Archivo de la etiqueta: Militao

Los tres puntos contra el Getafe como un parto sin epidural

Javier Gandul AS

Los partos con epidural son una de las grandes diferencias entre el primer mundo y los demás. Porque ganar 1-0 al Getafe fue eso, un parto de lo más doloroso para el Real Madrid.

Ya conocen mi predilección por Zidane, pero ayer se equivocó dos veces. La primera con la inclusión de Isco en el once. Las características del malagueño no son las adecuadas para romper las líneas del Getafe. Todos sabemos lo duros y correosos que son los azulones. Y muy pegajosos. Como era de prever Isco no dio una. Contra la esperada presión del rival las armas fundamentales son el juego al primer toque y la velocidad. Isco precisa dos toques y combinar en corto. Cierto que te puede filtrar un pase. Pero es que Bordalás dispuso un 4-5-1. Entiendo que esta disposición te pueda sorprender, pero una vez iniciado el partido ya lo ves y debes reaccionar. ¿Por qué necesitas una defensa de cuatro si el rival juega con solo un delantero? Y encima te están ganando la pelea por el centro del campo. Por superioridad numérica.

Aquí es donde veo el segundo error de Zidane. Tardó una hora en cambiar. Fue un triple cambio: entraron Marco Asensio, Rodrygo y Fede Valverde por Vinicius (no tuvo su noche), Isco y Modric. El equipo ganó pulmones y velocidad. Y aprovechó el lógico desgaste del Getafe, que estuvo presionando a lo largo y ancho de todo el campo. Si he señalado dos errores de Zidane, esta reacción con el triple cambio es a su favor. Un acierto total.

El Getafe dominó de cabo a rabo, hasta el triple cambio. Les apunto unos detalles. A la media hora, antes de la pausa de hidratación, Courtois había salvado un gol, en una reacción de grandes reflejos (el remate llegaba de un rebote a bocajarro), y el Madrid ya llevaba dos tarjetas (Carvajal y Sergio Ramos). Para colmo de males Varane se retiraba conmocionado por un golpe a los 32. Entró Militao. Al descanso vimos otra amarilla (Modric). Estas tres tarjetas en 45 minutos son muestra de nuestra frustración. Nosotros jugábamos mal porque el Getafe nos achuchaba y no conseguíamos imponernos. Mandaban ellos.

Desde Mata, solo arriba en punta, hasta el central Djene (partidazo el suyo), todos nos cerraban los caminos. Cucurella era un dolor de muelas tanto para Carvajal como para Modric. Le cambiaron incomprensiblemente en el 68. El jugador tampoco lo entendió. Se fue visiblemente molesto. Zidane había reforzado ya esa banda con Valverde y Rodrygo. A los 10 minutos de irse Carvajal se comió la banda. Cucurella ya no estaba, claro. Benzema, una vez más, se sacó una genialidad de la chistera: de espaldas lanzó con su pase a Carvajal. Este la corrió como un poseso. Y ya dentro del área su recorte provocó el penalti de Olivera. Sergio Ramos transformó con su maestria habitual (min. 78). Esta y una de Vinicius, en una contra de la primera mitad, fueron las únicas oportunidades claras del Madrid en todo el partido.

A partir del 1-0 el partido fue otro. Ya se jugó a lo que le convenía al Madrid. Un segundo tanto nuestro parecía más probable que el suyo del empate.

De momento son seis victorias consecutivas y quedan cinco finales más. Y el Barça está a cuatro puntos más el gol average. En la jornada de este fin de semana que viene, otra que puede ser decisiva, nosotros visitamos Bilbao y el Barça viaja a Villareal. Veremos qué pasa…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¡El Madrid líder!

Antonio Villalba realmadrid.com

¡El Real Madrid ya es líder! No desaprovechó la oportunidad y ganó en San Sebastián. El Real Sociedad 1 Real Madrid 2 refleja lo visto en el campo en un buen partido de ambos equipos. El Madrid ya depende de si mismo.

Zidane volvió a sorprender con la alineación. La presencia de James en el once y la ausencia de Hazard fueron las novedades. Por el belga salió Vinicius. Valverde también fue titular, en detrimento de Modric.

James jugó de jarrón. Una figura decorativa que no aportó nada y que en momentos puntuales entorpeció. No dio un pase bien, de los que cuentan. Vinicius fue nuestro mejor jugador. En la primera mitad, con Benzema perdido y el ausente James, fue el único que llevó peligro. Sus incursiones eran puñales para la defensa donostiarra. Su presencia en defensa cubriendo a Marcelo fue notoria. Ya conocemos su falta de gol. Tampoco acaba de acertar en el pase final. Pero su valentía al encarar provocó el penalti que Sergio Ramos transformó en el 0-1, al inicio de la segunda mitad. La jugada fue un prodigio de velocidad y habilidad por parte del brasileño. Este gol en el 49 encarrilaba el encuentro.

El 0-2 de Benzema en el 69 debió de ser decisivo. Pero al igual que tras el 0-1 el Madrid no fue a remachar el partido. Se echó atras, a verlas venir. Contemporizaba demasiado. Se jugaba con fuego. Con un peligro añadido: habíamos perdido a Ramos en el 59 (por lesión) y todos sabemos el caracter y personalidad que el capitán impone. El segundo gol debió de tranquilizar pero no fue así. Merino en el 82 lograba el tanto realista. Era un premio a su excelente partido. Su duelo con Casemiro de la primera mitad fue épico. Este 1-2 nos puso un nudo en la garganta. En cambio, los seis minutos de descuento fueron más apacibles de lo que podría pensarse. Porque los últimos cambios, Modric y Mendy, aportaron solidez y refresco físico. Antes habían salido Militao (por Ramos) y luego Mariano (pudo haber anotado el tercero) y Marco Asensio.

Del Madrid me gustó mucho un aspecto defensivo: concentración en las marcas y muy buena colocación. La Real intentó penetrar por el centro, filtrando pases. Nuestros defensas y centrocampistas lo taparon todo. Interceptaron desde los pases hasta los disparos desde fuera del área.

Ambos equipos plantearon la presión alta. Obstaculizaban y dificultaban la salida del balón. Un error o una perdida podrían ser letales. En este aspecto la superioridad técnica del Madrid era un plus. Y el referido duelo Merino-Casemiro fue muy importante para inclinar la balanza en la lucha por el control del centro del campo.

El árbitro catalán Estrada Fernández acertó en las tres jugadas polémicas: el penalti a Vinicius, el gol de Benzema y un tanto anulado a la Real. En las tres decisiones el VAR confirmó sus decisiones.

Y a partir de ahora, en las ocho jornadas que faltan, cualquier tropiezo nuestro o del Barça serán decisivos.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Real Madrid 3 Eibar 1

Marca

El primer once de Zidane me sorprendió en algunas cosas y despejó una duda (el ascendente de Marcelo sobre Mendy, confirmando que el mister ha recuperado al brasileño para la causa). Entre las sorpresas la ausencia de Fede Valverde y la presencia de Rodrygo. Un servidor no contaba con Marco Asensio (como así fue). Son demasiados meses inactivo y hay cinco cambios para ir dandole cancha poco a poco. Sobre Bale tenía mis sospechas sobre la campaña mediática a su favor. Exagerada a todas luces. Su suplencia confirma lo que pensaba y es una muesca más en el descrédito general del periodismo.

Sacó el Real Madrid de centro. Para atrás. Al medio minuto el balón llegó cedido a Courtois. Un minuto después volvió al meta blanco. El Madrid no pasaba de la divisoria del medio campo. Hasta que lo hizo, pasado el minuto tres. Un caracoleo de Benzema por la izquierda del área rival provocó un rebote. Kroos atento, desde el vértice del área, la centró con el interior de su pie derecho a la escuadra del palo contrario. 1-0. El Madrid no volvió a rematar a puerta hasta el 2-0 a la media hora de juego. En el intervalo parecía que el Eibar era el local y nosotros los visitantes, agazapados, esperando la contra. Y eso fue el segundo gol. Sergio Ramos se adelanta interceptando un pase del ataque armero. Lanza a Benzema. El galo avanza por la izquierda. Ve a Hazard a la derecha (se había cambiado de banda con Rodrygo). El belga avanza, pisa el área, encara al meta y no remata. Ve lanzado a Ramos por el centro y se la cede. El capitán la empuja a la red, pletórico de fuerza, en una jugada que arrancó en sus botas e ímpetu. En la imagen de Marca se aprecia la carrera de Ramos. El tercer remate a puerta fue de Hazard y fue el prolegómeno del 3-0. Una nueva combinación de Benzema con Hazard, que en el 36 seguía por el costado derecho. Esta vez el belga, nuevamente ante Dmitrovic, opta por disparar. El meta despeja como puede. El rechace le llega a Marcelo. El brasileño controla como puede, entra en el área por la esquina izquierda y suelta un cañonazo imparable. Era el cuarto remate del Madrid y el tercer gol (en esta jugada del 3-0 hubo dos remates).

Tras el descanso entraba Mendy por Carvajal.

Al minuto de juego de la segunda mitad Casemiro vio la amarilla. Y Zidane mandaba calentar a Militao, Bale y Vinicius. Mientras el Eibar disponía de su primera ocasión.

La sensación de un Madrid lento como en la primera mitad, salvo en las jugadas de los tres goles, desaparecía a medida que pasaban los minutos. Se jugaba al primer toque. Aunque provocase algunas perdidas. El Eibar parecía entero a pesar del resultado. En el 56 Courtois salvaba un gran disparo de Expósito. A continuación Mendilibar realizaba un triple cambio. Y el recién incorporado Sergio Enrich cabeceaba a la madera, en el saque de esquina tras la mencionada acción de Courtois. En el 59 una sucesión de rebotes, tras otro córner, originaba el tanto visitante, con Courtois atónito. Se lo apuntaban a Bigas.

Zidane daba entrada a Militao, Bale y Vinicius por Ramos, Rodrygo y Hazard.

El 3-1 le dio alas al Eibar. El Madrid se mostraba atolondrado. Dominaban ellos. Modric y Kroos estaban missing. En el 72 Casemiro se jugaba la segunda amarilla. La pausa de hidratación (min. 75) llegó en las inmediaciones de nuestra área. Valverde calentaba en la banda. Su presencia se me antojaba imprescindible. Tardó en entrar: en el 83 por Modric. Era el quinto y último cambio.

La entrada de Valverde produjo el efecto previsible: oxigenó al equipo. Pero el EIbar seguía erre que erre. Dieron cuatro minutos de descuento que fueron cinco.

El 3-1 es engañoso. No es de recibo que el Madrid en casa solo realice seis tiros a puerta. Aunque haya marcado tres goles. De esos seis remates cuatro fueron en la primera mitad. Así que imaginen la segunda mitad. Salvo unos minutos jugando al primer toque, el Eibar marcó el ritmo en los segundos 45 minutos. Y nosotros dimos demasiada sensación de indolencia. Esperemos que vayamos a más, porque el siguiente partido es el próximo jueves frente al Valencia. ¿Tendrán su oportunidad Isco y Asensio?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid a romper la tendencia

ÓSCAR J. BARROSO AFP El País

El Real Madrid sale obligado en el Clásico. Obligado a romper la tendencia negativa tanto de los últimos partidos de un febrero aciago como de los últimos enfrentamientos ante el Barça en el Bernabéu. Nuestro estadio está siendo muy propicio para los azulgranas. Si hay un jugador que protagoniza este dominio, y no es Messi, este es Ter Stegen. Con él en la portería nos han ganado 2-3, 0-3 y 0-1. Es decir, en los dos últimos ni siquiera marcamos y el alemán mantuvo su meta imbatida.

El Madrid también está obligado a romper otra tendencia: no ganamos en Liga al Barça en casa desde la 2014/15. Concretamente desde el 25 de octubre de 2014 cuando vencimos 3-1, con Ancelotti en el banquillo. Lo cual nos lleva a otra tendencia negativa a romper, en este caso de nuestro entrenador: Zidane nunca ha ganado al Barça en el Bernabéu en partido de Liga.

Un triunfo blanco pondría fin a la mala racha del equipo. Y supondría un importante rearme anímico. Una derrota sería el desplome, definitivo de cara a la Liga 2019/20 y complicaría aún más la vuelta contra el Manchester City. Un empate sería un mal menor, un quiero y no puedo.

Ahora bien, también les digo que con Carvajal en el once titular poco tenemos que hacer. Sin un relevo claro en la plantilla y con Nacho descalificado tras la prueba contra la Real Sociedad en Copa, solo veo dos posibilidades: Militao o Lucas Vázquez.

Confiemos en que Zidane toque las teclas adecuadas y no desafine como ha hecho ultimamente.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La crisis del Barça estaba en el Bernabéu

ACA74AA8-E1AA-423B-BCBF-E3D9EDEB35C8

Al regreso de Venecia me encuentro con una crisis del Barça, fruto de unas declaraciones cruzadas entre Abidal y Messi. Los medios deportivos amplifican la situación y exageran hasta límites insospechados. Que sí hay que echar a Abidal, que debe presentar su dimisión, que Messi se va del club en junio, que urge convocar elecciones, etc. Y resulta que al Real Madrid le elimina la Real Sociedad de la Copa.

El 3-4 del Bernabéu sí que es una crisis. En este caso de juego y de resultado. Y de alineación. Quedó claro que AreolaMarcelo, James y Brahim no están para ser titulares. Ni Nacho es lateral derecho.

El 0-1 al descanso era lógico. El Madrid no remataba ni aprovechaba la chispa de Vinicius, el único que aportaba algo en ataque. La Real solida en defensa salía rápida a la contra. Isak falló dos ocasiones (en la segunda mitad se resarció metiendo tres; le anularon uno). Un remate suyo, por el centro, no lo atajó Areola. El rechace le llegó a Odegaard, ante la pasividad de Militao y Sergio Ramos, y se la coló entre las piernas al meta desde la frontal del área.

La segunda mitad fue un festival de goles. De un 0-3 pasamos a un 1-4 para acabar en el 3-4 final. A Isak y a Vinicius les anularon un gol a cada uno. Dos de Isak y uno de Merino completaron el marcador realista. Marcelo, Rodrygo y Nacho anotaron los tres merengues.

Fueron unos segundos 45 minutos de lo más coperos. Cuando parecía todo perdido Zidane recurrió a la heroica y casi le sale bien. El problema estuvo en desperdiciar la primera mitad, con el once que presentó.

La felicidad azulgrana ante nuestra eliminación tan solo duró dos horas. Su KO no debe servirnos de alivio. Ambos aligeramos nuestros calendarios, pero nos dejan sabores muy amargos…

P.D.: Agradezco a mi amiga Cristina su invitación. Su llamada al mediodía alegró mi comida (Justo estaba preguntándome dónde verlo).

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Empate sin goles en el Bernabéu para despedir el año

Marca

Para el último partido del año en el Bernabéu Zidane dio descanso a Varane. Jugó Militao en su lugar. La otra variante fue en la delantera donde Rodrygo y Vinicius acompañaron a Benzema. Parecía acertado salir con tres puntas a la vista que Garitano dispuso tres centrales. Otra cosa es debatir sobre los nombres propios de la tripleta. A estas alturas parece ventajista hacerlo (aunque bastantes hubiésemos preferido ver a Bale; quizás la hostilidad de la afición fue determinante para que no fuese titular). La presencia en la media de Modric, Fede Valverde y Kroos parecia cantada por la baja de Casemiro.

Los del Athletic de Bilbao dejaron muy claras sus intenciones desde el principio: frenar a Kroos. En los primeros nueve minutos le hicieron tres faltas (aunque solo pitaron dos) Modric aprovechó la circunstancia y se hizo el jefe del centro del campo, con la inestimable ayuda de Valverde, omnipresente.

La presión alta de ambos equipos provocaba que recurriesen a ceder el balón atrás a sus porteros. Más ellos que nosotros. Nuestro dominio se tradujo en varias ocasiones claras y no aprovechadas. Así en el minuto 11 un pase de Benzema a Vinicius  origina un recorte magnifico del brasileño sobre uno de los centrales, justo antes de entrar en el área pequeña. Pero no fue capaz de superar en el mano a Unai Simón. Disparó al muñeco. Diez minutos después cabecearía rematadamente mal un gran pase de Modric. En el 18 Kroos se internaba imperialmente entre la defensa bilbaína. Su disparo, desde el borde del área pequeña, se estrellaba en el larguero. Poco después Iñaki Williams aprovechaba un error de Valverde (el primero de los únicos dos que tuvo en esta primera mitad y en todo el partido). Su remate forzaba a Courtois, en una muy buena intervención. Williams, bullidor arriba, era el único capaz de traer en jaque a la defensa blanca, bastante tranquila en esta mitad.

En el 32 Benzema, a pase de Kroos, recorta al meta, pero Unai Núñez sacaba la pelota sobre la raya de gol. La pelota llegaba a Vinicius, quien controla fatal y desperdiciaba una ocasión a puerta vacía. 10 minutos después un golazo de Kodro, que entró por la escuadra, era anulado por fuera de juego.

El 0-0 al descanso no eran buenas noticias. La actuación de Carvajal tampoco invitaba al optimismo. Ya está en mi lista de sospechosos. No dio un pase bien en ataque. Donde estorbó a Rodrygo constantemente. Y le forzaba a buscar posiciones más centradas, como de media punta. El fuerte de Rodrygo pasa por encarar y pasar (además de marcar). Como hizo las pocas veces que le dejó hacer Carvajal. A Vinicius le hizo lo mismo, cuando los brasileños se intercambiaron de banda.

En el arranque de la segunda mitad dejaron KO a Militao. No enseñaron tarjeta. El Real Madrid estuvo unos minutos con uno menos en el campo. Hasta el 57 no entró Nacho. Al minuto, en un saque de esquina provocado por una internada de Rodrygo, el recién incorporado cabeceaba al larguero. Nuestro segundo palo del partido. Antes de cumplirse el 62 entraba Bale por Rodrygo.

Benzema seguía buscando, infructuosamente, el gol. Pero, entre Unai Simón y la poblada defensa del Athletic, sus intentos (algunos meritorios) quedaban sin reflejo en el marcador. Pasaban los minutos y ahí teníamos el 0-0. Sergio Ramos se incorporaba a la defensa vasca: en dos saques de esquina le pitaron falta en ataque (hubo una tercera en el 80). En el 68 ellos casi tuvieron una ocasión que fue desbaratada por Carvajal antes del remate.

Jovic entró por Vinicius en el 71. Bale, incómodo con Carvajal, se fue a la izquierda. A estas alturas del partido ya lo empezaba a ver negro. La barrera defensiva rival, comandada por Iñigo Martínez, se mostraba muy eficiente. Y empezaban a estirarse buscando a Courtois. Desde el larguero de Nacho hasta el 78 habían pasado 20 minutos, sin ocasiones ni jugadas de peligro. Éramos en esta segunda parte un equipo plano. Sin chispa. Volvíamos a las andadas. El gol empezaba a vislumbrarse como un milagro.

A cinco minutos del final retiraban a Iñaki Williams para dar entrada a Beñat. El mensaje era claro: amarrar el empate. Al minuto Jovic cabeceaba a la base de uno de los postes (nuestro tercer palo de la noche). Ramos no pudo con el rechace.

Los seis minutos de descuento eran una tabla de salvación. En los tres primeros no sucedió nada. En los tres siguientes un buen remate de ellos nos puso el corazón en la boca. Y en el ultimo minuto Courtois salvó un gol cantado. (Creo que la jugada estaba anulada por fuera de juego).

La presencia de Ramos en ataque durante los últimos 10 minutos, a la deseperada, retrasó a Valverde. Un error. Perdimos la capacidad de sorprender del uruguayo entrando entre líneas. Y no ganamos nada en ataque (el fáctor Ramos también tiene algo que ver con la sorpresa).

¡Pinchazo grave del Madrid en casa! Y el Barça líder en solitario con dos puntos de ventaja. Nos quedamos además con el mal sabor de boca de un solo gol marcado en los tres últimos disputados (el de Valencia in extremis).

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Jornada importante de Liga

real sociedad-barcelona

Los medios nos tienen entretenidos con el Clásico del próximo miércoles y parecen olvidar que este fin de semana se juegan dos partidos importantes de Liga. El Barça viaja a San Sebastián para jugar contra la Real Sociedad y el Real Madrid visita al Valencia. Dos salidas difíciles para los equipos que lideran la clasificación, empatados a puntos. Un tropiezo de cualquiera de ellos supondrá que afrontarán el partido del miércoles (si se juega) como si fuese una final. A estas alturas dos traspiés seguidos pueden ser fatales.

No sé quien lo tiene más difícil. Además tanto la Real como el Valencia parecen gozar de buena salud futbolística. De los míos me preocupa la situación de Casemiro (a una tarjeta de la suspensión). Si no juega es probable que Zidane juegue con Kroos, Valverde, Modric e Isco. Caben otras combinaciones en el medio campo, que siempre terminan afectando a la delantera (de dos o tres). Y estamos sin lateral izquierdo. Asumo que Militao será de la partida.

El Madrid cuenta con una ligera ventaja: al ser su partido el último de la jornada (el domingo a las 21:00) conocerá el resultado del Barça.

Valencia-Real Madrid

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Brujas 1 Real Madrid 3

Chema Rey Marca

El resultado marca las diferencias entre unos y otros. Mas no refleja el pobre partido que nos ofrecieron.

En una primera parte tediosa solo hubo tres ocasiones. Una, de ellos, en el minuto 10, fue salvada por Areola. Era un remate a bocajarro de Tau desde el área chica. Al cuarto de hora Jovic, en el primer balón que tocó, no acertó en el mano a mano frente al meta belga, quien desvió su remate a córner. Un cuarto de hora después Isco, en su característica jugada en paralelo a la linea del área grande, se fabricó una buena oportunidad. Su disparo salió fuera por poco. El 0-0 al descanso parecía justo. A pesar del tanto anulado a los locales, por fuera de juego, en el minuto de descanso. El Brujas presionaba mucho, imposibilitando el juego del Real Madrid. El Madrid, lento y parsimonioso, facilitaba la labor de los locales. Costaba mucho sobrepasar la divisoria de ambos campos. Se intentaba por las bandas, especialmente la izquierda con Mendy y Vinicius. Pero faltaba chispa, velocidad. Por la otra a Odriozola solo le vimos en una subida y a Rodrygo lo pararon a base de faltas, en las escasas ocasiones que intervino.

La segunda mitad arrancó sin cambios y con la misma tónica que la primera. Hasta el 52 cuando Odriozola arrancó por su banda y pasó a Rodrygo. El brasileño anotó su cuarto gol en esta Champions, de un excelente zurdazo de volea. 0-1. Pero a los dos minutos empataba el Brujas. Un error defensivo de Militao con perdida de balón (un prohibido pasé horizontal interceptado), más una protesta de una falta no señalada sobre Rodrygo, facilitaron el 1-1. Vanaken, cómodo y libre de marca en el área, logró el empate.

Los minutos seguían pasando sin más incidencias que las del marcador y un cambio del Brujas. Y en el 64 marcó ¡Vinicius! Un pase de cabeza de Jovic a Rodrygo facilita el remate del brasileño desde el área pequeña. Intercepta un defensa y el balón llega a Vinicius. Con sutileza y colocación la alojó en la red con el exterior de su bota diestra. 1-2. Esta vez no nos empataron a los dos minutos.

A partir del 1-2 vimos a un Madrid más entonado y a un Brujas que comenzaba a flaquear en su presion. Al filo del 70 hicieron su segundo cambio. Esto les reactivó. Mientras Zidane dio entrada a Brahim en el 72 por Vinicius. Los brasileños llevaban un rato cambiados de banda. Rodrygo permaneció en la izquierda y Brahim ocupó la derecha. En el 76 y medio entró Benzema por Jovic. Y en el 83 se fue un gris Isco y saltó al campo Fede Valverde.

El poco peligro del Brujas llegaba de algunas internadas de Dennis. En el 88 estuvo cerca de empatar. Pero en el 90 Modric ponía el 1-3 desde la media luna. Quedaban por jugarse los tres minutos del descuento. No pasó nada más.

Este 1-3 sirve para maquillar esta fase de grupos del Real Madrid: tres victorias (las dos frente al Galatasaray y esta del Brujas), dos empates en casa (Brujas y PSG) y una derrota por goleada (PSG).

La mejor noticia: los cuatro equipos españoles han pasado a octavos de final.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Faena de aliño del ecoMadrid

Real Madrid

El Real Madrid ecológico se impuso 2-0 al Espanyol con una faena de aliño. Digo ecológico porque el Florentinato se sumó a la Cumbre del Clima: el club instaló en la fachada principal del estadio una gran lona ecológica de 35,77×19,60 metros. Se mantendrá hasta el 13 de diciembre. Es una lona microperforada e ignífuga que cuenta con un tratamiento ecológico que, con la luz del día, convierte la polución y la suciedad en vapor de agua y sal y elimina las bacterias. Cada tres metros cuadrados de lona absorben la cantidad equivalente de dióxido de nitrógeno que desprende un vehículo durante un año. No fue el único gesto: el equipo usó la tercera equipación, la verde. Faltó un detalle: el saque de honor a cargo de Greta Thunberg.

Zidane presentó el once que adivinaba pero que Luis Nieto del AS nunca acierta. Rodrygo, Benzema y Vinicius formaron la delantera. El técnico había avisado en la previa que la clasificación del rival no se correspondia con su valía real. Como se demostró a lo largo del partido, salvo en el primer cuarto de hora del Madrid. Fueron los mejores minutos de los blancos, ayer verdes. Quienes a medida que iba corriendo el reloj se fueron dejando dominar, hasta que los periquitos se hicieron con el control del encuentro. Courtois salvo el 0-1 con un paradón (a cabezazo de Granero). Hubo una reacción en la jugada siguiente, en la que Vinicius dispuso de su segunda oportunidad, bien resuelta (como la anterior) por Diego López. El brasileño se parecía más al de la temporada pasada que a la de esta: rápido, encarando, desbordando al rival. El último pase y el acierto de cara a la portería siguen siendo sus asignaturas pendientes. Respecto a esta última faceta, observé una mejoría: sus remates fueron entre los tres palos y en las dos ocasiones que tuvo, forzó al meta rival. Rodrygo, por su parte, estuvo muy trabajador. Bajó a defender, aliviando a Carvajal. Estuvo incisivo en ataque y siempre eligió la mejor opción.

Tras la momentánea reacción madridista el Espanyol volvió a hacerse con el ritmo del partido. Hasta que en el 36 Varane marcó el 1-0. Kroos (flojo a lo largo de los minutos que jugó) botó un córner. Ellos despejaron y la pelota le llegó a Benzema. Metió un pase de 10 y ahí acudieron Varane y Casemiro. El frances, mejor colocado, remató a gol.

Curioso el desempeño de Benzema. Falló un gol, dio el pase del 1-0 y metió el 2-0. En su tanto la jugada nace a iniciativa suya: en un saque de banda hace de Raúl, sabedor que no hay fuera de juego. Carvajal le ve y se la manda, en un saque largo. Fede Valverde atento sigue la jugada (¡qué bien termina los partidos este futbolista!). Benzema se apoya en el, el uruguayo se la devuelve y Benzema hace el 2-0. Era el 78 y sentenciaba un enfrentamiento que se estaba poniendo cuesta arriba. El de momento Pichichi de la Liga no hizo más. Suficiente para ganar y mantener al Madrid arriba.

En la segunda mitad hubo momentos en los que no pasábamos del círculo central. La entrada de Modric por Kroos oxigenó un poco a Case y Valverde. Entre ambos mantenían al equipo vivo. El brasileño cortando y ayudando en defensa. El uruguayo de pulmón, un todoterreno, con fuerza para arrancar en ataque por su cuenta y riesgo, abriendo boquetes en las líneas rivales.

La expulsion de Mendy (doble amarilla), con 2-0, forzó la entrada de Militao. Hubo un doble cambio: salieron Rodrygo y Vinicius y entraron Brahim y Militao. El defensa brasileño apunta a titular en Valencia antes las bajas de Mendy y Marcelo.

No hubo más historia, como suele suceder antes de un partido de Champions (salvo que pinchemos).

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Las frivozidanes

Real Madrid

Las frivozidanes (traducción: frivolidades de Zidane) no auguraban nada bueno. Porque cuatro cambios, uno por línea (incluyendo la portería) no pueden ser calificados de otra forma. La ausencia de Fede Valverde tampoco invitaba al optimismo. En el recuerdo dos datos: la última vez que Zizou se puso caprichoso y le dio un ataque de entrenador fue en Mallorca, a mediados de octubre, y perdimos; la temporada pasada Lopetegui empezó a cavar su tumba frente al Alavés, cuando perdimos con un gol en el último minuto (mal precedente para hacer hoy  tantos cambios).

El arranque del encuentro, a la intempestiva hora de las 13:00, dejó claro en los primeros tres minutos que el Real Madrid iba a buscar a Bale con balones largos (como hicieron Isco y Kroos); que los vitorianos iban a buscar la espalda de nuestros defensas, especialmente la de Marcelo (hablando de cambios me sorprendió que no jugase Mendy, más apropiado para un duelo que se presumía bastante físico); y que Isco iba a disponer de absoluta libertad como frente al PSG.

La únicas emociones del primer cuarto de hora fueron una amarilla a Aleix Vidal, por fingir un penalti frente a Militao, y un autoposte de un defensa local frente a Bale.

En el 17 Isco dispuso de la mejor ocasión del partido hasta ese momento (y de la primera mitad). Su defectuoso remate se fue alto. Estaba solo en una inmejorable posición.

Pasaban los minutos y el dominio del Madrid era artificial porque no se traducía. Sin ocasiones ni goles. Ellos se cerraban con todos sus jugadores de campo. Rondando la media hora Isco volvió a tener otra, en una jugada originada por un saque lateral de Bale a Benzema. Veníamos de una buena aproximación del Alavés, fruto de la doble falta de concentración de Marcelo (por una falta que le señalaron en ataque) y de Sergio Ramos (que se las estaba teniendo tiesas con Joselu, un excanterano, por un encontronazo que dio lugar a la mencionada jugada protagonizada por Marcelo). Los balones largos a Bale habían pasado a la historia. La banda izquierda del ataque blanco era de Marcelo.

A 10 minutos del descanso un buen remate de Casemiro es despejado a córner por Pacheco, en una muy buena intervención. La lluvia era más protagonista que el juego y nos encaminábamos al descanso con 0-0, sin más incidencias que la meteorológica.

El Madrid sin Valverde pierde empuje y frescura. Sobre esto último, la ausencia de Rodrygo también supone un deficit. No hay chispa en ataque.

El arranque de la segunda mitad fue más de lo mismo: mucha lluvia y poco fútbol. Hasta que en el 51 una falta botada por Kroos fue cabeceada a la red por Sergio Ramos. 0-1. Y la lluvia se hizo más fuerte. El Alavés se estiró para buscar el empate. ¿Ganaría espacios ahora el Madrid? De momento se imponía el empuje de los locales, mientras arreciaba el agua que caía. No estaba el partido para florituras. 10 minutos después del gol y el Madrid era incapaz de pasar la divisoria del campo. Y en el 62 entre Marcelo y Sergio Ramos le hacen penalti a Joselu. Pitaron el de Ramos. Lucas Pérez empató, engañando a Areola. Zidane reaccionó dando entrada a Rodrygo por Bale (desaparecido desde la primera mitad).

El empate a uno activó nuevamente al Madrid. ¿O fueron los locales quienes de nuevo se echaron atrás?

Un remate de Isco cabeceado al palo, tras una parada milagrosa de Pacheco, es recogido por Carvajal para hacer el 1-2. Estábamos en el 69. La jugada, por la derecha, se inició en un pase de Rodrygo a Modric, que se la puso a Isco. Tanto Isco como Carvajal ocupaban la posición del 9.

Desde casa los madridistas pedíamos (por WhatsApp) a Valverde!!!

Pasaban los minutos y el Alavés no reaccionó igual que tras el 0-1. En el 77, para nuestra alegría, Valverde salió del banquillo para calentar (y empaparse). En el 79 sustituyó a Modric (que tenía amarilla). Zidane rectificaba así su primer gran error del once titular, dando entrada al uruguayo. Segundos después Rodrygo le montó un lío al meta local y a uno de los centrales.

Los cinco minutos finales (más el descuento) la presencia de Valverde fue tan constante como desde que salió. Isco siguió bregando. No solo de clase y talento tiró el malagueño.

Cinco córners consecutivos del Alavés (entre el 86 y 89) estuvieron a punto de provocar el empate (especialmente en el tercero y el último). Después de estos saques de esquina Mendy entró por Isco en vez de por Marcelo. ¡Otra extravagancia de Zidane! Y nos anunciaban ocho minutos de descuento.

Mendy se puso de lateral izquierdo y Marcelo adelantó su posición al medio campo. ¡Incomprensible! Otra frivozidan.

En el minuto seis del descuento, en un mal saque de Pacheco Valverde se encontró el balón y falló el tercer gol blanco.

Finalmente el partido acabó 1-2 a favor del Real Madrid, líder de la Liga a expensas del Atletico de Madrid-Barça de mañana. Los tres puntos de Vitoria eran muy importantes de cara a ese choque…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol