el Bookstock de Sevilla

Fran G. Matute tuvo a bien invitarme el año pasado a Sevilla para el Bookstock. Un día presentamos mi último libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“. Y al siguiente participé en una mesa redonda “Rastros de carmín: ¿Qué queda del periodismo musical?” junto a las excelentes Patricia Godes y Grace Morales. Presentó y moderó Jesús Morrillo del ABC de Sevilla.

No recuerdo haber visto el video de la mesa redonda. Anoche lo colgó Fran en su Facebook. He disfrutado mucho viéndolo y he recordado los buenos momentos que pasé esos dos días en Sevilla. Así que nuevamente le doy las gracias a Fran y al CICUS de la Universidad de Sevilla.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música

Joan Baez en España

JB TVE

Joan Baez se ha despedido de los escenarios con una gira que finalizó con varias fechas en España. La última de las cuales fue en Madrid: el pasado 28 de julio en el incomparable marco del Teatro Real. Cuando la conocí en los 70 me contó que había vivido en España, por el trabajo de su padre en la UNESCO.

Joan Baez (Nueva York, 1941) de padre mexicano y madre escocesa, ambos de ascendencia religiosa por parte de sus padres (los abuelos de Joan: el paterno dejó el catolicismo y México para mudarse a EEUU y convertirse en un pastor metodista mientras el materno era sacerdote anglicano).

La primera vez que visitó profesionalmente España –hasta donde yo sé– fue para promocionar su excelente álbum “Diamonds & Rust“. El LP fue un éxito en su época (1975) y marcaba un giro en la carrera de Joan Baez: era el disco que incluía más composiciones propias. Conocida como interprete, sus grabaciones aportaban otro color a canciones de autores conocidos o desconocidos (que ella ayudaba a popularizar). En este sentido “Diamonds & Rust” es su composición propia más lograda. Dos años después de editarse, Judas Priest hicieron una versión en su álbum “Sin After Sin” (1977). Ritchie Blackmore también la grabó –en los 90- junto a su compañera Candice Night. En su momento se rumoreó que Baez había compuesto esta canción basada en una llamada intempestiva de su ex, Bob Dylan. Y que era una especie de ajuste de cuentas sobre la relación que habían mantenido diez años antes. Años después el rumor quedó confirmado cuando lo dejó caer en un par de entrevistas y en  su autobiografía.

Antonio San José escribió aquí,  en noviembre de 2008, sobre su entrevista a Joan Baez en Madrid. Una anécdota deliciosa. Les recomiendo su lectura (y si se animan les sugiero que también lean los comentarios al post).

Por mi parte la conocí (como entrevistador también) en ese mismo viaje promocional y guardé muy buena impresión de ella.

Este álbum, “Diamonds & Rust“, era el siguiente al “Gracias a la vida” (1974), su disco en español, en el que recogía su herencia hispana y parte de sus inquietudes políticas. La edición en España pasó desapercibida. Me contaron que hubo problemas con la censura (aún vivía el dictador). Cuando entré en Epic (CBS), como jefe de producto de A&M Records en junio de 1977, los jefes de A&M me contaron del interés que Joan Baez tenía por recuperar esta grabación. Los problemas de la distribuidora anterior (Ariola) ya deberían haber pasado a la historia por el cambio político que se estaba produciendo en España (muerte de Franco, elecciones generales, etc.). Por mi experiencia en medios y la serie Gong era consciente del potencial comercial de “Gracias a la vida“. Me pareció muy acertada la sugerencia y pedí la colaboración de la artista. Estaba en Los Ángeles en una convención de A&M donde la gente de CBS Europa éramos los protagonistas (por el contrato de distribución recién firmado). Coordinaron una llamada telefónica y la expuse mi planteamiento: insistí que para la naciente democracia española su presencia en España con este álbum podría ser un espaldarazo. Ella estaba por la labor (la sugerencia de rescatar el disco fue suya) y no puso ninguna pega. Se comprometió a hacer televisión. Con lo que eso implicaba (tanto los artistas cool norteamericanos como los concienciados no hacían teles en esos días).

Al volver a Madrid el director de Epic se entusiasmó con la idea y enseguida sugirió hacer el programa de José María IñigoEsta noche fiesta” (se realizaba en el Florida Park del parque de El Retiro). Él sabía que Iñigo, con quien mantenía excelentes relaciones, admiraba a Joan Baez. Dado el carácter comercial, o como quieran llamarlo, del programa pedí una diferenciación. Otro marco escénico. Un telón negro de fondo. Y que la actuación fuese en directo, guitarra y voz (esto fue una petición de la artista). A Baez le pareció muy oportuno este cambio de look del programa para sus dos canciones. Iñigo, entusiasmado, aceptó nuestras pretensiones. Iba a ser la primera vez que Joan Baez actuaría en TV en España.

Cuando llegó a Madrid, para hacer promoción de “Gracias a la vida” y la aparición en TVE, me encontré a una Baez espléndida, encantada y feliz. En nuestra primera conversación telefónica ya la había recordado que nos conocíamos. Esta vez pasamos más tiempos juntos. Su curiosidad por todo lo que estaba sucediendo en España era tan grande como su conocimiento del país y su cultura. Años después, en los 80, descubriría hablando con John Hammond lo importante que la Guerra Civil española había sido para la izquierda estadounidense, sobre todo la neoyorquina (parte de estas conversaciones están reflejadas en mi dos últimos libros: “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” y “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“).

Las canciones a interpretar en el programa de Iñigo las habíamos acordado en una ultima llamada telefónica, antes de llegar a España.

En nuestras charlas la legalización del PC, la vuelta de exiliados y las primeras elecciones generales, celebradas hacía unos meses, fueron los temas más comentados. Sugerí que un comentario suyo al respecto sería muy apropiado. Y un golpe de moral  para todos quienes ansiábamos la consolidación democrática (y estábamos temerosos de los ruidos de sables). Me aseguró que contase con ello. Entendió perfectamente que era una oportunidad que no podía desaprovecharse (solo había dos canales de TV entonces).

Había notado su admiración por La Pasionaria. Su alocución (dedicándola un tema) no me sorprendió tanto como a Iñigo (quien palideció a pesar de la legalización del PC y la condición de diputada de la histórica dirigente comunista). Elegir cantar “No nos moverán” era un clara declaración de intenciones (por el paralelismo con el “No pasarán”).

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Política

Hoy hace 65 años Elvis grababa su primer disco

Hoy hace 65 años que Elvis Presley grababa su primer disco (para Sun Records de Sam Phillips). La canción elegida fue “That’s All Right“, un tema de Arthur Big Boy Crudup de la década anterior (al que se le cayó el Mama del título original). El video que encabeza esta entrada corresponde al especial de 1968 que supuso el retorno de Elvis (y al que muchos consideramos como el primer unplugged de la historia). La versión del 54 la pueden escuchar pinchando aquí.

Sobre esta grabación escribía en “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” lo siguiente:

EP 1 copiaEP 2 copia

Y como suele suceder, siempre hay unos antecedentes. En esta caso gracias a una mujer, cuyo tesón fue decisivo para que la carrera de Elvis llegase a buen puerto: Marion Keisker.

Marion Keisker copia

Aquella recomendación de Marion Keisker fructificó en la sesión de grabación del 5 de julio de 1954. Nacía una estrella, la que el nuevo ritmo necesitaba…

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Dave Bartholomew (1918-2019)

The Sun

Me entero por Luis Lapuente del fallecimiento del legendario y centenario Dave Bartholomew (esta próxima Nochebuena hubiera cumplido 101 años). Músico, compositor, productor y arreglista imprescindible en la música negra de Nueva Orleans y del primer rock ‘n’ roll. Lapuente en su artículo para Efe Eme señalaba los cuatro nombres imprescindibles del blues, rhythm & blues y soul de Nueva Orleans (por mi parte añado el rock ‘n’ roll): Cosimo Matassa (1926-2014), Allen Toussaint (1938-2015), Fats Domino (1928-2017)  y Dr. John (1941-2019). Ahora Bartholomew se incorpora por derecho propio a este póquer de ilustres. Matassa, ingeniero de sonido, productor y propietario de los estudios donde se cocinaron casi todas las obras maestras de Nueva Orleans, es el único de la relación que no ejerció de artista o músico. En su texto para Efe Eme el Doctor Soul  destacaba las palabras de Dr. John sobre Dave Bartholomew:

“Cosimo tenía el secreto de hacer discos. Dejaba que los músicos trabajaran duro y alto delante del micrófono y él los mezclaba de manera absolutamente natural. Fue un gran hombre de negocios, pero el mejor productor que he conocido fue Dave Bartholomew, el mejor músico de sesión, un tipo que conoce todos los secretos del estudio de grabación. También es el mejor bluesman que conozco y el que mejor conoce la música de Nueva Orleans. Me siento orgulloso de que Dave haya tocado en muchos de mis discos, sigue siendo el más grande. Él me enseñó todo lo que sé, me puso una guitarra en las manos, me enseñó los secretos de la música de T-Bone Walter y de todos los grandes de mi época, cuando yo era solo un niño sediento de aprender.”

Originalmente Bartholomew empezó tocando la trompeta. Como autor y productor su labor más reconocida fue con el genial Fats Domino. “My Ding-a-Ling“, una composición suya, fue un pelotazo en una versión tardía de Chuck Berry (en 1972, 20 años después de la original grabada por el propio Bartholomew).

En mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” Dave Bartholomew es citado varias veces, destacando sus aportaciones al primer rock ‘n’ roll y a lo que fue el sonido característico de Nueva Orleans desde finales de los 40. A continuación dos pantallazos al respecto. El primero referido a su fichaje por Imperial Records de Lew Chudd y el segundo un extracto del relato de la grabación de “Lawdy Miss Clawdy” de Lloyd Price.

DB1DB 2

Y para finalizar otra pantallazo sobre una contribución muy importante de Dave Bartholomew, no destacada en ninguno de los obituarios que he visto: el descubrimiento de Earl Palmer, batería básico en la evolución del rock ‘n’ roll y un fijo en todas las producciones de Bartholomew.

Earl Palmer

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Lenore y el lado oscuro del reguetón

VP VL

Hoy Víctor Lenore publica en su columna Altavoz de Voz Pópuli un muy interesante artículo: “El lado oscuro del negocio del reguetón“. Documenta excesos, amistades peligrosas, falta de formación, etc. Y tiene a bien citar mi entrevista a John Echevarría, el ejecutivo español que desde Miami introdujo el reguetón en Estados Unidos. Se publicó en El Confidencial, gracias precisamente a la gestión de Lenore (quien entonces escribía ahí). Agradezco mucho la mención y la inclusión de parte de la entrevista en su texto.

Don Víctor establece un paralelismo entre este género latino y el rap. Ambos son músicas urbanas, pero VL se refiere al componente delictivo de los artistas y al de las amistades peligrosas. Lo que se conoció en su día como gangsta rap. En este sentido me gustaría incidir que las grandes expresiones de la música popular (o al menos las que dominaron el siglo XX desde el continente americano) tienen un trasfondo de bajos fondos y delincuencia (¿a ver quiénes eran los propietarios de los tugurios donde estás músicas nacieron y crecieron). Desde el tango hasta el blues, pasando por el jazz o el rock ‘n’ roll (en mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” detallo el aspecto mafioso).

Recomiendo la lectura del artículo de Lenore y una vez más le doy las gracias por citar la entrevista a John.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Recomendaciones

No hay funerales como los de Nueva Orleans

Dust to digital

El recientemente fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba afirmaba que en España se enterraba muy bien. Pero no hay funerales como los de Nueva Orleans. Como contaba en “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” estamos hablando de la ciudad más importante de la música popular desde finales del siglo XIX (la zona cero para tres géneros tan importantes como el blues del delta del Misisipí, el jazz y el rock ‘n’ roll) y también me refería a que “las marchas de los funerales por la calle eran las más preciadas por los músicos porque bebían y coman gratis al terminar.”. Esta tradición de las marchas se ha mantenido a lo largo del tiempo. Tanto es así que nuestro legendario divulgador de jazz Juan Claudio Cifuentes Cifu deseaba tener una celebración parecida cuando le enterrasen (sus deseos fueron cumplidos en Elciego, el pueblo de la Rioja Alavesa que le acogió hace ya tiempo). Estas marching bands tienen detrás de si lo que llaman la second line. Son lo seguidores, donde bailan, cantan y tocan. Son parte indispensable de la marcha.

Es fácil imaginar la que se monta en Nueva Orleans cuando el finado es un músico local. Y más aún si es de la importancia de Dr. John como es el caso. De Malcom John Rebennack Jr. (NO, 1940-2019), su verdadero nombre, decía David Simon, el creador de series de TV como “The Wire” o “Treme“, que “a Dr. John le cabía toda la música de Nueva Orleans en la cabeza”. Dudo que Simon conociese la frase de Felipe González sobre Fraga

El video que despide esta entrada es de la segunda linea de la marcha en honor a Dr. John, a su paso por el barrio de Treme.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

60 años de “What’d I Say” de Ray Charles

Se cumplen 60 años de la edición del “What’d I Say” de Ray Charles, el tema que cambió la música popular de su época y creó un nuevo genero, el soul. Algo que ya había vislumbrado años antes con obras como “I Got A Woman” y “Mess Around“. Básicamente mezclaba, o más bien incorporaba, elementos de los espirituales al rhtym & blues. Juntaba lo sacro con lo profano en la misma canción. De los spirituals cogía el dialogo de preguntas y respuestas del reverendo con los feligreses. Y siendo el maestro de ceremonias sobre el escenario él lo mantenía con sus coristas. Las percusiones a base de palmas también estaban sacadas de las ceremonias religiosas. En “What’d I Say” los gemidos de Ray Charles y las chicas del coro eran claramente sexuales, así como la frase “Baby, shake that thing!“. Mucho amor terrenal y poco amor divino.

What’d I Say” se editó el 8 de junio de 1959. La composición había surgido de una improvisación en una actuación en diciembre de 1958. Había que rellenar minutos y cumplir con la exigencia del horario contratado. La gente enloqueció. La tocaron y perfeccionaron en los siguientes recitales. La reacción siempre era de lo más entusiasta. Se apresuraron a grabarla. Y fue el primer éxito pop en la carrera de Ray Charles (n.º 6) y por supuesto n.º 1 en la lista de rhythm & blues. Logró su primer Disco de Oro. Está considerada como la canción que definió lo que sería el soul. Aunque James Brown y Solomon Burke también tengan algo que decir al respecto.

En Un siglo de canciones hay una entrada sobre “What’d I Say“. Y en mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” se habla mucho de Ray Charles. Como no podía ser de otra forma.

El video elegido corresponde a una actuación en Sao Paulo de 1963. Ese año estuvo también tocando en Madrid, en el Florida Park. Y ahí me llevaron mis padres (tenia 7 años). Puedo decir y digo que esa noche Ray Charles cambió mi vida.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música