Archivo de la etiqueta: Messi

El Barça nos ha dado por doquier

AS

En esta temporada 2018/19 el Barça nos ha dado por doquier. Tanto en baloncesto como en fútbol.

La derrota 76-82 del Real Madrid hoy, en la Liga Endesa, frente a los culés, en el WiZink, puede ser decisiva en una hipotética final (por el factor cancha). Era el partido 600 de Pablo Laso al frente del blanquillo blanco. Y el equipo no ha tenido ninguna opción. El marcador siempre ha sido favorable a los de Pesic.

Desde que Pesic se hizo cargo de los azulgranas hace 13 meses, los enfrentamientos directos tienen un saldo de 6-2 a favor del Barça. Y esta temporada es de 4-1 a su favor (las tres ultimas victorias han sido seguidas). El único triunfo merengue se produjo en Euroliga, el pasado diciembre, en Madrid. Entre los triunfos del Barça destaca el de la reciente y polémica final de Copa (un torneo precioso cuando de basket se trata).

Si en baloncesto nos quedan opciones de ganar títulos (Liga y/o Euroliga) en fútbol no tenemos ninguna (sí, ya sé, matemáticamente LaLiga aún es posible, pero…). Y nuestro balance es penoso: 3 derrotas y un empate. En Liga nos golearon 5-1 (sin Messi) en el Camp Nou y  ganaron 0-1 en el Bernabéu, mientras que en semifinales de Copa los marcadores fueron 1-1 y 0-3.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Baloncesto, Deportes, Fútbol

Messi paseó por su jardín y el Barça volvió a ganar

Juan Carlos Hidalgo EFE:El País

Messi se dio un paseo por su jardín y el Barça volvió a ganar. Por segunda vez esta semana. En esta ocasión en partido de Liga y por 0-1. Si el 0-3 del miércoles en Copa fue quizás excesivo el de ayer, probablemente, se quedó corto. El partido lo dominó el Barça, salvo algunas fases puntuales (como los primeros minutos del encuentro o los arreones finales, fruto de los cambios visitantes). ¿Qué cambió de un partido a otro?

De entrada, el estado de animo (un factor importante en este juego). Los culés se sentian superiores. En los tres enfrentamientos de esta temporada habían ganado dos por goleada y empatado el otro.

Otro cambio importante fue el de Valverde dando entrada a Arthur, desplazando a Sergi Roberto al lateral derecho (Semedo se quedó en el banquillo). El centrocampista brasileño fue decisivo en el dominio del medio campo y el canterano fue uno de los hombres del partido.

El peso del centro del campo culé inclinó el juego y las oportunidades a favor de los visitantes. Hubo momentos en la segunda mitad que nos bailaron. Eran rondos en los que los jugadores blancos perseguían el balón sin opción alguna de alcanzarlo. Los centrocampistas azulgranas cortocircuitaron a Modric (el único que dio la talla), provocaron errores constantes en la entrega de balón de Casemiro y Kroos nos ofreció su peor versión.

Sobre el alemán tenia mis dudas: en el partido de Copa no le pasó un balón a Vinicius. Al menos viendo el partido por la tele me dio esa impresión. En la primera mitad de ayer lo comprobé in situ. En la segunda mitad le dio los dos primeros pases al brasileño. Fue al inicio de esta segunda parte, justo antes de que fuese sustituido en el 54.

Que Solari, para dar relevo a Kroos, prefiera a Fede Valverde sobre Isco o Ceballos dice muy poco en favor del mister. ¿De verdad piensa Solari que Valverde es el jugador indicado para remontar el 0-1? Seis minutos después Marco Asensio entró por un Bale nulo (ayer titular). Tanto los dos que salieron del campo como Asensio dieron la impresión de ser exfutbolistas. Y ese es un problema grave a estas alturas de la temporada.

En el 70 Valverde, el técnico culé, equilibró las cosas: entró Arturo Vidal por Arthur. El Madrid intentó aprovechar la situación y a los cinco minutos Isco saltó al césped (por Casemiro). Un inoperante Coutinho sustituyó en el 77 a Dembélé, tan activo como en Copa pero no tan decisivo. Como el miércoles pasado Messi, cada vez que jugaba la pelota, le buscaba.

Benzema lejos del área ayudaba a sus centrocampistas, desbordados, pero no aportaba nada en ataque. ¿Para qué bombeaba el Madrid balones al área si no había nadie para rematarlos? Y si por alguna casualidad andaba por ahí Benzema, el 9, o no llegaba o se enredaba con el control.

Si Messi en la primera mitad se plantó delante de Courtois, quien achicó la portería con su salida forzando el remate del argentino (se fue fuera), en la siguiente jugada fue Rakitic quien encaró al meta belga. Superó a Sergio Ramos (nefasto ayer) y batió con una picadita a Courtois (0-1, min. 25).

El primer remate peligroso del Madrid fue de Reguilón en el 31. ¡Un lateral izquierdo! Su disparo, desde fuera del área, se fue fuera por poco. Vinicius remató fuera, ¡fuera de banda! Otros disparos merengues eran rechazados por los defensas o por Ter Stegen, sin mucho esfuerzo porque iban dirigidos hacia donde se encontraba. El Barça llevaba más peligro. Y su defensa se impuso, mientras la nuestra hacia aguas (por Ramos principalmente).

Los datos de los cuatro partidos contra el Barça son el espejo de nuestra realidad: 10 goles en contra y solo dos a favor. Ningún gol a favor en los dos encuentros del Bernabéu. Tres derrotas y un empate. Esto es el Florentinato en su versión 2018/19!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Florentino va a dejar niquelado el jardín mientras el equipo se ahoga en su piscina

Vinicius MarcaFlorentino Pérez va a dejar niquelado el jardín mientras el equipo se ahoga en su piscina. Es el precio a pagar por no fichar goleadores. Más aún cuando le has enseñado la puerta al máximo anotador de la historia del club. Y de paso nos sube descaradamente los abonos para la reforma del jardín y sus instalaciones, pero no para invertir en cracks.

Las especulaciones sobre la presencia de Bale en el once titular fueron eso: especulaciones. Sin ninguna fundamento ni base. Globos mediáticos para atraer clics, vender prensa e incrementar audiencias. Nada nuevo bajo el sol. Lanzamos el bulo y el público igual pica. Solari presentó el equipo que debía, sin Marcelo ni Bale. Parece que aprende de los errores (me refiero concretamente al último día del Girona).

Valverde por su parte reforzó la banda por donde opera Vinicius con Sergi Roberto (en el medio campo) y Semedo (en el lateral). Habíamos leído en la prensa barcelonesa sobre esto y se confirmó (al contrario que las adivinaciones madrileñas). Y revelan la importancia del extremo brasileño en este Real Madrid (de hecho fue el mejor en la ida) y pone de relieve, más aún, el garrafal error de dejarle en el banquillo frente al Girona. Por otra parte la presencia de Sergi Roberto también reforzaba la linea centrocampista culé y asumo que buscaba aprovechar la aparente debilidad defensiva de Vinicius y atacar en superioridad numérica por el flanco de Reguilón.

Con 0-0 el Madrid estaba clasificado. Así que era el Barcelona quien debía exponer. Precisaban anotar un gol.

Los blancos salieron como en la ida en el Camp Nou: presionando arriba, provocando el robo del balón. Una arrancada de Messi en el minuto siete, con pase en profundidad a Dembélé acabó en córner. A partir de ahí hubo unos minutos en los que el Barça se sacudió la presión blanca. Coincidió con los minutos en los que Modric se oscureció. Cuando el croata volvió a brillar el Madrid retomó el mando del encuentro.

Casemiro cortaba los avances blaugranas, donde tan solo las intermitentes apariciones de Messi aportaban sentido al juego culé. Siempre buscaba a Dembélé. Fue lo mejor del argentino: vio claro que el encuentro estaba a la medida de Dembélé (o de Vinicius). Por tanto leyó el partido a la perfección (aunque no brillase en su juego).

El primer disparo de ambos equipos fue en el minuto 18, de Vinicius (se fue alta).

Dos cortes de Casemiro, seguidos de dos pases en profundidad, generaron las dos ocasiones más claras: en ambas el protagonista fue Vinicius. En la primera Ter Stegen rechaza su remate; el rebote le llega a Lucas Vázquez quien con su pierna mala, la zurda, no puede ajustar el disparo. Y en la segunda, el brasileño se escora hacia la izquierda, pierde posición de remate y le pasa a Benzema, solo, quien controla regular porque el chut le queda para la pierna izquierda y le sale flojo, sin dificultades para el portero.

El 0-0 al descanso me dejó la impresión, al igual que en la ida, que le habíamos perdonado la vida al rival. No habíamos visto al mejor Barça en Barcelona ni en la primera mitad. Seguían vivos (a pesar del 0-0 que en principio les eliminaba). Y luego está la jugada polémica del penalti de Semedo sobre Vinicius. Tan discutible pitarlo como no hacerlo.

El Barça no remató en toda la primera parte. El primero fue un cabezazo de Piqué en el 4 de la segunda parte. Un minuto después llegaba el 0-1. Obra de Luis Suárez tras un jugadón de Dembélé, superando a Carvajal. El uruguayo se adelantó a un blando Sergio Ramos y anotó. El 0-2 también nació de las piernas de Dembélé, pero por la otra banda. Keylor Navas falló lamentablemente: se quedó a media salida, la pelota atravesó el área chica y entre Suárez y Varane la empujaron. En las repeticiones vimos que era autogol. El 0-3 fue de penalti: marcó Suárez a quien Casemiro había pisado y frenado al verse superado.

Este 0-3 es la confirmación de la debacle del Florentinato. La pita del sabado, otra vez contra el Barça, debería ser monumental.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Messi sentencia la Liga en Sevilla

Messi Marca

Los tres goles de Leo Messi en Sevilla sentencian la Liga 2018/19. Por si quedaban dudas, o se albergaban esperanzas, el 2-4 del Barça es casi una confirmación (el cuarto fue de Luis Suárez a pase de Messi). Un golpe en la mesa!!!

Tras una gran primera parte (2-1) los dos cambios de Valverde en el descanso y las dos lesiones del Sevilla, en diez minutos (el 50 y el 60), marcaron el devenir del encuentro. Y del campeonato.

A los del Atlético de Madrid les queda la esperanza que el Real Madrid gane al Barça en el clásico del próximo fin de semana…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Empate a uno en el Camp Nou (ida)

ViniciusLa alineación de Solari en el Camp Nou presentó dos novedades (o sorpresas, si así lo prefieren): Marcelo y Marcos Llorente (en lugar de Casemiro). La primera resultó ser un error en la primera parte –y nos costó el gol del empate en la segunda mitad. Los azulgranas atacaron por su banda (como hacen todos los equipos). El lateral o no estaba en su posición, con lo que implica de desbarajuste para sus compañeros de la defensa y el medio campo, o Malcolm y Semedo le superaban con pasmosa facilidad. Cuando no era uno era el otro. Vinicius bajaba, de vez en cuando, a echar una ayuda. Pero no es lo suyo. Como tampoco lo es marcar gol. Con 0-1 dispuso de dos ocasiones, la primera muy clara. De haber acertado alguna o no haber pecado de egoísmo en otras dos nos habríamos puesto 0-2…

El primer gol llegó a los cinco minutos. Benzema lanzó a Vinicius por la banda izquierda, este se internó y lanzó un pase al lado contrario del área donde ¡Benzema! recogió la pelota mientras se zafaba de su marcador y como si fuese un extremo puso la pelota en el área chica. Ahí Lucas Vázquez, como un 9 puro, se adelantó al central y marcó.

El Real Madrid había salido muy centrado. Presionando arriba. Pero el Barça no se achicó con el gol. Se recompuso y tuvo una fase de diez minutos de dominio hasta la contra que desperdició Vinicius ante Ter Stegen (fue su primera ocasión). A partir de ahí entramos en una fase de dominio blanco, con un Modric tan omnipotente como omnipresente. Con y sin balón. Cuando el croata bajó el nivel el Barça impuso su ritmo. A partir de un cabezazo de Rakitic al larguero el peligro vino de las botas culés. Keylor Navas estuvo soberbio.

Al descanso se llegó con 0-1.

El Barça volvió a salir sin Messi. Si en la primera parte fueron los del Madrid quienes empezaron dominando en esta segunda mitad fue al revés. La presión alta desapareció, igual que Benzema. De los tres de arriba solo Lucas Vázquez se aplicaba. Y en el 56 Malcolm, libre de marca en la banda izquierda merengue, empató. Una jugada por el otro lado la salvó Navas con su salida, el rechace lo pilló Suárez y su remate fue al poste. Y el balón le llegó a Malcolm, incluso le dio tiempo a pararla. Marcelo estaba de espectador, trotando desde el círculo central.

Cinco minutos después del tanto del empate ambos equipos hicieron un doble cambio. Por los locales entraron Messi y Arturo Vidal por Coutinho y Rakitic. Por el Madrid entraron Casemiro (Marcos Llorente se retiró lesionado) y Bale por Vinicius. En el 83 entró Marco Asensio por un Lucas Vázquez exhausto.

Desde el descanso hasta el 75 el partido lo dominaron los azulgranas. El último cuarto de hora fue madridista. Porque volvió la presión alta. En el 80 Bale, solo sin portero, tuvo el 1-2, en la ocasión más clara que tuvimos en los segundos 45 minutos. Se entretuvo para rematar con el pie ¡derecho! Y Semedo taponó el disparo. Jordi Alba hizo lo propio con un remate de Kroos. Y Piqué fue un frontón.

Mi impresión fue que vimos muy buen partido. De los dos. Las únicas notas negativas del encuentro fueron los excesos interpretativos de los jugadores azulgranas y sus protestas corales. Del VAR ya ni me molesto (vean la imagen, es en el 50 con 0-1).

El empate deja las espadas en alto. La vuelta en el Bernabéu promete ser apasionante. Puede suceder cualquier cosa. Confío en mi Madrid, es otro equipo. ¡Qué lejos queda el desastre del 6 de enero ante la Real Sociedad en casa!

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema ya lleva más goles que Griezmann

Jesús Rubio ASCon su tanto de hoy frente al Alavés, el del 1-0, Karim Benzema ya lleva más goles que Griezmann. De hecho en el computo de la temporada solo Messi supera a Benzema (incluso está por encima de Luis Suarez). Si nos quejamos de la falta de gol de nuestro francés qué decir de ese presunto Balón de Oro que los vecinos pretendían colarnos… El derby de la próxima jornada enfrentará también a los delanteros franceses.

Camino del Bernabéu puse la radio del coche para conocer la alineación del Real Madrid. Sintonicé la SER, emisora que cada vez escucho menos desde que me ofrecieron colaborar el pasado verano sin cobrar ¡porque no tenían presupuesto! Será porque se lo gastan en comentaristas y tertulianos que no dan una a derechas. Como los que dijeron que Vinicius jugaría por la derecha y Bale por la izquierda, usando argumentos de guardería. Según apagaba la radio pensaba “veremos”. El partido arrancó con Bale por la derecha y Vinicius por la izquierda. Y así fue durante toda la primera parte. ¿Para estos genios de la adivinación y el análisis sí hay presupuesto?

El primer cuarto de hora del Madrid fue brillante. El Alavés se sacudía como podía el aluvión blanco. Un par de contras visitantes, con dos medias salidas de Courtois, nos pusieron el corazón en vilo.

La sala de maquinas funcionaba. Casemiro, un muro. Modric y Ceballos incisivos, buscando el hueco y los desmarques de los dos laterales (Odriozola y Reguilón, incansables durante los 90 minutos) y de Vinicius. Porque Bale no aparecía. Estuvo missing durante toda la primera parte.

Los centrocampistas blancos aflojaron durante 10 minutos. Los de Abelardo aprovecharon para sacudirse la presión blanca y asomarse al área contraria. Fue un espejismo. Porque los laterales y Vinicius seguían profundizando por las bandas. Benzema era el colaborador necesario. Los centrocampistas sabían a quien buscar (Vinicius) y a quien evitar (Bale). En una de estas, en el 29, Vinicius le metió un excelente pase en profundidad a Reguilón (el primer pase bueno que dio). El defensa corrió la banda como un velocista y se la puso a Benzema, en la posición de delantero centro. Con el 1-0 se llegó al descanso con la sensación que el resultado era corto.

En la segunda mitad Bale y Vinicius intercambiaron posiciones. Bale parecía más entonado. Fue un espejismo porque tras 10 minutos volvió a ser el de la primera parte. Solari lo cambió en el 62 y dio entrada a Marco Asensio. El Alavés también parecía más entonado. Un excanterano, Burgui, pudo hacer mucho daño. Hubo otra dos contras peligrosas. El 1-0 parecía correr peligro. Hasta que una internada de Vinicius, de regreso a la banda izquierda, cambió la orientación y lanzó un excelente pase (el segundo suyo) a Marco Asensio. Este desde la derecha centró al área. Mariano (había sustituido a Benzema) falló en la llegada para rematar (su tercera pifia desde que entró al campo). Afortunadamente a su lado también llegaba Vinicius. Paró, templó. Y anotó el 2-0 en el 79. La tranquilidad hizo acto de presencia.

Isco salió en el 86 por el brasileño, quien se retiró ovacionado. El malagueño debía poner tranquilidad y pausa en el juego blanco.

Odriozola completó una gran tarde con un gol que le anularon por fuera de juego y el pase del tercero. Isco le metió un balón en profundidad y Mariano de excelente cabezazo culmino el excelente pase del vasco. Era el 90 y el 3-0 ponía broche a una buena tarde-noche de fútbol. Con una incomprensible floja entrada. El equipo ha recuperado el tono. ¿Sería por la hora? ¿Por el frío?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Exhibición de Benzema en Cornellá

benzema asBenzema dio una exhibición ayer en Cornellá. No solo por los dos goles que anotó, es que le salió todo bien (regates, pases en corto y largo, paredes, cambios de orientación). Cuando en la primera mitad el Real Madrid hacía la presión alta él era el primero en presionar. Mi whatsapp echaba humo con su partidazo. Todos estábamos rendidos ante Karim fuésemos partidarios, detractores o tibios. A pesar de que está entre los mejores goleadores de la historia del club siempre le discutimos su eficacia cara al marco rival. A Esteban Hernández le escribí que si tuviese gol sería Messi.

Esa presión alta, decisiva, y el ritmo de juego actual del equipo, son consecuencia de la mejoría en la preparación física. Los jugadores ahora vuelan. Antes les pesaban las piernas. Y las ideas. Hay un nombre propio en esta mejoría: Antonio Pintus (el que tuvo Zidane). Y un responsable: Solari. Fue el mister quien le recuperó como responsable directo de la preparación física del equipo. Rectificando un claro error del exseleccionador. Porque fue Lopetegui quien le apartó. Con la consiguiente responsabilidad de quien le fichó y permitió tomar tan errónea decisión como la de prescindir de Pintus.

El 2-4 del Madrid frente al Espanyol se me antoja corto. 1-3 al descanso y 1-1 en la segunda mitad.

A los dos minutos de partido Vinicius efectuó el primer remate a puerta. Fue su única jugada positiva en la primera parte. Hasta la pared con Benzema en el tercer gol al filo del descanso. En la segunda mitad le sustituyó Gareth Bale. El primer balón que tocó el galés fue gol. El 1-4. Resumiendo: se tiene gol o no se tiene. Vinicius es joven y la puntería se entrena.

El Madrid de la primera mitad, sobre todo en los primeros 25 minutos, fue una apisonadora. Me recordaba al Djokovic de la final del Open de Australia frente a Nadal. Un vendaval. Dominando todas las facetas del juego. Con velocidad y profundidad. Y mucha inteligencia. Conscientes de la debilidad del centro de la defensa catalana (tres centrales eran baja y Hermoso reaparecía) no solo se jugaba por las bandas, también se buscaba entrar por el centro. Así llegó el 0-1. Modric se coló en el área, por un pasillo central que se cocinó el mismo, como si fuese un cuchillo afilado entrando en un bizcocho espumoso. Su remate, con el exterior, en el mano a mano fue muy bien rechazado por Diego López. El rechace llegó a Benzema quien remachó a la red. El francés estaba en la posición del 9: en el sitio justo en el momento adecuado. Como si fuese un killer del área. Iban tres minutos de partido.

Diez minutos después Modric, de nuevo, desde el vértice derecho del área grande, en un saque corto de esquina (los odio) puso la pelota en la cabeza de Sergio Ramos. 0-2. Para hacerse una idea de la fragilidad defensiva del Espanyol tan solo comentar que Ramos se impone en el salto a ¡Casemiro! Dos madridistas libres de marca.

Baptistao hizo el 1-2 en el 24′ aprovechando unos despejes blandos de la defensa madridista. El Madrid siguió controlando el partido, pero sin tomarse tantas alegrías en ataque. Modric, Kroos y Casemiro manejaban el encuentro a su antojo. Estábamos viendo las mejores versiones de los tres.

Al filo del descanso llegó el 1-3. Un ataque conducido por Benzema, se apoyó en Vinicius, con quien ejecuta una pared, y marca un golazo desde ese espacio entre los dos vértices de las áreas grande y chica: un disparo cruzado con efecto que batió sorprendiendo al meta rival.

No todo van a ser buenas noticias. En la reanudación no salió Sergio Ramos, tocado por un golpe recibido. Le sustituyó Nacho. Las otras malas noticias llegaron en forma de tarjetas. Bastantes amarillas (Carvajal, excelente hoy, se pierde el siguiente partido) y una roja. Varane fue expulsado en el 71 (con 1-4 en el marcador).

El cuarto gol fue obra de Bale. La presión alta volvió a surtir efecto. Un muy adelantado Nacho achuchó en la banda a Baptistao (quien había bajado a ayudar en defensa). Lucas Vázquez le apoyó y robó la pelota. Se la cedió a Benzema, quien caracoleó dentro del área y se la devuelvió a Lucas (al borde del área pero ya más centrado). El balón acabó llegando a Bale. El galés de espaldas la tocó de tacón, se la adelantó y remató con la zurda al interior de la portería local.

La expulsion de Varane trastocó todo. Isco que iba a salir se quedó en el banquillo. Solari retocó la defensa dando entrada a Marcelo (Reguilón fue titular) por Modric.

El 2-4 de Rosales (un golazo) no fue anulado porque Marcelo se quedó enganchado y habilitó al artífice del tanto.

El Madrid encadena tres victorias seguidas y jugando bien. Creando ocasiones. Solo hay que mejorar en defensa. Pero lo importante es que hemos recobrado la fe y la esperanza.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol