Archivo de la etiqueta: Bernabéu

En la capilla ardiente de Don Paco Gento

Telemadrid

Miguel Ríos me preguntó ayer, a raíz de la entrada en El Mundano sobre el fallecimiento de Don Paco Gento, si sabía algo sobre la capilla ardiente. Fue telepático porque me estaba preguntando lo mismo. Contesté que imaginaba que sería en el Bernabéu, al igual que con Don Alfredo di Stéfano. Y que me enteraría y le diriá. Contacté con Vicente Paniagua quien me respondió rápido. Efectivamente se instalaba en la zona del Palco de Honor del estadio.

Miguel y yo convenimos que sería mejor ir hoy, a última hora de la mañana. Así que le recogí en su casa y a las 12:00 estábamos aparcando, a escasos metros del recinto. De banda sonora el «From Elvis In Memphis«. Cuando Miguel subió al coche no pude evitar hacer el chiste fácil, jugando con el título de la canción que abre su último disco: uno de Memphis sonando y otro de Granada sentado a mi lado.

Nos pusimos a la cola, recordando historias futboleras. Miguel me estaba relatando la última vez que vio al gran Héctor Rial: fueron juntos a ver la final de Copa Real Madrid-Castilla. Justo entonces divisé a Ricardo Gallego que jugó ese partido con el filial, el año que debutó en el primer equipo. Y se lo señalé a Miguel. Llegamos enfrente del féretro y Emilio Butragueño nos divisó. Me hizo una señal preguntando si era Miguel Ríos (cerró el puño igual que si estuviese sujetando un micro). Asentí con la cabeza. Rápidamente se acercó una azafata y al instante el propio Butragueño para acompañarnos al digamos backstage.

Saludamos a la familia Gento Llorente y aprendí que Miguel había compartido gimnasio con Joe Llorente y su hermano (a Joe, sobrino de Don Paco, lo veo en los partidos de baloncesto del Madrid en el WiZink).

Al presidente, Florentino Pérez, le saludamos al entrar y al salir. En la despedida estaba con Nacho y Luka Modric. Me impresionó ver a Modric. Está hecho un chaval. Lo parece viéndole jugar, pero de cerca es mucho más notorio. A Miguel le pasó lo mismo con el croata. De Nacho me llamó la atención su porte y su buen rollo.

De los distintos jugadores veteranos, personalidades y periodistas, con quien más tiempo pasé fue con Tomás Roncero. Le felicité por lo de Pirri de ayer en el AS y ese titular «Paco era nuestro hermano mayor«. Porque es exactamente lo mismo que digo yo de Miguel Ríos.

Me encantó ver a Iribar. El Chopo nos contó que Don Paco y él se tenían gran simpatía. Otro aparición sonada fue la del exlíder de UGTCándido Méndez. Su abrazo con Miguel fue de los que hacen época. Aprovecho para resaltar, y contrastar nuevamente, el cariño y aprecio que despierta Miguel Ríos entre todo el mundo. En todas partes.

A la una salimos y nos acercamos a tomar una cervecita al José Luis de al lado del estadio, el de toda la vida (lo que era el Gloria bendita, lugar frecuentado por Di Stéfano, Rial, Luis, Puskas, etc., acabó absorbido por el José Luis y hoy estaba cerrado). Ahí nos encontramos a Ricardo Gallego y un amigo. Acabamos hablando de música (con la mascarilla puesta y quitándonosla para beber o pillar alguna aceituna).

2 comentarios

Archivado bajo Fútbol, Música

La Liga parece cosa de dos

Liga

La Liga 2021/22 parece cosa de dos. Del Real Madrid y del Sevilla. Pasado el ecuador del campeonato la brecha que han abierto con sus perseguidores es importante. No se puede decir que sea decisiva, pero es sustanciosa. El Atlético de Madrid está a 16 puntos del Madrid y el Barça a diecisiete. Recuerden: el Madrid lleva un partido más, por lo que la diferencia de cinco puntos sobre el Sevilla podría ser reducida.

Solo menciono a estos cuatro equipos, porque eran mis favoritos antes de empezar la temporada.

Me contaban el sábado en el Bernabéu que un tertuliano culé, de los que venden humo constantemente, dijo que el Barça tiene posibilidades de luchar por la Liga. Se basaba en el partido menos, en ganar al Madrid en el Bernabéu y en otra cosa que ahora no recuerdo. Evidentemente lo comentó antes del partido en Granada, donde ese empate echaba por tierra todas sus especulaciones.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Hoy Madrid y Atleti en Champions

A pesar de tener mi atención centrada en la novena partida del Mundial de Ajedrez, no puedo olvidar que hoy Real Madrid y Atlético de Madrid disputan la última jornada de la fase de grupos de la Champions.

RM

El Madrid llega clasificado para octavos. Es el primer equipo español en lograrlo. Se juega ser primero de grupo. Para ello debe ganar o empatar esta noche en el Bernabéu frente al Inter. Los italianos llegan en un buen momento de forma y con una buena racha goleadora. Nosotros afrontamos la baja de Benzema. Asumo que su sustituto de San Sebastián, Jovic, volverá a serlo hoy. La duda, al menos para mi, está en la banda derecha: Rodrygo o Marco Asensio. Personalmente pienso que Fede Valverde tiene más posibilidades que Asensio.

Atleti

El Atleti se encuentra con el dilema del todo o nada. De clasificarse a quedarse fuera de todo, incluso de la UEFA Europa League. No solo dependen de si mismos, también del Liverpool que se enfrenta al Milan. Klopp ya ha anunciado que hará rotaciones (tiene el liderato del grupo asegurado), porque la segunda plaza no es su problema y no quiere esfuerzos innecesarios. Supongo que también habrá algo de venganza, por las desconsideraciones de Simeone al no saludar tras los dos enfrentamientos entre ambos.

P.D.: no creo que mañana el Barça lo tenga tan imposible para pasar. El Bayern presenta cinco bajas por el covid, incluido el antivacunas Kimmich, y por lesiones. Y se jugará a puerta cerrada. Además en el otro partido, el del Benfica-Dinamo de Kiev, han designado a un árbitro amigo de Can Barça.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El efecto Xavi: el Barça pierde en casa y el Real Madrid gana en Donosti

Javier Gandul AS

El efecto Xavi está siendo devastador para el Barça: hoy han perdido en casa y el Real Madrid ha ganado 0-2 en Donosti. Ya son 16 puntos de ventaja sobre los culés tras 15 jornadas (están fuera de los puestos que dan derecho a jugar competiciones europeas y más cerca del descenso que del líder).

La tarde se puso blanca con las derrotas en casa de Barça y Atlético de Madrid. De nuestros perseguidores tan solo el Sevilla cumplió ganando como local. Esto le quitaba presión al Madrid. Y me preocupaba que también implicase falta de tensión, que es la consecuencia negativa de la falta de presión. La Real Sociedad, por su parte, tenía la oportunidad de recuperar el terreno perdido. Y que les llevó a ceder la cabeza de la Liga 2021/22 al club blanco.

Ancelotti volvió a contar con Carvajal en el lateral derecho y con Rodrygo en la punta derecha. Me sorprendió que arriesgase con Casemiro, a una tarjeta de la suspensión y con el Atleti como próximo rival liguero. Imanol Alguacil contaba con Oyarzabal, cuya ausencia acusó el equipo, y sufría las bajas del indispensable Mikel Merino y de un clásico del fútbol español, David Silva

A los tres minutos Remiro estuvo a punto de liarla. El meta local quiso lucirse ante Benzema y Vinicius. Se le escapó el balón y metió a la Real en un buen aprieto. Acto seguido fue la defensa merengue la que se lió en la salida de balón desde su propia área. La presión alta de ambas formaciones quedaba patente.

La Real imponía su condición de local. El Madrid recurría a la velocidad en las bandas de Mendy, Rodrygo y Vinicius. Carvajal reservó sus subidas para la segunda parte.

El primer susto nos lo llevamos con Mendy, Pero el de verdad fue cuando Benzema se retiró a punto de cumplirse el minuto 17. Entró Jovic. ¿Cuánto tiempo de baja para nuestro máximo goleador? Nos informaron en la tele que era un problema en el isquio de su pierna izquierda.

Hasta el minuto 20 nuestros únicos remates fueron los de Vini (3). En el 22 fue Rodrygo quien lo intentó. Remiro rechazó a córner. Y siguieron unos minutos de acoso madridista. Con Vini de protagonista. En el 26 Zubeldia le paró en falta (vio la primera amarilla del partido). 

A la media hora una rosca del lateral Rico, desde la izquierda, pilló desprevenido a Isak. A esta acción siguió una fase de dominio alterno, con los dos buscando la portería rival. 

Militao en el 39 volvió a sacarle un balón a Isak en el área. En esta ocasión taponó su disparo y en la anterior despejó de cuchara su remate de cabeza. Este despeje, estirando la pierna a media altura, fue el inicio de su espectacular noche. 

Unas dudas en los despejes por alto forzaron un manotazo de Courtois y la pelota le llegó a Oyarzabal. Su remate forzado fue al lateral de la red (min. 43). 

Un pisotón sobre Vinicius en el 45, en el que a Gorosabel le perdonaron la tarjeta, fue mal sacada por Kroos y originó una muy peligroso contra realista con la que murió la primera mitad.

Estos 45 primeros minutos fueron muy buenos. Ambos equipos derrocharon generosidad, esfuerzo y buen juego. A lo largo y ancho de todo el campo. 

Nada más arrancar la segunda parte un error local provoca que la pelota le llegase a Jovic. Avanza y se la pasa a Rodrygo. El brasileño no puede aprovechar la gran ocasión. Al minuto un pase largo de Kroos a Vinicius. Vini combina con Jovic, que está dentro del área. El delantero se revuelve y se la devuelve a Vinicius, quien entraba como una exhalación siguiendo la jugada. Su remate con la derecha era imparable. 0-1. Es el décimo gol del brasileño en Liga.

Jovic a pase de Vini pudo hacer el 0-2 al filo del 52. Le taponaron tres rivales y optó por devolver el balón a Vinicius, quien bien posicionado apunta a la escuadra mas remató alto.

El show de Vinicius se extendía a labores defensivas. Bajaba, robaba. Es impresionante lo de este jugador de 21 años. ¡Cómo ha mejorado! 

Kroos botaba un saque de esquina en el 56 y Jovic cabeceaba en plancha el 0-2. Buscó el balón que había dado de cabeza Casemiro, imponiéndose a la defensa con su salto. Eran los mejores minutos de Jovic desde que fichó por el Real Madrid. Una asistencia, un gol y una ocasión clara para Rodrygo.

A la hora de juego Januzaj se tira enfrente de Case. Amarilla. ¿Qué interés tenía el belga en perjudicar a Casemiro? A continuación Imanol realizó un doble cambio.

Con el marcador a favor el Madrid volaba. La Real acusó el golpe de los goles. Poco a poco se fue reponiendo. Y Ancelotti decidió dar entrada a Camavinga. Entró en el 64 por Casemiro.

Jovic de pivote, jugando de espaldas, era el apoyo que necesitaban nuestros extremos. 

Imanol siguió haciendo cambios, dos en el 68. Januzaj confirmó que es un impresentable: se retiró dando una patada a su banquillo.

Estábamos en una fase de aparente dominio realista. El peligro local apenas existía. Solo a balón parado. Aunque no conseguían rematar. A punto de cumplirse el 77 Isak cazaba un balón a media altura en la frontal. Pisaba el área y cuando iba a chutar Camavinga le arrebata la pelota mandándola a córner. 

En el 80 entraron Fede Valverde y Marco Asensio por Kroos y Rodrygo. Me sorprendió ver tantos minutos a Modric en el campo. También el buen tono físico -y de juego- demostrado hasta ese momento.

Los minutos finales fueron lo peor de un partido brillante, con los blancos, ayer de azul, contemporizando y los realistas buscando sin ton ni son un gol que les metiese de nuevo en el partido. 

Vinicius tuvo el 0-3 en el 86. Militao se hizo con un balón en su defensa. Entre malabarismos y a trompicones salió hacía nuestra línea media. Y filtró un pase largo a Vini, quien desde el círculo central corrió hasta encarar a Remiro. El meta desvió su remate con la pierna. Es increíble que a esas alturas del partido Vini tuviese esa fuerza y velocidad. Aún tuvo otra dos internada. La primera dos minutos después, cortada en falta no señalada, y otra en el 92 porque el partido se alargó tres minutos. 

Este 0-2 representa la primera derrota en casa de la Real, que solo había encajado un tanto. Seguimos rompiendo rachas de los rivales… Es nuestra octava victoria consecutiva. Nos esperan en el Bernabéu Inter y Atleti.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol, General

Partidazo: Real Madrid 2 Sevilla 1

Anoche en el Bernabéu asistimos a un partidazo, el Real Madrid 2 Sevilla 1. Un partido grande. Muy bien jugado por ambos. Con fases alternas de dominio de ambos equipos. Donde el talento individual decidió el resultado. Como sucede en las finales. Y esa es exactamente la sensación que tuve presenciando el encuentro. Así se lo expresé a mi hermano y a uno de sus dos hijos: «Es como haber visto una final. Los dos querían ganar». Todos los jugadores se vaciaron sobre el campo. Lo dieron todo.

El Madrid salió a tope. A los 10 minutos nos habían secado. Impusieron su ritmo. Dificultaban nuestro juego. Su centro del campo se imponía al nuestro. Sus dos laterales, magníficos Montiel y Acuña, anularon nuestro juego por las bandas y subían con peligro al ataque. En este sentido la presencia de Marcos Asensio era un lastre para el Madrid. No ayudaba en los repliegues y dejaba vendido a Carvajal. Tanto que Modric tuvo que suplir esa deficiencia. Lo cual restaba potencial a nuestra creación de juego. Porque esos primeros minutos de salida fueron bajo la batuta del croata. En ataque Asensio tuvo un par de buenas aportaciones, mas estorbaba. Se metía en la banda izquierda, obstaculizando a Vinicius, al que desplazaba al centro a la derecha.

El 0-1 fue un fiel reflejo del momento ascendente del Sevilla. Nos encerraron en nuestro campo. En un segundo saque de esquina consecutivo Rafa Mir, desde el punto de penalti, cabeceó bombeando la pelota la fondo de la portería local. Corría el minuto 11. El saque de Acuña fue impecable. Rafa Mir pudo hacer el 0-2. Entre Alaba primero sobre la línea de gol y Courtois después (en la primera de sus dos grandes intervenciones del partido) solventaron una clara oportunidad que fue doble. Añadan un gran remate de Ocampos (excelente partido del argentino) que se estrelló en el larguero. El Madrid estaba grogui. Y aquí se vislumbra la pequeña gran diferencia entre un equipo y el otro: el talento individual que de un plumazo decide. Así llegó el empate blanco. En uno de los escaso ataques tras el 0-1 Militao soltó un trallazo desde bastante lejos. Dobló las manos de Bono y la pelota no entró porque se encontró con el poste. El más listo de la clase, Benzema, gana en velocidad a la defensa y alcanza el rechace para empatar. Minuto 31.

El Sevilla encajó el golpe. Las fuerzas se igualaron. El Sevilla siguió atrapando a Kroos y Modric en sus redes. Y Asensio seguía lastrando. Carvajal no se atrevía a subir. Por el otro costado Mendy parecía Vini.

Con 1-1 se produjo la primera jugada polémica del encuentro: la entrada de Alaba sobre Ocampos. Penalti para muchos. Menos para el árbitro. Para mi Ocampos se tira. El VAR no intervino. De haberse señalado, y de haber marcado el Sevilla, habría sido 1-2. ¿Si el Madrid remontó un 0-1 para ganar por qué no lo mismo para un 1-2? La segunda polémica fue un penalti sobre Vinicius al final del partido. De haberse anotado hubiese supuesto el 3-1, resultado excesivo para el desempeño de ambos equipos. Estoy convencido que no se pitó para compensar la primera jugada. Entre ambas jugadas el Madrid reclamó penalti en otras dos ocasiones. No creo que fuesen ninguna de las dos.

Ancelotti cambió el rumbo del partido con sus dos cambios del 72. Fue un efecto doble, por la entrada de Fede Valverde y Camavinga y por la salida de Marco Asensio. Carvajal vio la luz. Comenzó a subir, contrarrestando la labor de Acuña. Incluso se le vio por el círculo central. La entrada de los dos centrocampistas por Asensio y Modric oxigenó al Madrid. Casemiro adelantó su posición y Kroos retrasó la suya, para buscar a Vinicius o trazar diagonales desde la izquierd. A medida que los blancos cogían aire los sevillistas empezaban a acusar el esfuerzo. Era la fase decisiva del partido.

En el 86 Vinicius controla una diagonal desde la derecha con el pecho. Con ese gesto adelanta el balón y supera al marcador. Desde la izquierda busca el área. Corre en paralelo a la frontal y lanza un derechazo que se cuela como una exhalación por la escuadra contraria. 2-1. ¡Un golazo! De nuevo el talento decidía. Esto es exactamente lo que le faltó al Sevilla: jugadores decisivos.

En el minuto final de los cuatro de prolongación vimos la segunda gran parada de Courtois. Un cabezazo a bocajarro en un saque de esquina. Se llevó la felicitación de sus compañeros. Con la misma intensidad que obtuvo Vini (pero sin la piña que se formó en la celebración del gol). Al acabar el partido algunos de los jugadores blancos dieron una vuelta al campo felicitando al público. Alaba señalaba a Courtois (Vinicius no estaba porque había sido sustituido en el 92 tras una dura entrada).

El Real Madrid se afianza en el liderato (logrado en la jornada anterior).

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El efecto Xavi: segunda goleada del Real Madrid

Marca

El llamado efecto Xavi ha tenido un impacto tremendo en el Real Madrid: son dos goleadas consecutivas, mientras los culés solo han marcado un gol en dos partidos y de penalti regalado.

Se confirmó la vuelta de Militao al centro de la zaga y Ancelotti apostó por Rodrygo en vez de Marco Asensio. Estos fueron los dos cambios respecto al once titular que deslumbró en Granada. Y en mi cabeza rondaba la incógnita de cómo afectaría a Benzema su condena. Otra preocupación era que una tarjeta a Casemiro le impediría jugar frente al Inter. Justo ahora que parece haber recuperado su tono.

Sacó el Madrid de centro y a los tres minutos Mendy vio la amarilla.

Modric y Rodrygo salieron muy activados. Protagonizaron la mejor jugada blanca en el min. ocho. El pase de la muerte del brasileño no llegó a Benzema. Minuto y medio después Benzema anotaba en fuera de juego, recogiendo un rechace del portero a disparo de Kroos. Se anuló.

Los dos equipos buscaban la victoria. El primer cuarto de hora fue trepidante. De área a área.

El buen remate de Rodrygo en el 17 se encontró a Athanasiadis.

Mediada la primera parte el Madrid se fue haciendo con el control, porque el Sheriff decidió jugar descaradamente a la contra. Cedieron la posesión.

Rodrygo era un torbellino mientras Vinicius estaba apagado. No es que estuviese mal, simplemente no encaraba. Buscaba combinar.

En el 28 una falta sobre Casemiro (sancionada con amarilla para Fernando Costanza) fue lanzada por Alaba desde la frontal. 0-1 con la ayuda de un defensor de la barrera que desvió ligeramente la pelota. Literalmente metió la pata. Estaba a punto de cumplirse la media hora de juego.

El gol no varió el plan de los locales y el Madrid siguió dominando.

Los primeros regates de Vini llegaron en el 34.

Una internada de Mendy culminó con un centro que voleó Carvajal en el 40. De banda a banda, de lateral a lateral.

En el minuto de descuento Rodrygo hizo de las suyas, combinó con Vini que se había descolgado por la derecha, y se la puso a Kroos. El alemán con el interior desde la frontal la cuela por la escuadra. Da en la parte inferior del larguero, bota dentro y sale fuera. ¡Golazo! 0-2 y al vestuario.

La segunda parte arrancó sin cambios. Sacó el Sheriff y les vimos una posesión larga, un minuto. El minuto que tardamos en quitarles la pelota.

Si en los primeros 45 su presión alta no nos dio problemas, al contrario porque superada la primera línea nuestros medios encontraban campo abierto, en estos segundos estaban más organizados. Escalonaron la presión alta y ahora sí lograban dificultar nuestra salida de balón.

El condenado por la justicia francesa anotó el 0-3 desde la corona del área. Era el primer remate de Benzema. Minuto 55. Su quinto gol en esta Champions (más los 10 de Liga).

Marcelo entró por Mendy a la hora de juego. Ellos habían hecho tres de golpe tras el tercer gol.

Alaba nos dio el susto en el 62. Pidió parar el juego y se sentó sobre el césped. Le sustituyó Nacho. Fue un doble cambio porque también entró Lucas Vázquez (por Carvajal).

Courtois hizo su parada de cada partido en el 67. A continuación un remate del Sheriff fue al poste. El público se vino arriba con estas dos acciones consecutivas. Y transmitieron su entusiasmo a los suyos. El Madrid, serio y solvente, capeó el temporal con serenidad. Y todo quedó en unos nubarrones.

Mi deseado Antonio Blanco y Marco Asensio entraron en el 83 por Casemiro y Rodrygo. El canterano debutaba en esta Champions.

Asensio tuvo el 0-4 en el 87 en un remate a bocajarro. Minuto y medio después el meta local le negó de nuevo el gol.

Se añadieron tres minutos. Lo único destacable los cánticos de la hinchada local. El contundente 0-3 clasifica matemáticamente al Real Madrid para octavos. El primer equipo español en lograrlo. El liderato del grupo se decidirá en el Bernabéu en el último partido frente al Inter. Ganando o empatando seremos primeros.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Las desconexiones blancas

AS

Las desconexiones blancas empiezan a ser frecuentes, para desesperación de los aficionados que acuden al Bernabéu. Si los pitos de desaprobación frente al Shakhtar estaban justificados, los de anoche fueron exagerados y contribuyeron a aumentar el nerviosismo de los jugadores del Real Madrid.

El Madrid ofreció una buena primera hora de juego, con fases y jugadas brillantes. La más destacada una arrancada de Vinicius desde campo propio, al poco de iniciarse la segunda mitad. Ganó al primer rival por velocidad. Al segundo lo encaró justo antes de entrar en el área y le regateó. Al tercero le amagó, presionado por el primer defensor que había recuperado la posición. Y solventó la salida del meta, tras el amague. Pero cuando el balón estaba a punto de rebasar la línea de gol, Òscar Valentín salvó el 3-0. Y nos privó del que podría haber sido el gol del año. No fue la única ocasión clara del Madrid. Benzema tuvo varias en ambas mitades. Marco Asensio, titular ayer, tuvo un mano a mano con Dimitrievski, muy bien resuelto por el meta. Fue justo después de la acción de Vini relatada anteriormente. El meta del Rayo Vallecano realizó la parada de la noche. Sacó un balón por la escuadra, en un despeje de su defensa. Estuvo ágil y demostró grandes reflejos.

El Real Madrid se retiró al descanso con 2-0 a su favor. El primero obra de Kroos. Disputó un balón aéreo. Su cabeceo llegó a Vinicius. El extremo hizo lo suyo: imprimir velocidad. Cedió a Marco Asensio, quien vio al alemán entrando al área y se la puso. El remate de Kroos, 1-0, abría el marcador en el 13. En el 37 un pase de Alaba desde la banda izquierda le regala medio gol a Benzema. 2-0.

Llegados a este punto, aparte de Vinicius, hay que destacar la masterclass de Kroos y el poderío de Alaba. En defensa y en sus incorporaciones en ataque. En la segunda mitad también vimos los mejores momentos de Marco Asensio. Logró un protagonismo del que careció en la primera mitad. Camavinga, que jugó en vez de Modric, estuvo irregular. Fue un Guadiana: alternó buenas acciones con desapariciones. Le anularon un tanto y los rayistas reclamaron un penalti por un empujón suyo, finalizando el partido. Casemiro fue de menos a más. Bien en tareas defensivas, mejoró en la salida de balón en la segunda parte. Corte y confección.

A la hora de juego el Madrid cayó en un defecto habitual: el manierismo. El exceso de florituras convirtió al equipo en un grupo afectado que buscaba gustarse en vez de sentenciar el encuentro. El Rayo aprovechó la situación. Y comenzó a imponerse. Los cinco cambios de Iraola surtieron efecto. Uno de ellos, Bebé, se escapó y enfiló la portería. Su potente disparo se estrelló en el poste. Cuando vi a Falcao entrar en el 69 le comenté a mi hermano: Ahora nos mete su gol y a sufrir. Dicho y hecho. Un impecable cabezazo del colombiano en el 76 puso el 2-1 en el marcador. Y nos metió el susto en el cuerpo. Que nos duró hasta el pitido final. Con Kroos salvando un gol cantado en la línea del gol en el primer minuto del descuento.

Falcao se retiró tocado en el 80.

Ancelotti al acabar el encuentro declaró que el equipo pasó miedo al no poder lograr el tercer tanto, el de la tranquilidad. Pero mister con 2-0 a favor en casa no hay motivos para pasar apuros. Ni echar el equipo para atrás y buscar las contras. ¡En casa! Los espectadores no dabamos crédito. Y algunos mostraron su desacuerdo silbando. El equipo acusó esta reacción de su público.

De momento el Madrid se acostaba líder y con el Barça a 10 puntos tras 12 jornadas.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema marca el gol 1.000 y el 1.001 del Real Madrid en Europa

Jesús Álvarez Orihuela AS

El 2-1 del Real Madrid al Shakhtar tuvo varios protagonistas. El primero, el que pasará a los anales del club en la Copa de Europa/ Champions, es Benzema: marcó el 1-0 que era el gol mil del club en la máxima competición europea y también hizo el 1.001, el de la victoria. El otro protagonista blanco fue Vinicius. El poco peligro madridista llegó de sus jugadas. Intervino en los dos goles de Benzema. Cuando Vini se apagaba el juego blanco se resentía. En la primera mitad tuvo dos jugadas de pícaro, que dejaron muy claro su excelente estado. En la primera le robó la cartera a un defensa, al poco de arrancar el encuentro. Y propició la primera ocasión. En el 13, cuando todo parecía indicar que los centrales ucranios saldrían de su área controlando el balón, se lanzó como ave de rapiña sobre Marlon, que tenía el balón. Se lo quitó en el área chica y se lo cedió a Benzema, con el meta rival atónito. El francés marcó a puerta3 vacía. El 2-1 fue otra combinación entre Vinicius y Benzema, en una jugada en la que la diagonal inicial de Vini, de «ocho», a Casemiro y la devolución de tacón de Case al extremo fueron fundamentales (min. 60).

Los otros dos protagonistas fueron dos jugadores del Shakhtar: el extremo izquierdo de 20 años, Mudryk, y el punta Fernando, autor del empate a uno de volea tras un pase de pecho de Alan Patrick (min. 38).

Mudryk fue una pesadilla para Carvajal. El lateral, a pesar de la ayuda de Lucas Vázquez (titular ayer como yo pensaba y en contra de lo que leí y escuché en prensa y TV, que dudaban entre Hazard y Marco Asensio), sufrió de lo lindo y fue sustituido por Nacho en el 65. Para mí, Mudryk fue el mejor del partido, por su regularidad en los 70 minutos que estuvo en el campo. Tanto por la banda izquierda como cuando desde la mediapunta buscó una posición más centrada. El Bernabéu le despidió con aplausos (entre los que me incluí). Fernando fue el otro dolor de muelas que sufrimos. Su número, 99, llamaba la atención. Y sus desmarques también. Estos dos jugadores y los cinco que entraron de refresco crearon más oportunidades que el Madrid. Porque las nuestras solo fueron las carreras de Vinicius. Dependemos demasiado de este jugador (sin olvidar a Benzema y los destellos de Modric y Kroos). Ya en el descanso mi hermano comentaba que ellos habían generado más ocasiones. Aparte del gol solo contabilizamos dos de Modric, la primera con 0-0 y la segunda con 1-0. Y nos acordamos del susto que nos dieron con un remate al poste con 0-0 y que terminó en una contra vertiginosa de Vini de área a área. Esta impresión del descanso se confirmó en la segunda mitad. Y Courtois salvó el empate en los minutos finales, al igual que salvó el 1-2 antes del descanso.

No fue un buen partido del Madrid, salvo las apariciones de Vinicius y los goles de Benzema. Tan flojo fue que se silbó al equipo, Primero tenuemente, luego más intensamente tras el gol visitante, el del empate, y durante la retirada al vestuario para el descanso. Se repitieron las muestras de desaprobación en un par de ocasiones durante la segunda mitad.

Era importante ganar, conseguir los tres puntos. Pero también es importante la forma en la que se consiguen los objetivos. Me empieza a preocupar seriamente la acusada tendencia a dormirnos en casi todos los encuentros. Lo cual implica ceder la iniciativa del juego al rival. Asumo que estos errores de concentración se irán corrigiendo.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid corta la racha del Osasuna

penalti-vinicius-655x368

El empate a cero del Bernabéu significa que el Real Madrid cortó la racha del Osasuna. El club de Pamplona llevaba cuatro partidos seguidos ganando fuera de casa. Es la mejor racha como visitante de las principales Ligas europeas. El Madrid también logró mantener su portería sin encajar gol. Aunque estuvo a punto en una contra espectacular en la que Moncayola estrelló la pelota en el poste. Fue la mejor ocasión del encuentro, con el mejor jugador del partido como protagonista. Kike García, muy batallador durante los 89 minutos que estuvo en el campo, y Chimy Ávila, habilitaron a Moncayola frente a Courtois

Me perdonarán esta pincelada humorística para ocultar el cabreo sordo que llevo. Salí merendado de casa el miércoles para ir al partido y regresé el jueves para cenar. Son las cosas de los horarios de esta Liga más las obras de Plaza de Oriente y Plaza de España, que implican que dé vueltas y tarde alrededor de 50 minutos en llegar (en la vuelta tardé unos 12 minutos menos por el escaso tráfico nocturno). A esto añado un desempeño flojo del Madrid, sin chispa ni velocidad. Maniatado por el Osasuna, que cerró muy bien.

En la primera mitad la banda derecha blanca no existió. Carvajal en la defensa y Marco Asensio en la delantera, no la tocaron. Camavinga, en medio, le puso ganas. A veces demasiadas y le costó una amarilla mediada la primera parte. El Madrid, con Kroos, volcó su juego sobre la izquierda. Se buscaba a Vinicius, bien apoyado por Mendy, incluso por Alaba. Pero ayer no fue el día de Vini. Quizás si hubiesen pitado penalti, en el pisotón que sufrió en el 24 y medio, otro gallo hubiese cantado. Claro que luego hay que anotar la pena máxima. Algo en lo que Benzema no suele fallar. Estoy seguro que el partido habría discurrido por otros derroteros. Tampoco descarto que el Osasuna con el marcador en contra podría haber sido más peligroso. Pero lo que no acabo de entender es cómo esta pareja de árbitros, en el campo y en el VAR, señalaron un pisotón igual en San Mamés como penalti tras visionado del VAR y en el Bernabéu ni se molestaron en revisar la jugada. ¿Tanto influye que los roles cambiasen de Bilbao a Madrid? El del VAR de ahí fue el juez principal del Real Madrid-Osasuna. Vinicius protestó la jugada, que desde mi localidad no pude ver. Lo mismo me sucedió con el poste de Benzema. El francés se fabricó la ocasión, se revolvió rodeado de defensas y buscó el remate. Estas dos acciones, una carrera de Vinicius en la segunda mitad, el picante que le puso Marcelo desde que salió en el 68 y la chispa de Rodrygo que en la segunda parte hizo más que Marco Asensio (jugó 68 minutos) y Hazard juntos. El belga salió junto a Marcelo y Lucas Vázquez en el 68. Fue una figura decorativa. No hizo nada. Jugábamos con 10 contra 11 muy bien ordenados. 

El Madrid y gran parte del público protestaron que solo se añadiesen cuatro minutos, por las pérdidas de tiempo del rival y los cambios. En mi opinión aunque el partido se alargase 10 minutos no metíamos gol. Estábamos espesos. Por eso la jugada del penalti es tan importante.

AS TV

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La Champions volvió al Bernabéu con derrota

EFE Marca

La Champions volvió al Bernabéu con derrota. El Real Madrid perdió 1-2 frente al Sheriff. Ellos ahora lideran el grupo con seis puntos. Nosotros somos segundos con tres. Cierran Inter y Shakhtar con un punto cada uno.

Tras los errores con los laterales, contra el Villarreal, Ancelotti rectificó y puso a Nacho en la derecha (¿qué pasa con Lucas Vázquez?) y a Miguel Gutiérrez por la izquierda. Prefiero ahí a Nacho, que es central y no lateral, que por la izquierda. Nuestro tres posicional lo ocupaba un lateral zurdo de verdad. Era su debut como titular en Champions. Y también el de Camavinga. El francés y Fede Valverde escoltarían a Casemiro. Hazard tenía otra oportunidad en el once de inicio. Lo cual obliga a jugar un 4-4-2 para acomodar al belga. No es mal dibujo. Ese no es el problema. El jugador sí lo es.

El Madrid salió volcado sobre la portería del Sheriff. Solo nos paraban a base de faltas. En esta faceta destacó el 21, Addo. A los 12 minutos de las seis faltas visitantes, cinco fueron de Addo (la mayoría sobre Camavinga). A los 17 la primera amarilla fue para el central Arboleda. Pero no por la falta sobre Hazard a centímetros de la frontal. Fue por protestar. El lanzamiento de Benzema fue salvado por Athanasiadis, el meta visitante. Era la segunda oportunidad blanca. La anterior fue de Vinicius en el min. 6. Pero se empeñó en regatear en vez de rematar a la primera. Y los defensores echaron el cierre.

El problema de jugar en su campo estaba en sus contras. Pocas, pero veloces. El lateral Cristiano protagonizaba estos contragolpes. No encontraba oposición, salvo la de Nacho. Salía a sus anchas desde su línea defensiva. Hazard le contemplaba. Hasta que en el 25 cruzó un pase desde el lateral de nuestra área. Su delantero centro Yakhshiboev, mal marcado, cabeceó impecablemente a la red. 0-1.

Seis minutos después Courtois tuvo que salir de su área para cortar un balón en profundidad. Su despeje fue cortado por Castañeda y Yakhshiboev pudo hacer el 0-2. Se le fue fuera por poco.

Superado el shock del gol en contra el Madrid se repuso y se sucedieron las ocasiones: Valverde, Vinicius, Hazard (2), Nacho (a puerta vacía, pero el rechace al remate del belga le pilló mal colocado), dos de Benzema (una desde fuera del área), Casemiro desde la frontal. Un par de estas fueron dobles, al aprovechar los rechaces de los remates (Nacho a disparo de Hazard y Benzema al de Casemiro). Quien no se recompuso fue Camavinga. Muy activo hasta el gol, su presencia decayó tras el 0-1. Volvió a aparecer en los cinco minutos finales.

Casemiro vio la amarilla en el 38. Addo por fin vio la suya en el 44. 

No hubo alargue y el 0-1 al descanso no parecía muy justo. El Madrid dispuso de una decena de ocasiones y cero efectividad. El Sheriff solo tuvo dos y anotó en la primera de ellas. 

No hubo cambios. Mas al arrancar la segunda mitad Ancelotti mandó calentar a tres jugadores, a los que posteriormente se unió Kroos. Al minuto, el otro central del Sheriff, Dulanto, vio la amarilla por una entrada sobre Valverde.

El Madrid apretaba y se jugaba en el medio campo del oponente. 

A Hazard el portero le negó el gol del empate en el 55. Una buena jugada de Vini con un pase certero al belga. El saque de esquina terminó con Militao cabeceando, en buena posición, un buen centro de Alaba. Dos minutos después un disparo de Vinicius fue interceptado por un defensor en su ruta a la portería.

Al filo del 60 se reclamó penalti sobre Vinicius. El VAR desestimó la pena máxima. Un minuto después de nuevo el VAR intervino en una jugada sobre Vini. Más clara ésta que la anterior. Y se señaló. Los cambios previstos tenían que esperar. Ancelotti recibió la amarilla por protestar la no señalización de la segunda amarilla para el infractor. Benzema transformó con un cañonazo que se coló cerca de la escuadra. 1-1. El francés superaba a Raúl como goleador de la Champions. Por delante tiene a Cristiano Ronaldo, Messi y Lewandowski

El cuádruple cambio fue un rompecabezas. ¿Un ataque de entrenador? Se fueron los dos laterales, Casemiro y Hazard. Entraron Modric, Kroos, Rodrygo y Jovic. Valverde y Camavinga bajaron de laterales. Volvíamos a las andadas del partido contra el Villarreal.

Vinicius siguió dando guerra. Corriendo, regateando, chutando, presionando arriba y bajando a ayudar. 

En el 71 otro pase de Cristiano lo remató en fuera de juego Bruno (había entrado por el autor del gol del Sheriff). El VAR se tomó demasiado tiempo en revisar. El linier lo vio claro desde el principio.

Modric en el 74 se encontró con la cara del portero. Benzema le había metido un excelente balón al croata. Recuperado, al minuto le sacó un disparo seco y fuerte a Militao. Se sucedía el peligro y con el las ocasiones. Pero su portero era el mejor de el equipo (sin olvidar al lateral Cristiano). Y acabó siendo el mejor del partido.

Las oleadas blancas propiciaban que nos buscasen las espaldas. En una de ellas Jovic cortó en falta (y tarjeta al canto).

Rodrygo en el 81 y medio tuvo el 2-1 tras una buena combinación entre Vinicius y Benzema. Acto seguido Courtois paró, con alguna dificultad, un remate lejano.

Ellos acumuluban jugadores atrás y nuestros disparos desde fuera del área se estrellaban contra ellos. Recurrimos a Vini y a Rodrygo por las bandas. A punto de cumplirse el 88 Jovic pudo marcar tras una gran jugada de Rodrygo. Y al minuto nos metieron el 1-2. En un saque de banda la pelota le llegó a Thill, en el lateral del balcón del área. Su zurdazo cruzado, a la escuadra, se coló como una exhalación. Estaba solo. ¿Por qué?

Se añadieron seis minutos. El Madrid estaba tocado. Normal.

A Valverde le negaron el gol a dos minutos del final. Un defensa desvió a córner.

El último remate del partido fue de Benzema. 

El batacazo blanco dispara al Sheriff. Y nos aleja del objetivo, que no es otro que ser primeros. Para evitar sustos gordos en el sorteo de octavos (si pasamos).

La única pega que le puedo poner al Madrid es la de falta de oficio. Algo comprensible con tanta gente joven. Son este tipo de partidos los que les curten. Y lo que necesitan son minutos de juego. No conviene cargar las tintas sobre ellos y sí sobre algunos como Hazard. O Casemiro, que está pidiendo a gritos un descanso. Como vengo señalando. 

La mini crisis está servida con el empate y la derrota, ambos en casa, en los dos últimos encuentros. Y me queda la sospecha que Ancelotti desconocía el juego tanto del Villarreal como del Sheriff. Es la única explicación que encuentro a ciertos desbarajustes tácticos. 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol