Archivo de la etiqueta: El País

Elecciones SGAE: la resaca post electoral

En el primer post de esta serie sobre las elecciones de SGAE terminaba preguntando respecto a Teddy Bautista¿Es un hombre de 75 años la persona adecuada para renovar y rejuvenecer SGAE, tras siete años de ausencia? Los socios de SGAE, con derecho a voto, parece que se hicieron la misma pregunta. Y los pocos que acudieron a la cita electoral dejaron fuera a Bautista de la Junta Directiva (quedó noveno y solo accedían ocho). El tono mesiánico de su campaña además de una excesiva repercusión mediática jugaron en su contra. No hubo un programa de actuación claro y dirigido a los socios. Eran más bien una reivindicación personal. Y así le fue (por ahora). ¿Hizo el ridículo? No creo. En sus declaraciones mencionó el concepto de “cadáver social” y su intención de dejar de serlo después de siete años de silencio. Pues bien, ahora ya está incinerado. Ridículo, lo que se dice ridículo, ha sido lo de Alejandro Sanz. Ha pasado de formar parte del frente anti Bautista a apoyarlo en estas elecciones. ¿Ha sido lo de Sanz el abrazo del oso? Probablemente, porque es difícil de entender semejante bandazo además de la decepción del resultado electoral.

Se puede decir que los grandes triunfadores de estas elecciones han sido quienes han propugnado la abstención. Dos grupos diferenciados: el de las editoriales extranjeras y el de destacados autores, tanto de Coalición Autoral como independientes que se han agregado a la propuesta. Cuando hablamos de un histórico récord negativo de participación nos referimos a que solo han votado 1.373 socios de los 18.970 con derecho a voto. Parecen números propios de la Asamblea de Compromisarios del Florentinato. En el caso de SGAE ¿puede regirse una sociedad con tan solo el 7,25% de participación? Es la mas baja de la historia de la sociedad (disculpen que repita el dato pero creo que hay que insistir en ello).

Esta mañana me reuní con Patacho Recio gracias a la mediación de Paco Renero (quien ha desarrollado una herramienta tecnológica para la recaudación de derechos). Paco y yo nos conocemos desde 1978 (como bien me recordó) y nos profesamos un cariño mutuo. Patacho y un servidor hemos coincidido varias veces pero era la primera vez que nos veíamos cara a cara. Quisiera aclarar que de entrada no me convencían demasiado los argumentos que había leído sobre la postura de la abstención y de la posible escisión que preparaban. Tras un par de horas de charla franca y abierta Patacho me ha convencido.

Después de abordar lo obvio (la baja participación y la alta abstención que refrendaba la postura de Patacho y demás protagonistas que propugnaron no acudir a la votación, el batacazo de Teddy, la inevitable “rueda” y su escisión en dos grupos que ahora parecen antagónicos, etc.) abordamos el futuro de SGAE. Patacho se mostró seguro en sus planteamientos: o se aceptaban una serie de planteamientos (ya expuestos públicamente) o la escisión era inevitable. Ante estos dos escenarios elaboró dos lineas de actuación:

  • La permanencia implica dos aspectos fundamentales: la creación de unidades de gestión de derechos independientes según las distintas modalidades (música, audiovisuales, artes escénicas) o colegios, en linea con una propuesta de Miguel Ríos publicada en El País la semana pasada; y sobre todo la modificación de los estatutos. Cuestión peliaguda está última a mi entender, por los socios afines a “la rueda”. Patacho fue categórico: “No. Se necesitan dos tercios de los votos para modificar los estatutos y los de la rueda ya sabemos que solo disponen de un tercio, unos seis mil.”
  • La creación de una nueva sociedad de gestión de derechos exclusivamente dedicada a la música.

Está segunda opción es la más interesante y la que más dificultades conlleva. Patacho, firme en sus convicciones, desgranó un calendario de actuación. El primero, expuesto anteriormente, dependía de la aceptación de los planteamientos propuestos y fijaba un horizonte temporal hasta finales de este año. Si no había acuerdo se procedía con la ruptura. La nueva sociedad estaría a pleno funcionamiento en el espacio de 12 meses. Es el tiempo que Patacho y los suyos calculan para que todos los derechos del repertorio se vayan incorporando a la nueva entidad. Acorde a los contratos de cesión, de los autores y editores de sus obras a SGAE, este plazo paulatino parece razonable y plausible.

Preguntado sobre los apoyos autorales y editoriales con los que contaban quedé impresionado ante los nombres mencionados. Especialmente al contar (de momento) con las editoriales extranjeras y gran parte de las nacionales (asociadas ambas en AEDEM y OPEM) así como de entidades como la UFI. El asunto editorial es sumamente importante dado el volumen de ingresos que representa en los ingresos de SGAE. Se estima en la mitad de lo que proviene de música.

Cuando planteé el asunto patrimonial de SGAE y la perdida de derechos sobre el mismo que conlleva dejar de ser socio, Patacho respondió rápido que “también implica despedirnos de la deuda y de otras mochilas”. La verdad es que repasando a grandes rasgos los datos de SGAE es fácil observar el lastre que arrastra la sociedad. Estamos hablando de una nómina de unos 400 empleados fijos con ¡un salario medio de 60.000€! Situaciones tan chocantes como que Sastrón disponía de dos choferes y varias secretarias con sueldos astronómicos (de ejecutivos de primer nivel). Desde luego son mochilas muy pesadas. La creación de una nueva entidad de gestión evitaría que los nuevos tuviesen que despedir y asumir los gastos que acarrean los finiquitos aparte de empezar de cero sin ningún tipo de trabas y compromisos adquiridos.

Repasando disfunciones y falta de diligencia de algunos empleados de SGAE les conté mi experiencia como editor. Quise devolver los derechos contratados a sus autores. Fue imposible. Intenté varias opciones y todo eran trabas. Mentalidad de funcionarios, excusas para no dar un palo al agua y rebotar el trabajo sobre otros. Que invariablemente caía sobre mi. Era más cómodo para mi dejar las cosas como estaban, no devolver a los autores la parte que les había adquirido y dejar de ejercer mis funciones como editor. (Las cantidades eran irrisorias, como asumo que se imaginaran).

Repito lo ya dicho: los argumentos de Patacho me han convencido. ¿Nacerá una nueva sociedad de gestión de derechos de autor solo del mundo de la música? El tiempo despejará esta incógnita.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

El País acierta con el precio de “Lucha de gigantes”

Lucha de gigantesEsta vez sí: El País acierta con el precio del CD “Lucha de gigantes“. 9,95€ por un álbum de grabaciones nuevas es un buen precio. Competitivo. Lo cual viene a darme la razón cuando manifestaba mi rechazo a este mismo precio pero para grabaciones antiguas de Bob Dylan y de Ella Fitzgerald & Louis Armstrong (y toda la colección Verve), cuando además se podían encontrar más baratas en los comercios habituales tipo FNAC o Amazon. El libreto no es aceptable como excusa. Bromeaba al respecto con Fernando Navarro en Facebook diciéndole que él cobraba más que Dylan.

Lucha de gigantes” es el tercer homenaje que se realiza a Antonio Vega. Y además va asociado a una buena causa: la lucha contra el hambre. Producido por Carlos Narea el disco contiene 13 grabaciones de canciones de Antonio Vega interpretadas por Rozalén, Ara Malikian, Coque Malla, Alba Molina, Juanes, Lamari & Emilio Aragón, Antonio Zambujo, Alejandro Sanz, Amaral, Ivan Ferreiro, Clara Montes, Arcángel y Lamari & Antonio Vega.

Si desde las paginas de este mismo periódico (y de otros medios) se bramaba contra la industria discográfica por los precios de grabaciones amortizadas (el precio lo fijan las tiendas), no es de recibo que ahora vayan y hagan lo mismo que criticaban. Me refiero a los mencionados casos de Dylan y la colección del sello Verve. Por eso valoro y aplaudo este precio para “Lucha de gigantes“, porque son nuevos registros sonoros (con el coste que suponen).

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Los precios de los CD de El País siguen desorbitados

Verve El Pais

El País anuncia una nueva colección de música, dedicada al jazz de Verve. Los CD se venderán al desorbitado precio de 9,95€. Y se repite la historia del recopilatorio de Bob Dylan.

Veamos: el primero de la colección es una magnifica grabación de dos gigantes: Ella Fitzgerald y Louis Armstrong. Se trata del primer disco que grabaron juntos.

  • Este mismo CD en Amazon vale 7,99€.
  • En FNAC encontramos un triple CD, con todo lo que grabaron, a 6,99€. En Amazon está al mismo precio. Este triple es el que tengo yo. ¡Tres euros menos que el de El País y además es triple!

Una vergüenza total lo de este medio de comunicación con respecto al precio de los CD!!!

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Nyno Vargas entra al 3 y no es portada de El País Semanal

Nyno VargasEl nuevo álbum de Nyno VargasDicen de mí” (Warner) entra al n.º 3 de la lista de ventas y el artista nunca ha sido portada de El País Semanal. Tampoco lo han sido CamelaDioni Martín lo dejaba claro en este tweet de 2013:

Dioni Camela

A lo mejor lo que molesta es que sean gitanos (tanto Nyno Vargas como Camela) porque es muy sintomática la ausencia de esta etnia en las portadas del dominical del diario de PRISA. A pesar de su evidente y notable éxito. ¿Las asociaciones gitanas no protestan contra esta flagrante discriminación? En mi opinión es un claro caso de clasismo, entre otros ismos.

Igual hay que esperar a que los artistas gitanos cumplan 75 años y actúen en Dubai para que descubran lo encantadores que son. Algo que es obvio en todo el mundo en el caso de Julio Iglesias, pero que esta semana ha recibido la atención de El País en dos ocasiones, porque la corresponsal acaba de descubrirlo y Yulio, nuestro superpijo, se dirigió a ella desde el escenario. Las crónicas parecían el diario de una groupie casta. Eso sí, ni una palabra sobre los derechos humanos en el país ni tampoco sobre el estado de las relaciones laborales que mantiene el cantante con empleados, músicos y colaboradores. Todo era de color de rosa. Igual estábamos leyendo el Súper Pop de antaño… y nosotros sin enterarnos.

Mientras, Nyno Vargas es ignorado (como lo han sido Camela, entre otros). Lo cual también demuestra que se puede tener éxito sin El País. Algo que debería ser tenido en cuenta por los anunciantes, que muchas veces toman decisiones anclados en tics del pasado que han quedado obsoletos. Porque por algo será cuando los artistas gitanos rompen barreras y alcanzan a una mayoría del público.

Asumo que mucho tendrán que cambiar las cosas en la calle Miguel Yuste para que nuestros artistas populares, del pueblo de verdad, merezcan la atención debida en el denominado periódico global. Global, pero del pijerío. No de la gente.

 

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

¿Debemos los madridistas seguir comprando El País?

Ante el zasca de Isco a Diego Torres, que aplaudo, rescato este post de principios de mayo de 2011. Son ya más de siete años de Torres y su jefe en la redacción de Deportes de El País (mientras van aumentando los detractores). Atención: los comentarios de la entrada son jugosos.

El Mundano

5 de mayo de 2011

¿Debemos los madridistas seguir comprando El País? No es broma. Lo digo totalmente en serio. La deriva que ha tomado la sección de deportes, bajo José Sámano (de peque iba al cole con la bufanda del Barça), se aleja de todo lo que ha sido la imagen y marca de la casa (PRISA).

Una cosa son los colores, las informaciones y las opiniones, y otra muy distinta es la agresión escrita, la invención de noticias, los insultos y el acoso a profesionales del Real Madrid. Es una campaña descarada, que venimos observando desde hace tiempo. Y no me voy a cortar dando nombres propios.

Diego Torres es el brazo armado de Sámano. Sus reportajes de las últimas semanas han superado todo lo imaginable: son continuos ataques a Mourinho, basándose en supuestas filtraciones del vestuario.  No cita fuentes y resta…

Ver la entrada original 582 palabras más

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Medios

Lassalle en El País: ¿es este el nuevo rumbo?

Lassalle

Hoy José María Lassalle vuelve a publicar una Tribuna en El País. ¿Es este el nuevo rumbo de El País? Es al menos el sexto artículo que publica en el diario. El segundo bajo la nueva dirección de Soledad Gallego-Díaz.

Recordemos que Lassalle ha sido el peor Secretario de Estado de Cultura de este siglo, bajo la presidencia de Rajoy. En privado llegó a manifestar su desacuerdo con las políticas de su ministro Wert. Pero nunca dimitió. Un trepa en toda regla que anhelaba ser ministro. No lo consiguió.

Durante sus cinco años de mandato en Cultura se cometieron varias tropelías como la subida del IVA cultural o la supresión del canon digital que pasaba a cargo de los Presupuestos Generales del Estado (decisión revocada por el Tribunal Europeo en junio de 2016, refrendada por el Supremo y durante un tiempo originó un vacío legal, que Lassalle ni supo prever ni gestionar). Los gobiernos del PP de Rajoy, sobre todo con Wert de ministro, no fueron muy proclives al ámbito cultural. Con Lassalle de secretario de estado hasta finales de 2016. Insisto, no dimitió. Se aferró al cargo como una lapa. Y en noviembre de 2016 recibió un premio: Secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital (debió de ser por el gran logro con el barullo originado con el tema del canon digital).

¿Haber sido consejero asesor de FAES también computa como mérito para escribir en El País? Estimada directora ¿de verdad piensa que El País y sus lectores necesitamos de las opiniones de este sujeto?

P.D.: En octubre de 2012 ya pedí su dimisión aquí.

P.D. bis: Ana Lapuente en Facebook me ha recordado la prometida Ley de Mecenazgo que nunca llevó a cabo, pero se hinchó a hablar de ella.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Medios

Los ayuntamientos del cambio y el mapa de la vergüenza

Destino refugiados

El País publicó ayer este gráfico con el destino de los refugiados que llegaron a bordo del Aquarius. Lo denomino el mapa de la vergüenza porque deja en evidencia a dos de los ayuntamientos del cambio: Barcelona y Madrid. Mucha pancarta de Refugees Welcome pero a la hora de la verdad… Que las dos ciudades más grandes de España no sean las que más refugiados hayan acogido no tiene ninguna razón de ser. Ahí están las cifras y asumo que todos somos conscientes del tamaño de las ciudades españolas, de las provincias y comunidades autónomas y del peso económico de cada una de ellas.

P.D.: Asturias es el otro dato negativo que destaca en el mapa: no ha acogido a nadie. La muy izquierdista (históricamente hablando) comunidad autónoma queda en evidencia por su falta de solidaridad. La misma que muchos de sus colectivos piden al resto de España para solventar sus reconversiones, crisis laborales, etc.

Deja un comentario

Archivado bajo Política