Archivo de la etiqueta: Bernabéu

Dilemas

Hay veces en la vida en que se presentan dilemas que debes afrontar. En estos últimos días me han sucedido dos disyuntivas distintas en las que no supe optar por ninguna alternativa. En ambos casos las soluciones surgieron solas.

La última fue anoche: la semifinal de la Supercopa entre Barça y Atlético de Madrid. Como madridista me habría gustado que perdiesen los dos. Pero como dijo el torero Rafael Guerra Guerrita “lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”. Especulaba con que una derrota de los vecinos nos evitaría una final espesa, trabada. El fútbol que preconiza Simeone no es precisamente el del jogo bonito. Por otra parte, un revés del Barça podría sumirles en una de esas crisis y dramas que solo suceden en el Camp Nou o el Bernabéu cuando se pierde un partido. Y despertaría sus viejos fantasmas como los de Roma y Liverpool. Finalmente el 2-3 para el Atleti puso las cosas en su sitio. Tendremos, por tanto, una final madrileña. Los campeones de Copa y Liga han quedado eliminados por los dos clubes de la capital.

El primer dilema sucedió el fin de semana pasado en Florencia. Habíamos entrado en un pequeño supermercado para comprar agua. Cualquier persona con un carrito ocupaba todo el espacio del pasillo entre las estanterías. Pagadas las botellas me dirigí a la salida. En el camino me vino de frente una señora muy elegante. Estilosa a más no poder. Si no era octogenaria poco la faltaba. Educadamente me aparté y cedí el paso. Pero me había equivocado de dirección y en vez de la salida aparecí por donde había entrado. Volví atrás sobre mis pasos. Y de nuevo me encontré con la dama. Al apartarme, para dejarla pasar, me miró y dijo: “No, passa tu sei bello e alto”. Mi instinto fue plantarla un par de besos en las mejillas. El pudor me frenó. En el dilema, de besos sí o besos no, el carrito que nos separaba decidió.

 

2 comentarios

Archivado bajo Fútbol, General

Empate sin goles en el Bernabéu para despedir el año

Marca

Para el último partido del año en el Bernabéu Zidane dio descanso a Varane. Jugó Militao en su lugar. La otra variante fue en la delantera donde Rodrygo y Vinicius acompañaron a Benzema. Parecía acertado salir con tres puntas a la vista que Garitano dispuso tres centrales. Otra cosa es debatir sobre los nombres propios de la tripleta. A estas alturas parece ventajista hacerlo (aunque bastantes hubiésemos preferido ver a Bale; quizás la hostilidad de la afición fue determinante para que no fuese titular). La presencia en la media de Modric, Fede Valverde y Kroos parecia cantada por la baja de Casemiro.

Los del Athletic de Bilbao dejaron muy claras sus intenciones desde el principio: frenar a Kroos. En los primeros nueve minutos le hicieron tres faltas (aunque solo pitaron dos) Modric aprovechó la circunstancia y se hizo el jefe del centro del campo, con la inestimable ayuda de Valverde, omnipresente.

La presión alta de ambos equipos provocaba que recurriesen a ceder el balón atrás a sus porteros. Más ellos que nosotros. Nuestro dominio se tradujo en varias ocasiones claras y no aprovechadas. Así en el minuto 11 un pase de Benzema a Vinicius  origina un recorte magnifico del brasileño sobre uno de los centrales, justo antes de entrar en el área pequeña. Pero no fue capaz de superar en el mano a Unai Simón. Disparó al muñeco. Diez minutos después cabecearía rematadamente mal un gran pase de Modric. En el 18 Kroos se internaba imperialmente entre la defensa bilbaína. Su disparo, desde el borde del área pequeña, se estrellaba en el larguero. Poco después Iñaki Williams aprovechaba un error de Valverde (el primero de los únicos dos que tuvo en esta primera mitad y en todo el partido). Su remate forzaba a Courtois, en una muy buena intervención. Williams, bullidor arriba, era el único capaz de traer en jaque a la defensa blanca, bastante tranquila en esta mitad.

En el 32 Benzema, a pase de Kroos, recorta al meta, pero Unai Núñez sacaba la pelota sobre la raya de gol. La pelota llegaba a Vinicius, quien controla fatal y desperdiciaba una ocasión a puerta vacía. 10 minutos después un golazo de Kodro, que entró por la escuadra, era anulado por fuera de juego.

El 0-0 al descanso no eran buenas noticias. La actuación de Carvajal tampoco invitaba al optimismo. Ya está en mi lista de sospechosos. No dio un pase bien en ataque. Donde estorbó a Rodrygo constantemente. Y le forzaba a buscar posiciones más centradas, como de media punta. El fuerte de Rodrygo pasa por encarar y pasar (además de marcar). Como hizo las pocas veces que le dejó hacer Carvajal. A Vinicius le hizo lo mismo, cuando los brasileños se intercambiaron de banda.

En el arranque de la segunda mitad dejaron KO a Militao. No enseñaron tarjeta. El Real Madrid estuvo unos minutos con uno menos en el campo. Hasta el 57 no entró Nacho. Al minuto, en un saque de esquina provocado por una internada de Rodrygo, el recién incorporado cabeceaba al larguero. Nuestro segundo palo del partido. Antes de cumplirse el 62 entraba Bale por Rodrygo.

Benzema seguía buscando, infructuosamente, el gol. Pero, entre Unai Simón y la poblada defensa del Athletic, sus intentos (algunos meritorios) quedaban sin reflejo en el marcador. Pasaban los minutos y ahí teníamos el 0-0. Sergio Ramos se incorporaba a la defensa vasca: en dos saques de esquina le pitaron falta en ataque (hubo una tercera en el 80). En el 68 ellos casi tuvieron una ocasión que fue desbaratada por Carvajal antes del remate.

Jovic entró por Vinicius en el 71. Bale, incómodo con Carvajal, se fue a la izquierda. A estas alturas del partido ya lo empezaba a ver negro. La barrera defensiva rival, comandada por Iñigo Martínez, se mostraba muy eficiente. Y empezaban a estirarse buscando a Courtois. Desde el larguero de Nacho hasta el 78 habían pasado 20 minutos, sin ocasiones ni jugadas de peligro. Éramos en esta segunda parte un equipo plano. Sin chispa. Volvíamos a las andadas. El gol empezaba a vislumbrarse como un milagro.

A cinco minutos del final retiraban a Iñaki Williams para dar entrada a Beñat. El mensaje era claro: amarrar el empate. Al minuto Jovic cabeceaba a la base de uno de los postes (nuestro tercer palo de la noche). Ramos no pudo con el rechace.

Los seis minutos de descuento eran una tabla de salvación. En los tres primeros no sucedió nada. En los tres siguientes un buen remate de ellos nos puso el corazón en la boca. Y en el ultimo minuto Courtois salvó un gol cantado. (Creo que la jugada estaba anulada por fuera de juego).

La presencia de Ramos en ataque durante los últimos 10 minutos, a la deseperada, retrasó a Valverde. Un error. Perdimos la capacidad de sorprender del uruguayo entrando entre líneas. Y no ganamos nada en ataque (el fáctor Ramos también tiene algo que ver con la sorpresa).

¡Pinchazo grave del Madrid en casa! Y el Barça líder en solitario con dos puntos de ventaja. Nos quedamos además con el mal sabor de boca de un solo gol marcado en los tres últimos disputados (el de Valencia in extremis).

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Champions: sorteo de octavos de final

Marca

Asumo que ya conocen el resultado del sorteo de octavos de final de la Champions. Y se han hecho un plano de la situación. Sobre todo por las bombas que le han tocado a los dos equipos madrileños: al Atlético de Madrid el Liverpool, vigente campeón de Europa y claro aspirante a ganar la Premier; y al Real Madrid el Manchester City, doble ganador de las dos últimas Premier cuya asignatura pendiente es la Champions. En este sorteo –y en los de años anteriores– comprobamos claramente las desventajas de clasificarse como segundo de grupo. A esto se puede argumentar que las dos últimas Champions del Madrid fueron partiendo como segundo de su grupo. Pero… ¿qué necesidad hay de complicarse la vida?

El Liverpool me parece un escollo casi insalvable. El Atleti tendrá que hacerlo todo bien en los dos partidos. La intensidad es una de las características del equipo de Simeone. Van a necesitar estar a tope. Los de Klopp son capaces de todo y más. Recuerden como eliminaron al Barça, tras perder 3-0 en el Camp Nou.

El City-Madrid parece más equilibrado. El City no parece pasar por su mejor momento en la Premier. Ahora. La Champions es otra cosa (algo que el Madrid sabe muy bien). Veremos en qué estado están los de Guardiola el 26 de febrero (Madrid) y el 17 de marzo (Manchester). Para entonces la situación en sus campeonatos locales tendrá mucho peso (el Madrid tiene un Clásico en el Bernabéu por esas fechas). Asumo que la preocupación es mutua. Pero seguro que es mayor en el entorno del club inglés.

A Barça y Valencia les han tocado clubes italianos. Un Napoli en crisis a los culés (acaban de despedir a Ancelotti y han firmado a Gattuso). Y el sorprendente Atalanta a los de Celades. En mi opinion, pasan los dos. El Valencia con más dificultades que el Barça (por mucho Manolas que tengan los napolitanos).

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid se encuentra con Keylor Navas

SERGIO PEREZ REUTERS AS

El Real Madrid se encontró con Keylor Navas (ovacionado en el regreso a la que fue su casa) y se fue al descanso con un exiguo 1-0 a favor. También le sonrió la fortuna del VAR. Otra sobrada de Sergio Ramos, a pocos minutos del final de la primera parte, originó una jugada que terminó en penalti a favor del PSG y roja a Courtois. Ramos se fue alocadamente al ataque y no bajó. Perdió la posesión, ellos despejaron y afortunadamente, en la disputa por el balón, Gueye empujó a Marcelo, cerca de la divisoria de los dos campos. El senegalés se hizo con la pelota y lanzó un pase en profundidad a Icardi. Courtois salió a la desesperada y derribó al delantero argentino. El visionado del VAR anuló la pena máxima, la roja y se cobró la falta de Guaye a Marcelo.

Zidane sorprendió con la alineación de Isco. Quienes apostaron por un 4-4-2, o que al menos dijeron que no íbamos a jugar con 4-3-3, acertaron. Aunque nadie mencionó el nombre deL malagueño. Su posición fue clave en la primera mitad. Con libertad de movimientos se hizo con todo el campo. Abajo y arriba. A derecha e izquierda. Buscando el balón. Al descanso pensaba cuánto duraría su derroche.

El Madrid comenzó el partido sacando de centro y no volvió a oler la pelota en los primeros cinco minutos. El espejismo se desvaneció cuando Isco robó un balón en el lateral izquierdo del PSG, provocando un saque de esquina. A partir de ahí fue un torbellino blanco. El PSG no pasaba de la mitad del campo. El dominio era absoluto. En el 17 Benzema remataba un rehace al poste de Isco, anotando el 1-0.

La maquinaria blanca siguió a tope. Y surgió la figura de Keylor Navas. Le sacó tres balones de gol a Kroos (uno desde el córner), uno a Carvajal y otro a Marcelo. Nada más arrancar las segunda mitad salvó el 2-0 ante Benzema.

A la media hora el PSG consiguió pasar del círculo central. Mbappé, ya en la izquierda (se cambió de banda con Di María), dispuso de dos oportunidades bien resueltas por Courtois.

Neymar jugo sus primeros minutos en esta Champions. Salió tras el descanso. Pero su presencia en los primeros minutos no se notó. El Madrid seguía jugando rápido. Benzema, Hazard e Isco triangulaban a las mil maravillas. Con las espaldas bien cubiertas por Casemiro, Kroos y Fede Valverde. El Pajarito impuso su presencia en ataque en los primeros quince minutos, sin desatender sus labores defensivas. La profundidad de Carvajal y sobre todo de Marcelo eran pluses.

A la media hora de esta segunda mitad Isco ya daba muestras de cansancio. No presionaba como antes. Pero tuvo arrestos para terminar una jugada, a pase de Marcelo, en la que estuvo a punto de marcar. Navas evitó al gol y el balón tras su despeje se encontró  con el poste.  Zizou había mandado calentar a Bale y Modric.

Meunier se cargó a su compatriota Hazard en el 64. El defensa no vio tarjeta. Dos minutos después Hazard intentó volver al terreno de juego. Claramente no podía y abandonó camino del vestuario. Estábamos en 10. Hasta que se paró el juego y pudo entrar Bale. Coincidió con una amarilla a Marcelo.

El peligro francés llegaba de la velocidad de Mbappé. Neymar, hasta el 75, era una rémora para su equipo. Perdía todos los balones. Icardi y Di María, desaparecidos en esta segunda parte, fueron sustituidos por Sarabia y Drexler. Al mismo tiempo entraba Modric por Valverde. Me pareció raro, porque el uruguayo parecía más fresco que Isco. Y su presencia es imprescindible (como se comprueba jornada tras jornada).

Según pensaba que se podía llegar a los últimos 10 minutos con ese corto 1-0 llegó un pase de Marcelo y un tremendo cabezazo de Benzmea, superando en el salto al central. 2-0. Pero una estupidez de Varane y Courtois facilitó el gol de Mbappé. Varane casi anota en propia puerta, despistó al portero belga y el francés remachó. 2-1 en el 81. Dos minutos después, en otro despiste defensivo, empató a dos Sarabia. La metió por la escuadra. Estupor total. La salida de Valverde una vez más nos perjudicó. Ente ambos goles Rodrygo entró por Isco. Ya en el descuento Mbappé estuvo a punto de hacer el 2-3 desde la derecha. Y en el minuto final Bale lanzó una falta al palo. Era el tercero de la noche. Se llegaba al final con un inesperado 2-2.

Afortunadamente el empate en Estambul, en el Galatasaray-Brujas, nos había clasificado matemáticamente (como segundos de grupo). Este del Bernabéu nos ha dejado un sabor final muy amargo por el resultado. El descalabro final, producto de la falta de pulmones en el medio campo y de concentración atrás, es un golpe muy duro. Tendremos que enfriar los ánimos para recordar el buen fútbol jugado durante la mayor parte del partido.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Partido grande en el Bernabéu

Marca

Un Real Madrid-Real Sociedad es siempre atractivo a priori. La Real llegaba en puestos europeos y el Madrid estaba obligado por la victoria culé en Leganés. La atención, al menos en mi tribuna, estaba dividida en tres frentes: nuestro partido, la final de la Libertadores y la semifinal de la Copa Davis. A partir del primer minuto el foco se centró en lo que sucedía sobre el césped del Bernabéu. El toque de atención lo dio Sergio Ramos: en una sobrada tremenda dio un pase atrás a Courtois sin mirar. Willian José, ex del Castilla, no desaprovechó el regalo y anotó el 0-1. Ramos pidió perdón. Nos había puesto el encuentro muy cuesta arriba.

Con el marcador a favor la Real se hizo grande. Ocupaba muy bien los espacios. Nos presionaban arriba. Estaban encima nuestra. Nos maniataban. Llevaban el ritmo del partido. Las dos mejores ocasiones llegaron de sus botas. Dos muy claras, en la misma jugada. Falló “nuestro” Odegaard y también Willian José en el rechace. Lo mejor del Madrid en ataque era llegar, superando las dificultades que nos ponía el rival. En este aspecto destacaron Correcaminos Mendy y Hazard. El lateral era un muro infranqueable en defensa, superaba en velocidad a quien se le pusiese delante… pero el pase final no era el acertado. El belga por su parte encaraba y destilaba clase en cada intervención. Fue un martillo pilón para la defensa realista. Va a más. (Y espero que juegue más en equipo y nos ayude metiendo goles y pasándolos). Las dos oportunidades blancas llegaron en disparos desde fuera del área que Remiro tuvo dificultades en atrapar (de Mendy y Hazard). Y nosotros acusamos la falta de un delantero atento a los rechaces.

El Madrid vio la luz en el 36. Una falta magistralmente botada por Modric fue rematada con todo por Benzema (creo que la dio con el abdomen). Era el empate a uno. El estadio se convirtió en una caldera. La catarsis fue total. Los donostiarras acusaron el golpe y los nuestros volaron. Fueron 10 minutos espectaculares, con los donostiarras encerrados en su campo (no pasaron del circulo central). El aluvión blanco fue total. Se terminaban las jugadas, si se perdía el balón se recuperaba inmediatamente. Ahora quien ejercía la presión era el Madrid. Fueron los mejor minutos blancos del partido.

Al descanso se llegó con el empate a uno. En el intermedio comentábamos la buena noche de fútbol que estábamos disfrutando, el resultado de la Libertadores y lo de Nadal.

Al poco de iniciarse la segunda mitad se movió el marcador. Esta vez fue a nuestro favor. Fede Valverde, cada vez mejor y más asentado, anotaba el 2-1. El zapatazo de Valverde, tras recibir el balón de Modric, parece que dio en Oyarzabal (¿su brazo?). La euforia se desató. Solo que ahora la Real no acusó el golpe y se mantuvo firme. El partido se jugaba de igual a igual. Visto lo visto, y con un resultado corto, me preocupaba no lograr un tercer tanto. La Real podía empatar. Odegaard, de nuevo, pudo haber afinado, pero su remate flojo y sin intención fue centrado a las manos de Courtois. A Rodrygo, de cabeza, le pasó algo parecido en la portería contraria. Estaba solo sin marca. Remiro (a tiro de Benzema) y Courtois se lucieron con dos paradas. Y ese tercer gol, el de la tranquilidad llegó en el 73. Un balón largo a Bale originó un pase del galés a Benzema. El francés de cabeza la cedió atrás a Modric, quien llegaba lanzado. El zurdazo del croata fue un golazo, imparable.

El respetable mostró claramente sus preferencias: despidió con aplausos y coreando su nombre a Rodrygo para inmediatamente silbar a su sustituto, Bale. El galés que solo jugó 25 minutos pareció extenuado los últimos 10. Y una parte del público le pitaba en cada una de sus intervenciones (desde el calentamiento en la banda). Valverde fue despedido con una sonora ovación, con miles de aficionados de pie (entre los cuales me encontraba). Los cambios de Modric por Isco también fueron aplaudidos. Más Modric, que salía y se había lucido en el gol y en las jugadas de los otros dos. La entrada de Kroos fue bien recibida pero quedó tapada por la tremenda ovación a Valverde.

El 3-1 nos dejó muy buenas sensaciones. Parece que los nubarrones van quedando atrás. Y el martes tenemos Champions contra el PSG. Otro test.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

España avanza y Serbia cae

AS

Con la eliminación de la Serbia de Djokovic el España-Argentina de cuartos de final cobraba una dimensión extra. Y más teniendo en cuenta que Rusia se ha presentado a esta Copa Davis sin Medvédev. Mientras, Gran Bretaña esperaba al vencedor de nuestros cuartos.

El primer partido, entre Pablo Carreño (sustituto de Bautista por el fallecimiento de su padre) y Guido Pella tuvo un recorrido similar al primero de Bautista ante Rusia. Tanto Carreño como Bautista ganaron sus primeros sets para acabar perdiendo el partido. Los dos primeros sets del Carreño-Pella se decidieron en sendos tie-breaks. En la definitiva tercera manga Carreño se desplomó. El contundente 6-1 que le endosaron es prueba elocuente.

Rafa Nadal dejó las cosas muy claras en su enfrentamiento contra el n.º 1 argentino, Diego Schwartzman. No le dio opción: 6-1 y 6-2.

La eliminatoria se iba a decidir en el partido de dobles (ha sido una constante en estos cuartos). Quedaba la duda de si Nadal sería de la partida, como ante Croacia (contra Rusia no jugó). Bruguera, el capitán, repitió la pareja Granollers-Nadal.

El primer set empezó bien. El primer break llegó en el segundo servicio de los argentinos. Y se confirmó con el nuestro, con Nadal sacando. El 4-1 encarrilaba esta primera manga. Pero en el séptimo juego, con servicio de Granollers, la pareja argentina Leonardo Mayer-Máximo González se puso 0-40. España recuperó 30-40 aunque acabó perdiendo el juego. Con el servicio de González podían empatar a cuatro. Como así sucedió. En el siguiente el saque de Nadal logró un juego en blanco a nuestro favor. España restaba para ganar el set: 0-15; 15-15; 15-30; 15-40. Dos bolas de break y de set. 30-40. Y Nadal remataba el set para España, 6-4. Se completaba la mitad del camino. Quedaba por ganar una manga más.

El segundo set arrancó con Nadal al servicio. Un resto sobre su segundo saque ponía el 0-15. Pasamos a 30-15, 30-30, 40-30 y juego para España. En el segundo desaprovecharon un 40-30 y una ventaja. Una doble falta nos dio bola de break. Nos igualaron con un saque demoledor de Mayer. Una nueva ventaja argentina fue aprovechada esta vez con un ace. Empate a uno. Sobre el servicio de Granollers se adelantaron 0-30. Llevábamos una hora de partido. 15-30 y Granollers falla un remache sobre la red. 15-40. Para acabar rompiéndonos el servicio. 2-1 para Argentina. Algo le estaba sucediendo a la pareja española. Parecían descoordinados. En el siguiente juego Nadal falló dos golpes inusuales. 30-15. 40-15. Nadal volvía a ser Nadal y un resto ganador ponía el 40-30. El juego fue para Argentina que se adelantaba 3-1 en el marcador. Con el servicio de Nadal ganábamos otro juego en blanco. Perdíamos 3-2 y teníamos que recuperar urgentemente el break. Nos acercábamos a la medianoche. Y sobre la hora bruja nos igualaban tras llevar un 15-40 a nuestro favor. Ganaron el juego en su segunda ventaja. Mantenían el break. Granollers mantuvo el tipo con su saque, ganando el juego en blanco. Estábamos 4-3 abajo y la necesidad de hacer un break era imperiosa. González mantuvo su servicio (5-3 para ellos). El resto de Mayer al primer saque de Nadal fue 0-15. Era el primer punto en mucho tiempo que nos ganaban con nuestro servicio. Ganaron otro para el 30 iguales. España se adjudicó el juego. El 5-4 para los argentinos era un desafío para nuestra pareja. Mayer sacaría para ganar el set. Había que romper su servicio!!! 15-0; 30-0; 40-0. Tres bolas de set. 40-15, 40-30 y set para Argentina.

Más igualdad imposible. Empatados a un set, que ambos equipos han ganado por 6-4. El tercer set del tercer partido decidiría esta eliminatoria de cuartos de final. La buena noticia, en principio, es que empezábamos sirviendo nosotros.

Nadal ganó su servicio y una doble falta de Mayer, tras dos jugadas sensacionales de Granollers en la red, nos adelantaba 15-40. En un peloteo largo falla Nadal. 30-40. De ahí a 40 iguales, ventaja al resto y juego para España tras un excelente resto de Granollers. Nos adelantábamos 2-0. Sacaba Granollers para el tercer juego. Del 0-15 pasamos a 30-15, 40-15 y 3-0 a nuestro favor. Eran las 00:39 y nuestra pareja había vuelto. González ganó su saque (3-1) y Nadal el suyo (4-1). España solo necesitaba ganar dos juegos más, mientras Argentina necesitaba tres seguidos para empatar a cuatro. El estado anímico era un factor fundamental en estos momentos. Mayer servía con bolas nuevas. La primera la decidió Nadal desde el fondo. 0-15. 15 iguales. 30-15. 40-15. Y Argentina salvaba el primer escollo (4-2 para España). Granollers sacaba en el séptimo juego. 0-15 en un gran resto de Mayer. 15 iguales en un intercambio en la red con Nadal. 30-15 en un remate de Nadal (con Granollers apartándose). Saque directo (el primero de Granollers): 40-15. 40-30. Otro ace de Granollers y 5-2 para España. Ya solo necesitábamos un juego para ganar. Ellos seguían necesitando ganar tres seguidos para empatar. Sus probabilidades menguaban. González sacaba para evitar una inminente derrota. 0-15; 15-15 y la afición argentina ya no animaba tanto; 15-30 en un impecable resto de Nadal; 30 iguales; saque directo: 40-30; otro saque directo y juego para Argentina (5-3 abajo). Nadal se disponía a a sacar para ganar la eliminatoria. 15-0 de Granollers en la red, respondiendo a un buen resto de Mayer; 30-0, de nuevo Granollers en la red. Estábamos a dos puntos de semifinales. 40-0 tras un intenso peloteo. ¡Tres bolas de partido! Primer saque a la red. 40-15 porque a Rafa se le fue fuera un drive. Y tras su segundo saque ¡logramos definitivamente la victoria! 6-3 en el tercer set.

La semifinal contra Gran Bretaña hoy a partir de las 17.30 (se me solapará con la Real Sociedad en el Bernabéu).

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Tenis

Barça y Madrid colíderes (con un partido menos)

Marca

La derrota del Barça, 3-1 ante el Levante, unido al empate (1-1) del Atleti en Sevilla liberaba al Real Madrid de angustias ante el Betis en el Bernabéu. Era una oportunidad única para distanciarse de los dos rivales por el título de Liga. Se empató a cero por dos razones principales: la falta de tino ante el marco rival y el arbitraje. Zidane con la ausencia de Fede Valverde tambien puso su granito de arena. Empiezo por lo último porque los otros dos temas iran apareciendo.

Es incomprensible que Valverde no fuese titular. Aporta mucho y libera a Kroos. Se ha convertido en el pulmón del equipo. Precisamente lo que le faltó al Madrid en la segunda mitad fueron pulmones. Modric no está a su mejor nivel. Es comprensible que haya que darle minutos. Pero no es de recibo que juegue los 90 minutos y que Zizou no gaste los tres cambios (solo hizo dos: Vinicius en el 65 por Rodrygo y Jovic por Benzema en el 84). La presencia del croata –o la ausencia del uruguayo– resta. Obliga a Kroos a esfuerzos que le distraen de su tarea principal. Le atenaza. Y le acaba pasando factura. Al equipo también. Como comprobamos en la segunda parte.

El Real Madrid hizo una buena primera mitad con unos primeros 20 minutos muy buenos. A los 6 minutos Joel Robles le sacó un remate de gol a Benzema. Al minuto era el VAR quien frenaba al Madrid. Hazard al parecer recibió un balón en fuera de juego. Presenta dudas porque rectificó su posición al ver el pase. Y dejó pasar el balón. Luego corrió para jugarlo. Se desembaraza de un defensa. Entra en el área y ante la oposición de otro defensa y de Joel Robles marca un golazo. Pero el VAR del catalán Estrada Fernández lo anula. El juez principal había señalado gol. A la memoria me viene el 0-1 del Barça contra el Levante. Anotó Messi en una jugada que en su inicio tenía a Griezmann en fuera de juego. Las similitudes entre ambas jugadas son evidentes. Las decisiones en cambio son dispares.

Los organismos que rigen el fútbol no permiten que a los equipos les pueden arbitrar trencillas de su localidad. Pongo un ejemplo para explicarme mejor: un árbitro del Colegio Andaluz no puede pitar a ningún club andaluz contra otros equipos; uno del Colegio Catalán no puede arbitrar a clubes catalanes en sus enfrentamientos contra otros no andaluces. Si son los propios estamentos quienes ponen en duda la imparcialidad de los árbitros ¿por qué no afinar más en la afinidad a ciertos colores aplicada a regiones y provincias? Por tanto pregunto: ¿Por qué el Florentinato permite que en el Bernabéu el VAR esté en manos de un árbitro del Colegio Catalán? Y más teniendo en cuenta que se trataba de Estrada Fernández, que nos la ha jugado varias veces. Para el recuerdo queda el penalti no señalado en la ida de una Supercopa contra el Atlético de Madrid. Más recientemente en el primer partido de esta Liga 2019/20 expulsó a Modric en Vigo. Decisión muy rigurosa, pero la tomó basado en una nueva normativa. Otra nueva normativa es la de las manos en el área son siempre penalti. Sí o sí. Se acabó la voluntariedad o no de la acción. Pero en el 81 la mano de Feddal fue ignorada por el árbitro y por el catalán Estrada Fernández, responsable del VAR. El defensa da un manotazo al esférico y desvía su trayectoria. Ni siquiera tiene el brazo apoyado en el césped (que podría ser un atenuante o excusa).

Entre ambas acciones se produjeron muchas ocasiones. Las mejores oportunidades, aparte de la mencionada de Benzema, las tuvieron Mendy, Sergio Ramos y Vinicius. Mendy tras una tremenda carrera, iniciada en su propio campo, se plantó frente a Joel Robles. Su remate se fue fuera. Ramos a bocajarro remató al muñeco. Vinicius tuvo dos, una muy clara, ambas frente a Joel Robles. No supo o no pudo superar al meta bético.

Un Betis muy defensivo hizo lo que pudo, sobre todo en la primera mitad. En los segundos 45 minutos estuvieron más sueltos. Se defendieron muy bien. Ordenados, achicando espacios. Y supieron aprovechar el cansancio de Hazard y Rodrygo tras el descanso. Este bajón de las dos bandas ofensivas del Madrid lo acusaron los blancos. Los laterales lo intentaron. Mendy tienes aptitudes y condiciones físicas. A la hora de centrar ya es otro cantar. Carvajal esta temporada parece empeñado en ser el Marcelo de la pasada. No dio una a derechas (el único pase bueno que dio fue una cesión a Courtois).

Varane tampoco tuvo su día. Un error suyo en la segunda parte originó la segunda oportunidad del Betis: Canales intentó sorprender a Courtois al verlo adelantado. El belga se lució con una palomita desviando el balón. La primera oportunidad bética vino de las botas de Fekir en la primera mitad. Su remate se fue fuera por poco.

El miércoles toca Champions. Contra el Galatarasay. Hay que ganar y asegurar los puntos para la clasificación a octavos. Jugando como en la primera mitad no creo que tengamos problemas. No siempre se puede tener tan mala fortuna…

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol