Archivo de la etiqueta: Bikinis Fútbol Rock & Roll y otras películas

Algo más que los 50 años de Woodstock

Sender BFyR&R

Estos días los medios celebran profusamente el 50 aniversario del Festival de Woodstock. Como si fuese el festival de todos los festivales. El único. Lo achaco a las fechas en las que nos encontramos, con las redacciones bajo mínimos (la plaga de los becarios de los becarios). Menos mal que quedan algunas voces críticas en los medios que recuerdan el desastre organizativo que fue aquello y que no se produjo una autentica desgracia de milagro (o más bien, por la intervención de las autoridades).

Rock FM produjo el mes pasado un especial al respecto, bastante completo. Nuevamente agradezco a la emisora que contase conmigo.

El Festival de Woodstock no fue el primero en celebrarse. Y me atrevería a decir que ni siquiera fue el más importante. Sí fue el más documentado (películas, documentales, discos, etc.). Para nosotros, en Europa, los de la Isla de Wight son más relevantes. Especialmente su segunda edición, la de 1969 (50 aniversario por tanto), porque sacó de su retiro a Bob Dylan. El genio no quiso actuar en Woodstock, cerca de su domicilio, y en cambio eligió Wight para su retorno a los escenarios. La tercera edición de este festival, la de 1970, fue la que mas asistentes congregó (se habla de más de medio millón de personas, superando  a Woodstock).

Decía que Woodstock no fue el primer festival de rock al aire libre. En el libro “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” relato cuales fueron los primeros. Y conviene subrayar la relevancia del madrileño Ramón Sender en la producción del primer festival de tres días de duración (el pantallazo del encabezado refleja el texto al respecto).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música

Mi póker de artículos para Jot Down

Jot Down AV

En la imagen están los cuatro artículos que me publicaron en Jot Down. Están por orden cronológico y se ven el número de comentarios recibidos.

Distintos cambios en la Web del medio, así como otras vicisitudes empresariales, han hecho que por ejemplo los “me gusta” originales se hayan perdido. En esta entrada voy a clasificar los cuatro por la cantidad de likes que recibieron en su día. De mayor a menor. El último publicado fue el campeón (también en número de comentarios):

  1. Coca, medios, tiendas de discos y Wall Street: razones del colapso de las discográficas 1.015 likes
  2. El boom de los libros musicales 472 likes
  3. ¿Es Harvard de izquierdas? 122 likes
  4. «Si Fagner pasa el antidoping, le convoco»  51 likes

Los datos son del 10 de abril del año pasado.

En el caso del de “Coca, medios, tiendas de discos y Wall Street: razones del colapso de las discográficas” El Confidencial  lo enlazó en un excelente artículo de Marta MedinaDiscoplay, Madrid Rock, Tower Records… La muerte del disco: ¿asesinato o suicidio?. Medina recogía mi tesis sobre las cadenas y tiendas de discos (basada en la realidad). Y a raíz de un documental que se iba a estrenar sobre la cadena Tower Records, elaboraba un reportaje magnifico. Aprovecho para agradecerla que me llamase, reflejase el artículo de Jot Down y citase “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“.

Pero por encima de todo ¡ya no estaba solo! Los medios empezaron a reflejar esta realidad sobre las tiendas y el colapso discográfico.

P.D.: en su día Fernando Fuentes Panadero me recordó en Facebook la existencia de Maci Rock. Desde León llegaron a tener 80 puntos de venta por toda España.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Joan Baez en España

JB TVE

Joan Baez se ha despedido de los escenarios con una gira que finalizó con varias fechas en España. La última de las cuales fue en Madrid: el pasado 28 de julio en el incomparable marco del Teatro Real. Cuando la conocí en los 70 me contó que había vivido en España, por el trabajo de su padre en la UNESCO.

Joan Baez (Nueva York, 1941) de padre mexicano y madre escocesa, ambos de ascendencia religiosa por parte de sus padres (los abuelos de Joan: el paterno dejó el catolicismo y México para mudarse a EEUU y convertirse en un pastor metodista mientras el materno era sacerdote anglicano).

La primera vez que visitó profesionalmente España –hasta donde yo sé– fue para promocionar su excelente álbum “Diamonds & Rust“. El LP fue un éxito en su época (1975) y marcaba un giro en la carrera de Joan Baez: era el disco que incluía más composiciones propias. Conocida como interprete, sus grabaciones aportaban otro color a canciones de autores conocidos o desconocidos (que ella ayudaba a popularizar). En este sentido “Diamonds & Rust” es su composición propia más lograda. Dos años después de editarse, Judas Priest hicieron una versión en su álbum “Sin After Sin” (1977). Ritchie Blackmore también la grabó –en los 90- junto a su compañera Candice Night. En su momento se rumoreó que Baez había compuesto esta canción basada en una llamada intempestiva de su ex, Bob Dylan. Y que era una especie de ajuste de cuentas sobre la relación que habían mantenido diez años antes. Años después el rumor quedó confirmado cuando lo dejó caer en un par de entrevistas y en  su autobiografía.

Antonio San José escribió aquí,  en noviembre de 2008, sobre su entrevista a Joan Baez en Madrid. Una anécdota deliciosa. Les recomiendo su lectura (y si se animan les sugiero que también lean los comentarios al post).

Por mi parte la conocí (como entrevistador también) en ese mismo viaje promocional y guardé muy buena impresión de ella.

Este álbum, “Diamonds & Rust“, era el siguiente al “Gracias a la vida” (1974), su disco en español, en el que recogía su herencia hispana y parte de sus inquietudes políticas. La edición en España pasó desapercibida. Me contaron que hubo problemas con la censura (aún vivía el dictador). Cuando entré en Epic (CBS), como jefe de producto de A&M Records en junio de 1977, los jefes de A&M me contaron del interés que Joan Baez tenía por recuperar esta grabación. Los problemas de la distribuidora anterior (Ariola) ya deberían haber pasado a la historia por el cambio político que se estaba produciendo en España (muerte de Franco, elecciones generales, etc.). Por mi experiencia en medios y la serie Gong era consciente del potencial comercial de “Gracias a la vida“. Me pareció muy acertada la sugerencia y pedí la colaboración de la artista. Estaba en Los Ángeles en una convención de A&M donde la gente de CBS Europa éramos los protagonistas (por el contrato de distribución recién firmado). Coordinaron una llamada telefónica y la expuse mi planteamiento: insistí que para la naciente democracia española su presencia en España con este álbum podría ser un espaldarazo. Ella estaba por la labor (la sugerencia de rescatar el disco fue suya) y no puso ninguna pega. Se comprometió a hacer televisión. Con lo que eso implicaba (tanto los artistas cool norteamericanos como los concienciados no hacían teles en esos días).

Al volver a Madrid el director de Epic se entusiasmó con la idea y enseguida sugirió hacer el programa de José María IñigoEsta noche fiesta” (se realizaba en el Florida Park del parque de El Retiro). Él sabía que Iñigo, con quien mantenía excelentes relaciones, admiraba a Joan Baez. Dado el carácter comercial, o como quieran llamarlo, del programa pedí una diferenciación. Otro marco escénico. Un telón negro de fondo. Y que la actuación fuese en directo, guitarra y voz (esto fue una petición de la artista). A Baez le pareció muy oportuno este cambio de look del programa para sus dos canciones. Iñigo, entusiasmado, aceptó nuestras pretensiones. Iba a ser la primera vez que Joan Baez actuaría en TV en España.

Cuando llegó a Madrid, para hacer promoción de “Gracias a la vida” y la aparición en TVE, me encontré a una Baez espléndida, encantada y feliz. En nuestra primera conversación telefónica ya la había recordado que nos conocíamos. Esta vez pasamos más tiempos juntos. Su curiosidad por todo lo que estaba sucediendo en España era tan grande como su conocimiento del país y su cultura. Años después, en los 80, descubriría hablando con John Hammond lo importante que la Guerra Civil española había sido para la izquierda estadounidense, sobre todo la neoyorquina (parte de estas conversaciones están reflejadas en mi dos últimos libros: “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” y “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“).

Las canciones a interpretar en el programa de Iñigo las habíamos acordado en una ultima llamada telefónica, antes de llegar a España.

En nuestras charlas la legalización del PC, la vuelta de exiliados y las primeras elecciones generales, celebradas hacía unos meses, fueron los temas más comentados. Sugerí que un comentario suyo al respecto sería muy apropiado. Y un golpe de moral  para todos quienes ansiábamos la consolidación democrática (y estábamos temerosos de los ruidos de sables). Me aseguró que contase con ello. Entendió perfectamente que era una oportunidad que no podía desaprovecharse (solo había dos canales de TV entonces).

Había notado su admiración por La Pasionaria. Su alocución (dedicándola un tema) no me sorprendió tanto como a Iñigo (quien palideció a pesar de la legalización del PC y la condición de diputada de la histórica dirigente comunista). Elegir cantar “No nos moverán” era un clara declaración de intenciones (por el paralelismo con el “No pasarán”).

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Política

Bikinis, Fútbol y Rock & Roll en Argentina

Juan Provéndola

Tan solo unas líneas para agradecer a Juan Provéndola su mención a “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“, en el último párrafo de su artículo Perón y un regalo que cambió la historia del rock en España, publicado en la Web argentina Real Politik.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música

50 años de “Despierta” de Miguel Ríos

Despierta 50 Años

Acaba de lanzarse al mercado una edición especial en CD con cinco temas extra del “Despierta” de Miguel Ríos. Se supone que es por los 50 años del que fue el segundo LP del gran Miguel Ríos. Pero en realidad este aniversario seria el año que viene (el álbum se editó originalmente en 1970). 50 años son los que cumple el pelotazo mundial del “Himno a la alegría” (1969). Entre los bonus tracks de esta Edición Especial 50 Aniversario se encuentra la versión en inglés del “Himno a la alegría“: “A Song Of Joy“. Amplió el eco del éxito mundial del granadino. En mi libro “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” detallaba este éxito internacional:

A Song Of Joy

La primera semana de febrero de 1970 “Himno a la alegría” llegaba al n.º 1 de la lista de ventas española. Hacía falta un LP. Miguel Ríos conocía a Nicky Graham y su banda, The End, apadrinados por Bill Wyman de los Rolling Stones y afincados en Madrid. Eran asiduos en la programación de dos salas punteras: Picadilly y Nika’s (abierta por el cineasta Nicholas Ray). Miguel se hizo con sus servicios para la grabación de “Despierta“.

Este álbum es un gran salto en la carrera de Miguel: compone ocho de las 12 canciones del LP (solo o en compañía de Graham y los otros miembros de The End).

Escuchando el disco hoy, una vez más confirmamos el excelente estado de salud del pop rock español de la época. En sonoridad, arreglos y producción. En este aspecto hay que destacar la labor de Waldo del Ríos y Rafael Trabucchelli. Y además está su influencia en el repertorio español posterior (como sucede en el tema “América“, del mismo titulo que la que grabaría años después Nino Bravo y en la que replicaron los coros de la grabación de Ríos).

En “Despierta” encontramos los inicios del que va a ser el nuevo Miguel Ríos. Más concienciado y heredero de las tendencias hippies del momento. La canción que daba titulo al disco fue el segundo sencillo del álbum.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Reseña de “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” en Distrito Jazz

RGA CdL y FNAC

Una de las mayores satisfacciones que me está produciendo “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” es su longevidad. Me refiero a que sigue siendo motivo de reseñas y compras. Ayer la Web donostiarra Distrito Jazz publicó una excelente crítica del libro. Además de en el enlace pueden leer la reseña en las dos imágenes adjuntas al final de este post.

En enero ya hicieron lo propio con “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“. Que también vi ayer.

Me siento muy honrado por aparecer (de forma tan elogiosa además) en Distrito Jazz. Y también muy agradecido a mis nuevos amigos de San Sebastián.

El que haya peña que regalé “Bikinis,…” (es decir, hay librerías que aún reponen ejemplares) afirma la vocación de permanencia que siempre tuvo el libro, desde que empecé a escribirlo. Una cosa es la intención y otra la realidad. En este caso, afortunadamente, coinciden. La imagen que encabeza esta entrada es la compra (para un regalo) efectuada hace unas semanas por Ramon García Ada, presidente de la Asociación de Compradores Múltiples de “Bikinis,…, en Casa del Libro y en FNAC.

Distrito Jazz 260419 1Distrito Jazz 260419 2

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Medios

El truño de “45 revoluciones”

Bye

… Y luego tenemos la huida de la audiencia (un rechazo en toda regla). Como en el caso del truño de “45 revoluciones” de Antena 3, cuyo fracaso es más que evidente. En la siguiente imagen (de Wikipedia) podemos observar como el público ha ido abandonando la serie.

45 revoluciones

Pero los datos de audiencia son solo un aspecto del fiasco. También tenemos la baja calidad y la falta de rigor de los tres episodios emitidos. La serie es simplemente mala. Mala de solemnidad. ¿Se precisan tantos guionistas para construir un relato tan penoso?

La falta de rigor es asombrosa. Y esto sí que me sorprende. Porque si pretendes recrear el año 1962 y la confirmación, más que los inicios, de un nueva era musical, lo mínimo que debes hacer es reflejar adecuadamente la época. Hay licencias que te puedes permitir como la de los edificios, locales, etc. porque los originales ya no existen. Pero no puedes poner minifaldas años antes de que estas apareciesen. O enseñar la portada del segundo LP de Led Zeppelin, editado siete años después (1969). O meter canciones de ahora y no reflejar la música de entonces (por mucho que lo hayan intentado explicar no han convencido a nadie). Son demasiados detalles para enumerar. Estamos acostumbrados al rigor (y a ciertas licencias) de series como “Cuéntame“, “El ministerio del tiempo” o las de la BBC, por poner unos pocos ejemplos. Así que lo de “45 revoluciones” no es de recibo.

La actriz protagonista Guiomar Puerta (Bilbao, 1992) dio la clave sin darse cuenta en una entrevista. Decía que tuvo pocas referencias para crear su personaje porque “No encontré nada escrito, apenas unas páginas en un libro de Los Brincos” para soltar a continuación un alegato feminista, que ni venía a cuento ni tenía nada que ver con la serie (ni con la época). Se refería a la gran Maryní Callejo. ¿Tantos guionistas, ni nadie en la productora (Bambú), supieron encontrar nada sobre la Callejo? En mi “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” así como en otros libros hubiesen podido encontrar información. O haber preguntado a Patricia Godes o José Ramón Pardo. O a artistas que trabajaron con ella como Micky o Paco Pastor. O… a la propia Maryní. ¿La actriz o la productora no saben usar Google? ¡A mi me salen 1.890 resultados! No hicieron adecuadamente los deberes. Se quedaron en la superficie. Por eso la serie no funciona y la audiencia ha ido dando la espalda. No hay profundidad en los planteamientos ni en las situaciones.

¿Qué futuro puede tener “45 revoluciones” cuando ha pasado del (por los pelos) aceptable 10,1% del primer capitulo al estrepitoso 5,4% del tercero?

P.D.: el primer capítulo lo vi (grabado) a las pocas horas de su emisión; el segundo al día siguiente; el tercero anoche, donde las referencias a la Hispavox de los hermanos Vidal son obvias. Y adaptaban un conflicto autoral tomado de la historia de “La moto“, compuesta por Manolo Díaz y grabada en 1966 por Los Bravos (Columbia) y Los Pasos (Hispavox). Según José Ramón Pardo este fue el primer conflicto autoral del pop español. En “Bikinis…” escribía lo siguiente:

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios