Archivo de la etiqueta: Benzema

Mal partido: 2-0 y tres puntos

Floper culpable

Zidane volvía a sentarse en el banquillo del Real Madrid. Su reestreno fue con victoria, en un mal partido frente al Celta de Vigo.

Cuando conocí su primera alineación pensé que se equivocaba formando un centro del campo con Isco, Modric y Kroos. Me preguntaba quién iba a correr, defender y luchar aparte de Modric. Al llegar al estadio expresé mis dudas a mi compañeros de grada y mandé varios whatsapp al respecto. Desafortunadamente la primera parte me dio la razón. El Celta poco a poco se hizo con el control del medio campo (la segunda mitad fue otro cantar).

También volvían Keylor Navas, Marcelo y Bale al once titular (Odriozola fue lateral derecho y Marco Asensio estuvo en la delantera con Benzema y el galés).

En el corrillo del descanso (0-0) solicitaba la presencia de Fede Valverde, Ceballos y Mariano. Como me recordaba el cineasta César Martínez, al final del partido, Zizou realizó estos tres cambios a lo largo de la segunda mitad.

De los “resucitados” para la causa, Navas salvó el partido: con 0-0 en un alarde de reflejos despejó un cabezazo franco de Maxi Gómez, solo en el área chica. Fue la oportunidad más clara de la primera mitad. El Madrid no llegaba y apenas remataba:  en el primero Isco resbaló y la pelota rebotó en un defensa y se fue a córner; en el segundo remate Kroos desde fuera del área disparaba alto; en el tercero (el primero entre los tres palos) Bale estrellaba el balón en el larguero; y en el cuarto Sergio Ramos cabeceaba fuera.

Pero sigamos con los “resucitados”: Isco, en su línea, se entretenía con el balón en los pies y a medida que pasaba el tiempo se notaba que le pesaban las piernas. Justo cuando iba a producirse el cambio (entraría Ceballos en el 61), una fenomenal entrada de Asensio con pase filtrado a Benzema, quien hace el pase de la muerte y el malagueño empuja a la red. Era el 1-0. El Bernabéu respiró. Se había abierto la lata. Isco se retiró entre aplausos. La entrada de Ceballos aportó frescura, músculo y capacidad atacante. Robaba y se iba para adelante. El Madrid, con el marcador a favor, recuperó el dominio. Fede Valverde salió por Modric, un cambio sorprendente. Todos pensábamos que sería por Kroos. El 2-0 de Bale fue la puntilla de los gallegos.

Marcelo fue de menos a más. El Celta, como todos los equipos, atacaba por su banda. Hundidos en la clasificación, luchando por evitar el descenso y sin Aspas, su mejor jugador, no supieron aprovechar la ventaja que suponía la alineación del brasileño. Como sería la cosa que Zidane le recriminó a Marcelo, en la segunda parte, que no bajase en una contra que pifiaron (incomprensiblemente) los gallegos. Kroos durante la segunda mitad cubrió varias de sus subidas y Bale acabó de lateral izquierdo.

El galés mostró más compromiso que en ocasiones anteriores. Peleó, ayudó en defensa y estuvo incisivo en ataque. Un balón al larguero y el segundo gol (min. 76 en una buena internada de Marcelo por el callejón del 10) son sus mejores contribuciones como delantero. Sus incursiones por banda con buenos centros al área no encontraron rematador. Porque no lo tenemos. Una vez más abusamos de esos balones para nada. Cuando Mariano sustituyó a Benzema en el 80 dejamos de buscar esos pases. Incomprensible.

El VAR anuló un gol a Modric a los 10 minutos de la segunda mitad por fuera de juego de Varane (le perdió el gesto de evitar el balón) y no consideró penalti una falta a Asensio (que se produjo fuera del área, por lo que según el protocolo el VAR no entra en estas jugadas). En otra incidencia se le anuló un gol a Benzema, finalizando la primera parte, por un codazo de Bale a su defensa mientras se internaba en el área. El galés vio la amarilla.

Dejo para el final lo de las pancartas. Hubo dos: la que ven en la foto que encabeza esta entrada y una que decía “Florentino dimisión“, que apareció nada más iniciarse el partido. La seguridad privada del Florentinato las retiró. ¿Por qué? ¿Y la libertad de expresión? No recuerdo que las retirasen tan rápidamente cuando eran favorables. ¿También nos han subido los abonos un 10% para pagar una seguridad que implementa estas fascistadas?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid golea al Ajax de Pucela

Jesús Álvarez Orihuela AS

La salida del equipo local fue un vendaval. Parecían el Ajax, de Pucela. El galimatías de Solari, que descubrió o recordó la existencia del 4-4-2, con Ceballos en la posición de Lucas Vázquez daba bastantes facilidades al Valladolid. El caos madridista era total. Porque ni era un 4-4-2 ni un 4-3-3, con Ceballos deambulando sin encontrar sitio. Y nos superaban en todos los aspectos del juego. Eramos un equipo vacío, sin alma.

La mala suerte de los pucelanos fue increíble. De entrada fallaron su quinto penalti consecutivo de la temporada. La pena máxima la cometió Odriozola, en una jugada que fue una constante durante todo el partido: buscaban con balones largos las espaldas de nuestros centrales y laterales. Alcaraz la mandó donde Sergio Ramos, en aquella semifinal de Champions, frente al Bayern. Para colmo de males les anularon dos goles por fuera de juego. En el primero el VAR rectificó al árbitro y en el segundo confirmó su decisión. Finalmente el 1-0 llegó en el 28. Anuar, en una brillante y rápida jugada, marcaba. Nuevamente el sistema defensivo madridista hizo aguas.

El aluvión del Valladolid se frenó en seco con el gol del empate en el 33. Veamos el balance atacante del Real Madrid hasta ese momento:

  • El primer remate fue en el 23: Benzema desde el borde del área. Salió fuera.
  • El primero entre los tres palos fue gol. En un saque de esquina Nacho salta con el Masip, el portero local. Este falla en el despeje con el puño (golpea al aire) y el central con la nuca la da para atrás. Varane atento la empuja a la red. Ojo al dato: dos centrales.

Con Ceballos ya asentado de centrocampista, el empate en el marcador y con Modric al mando, los de Solari empezaron a salir poco a poco de la depresión. Se confirmó en la segunda mitad.

Justo cuando pensaba que este era probablemente el peor partido que le he visto a Ceballos en el Madrid, va y lanza un pase en profundidad a Odriozola. El lateral se interna como una bala y le hacen un penalti absurdo. Fruto de la ansiedad y el ímpetu de Óscar Plano. Benzema transformó en el 50. 1-2. Prácticamente esto aniquiló a los locales. Aunque siguieron buscando las espaldas de nuestros defensas. Tuvieron un par de buenas ocasiones. Y Sergi Guardiola estrelló un balón en el palo en el 76. Pero antes, en el 58, Benzema, de nuevo, terminó con las escasas posibilidades locales: un cabezazo perfecto, picando hacia abajo, supuso el 1-3. El Valladolid estaba finiquitado mas siguieron peleando.

En el 79 Casemiro vio la segunda amarilla, en una acción innecesaria e impropia de un profesional. Impidió el saque de una falta cuando ya tenía una tarjeta. Con 10 Modric redondeó su partido: anotó el 1-4 en una buena combinación con Benzema. Se internó en el área desde el vértice, como si fuese un extremo, y superó a Masip en su salida. Vinicius debería ver muchas veces este tanto.

Modric y Benzema fueron los mejores. A Odriozola y Reguilón les salvó su pundonor y ganas. Supieron sufrir. Los demás de mal a discretos. O muy irregulares como Kroos, Ceballos y Marco Asensio, que alternaron buenos momentos (pocos) con otros bastante malos.

Quedan 11 partidos de esta Liga 2018/19. Pueden ser una tortura, especialmente los del Bernabéu.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El techo no marca goles y le golean

Sergio Pérez Reuters:AS

Solari presentó anoche el que podríamos denominar como su once titular (con la salvedad de la baja por sanción de Sergio Ramos y la presencia de Nacho). Y dejó en la grada a Isco y a Mariano. Dos decisiones que a priori no me parecieron bien: Isco podría aportar la pausa necesaria en un momento dado (yo lo hubiese puesto de inicio en vez de a Kroos) y Mariano es el único nueve puro de la plantilla. Sobre este último, no entiendo porque se prescinde de él mientras el equipo se harta de bombear balones al área, buscando cabeceadores que no tenemos (salvo cuando suben los centrales en saques de esquina o faltas).

Nombres aparte el problema grave fue de dirección. ¿Por qué sale el equipo como salió? ¿Qué teníamos que remontar? Una cosa es salir enchufado y concentrado y otra muy distinta tener prisa y acelerar el juego. ¿Qué prisa había? ¿Olvidaron que la ventaja del partido de ida era nuestra? Facilitamos la labor a la contra del Ajax (y nuestra defensa no está rayando a su mejor altura: ayer Carvajal en la primera mitad fue un coladero y Nacho no es el Nacho de otros años y acabó siendo expulsado en el descuento).

Luego está el tema de las desgracias (que nunca vienen solas) o la mala fortuna (por no mencionar la sobrada de Sergio Ramos con su tarjeta amarilla de Ámsterdam, menospreciando al rival y el encuentro de vuelta). En el minuto 4 y a cuatro minutos del final estrellamos dos balones en los postes. Primero, un cabezazo de Varane al larguero y luego, Bale al poste. En medio los dos goles suyos (Ziyech a pase de Tadic en el min. 6, aprovechando un error de Kroos y su pasividad en la rectificación, y Neres en el 17). Y para colmo de males las lesiones, en la primera parte, de Lucas Vázquez (entró Bale) y Vinicius (reemplazado por Marco Asensio).

El duelo De JongModric fue apasionante en la primera mitad. Ambos rindieron a gran nivel. Tuvo su continuidad en la segunda parte. El croata salió del vestuario a tope. En los primeros minutos fue un torbellino. Y contagió a los compañeros, sobre todo a Asensio. El 1-2 parecía posible, se rondaba. Carvajal empezó a subir por su banda en esta segunda mitad. Pero el gol no llegaba. Poco antes del 60 una buena internada de Benzema por la izquierda fue el ultimo remate peligroso del campeón de Europa. Y un par de minutos después llegó el colapso: 0-3. El VAR intervino porque al inicio de la jugada pareció que el balón había salido de banda. El tanto de Tadic subió al marcador. De Jong acabó imponiendo su ley en el computo general.

Un equipo sin gol precisaba ahora meter tres para seguir adelante!!!

Era en estos momentos cuando volvía a acordarme de Mariano y del pésimo partido de Kroos (Casemiro tampoco estuvo para tirar cohetes). Sobre todo cuando Bale falló en el 67. O dos minutos después cuando tampoco se encontró rematador tras una internada de Carvajal. Dos minutos más tarde un disparo de Marco Asensio, más o menos un metro dentro del área, abrió un hilo de esperanza: 1-3. El problema es que el 1-4 llegó a continuación. Courtois se tragó una falta lateral lanzada por Schöne. Se certificaba el hundimiento. Que debería arrastrar a Florentino Pérez, máximo responsable de esta desastrosa temporada (en la que además nos han subido un 10% los abonos).

Es Florentino Pérez quien ha tomado todas las decisiones importantes y erradas. Entre ellas debilitar la plantilla del primer equipo para fichar un techo, que no marca goles y además estamos de sequía… climática, de juego, de goles y de títulos.

No es la primera vez que lo digo, ni será la última: ¡Florentino vete ya!

P.D.: Siento mucho, muchísimo, haber acertado en mi pesimismo respecto a este encuentro (lo pueden comprobar en las dos entradas anteriores a esta, las de ayer y anteayer).

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Messi paseó por su jardín y el Barça volvió a ganar

Juan Carlos Hidalgo EFE:El País

Messi se dio un paseo por su jardín y el Barça volvió a ganar. Por segunda vez esta semana. En esta ocasión en partido de Liga y por 0-1. Si el 0-3 del miércoles en Copa fue quizás excesivo el de ayer, probablemente, se quedó corto. El partido lo dominó el Barça, salvo algunas fases puntuales (como los primeros minutos del encuentro o los arreones finales, fruto de los cambios visitantes). ¿Qué cambió de un partido a otro?

De entrada, el estado de animo (un factor importante en este juego). Los culés se sentian superiores. En los tres enfrentamientos de esta temporada habían ganado dos por goleada y empatado el otro.

Otro cambio importante fue el de Valverde dando entrada a Arthur, desplazando a Sergi Roberto al lateral derecho (Semedo se quedó en el banquillo). El centrocampista brasileño fue decisivo en el dominio del medio campo y el canterano fue uno de los hombres del partido.

El peso del centro del campo culé inclinó el juego y las oportunidades a favor de los visitantes. Hubo momentos en la segunda mitad que nos bailaron. Eran rondos en los que los jugadores blancos perseguían el balón sin opción alguna de alcanzarlo. Los centrocampistas azulgranas cortocircuitaron a Modric (el único que dio la talla), provocaron errores constantes en la entrega de balón de Casemiro y Kroos nos ofreció su peor versión.

Sobre el alemán tenia mis dudas: en el partido de Copa no le pasó un balón a Vinicius. Al menos viendo el partido por la tele me dio esa impresión. En la primera mitad de ayer lo comprobé in situ. En la segunda mitad le dio los dos primeros pases al brasileño. Fue al inicio de esta segunda parte, justo antes de que fuese sustituido en el 54.

Que Solari, para dar relevo a Kroos, prefiera a Fede Valverde sobre Isco o Ceballos dice muy poco en favor del mister. ¿De verdad piensa Solari que Valverde es el jugador indicado para remontar el 0-1? Seis minutos después Marco Asensio entró por un Bale nulo (ayer titular). Tanto los dos que salieron del campo como Asensio dieron la impresión de ser exfutbolistas. Y ese es un problema grave a estas alturas de la temporada.

En el 70 Valverde, el técnico culé, equilibró las cosas: entró Arturo Vidal por Arthur. El Madrid intentó aprovechar la situación y a los cinco minutos Isco saltó al césped (por Casemiro). Un inoperante Coutinho sustituyó en el 77 a Dembélé, tan activo como en Copa pero no tan decisivo. Como el miércoles pasado Messi, cada vez que jugaba la pelota, le buscaba.

Benzema lejos del área ayudaba a sus centrocampistas, desbordados, pero no aportaba nada en ataque. ¿Para qué bombeaba el Madrid balones al área si no había nadie para rematarlos? Y si por alguna casualidad andaba por ahí Benzema, el 9, o no llegaba o se enredaba con el control.

Si Messi en la primera mitad se plantó delante de Courtois, quien achicó la portería con su salida forzando el remate del argentino (se fue fuera), en la siguiente jugada fue Rakitic quien encaró al meta belga. Superó a Sergio Ramos (nefasto ayer) y batió con una picadita a Courtois (0-1, min. 25).

El primer remate peligroso del Madrid fue de Reguilón en el 31. ¡Un lateral izquierdo! Su disparo, desde fuera del área, se fue fuera por poco. Vinicius remató fuera, ¡fuera de banda! Otros disparos merengues eran rechazados por los defensas o por Ter Stegen, sin mucho esfuerzo porque iban dirigidos hacia donde se encontraba. El Barça llevaba más peligro. Y su defensa se impuso, mientras la nuestra hacia aguas (por Ramos principalmente).

Los datos de los cuatro partidos contra el Barça son el espejo de nuestra realidad: 10 goles en contra y solo dos a favor. Ningún gol a favor en los dos encuentros del Bernabéu. Tres derrotas y un empate. Esto es el Florentinato en su versión 2018/19!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Florentino va a dejar niquelado el jardín mientras el equipo se ahoga en su piscina

Vinicius MarcaFlorentino Pérez va a dejar niquelado el jardín mientras el equipo se ahoga en su piscina. Es el precio a pagar por no fichar goleadores. Más aún cuando le has enseñado la puerta al máximo anotador de la historia del club. Y de paso nos sube descaradamente los abonos para la reforma del jardín y sus instalaciones, pero no para invertir en cracks.

Las especulaciones sobre la presencia de Bale en el once titular fueron eso: especulaciones. Sin ninguna fundamento ni base. Globos mediáticos para atraer clics, vender prensa e incrementar audiencias. Nada nuevo bajo el sol. Lanzamos el bulo y el público igual pica. Solari presentó el equipo que debía, sin Marcelo ni Bale. Parece que aprende de los errores (me refiero concretamente al último día del Girona).

Valverde por su parte reforzó la banda por donde opera Vinicius con Sergi Roberto (en el medio campo) y Semedo (en el lateral). Habíamos leído en la prensa barcelonesa sobre esto y se confirmó (al contrario que las adivinaciones madrileñas). Y revelan la importancia del extremo brasileño en este Real Madrid (de hecho fue el mejor en la ida) y pone de relieve, más aún, el garrafal error de dejarle en el banquillo frente al Girona. Por otra parte la presencia de Sergi Roberto también reforzaba la linea centrocampista culé y asumo que buscaba aprovechar la aparente debilidad defensiva de Vinicius y atacar en superioridad numérica por el flanco de Reguilón.

Con 0-0 el Madrid estaba clasificado. Así que era el Barcelona quien debía exponer. Precisaban anotar un gol.

Los blancos salieron como en la ida en el Camp Nou: presionando arriba, provocando el robo del balón. Una arrancada de Messi en el minuto siete, con pase en profundidad a Dembélé acabó en córner. A partir de ahí hubo unos minutos en los que el Barça se sacudió la presión blanca. Coincidió con los minutos en los que Modric se oscureció. Cuando el croata volvió a brillar el Madrid retomó el mando del encuentro.

Casemiro cortaba los avances blaugranas, donde tan solo las intermitentes apariciones de Messi aportaban sentido al juego culé. Siempre buscaba a Dembélé. Fue lo mejor del argentino: vio claro que el encuentro estaba a la medida de Dembélé (o de Vinicius). Por tanto leyó el partido a la perfección (aunque no brillase en su juego).

El primer disparo de ambos equipos fue en el minuto 18, de Vinicius (se fue alta).

Dos cortes de Casemiro, seguidos de dos pases en profundidad, generaron las dos ocasiones más claras: en ambas el protagonista fue Vinicius. En la primera Ter Stegen rechaza su remate; el rebote le llega a Lucas Vázquez quien con su pierna mala, la zurda, no puede ajustar el disparo. Y en la segunda, el brasileño se escora hacia la izquierda, pierde posición de remate y le pasa a Benzema, solo, quien controla regular porque el chut le queda para la pierna izquierda y le sale flojo, sin dificultades para el portero.

El 0-0 al descanso me dejó la impresión, al igual que en la ida, que le habíamos perdonado la vida al rival. No habíamos visto al mejor Barça en Barcelona ni en la primera mitad. Seguían vivos (a pesar del 0-0 que en principio les eliminaba). Y luego está la jugada polémica del penalti de Semedo sobre Vinicius. Tan discutible pitarlo como no hacerlo.

El Barça no remató en toda la primera parte. El primero fue un cabezazo de Piqué en el 4 de la segunda parte. Un minuto después llegaba el 0-1. Obra de Luis Suárez tras un jugadón de Dembélé, superando a Carvajal. El uruguayo se adelantó a un blando Sergio Ramos y anotó. El 0-2 también nació de las piernas de Dembélé, pero por la otra banda. Keylor Navas falló lamentablemente: se quedó a media salida, la pelota atravesó el área chica y entre Suárez y Varane la empujaron. En las repeticiones vimos que era autogol. El 0-3 fue de penalti: marcó Suárez a quien Casemiro había pisado y frenado al verse superado.

Este 0-3 es la confirmación de la debacle del Florentinato. La pita del sabado, otra vez contra el Barça, debería ser monumental.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Mal partido y tres puntos frente al Levante

David González ASFrente al Levante Solari recurrió a la alineación que le había funcionado. Lo que no hizo la jornada pasada frente al Girona en el Bernabéu. Se dejó de experimentos y apostó por lo seguro.

El Levante propuso un futbol sencillo y directo. Achuchar al Real Madrid, incomodarle, estar encima y a la mínima buscar balones largos y directos hacia Morales o Roger. Por nuestra banda izquierda Simon también daba guerra. El Madrid solventaba con toque y paciencia. Pero se encontraba con dos problemas básicos: un Modric intermitente (empezó bien, desapareció -coincidiendo con los mejore minutos locales- y volvió a aparecer finalizando la primera mitad) y la inoperancia de Benzema y Lucas Vázquez. En ataque solo aportaba la chispa de Vinicius. Algunas de sus internadas no llegaban a nada porque nadie había en el área.

Mediada esta primera parte el Levante metió al Madrid atrás. Todos los balones aéreos eran suyos. O bien de balones desde las bandas o base de saques de esquina. Fueron 10 minutos donde la defensa blanca (y Courtois) hizo agua. Todo comenzó cuando Roger estrelló un balón en el poste en el 22. Fue en un córner botado desde la otra banda, peinaron la pelota y el delantero llegó forzado, aunque solo y a puerta vacía.

En el 42 el VAR pitó penalti. La jugada tardó unos minutos en ser revisada porque tras las manos claras de Bardhi el balón tardó en salir fuera. Asumo que el VAR fue para determinar si fueron dentro o fuera del área. Benzema transformo la pena máxima. En el saque de centro el despiste madridista fue mayúsculo. Y Roger se coló solo en el área por el centro. En el mano a mano con Courtois volvió a encontrarse con el poste. Esta vez fue el otro.

La segunda mitad arrancó bajo las mismas premisas que los primeros 45 minutos. Solo que el Levante se mostró más duro. Y las tarjetas hicieron acto de presencia.

Vinicius seguía regañado con el gol. Dispuso de dos buenas oportunidades que desaprovechó. Mientras Roger en el 60 lograba el empate. A la tercera fue la vencida y eso que fue la menos clara de las tres. La defensa blanca daba muestras de ser una película de terror de serie B.

Modric se envalentonó y el Madrid pasó a dominar. En el 65 una buena internada de Casemiro habilitó a Lucas Vázquez, quien remató rematadamente mal (hacia el banderín de córner). No estaba siendo el partido del gallego. Ni en ataque ni en defensa. Dos minutos después vio la amarilla por frustración: pagó un error claro en su pase con una entrada a destiempo.

Fede Valverde por Kroos fue el primer cambio de Solari (min. 68). Era Lucas quien estaba pidiendo el cambio a gritos (y más con una amarilla). Curiosamente, tras esta primera sustitución, un balón en profundidad de Lucas a Vinicius pudo haber terminado en gol. Pero ya sabemos que este no es el fuerte del brasileño y su remate, flojo, solo ante el portero, fue desviado por el meta local.

En el 73 Bale entró por Benzema. Se situó en la punta del (inexistente) ataque. Dos minutos después el árbitro, a indicación de su linier, señaló penalti por derribo a Casemiro a la salida de un córner. En mi opinión es discutible lo que señaló el juez de línea, refrendado por el principal (además del “dar o intentar dar” del reglamento hay que fijarse en la otra pierna del defensor, en la de apoyo). Los del VAR no desautorizaron la decisión. Lanzó Bale y logró el 1-2.

Modric ya estaba desaparecido de nuevo. El Levante no parecía arrugarse ante el contratiempo del segundo penalti en contra.

Marco Asensio saltó al campo en el 82 por Vinicius. En el 86 Nacho vio la segunda amarilla. Casemiro bajó al centro de la defensa.

El tiempo de descuento fue de cuatro minutos. Se impuso la calidad. En 10 estuvimos más cerca del 1-3 que del 2-2.

En un mal partido, lleno de errores, logramos los tres puntos. Y ahora a por los dos partidos seguidos frente al Barça. Copa el miércoles y Liga el fin de semana. Ambos en el Bernabéu.

 

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Solari la pifiaste pero bien!!!

RM¡Solari la pifiaste pero bien! De entrada mandaste el mensaje equivocado al equipo con tantos cambios. ¡Seis! ¿A cuento de qué venían? Hay una semana limpia de partidos. ¿Tanto fue el desgaste en Amsterdam? No encuentro explicación a tantas variantes,  seis, salvo la obligada de Modric (por sanción). Y sobre todo, de entrada, dos aspectos decisivos: la presencia de Marcelo y la ausencia de Vinicius. ¿Por qué? Ambos factores fueron decisivos en el devenir del encuentro.

Los experimentos con gaseosa. Para eso están los entrenamientos. No las competiciones oficiales. ¿Marcelo necesita ponerse en forma? Por supuesto. Pero nunca arriesgando partidos. ¡Insisto, qué se ponga a punto en los entrenamientos! Ayer nos costó el segundo gol (y eso que no fue su peor partido porque aportó algo en ataque, enacciones puntuales).

Con todo lo peor fue la ausencia de Vinicius. Escuche la alineación en el coche camino del Bernabéu. No daba crédito a la suplencia del brasileño. ¿Con 18 años necesita descanso tras una docena de partidos? Y con una semana por delante sin compromisos. Me puso de muy mal humor. A la entrada del estadio comenté a mi hermano, a mi sobrino, a Humberto Ríos, a Esteban Hernández y a quien quisiese escucharme que “vaya, ahora que me hecho fan de Vinicius, me lo dejan fuera”. No era de la partida el jugador que había reactivado el juego del Madrid, el de las incursiones por la banda que sembraban el pánico en las defensas rivales, el de la conexión con Benzema que resultaba mortífera para el oponente. ¡Imperdonable! Estaba claro que Solari había menospreciado al rival. ¿Pesó en su decisión la reciente eliminatoria de Copa? Seguro que sí. Por eso el argentino subestimó al rival (lucha por no descender y llevaba una racha negativa de partidos sin vencer y que rompió en el Bernabéu). En lo que llevamos de 2019 las decisiones de Solari nos han costado dos derrotas en casa: el día de Reyes ante la Real Sociedad y hoy frente al Girona. (También hemos ganado gracias a acertadas decisiones suyas, pero eso desafortunadamente no toca hoy).

En el Real Madrid 1 Girona 2 hubo detalles sintomáticos desde el principio. El primer cuarto de hora fue de los visitantes. Algo impropio cuando se supone que aún tienes aspiraciones en esta Liga 2018/19. Una excelente jugada individual de Lucas Vázquez en el 16, la primera del Madrid, y que, sin tener el premio del gol, sirvió para reactivar a los blancos. A partir de ahí el dominio fue local. Se sucedieron algunas ocasiones, hasta que llegó el 1-0 en un excelente cabezazo de Casemiro a la base del poste (a pase de Kroos).

En esta primera mitad descubrimos que Benzema volvía a las andadas. Huérfano de Vinicius no daba una a derechas. A pesar del buen partido de Odriozola, Lucas Vázquez, Marco Asensio y Ceballos (más adelantado que de costumbre). El francés no llegó a dos balones de gol (en uno pudo tener excusa, pero no en el otro, que nos devolvió esa imagen de indolencia que tanto irrita) y falló un mano a mano (controló mal tras robar un balón a la defensa). Lo peor llegó en la segunda parte: pudo sentenciar tras una brillante internada de Asensio y un pase excelente. Benzema, solo, cabeceó al lateral de la red. Por fuera. Ni siquiera entre los tres palos. En un remate de cabeza similar Portu marcó el definitivo 1-2 (ante un descolorado Marcelo).

La salida del Madrid en la segunda mitad fue un espejismo. Y apenas duró unos minutos. Los que tardaron en ajustarse los dos cambios que Eusebio había efectuado en el descanso. Sobre todo el de Lozano, para tapar la banda derecha de Odriozola y Lucas Vázquez. Solari no solo no supo reaccionar sino que además volvió a equivocarse. Sus tres cambios fueron desacertados. Sacó del campo a quienes mejor habían jugado (Lucas, Asensio y Ceballos) para dar entrada a Bale (no hizo nada), el deseado Vinicius (a quien sus compañeros recurrieron en contadas ocasiones y que en un par de jugadas hizo más que Bale) y Mariano. Especialmente desacertada fue esta última sustitución: Mariano por Ceballos, en vez de por Benzema. Debilitaba nuestro centro del campo, bajaba al francés a la media y le alejaba de Vinicius. Para colmo de males Sergio Ramos acabo expulsado por doble amarilla (min. 89).

Tras el mencionado espejismo inicial de los segundos 45 minutos el Girona se hizo con el partido. Bastantes de sus ataques llegaban a nuestra área con superioridad numérica (más acusado desde el nefasto cambio de Mariano por Ceballos en el 73). El empate era plausible. Como así fue. De penalti, por manos de Ramos: Stuani empataba en el 63.

Las pifias de Solari culminaron con el relatado cambio de Mariano por Ceballos: rompió al equipo en dos. Y el Girona se aprovechó. Portu, quien ya había avisado antes (en otro despiste de Marcelo) con un remate a la escuadra, cabeceó el 1-2 inmediatamente después del relevo, en el 74. El Madrid, a verlas venir, no sabía bien a que atenerse tras la salida de Ceballos.

En la última jugada del encuentro Courtois subió a la desesperada a rematar un córner. Lo hizo, de cabeza. La mandó fuera. Como Benzema. No hay mejor metáfora del mal partido del delantero francés.

Perdiendo 7 partidos en esta Liga, tres de ellos en casa, es imposible aspirar al campeonato.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol