Archivo de la etiqueta: CDI

Country Music en Movistar

Mientras buscaba en Movistar dónde ver el documental sobre Mario Pacheco y Nuevos Medios, “Revelando a Mario” (muy recomendable: es esplendido), encontré el canal Docs & Roll. Es de suscripción pero lo han liberado para hacernos más leve el confinamiento. Y como estamos viviendo una edad de oro del documental musical descubrí varios muy interesantes, uno sobre John Lennon, el imprescindible “Amazing Grace” dedicado a Aretha Franklin, además del de Mario y el de “Country Music“.

Country Music” es una serie documental dividida en ocho episodios. Llevo vistos tres y me tiene impresionado. Dirigida por el prestigioso Ken Burns, con guión de Dayton Duncan, nos acerca visualmente al género musical, a su origen, desarrollo y evolución. Al Estados Unidos de las distintas etapas (depresión, guerras: II Guerra Mundial, Corea, Vietnam, etc.), artistas, lugares (Bristol, Nashville, etc.) y estilos (hillbilly,  western swing, bluegrass, honky tonk, rockabilly, etc.). Se adereza con entrevistas a los principales protagonistas vivos (el rodaje duró cuatro años y algunos de los participantes fallecieron antes del estreno en PBS, la cadena pública de EEUU).

Burns es una garantia. Conozco dos de sus trabajos (“The Civil War” y “Vietnam War“) y repasando su biografía he visto que tiene dos, “Mark Twain” y “Jazz“, que me lanzo a buscar inmediatamente.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Recomendaciones

Mini martes

Michigan

Ayer se celebró en EEUU el Mini martes (o Súper martes 2) del proceso de primarias del Partido Demócrata. Votaban en seis estados. Michigan era el más importante con sus 120 delegados. Washington State con 89 y Missouri con 68 eran también buenas plazas. Los otros tres repartían 14, 20 y 36 (North Dakota, Idaho y Mississippi respectivamente). En total estaban en juego 347 delegados.

Lo más sorprendente ocurrió al filo de la medianoche (hora española): la administración del Estado de Michigan anunció que probablemente no se conocerían los resultados hasta bien entrado el miércoles. Una vez más quedaba demostrada la eficacia de nuestros procesos electorales y las carencias del país líder en tecnología punta. Incomprensible.

Una jornada que podría disparar a Joe Biden hacía la nominación o afianzar la posición de Bernie Sanders. Biden encabezaba la carrera de los delegados (tras su gran noche del Súper martes, impulsado por su triunfo previo en Carolina del Sur). Y también algo que podría ser decisivo entre los votantes del Partido Demócrata: los candidatos que han abandonado las primarias han manifestado su apoyo a Biden. Todos menos Elizabeth Warren. Ella supone la gran incógnita. Llegados a este punto conviene recordar tres puntos:

  1. Sanders no es miembro del partido. Se presenta a las primarias como independiente. Factor que puede ser decisivo de cara a los superdelegados en la convención del partido.
  2. Por muchas importancia que Warren se de, su peso e influencia no es tan relevante. Se ha demostrado en las urnas de estas primarias.
  3. A Warren le pesa su pasado como militante del Partido Republicano. Y su personalidad de profesora regañona. Dos patinazos en estas primarias la descabalgaron y dejaron sin opciones: no tener un plan economico para su proyecto sanitario (fue patético ver como en el primer debate intentaba escabullirse de las preguntas de sus rivales) y su enfrentamiento público con Sanders al terminar un debate (se acercó a su posición y le regañó; esto acabó reforzando a Sanders).

Sobre la una de la madrugada CNN proyectaba el triunfo de Biden en Mississippi. Quedaba por saber el reparto de los 36 delegados del estado. Dada la configuración etnica de los votantes (64% afroamericanos) podemos suponer que se llevará una gran parte de los 36. Confirmando que al voto negro no le gusta Sanders. Y si no afianza el voto joven –perdió muchos el Súper martes– sus posibilidades se estrechan.

El New York Times confirmaba el triunfo de Biden en Mississippi y añadía Missouri (68 delegados). Washington Post decía lo mismo que el NYT. Me sorprendió el silencio de CNN respecto a Missouri. Hasta la 01:38 no dieron a Biden ganador en Missouri. Un triunfo claro y significativo: Sanders perdió Missouri en 2016 por los pelos contra Hilary Clinton y en 2020 se ha desplomado frente a Biden. A esta hora ya se conocían los primeros resultados de Michigan (la foto del encabezado): con un 21% escrutado Biden iba ganando por 28.990 votos.

Seguía sin entender el aviso del gobierno de Michigan sobre la demora en dar los resultados finales. Ya teníamos el 21%. Y minutos después conocíamos los datos al 31% y Biden aumentaba su ventaja. Y a las dos estábamos en el 44%. Biden mantenía posiciones. Otra curiosidad: a esas dos de la madrugada española cerraban los colegios electorales de Michigan. Es decir, teníamos casi la mitad de los resultados con la votación aún en marcha. Y nos habían avisado que los resultados definitivos no se conocerían hasta bien entrado el miércoles (en su uso horario). Alguna explicación tiene que haber. A mi se me escapa.

Al 53% la diferencia entre Biden y Sanders aumentaba. Y a las 02:10 CNN proyectaba a Biden como ganador de Michigan, el premio gordo de la noche. En un estado en que Sanders le había ganado a Clinton en 2016. En el siguiente cuadro del NYT vemos los datos conocidos hasta las 02:15. Ojo que el recuento de delegados del 10 de marzo es parcial, solo han repartido 55 de los 347 en disputa.

NYT

 

Si la tendencia de Michigan se mantiene y acaba ganando Biden, según el pronóstico, podríamos decir que el Mini martes fue The Night They Drove Old Bernie Down.

 

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Política

Súper martes en las primarias del Partido Demócrata

Map_SuperTuesdayStates_v01_sd_hpEmbed_16x9_992

Ayer se celebró el llamado Súper martes –Super Tuesday– en la primarias del Partido Demócrata. Se votaba en 14 estados y se elegían a un tercio de los delegados (1.357) que nominaran al candidato a la presidencia de EEUU en la convención del partido. Entre los 14 estaba California, el premio gordo. Sus 415 delegados le convierte en el estado que más aporta. Texas con 228 era otro bocado apetitoso (el segundo mayor de la noche). Para sumar delegados es necesario obtener al menos el 15% de los votos.

La novedad fue la aparición de Bloomberg por primera vez en la carrera electoral. Se ha convertido en el tercero en discordia en lo que parece que va a ser un mano a mano entre Biden y Sanders. ¿Le va a merecer la pena seguir gastando millones sin opciones claras? Parece que su baza es llegar vivo a la convención y que está sea abierta (sin que ningún candidato haya conseguido los 1.991 delegados necesarios para asegurar la nominación).

La lista de candidatos presidenciales se redujo a cinco para este Súper martes y probablemente a partir de hoy se vea reducida a tres o cuatro.

Independientemente de los estados en los que hayan ganado (ahora mismo más Biden que Sanders) lo que cuenta es la suma de delegados. Tras la victoria en Carolina del Sur de quien fuera vicepresidente con Obama (se la jugó para lograr el voto afroamericano y le salió muy bien logrando casi el 50% de los votos) su diferencia respecto a Sanders se redujo drásticamente. A la hora de escribir estas lineas (03:43) Biden lideraba la carrera de delegados con 135 mientras Sanders sumaba 94. Unas observaciones: Texas llevaba escrutado tan solo el 30% (con Sanders en cabeza y Biden pisándole los talones porque va ganando en Houston y Dallas) mientras que en California se seguía votando. Por la diferencia horaria (nueve horas respecto a España) tardaremos bastante en saber los resultados definitivos de California. Actualizaré los datos a media mañana (aquí o en los comentarios).

ACTUALIZACIONES:

  • A las 08:16 con el 91% escrutado en Texas va ganando Biden con una diferencia de 71.000 votos sobre Sanders. En cuanto a delegados de momento ya on fijos 40 de los 228 y se reparten 20 cada uno. Bloomberg con el 15,3% de los votos también aspira a arañar alguno. En California siguen con el recuento (48% escrutado). Las encuestas daban y dan a Sanders como favorito. Lo que se conoce es que Sanders lleva una ventaja de 188 mil votos sobre Biden (29,8% del voto frente al 20,6%).  Traducido a delegados de momento hay confirmados 48 y 27 para Sanders y Biden respectivamente. Bloomberg está al 17%. Hasta esta hora la suma de delegados es 311 para Biden y 245 para Sanders. Bloomberg solo lleva 9 mientras Warren cuenta con 18. Pero queda California.
  • CNN y The New York Times dan como vencedor a Biden en Texas con el 93% escrutado.
  • De momento parece que el Sanders de 2020 está por debajo del Sanders de 2016. La razón principal puede ser la fragmentación del voto. En 2016 solo hubo dos contrincantes mientras que en 2020 ha habido bastantes más.
  • A las 08:50 la carrera por los delegados va así: 316 (311) para Biden y 250 (245) para Sanders. Entre parentesis como estaban a las 08:16.
  • A las 12:45 ya está confirmada la victoria en Texas de Biden con el 97% escrutado (33,4% de los votos). Logra 42 delegados. Sanders 38 y Bloomberg y Warren uno cada uno. Es el noveno de los 14 estados que ha ganado. En California van por el 80% escrutado y lidera Sanders. Con el 33% de los votos se asegura 74 delegados. Biden 46 con el 24,1%. El 20% que queda por contar puede aumentar o disminuir la diferencia. Bloomberg está al 14,8% y precisa el 15% para raspar un delegado.
  • En estos momentos el reparto de delegados es el siguiente: 383 Biden y 318 Sanders.
  • Ha sido indudablemente una gran noche para Biden. Se confirma que Warren no termina de arrancar. Sus 35 delegados la alejan totalmente de la nominación. Debería replantearse abandonar la carrera. Su continuidad solo sirve para perjudicar a Sanders, al dividir el voto progresista. El fracaso de Bloomberg es notorio. En su primera aparición en las primarias apenas ha cosechado 12 delegados, que podrían ser 13 si logra uno en California.

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Política

Alejandro Sanz y Rosalía nominados a los Grammy (los pata negra)

Grammy

Alejandro Sanz y Rosalía han sido nominados para tres Premios Grammy (los pata negra). Esta 62ª edición de los Grammy tendrá lugar el 26 de enero de 2020 en el Staples Center de Los Angeles. Alicia Keys repetirá como anfitriona de la gala de entrega. La lista completa de aspirantes la pueden ver aquí.

Alejandro Sanz está nominado a Mejor álbum de pop latino por “#ELDISCO“. Compite con “Vida” de Luis Fonsi, “11:11” de Maluma, “Montaner” de Ricardo Montaner y “Fantasía” de Sebastian Yatra. Es difícil pronosticar y el factor nacional de quienes votan puede decidir el Grammy en un sentido u otro. Consideraciones aparte, creo que Alejandro Sanz cuenta con bastantes probabilidades de ganar.

Rosalía está nominada a dos: Mejor nueva artista y Mejor disco latino de rock, urbano o alternativo por el “El mal querer“. Sorprende que nominen a un álbum de 2018.

A Rosalía la ha favorecido la ampliación en la categoría de Mejor nuevo artista a ocho candidaturas (en vez de las cinco habituales). La nominación está muy bien, ganarlo ya es otra cosa. Compite con revelaciones de la industria estadounidense, avaladas por ventas, como Lizzo (8), Billie Eilish (6) y Lil Nas X (6). Estos tres son los más nominados (entre paréntesis tenían el n.º de categorías a las que optan). Veo más factible que Rosalía triunfe con el Grammy a Mejor disco latino de rock, urbano o alternativo. Rivaliza con “X 100pre” de Bad Bunny, “Oasis” de Bad Bunny y J Balvin, “Indestructible” de Flor de Toloache y “Almadura” de iLe. En cualquier caso los designios de quienes votan son inescrutables. Lo importante es haber logrado estas dos nominaciones.

En referencia a Rosalía no sé si ya se percibe un cierto cansancio en nuestros medios. Estas dos nominaciones a los Grammy son realmente importantes. De mucho más valor que, por ejemplo, haber ganado unos Grammy Latinos. A estos se les ha dado una bola tremenda. Como a los premios de MTV, que no representan nada. Por otra parte, hace unas semanas fue portada del dominical del New York Times. ¡Un pelotazo! Pasó desapercibido. Una vez más el criterio mediático respecto a Rosalía dejó mucho que desear. Dan relevancia a asuntos que no son para tanto y no se vuelcan cuando llega lo que realmente cuenta (como ese suplemento del NYT).

P.D.: Rolling Stone denuncia que se está arrinconando a la música latina en los Grammy 2020. Y destacan que Rosalía es la única artista cantando en español que figura en una categoría general (Mejor artista nuevo), mientras que el resto de artistas de habla hispana compiten en categorías latinas. Esto representa un retroceso respecto a ediciones anteriores (claro que “Despacito” tuvo mucho que ver en la relevancia del pasado). ¿Y sus fans en las redes? Por lo que he visto no ha sido trending topic

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, Música, Medios

El libro de memorias de Woody Allen

El País

Ayer varios medios españoles destacaban sorprendidos que ninguna editorial estadounidense se hubiese interesado por el libro de memorias de Woody Allen. Como única razón citaban los problemas suscitados a raíz de sus comentarios sobre el movimiento del #MeToo. Esas declaraciones tenían su origen en las denuncias (no sustentadas y de las que fue exonerado) de Mia Farrow. En otras palabras: en Estados Unidos es un apestado. Pero nadie mencionaba un factor igual de decisivo: el escaso atractivo comercial de Woody Allen en EEUU.

Su caso, salvando las distancias, es parecido al de Leonard Cohen. Su gancho comercial estaba fuera de Estados Unidos. Con Cohen, canadiense, me tocó vivir una situación similar: firmado por la compañía estadounidense le dieron la carta de libertad (entonces no existía el #MeToo ni Cohen fue objeto de ninguna campaña pública en su contra). Esta decisión afectaba a países donde tenía predicamento y sus discos se vendían bien. En la división internacional nos movimos rápido y le firmamos para todo el mundo excepto EEUU y su Canadá natal. El álbum en cuestión era “Various Positions” (donde se encontraban lo que ya son dos clásicos de su repertorio: “Dance Me To The End Of Love” y “Hallelujah“). El impacto internacional del disco finalmente provocó su edición en EEUU y Canadá. ¿Será esta una pista valida para Allen?

Las recaudaciones de las películas de Woody Allen han sido por lo general superiores fuera de EEUU, especialmente en Europa. En algunos países europeos, como el nuestro y Francia, está considerado como un genio. No sucede lo mismo en su país de origen. En Italia, Holanda y los países escandinavos también goza de gran predicamento. En Gran Bretaña varía de película de película. Pero, en proporción, también podríamos decir que tiene más gancho que en Estados Unidos.

Incluyo tres pantallazos de las recaudaciones de sus tres mejores películas de esta década: “Midnight In Paris” (2011), “Blue Jasmine” (2013) y “Cafe Society” (2016).

Cafe Society copiaBlue Jasmine copiaMidnight in Paris copia

Estas capturas de IMBD no solo confirman lo expresado aquí, además hay que resaltar dos hechos: uno importante y otro anecdótico:

  1. Cuando mencionan “limited release” se refieren a que fueron estrenadas en pocos cines. En la Web Box Office Mojo se encuentra el detalle: “Cafe Society” 5 salas; “Blue Jasmine” 6 salas y “Midnight In Paris” 6 salas. Una confirmación más de lo apuntado.
  2. El dato anecdótico es el del estreno de “Midnight In Paris” : se produjo en España una semana antes que en EEUU. Y la recaudación española del primer fin de semana superó en un 75% a la estadounidense.

Visto lo visto lo lógico hubiese sido buscar una editorial fuera de Estados Unidos. A no ser que la estrategia sea publicitar el rechazo, en el país de origen, para despertar el interés en Europa. Con los pardillos que trabajan hoy en día en los medios no me extrañaría lo más mínimo…

Deja un comentario

Archivado bajo Cine, Cultura, General, Libros

Nadler vs. Trump: una vieja rivalidad

Montaje Sarah Rogers:The Daily Beast : Fotos Getty:Reuters

Anyone who would loan Donald Trump money is taking a risk.” (Jerry Nadler)

Esta frase de Nadler de mediados de los 90 (“Cualquiera que le preste dinero a Donald Trump asume un riesgo) fue actualizada tras el triunfo de Trump: “fue elegido legalmente pero no es legitimo”. Son tan solo dos ejemplos de una vieja rivalidad.

Jerry Nadler, democrata, siempre se ha enfrentado a su conciudadano Donald Trump. Incluso cuando el actual presidente contribuía a las campañas de su partido y estaba afiliado al mismo. Representan a dos de los varios Nueva York: Nadler nacido en el seno de una modesta familia judía de Brooklyn y Trump hijo de un arribista (casero de infraviviendas) de Queens.

Actualmente uno preside el Comité de Justicia de la Cámara de Representantes (Nadler) y el otro es Jefe de Estado (Trump). El House Judiciary Committee, entre otras funciones, es el órgano que aprueba los procesos de destitución presidenciales (el famoso impeachment y del que solo habido tres precedentes, con resultados dispares: Andrew Johnson, Richard Nixon y Bill Clinton). Si el proceso de acusación prosigue su curso, el siguiente paso del recorrido se da en el Senado. En estos momentos el Partido Demócrata tiene mayoría en la Cámara de Representantes pero no en el Senado. Y se da la circunstancia que Nadler, uno de los pocos políticos electos opuestos a la guerra de Irak, fue contrario, como miembro entonces del Comité de Justicia, al impeachmente de Bush y Cheney. Alegó que era un moción perdedora dada la posición minoritaria de su partido. Algo parecido sucede hoy en día: muchos demócratas, a pesar de su mayoría en la Cámara de Representantes, consideran que su debilidad en la Cámara Alta les llevará a una derrota segura. Y sería un precio a pagar demasiado alto. Aparte de distraerles de lo que debe ser su principal objetivo: las primarias y encontrar una candidatura potente para hacer frente a Trump.

Nadler ha sido Representante desde 1992, siempre por Nueva York. De tres distritos: 17º (1992-1993), (1993-2013) y 10º (desde 2013). Las distintas remodelaciones del censo no han impedido que haya triunfado en los 12 procesos electorales que ha afrontado (y nunca bajando del 75% de los votos). Trump tomó posesión de la presidencia del país el 20 de enero de 2017. Es su primer cargo público. Perdió el voto popular pero ganó el que cuenta: el de los colegios electorales.

La rivalidad Nadler/Trump se remonta a los 80. Nadler era parlamentario del estado de Nueva York y Trump solicitó autorización para construir un complejo de ocho rascacielos en su distrito del oeste de Manhattan (con 5.700 apartamentos además de oficinas y estudios de TV y cine). Una de las torres iba a ser el edificio más alto del planeta con 150 pisos de altura. Sería una ciudad dentro de una ciudad (Trump la iba a llamar Televisión City). Nader tenía otros planes y se opuso: pretendía construir viviendas asequibles en la zona (Upper West Side), que estaba viviendo la gentrificación a la que Nadler quería poner freno. El alcalde, Ed Koch, tampoco era favorable al megaproyecto. Ante las dificultades, tanto de la ciudad como del estado, Trump fue rebajando sus expectativas. Redujo la altura del principal rascacielos así como el número de apartamentos (de 5.700 pasaron a ser 4.000). A cambio modificó el nombre: de Television City pasó a denominarse Trump City (finalmente se quedó en Riverside South). El senador republicano John McCain apoyó a Nadler y a los sucesivos alcaldes de la ciudad. Este es también el origen de la enemistad de Trump hacia McCain, héroe de guerra a quien Trump (quien huyó de sus obligaciones militares) insultó e infravaloró sus méritos militares. Todas las negativas a Trump estaban asociadas a los beneficios fiscales y desgravaciones que el constructor pretendía y las autoridades le negaban.

Hoy en día sabemos que Nadler ha pedido la comparecencia de Mueller, autor del Informe Mueller, ante el Comité de Justicia. Su notoria ausencia en la rueda de prensa de presentación del informe que dio su jefe, el ministro de Justicia William Barr, fue muy comentada. También desde hace casi un mes Nadler ha requerido la presencia de otros protagonistas: al menos ha mandado 80 cartas pidiendo la comparecencia ante el Comité. Además de solicitar la publicación total del Informe Mueller. Al menos para los miembros del Comité, porque a nivel público podría ser complicado al haber asuntos pendientes de vistas judiciales y pertenecientes a secretos de varios sumarios.

Se avecinan tiempos que harán las delicias de los propietarios de los medios de comunicación.

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Política