Archivo de la etiqueta: Cesc

Habrá que ganar en el Camp Nou

Varane

El Real Madrid 1 Barcelona 1 nos obliga cara al partido de vuelta. Habrá que ganar en el Camp Nou. Eso que ganamos las aficiones de ambos clubes y los futboleros en general, porque estoy seguro que volveremos a ver otro gran partido. Como el de anoche.

Había dudas sobre la alineación que presentaría Mourinho, quien entre lesiones y sanciones tenía hasta 6 bajas (incluyo a Nacho en esta lista). Aparte del tonto-debate sobre el portero: tenía claro que jugaba Diego López porque pensaba que el portero pródigo sería titular en Copa y Adán en Liga. Tras su sobria y eficaz actuación de anoche quizás también juegue este próximo fin de semana. Las dudas de verdad estaban en la linea defensiva. Según las decisiones que tomase Mou los acompañantes de Xabi Alonso y Sami Khedira serían unos u otros. En esta ocasión tenía claro que el dilema Benzema/Higuaín se resolvería a favor del francés. Como así fue. Finalmente la defensa la formaron Essien, Varane, Carvalho y Arbeloa (por la izquierda). Callejón fue de la partida. No tuvo una buena noche, voluntarioso eso sí, y fue sustituido en el 57 por Modric. Este no aportó nada, salvo ocupar sitio y hacer bulto. Supongo que si hubiese un concurso sobre el jugador que menos aporta a la plantilla la cosa estaría entre él y Kaká. Poco después de su incorporación, en el 63, entró Higuaín por Benzema. El Pipita tampoco atraviesa su mejor momento.

El Madrid salió en tromba. En los primeros 10 minutos Cristiano Ronaldo estaba desatado. El Madrid presionaba la salida de balón del Barça. Alonso y Khedira lo cortaban casi todo. De hecho los azulgranas solo pasaron un par de veces del centro del campo en los 15 minutos iniciales.

Sergio Busquets se las veía y deseaba para frenar la avalancha blanca y ordenar la posesión de su equipo, a pesar de la ayuda que recibía de Andrés Iniesta, Xavi Hernández y Cesc Fábregas. Incluso Leo Messi bajaba a ayudar. Precisamente que los tres centrocampistas estuviesen tan retrasados facilitaba la labor de los blancos. A medida que Xavi fue cogiendo ritmo y abriendo el juego por las bandas de Dani Alves y Jordi Alba, la presencia arriba de Iniesta se acrecentó, y el Barça se rehizo e impuso su ritmo. El 0-0 al descanso no reflejaba el brillante espectáculo. Era el triunfo de las defensas sobre los delanteros. Piqué (amarilla a los 3 minutos por una entrada sobre CR7 al borde del área) y Varane eran los zagueros más destacados.

Estaba claro que el gol podía llegar tan solo de un fallo. Estuvo a punto de ocurrir tras dos malas cesiones atrás: la primera de Carvalho (al portero; Varane salvó el tanto en la misma raya de gol) y la segunda de Alonso (al centro de la defensa). A la tercera fue la vencida: un desafortunado despeje de Callejón tras un brillante cruce, evita que un delantero rival se quede solo en el área, pero el balón le llega a Messi, quien solo entre varios jugadores blancos se anticipa y asiste a Cesc. Todo fue tan rápido que Callejón al quedarse colgado habilita a Fábregas. 0-1 en el 50.

El Madrid acusa el golpe. Y asistimos a los mejores momentos del Barcelona. Mientras que nosotros estábamos partidos en dos. Se había roto el medio campo. Pero la fe blanca mueve montañas. Y apoyados en la seguridad de Diego López y la soberbia actuación de Varane, Alonso y Khedira volvieron a hacerse con los mandos del partido. Los culés eran peligrosos a la contra. Los míos apretaban y se olía el empate. Finalmente llegó en el 81. Y lo consiguió Varane. Confirmaba su gran noche. Un excelente pase desde la derecha de Mesut Ôzil lo cabeceaba a la red en un salto de 9 puro. Quedaba tiempo para el 2-1. No llegó.

Özil pasó a la banda derecha tras el cambio de Modric por Callejón. No es su posición favorita. Pero cumplió con creces. Los compañeros confiaban en él y le buscaban. Saben que siempre luce ante los blaugranas. Le saliese o no la jugada sus controles y posesiones tenían aire de peligro. Lo mismo podemos decir de Iniesta.

Está claro que este empate favorece al Barça por el valor doble del gol fuera. Pero ambos equipos necesitan ganar en el Camp Nou. Porque con este 1-1 no concibo un Barcelona jugando en casa al 0-0.

18 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Y en eso llegó La Roja y mandó a parar

Y en eso llegó La Roja y mandó a parar, pero en este caso comenzó la diversión (contrariamente a lo que cantaba Carlos Puebla): un festival de golazos y buen juego frente a unas madres irlandesas. Nos servirá para templar ánimos y recuperar la confianza del grupo en sus posibilidades.

Ayer a media mañana escuché a Michael Robinson en Radio Marca. Y uso un símil boxistico para definir su impresión sobre lo que sería el España-Irlanda: un mismatch. Resaltaba las enormes diferencias entre ambas selecciones. Como se comprobó a lo largo del partido.

No se pudo empezar mejor: gol de Torres a los cuatro minutos. En esta batalla de suplentes -o titulares que perdieron su puesto en sus clubs- el madrileño salió de inicio en lugar de Cesc Fábregas. El tanto despejaba muchas incógnitas y aportaba nuevas sensaciones. Aparte de dejar muy tocados a los irlandeses. El de Fuenlabrada anotó otro más. Y fue elegido el mejor jugador del encuentro. Silva (enorme anoche) y Cesc (sustituyó a Torres en el 74) completaron la goleada.

Vicente del Bosque abrió el juego obligando a sus laterales a incorporarse al medio campo y al ataque. Conseguían ensanchar el campo desde el primer momento. Obviamente Irlanda no es Italia y resultó más sencillo abrir el campo. Con un delantero como Fernando Torres, que se mueve por todo el frente de ataque, los centrocampistas llegaban con fluidez y aprovechaban los espacios que dejaba el 9.

Una de los aspectos que admiro de Del Bosque es la forma en la que sus equipos crecen. En competiciones cortas (Eurocopa y Mundial) su bisturí opera con la discreción que le caracteriza, pero resulta más incisivo por la propia duración de los torneos. Unos retoques por aquí, otros por ahí, y poco a poco va resolviendo los problemas detectados contra Italia. Irlanda ha sido su mejor aliado.

España sale reforzada de este envite. Pero atención aún no estamos clasificados.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

España debuta en la Eurocopa con un empate frente a Italia

España debuta en la Eurocopa con un empate frente a Italia (1-1). En un bello partido, con fases de dominio alterno, oportunidades para ambas selecciones (San Iker volvió a lucirse y tuvo más trabajo que Buffon, porque los nuestros estuvieron desacertados en los remates). Y varios factores sorpresa que abren interrogantes.

La primera es el estado de los azzurri. Trastocados por el escándalo de las apuestas -la otra vez que sucedió algo parecido se llevaron el Mundial del 82, el del naranjito-, llegaban al torneo tras dar un pésima imagen en los tres encuentros de preparación. Su solidez defensiva es incuestionable. Al igual que su técnica individual. Pero además nos encontramos con un equipo que no solo estaba bien armado, también quería jugar la pelota y terminaba sus rápidas incursiones rematando. Su medio campo, liderado por el incombustible Pirlo,  va a dar mucha guerra. Y atención a Maggio, su lateral derecho.

Del Bosque -soy bosquimano de toda la vida- por su parte sorprendió con unas variantes que podríamos calificar como frivolidades. Y no me refiero al hecho de jugar sin un delantero centro. Aunque, la verdad, este planteamiento en competición oficial sin haberlo probado anteriormente… El caso es que en principio poblar nuestra linea media, previendo la estrategia italiana, no parecía una mala medida. Solo que en la primera parte no funcionó, salvo en el inicio. Sobábamos la pelota en demasía y no buscábamos la portería rival. La excepción era David Silva, tan incisivo como desafortunado en sus disparos. El canario e Iniesta (el mejor del campo) sí intentaban avanzar, profundizar. Pero no encontraban apoyo. Y ahí hubo un jugador que nos complicó la vida: Cesc Fábregas (por otra parte autor del gol del empate). El catalán comenzó la temporada como un tiro. Goleando. Pero la ha terminado de suplente en el Barça, precisamente en el decisivo tramo final de la temporada. Su inclusión en el once titular me dejó a cuadros. Y más aún cuando, por ejemplo, tenemos a Mata (reciente ganador de la Champions con el Chelsea). Incisivo en el área, con olfato de gol, buen llegador desde la segunda linea, excelente media punta, etc. Y hasta hace bien poco compañero de Silva en el Valencia. El problema es que tenemos en la lista de la selección a demasiados suplentes en sus equipos (y titulares que han perdido el puesto).

La posición de Busquets sobre Pirlo fue otro desacierto táctico: sacó al culé de su sitio habitual y retrasó a Xabi Alonso. A una zona donde se impone más la labor de corte que la de timón. Tampoco entendí el cambio de Silva, autor del magistral pase de gol a Cesc, a no ser que hubiese problemas físicos que desconozco. Estaba siendo, después de Iniesta, uno de nuestros mejores futbolistas y su salida se produjo justo después del tanto.

Otro ataque de entrenador, en este caso de Prandelli, fue dejar a Di Natale en el banquillo. Cuando apareció en la segunda mitad inauguró el marcador. Superó en velocidad a Piqué -a quien dejó en evidencia- y se plantó solo frente a Casillas.

Y por último la entrada de Navas antes de la de Torres también me asombró. ¿Para qué queremos un extremo si no tenemos un delantero centro de referencia para pasarle el esférico? Al de Fuenlabrada -suplente en su club- le seguimos esperando. Parece que poco a poco va recuperando esa chispa de velocidad. Ahora le falta afinar para reencontrase con el gol. Aportó frescura al ataque, dispuso de tres ocasiones (falló estrepitosamente en la primera y su vaselina en la tercera pudo haber sido el tanto del campeonato) y achantó a los defensas.

Esperemos -y confio plenamente en ello- que nos dejemos de pruebas y experimentos y volvamos a ser La Roja.

10 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Barça gana donde el Madrid empató

El Barça gana donde el Madrid empató: en Santander. Y como saben esto en mis cuentas son +2 para el Barcelona. Que se compensa con otros resultados: cuando los de Mourinho han cosechado mejores resultados que los de Guardiola.

A falta de 13 jornadas, 39 puntos en juego, se mantienen los 10 de ventaja. Pero atención porque no hay nada decidido, por importante que parezca la diferencia. Al Real Madrid le queda un calendario más duro de visitante que a su rival. Con tres salidas decisivas, de las 6 que le restan: San Mamés (la aplazada primera jornada de la segunda vuelta), el Vicente Calderón y el Camp Nou.

Volviendo al partido de ayer frente al Racing, los azulgranas despacharon el encuentro con oficio y haciendo -de nuevo- de la posesión su mejor arma.

Fue noticia que Messi (autor de los dos goles de su equipo) no falló el penalti. Jugada por otra parte de lo más complicada para el árbitro: si lo pita, como hizo, hay lío, y si no lo señala también. En mi opinión (cambiante) no lo fue. Luego viendo las repeticiones sí. ¿Por qué veo una cosa y luego otra? El “desmayo” de Cesc Fábregas me mosquea (nota al margen: le estoy viendo últimamente a este jugador unos gestos y unas actitudes que no me gustan nada, y que desconocía hasta ahora). No parece que el leve toque tenga la suficiente fuerza como para provocar que Cesc se desplome. Me dio la impresión de un forcejeo. Luego viendo de nuevo la jugada está claro que hay contacto. Y es en el área. Pena máxima por tanto. Más clara fue la infracción sobre Iniesta (ver foto). Quizás el árbitro no la vio (lo dudo porque no andaba lejos). Más bien creo que tenía cargo de conciencia por la señalada anteriormente sobre Fábregas. Porque de hecho el no la pitó, fue su juez de línea. Y seguro que albergaba dudas y compensó…

Sea como fuere, salvo algunas patadas del equipo local, el Barça se paseo con solvencia sobre El Sardinero. El Racing (con algunas bajas) no inquietó en ningún momento a Víctor Valdés. Y tampoco recuerdo ninguna intervención suya. En cambio el meta local, Mario, que debutaba en esta Liga (ausente Toño, el portero titular), fue el mejor de los suyos. Salvó a su equipo de una goleada (y los dos palos también influyeron en el corto resultado final).

Lo dicho: queda Liga y las espadas siguen en alto.

 R. Sociedad 3      Real Zaragoza 0
     Málaga 1      Levante 0
     Sporting 1      Sevilla 0
     Betis 2      Real Madrid 3
     Atlético 2      Granada 0
     Espanyol 5      Rayo 1
     Valencia 2      Mallorca 2
     Racing 0      Barcelona 2
     Osasuna 2      Athletic 1
     Villarreal      Getafe

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Barça a 5 puntos del Madrid

El empate del Barça en el derbi de la Ciudad Condal les aleja a 5 puntos del Real Madrid. No es un mundo, pero es una diferencia importante, que de alguna manera enjuaga la derrota blanca del Clásico. Ya saben esas cuentas mías (los tres puntos que ganaron, los 3 que no sumamos nosotros + el probable del goal average). Porque este 1-1 tal y como está la Liga es un pinchazo. Y más si tenemos en cuenta que el Madrid ganó 0-4 en Cornellá-El Prat.

El Espanyol salió en tromba. Achuchando a los azulgranas desde arriba. Pero había cierta imprecisión en el remate final de sus jugadas. Quizás producto de una excesiva aceleración. Verdú tuvo el 1-0 primero en su cabeza, y luego en sus pies, cuando recogió el rechace tras la impresionante parada de Víctor Valdés, pero Piqué salvo bajo palos.

Lo anterior tuvo repercusiones en el resultado. No porque los periquitos no anotasen. Más bien porque la defensa y el portero, Cristian Álvarez, se contagiaron. Hubo una racha sucesiva de errores que culminaron en dos goles. El valido,  Cesc Fábregas quien cabeceó ¡desde fuera del área! Y uno anulado a Messi.

Algo está cambiando:

  • – A Messi le anularon un gol por ayudarse con la mano. Algo inédito. El astro argentino se quedó sorprendido. No está acostumbrado. Y menos aun que le señalasen tarjeta amarilla.
  • – Finalizando el encuentro, con 1-1, un brazo impidió el gol de Pedro. Penalti claro (que luego hay que meter).

Vimos un partido vibrante, disputado. Donde cada equipo jugó con sus armas. Incluso Guardiola usó la misma alineación del Bernabéu. Y el Espanyol usó a 7 canteranos. Siete jugadores catalanes. Uno de ellos, Álvaro Vázquez, consiguió el gol del empate, a falta de cinco minutos.

Y no quisiera terminar sin descartar el primer gol del Valencia en Villareal. Una jugada sensacional al primer toque. En la que el balón nunca tocó el césped. Fueron un par que toques con el pie y tres con la cabeza (incluyendo el cabezazo de Feghouli a la red).

Racing 1 Zaragoza 0
Levante 0 Mallorca 0
R. Sociedad 0 Osasuna 0
Real Madrid 5 Granada 1
Málaga 0 Atlético 0
Rayo 2 Sevilla 1
Getafe 0 Athletic 0
Villarreal 2 Valencia 2
Betis 2 Sporting 0
Espanyol 1 Barcelona 1

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Un año de fútbol

El año natural corresponde a dos temporadas. En el caso del año que está a punto de terminar, y con el parón navideño por medio ya podemos poner en perspectiva el final de la temporada 2010/11 y el inicio de la 2011/12.

Ha habido varios protagonistas, todos con el fútbol español como referente. Y un triunfador claro: el Barcelona. Ganaron Liga y Champions, lo cual confirma que son el mejor equipo del año, y de la pasada temporada. Asimismo se han llevado la Supercopa española –frente al Real Madrid-, la europea y ayer el Mundial de Clubes. Todos estos torneos, que parecen menores comparados con dos piezas mayores como Liga y Champions, solo se pueden obtener si previamente has ganado algo. Ahí radica su mérito.

El único titulo que se les ha escapado a los culés, para repetir aquel festín que supuso el estreno de Guardiola en el banquillo, fue la Copa del Rey. Perdieron en la prórroga ante el Madrid (1-0, gol de Cristiano Ronaldo).

Precisamente el Real Madrid ha sido también uno de los protagonistas del año, por su empeño en acabar con la supremacía azulgrana. Por eso el triunfo en la Copa es tan valorado.  Y terminar el año liderando la Liga 2011/12, con tres puntos de ventaja sobre Messi y cia., tampoco es moco de pavo.

El hundimiento y resurrección del Bayern de Munich parece otro hecho a tener en cuenta.  Y luego está el Señor Raúl (campeón de la Copa y Supercopa alemana, semifinalista de la pasada Champions y actualmente terceros en la Bundesliga).

El liderato del Manchester City en la Premier es un hecho novedoso. Como lo es su eliminación en Champions. Al igual que la de sus vecinos, los del United. Los vigentes campeones de la liga inglesa y finalistas de la Champions, han caído este año en la máxima competición europea. Y no es patriotismo, pero la salida de Cesc Fábregas de Inglaterra ha dejado abierto el camino a David Silva, quien lleva camino de ser nombrado el mejor jugador del campeonato inglés.

Estos nombres propios configuran el excelente momento de nuestro fútbol. Con una selección Campeona de Europa y del Mundo. Y que defenderá trofeo continental este próximo verano, tras una brillante clasificación. Ganando todos los partidos. Los amistosos han sido otro cantar. Se han vuelto las tornas: ahora todos nos quieren ganar, cuando antes éramos nosotros quienes salíamos a morder ante los grandes (en encuentros que no eran de competición).

Desde pequeño –en los 60- escuchaba a los mayores (mi padre, Santamaría, Di Stefano, Puskas, Gento, Pirri, Amancio, Kubala, Daucik, Fusté, Pereda, Suárez, Velázquez, Rial, …) decir que los partidos se ganaban o perdían en el centro del campo. La España de Del Bosque y el Barcelona de Guardiola son los ejemplos vivos de la vigencia de esta teoría.

P.D.: el descenso del River Plate a la segunda división argentina y el buen momento de la selección de Uruguay (campeones de la Copa América) son también noticias destacables.

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Ganó el mejor

El 1-3 del marcador es doblemente engañoso, porque la derrota del Real Madrid pudo ser más abultada o sencillamente no se habría producido si nuestra máxima estrella, Cristiano Ronaldo, no hubiese fallado dos goles cantados. Uno, en la primera parte, con 1-0 a nuestro favor: chutó fuera cuando estaba solo en las inmediaciones del punto de penalti. Fue una gran contra blanca, mal rematada. Y en la segunda parte un cabezazo, solo, sin oposición, tampoco entró. Detrás suyo estaban prestos a cabecear Ramos y Benzema. De lo que pudo ser un 2-2, en la siguiente jugada Cesc Fábregas de cabeza anotó el 1-3, a un gran pase cruzado de Dani Alves. Una contra blaugrana de libro, en la que en mi opinión Casillas falló al no salir de puños y se quedó colgado del palo.

 A Ronaldo no se le puede criticar por haber fallado dos goles. Porque hay que estar ahí para marrarlos. Pero lo de anoche fue un problema de actitud. Parecía que el partido no iba con él. No dio la impresión de esforzarse como el resto de sus compañeros. Perdía la pelota y no luchaba por rescatarla ni por recuperar la posición. Si sufría una tarascada –y el árbitro no consideraba que fuese falta o aplicaba la ley de la ventaja- tardaba en levantarse. Su comportamiento llegó a irritar a parte del respetable, que incluso llegó a silbarle. El murmullo sobre su pésima actuación sí fue unánime.

Pero si hay un jugador que quedó retratado anoche este fue Mesut Özil. Y su entrenador, que apostó ayer por él, le crucificó en la rueda de prensa posterior al Clásico. Le acusó dos veces. Una sin nombrarle echándole en cara no haber metido la pierna, en la acción en la que Messi se llevó una pelota dividida en el circulo central, y terminó con el gol del empate a uno. Y la otra fue cuando se autorecriminó por haberle alineado.

El encuentro no pudo haber empezado mejor para el Madrid. Sacó de centro el Barça. Retrasaron el esférico hacia su portería. La presión blanca provocó el fallo de Víctor Valdés y nos hicimos con la bola. Y tras un rechace a un disparo desde fuera  del área, el balón llegó a media altura a Benzema. Y la metió. Habían transcurrido 23 segundos.

Le recordé a mi hermano una frase de Laudrup que me impresionó hace unas semanas. Venía a decir que cuando el Real Madrid resultaba más peligroso era cuando no tenía la pelota… Todo se ponía de cara. Y entonces Guardiola pasó a una defensa de tres marcadores, con Busquets incrustado –o levemente adelantado- en el centro de esa línea de 3. Y Alves ocupó toda la banda derecha, desde el medio campo hasta la delantera (como aventurábamos ayer). El trabajo defensivo de Alexis y Messi, apoyando a sus compañeros, resultó admirable. Y curiosamente esta nueva disposición fue poco a poco haciéndose con el tempo del partido. Nuestras bandas se cortocircuitaron. Xabi Alonso perdió el control, aunque se sacrificaba taponando a Xavi. Hasta que llegó el gol del empate.

Una arrancada de Messi desde el centro del campo, fue muy bien aprovechada por Alexis. El argentino tras superar al tercer jugador local (Sergio Ramos) vio el hueco en el centro de la defensa, y le pasó al chileno. Pepe no llegó a tiempo, y quien casi lo hizo, desde el lateral derecho, fue un desesperado Coentrao. Alexis empató.

Lo desesperante de este tanto es que es típico del Barcelona. Y debería estar estudiado y entrenado. No me cabe duda de que así lo sea. Pero la descoordinación fue más que evidente. A lo que tengo que añadir que una vez más nos la enchufan por el centro de la defensa.

Antes de comenzar el partido comentaba con mi hermano, mientras nos repartíamos los bocatas de jamón a la catalana del Köln, el riesgo que presentaba la dupla Messi/Cesc. Y le insistía que nuestro mayor peligro era Pepe…

Después del empate volvimos a tomar la rienda del partido. Y se llegó el descanso, donde nos lamentamos de ese fallo de Cristiano que pudo haber sido el 2-0.

El punto de inflexión en la segunda parte vino con el 1-2 del minuto ocho. Un remate de Xavi desde fuera del área rebota en Marcelo, despista a Iker, y se cuela.

Entraron Kaká por Özil, Khedira por Lass (al poco de ver una amarilla; muy buen partido el suyo, de los mejores de los nuestros, lo cual nunca es buen síntoma) e Higuaín por Di María (la gran victima junto a Marcelo de la disposición táctica de los rivales).  Kaká tuvo una gran oportunidad, bien rechazada por Valdés.

Del Madrid me quedo con Benzema, Lass, una hora de Coentrao (jugó de lateral diestro, a pierna cambiada),  y un par de excelentes intervenciones de Casillas.

Del Barça destaco a un inmenso Puyol, la sobriedad y colocación de Busquets, la sensación de peligro que da Messi cuando conduce, el gran cuarto de hora final de Iniesta, cuando finalmente consiguió desembarazarse de Coentrao. Y por supuesto el habitual buen hacer de jugadores como Piqué, Abidal, Xavi, Alves y Cesc, cuyo rendimiento medio suele ser notable.

En resumidas cuentas, ganó el mejor a lo largo de los 90 minutos. Especialmente en la segunda parte. Y me gustaría resaltar para terminar que de todos los Clásicos que hemos vivido, en este 2011, el de anoche y la final de la Copa del Rey han sido los menos polémicos. En los que se han producido triunfos incontestables. Y anoche además se produjeron dos hechos plenos de deportividad: los jugadores de ambos equipos saludándose al final en el centro del campo, y aplaudiendo a las aficiones, siendo correspondidos. Y el otro aspecto es la ovación que recibió Iniesta al ser sustituido en el último minuto.

Se hizo honor al himno del Real Madrid, quien en “buena lid… cuando pierde da la mano”.

14 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol