Archivo de la etiqueta: Miguel Ríos

Elecciones SGAE: la resaca post electoral

En el primer post de esta serie sobre las elecciones de SGAE terminaba preguntando respecto a Teddy Bautista¿Es un hombre de 75 años la persona adecuada para renovar y rejuvenecer SGAE, tras siete años de ausencia? Los socios de SGAE, con derecho a voto, parece que se hicieron la misma pregunta. Y los pocos que acudieron a la cita electoral dejaron fuera a Bautista de la Junta Directiva (quedó noveno y solo accedían ocho). El tono mesiánico de su campaña además de una excesiva repercusión mediática jugaron en su contra. No hubo un programa de actuación claro y dirigido a los socios. Eran más bien una reivindicación personal. Y así le fue (por ahora). ¿Hizo el ridículo? No creo. En sus declaraciones mencionó el concepto de “cadáver social” y su intención de dejar de serlo después de siete años de silencio. Pues bien, ahora ya está incinerado. Ridículo, lo que se dice ridículo, ha sido lo de Alejandro Sanz. Ha pasado de formar parte del frente anti Bautista a apoyarlo en estas elecciones. ¿Ha sido lo de Sanz el abrazo del oso? Probablemente, porque es difícil de entender semejante bandazo además de la decepción del resultado electoral.

Se puede decir que los grandes triunfadores de estas elecciones han sido quienes han propugnado la abstención. Dos grupos diferenciados: el de las editoriales extranjeras y el de destacados autores, tanto de Coalición Autoral como independientes que se han agregado a la propuesta. Cuando hablamos de un histórico récord negativo de participación nos referimos a que solo han votado 1.373 socios de los 18.970 con derecho a voto. Parecen números propios de la Asamblea de Compromisarios del Florentinato. En el caso de SGAE ¿puede regirse una sociedad con tan solo el 7,25% de participación? Es la mas baja de la historia de la sociedad (disculpen que repita el dato pero creo que hay que insistir en ello).

Esta mañana me reuní con Patacho Recio gracias a la mediación de Paco Renero (quien ha desarrollado una herramienta tecnológica para la recaudación de derechos). Paco y yo nos conocemos desde 1978 (como bien me recordó) y nos profesamos un cariño mutuo. Patacho y un servidor hemos coincidido varias veces pero era la primera vez que nos veíamos cara a cara. Quisiera aclarar que de entrada no me convencían demasiado los argumentos que había leído sobre la postura de la abstención y de la posible escisión que preparaban. Tras un par de horas de charla franca y abierta Patacho me ha convencido.

Después de abordar lo obvio (la baja participación y la alta abstención que refrendaba la postura de Patacho y demás protagonistas que propugnaron no acudir a la votación, el batacazo de Teddy, la inevitable “rueda” y su escisión en dos grupos que ahora parecen antagónicos, etc.) abordamos el futuro de SGAE. Patacho se mostró seguro en sus planteamientos: o se aceptaban una serie de planteamientos (ya expuestos públicamente) o la escisión era inevitable. Ante estos dos escenarios elaboró dos lineas de actuación:

  • La permanencia implica dos aspectos fundamentales: la creación de unidades de gestión de derechos independientes según las distintas modalidades (música, audiovisuales, artes escénicas) o colegios, en linea con una propuesta de Miguel Ríos publicada en El País la semana pasada; y sobre todo la modificación de los estatutos. Cuestión peliaguda está última a mi entender, por los socios afines a “la rueda”. Patacho fue categórico: “No. Se necesitan dos tercios de los votos para modificar los estatutos y los de la rueda ya sabemos que solo disponen de un tercio, unos seis mil.”
  • La creación de una nueva sociedad de gestión de derechos exclusivamente dedicada a la música.

Está segunda opción es la más interesante y la que más dificultades conlleva. Patacho, firme en sus convicciones, desgranó un calendario de actuación. El primero, expuesto anteriormente, dependía de la aceptación de los planteamientos propuestos y fijaba un horizonte temporal hasta finales de este año. Si no había acuerdo se procedía con la ruptura. La nueva sociedad estaría a pleno funcionamiento en el espacio de 12 meses. Es el tiempo que Patacho y los suyos calculan para que todos los derechos del repertorio se vayan incorporando a la nueva entidad. Acorde a los contratos de cesión, de los autores y editores de sus obras a SGAE, este plazo paulatino parece razonable y plausible.

Preguntado sobre los apoyos autorales y editoriales con los que contaban quedé impresionado ante los nombres mencionados. Especialmente al contar (de momento) con las editoriales extranjeras y gran parte de las nacionales (asociadas ambas en AEDEM y OPEM) así como de entidades como la UFI. El asunto editorial es sumamente importante dado el volumen de ingresos que representa en los ingresos de SGAE. Se estima en la mitad de lo que proviene de música.

Cuando planteé el asunto patrimonial de SGAE y la perdida de derechos sobre el mismo que conlleva dejar de ser socio, Patacho respondió rápido que “también implica despedirnos de la deuda y de otras mochilas”. La verdad es que repasando a grandes rasgos los datos de SGAE es fácil observar el lastre que arrastra la sociedad. Estamos hablando de una nómina de unos 400 empleados fijos con ¡un salario medio de 60.000€! Situaciones tan chocantes como que Sastrón disponía de dos choferes y varias secretarias con sueldos astronómicos (de ejecutivos de primer nivel). Desde luego son mochilas muy pesadas. La creación de una nueva entidad de gestión evitaría que los nuevos tuviesen que despedir y asumir los gastos que acarrean los finiquitos aparte de empezar de cero sin ningún tipo de trabas y compromisos adquiridos.

Repasando disfunciones y falta de diligencia de algunos empleados de SGAE les conté mi experiencia como editor. Quise devolver los derechos contratados a sus autores. Fue imposible. Intenté varias opciones y todo eran trabas. Mentalidad de funcionarios, excusas para no dar un palo al agua y rebotar el trabajo sobre otros. Que invariablemente caía sobre mi. Era más cómodo para mi dejar las cosas como estaban, no devolver a los autores la parte que les había adquirido y dejar de ejercer mis funciones como editor. (Las cantidades eran irrisorias, como asumo que se imaginaran).

Repito lo ya dicho: los argumentos de Patacho me han convencido. ¿Nacerá una nueva sociedad de gestión de derechos de autor solo del mundo de la música? El tiempo despejará esta incógnita.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Espectaculares Wyoming & Los Insolventes

10-aniversario-wyoming-los-insolventes-con-artistas-invitados-en-madrid-1Sencillamente espectaculares anoche Wyoming & Los Insolventes celebrando sus 10 años de existencia. Si ya son buenos de por sí (tuve ocasión de comprobarlo en Coruña el pasado mes de diciembre) anoche en La Riviera, durante las casi dos horas y media de concierto, con semejantes ilustres invitados pusieron boca abajo el recinto que estaba a rebosar. A los nombres que hay en el cartel del encabezado habría que añadir y destacar alguno más. Como el de dos grandes cantantes Jesús Trujillo de King Sapo (quien sí aparece) y Maikel Rodeiro (baterista además del trio ferrolano Malditos Pendejos; también es infante de marina del Tercio Norte). Poderosa voz la de Maikel y dúctil al mismo tiempo. En el escenario lució una camiseta de Malditos Pendejos y una espectacular corbata con tres figuras en blanco y negro de Elvis. “Lo siento, tuve que dársela a Rosendo” se excusaba ante mi pregunta sobre la corbata, apoyados ambos en la barra del Galileo Galilei, a donde habíamos acudido tras el show de La Riviera.

El repertorio de Wyoming & Los Insolventes es insuperable (y cambiante, porque hubo variantes respecto al de Coruña de hace 10 meses): clásicos de Beatles, algunos pasados por el tamiz de Joe Cocker y Leon Russell (del “Mad Dogs & Englishmen“) y que también se puede aplicar al “The Letter“, David Bowie, el momento apostólico sobre el “Land Of A Thousand Dances“, el “My Sharona“, The Clash, etc. y sobre todo algunos de los himnos inmortales del rock nacional. Que fueron los que más enfervorizaron al público presente. Le comentaba al final a Julián Hernández de Siniestro Total (una alegría verle de nuevo en forma tras un periodo complicado) que tres de Beatles, tres de Bowie y otras tres de Siniestro. La Mundana nos hizo esta foto al acabar, en un bar enfrente de La Riviera.

Julián SIniestro 261018

El dominio escenico de El Gran Wyoming es incuestionable. Aparte de su innegable faceta de showman. Aguantar el tirón de cantar tanto tiempo es admirable. Y además se marcó un excelente solo de guitarra (y presumió de ello, como no podía ser menos, además de vacilarle a ese estupendo guitarrista que es Miguel Ángel Ariza –”sí, sí, ahora afina, claro, después de esta exhibición que he dado”).

Los Insolventes no hacen honor a su nombre en cuanto a su solvencia musical: son excelente músicos. Y ayer contaron con los dos baterístas que han formado parte de su historia. Muchas veces tocando juntos (como hacían James Brown y la Allman Brothers Band que llevaban dos baterías). Otro subidón fueron las coristas. Las tres excelentes. En su punto justo, apoyando los temas y haciéndolos crecer. Mientras disfrutaban con su labor (y contagiaban ese entusiasmo). Fue una alegría ver a mi apreciada Cristina Narea como una de las tres integrantes. Lo mismo puede decirse de José Alberto Solís, al bajo y los saltos: entusiasmo contagioso. Y Mr. Cool, Manolo Villalta, a los teclados, con su sempiterno cigarrillo, creando “colchones” y ambientes sonoros que envuelven las canciones y proporcionan seguridad y bienestar al resto de los músicos. Mientras, a esas horas, se realizaba el recuento de las votaciones en SGAE. Villalta salió elegido para formar parte de la Junta Directiva. Ya le he dado el pésame esta mañana.

Drogas, Iván, Miguel, Eugenio,Julián, ROsen

Esta foto de los camerinos está “robada” del Facebook de Eugenio Muñoz. (La he recortado porque en la parte superior había mucha zona en negro). En ella, aparte de Eugenio, intimo colaborador de Rosendo, se encuentran varias de las estrellas del rock que arroparon anoche a Wyoming & Los Insolventes.

Algunas fotos mías del momento final cuando Wyoming reunió a todos sobre el escenario.

La Mundana me ha pasado las dos siguientes del apoteósico final con todos interpretando el “Maneras de vivir“.

Final Maneras de vivirFF Maneras de vivir

John Echevarría me ha pasado algunas fotos (desenfocadas). También rodó unos fragmentos del “Bienvenidos” de Miguel Ríos y el “Agradecidos” de Rosendo, que he subido a mis redes sociales. Subo aquí esta de Miguel Ríos porque, a pesar del problema técnico, me parece un fotón que recoge fielmente uno de los momentos cumbre de ayer (y recuerda a la portada de uno de sus míticos álbumes).

Miguel de John

Los hermanos Monzón (Seju y Chechu) me han hecho llegar fotos de gran calidad. No en vano son de Domingo J. Casas (un maestro) y una de Julio P. Sotillo.

Miguel y Chechu

Todos DomiTodos Julio

¡Una gran noche! Mágica, divertida y de muy buen rollo. Una noche de rock & roll. ¡Qué más se puede pedir!

P.D.: Me quedé con las ganas de hacerme una foto con dos de los prologuistas de mi dos últimos libros, Miguel Ríos y El Gran Wyoming. Me queda el consuelo de pensar que faltaba Igor Paskual por lo que la instantánea sería incompleta.

P.D. bis: No he visto ninguna reseña hoy en los medios. En cambio en youtube pueden encontrar la filmación de “En blanco y negro” con Enrique Villareal El Drogas y fragmentos de varias partes de la actuación.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Tarque

Tarque

Carlos Tarque, cantante de M Clan, presenta su primer álbum en solitario. Ha aprovechado el descanso autoimpuesto de la banda para acometer distintos proyectos (como Gran Cañón, el grupo de versiones que formó con Leiva hace unos años y que reactivaron hasta principios de agosto de este año). “Delta” de 2016 fue el último larga duración de M Clan.

Ante todo quiero dejar claro, desde el principio, que “Tarque” me ha entusiasmado. Es un disco de rock, en su más amplio sentido. Con un arranque tremendo. De las diez canciones varias bien pudieran ser himnos con estribillos contundentes. Como debe de ser. Y como era, cuando el rock era nuestro idioma universal. Estamos ante un disco de un cantante de rock con guitarras.

Decir a estas alturas que Carlos Tarque es uno de nuestros mejores cantantes rockeros resulta una obviedad. Pero hay que repetirlo. Y enmarcarle en esa tradición iniciada primero por Miguel Ríos y continuada por Pedro Gené de Lone Star. Lo mismo puede decirse del guitarrista Carlos Raya, coautor  y coproductor de todos los temas junto a su tocayo. Raya, que estuvo unos años en una de las formaciones de M Clan, aporta los riffs clásicos que piden las canciones cuya música compuso.

¿En qué se diferencia “Tarque” de un CD de M Clan? En una entrevista con David Gallardo para Europa Press el cantante mencionaba el proceso de decisión creativa (“…por claridad de ideas. Al final el que aquí dice sí o no soy yo y eso también me apetecía”) y completaba con “las guitarras son una Gibson Les Paul y un amplificador Marshall. Eso al final es el sonido de Led Zeppelin, Slash de Guns n’ Roses y los Free, que a mí me gustan mucho.”. Por mi parte añadiría que siendo el rock el lenguaje común del grupo y de “Tarque“, porque él no es bipolar musicalmente, en M Clan añaden otros elementos como el pop, el country, incluso la psicodelia. Mientras aquí, en “Tarque“, es rock en esencia, con algo de raíces blueseras y bastante de rock duro (ahí están las referencias citadas anteriormente por Carlos Tarque). Respecto al country en “Janis, Amy, Billie” (un homenaje a las tres cantantes) encontramos ecos vaqueros, pero pasados por el tamiz de la Creedence. Otros clásicos del rock.

Casi todos los temas del álbum tienen su clip (en youtube), tocando en directo con los músicos con los que ha grabado y girará desde noviembre (las fechas en Efe Eme). Algunos de ellos ya se estrenaron en septiembre. Para despedir esta entrada he elegido “Heartbreaker“.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Presentación del libro “Bitch She’s Madonna”

Con Igor Paskual pres libro MadonnaEsta mañana he asistido a la presentación en Madrid del libro “Bitch She’s Madonna” en La Realidad, en la calle Corredera Baja de San Pablo. Una obra colectiva, coordinada por Eduardo Viñuela, que ha congregado a todo los autores que han colaborado con sus textos.

Me interesó particularmente la disquisición de Igor Paskual, quien la noche anterior había actuado en Sevilla como integrante de la banda de Loquillo. Asumo que a estas alturas de la película ya conocen que tanto Igor como Miguel Ríos contribuyeron al prologo y la presentación de mi último libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“.

La sabiduría musical de Igor Paskual es infinita. No conoce limites. Y hoy volvió a compartirla con quienes abarrotábamos el local. Es muy importante situar a Madonna en el ámbito musical, más allá de su contexto social (rompedor a todas luces). Porque la mayoría de las veces este último aspecto eclipsa su enorme talento creativo. Igor, acompañado de una guitarra, desgranó sus cualidades como artista, interprete, autora y productora. Con la acústica dio ejemplos de estructuras de canciones, acordes, estrofas y estribillos. En resumidas cuentas nos la presentó como una innovadora musical. Porque al igual que David Bowie, y usó este paralelismo conscientemente, Madonna innovó musicalmente con los temas que compuso (sola o en compañía de otros), produjo (o coprodujo) y siempre supo rodearse de los mejores para marcar las fronteras de la vanguardia sonora. Que luego muchas/os artistas del pop siguieron. En este aspecto también la situaría al lado de Michael Jackson (algo que no tuve la ocasión de comentar con Igor, porque nos explayamos sobre lo de Bowie y estaba agotado deseando echar un sueño, además de atender al personal). El caso es que ambos, ella y MJ, contribuyeron a cambiar el panorama sonoro, enriqueciéndolo.

Salí de la presentación con ganas de leer libro ya y apresurado para llegar a casa y ver que grabaciones me faltaban para completar la discografía de Madonna.

P.D.: la foto nos la hizo Ana Viñuela.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música

Mayo de nervios

Nervios

Este mes de mayo soy un manojo de nervios. Tengo cuatro razones para mi estrés.

Dos ya pasaron: la presentación de mi nuevo libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” el pasado día 10, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao; el otro fue la Final Four de la Euroliga de baloncesto en Belgrado. Ambos eventos se saldaron a plena satisfacción: la presentación fue un exitazo y una vez más quiero dar gracias a Igor Paskual, Miguel Ríos y Marta Vázquez por acompañarme y por supuesto a quienes se acercaron para arroparme y a Jesús Espino, mi editor (Foca/Akal); por otra parte el Real Madrid se proclamó campeón de Europa por ¡décima vez! tras imponerse en dos partidazos al CSKA (semis) y al Fenerbahçe en la final.

Los otros dos motivos de nerviosismo son inminentes. Primero, la final de Champions este próximo sábado contra el Liverpool (recuerden: las defensas, el juego por las bandas y los aciertos/errores puntuales de los jugadores, decidirán la contienda). Y después, la firma en la caseta de El Argonauta (la 76) el jueves 31, a partir de las 19:00, como parte de la Feria del Libro de Madrid 2018.

Suelo decir que lo que realmente me estresa es la falta de estrés. Este mes de mayo voy sobrado…

1 comentario

Archivado bajo Baloncesto, Cultura, Deportes, Fútbol, Libros, Madrid, Música

Fotos de la presentación 2: amigos y público

Miguel Ríos y Jordi Dinares

En Fotos de la presentación: mesa de “oradores y en Entrega de camisetas publicaba imagenes de quienes componíamos la mesa de la presentación de “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” (Foca/Akal) y las de Joaquín Corcobado y Ramón García Ada con sus camisetas de premio (por ser quienes más ejemplares habían comprado de “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“). En mi muro de Facebook he subido a lo largo de la tarde del sábado fotos firmando a quienes tienen FB, para poder etiquetarlos. Fuera se han quedado gente que se nos pasó retratarnos como Álvaro Alonso, Ana Davies, Nacho Gallego, Patricia Godes, Esteban Hernández, Víctor Lenore (sale de espaldas en una), Alberto Manzano o Miguel Ventura de Badila entre otras y otros. Así como Josele Santiago quien apareció por el bar de la mano de Esteban (y tardé en reconocerle; hacía años que no le veía, desde que dejamos de ser vecinos). También está el caso de Luis Gómez Escolar, de riguroso incógnito en las últimas filas. Solo supe que había estado cuando me mandó esta foto:

Luis Gómez Escolar rec

Ahora tocan las fotos de amigos sin Facebook y público en general. En la del encabezado de este post Miguel y yo estamos con Jordi Dinares, quien entre otras cosas (incluida la música) el próximo 7 de junio presenta su primer libro de poemas. A continuación apareceremos algunos que no necesitamos repetir quienes somos además de amigas como Yolanda Gil e Isabel Ortega, amigos como Mariano Cuartero, Miguel López con su tocayo, público en general y sobre todo Josep, que vino expresamente desde Barcelona, Volvió a su ciudad justo tras la presentación. Si alguien sabe como contactarle por favor que le pase este post. Aparece en las siguientes fotos, en primera fila y antes de dar comienzo la presentación.

La siguiente serie podríamos llamarlas “esperando a Marta”. Aprovechamos el tiempo y nos tiraron unas cuantas fotos. Cuando llamé inquieto a Marta Vázquez, por teléfono, me dijo “Uy disculpa que me he quedado dormida. ¿Qué hora es?” Las siete menos diez la contesté al borde del sincope. “¿Pero te acabo de despertar?” pregunté angustiado. Menos mal que era una broma y mientras me contestaba la vi aparecer por las escaleras mecánicas de El Corte Inglés.

Esperando a MartaEsperando a Marta 2

Con Igor y MiguelIgor Paskual, Vicente Paniagua y Miguel Ríos rec

A lo largo de la tarde Miguel fue el más solicitado (obviamente). Añado unas fotos más, con Yolanda y otra con su tocayo, Miguel López.

Con Marta ya a bordo dimos comienzo la presentación a las 19:05 (cinco minutos de cortesía, que sirvieron para que los rezagados acabasen de llenar la sala de Ámbito Cultural.

Mi intervención

Me tocó cerrar el turno de intervenciones (abrumado por los elogios y ya sin nervios). Me gusta especialmente esta foto donde se me ve feliz, disfrutando del momento. Se pasó posteriormente al turno de preguntas con Marta moderando una conversación de lo más amena y agradable. Una atinada pregunta de Rodri permitió a Miguel Ríos no sólo salir por la puerta grande también cortó el rabo (las dos orejas ya se las había ganado anteriormente, al igual que Marta, Igor Paskual y Jesús Espino). La anécdota del “Vuelvo a Granada” con Raphael es impagable y tal como la cuenta Miguel es de campeonato. Finalizado el turno de preguntas y respuestas llegó el momento de las firmas. He de decir que me encanta firmar y que debería abreviar y no extenderme tanto.

Termino con una pequeña nota muy personal: quería que Miguel me firmase su espléndido libro de memorias “Cosas que siempre quise contarte“. Se lo había prestado a Víctor Lenore y le rogué encarecidamente que me lo trajese. En la foto el momento previo a la firma: le estoy enseñando lo trabajado que tengo el ejemplar (subrayado, páginas señaladas).

Libro de Miguel

Los ecos y comentarios que me llegan de la presentación no pueden ser más positivos. Si quienes estuvieron lo pasaron bien ¡qué más puedo pedir!

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Libros, Música

Fotos de la presentación: mesa de “oradores”

Javier San Vicente mesa

Casualidades de la vida: Vicente Paniagua me recordaba ayer por la manaña que la presentación de “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” en FNAC fue el 10 de mayo de 2017. Y ayer, 10 de mayo de 2018, presentábamos el nuevo libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” enfrente, en El Corte Inglés de Callao en el espació Ámbito Cultural. ¡Se cumplía por tanto un año justo!

JSV mesa Miguel

Javier San Vicente me ha mandado estas dos fotos de la mesa con, de izquierda a derecha: Miguel Ríos, un servidor, Marta Vázquez, Igor Paskual y Jesús Espino. Reflejan a la perfección el buen rollito reinante.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música