Archivo de la etiqueta: Estados Unidos

La vacuna como arma política

Encontrar una vacuna contra el Covid-19 se está convirtiendo en un arma politica. Es comprensible que haya un interés económico y de prestigio nacional por ser los primeros. En muchos aspectos me recuerda a la carrera espacial entre la extinta URSS y EEUU. A rusos y estadounidenses se han añadido los chinos. Los tres países están inmersos en operaciones de imagen a cuenta de la vacuna. A nivel internacional (China), local (Estados Unidos) o en ambos sentidos (Rusia). Deben ser tremendas las presiones de los dirigentes políticos a investigadores y laboratorios .

China necesita un golpe de efecto para paliar el efecto negativo del coronavirus surgido en su territorio y afianzar su liderazgo económico. El perfil chino ha quedado deteriorado en esta crisis global. La reacción inicial de negación y ocultamiento son difíciles de olvidar. Tampoco ayudaron las malas practicas comerciales de los proveedores chinos de material sanitario. China parecía contar con ventaja en esta carrera. A mediados de marzo Chen Wei, la Terminator del ébola, se administraba su propia vacuna, iniciando los primeros experimentos en humanos. No hemos tenido noticias relevantes al respecto desde entonces.

A Putin le interesa recuperar el brillo perdido. Tanto el que está empezando a perder en su país como el de Rusia en el tablero internacional, aunque su peso siga siendo importante (especialmente a la hora de manipular y enredar con rumores y falsedades). Ayer Putin anunció que acaban de registrar la primera vacuna. Esta declaración confirma el anuncio de hace dos semanas. Y ha levantado más de una ceja en la comunidad científica internacional. Se vislumbra el escepticismo. Parece que hay un consenso sobre que se han saltado plazos. Mas Putin ha dicho que una de sus dos hijas ha sido vacunada (lo pueden ver en el video). No sé si han cumplido o no con los plazos estipulados. No estoy preparado para opinar sobre el asunto. Lo que sí sé es lo que se ha anunciado: la producción comenzará en septiembre y las primera vacunas se aplicaran al personal sanitario a partir de octubre. Los países que ya han expresado su interés recibirán las primeras dosis a partir de enero 2021. También sé que Putin es tan poco fiable como Trump, aunque el ruso le da mil vueltas en preparación y astucia al POTUS. El Periódico recordaba un par de aspectos sobre la eficacia rusa:

[…] suministró ayuda a Italia y a EEUU, una cooperación que, eso sí, vino rodeada de polémica. En el caso italiano, la prensa local aseguró que el80%del material médico era “inservible” y que entre el equipo médico trasladado al país transalpino había “expertos en guerra bacteriológica” y miembros adscritos a la inteligencia militar, el temido GRU. En el caso estadounidense, los ventiladores, que habían registrado averías e incendios al ser utilizados en Rusia, llegaron sin haber sido aprobados por el ente regulador de EEUU en temas sanitarios. Además, posteriormente se supo que dicho material no era ninguna donación , sino había sido comprado y pagado a una empresa rusa que además había sido objeto de sanciones. […]

Trump se juega las elecciones y lo sabe. Sus esfuerzos por recuperar la economía y relajar las medidas lo más rápidamente posible (han sido un error, trágico), anunciar la apertura de colegios e institutos, intentar forzar la celebración de las competiciones deportivas (profesionales y universitarias), decir constantemente lo bien que lo está haciendo (con 5.130.732 casos y 164.593 fallecidos), son pruebas de su desesperación de cara a las presidenciales de noviembre. Su campaña de bulos sobre el posible fraude electoral del voto por correo por la deficiencia del servicio de correos, una responsabilidad federal para la que nombró a uno de sus donantes, es más de lo mismo. Esta exasperación solo tiene un salvavidas: la vacuna. Si de aquí a noviembre aparece con una puede voltear la situación actual (la de los indices de popularidad e intenciones de voto). Es fácil imaginar la presión que estará ejerciendo. Estamos hablando de alguien que ha recomendado tratamientos no respaldados por la comunidad medica y ha pedido investigar sobre inyecciones de lejía. Todo vale mientras sirva a sus intereses. Y puede torcer el brazo de la poderosa FDA (The Food and Drug Adminstration) para acelerar los pasos de aprobación. A principios de marzo, antes de la declaración del estado de alarma en España, escribí que “el coronavirus podría tumbar a Trump“. Sigo pensando lo mismo, pero nunca se sabe.

Veremos como se desarrollan los acontecimientos y en que queda todo.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Política

Del creador de “investiguemos inyecciones de lejía” llega”irá a peor antes de mejorar”

Doug Mills NYT

Donald Trump, creador de perlas como la de “investiguemos inyecciones de lejía”, reapareció ayer en una rueda de prensa. Desde el pasado 27 de abril no había comparecido en la Casa Blanca. Y entre exageraciones y mentiras nos dejó otra perla referida al coronavirus: “irá a peor antes de mejorar” (“get worse before it gets better“).

Anteriormente había deslizado que el uso de mascarillas era “patriota”, tras haber mostrado públicamente su rechazo al uso de las mismas y haber ridiculizado a su posible oponente electoral, Joe Biden, por llevarlas. También promovió el uso de hidroxicloroquina, usada en el tratamiento de la malaria, para combatir la pandemia. En contra de la opinión de las autoridades sanitarias de varios países. Finalmente la de Estados Unidos desautorizó su uso como tratamiento del Covid-19. En el camino se produjo un overstock del medicamento (entre compras y donaciones).

En su intervención de anoche (hora española) no estuvo acompañado por ningún miembro del task force anticoronavirus, el grupo de trabajo que encabeza el vicepresidente Pence y que incluye a varios científicos (Fauci entre ellos). Su tono sombrío reflejaba la preocupación por la dimensión de la tragedia y el impacto que está teniendo en las encuestas. No era la imagen habitual del Trump triunfante y fanfarrón. Parecía abatido. ¿Derrotado? Puede. Quizás sería más certero decir que se le veía abrumado. Pero fue fiel a su deformación de la realidad. Eso sí, con otro tono.

Entre el 27 de abril y el 21 de julio EEUU ha experimentado un incremento de dos millones de casos y se han casi doblado el número de fallecidos. Su “irá a peor” es reflejo de una realidad, pero tal como lo dijo es una predicción de empeoramiento (“It will probably, unfortunately, get worse before it gets better“). Según los últimos datos de la Johns Hopkins University se contabilizan 3.902.135 casos y 142.608 fallecidos en Estads Unidos. En ambos casos son el país líder de estas (desgraciadas) clasificaciones. Recordemos que fue el propio Trump quien en un no tan remoto pasado insistió en calificar de muy buena su gestión. En su calificación fijó un tope de dos millones de casos y cien mil víctimas mortales como rangos para acreditar su valoración. Pues bien, están a punto de llegar a los cuatro millones de infectados y han superado en un 42% la cifra de muertos. Y ahora dice que aún “irá a peor”. Por tanto, según su baremo, su gestión es pésima e “irá a peor”.

Quedan pocos meses para las presidenciales. Trump es capaz de cualquier cosa. Ya ha mostrado la patita en dos instancias: primero alimentando el bulo, creado por él mismo, del fraude del voto por correo y este pasado fin de semana no dejando claro que aceptaría una derrota electoral. Sucedió en una entrevista con Fox News, su cadena amiga. ¿Inventará algún conflicto, bélico o comercial, para desviar la atención de cara al proceso electoral?

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Política

Los medios golpistas atacan ahora con Cambridge

sdr-2020-card

Algunos medios golpistas atacan hoy con Cambridge, la universidad. Y falsean la realidad, porque una cosa es la universidad y otra es su editorial. Aunque sea cierto que Cambridge University Press, la editorial más antigua del mundo, pertenece a la Universidad de Cambridge. Pero Deusto Publicaciones también pertenecía a la Universidad de Deusto o Ediciones Complutense es de la Universidad Complutense. En el caso de Cambridge University Press sus especialidades son los libros de aprendizaje de inglés, libros de texto y desde 1986 ventas de Biblias. El reporte que mencionan los medios golpistas es el que hace referencia al desarrollo sostenible, sus objetivos (SDG en sus siglas en inglés) y lógicamente el impacto del Covid-19.

Este Sustainable Development Report 2020 lo edita Cambridge University Press, pero es una iniciativa de Naciones Unidas con el apoyo de la fundación de Bertelsmann (Bertelsmann Stiftung). El logo del centro es el de la iniciativa de la ONU.

Sin título 2 copia

Algo que llama la atención es la advertencia que encontramos al principio del informe: se aclara que no es respaldado por Naciones Unidas ni por ninguna de sus agencias o programas. Este detalle, importante, es obviado por los medios golpistas. No interesa, como en el caso de la Asociación de Contables Australianos, que resultó ser un único contable que se había inventado dicha asociación. Estamos ante la repetición de la jugada, aunque esta vez nos pilla más cerca. También llama la atención otra advertencia, que es doble: los miembros del Consejo de Desarrollo Sostenible de la ONU que han participado en la elaboración del informe lo han hecho a titulo personal y no todos tienen porque estar de acuerdo con el contenido del mismo. Vaya, vaya,…

Sin título copia

En estos tiempos de pandemia he aprendido, entre otros asuntos, dos cosas importantes:

  1. Desconfiar de los estudios que calculan sobre un millón de habitantes. Da igual que sean favorables o desfavorables. No se puede calcular así cuando se incluyen países con poblaciones de menos de un millón de personas o que sobrepasan ligeramente el millón. Lo suyo es calcular por cada cien mil habitantes. En este caso contabilizan fallecidos por millón de muertos.
  2. No se pueden hacer comparativas entre países del Covid-19 de forma tan general. Hay distintos ritmos de contagio y propagación.

Este Sustainable Development Report 2020 comete ambos errores. Además de uno adicional: los datos recogidos del coronavirus son hasta el 12 de mayo. Estamos a 15 de julio. Entiendo que el proceso de edición tiene estos peajes. Pero a la velocidad de la pandemia los datos quedan obsoletos rápidamente. En el siguiente pantallazo, debajo de España (última de esta peculiar clasificación) se puede ver lo que digo.

Covid Index copia

Otro asunto que han obviado los medios golpistas son las recomendaciones y observaciones del informe referidas a la salud pública. Una es muy curiosa: le dan un varapalo al Global Health Security Index (Índice global de seguridad de la salud). La razón es bien sencilla: Estados Unidos y Gran Bretaña encabezaban la clasificación de 2019 (EEUU era n.º 1). Esta pandemia ha dejado en evidencia a este índice. Como a tantos otros estudios e informes. Me quedo con una observación de este Sustainable Development Report 2020. La que hace referencia al refuerzo de la Sanidad pública (otro aspecto que obvian los medios que solo han reflejado lo que conviene a sus agendas). Y también señalan como negativos los recortes sufridos por los sistemas públicos de salud en los últimos años, los de la crisis. Recortes que han dejado en evidencia al sistema público.

Global Health Index copia

En resumidas cuentas: no se puede ni debe sacar de contexto la información. Obviando además la realidad completa del informe. O la parcial, referida al impacto del Covid-19 en el desarrollo sostenible y que tan solo es la primera parte del informe (cuyo objetivo es analizar el desarrollo sostenible, sus avances y retrocesos además de recomendaciones al respecto).

 

Deja un comentario

Archivado bajo Medios, Política

Bares, casinos, iglesias y clubes de estriptis

Lauren Justice NYT

Bares, casinos, iglesias y templos de culto así como clubes de estriptis son los lugares donde se están produciendo los rebrotes del coronavirus en Estados Unidos. Asumo que ya conocerán el refrán “El rosario al cuello y el diablo en el cuerpo”. Pues eso mismo.

No salía de mi asombro cuando leí ayer el artículo del New York Times que reflejaba estos hechos. Que por otra parte tiene su lógica: son personas juntas en locales cerrados. El texto comparaba los sitios de estos nuevos brotes con los de los primeros clústeres formados cuando el virus apareció: residencias de mayores, cárceles y plantas procesadores de alimentos. Y llegaba a una conclusión ante el incremento de contagios: se ha precipitado la apertura del país. Curiosamente el estado más afectado, Nueva York, ha sido el último en finalizar el confinamiento. Lo ha hecho esta semana tras 100 días (más que España).

El artículo, firmado por tres periodistas del diario, también menciona que las residencias, prisiones y las fábricas de alimentación siguen siendo puntos de contagio, como al principio. Y destacan que la vuelta del deporte universitario está teniendo también incidencia, sobre todo entre los equipos de fútbol americano. Deporte donde el contacto es máximo.

La foto del “gentlemen’s club” del encabezado está tomada en Wisconsin Dells, población turística (3.000 habitantes aprox.) a orillas del río Wisconsin. Se han reportado varios casos en el recinto. Ya saben, “el diablo abre la puerta y el vicio la mantiene abierta”. Y por otra parte, “el diablo sólo tienta a aquel con quien ya cuenta”.

 

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, General, Política

@DanWals83975326 el gran propagador de bulos

Illustration Emily Haasch; Photos Getty Images

Leia en un artículo de  en The New York Times, sobre el cambio de la estrategia rusa en la propagación de bulos. Antes (como en la campaña presidencial 2016, la pantomima de los emails de Hillary Clinton, el pizzagate, etc.) producían los bulos y los distribuían vía las plataformas de las redes sociales. Hoy en día ya no necesitan producir nada. Hay una legión de siervos que se encargan de lanzar teorias de lo más disparatadas. Al sindrome del tertuliano se une el del sindrome del periodista facha de investigación. Así que a los de Putin les dan el trabajo hecho. Su labor ahora se limita a propagar y distribuir los bulos a través de las redes sociales.

Este artículo me recordaba algunas conversaciones con Esteban Hernández. Insistía en el origen estadounidense de las plataformas que propagaban los bulos. Sostenía que la desinformación era imputable a empresas de EEUU. Mi punto de vista era que una cosa es la producción y otra la distribución. Esteban tenía razón en lo de la distribución y yo en que la producción era rusa. A la vista del texto de Periroth este intercambio de opiniones queda obsoleto y prevalece la tesis de Esteban Hernández.

Entre aquellos dimes y diretes y lo de Periroth han sucedido un par de hechos relevantes: Twitter ha tomado medidas respecto a los bulos (incluso han verificado los tuits de Trump, lo que ha enfurecido al presidente) mientras Facebook se niega a actuar al respecto. El mandamás de FB queda muy retratado en todo este asunto.

Nicole Periroth traza el actual mecanismo de desinformación. Su pieza arranca con el punto de inflexión de la nueva campaña de desintoxicación:

“The night of the Iowa caucuses in February, Robby Mook, Hillary Clinton’s 2016 campaign manager, logged into Twitter to find the hashtag #RobbyMookCaucusApp trending across the country. Pundits on both sides of the aisle accused him of developing a mobile app to rig the Democratic primary against Senator Bernie Sanders.”

Es decir: acusaban a Robby Mook, jefe de campaña de Hillary Clinton en 2016, de haber desarrollado una app, de cara a las votaciones del caucus de Iowa del proceso de primarias 2020, para perjudicar a Bernie Sanders. Mook no tenía nada que ver, pero eso daba igual. No dejes que la realidad te estropee un buen bulo.

[…] But he had never even heard of the app, which was developed by a company called Shadow Inc. This mattered little to the thousands of Twitter users attacking him online. Four months later, Mr. Mook said with a sigh, “There are still people out there who believe I developed that app” […]

Un exagente del FBI declaraba “The Kremlin doesn’t need to make fake news anymore. It’s all American made”. Traducción: El Kremlin ya no necesita producir bulos. Están todos hechos en América. En esta historia aparece un nombre: Chelsea Goodell, una diseñadora de Webs de Arizona. Fue quien originó el bulo. Aunque se necesitaba algo más.

[…] Ann Louise La Clair, a self-described Los Angeles filmmaker with a Russian Twitter following. Her tweets praising RT advertisements and protesting American airstrikes in Syria — a key Russian ally — had previously been picked up by RT, the Kremlin-owned news outlet […]

RT (Russia Today) es la agencia de noticias rusa (su canal de TV se puede ver en España, en Movistar).

@DanWals83975326 y su red se puso en marcha rápidamente tras el retuit de La Clair. Actualmente, para no llamar demasiado la atención, los perfiles falsos no acumulan miles de seguidores. Pero estos usuarios, inexistentes en la vida real, siguen siendo legión y cumplen su función de agentes de distribución. La Clair era solo una de las 10 fuentes localizadas de las que se alimentaba @DanWals83975326.

La cuenta de @DanWals83975326 está en el inicio de todas las cadenas de propagación. Una vez detectado desapareció durante unos meses. El cambio horario jugó en su contra. Eran demasiados mensajes y todos conceptualmente similares. El inglés no era bueno y muchos estaban en ruso. En cualquier caso cumplían su función: poner en marcha el sistema. Y RT recogía la falsa información en sus informativos. La familia Trump, tan afecta a teorías conspirativas, también se hacía eco de estos bulos.

@DanWals83975326 tras un tiempo de silencio y de haber borrado de Twitter su cuenta original, ha reaparecido como @DanRadov. La publicación del artículo del NYT provocó que Twitter le cancelase la cuenta.

 

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Medios, Política

Fauci, Simón y Drosten

Fauci Simón Dorsten

A finales de marzo escribía sobre como las derechas extremas amenazaban a Anthony Fauci y a Fernando Simón. En el caso del estadounidense se llegaba a las amenazas de muerte. A finales de abril me enteraba que el virólogo alemán Christian Drosten también recibía amenazas de muerte. Lo contaba en una entrevista exclusiva al The Guardian que aquí publicó eldiario.es“Para muchos alemanes, soy el diablo que está hundiendo la economía. Recibo amenazas de muerte que paso a la Policía. Aunque me inquietan más otros emails, los de que gente que me dice que tiene tres hijos y les preocupa el futuro. No es culpa mía. Pero esos son los que no me dejan dormir de noche”.

Les recomiendo la entrevista en su totalidad. Drosten es una eminencia. Que también se equivoca (“No lo pensé a fondo“, dijo tras cambiar de criterio respecto al cierre de escuelas, que al principio vio con escepticismo). Siempre digo lo mismo: prefiero a un sabio errando que a un ignorante aunque acierte (será de casualidad). El que sabe se da cuenta del error y rectifica. El ignorante ni se entera. Drosten también es de los que dicen “no lo sabemos” o “no estoy seguro”. Siempre en mi equipo.

Drosten es el brazo derecho de Angela Merkel en esta crisis del coronavirus (ella tambien es cientifica). Los números de Alemania son muy buenos (aunque un servidor no acredita el de los fallecidos por sus particularidades a la hora de contarlos). Lo que sí demuestran es la necesidad de contar con un sistema solido de sanidad pública, en cuanto a personal y número de camas en hospitales y UCIs. A este respecto Drosten señala que “en Alemania, la gente ve que los hospitales no están desbordados y no entienden por qué las tiendas tienen que estar cerradas”.

De los tres responsables Christian Drosten es quien a priori lo tiene más fácil. Su jefe politico es científica y su país tiene un robusto sistema de sanidad, público y privado. Fauci es quien más difícil lo tiene, por su jefe –Trump– y por el deficiente sistema de sanidad pública de Estados Unidos. Y los tres sufren a las derechas extremas y a los epidemiólogos que han surgido como setas estos meses.

 

1 comentario

Archivado bajo General, Política

Altas y bajas del coronavirus

Entre película y película de Hitchcock visité la Web de la Universidad Johns Hopkins, que sí es una fuente fiable de datos, especializada en asuntos médicos y líder en el campo de investigación (no como lo del ridículo contable australiano o los de la OCDE, que se dedican a otras cosas y no se entiende porque sacan los pies del tiesto en un tema que desconocen). 15 Premios Nobel de Medicina y uno de Fisiología avalan a la JHU (además de otros Nobel en otras áreas).

Altas

Dentro de las continuas malas noticias ver un dato positivo se valora mucho más. Que seamos el país del mundo con más altas, es para sentirnos muy orgullosos de nuestro personal médico y sanitario. Si tenemos en cuenta que nuestros casos totalizan 212.917 y los de Estados Unidos 1.012.583 es para congratularnos y flagelarnos un poquito menos. Porque significa que en España hemos recuperado al 62,43% de los contagiados por el coronavirus, mientras el primer país del mundo occidental solo el 11,56% (cifra que seguro que se incrementará con el paso de los días).

Fallecidos

Fue en la Johns Hopkins donde aprendí que había que considerar zonas o regiones y no países al hablar de casos de contagios y muertes. Porque se tenía que poner el foco en los brotes (de ahí mi insistencia en lo de las Comunidades Autónomas). Por eso para EEUU en el número de víctimas mortales usan información local. Para fuera de su país se remiten a lo que los países informan y no se meten en más complicaciones (responsabilidad de cada estado soberano). Por eso en la relación de fallecidos no aparecen como país y sí lo hace la ciudad de Nueva York. Si EEUU figurase, con sus poco más de 60 mil fallecidos, estaría encabezando esta funesta clasificación (y España bajaría un puesto).

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, General

Estados Unidos: más muertos por el coronavirus que en Vietnam

US_Vietnam_War_deaths

Anoche escuché a Jake Trapper, en CNN, decir que en Estados Unidos los muertos por el coronavirus llevaban camino de superar a la cifra de caídos en la guerra del Vietnam.

Ahora, a la hora de escribir estas lineas, veo que el Covid-19 se ha llevado por delante a 58,529 estadounidenses en poco más de dos meses. 58.318 fallecidos es el recuento oficial tras ¡19 años! de conflicto bélico. Esta noticia está apareciendo en casi todos los medios made in USA.  Y la cifra se refiere solo a los militares muertos en combate. Pero hubo algo más: 153.303 heridos en combate (cifra muy inferior al poco más de millón de contagiados), 1.587 desaparecidos y de 766 a 778 prisioneros de guerra. Sin contar a los del bando contrario y a las poblaciones civiles que sufrieron la guerra.

Estas cifras demuestran la brutalidad del coronavirus que nos está asolando. Por si acaso algunos aún no nos habíamos dado cuenta…

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Medios

Datos sobre el coronavirus y 3

La Vanguardia

Cuando hice el primer post de datos sobre el coronavirus, la intención era hacer uno semanal. Fue el 19 de marzo, a los pocos días de la declaración del estado de alarma. Hubo un segundo, una semana después, en los que añadí a Estados Unidos y a varios países europeos, además de Italia y España. Pero no ha habido un tercero hasta hoy. Lo que pensaba que era un acierto, los porcentajes de fallecidos sobre casos o los de altas sobre contagiados, empezaron a ser irrelevantes. Y la comparación entre países era demasiado grosera, a medida que la pandemia avanzaba a distintas velocidades y con distintos calendarios. Por otra parte, el concepto país tampoco me convencía. Sería mejor determinar zonas. Tomemos Estados Unidos como ejemplo: Nueva York es la Wuhan de ahí (como Madrid y Milán lo son por aquí). Y su estado, junto a la Comunidad de Madrid y Lombardía (Milán), es una las tres zonas que más están sufriendo al coronavirus. La densidad de población de la ciudad de Nueva York no se puede comparar con los espacios abiertos de los campos del medio oeste, ni siquiera con otra metrópoli como Los Ángeles. Hace poco leía algo (no recuerdo donde ni cuando) que confirmaba mi impresión: era mejor considerar zonas que países. Tampoco me fiaba nada de las cifras de China, ni tampoco del recuento de Francia, Alemania y varias de nuestras Comunidades Autónomas. Demasiados factores en contra para seguir con el empeño. Y por otro lado la prensa diaria (ademas de radios y teles) ya cubrían esos datos, ampliando a algunos mucho más validos que mis porcentajes, como es la tasa de mortalidad.

De la informacion que sigo sobre el Covid-19 La Vanguardia es la que mejor me parece. La imagen recoge una tabla que han confeccionado, dividida por Comunidades, que me ha parecido muy significativa. Las cuatro columnas de cifras pueden ordenarse. He elegido la de la tasa de mortalidad de mayor a menor.

Nuestros 22.524 fallecidos son una desgracia. Y el altísimo porcentaje de víctimas que representan nuestros mayores es para abrir un debate nacional, que no se está dando con la complice colaboración de los medios golpistas y los afines al PP y el neoliberalismo. La buena noticia, además del aplanamiento de la curva en la sexta semana de confinamiento, son las 92.335 altas del total de 219,764 contagiados. Estos datos están recogidos de El País a las 23:15 de ayer. Hasta ahora venía usando los de El Confidencial, pero he perdido confianza en ese medio. Su credibilidad está por los suelos: se han pasado al bando de los golpistas recomendando presidentes de gobiernos que no han pasado por las urnas, destacando lo negativo en sus titulares, dando pábulo al impresentable corresponsal del The Guardian (que además aportaba datos erróneos) y aireando un falso informe de un contable de Australia, una semana después de su publicación (más que periodismo de investigación es buceo de investigación para encontrar mierda). En fin… Quizás toque hacer un día de estos una nota sobre el fin del periodismo, por su supeditación a intereses que no son los de los lectores y sí de sus propietarios (y de sus colegas).

Deja un comentario

Archivado bajo General, Medios, Política

Un diploma para los contables australianos y sus siervos españoles

CMA copia

Lo último de lo último de ayer resulta que no era tan último ni novedoso (aparte de lo de los niños: si no pueden salir malo y si salen malo también, aunque se rectifique la primera idea lo que nos lleva a malo por rectificar y malo también si no se hubiese rectificado). Un informe de la asociación de contables de Australia publicado el ¡14 de abril! ayer fue una noticia relevante. Se trata de un estudio sobre liderazgo en la gestión de la crisis del coronavirus y España figuraba en última posición. ¡La cosa tiene tela! Pero lo primero es lo primero: un diploma para los contables australianos, los epidemiólogos del momento. Y otro para los siervos y medios españoles que ayer día 21 hicieron de esto una noticia de primera plana. Pasmado me quedé cuando vi que era la más vista en Voz Pópuli y El Confidencial, y ninguno de los dos diarios digitales se hacía eco de la fecha original del día 14. En esto del Covid-19 la velocidad es tremenda. Las cosas cambian de un momento a otro. Una semana es ya casi una eternidad. ¿Por qué los medios no dan la fecha del informe? ¿Qué interés hay en dar esta noticia una semana después? Piensen mal y acertarán.

¿De verdad la asociación de contables australianos es una fuente fiable? Manejando valores absolutos, sin matices ni variables locales. ¿Son lo mismo mega ciudades como Nueva York y Los Ángeles? ¿Se pueden comparar con densidades de población tan dispares? Referido a España: ¿Con la Sanidad transferida a las Comunidades Autónomas son lo mismo la del País Vasco y la de Madrid?  No lo han tenido en cuenta. El informe de los contables no mide el número de camas en hospitales ni en las UCI, que son datos fundamentales para valorar cualquier sistema sanitario. En este aspecto España quedaría lastrada por los recortes de Madrid (PP) y Cataluña (CiU).

¿Por qué usan el baremo de casos o fallecidos por millón de habitantes? Islandia aparece en tercer lugar y no llegan a medio millón de habitantes. ¿Usan este modelo para que Australia salga beneficiada? Me recuerda a Cayetana Álvarez de Toledo que también lo usó en el Congreso porque la favorecía para atacar al gobierno. ¿No sería más lógico que usasen contagiados y muertos por cada cien mil habitantes?

¿La asociación de contables australianos da por buenas las cifras de China? Enhorabuena, porque esto sí que es original.

¿Es igual el liderazgo en una dictadura que en una democracia?

La República Checa y Portugal no aparecen en el listado. ¿Por qué? ¿Porque superarian a Australia? De Portugal no creo que haga falta comentar nada, asumo que son conscientes de su buena actuación. Lo de los checos si lo apunto, porque es menos conocido: ordenaron el confinamiento y cerraron las fronteras cuando aún no habían tenido ni un fallecido.

¿Es creíble que Brasil y México lo estén haciendo mejor que España? Hemos visto a sus presidentes negando la pandemia, paseándose y dando abrazos a diestro y siniestro, encomendados a estampitas y a la divinidad. Argentina tampoco aparece en el informe. Y desde la distancia da la impresión que el gobierno estuvo rápido en las medidas de confinamiento.

¿Como puede ser que en el texto del informe pongan a caer de un burro a Trump e insinúen que la peor respuesta es la de Estados Unidos. País que aparece 10 puestos por encima de España, y que cierra esta estrambótica clasificación de los contables australianos. Adjunto captura de pantalla del texto (por si les ha dado pereza pinchar en el enlace y leer el informe).

Trump copia

La reacción de la borregada de la caverna y la de los siervos vocacionales a esto de los contables ya se la pueden imaginar. A nadie pareció interesar leer el informe y cuestionar ciertas cosas tan evidentes como las aquí expuestas.

5 comentarios

Archivado bajo General, Medios, Política