Archivo de la etiqueta: Nacho

El Real Madrid tira de casta y clase en Elche

José Antonio Sanz Marca

El Real Madrid se presentó en Elche, para su choque de Copa, con una alineación inédita. Entre bajas y rotaciones Ancelotti eligió el siguiente once: Lunin, Lucas Vázquez, Nacho, Alaba, Marcelo, Camavinga, Fede Valverde, Kroos, Rodrygo, Jovic y Vinicius. El Elche también presentaba ausencias (por el Covid-19).

El Madrid salió demasiado tranquilo, consciente de su superioridad. Algo que me pone de los nervios y que siempre nos genera sustos innecesarios. Como así fue. Con Carrillo de protagonista en dos ocasiones, en el 9 y en el 25. La más clara fue la primera. Marcelo, fuera de sitio, no llega a despejar un balón cruzado a Josan. El ilicitano avanza por su banda y da el pase de la muerte. Carrillo, a un metro de la línea de gol, incomprensiblemente no marca. La pelota va para arriba y da en el larguero. En la segunda, su potente cabezazo es bien respondido por Lunin. En medio tan solo un remate nuestro, de Camavinga.

Rodrygo y Vinicius, más activo el primero que el segundo, no encontraban su juego. Jovic tampoco ayudaba.

A Vini no le vimos incisivo hasta el 38. Su remate se fue alto. Un minuto después una buena combinación entre Marcelo y Vinicius finalizó con un disparo al centro de la portería de Camavinga desde la frontal. Al poco, en el 41, Marcelo se luce con un caño y se mete en el área. Pasa atrás a Rodrygo, cambiado de banda. Al centro chut de Rodrygo no llegó Lucas Vázquez para empujarla a la red desde la derecha. Siguió otro buen remate de Camavinga, uno flojo de Rodrygo y otra internada de Vinicius. Nada de Jovic. Fueron los mejores minutos del Madrid.

La clave de esta sucesión de ataques estuvo en que el Madrid adelantó su línea de presión. Y robabamos en campo contrario.

0-0 al descanso.

No hubo cambios.

Al minuto una arrancada de Vini forzó un saque de esquina. Se botó en corto y atrás para Marcelo, quien la colgó al área. Ahí estaba en fuera de juego Jovic. Solo, a puerta vacía, la mandó fuera.

Modric y Bale calentaban en la banda. A los que posteriormente se añadieron otros jugadores.

Vinicius en este segunda mitad empezaba a parecerse al que conocemos. Mas no llegaba el gol y a la hora de juego pensaba en la prórroga como algo inevitable. En nuestro caso por la inoperancia de Jovic y en el de ellos porque ya lo fiaban todo a una contra. Y esto con Alaba y Nacho no parecía tener visos de cuajar.

Casemiro y Modric entraron por Camavinga y Fede Valverde en el 71.

El mejor remate de esta segunda mitad fue de Casemiro desde la frontal en el 76. Finalizó una jugada iniciada en una diagonal de Kroos a Rodrygo, quien combinó con Lucas Vázquez. Case volvió a intentarlo desde fuera del área.

Ancelotti realizó un cambio curioso al filo del 79: Isco por Jovic. Lo del falso nueve no es raro en la carrera de Isco. No perdíamos un delantero porque Jovic es como si no hubiese saltado al césped.

Vinicius en el 81 pudo haber rematado mejor. Lo hizo abajo al centro de la portería.

La condición física fue un plus para el Madrid en los 10 minutos finales. Y se supone que lo sería en la prórroga.

Se añadieron tres minutos. El marcador no se movió.

Hazard y Ceballos se preparaban para salir a jugar la prórroga. Entraron por Rodrygo y Kroos.

Lunin se lució sacando un balón de falta en el 95. El lanzamiento de Gumbau fue muy bueno, buscando la escuadra.

Una internada de Vini (min. 100) es frenada en falta. Modric la saca y el balón llega a la banda contraria donde Isco controla mal y la pierde. Los ilicitanos corren la banda con Tete Morente. Marcelo frena la contra ¿en falta? a dos metros de nuestra área. Roja directa a pesar de no haber tocado al rival.

Marcelo AS

Lanzó la falta Verdú. Da en la barrera. La pelota le llega de vuelta a Verdú y chuta. Rebota en Ceballos y entra en la portería. 1-0. Un cumulo de circunstancias adversas que podían decidir la eliminatoria.

Alaba pasó al lateral izquierdo.

Los segundos 15 minutos de la prórroga los afrontábamos en 10 y con el marcador en contra. La mini pausa debería servir para rearmar moralmente al equipo.

A los tres minutos empataba Isco, reparando su responsabilidad en el origen del tanto ilicitano. El Madrid tenía embotellado a los locales desde el inicio de esta segunda parte. Casemiro, desde la posición de Vinicius, se mete en el área. La pasa atrás a Ceballos, en la frontal, que había cortado la contra local e iniciado la jugada. Tras el disparo de Ceballos, Isco acierta a desviarla con el exterior. Y aún quedaba lo mejor.

Minuto 115: Alaba corta un balón en banda izquierda y lanza a Hazard. Excelente pase filtrado. El belga arrancando desde la divisoria de ambos campos corre veloz. El meta, Werner, sale a la desesperada fuera de su área. El belga le regatea y desde el vértice del área divisa la puerta vacía. Su técnica, indiscutible, hizo el resto. ¡Gol! 1-2.

Marca

Mendy entró por Vinicius.

En el último minuto se le anuló un gol al Elche por falta sobre Lucas Vázquez (y posterior fuera de juego de quien hizo la falta cuando Fidel disparó a puerta para anotar). Pere Milla acabó viendo la segunda amarilla por protestar.

El Real Madrid pasa a cuartos de final de esta Copa, remontando con 10 en campo visitante. Mientras, Atlético de Madrid, Sevilla y Barça han sido eliminados. Lo digo porque evitan la sobrecarga de partidos que supone este torneo. Aunque sea un fracaso caer.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

En la capilla ardiente de Don Paco Gento

Telemadrid

Miguel Ríos me preguntó ayer, a raíz de la entrada en El Mundano sobre el fallecimiento de Don Paco Gento, si sabía algo sobre la capilla ardiente. Fue telepático porque me estaba preguntando lo mismo. Contesté que imaginaba que sería en el Bernabéu, al igual que con Don Alfredo di Stéfano. Y que me enteraría y le diriá. Contacté con Vicente Paniagua quien me respondió rápido. Efectivamente se instalaba en la zona del Palco de Honor del estadio.

Miguel y yo convenimos que sería mejor ir hoy, a última hora de la mañana. Así que le recogí en su casa y a las 12:00 estábamos aparcando, a escasos metros del recinto. De banda sonora el «From Elvis In Memphis«. Cuando Miguel subió al coche no pude evitar hacer el chiste fácil, jugando con el título de la canción que abre su último disco: uno de Memphis sonando y otro de Granada sentado a mi lado.

Nos pusimos a la cola, recordando historias futboleras. Miguel me estaba relatando la última vez que vio al gran Héctor Rial: fueron juntos a ver la final de Copa Real Madrid-Castilla. Justo entonces divisé a Ricardo Gallego que jugó ese partido con el filial, el año que debutó en el primer equipo. Y se lo señalé a Miguel. Llegamos enfrente del féretro y Emilio Butragueño nos divisó. Me hizo una señal preguntando si era Miguel Ríos (cerró el puño igual que si estuviese sujetando un micro). Asentí con la cabeza. Rápidamente se acercó una azafata y al instante el propio Butragueño para acompañarnos al digamos backstage.

Saludamos a la familia Gento Llorente y aprendí que Miguel había compartido gimnasio con Joe Llorente y su hermano (a Joe, sobrino de Don Paco, lo veo en los partidos de baloncesto del Madrid en el WiZink).

Al presidente, Florentino Pérez, le saludamos al entrar y al salir. En la despedida estaba con Nacho y Luka Modric. Me impresionó ver a Modric. Está hecho un chaval. Lo parece viéndole jugar, pero de cerca es mucho más notorio. A Miguel le pasó lo mismo con el croata. De Nacho me llamó la atención su porte y su buen rollo.

De los distintos jugadores veteranos, personalidades y periodistas, con quien más tiempo pasé fue con Tomás Roncero. Le felicité por lo de Pirri de ayer en el AS y ese titular «Paco era nuestro hermano mayor«. Porque es exactamente lo mismo que digo yo de Miguel Ríos.

Me encantó ver a Iribar. El Chopo nos contó que Don Paco y él se tenían gran simpatía. Otro aparición sonada fue la del exlíder de UGTCándido Méndez. Su abrazo con Miguel fue de los que hacen época. Aprovecho para resaltar, y contrastar nuevamente, el cariño y aprecio que despierta Miguel Ríos entre todo el mundo. En todas partes.

A la una salimos y nos acercamos a tomar una cervecita al José Luis de al lado del estadio, el de toda la vida (lo que era el Gloria bendita, lugar frecuentado por Di Stéfano, Rial, Luis, Puskas, etc., acabó absorbido por el José Luis y hoy estaba cerrado). Ahí nos encontramos a Ricardo Gallego y un amigo. Acabamos hablando de música (con la mascarilla puesta y quitándonosla para beber o pillar alguna aceituna).

2 comentarios

Archivado bajo Fútbol, Música

El Real Madrid gana el primer título de la temporada

Ahmed Yosri Reuters AS

El Real Madrid ha ganado el primer título de la temporada. Se impuso con claridad al Athletic Club de Bilbao.

El tercer enfrentamiento en menos de un mes entre el Athletic y el Madrid ha sido la final de la Supercopa. Los vascos ganaron la edición de la temporada pasada derrotando primero al Madrid y luego al Barça en la final. Tras los dos partidos de Liga de diciembre se auguraba una buena final. Una final que es la primera entre ambos desde 1958 (entonces fue de Copa).

En los primeros tres minutos los blancos ya habían generado dos ocasiones de peligro en el área bilbaína. Primero fue Benzema y luego Rodrygo. Desde estos primeros minutos ya se vislumbraba que el planteamiento de Ancelotti era distinto al de la semifinal. El equipo salió dominando y abriendo el juego por las bandas. En este sentido Rodrygo tuvo más presencia que Vinicius.

El Athletic se fue sacudiendo el dominio poco a poco. Al cuarto de hora las fuerzas estaban igualadas, aunque era el Madrid quien llevaba peligro. Benzema pudo marcar en el 18 (su remate salió rozando el palo).

Los ataques de los de Marcelino pecaban de precaución, temerosos de las contras letales del Madrid.

En el 37 los dos mejores del partido fabricaron el primer gol. Rodrygo se internó en el área desde su banda derecha. A medio camino entre los vértices de las dos áreas la pasó atrás a Modric. El croata desde la frontal la empalmó a la escuadra derecha (desde su punto de vista). La jugada arrancó desde las manos de Courtois. Kroos sacó el balón jugado y centró a Casemiro. El brasileño cruzó la divisoria y se la pasó a Modric, quien buscó a Rodrygo. Y lo demás es historia. Un golazo, de principio a fin. 0-1.

El partido se ponía a favor de ese Madrid que gusta replegarse, esperar atrás y lanzarse a tumba abierta a la contra.

Sancet puso el primer uy para los suyos a punto de cumplirse el 45. Su disparo cruzado se fue arriba por dos pelos.

Tras el alargue de un minuto se alcanzó el descanso con 0-1.

Nico Williams, el héroe del Athletic de la semifinal, sustituyó a Berenguer. Fue el único cambio de cara a la segunda mitad.

Sacó el Madrid y Case se la puso a Vini. Estaba en fuera de juego. Una pena porque casi la lía.

Un disparo de Benzema es despejado por el brazo de Yeray. El árbitro consultó con el VAR y decidió pitarlo. Marcelino protestó incomprensiblemente y se llevó la amarilla. El defensa no. Benzema transformó la pena máxima. 0-2 en el 51. Esta jugada también se inició desde Courtois.

Marcelino dispuso un triple cambio en el 57. Pero siguió con su dibujo del 4-4-2.

Pasada la hora de juego el Athletic dio sensación de peligro en dos jugadas consecutivas. Un fallo de Nico Williams en el área chica, que no dio a la pelota, y un cabezazo de Raúl García.

En el 64 Ancelotti retiró a un exhausto Rodrygo y metió a Fede Valverde.

A falta de un cuarto de hora un buen pase de Dani García a Raúl García fue despejado a córner por Militao. La volea de Raúl García llevaba veneno. Botaron el córner y dos jugadores bilbaínos se estorbaron en el remate de cabeza. Lo menciono porque el Athletic domina el juego aéreo y su fuerte son las jugadas a balón parado. Esta fue la única relevante del partido.

Muniain abandonó el terreno de juego en el 80. Esta fue una de las claves de la final: el Madrid desarticuló al más dotado técnicamente del rival. En este aspecto es de destacar la labor de Lucas Vázquez y de Casemiro, según la zona que ocupase el vasco. Si frente al Barça Case adelantó su posición ayer sucedió lo mismo en varias fases, en su seguimiento a Muniain.

En el 86 una mano de Militao, similar a la de Yeray, fue señalada por penalti. El problema es la tarjeta roja que vio el central.

Courtois despejó con su pie el penalti lanzado por Raúl García al centro de la portería. Se había lanzado hacia un lado.

Nacho entró en el 90 por Lucas Vázquez.

Se añadieron cuatro de minutos. No pasó nada.

La temporada pasada no ganamos nada. En esta ya llevamos un título, la Supercopa de España. La primera parte fue muy buena. La segunda quedó sentenciada con el segundo gol blanco. A partir de ahí se jugó a lo que quiso el Real Madrid. La inoperancia de los de Bilbao de cara al gol volvió a quedar patente. ¡Ni de penalti! Al menos contra nosotros su juego ofensivo queda desarticulado por nuestro sistema defensivo .

No podía ser de otra forma: Modric fue elegido el mejor jugador de la final.

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El diésel blanco atropella al Valencia

Javier Gandul AS

El diésel blanco atropelló al Valencia. El 4-1 final no admite discusión.

El Real Madrid, como los motores diésel, tardó en calentar. Un Valencia muy atrevido se hizo con el control del partido. Su dominio se tradujo en tres saques de esquina en el primer cuarto de hora. Peligro, lo que se dice peligro, no crearon. Courtois pasó desapercibido. El Madrid parecía conforme esperando encontrar una contra, aprovechando la velocidad de Vinicius. Y se contentaba con el cabezazo de Militao en el minuto seis, muy bien atrapado abajo por Cillessen. Era como si los jugadores blancos hubiesen querido comprobar que podían si querían.

Mediada la primera parte el motor blanco empezó a carburar, liderado por un omnipresente Modric, bien apoyado por Kroos. A la media hora Marco Asensio pudo inaugurar el marcador. El pie de Cillessen salvó el tanto. Siguieron unos momentos de gran intensidad en los que se sucedieron jugadas y remates peligrosos (Casemiro de cabeza, Vinicius, Kroos que no llegó por los pelos al pase de la muerte de Mendy y Modric al larguero en el 40).

Al minuto del larguero de Modric, Casemiro interceptó una salida de balón valencianista. Se internó y al entrar en el área Alderete se cruzó en su camino. ¡Penalti! Ellos protestaron. VIendo la repetición para mi es penalti. También entiendo que haya gente que piense que es Case quien hace falta al defensa. En mi opinión el defensa obstruye al medio y le zancadilla impidiendo su camino hacia la portería. La pena máxima la transformó impecablemente Benzema, con un fortísimo disparo a la escuadra. Cillessen adivinó la dirección. Este 1-0, con el que se alcanzó el descanso, suponía el gol 300 de Benzema en el Madrid.

300

Los tres primeros minutos de la segunda mitad fueron un calco del primer cuarto de hora de partido. El Valencia dominó, pero duró menos que en la primera parte. El Madrid se hizo con los mandos. Recuperó el tono de sus mejores momentos de los primeros 45 minutos.

El 2-0 del 52 fue un golazo de Vinicius. Una excelente combinación con Benzema. El brasileño finalizó con dos toques de calidad. El primero para alargar medio metro el balón y superar a los dos defensas. Y el segundo fue para amagar el remate al palo derecho y tocarla con mucha clase hacia el izquierdo.

Modric seguía impartiendo su masterclass, apoyado por Kroos.

A la hora de juego otra intercepción en la salida de balón, esta vez de Kroos. El alemán lanza a Asensio. El balear en carrera estuvo a punto de hacer el 3-0. Cillessen salvó el tanto que ya se cantaba. Mas sus defensas no estuvieron atentos al rechace. Y un atento Vinicius, que había acompañado por el centro a Asensio en la jugada, cabeceó a placer su segundo gol, el tercero del Madrid.

Dos minutos después fue Courtois quien se lució a un gran disparo de Wass. Quien volvió a intentarlo dos veces más. El paradón de Courtois fue el único momento en que la meta blanca se vio comprometida.

Con 3-0 y a falta de 20 minutos Modric y Casemiro fueron sustituidos por Ceballos y Camavinga.

En el 76 un agarrón de Mendy a Marcos André fue penalti para el Valencia y amarilla para el defensa. Courtois se estiró bien al palo donde Guedes disparó. Su rechace volvió a llegar a Guedes que anotó de cabeza sin oposición. 3-1. ¡Teníamos partido!

Ocurrió lo más sorprendente: el Valencia en vez de intentar acortar la diferencia del marcador se dedicó a dar patadas. Es decir, perdían tiempo. Algo que favorecía al Madrid. ¿Tan mal se veían? Porque el Madrid, ya descaradamente buscando las contras de Vini ponía en jaque a la débil defensa rival. No en vano el Valencia es el segundo equipo más goleado de la Liga.

En el 87 entraron Nacho y Fede Valverde por Lucas Vázquez y Vinicius. El brasileño se fue ovacionado por todo el estadio, igual que lo fue anteriormente Modric. Al minuto llegó el 4-1. Una internada de Mendy. Su pase a Benzema lo recibe el delantero francés de espaldas, en las cercanías del punto de penalti. Controla, pisa la pelota y se da media vuelta para enchufarla pegada al palo. Otro golazo. Ancelotti lo cambió por Isco y también se fue ovacionado.

No quisiera terminar sin hablar del árbitro. A mi juicio acertó en los dos penaltis señalados. Tengo mis dudas en dos acciones que beneficiaron al Madrid. Creo que le perdonó la segunda amarilla a Casemiro por una protesta con aspavientos. Desde la grada se ve de una forma y lo que cuenta es lo del campo. También pienso que en el penalti de Mendy debería haber visto la roja en vez de la amarilla. Puedo estar equivocado por desconocimiento de alguna circular que dictamine sobre esto y que modifica lo que conozco.

Lo importante, aparte de los goles y los tres puntos, es la sensación de satisfacción al salir del estadio. Habíamos disfrutado de un buen encuentro, con grandes momentos y dos dobletes de Benzema y Vinicius.

ACTUALIZACIÓN:

Mano

Estas manos del min. 21, con 0-0, no las vi en el estadio. Me pillaba en la banda contraria. Sí recuerdo a jugadores blancos reclamando algo. Tampoco la vi en los resúmenes nocturnos que vi. Acabo de ver la imagen en el AS, donde además recuerdan que «La temporada pasada, una acción similar de Lucas Vázquez en Mestalla entre valencianistas y madridistas sí fue considerada penalti, siendo transformado por Carlos Soler». Es un penalti claro y no fue señalado.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Este año el Alcoyano no pudo con el Real Madrid

realmadrid.com

Este año el Alcoyano no pudo con el Real Madrid. Uno asumía que el Madrid saldría alertado tras el fracaso del enero pasado ante este Alcoyano. Ancelotti afrontó este nuevo choque copero con varios cambios en el once, empezando por la portería. Los elegidos fueron: Lunin; Nacho, Militao, Alaba, Marcelo; Camavinga, Casemiro, Valverde; Rodrygo, Mariano y Hazard.

A los tres minutos el Alcoyano nos dio el primer susto. Lunin despejó a córner. Lo botaron y Camavinga, tras fallar el despeje, salvó de cabeza un gol que la afición local ya cantaba. A los ocho minutos era Militao quien impedía el remate a gol tras una internada por el costado de Marcelo, mal apoyado por Alaba. Ambos se comieron el buen pase al centro del área.

En los primeros 10 minutos el único centrocampista del Madrid activado era Camavinga. Lo primero que vimos de Valverde fue en el diez y medio: una internada que terminó en un remate de Rodrygo (su segundo). Lo dicho sobre los medios es aplicable a Hazard y Mariano en la delantera. No se les veía.

El primer balón que cortó Casemiro fue en el 13. Un minuto y medio después Hazard la tocó por primera vez. Case poco a poco fue imponiendo su presencia. Pero ellos seguían haciendo daño por las bandas. Su garra y entrega suplía su inferioridad técnica. Del Madrid solo Camavinga estaba a la altura de los jugadores del Alcoyano, donde destacaba Dani Vega. Los mejores remates fueron suyos. La sensación de peligro las creaba él. Andy también tuvo destellos.

La presión alta del Alcoyano era facilitada por el sobe de balón madridista en defensa.

A la media hora de juego los locales habían botado tres saques de esquina por ninguno del Madrid. Añadan que nos ganaban los balones divididos.

En el 34 Lunin respondió bien a un disparo lejano del central Carlos Blanco. Fue el cuarto córner local.

El Madrid por medio de Rodrygo lanzó su primer saque de esquina en el 38. Y marcó de cabeza Militao (como el año pasado), anticipándose al portero. 0-1. Con este resultado se alcanzó el descanso. El Madrid aparte del gol no hizo nada. El Alcoyano lo puso todo.

Al poco de iniciarse la segunda mitad se rompió Mariano. Fue en un esprint hacia el área. Le sustituyó Marco Asensio.

Dani Vega, quién sino, empató en el 65. Apareció desde su banda derecha, la del ausente Marcelo, se metió en el área y con un recorte eliminó a Casemiro y a Militao, para a continuación superar a Lunin con un remate a la escuadra del palo largo. Un golazo. 1-1. Si el 0-1 llegó cuando mejor estaba el Alcoyano, el tanto del empate frenó la mejor presencia del Madrid en esta segunda mitad.

Ancelotti reclamaba a Isco y Kroos en el 74. MIentras empezaban a calentar el Madrid se embrolló en una jugada de ataque. Demasiados toques. El Alcoyano se hizo con el balón y se lanzó al ataque. Militao se hizo con el balón. Lanzó un balón largo en diagonal a Rodrygo. El brasileño combinó con Hazard, quien cedió a Asensio en la frontal. El remate con la izquierda del balear fue a puerta, tropezó en un defensa y el 1-2 subió al marcador en el 76. A continuación Isco y Kroos entraron por Hazard y Camavinga. Y al minuto Isco lograba el 1-3. Quiso controlar en el área chica, aprovechando un rebote, para superar con un regate al meta. Este le arrolló y la pelota entró mansamente en la portería. En el patio del colegio decíamos «de penalti a gol es gol». Pues eso mismo. (Viendo la repetición me da la sensación que es el portero quien empuja la pelota al fondo de la red, con su talón al tirarse encima de Isco).

Vallejo y Ceballos entraron por Alaba y Rodrygo en el 88. El andaluz volvía a jugar desde su lesión del verano pasado en los JJOO.

«TIenes más moral que el Alcoyano» es otra frase que recuerdo de mi infancia colegial. Anoche volvieron a demostrar la veracidad del dicho con el marcador en contra. Y con cuatro minutos de descuento.

El Madrid ya está en octavos de final de la Copa del Rey, que no ganamos desde 2014 (con Ancelotti en el banquillo y Zidane de segundo). El sorteo será el viernes.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid no supo abrir el muro del Cádiz

Javier Gandul AS

El Real Madrid no supo abrir el muro del Cádiz y empató a cero. Es el tercer 0-0 en casa en esta Liga. Los anteriores fueron contra Villarreal y Osasuna. Al descanso bromeaba con mi hermano que habíamos mejorado respecto a la temporada pasada (perdimos en Valdebebas). Ambos éramos conscientes de lo difícil que se presentaba la segunda mitad. Porque en este tipo de partidos cuanto antes abras la lata antes sentencias. Con 0-0 el tiempo juega en tu contra.

Ancelotti resolvió las bajas de Carvajal (lesión), Modric y Marco Asensio/Rodrygo (los tres por el virus) con Lucas Vázquez, Fede Valverde y Hazard.

El Madrid salió con ganas de encarrilar pronto el partido. Vinicius fue el protagonista de las dos primeras jugadas de peligro (min. 5 y 6). En la primera de las dos Kroos intercepta un balón y lanza a Vini. Combina con Benzema quien le filtra el balón. Mendy acompaña en la carrera al brasileño y acaba estorbando a Vini. En la siguiente un defensa, Cala, desvió in extremis el remate del extremo.

Las oleadas del Madrid, como las del virus, presentaban variantes. La banda izquierda con VIni generaba peligro. Otras variantes eran los remates desde fuera del área. En la primera mitad de la primera parte contabilizamos remates de Kroos (2), Valverde (2) y Mendy. El segundo disparo de Valverde (min. 22) produjo la parada de la noche: Ledesma voló y despejó el misil del uruguayo, que se colaba por la escuadra. Nuestra banda derecha era inoperante. Hazard estaba desaparecido (mejoró en la segunda mitad) y Lucas Vázquez ejercía de extremo supliendo las carencias del belga. Pero no acertaba en los pases. Competía con el meta rival, Ledesma, a ver quien lo hacía peor (todos sus saques eran para nosotros o se iban fuera de banda). Valverde se desdoblaba, en su posición de centrocampista y cubriendo las espaldas de Lucas Vázquez. Los intentos de colgar balones al área gaditana inevitablemente eran abortados por Ledesma.

El Cádiz hizo su partido. Y creyó en sus posibilidades. Tras superar la primera avalancha blanca se fue creciendo. El 0-0 al descanso fue su mejor aval. En la segunda mitad el técnico gaditano acentuó su propuesta. Dejó un punta arriba (Lozano y luego Negredo) y se atrincheró con nueve jugadores en dos líneas. Una en la frontal con seis y otra con tres jugadores delante de los seis. Cerraban todos los espacios. Y el Madrid no supo ni pudo abrir la muralla reforzada.

Hazard tuvo más presencia en el ataque en esta segunda mitad. Pudo marcar cuando peinó con la cabeza un balón, al que Ledesma respondió con agilidad y reflejos. Pero se empeñó en exceso en entrar por el centro con pases cortos y paredes.

Benzema, duda hasta ayer, protagonizó su peor partido de la temporada. Y pudo decidir dos veces. En un saque de falta y en un balón, que en vez de rematar según le venía, se entretuvo intentando controlarlo.

Los tímidos intentos de Ancelotti de buscar soluciones no dieron resultado y solo efectuó dos sustituciones: Jovic por ¡Valverde! y ¡Nacho por Mendy! El uruguayo estaba empujando y parecía el único capaz de romper las líneas rivales. La entrada de Jovic dejó algunas gotas, sobre todo un remate raso que se fue fuera por poco. Em cambio la sustitución en defensa cuando necesitas marcar es incomprensible. Alaba pasó al lateral izquierdo y Nacho cubrió su posición en el centro de la defensa. Ambos cambios me parecieron dos recursos muy pobres tácticamente.

Solo nos queda felicitar al Cádiz. Hizo su trabajo y lo hizo muy bien. El Madrid debe reflexionar sobre los 36 remates de los que únicamente nueve fueron entre los tres palos. Quizás algunos ahora entiendan mejor por qué prefiero al PSG en vez de al Benfica. Los portugueses además de cerrarse muy bien son letales a la contra… algo en lo que el Cádiz falla.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Courtois salva los tres puntos frente al Athletic

Helios de la Rubia realmadrid.com

Courtois salvó los tres puntos frente al Athletic de Bilbao. La falta de gol de los bilbaínos también tuvo mucho que ver. Porque dispusieron de más ocasiones que el Real Madrid, pero se encontraron con el mejor portero del mundo (ni estaba en la lista de los 10 mejores en la elección de los mejores del mundo). Y también con ñas acciones individuales de Alaba, Militao, Lucas Vázquez (titular ayer en el puesto de Carvajal), Casemiro y Fede Valverde que desbarataron peligros varios. Demasiadas ocasiones (sobre 18 remates en total), superiores a las generadas por el Madrid . Que se reducen a un par de Benzema (en la primera se reclamó penalti; fue muy claro pero al rematar…) y tres remates de Kroos (uno detenido por Unai Simón en tres tiempos). Además del gol de Benzema en el 39: Modric se hizo con un rechace a un remate desde la frontal de Marco Asensio; la dio rematadamente mal y le llegó al 9 blanco, quien la empujó a la red. Era la mejor noticia para el Madrid: retirarse al descanso con ventaja en el marcador.

El Madrid salió arrollador. Embotelló al Athletic en su campo. En el primer cuarto de hora la posesión fue de un 80% para los blancos. Las dos ocasiones de Benzema son de este periodo. Todo cambió a partir del minuto 18. Una escapada de Iñaki Williams, en la que se ayudó con el brazo y se señaló falta, demostró la fragilidad de la zaga madridista. Se fue en velocidad. A partir de este momento el Athletic creció. Iñaki WIlliams tuvo después una oportunidad clarísima. El afrobilbaíno, que hasta la temporada pasada competía con VInicius en cuanto a quien fallaba más goles, sigue sin ver portería.

El Athletic se fue creciendo y poniendo en serios apuros a Courtois. E imponiéndose en el juego aéreo en ambas áreas. Este aspecto me sorprendió negativamente porque Alaba y Militao son baluartes en este sentido. Tanto en defensa como en ataque cuando suben. Ayer fueron superados.

La segunda mitad fue del Athletic. Daba la sensación de que no iban a marcar nunca, salvo en los agónicos 10 minutos finales donde los nubarrones amenazaban tormenta. Marcelino también ayudó: salvo por causas de fuerza mayor retirar a Muniain en el 69 fue un error grave. Su calidad como jugador es indiscutible y todo el peligro aéreo partió de sus botas. ¿Por qué sustituirlo? Cierto que reforzó ambas bandas doblando jugadores, pero Marcelino podría haber hecho lo mismo manteniendo a Muniain en el campo.

Ancelotti tardó en hacer los cambios. El bajón del Madrid coincidió con el de Modric. Tardó en cambiarlo (min. 69) por Fede Valverde. Seis minutos antes Rodrygo había entrado por Asensio. Al brasileño no le dieron bola. Y tenía gasolina para aportar. Lo demostró bajando a ayudar en defensa. Primero a Lucas Vázquez y luego a Nacho que reemplazó al gallego.

Si el día del empate en casa frente al Osasuna rompimos la racha de victorias como visitante de los navarros, anoche acabamos con la imbatibilidad de los bilbaínos fuera de casa. Y consolidamos el liderato tras disputarse este partido aplazado, correspondiente a la novena jornada. Es nuestra séptima victoria consecutiva.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El efecto Xavi: segunda goleada del Real Madrid

Marca

El llamado efecto Xavi ha tenido un impacto tremendo en el Real Madrid: son dos goleadas consecutivas, mientras los culés solo han marcado un gol en dos partidos y de penalti regalado.

Se confirmó la vuelta de Militao al centro de la zaga y Ancelotti apostó por Rodrygo en vez de Marco Asensio. Estos fueron los dos cambios respecto al once titular que deslumbró en Granada. Y en mi cabeza rondaba la incógnita de cómo afectaría a Benzema su condena. Otra preocupación era que una tarjeta a Casemiro le impediría jugar frente al Inter. Justo ahora que parece haber recuperado su tono.

Sacó el Madrid de centro y a los tres minutos Mendy vio la amarilla.

Modric y Rodrygo salieron muy activados. Protagonizaron la mejor jugada blanca en el min. ocho. El pase de la muerte del brasileño no llegó a Benzema. Minuto y medio después Benzema anotaba en fuera de juego, recogiendo un rechace del portero a disparo de Kroos. Se anuló.

Los dos equipos buscaban la victoria. El primer cuarto de hora fue trepidante. De área a área.

El buen remate de Rodrygo en el 17 se encontró a Athanasiadis.

Mediada la primera parte el Madrid se fue haciendo con el control, porque el Sheriff decidió jugar descaradamente a la contra. Cedieron la posesión.

Rodrygo era un torbellino mientras Vinicius estaba apagado. No es que estuviese mal, simplemente no encaraba. Buscaba combinar.

En el 28 una falta sobre Casemiro (sancionada con amarilla para Fernando Costanza) fue lanzada por Alaba desde la frontal. 0-1 con la ayuda de un defensor de la barrera que desvió ligeramente la pelota. Literalmente metió la pata. Estaba a punto de cumplirse la media hora de juego.

El gol no varió el plan de los locales y el Madrid siguió dominando.

Los primeros regates de Vini llegaron en el 34.

Una internada de Mendy culminó con un centro que voleó Carvajal en el 40. De banda a banda, de lateral a lateral.

En el minuto de descuento Rodrygo hizo de las suyas, combinó con Vini que se había descolgado por la derecha, y se la puso a Kroos. El alemán con el interior desde la frontal la cuela por la escuadra. Da en la parte inferior del larguero, bota dentro y sale fuera. ¡Golazo! 0-2 y al vestuario.

La segunda parte arrancó sin cambios. Sacó el Sheriff y les vimos una posesión larga, un minuto. El minuto que tardamos en quitarles la pelota.

Si en los primeros 45 su presión alta no nos dio problemas, al contrario porque superada la primera línea nuestros medios encontraban campo abierto, en estos segundos estaban más organizados. Escalonaron la presión alta y ahora sí lograban dificultar nuestra salida de balón.

El condenado por la justicia francesa anotó el 0-3 desde la corona del área. Era el primer remate de Benzema. Minuto 55. Su quinto gol en esta Champions (más los 10 de Liga).

Marcelo entró por Mendy a la hora de juego. Ellos habían hecho tres de golpe tras el tercer gol.

Alaba nos dio el susto en el 62. Pidió parar el juego y se sentó sobre el césped. Le sustituyó Nacho. Fue un doble cambio porque también entró Lucas Vázquez (por Carvajal).

Courtois hizo su parada de cada partido en el 67. A continuación un remate del Sheriff fue al poste. El público se vino arriba con estas dos acciones consecutivas. Y transmitieron su entusiasmo a los suyos. El Madrid, serio y solvente, capeó el temporal con serenidad. Y todo quedó en unos nubarrones.

Mi deseado Antonio Blanco y Marco Asensio entraron en el 83 por Casemiro y Rodrygo. El canterano debutaba en esta Champions.

Asensio tuvo el 0-4 en el 87 en un remate a bocajarro. Minuto y medio después el meta local le negó de nuevo el gol.

Se añadieron tres minutos. Lo único destacable los cánticos de la hinchada local. El contundente 0-3 clasifica matemáticamente al Real Madrid para octavos. El primer equipo español en lograrlo. El liderato del grupo se decidirá en el Bernabéu en el último partido frente al Inter. Ganando o empatando seremos primeros.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid volvió a ganar en Granada (1-4)

Me recordaba Miguel Ríos hace unos meses que nuestro Miguel Muñoz entrenó al Granada una temporada, tras su salida del Real Madrid (bajaron a Segunda). Hoy volvía el Madrid a Granada, su ciudad natal. Imagino a nuestro pionero con el corazón dividido.

Ancelotti solo introdujo dos cambios tras el parón FIFA: Nacho por Militao y confirmó a Marco Asensio en banda derecha. Precisamente a los dos minutos el balear creó la primera ocasión del partido. Quizás su centro a Benzema fuese demasiado fuerte…

A los cinco minutos la primera contra local fue cortada por Alaba. Desvió a córner un pase envenenado.

En los primeros 10 minutos el dominio madridista era claro. Modric era el jefe del partido, tanto en la media como liderando la presión alta. Su despliegue físico era impresionante. Alaba adelantaba ligeramente su posición y se convertía en el guardaespaldas, junto a Casemiro, de Kroos y Modric.

El primer remate entre los tres palos fue de Vinicius al filo del minuto 12. Desde la frontal.

El recurso del Granada eran balones largos al otro Luis Suárez de nuestra Liga. Pero invariablemente se topaban con Alaba.

Una diagonal de Kroos a la banda derecha, desde el círculo central, habilitaba a Marco Asensio. Superaba en carrera al lateral, entrando en el área por su vértice y batía a Maximiano en su salida. Con suspense porque la pelota le dio al portero y frenaba su camino hacia la red. 0-1 en el 18. Seis minutos después Kroos sacaba desde la izquierda un córner en corto sobre Modric, en el vértice del área. El croata se la devuelve al alemán quien avanza en paralelo a la línea de fondo y se la pone a Nacho que entraba por el vértice del área chica. Empalma y logra el 0-2. Las dos novedades del mister, Nacho y Asensio, habían respondido con sendos goles.

A medida que transcurrían los minutos, y con el marcador a favor, el dominio del Madrid era cada vez más infructuoso. Mucho tocar, jugando con el reloj y la posesión, pero sin profundidad. La que nos habían ofrecido Vini y Asensio desde las bandas. Era un equipo muy solvente, dominando otra faceta del juego. El Granada por su parte recurrió a lo que mejor hace, el balón parado. Saques de esquina (5), de falta o de banda.

A la media hora una contra iniciada con un toque genial de Asensio, por el centro, es sacada sobre la misma línea de gol por Soro. El remate fue del propio Asensio a pase de Vinicius.

El encuentro dio un vuelco inesperado en el 33: Suárez hacía el 1-2 en el 33. Vinicius perdió un balón en nuestra línea media. Se hicieron con el esférico y buscaron a su delantero. Suárez disparaba poco antes de pisar la media luna. Tuvo la suerte que la pelota dio en la espalda de Nacho desviando su trayectoria y dejando vendido a nuestro meta. Era el primer remate local entre los tres palos.

Teníamos otro partido. El Madrid volvió a la versión con la que arrancó el partido. Y el Granada estaba crecido por el gol logrado. Courtois se lució en el 39. Maximiano hizo lo propio en el 43 a disparo de Benzema.

1-2 al descanso, en una muy buena primera parte.

Robert Moreno efectuó un cambio (Montoro por Puertas) y Ancelotti no.

El Madrid salió igual que en la primera mitad. Abriendo el juego por las bandas, sobre todo buscando a Vinicius (protagonista de tres internadas), con mayor presencia de Carvajal (un remate y una subida) y una oportunidad para Kroos. Todo esto en los primeros seis minutos. Mendy se fue en el 53 y ya dentro del área falló en el remate. Al Granada en este inicio le costaba pasar de la divisoria de ambos campos. Y cuando lo hizo el Madrid les mató con el 1-3. Benzema recibe de Casemiro. Corre desde el centro del campo hasta el área granadina. Cruza al otro lado, entre los dos únicos defensas, por donde entraba Modric. El croata vio a Vini llegando por el centro y se la regala. Vinicius solo tiene que empujarla a la red. ¡Golazo!

En la jugada del gol se lesionó Víctor Díaz. Cambio local obligado al que se sumó uno más.

A la hora de juego Suárez dio otra muestra de su calidad. Nos metió el susto en el cuerpo. El problema del Granada eran Kroos y Modric, con el apoyo de Casemiro y Alaba.

En el 66 Vinicius se va en carrera, iniciada con un sombrero desde el lateral de nuestra área, hasta el área contraria, prácticamente a la línea de fondo. Monchu, que ya había dado muestras anteriormente de su agresividad en la primera parte y con un codazo en el cuello a Vini en la segunda, va a por el brasileño desatendiendo la lucha por el balón. Roja sin discusión. Las protestas de Robert Moreno también le valieron la expulsión. Ya tiene excusa…

Vini la tuvo en el 70 desde las inmediaciones del punto de penalti. Ancelotti le cambió un minuto después por Rodrygo. Entendió que iban a por el y no querría arriesgar, ante la cantidad de partidos que se avecinan. Además tendría en cuenta sus partidos con Brasil durante el parón. Rodrygo al poco de salir le regaló de tacón un gol a Benzema. El remate del francés lo desvió un defensa.

Casemiro en el 75 filtra un pase a Mendy. El lateral no falló esta vez dentro del área e hizo el 1-4.

Ancelotti realizó un triple cambio al filo del minuto 80: Camavinga, Isco y Jovic. Salían Modric, Kroos y Benzema. En la primera intervención de Isco le sacaron tarjeta. Dos minutos después debutaba en esta Liga Vallejo (frente al equipo en el que estuvo cedido). Se retiraba Alaba. El mister había sustituido a cinco jugadores que son la columna vertebral del equipo (el jefe de la defensa, los dos medios que marcan diferencias y la pareja de delanteros más efectiva de nuestro campeonato).

A Rodrygo le hicieron penalti en el 85, tras un excelente recorte. La jugada se anuló porque el pase de rosca de Carvajal al brasileño parece que había salido fuera.

En el 88 y medio Jorge Molina de cabeza pudo marcar. Courtois despejó a córner.

El partido murió con el Granada sacando de esquina.

Entre las muchas notas positivas del partido mencionar una que no he destacado en esta crónica: la recuperación de Casemiro. A la mejora experimentada en el aspecto defensivo, mostrada en los dos últimos partidos, se une su presencia en la creación y ataque. Ahí está su pase de gol a Mendy, el inicio de la jugada del gol de Vini, su búsqueda de remates (incluyendo uno desde el centro del campo).

La imagen del equipo invita a la esperanza, sobre todo ante la avalancha de partidos que se avecinan en las próximas tres semanas.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema marca el gol 1.000 y el 1.001 del Real Madrid en Europa

Jesús Álvarez Orihuela AS

El 2-1 del Real Madrid al Shakhtar tuvo varios protagonistas. El primero, el que pasará a los anales del club en la Copa de Europa/ Champions, es Benzema: marcó el 1-0 que era el gol mil del club en la máxima competición europea y también hizo el 1.001, el de la victoria. El otro protagonista blanco fue Vinicius. El poco peligro madridista llegó de sus jugadas. Intervino en los dos goles de Benzema. Cuando Vini se apagaba el juego blanco se resentía. En la primera mitad tuvo dos jugadas de pícaro, que dejaron muy claro su excelente estado. En la primera le robó la cartera a un defensa, al poco de arrancar el encuentro. Y propició la primera ocasión. En el 13, cuando todo parecía indicar que los centrales ucranios saldrían de su área controlando el balón, se lanzó como ave de rapiña sobre Marlon, que tenía el balón. Se lo quitó en el área chica y se lo cedió a Benzema, con el meta rival atónito. El francés marcó a puerta3 vacía. El 2-1 fue otra combinación entre Vinicius y Benzema, en una jugada en la que la diagonal inicial de Vini, de «ocho», a Casemiro y la devolución de tacón de Case al extremo fueron fundamentales (min. 60).

Los otros dos protagonistas fueron dos jugadores del Shakhtar: el extremo izquierdo de 20 años, Mudryk, y el punta Fernando, autor del empate a uno de volea tras un pase de pecho de Alan Patrick (min. 38).

Mudryk fue una pesadilla para Carvajal. El lateral, a pesar de la ayuda de Lucas Vázquez (titular ayer como yo pensaba y en contra de lo que leí y escuché en prensa y TV, que dudaban entre Hazard y Marco Asensio), sufrió de lo lindo y fue sustituido por Nacho en el 65. Para mí, Mudryk fue el mejor del partido, por su regularidad en los 70 minutos que estuvo en el campo. Tanto por la banda izquierda como cuando desde la mediapunta buscó una posición más centrada. El Bernabéu le despidió con aplausos (entre los que me incluí). Fernando fue el otro dolor de muelas que sufrimos. Su número, 99, llamaba la atención. Y sus desmarques también. Estos dos jugadores y los cinco que entraron de refresco crearon más oportunidades que el Madrid. Porque las nuestras solo fueron las carreras de Vinicius. Dependemos demasiado de este jugador (sin olvidar a Benzema y los destellos de Modric y Kroos). Ya en el descanso mi hermano comentaba que ellos habían generado más ocasiones. Aparte del gol solo contabilizamos dos de Modric, la primera con 0-0 y la segunda con 1-0. Y nos acordamos del susto que nos dieron con un remate al poste con 0-0 y que terminó en una contra vertiginosa de Vini de área a área. Esta impresión del descanso se confirmó en la segunda mitad. Y Courtois salvó el empate en los minutos finales, al igual que salvó el 1-2 antes del descanso.

No fue un buen partido del Madrid, salvo las apariciones de Vinicius y los goles de Benzema. Tan flojo fue que se silbó al equipo, Primero tenuemente, luego más intensamente tras el gol visitante, el del empate, y durante la retirada al vestuario para el descanso. Se repitieron las muestras de desaprobación en un par de ocasiones durante la segunda mitad.

Era importante ganar, conseguir los tres puntos. Pero también es importante la forma en la que se consiguen los objetivos. Me empieza a preocupar seriamente la acusada tendencia a dormirnos en casi todos los encuentros. Lo cual implica ceder la iniciativa del juego al rival. Asumo que estos errores de concentración se irán corrigiendo.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol