Peaky Blinders: la serie y su música

peaky_blinders

Ante la insistencia de mi hijo me he visto las tres temporadas de la serie Peaky Blinders (la BBC ha confirmado que habrá dos más). Y me alegro mucho de haberle hecho caso. Es sencillamente espléndida.

Como es norma en los británicos la ambientación es magistral. Y es aquí donde surge la primera sorpresa: la trama transcurre en el Birmingham después de la I Guerra Mundial pero la música es actual. Tan contemporánea como que en el penúltimo capitulo de la tercera temporada estrenaron el “If You Want It Darker” de Leonard Cohen.

La sintonia es “Red Right Hand” de Nick Cave & The Bad Seeds. Con las dos canciones mencionadas hasta ahora ya pueden hacerse una idea del tono y nivel de la serie. Añadan que también suenan The White Stripes, The Raconteurs, Johnny Cash, Jack White, Dan Auerbach (The Black Keys), PJ Harvey, Radiohead, Tom Waits, Arctic Monkeys, etc.

Me llama la atención que no suenen héroes locales de Birmingham como los hermanos Winwood (Spencer Davis, Traffic), The Move, ELO o Black Sabbath.

La historia es la de la ascensión de la banda de los Shelby, los Peaky Blinders. Una familia gitana liderada por el segundo hermano Tommy (un héroe de guerra). Desde la marginación hasta llegar a Londres. Apuestas (caballos y juego), extorsión, contrabando, robos, asesinatos y una complicada intriga política donde aparecen Churchill, el IRA y unos aristócratas rusos planeando introducir en la URSS los carros de combate robados por los Shelby.

El rumor de los últimos días es que Samuel L. Jackson ha pedido incorporarse al elenco. Ojalá.

Aquí se ha podido ver en Movistar. Y encontramos la única pega: no hay subtítulos en la versión original. Y los acentos del lumpen de Birmingham, de irlandeses, gitanos, bajos fondos de Londres, etc. no son fáciles de entender.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

De un tiempo libre a esta parte

De un tiempo libre a esta parte es el documental de Beatriz Alonso Aranzábal que ahora ya está disponible en DVD.

Integrante en su día del grupo Los Monaguillosh (los de “Voces en la jungla“) Beatriz es psicóloga clínica además de escritora y directora de documentales. De un tiempo libre a esta parte muestra en palabras de Eloy Tizón “la cara B de la mal llamada Movida de finales de los 70 y comienzos de los 80: Alphaville, Décima Víctima, Aviador Dro, Esplendor Geométrico…”.

“Después de 30 años este documental da voz a grupos como Los Nikis o Los Acusicas donde expresan sus opiniones y experiencias con gran naturalidad y sencillez”, contaba la directora a El País desde Londres (donde el doc. formó parte de una exposición sobre la Movida madrileña).

Diego A. Manrique decía: “¡No apto para mitómanos! De un tiempo libre a esta parte es un ágil documental sobre la parte salvaje, nunca beatificada, de La Movida. Hablan miembros de los Nikis, PVP, Alphaville, Aviador Dro, La Fundación, Lunes de Hierro, Esplendor Geométrico, Oviformia SCI. Plantean asuntos bien interesantes como la abundancia de personal femenino en los primeros grupos o la importancia de los atuendos.”

Y Ana Curra por su parte afirmaba: “Hubo historias de jóvenes, de música, de creatividad y libertad, que también sucedieron en este país. Fueron más pequeñas, más subterráneas, pero sin duda más excitantes y veraces, que merece la pena contar. Y Beatriz Alonso lo hace con cariño y justicia en este documental.”

Deja un comentario

Archivado bajo Cine, Cultura, Madrid, Música, Recomendaciones

Otro ejemplo del porqué la crítica musical se fue al carajo

Formar parte de un clan garantiza la supervivencia (hasta cierto punto) pero no la calidad de tu trabajo. En el caso de Juan Puchades siempre ha estado apoyado por uno de los popes de la crítica, Diego A. Manrique. Cuando colaboré en Efe Eme (sin cobrar: norma de la casa, contribuyendo a la precariedad de su profesión) era el director y su falta de criterio era notable: los aspectos más polémicos eran consultados con Diego, para su aprobación. Hasta cierto punto es normal, pero lo lógico es tener una visión propia. Pero claro, para eso hay que conocer. Y Puchades no sabía. Sigue sin saber. El visto bueno de DAM, que sí sabe, allanaba el camino.

Ser pusilánime y perrito faldero son recursos. Pero lastran tu trabajo de crítico. Supone un problema más generalizado de lo que parece. Y termina alejando al público de la crítica. En vez de ser faros para iluminar sobre los distintos caminos de la música/cultura popular se han convertido en guías para estrellarse.

El artículo de Puchades sobre Chuck Berry en Efe Eme es lamentable. En el pantallazo de mi muro de Facebook explico brevemente las razones más importantes.

Puchades Fats.jpeg

En la segunda linea del primer párrafo de su artículo Puchades escribía:

“…parecía que la Parca se había olvidado de esos tres tótems que tomaron parte activa (¡y de qué manera!) en la gestación del género y que hasta ayer seguían en pie: Chuck Berry, Little Richard (84 años) y Jerry Lee Lewis (81). Ya solo quedan los dos últimos (y algunos infatigables supervivientes de la segunda oleada rock, como Sleepy LaBeef, de 81)…”.

Vamos que se ha cargado a Fats Domino. Quien sigue vivo y sobrevivió al desastre del Katrina (se temió por su vida y la buena noticia de su superviviencia dio la vuelta al mundo). ¿O acaso va a resultar que según Puchades Fats Domino no era rock ‘n’ roll? El género al que tanto contribuyó junto a Dave Bartholomew y el backbeat de Earl Palmer. Pues tengo noticias no tan frescas para Puchades: Elvis Presley declaró en su día que el autentico Rey del Rock ‘n’ Roll era Fats Domino. ¿Sabrá Puchades algo que Elvis no sabía?

Veremos cuantos de sus compañeros de profesión se hacen eco, porque el corporativismo funciona. Otra razón más que aleja a la peña de la crítica: estas cosas se perciben.

Soy plenamente consciente que esta nota puede acarrearme problemas en mi actividad actual (a punto de editar un libro). Me da igual: soy independiente y tengo criterio propio. Por tanto, capacidad de riesgo.

P.D.: en la imagen pone hace 32 min y se refiere a las 13.00 horas de hoy cuando publiqué en Facebook.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Divide de Ed Sheeran

Hace cinco años, cuando este blog se actualizaba diariamente, di cuenta sobre la aparición de Ed Sheeran, entonces la nueva sensacion británica (Sheeran estaba a un mes de cumplir 20 años). En este intervalo el pelirrojo ha publicado dos álbumes más (Divide es el tercero). Además ha compuesto para One Direction, Taylor Swift, Major Lazer, The Weeknd o Justin Bieber (atención a su último disco y no es coña) y colaboró con Pharrell Williams y Rick Rubin en X, su segundo larga duración.

El primer CD de Ed Sheeran no era el de un cantautor al uso. Aunque la guitarra acústica era su imagen de marca. Este tercero, Divide, sigue explorando nuevos terrenos que parecían vedados a los trovadores tradicionales. Su aproximación al pop de hoy, al rap, a sonidos “electrónicos”, es no solo muy interesante también resulta de lo más comercial. Como muestra el ejemplo español: Divide debutó al n.º 1 en la lista de los más vendidos. Avalado por un temazo como “Shape Of You“.

Paul Simon sobrevuela en el tratamiento de ritmos afrocaribeños.

En Divide hay dos solos de John Mayer y Eric Clapton (bajo el seudónimo de L’Angelo Mysterioso). Y una canción “Barcelona” dedicada a la ciudad condal.

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

El Ciclo de Canciones de Laura Tunbridge

portada_19579

El ciclo de canciones de Laura Tunbridge, profesora de la Facultad de Música en la Universidad de Oxford, es una joya de libro. Tan revelador como deslumbrante. Un viaje apasionante por uno de los géneros más importantes de la música del siglo XIX. Y llega hasta nuestros días, desde Phil Spector hasta los discos conceptuales de Beatles, Beach Boys, Who, Pink Floyd, Jethro Tull, etc. Es decir, sin complejos ni ataduras. Superando esos tópicos anacrónicos de alta y baja cultura.

La autora investiga otros tipos de música que han influido en el ciclo de canciones, de la ópera y las sinfonías a la canción popular. Una guía completa y sugerente que perfila cómo las prácticas interpretativas, de los conciertos a las nuevas tecnologías de grabación, han cambiado el modo en que las escuchamos. Hay ejemplos célebres, como las obras de Schubert, Schumann o Mahler, que han sido objeto de particular atención y estudio. Sin embargo, otros muchos ciclos –de compositores igualmente famosos tanto del XIX como del XX– no lo han sido. Con el fin de conocerlos en toda su amplitud, este libro introduce una serie de conceptos clave y un repertorio amplio con los que perfilar una historia del género desde Beethoven hasta el presente. En sus capítulos se explora cómo estos ciclos reflejan el mundo que los rodea, y cómo las tradiciones nacionales y las relaciones sociales están presentes en la elección de textos y estilos musicales que lleva a cabo el compositor.

Tunbridge tiene en cuenta dos factores sociales:

“Primero, el lied surgió a la vez que un nuevo tipo de público musical y fue a éste al que sirvió; las clases medias con educación, que suplantaban poco a poco a la aristocracia como principales mecenas. Este cambio necesitaba una mayor sensibilidad comercial de los compositores y sus editores, que ahora tenían que anunciar sus mercancías en un mercado competitivo. La conversión de la música en artículo de comercio afectó directamente a la evolución del ciclo de canciones. Como los lieder, al igual que los poemas en que se basaban, eran de escala relativamente reducida, tendían a publicarse en colecciones… El segundo factor a tener en cuenta es la estrecha relación, hasta en los ejemplos más tempranos, entre los lieder y las expresiones de identidad nacional, en particular el aspecto popular o folclórico de estas sencillas canciones estróficas con textos en alemán, que gustaban y atraían como expresión y definición del espíritu nacional.”

Cuando Laura Tunbridge escribe “se disparó la ambición de los compositores” me siento totalmente identificado. No como autor musical -que no lo soy- pero sí como estudioso y amante de la música cuando hablo de lo que denomino como mercado de canciones. Ella lo aplica a “cuando los lieder empezaron ya a ser cantados por profesionales” siendo uno de los puntos de arranque de lo que hoy conocemos como música popular.

El ciclo de canciones es un libro muy recomendable para todos los amantes de la buena música. Un relato tan erudito como apasionante.

 

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Recomendaciones

La inagotable crisis del Madrid y de CR7

La inagotable crisis del Real Madrid y de Cristiano Ronaldo: ganan el Mundial de Clubs 4-2 en la prórroga, remontando un 1-2, con tres goles de CR7. ¿El cuatro veces Balón de Oro aparece o no en finales y partidos importantes? Pregunten en el Camp Nou…

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Tres libros de ahora

esto-no-es-hawaiipapell

Tres libros de ahora, para gente de hoy y de ayer, que miran al pasado. Los dos españoles reflejan parte de nuestra historia más reciente, la Transición y la Movida.

El de Jesús Ordovás ya fue tratado aquí hace unas semanas. El subtitulo de Esto no es Hawaii, “La historia oculta de la Movida”, lo dice todo. Jesús, con su habitual estilo ágil y al grano, recoge recuerdos, vivencias y entrevistas con los principales protagonistas de aquel terremoto de talento que tuvo su epicentro en Madrid. Y entra en asuntos concretos de los medios de comunicación. Es cierto que este periodo está muy documentado, pero faltaba la visión de Ordovás, testigo y también protagonista de esa época.

Antonio Papell, otro veterano, aporta una reivindicación del momento más importante de la España contemporánea. Al menos del último cuarto del siglo XX. Hoy tan criticado y puesto en entredicho por los adánicos actuales. Los mismos que deliberadamente obvian lo que había anteriormente. Una dictadura militar. Olvidan interesadamente la política de pactos y consensos que se lograron (la Constitución del 78, los Pactos de la Moncloa, la legalización de partidos y sindicatos, etc.). Por primera vez en nuestro país en mucho tiempo… Parece como si hubiésemos olvidado como ponernos de acuerdo.

La biografia de Frances Wilson sobre Thomas De Quincey, el de Confesiones de un inglés comedor de opio, es un hito. La autora novela la vida del escritor inglés basándose en sus escritos autobiográficos. Conocí la existencia de este volumen por una recomendación de Antonio Muñoz Molina en un Babelia del mes pasado. Desde la adolescencia la figura de Thomas De Quincey me ha llamado la atención. De los tres libros, que alterno según los momentos, es el único que me está costando esfuerzo. Necesito consultar el diccionario inglés-español con cierta frecuencia. Pero es igual de fascinante que los otros dos.

guilty-thing

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Madrid, Política, Recomendaciones