Los conciertos de la transición (por Javier García-Pelayo)

23 de febrero de 2009

conciertos-de-la-transicion1

De izquierda a derecha: Gonzalo, Santiago, Javier, Carlos, Varela, Pedro y Rafael

 

 

Triana estaban preparando la salida de su segundo LP “Hijos del Agobio“. Desacuerdos estructurales y técnicos sobre la puesta en escena nos hicieron ver, que para conservar nuestra amistad, era mejor no seguir trabajando juntos. Desde “El Patio“ y el primer contrato en el club Argentina (17.000 Pts.) pasando por el M&M de Vicente Romero (20.000 Pts.), los dos conseguidos a través de ese figura del rock español, Javier Gálvez. Hasta los últimos, en toda España, a más de 200.000 Pts., dejaban un buen recuerdo y un tiempo, de casi tres años imborrables, que era mejor no estropear por un éxito, en ciernes. Siguieron, un tiempo, ensayando en el garaje de casa, en Pozuelo. Pero Pepe Varela y yo atendimos la llamada de Gonzalo (García Pelayo), para dedicarnos a montar conciertos. Se acababa el 76 y empezaba un 77 que venía agitado, Adolfo Suárez había dicho de hacer legal, lo que era normal en la calle. Y la calle estaba alborotada y con ganas de reunirse, vibrar y votar.

 

Gonzalo, en la serie Gong editaba, con éxito, discos de cantautores españoles, caribeños y  del cono sur americano. Hablamos con la embajada cubana y les contratamos a Carlos Puebla y los Tradicionales. Una cantidad por concierto más gastos. Un numero de conciertos garantizado y los que pasaran, al mismo precio que los ya acordados. Le pagábamos a la embajada y ellos le pagaban a los músicos, su nomina mensual de trabajadores del estado.

 

Carlos llevaba, desde la revolución, cantando con el grupo tres horas diarias en el programa: “Carlos Puebla le canta al Pueblo” de Radio La Habana. Y girando por todo el mundo comunista, como contrapartida cultural, en los acuerdos entre países.

 

Gonzalo se ocupaba de los acuerdos con los artistas y la dirección general. Varela de pedir los permisos necesarios, pastorear y torear los problemas sueltos. Yo de la venta, producción y realización de los conciertos. En casa de Gonzalo. Un pasillo. Una habitación con una maquina de escribir, una mesa redonda y cuatro sillas de formica, un teléfono y la ventana al patio interior.

 

En Madrid Yolanda Castilla del Teatro Monumental, nos atendió muy bien y en el resto de España les firmamos 18 actuaciones, a realizar en 30 días.

 

El más joven de Los Tradicionales, Pedro tendría 60 y pico años, Rafael casi 70, Santiago casi 80 y Carlos 70 y bastantes. Era el mes de Enero y la embajada, siguiendo su costumbre, les hizo unos trajes para la gira. Varela siempre dijo que les habían comprado las telas en “toldos la Estrella“. Eran para que les sirvieran en Cuba, fresquitos. Hubo que hacer otros.

 

No hubo problemas de permisos, excepto en el Ferrol del Caudillo, que los denegaron. Pero lo vimos natural.

 

El “rider” del artista era fácil, solo pedían una loseta, de mármol, o adoquín de buena piedra. Y algo más difícil, pero con alternativas. La tapadera de una lata de betún de limpiar zapatos, de marca antigua. Pero si ya no la había, valían otras, que si encontrábamos.

 

Viendo que íbamos a recorrer España con varios miles de kilómetros, alquilamos un Dodge Dart de ministro, automático y gigante y comenzamos la gira por la autopista de La Coruña (casi única en esa época). Pitillito de salida y me emociono en la pista, con lo que el coche daba de si. Carlos iba a mi lado y los otros tres detrás. Le voy dando caña al coche y nadie dice nada y cuando el marcador empezaba a pasar de los 200 k/h y los coches adelantados desaparecían en los retrovisores, se oye la voz de Rafael que canta melodioso…”Dale dale suaveciiiito…Dale dale suaveciiiito…“. Levanté pié y Carlos se volvió y le dijo ..”Calla,… come mierda. Que este carro es americano y está hecho para correl…” Pero empezaron a cantar los tres: “Dale dale suaveciiiito Javier, que la calle no es tan solo para ti”…Y ya Carlos siguió cantando él solo (era una canción suya para el trafico): “Cuando veas la roja chofér… no te la pases… que por esa común infracción…también se muere”… y los coros, desde atrás… “Dale dale suaveciiiito… Dale, dale suaveciiiito Javier”.

 

En un, enorme, buen tono personal fue desarrollándose la gira, que de publico fue más o menos bien y con mucho éxito artístico. Tenían una gran capacidad de contacto, de comunicación.”Y En Eso Llegó Fidel” era una fiesta. “Hasta siempre comandante” llenaba las salas de mecheros encendidos y gente emocionada.”Si no fuera por Emiliana” provocaba complicidad. Con “Alamar paraíso junto al mar” explicaba la revolución urbana y la presentaba diciendo: “También hicimos la revolución urbana. A un señor que tenía más de trescientos pisos, le dijimos: Oye tú, ven y mira aquí. De todos esos pisos, que tú tienes… elige el que mas tú quieras… y los demás, para la revolución“… Aquí la gente aplaudía a rabiar y Carlos seguía “Y aquel individuo se negó y le dijimos: pues, ya tenemos un piso más. Al paredón. Y lo fusilamos“. La gente aquí se partía de risas y aplausos. Acababa de ser elegido Gerald Ford y Carlos cantaba “Pues mire usted, pues mire usted. A mi me da lo mismo Ford que Chevrolet“. Y todos, por el suelo de risa. Años más tarde los balseros salían desde Alamar y llorando, casi, me alegraba de que Carlos no los viera 

 

Santiago, guitarra y voz bajas, solía decir “Yo era un negro marihuanero y borracho, tirado en la calle. La Revolución me devolvió la dignidad y me hizo un hombre”… Era un gran músico y artista, presidente del sindicato de músicos de Cuba y el único del grupo con carnet del partido comunista.

 

Pedrito, voz alta y maracas mágicas. Era pequeño, con bigotito, una garganta de plata, como una trompeta y mucha, mucha clase y simpatía. Me contaba sus viajes por el mundo y el frío que pasaron, a cuenta de los trajes-regalo, en Mongolia exterior, concretamente en Ulham Bator (o como se escriba), que se les congelaban las orejas y me explicaba como el gigantesco presidente les saludaba cariñoso, dándole unos manotazos en la espalda que le hacían tambalear…“Que listos son los Mongoles, chico!!” decía. “Actuamos en el gran teatro Stalin y como el primer día no nos entendieron ni carajo… el segundo teníamos, detrás, unos mongoles que iban levantando carteles, con las frases traducidas, mientras cantábamos…Y tremendo éxito, chico”.

 

Rafael, Felongo en el grupo, era el de la marimbula (cajón con abertura lateral con lengüetas, que pulsadas suenan como bajo-bongó) y con la mano izquierda marcaba algunos tiempos con la tapadera de la lata de betún, en la loseta de mármol: Tlin, Tlin, Tlin, Tlin…, mientras Carlos cantaba: “En eso llegó Fidel”…Tlin, Tlin, Tlin, Tlin…”se acabo la diversión, llegó el comandante y mandó a parar” Tlin, Tlin, Tlin, Tlin”.

 

(Continuará).

 

Los conciertos de la transición 2: Carlos Puebla y los Tradicionales (por Javier García-Pelayo)

Los Conciertos de la Transición 3: Quilapayún (por Javier García-Pelayo)

Los Conciertos de la Transición 4: Inti-Illimani (por Javier García-Pelayo)

Anuncios

19 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Música, Política

19 Respuestas a “Los conciertos de la transición (por Javier García-Pelayo)

  1. Juan Carlos Bermudez

    Rafael Lorenzo (Felongo) vive en la Habana, a un costado de la catedral, tercer piso. El teléfono de la casa es 8661383

  2. Aurora A. de Andrés

    Joder..!que gusto el son!..Tiene razón A.Gómez en lo de la memoria..yo no sé cómo(igual fué el Tena, en R.Peninsular, la mas musical) cuando me dió a conocer a Puebla y la muchachada..lo que sí recuerdo en que cuando yo hacía en R-1: Especial 9,3o, me llamaron la atención por emitir trás el boletín de las nueve y sin transición,Y en esto llegó Fidel…Claro que poco despues -ironias de la vida, puse L´Estaca- y como los jefes no tenian ni idea, ni entendian una palabra de catalán paso sin pena ni gloria..eso sí el Tena me dijo que estaba loca..

  3. si no fuera por el son… soneros son los matamoros, el septeto nacional, roberto faz… el beny… y aguanta que la lista es larga… esto es otra cosa, compay… lástima de las letras, odas cortas en calidad y musicalidad, en serio, pero bueno, la juventud española sesentera no tenía otra opción bajo franco, ¿pero ahora?… en serio….

  4. Antonio Gómez

    No sabes cuánto me alegro de leerte de nuevo, querido Javier (ya, ya sé que soy un malqueda y que te debo una larga conversación. Ya te contaré cuando nos veamos, pero he tenido un comienzo de año complicado).
    Joder, lo que es la memoria. tengo confusión de fechas, como siempre. Según mi recuerdo, ese concierto del Monumental debió ser el primero que dio en España, que se grabó y luego fue su doble álbum en directo (también, creo, el primero en España). En fin, no sé.
    Carlos Puebla fue uno de los cantantes básicos de mi adolescencia y primera juventud. Cuando aún no pensaba dedicarme a la radio ni leches y en España (años 66/67) ni se sabía quien era, sus canciones llegaron por esas vías misteriosas del boca-oído que imponía la clandestinidad, y algunas, como “Hasta siempre”, por supuesto, pero también “Y en esto llegó Fidel”, “Bahía de cochinos”, “La reforma agraría” y otras las canté cientos de veces en excursiones de alevines de rojo.
    Gracias por recordármelo y espero la segunda entrega.

  5. Adrian, Javier… gracias por este blog y este video. Es maravilloso conocer cosas como estas. Me viene a la memoria cuando asistí al IX Encuentro Internacional de la Juventud Anitiimperialista en Ecuador en 1989, y las canciones de Carlos Puebla, en especial la dedicada a Che Guevara, fueron la música de fondo de aquella fascinante experiencia de intercambio de ideas, aspiraciones y sueños con jóvenes de Colombia, Cuba, Nicaragua, Bulgaria, Rumania… gracias una vez más.

  6. javier Garcia-Pelayo

    De los sitios que creo recordar están: Madrid, Salamanca, Coruña, Bilbao, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Sevilla, Tenerife y me faltan o ciudades o sesiones porque de 18 hicimos 17. No recuerdo lo que pagamos a la embajada, algo como 250.000 Pts. por concierto. Volvieron al año siguiente o al otro.

    Gracias Ernesto y Liz

  7. Juan García

    No sé si fue por esta época, me parece un poco pronto, cuando pude ver a Carlos Puebla y los Tradicionales cómodamente sentado en las butacas de piel de camello del salón de actos de la Universidad Laboral de Gijón. ¿Sería posible saber cuanto cobraban por actuación? Más que nada por saber cuán grande fue mi desinteresada aportación para la revolución.

  8. liz

    Cómo me gustan vuestras historias!
    Espero la continuación.

    Saludos

  9. javier Garcia-Pelayo

    Hey Christophe, encantado. Aquí recordando a la figura, entrañable, de “tío Carlos” como le llamaba mi hija, pequeña entonces. La gira fue de las más valiosas, personalmente, de las que he hecho.
    Detecté contradicciones, insalvables, en ” el mensaje”. Así y todo la relación Marxismo-Capitalismo ha depurado reglas y humanizado el rostro capitalista (curiosamente, no el comunista).
    Seguimos en próximos…Salud y libertades.
    Adrian efectivamente, creo, que la reacción hoy sobre el fusilamiento del casero sería diferente. O eso espero.

    • Antonio Resines

      ¿Cuál es el rostro comunista? ¿Qué ha depurado el capitalismo que no esté recuperando con creces? Es curioso que no nos demos cuenta de que hablar de capitalismo y democracia es un oxímoron. Vivimos lo bien que vivimos —quienes vivimos bien— ¿a costa de quién? ¿Crees que la redistribución es justa? ¿Crees que las plusvalías no son fruto de la explotación? En fin, perdona el alud de interrogantes, pero si hablas del llamado “comunismo real” nunca ha existido. Su esperanza murió con Lenin. Gestionar un estado igualitario en estado de guerra continuada es, como mínimo, complicado. Que se lo pregunten a Cuba. O ya puestos, a Honduras con sus más que tibios intentos de “democratizarse”.

  10. pepeillo

    ir con los panchos era una pelicula de almodovar
    el abuelo con la querida,los casinos
    y el hijo tonto(siempre perdido)
    el pequeño con todos los vicios y muchos mas
    el guapo que iba de prestado era el mas formal y
    mas profesional de todos ellos.
    era una delicia el dia a dia con ellos

  11. Un placer seguir esta crónica… ¡espero más!

  12. Pepeillo en CBS le llamabamos “la joya” -por lo de los diamantes- y tiene (o tenía) casa enfrente de la mía…

    Javier chico, tremendo lo de la broma y las risas respecto al fusilamiento

  13. pepeillo

    por si acaso me refiero a los panchos

  14. pepeillo

    ya tambien fui de gira con ellos.
    chucho en conversaciones varias me dijo
    que admiraba a franco y todos ellos comer
    lo mas caro de las cartas de los restaurantes siempre que pagara la compañia o en su defecto
    el corte ingles,
    los vicios eran muy caros,que le pregunten a
    a un ex jefe de publicidad de telefonica hoy
    multillonario y que tambien llevaba su promocion.
    verdad manolito
    saludos

  15. “Hijos del agobio”… ¡peaço disco! Me encanta todo en su conjunto.
    Me sorprende la facilidad con la que se consiguieron los permisos para un cantante reconocidamente comunista, pues me consta que por esas fechas hubo un momento en el que eso de los permisos era prácticamente imposible.

  16. me ha encantado el video! no lo conocía y es una auténtica gozada

  17. Christophe Magny

    Javier, se te echaba de menos. Gracias por el post. Viví cosas parecidas con los Panchos en la misma época, con más cocaína y menos ideología…

  18. ♫Acelera, hombre del seiscieeeeentoooos, la carretera nacionaaaal es tuuuya♫
    Con las carreteras que había por aquel entonces, las giras debieron ser tela marinera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s