Archivo de la etiqueta: Nsue

Modric se gradua en el Bernabéu

Susana Vera Reuters

“Ya lo decía papá si no hay centro del campo no hay nada que hacer. Y no hay centro del campo. ¿Te acuerdas lo pesado que se ponía con lo de no hay centro del campo?” me comentaba mi hermano en el descanso. Porque solo había aparecido Modric, quien se fue apagando a medida que pasaban los minutos. Se encontraba solo frente a un bien plantado Mallorca. Sus compañeros de línea no aportaban: Kaká volvía a ser el jugador anodino que hemos sufrido estos años, Pepe en el medio restaba más que sumaba. Aportaba corte y garra pero no acertaba a acompañar al croata. Algunos de sus pases tenían sentido pero no alcanzaban el objetivo. Mis dos sobrinos se partían de risa con el apodo que le puse: Brains. El Real Madrid jugaba prácticamente con 9 porque a la ausencia de Kaká se sumaba la posición de Morata en la banda derecha. Mourinho le anuló con esa demarcación. Tuvo un par de buenas intervenciones pero en lineas generales se le notaba desubicado, incomodo, en el exilio. Participaba poco en el juego.

El segundo remate balear fue gol (el primero disparo fue de Giovanni). El 0-1 llegaba en el min. 6 obra de Nsue. Fue un balón colgado al área por Giovanni desde la derecha. No aparecieron los centrales y el autor del tanto se impuso en el salto a Coentrao (había acudido a cubrir el centro de la defensa persiguiendo a su marca). El empate llegó nueve minutos después. Un excelente pase en profundidad de Modric a Pepe sitúa al luso frente al portero rival. Se aturrulla pero resuelve bien cediendo el balón a Higuaín, quien acompañó la jugada por la izquierda y solo a puerta vacía anota (era nuestro segundo disparo a puerta, el primero fue como no de Cristiano Ronaldo). Pero en un saque de esquina botado por Giovanni, seis minutos más tarde, Alfaro puso el 1-2 en el marcador en el segundo palo, tras recibir el esférico cabeceado por Bigas (saltó más que Sergio Ramos y Varane).

En el descanso Mou rectificó: retiró a soldado Arbeloa y a Morata para dar entrada a Mesut Özil y Benzema. Esto supuso retrasar a Pepe al eje de la defensa y recolocar a Ramos en el lateral derecho. Modric ya no estaba solo. Reapareció de la mano -más bien de las botas- del alemán. El equipo parecía otro. Los cambios trajeron aire fresco, se igualaron las fuerzas (hasta Kaká parecía más incisivo) porque ya éramos 11 contra 11. En los seis minutos que van del 51 al 57 llegaron 3 goles. En el 51 CR7 cabecea el 2-2 en un gran córner lanzado por Özil. En el 54 un enorme disparo de Modric desde fuera del área, recogiendo un rechace, supone el 3-2. Y en el 57 Higuaín hace el 4-2 honrando una gran jugada de Özil.

Xabi Alonso entró por Kaká en el 62. Con él en el campo y un 4-2 la labor del Mallorca resultaba imposible. Se sucedieron jugadas y ocasiones. Pero el quinto no llegó hasta el minuto final cuando el Pipita le regaló el tanto a Benzema, renunciando a su hat-trick.

Volviendo a lo que mi padre repetía machaconamente “no hay centro del campo” el Madrid le dio la razón. Mourinho lo vio claro y cambió en el descanso para reforzar la linea media y no dejar a Modric a su suerte. Eso y el talento de Özil le dieron la vuelta al partido. Lo cual son muy buenas noticias: hay recursos para afrontar el tramo decisivo de la temporada.

15 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol