Archivo de la etiqueta: Carvajal

Real Madrid 1 Chelsea 1 (pudo ser peor)

Antonio Villalba RealMadrid

Zidane respondía al esquema de Tuchel (5-2-3) con otra defensa con tres centrales (Militao, Varane y Nacho) y dos carrileros (Carvajal y Marcelo). En el medio campo nuestros tres clásicos que podrían tener superioridad numérica respecto a los dos medios centros del Chelsea, Jorginho y el poderoso Kanté. Arriba Benzema y Vinicius. Aparte de la habitual lucha del centro del campo, la pelea por las bandas se antojaba igual de decisiva. Mis dudas eran respecto a Marcelo, ayer capitán. ¿Aguantaría el tirón en un duelo que se presumía duro y físico?

Las estadísticas están para romperlas. Y la de Zidane con el Real Madrid frente a equipos dirigidos por Tuchel es mala. Ni una sola victoria en cuatro enfrentamientos.

La noche amenazaba tormenta. Como Ceferin, el presidente de la Unión Europea de Fútbol Árabe.

El Madrid sacó de centro. Tardamos cuatro minutos en acercarnos al área rival. En este espacio de tiempo Courtois la tocó tres veces y solo una fue cesión.

La presión del Chelsea era cada vez más intensa. A partir del minuto cinco hubo un par de minutos en los que nos embotellaron.

Courtois salvó con la pierna el 0-1. Werner solo ante el meta belga no pudo anotar. Todo arrancó en una imbecilidad en su campo, en las inmediaciones del circulo central. Un taconazo fallido de Casemiro provocó su contra. ¿Estamos para darla de tacón en una semifinal? Un minuto después nos montaron otro lío. No encontraron rematador. En el minuto 12 botaron el primer saque de esquina del encuentro. Y en el 13 Pulisic hizo el 0-1. Se coló en un balón largo entre Nacho y Varane, regateó con mucha sangre fría a Courtois que había salido a la desesperada y marcó. Un mazazo, aunque se viese venir.

El Madrid acusó el golpe. Ellos crecieron más aún si cabe.

Al minuto 20 todavía no habíamos rematado. Además, la pelota era de ellos. Algunas de nuestras posesiones eran tan largas como inútiles.

Benzema en el 22 protagonizó el primer disparo, desde fuera del área. Se estrelló en el palo, por debajo de la escuadra. Dos minutos después Kanté aprovechaba un despiste de Marcelo y Nacho y se colaba por nuestro costado izquierdo. Su pase no encontró un buen remate,

Cada vez llovía más.

En el 26 y medio Vinicius veía la amarilla.

Nuestro primer saque de esquina fue en el 28. Sacó Kroos en corto sobre Modric, que se la cedió a Marcelo. La colgó en el área. Cabeceó Casemiro para alargar. Militao intentó rematar de cabeza. Y Benzema con la cabeza bajo el balón, se giró y a la media vuelta empalmó a la red. 1-1.

GettyImages RealMadrid

Kroos buscó portería al filo del 32. Una jugada rápida iniciada por Courtois, tras atrapar un balón aéreo de un córner. Se la puso a Vini. Este corrió medio campo y se apoyó en Benzema. El balón llegó a Kroos quien disparó desde la frontal.

A pesar de estos zarpazos mandaba el Chelsea. Pulisic era una pesadilla. Ocupaba todo el frente de ataque, de derecha a izquierda. Hasta Thiago Silva, el veterano central brasileño, se atrevía a subir y buscar la red.

Pulisic en el 37 vio la amarilla por una entrada por detrás a Marcelo.

Cada vez llovía más. Un resbalón de Marcelo frenó un buen ataque.

A Modric no le veíamos. Empezaba a confirmar lo que pensé frente al Betis: no fue buena idea sacarle de titular en ese partido. Necesitábamos dosificar sus esfuerzos. Intentó una buena apertura en el 43, pero demasiado fuerte se fue fuera.

El 1-1 al descanso nos dejaba la losa del gol en contra y era un mal menor a tenor de lo visto.

Mis pensamientos pasaban por retirar a Marcelo, colocar ahí a Nacho y dar entrada a Antonio Blanco. Para ayudar a Case. Algo había que hacer. Y dicho esto, desconocía el estado físico de Modric.

Las imágenes del túnel de vestuarios no mostraban cambios en el Madrid. El Chelsea también salió con los mismos once.

Sacaron de centro y en 45 segundos se plantaron en nuestra área.

Una mala entrega de Marcelo en el 47 terminó en córner para ellos. Sirva de ejemplo de nuestra mala salida de balón a largo del partido hasta ese momento.

Un corte de puntera de Kroos le llegó a Vinicius. Y Benzema disparó alto (min. 50). Esta acción nos animó a intensificar nuestra presión.

Pulisic claramente se decantaba en buscarle las cosquillas a Marcelo.

Marco Asensio y Hazard calentaban.

A Modric en los primeros 10 minutos le veíamos presionando mas fallaba en los pases. Un resbalón suyo en el 57 frustró una contra.

Los azules eran más eficaces en su presión y cerraban mejor los espacios. También corrían más.

Al filo de la hora Kroos vio tarjeta por agarrar a Kanté en su escapada. Después de esta amarilla un cartel nos mostraba que la posesión estaba al 50%. Habría que matizar: en el 50% blanco habría menos posesiones que en las suyas, porque las nuestras fueron largas (y tediosas). Las suyas rápidas y bastante más frecuentes que las nuestras.

En el 63 volvía a llover. Al minuto Marcelo veía la amarilla por parar una contra, por error en el pase de Carvajal en ataque. Se aprovechaba esta circunstancia para hacer cambios. Hazard entraba por Vinicius y Tuchel efectuaba un triple cambio (entre ellos el de Pulisic).

El chute de energía que aportaron sus tres jugadores de refresco nos embotelló de nuevo. No volvimos a cruzar el círculo central hasta el 70. Hazard perdió la pelota.

Casemiro repitió la misma imbecilidad del pase de tacón y pudo costarnos una avería en el 71. ¿Con lo que estaba lloviendo estaba el terreno de juego para estas florituras innecesarias?

Odriozola y Asensio entraban por Carvajal y Marcelo en el 76. Al poco Varane veía la amarilla. Una falta peligrosa que atajó con seguridad Courtois.

Kanté seguía corriendo por tres. Y nos volvían a tener encerrados en nuestra mitad de campo. Ni avanzábamos ni creábamos ocasiones. El recurso del pase atrás a Courtois era fruto de su presión y de nuestra falta de recursos.

En el 84 Hazard se cambió a la derecha y tuvo un par de buenas intervenciones.

Un intento lejano de Kroos en el 87 acabó en córner. Lo botó el alemán y pudo ser el 2-1, más el cabezazo de Varane fue desviado por un defensor.

Odriozola vio tarjeta en el 88. Frenó a Rüdiger, que también estaba haciendo un partidazo. Mientras le atendían anunciaron tres minutos de prolongación. Y entró Rodrygo por Benzema.

El resultado de 1-1 no es nada bueno de cara a la vuelta en Londres. Zidane sigue sin ganarle a Tuchel. La amenaza Ceferin no se activó. Veremos a ver qué pasa con ella la semana que viene.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Un Real Madrid sin garra no gana

Real Madrid

En el once que presentó Zidane frente al Betis me sorprendieron las presencias de Carvajal y Modric como titulares. Entendiendo que el defensa precisa minutos, para ir cogiendo ritmo, pensaba que entraría en la segunda mitad (de cara a la ida de las semifinales de Champions frente al Chelsea). Asimismo, pensando en el Chelsea, suponía que reservaría al croata para la segunda mitad.

Los béticos de Pellegrini salieron dominando. Se iban arriba con alegría. Canales protagonizaba el encuentro. En cambio, el Real Madrid salió perezoso. Le costaba avanzar. Rodrygo era el único que ponía algo de chispa, pero no acertaba en la acción final.

El Betis botó el primer saque de esquina del partido en el 10. El primero del Madrid no llegó hasta el 14. Era nuestra primera aproximación al área rival. Este córner provocó el primer remate blanco. El chut de Marco Asensio se fue muy alto. El segundo fue de Isco en el 18, en un lanzamiento de falta que también se fue fuera.

A medida que Modric aparecía el Madrid iba adelantando posiciones. La presión alta, inexistente durante el primer cuarto de hora, la lideraba Modric. El Betis no se inmutaba.

Rodrygo robó una pelota en su banda, la derecha. Se fue primero de dos y luego de un tercero. La jugada terminó en córner (min. 20). Nuestro segundo.

Al filo del 24 Rodrygo, cambiado de banda, pudo hacer el 1-0, tras una buena combinación con Benzema. Taponó Víctor Ruiz. El rechace acabó en las botas de francés que disparo bien. Atajó abajo Bravo.

Canales disparó al lateral de la red al filo del 29.

Carvajal se sentía fuerte frente a Joaquín. Y a la media hora se lanzó banda arriba. Su internada acabó con falta de Casemiro en ataque.

Isco vio la amarillas en el 34.

Rodrygo y Asensio seguían cambiados de costado. El brasileño acusaba la lluvia y resbalaba demasiado.

Un buen balón de Isco a Benzema en el 38 pudo ser gol. El remate no encontró portería. Y vivimos una situación curiosa: la jugada se anuló por fuera de juego del nueve blanco. No lo era. De haber entrado el VAR hubiese rectificado la errónea decisión del juez de línea.

El 0-0 al descanso era justo. Un Madrid flojo en unos pocos destellos generó algunas ocasiones de peligró, mientras un Betis dominador aparente, no creó ocasiones claras. Solo dispararon una vez (por las seis nuestras). Con el nivel de esta primera mitad estábamos dilapidando nuestras posibilidades de volver a ganar la Liga.

No hubo cambios en el descanso. Tampoco dejó de llover. Rodrygo y Asensio ocuparon sus posiciones de inicio.  Y volvimos a salir al campo sin garra.

Vinicius saltó a calentar sobre el 50 (¿a calentar o a empaparse?).

El primer disparo ente los tres palos de esta segunda mitad fue de Asensio en el 52.  No presentó ningún problema y Bravo embolsó la pelota tranquilamente. Dos minutos después un centro-chut de Rodrygo se estrelló en el larguero.

Lainez muy suelto en esta segunda parte se animaba a atacar la banda con demasiada frecuencia. Ese lado con el mexicano arriba y Emerson entrando desde atrás comenzaba a ser un problema para el Madrid.

En el 58 entraba Vini por Rodrygo y Aitor Ruibal por Joaquín.

La ausencia de Kroos era impepinable. No teníamos ninguna posibilidad a balón parado. Ni en faltas ni en córneres. Estos ya los sacábamos en corto.

En el 64 Canales le pone a Borja Iglesias la mejor ocasión del Betis, tras otra buena jugada de Lainez. La salida de Courtois fue providencial. Antes nos hurtaron una posible mano en el área bética cuando Case buscaba cabecear.

En el 67 entraban Odriozola y Marcelo por Carvajal  e Isco.  Pasábamos a defensa de tres centrales.

No llegábamos con claridad ni peligro. Jugándote la Liga la falta de garra era pasmosa. El Betis, ordenado, hacía bien su trabajo.

Casemiro en el 73 eligió buscar portería desde fuera del área cuando tenía a Odriozola libre a su derecha.

Canales continuaba dejando en evidencia a Isco (ya sustituido).

En el 75 fue Vinicius quien eligió mal. Remató flojo cuando tendría que haber pasado a Benzema. Su carrera se inició en campo propio.

Hazard volvía a jugar en el 76. También entraba Blanco. Salían Asensio y Modric.

Pellegrini efectuaba un doble cambio en el 79. Se iban Lainez y Borja Iglesias. Entraban Loren y Juanmi.

En el 81 se revisó una mano verdiblanca en su área. Fue clara y desvió el remate de cabeza de Militao que iba a puerta. Que fuese voluntaria o involuntaria no viene al caso. Desvía la trayectoria y el brazo del defensor está extendido. En la jornada 11, ante el Alavés, le pitaron a Nacho penalti por una acción similar. ¿Entonces sí y ahora no?

A cinco minutos del final Vinicius se resbaló en una posición inmejorable tras una buena jugada y mejor  pase de Hazard. En ese momento recordé aquellas palabras de Benzema sobre el carioca ( más o menos dijo: “nos perjudica, es como si fuese con ellos”).

El último cambio bético fue el de Carvalho por Guardado.

El partido se alargó tres minutos. No hicimos nada. Aparte de sobar la pelota sin ningún sentido.

El 0-0 es un certificado de defunción de cara a esta Liga. Ya no dependemos de nosotros. Quedamos a expensas de errores ajenos. Sin garra no vamos a ganar nada.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid se lo ganó en el campo (0-3 en Cádiz)

Román Ríos EFE AS

De cara al Cádiz-Real Madrid de esta jornada 31 a mitad de semana, después de la jornada 33 del pasado fin de semana, Zidane presentó un once en el que se blindaba con tres centrales (Nacho tras cumplir su sanción, Militao y el recuperado Varane) y dos pivotes defensivos (Casemiro y el canterano Antonio Blanco). Los carrileros eran Odriozola y Marcelo. Arriba repetían Rodrygo, Benzema y Vinicius. Marco Asensio se quedaba en el banquillo (Carvajal también, en su regreso al primer equipo)..

Las buenas noticias de las incorporaciones de Carvajal, Varane, Nacho y Case se resentían por las bajas de Modric, Kroos y Fede Valverde (positivo por coronavirus).

El Madrid salió presionando arriba, con Blanco cubriendo las espaldas de Casemiro. El primer remate del partido fue del canterano (min. 2) y supuso el primer saque de esquina.

Las dos primeras incursiones de Vinicius y Rodrygo fueron contrarrestadas por una de Negredo.

La primera amarilla fue en el minuto 7 a Salvi por una falta sobre Vini, quien se escapaba a la contra.

Un buen balón de Negredo a Espino fue bien rematado por este. Courtois atajó bien, abajo. Tras esta jugada observamos que Blanco y Casemiro intercambiaron sus posiciones. El canterano se incorporaba a la presión alta.

Durante el primer cuarto de hora vimos a un Marcelo muy suelto. Alegre en su juego. Combinaba bien con Vinicius, en su banda, o cambiaba al costado opuesto.

A medida que avanzaba el reloj los locales se asentaban y el Madrid aflojaba.

Varane vio la amarilla en el 21 por interrumpir el saque de Ledesma.

Rodrygo se escapaba por la derecha en el 24. Le agarraron, dentro del área. No pitaron falta (era penalti) ni mostraron la tarjeta.

En el 27 comprobaron con el VAR una caída de Vinicius. Penalti y amarilla a Iza, autor del pisotón sobre el talón del brasileño. Benzema transformó la pena máxima. Ledesma rozó el balón. 0-1.

Al filo del 33 Nacho recuperó un balón en un intento de salida gaditano. La dio atrás a Benzema, en el vértice del área. Se interna y le regala un pase a Odriozola. El lateral cabecea el 0-2.

El Madrid, con el marcador a favor, era dueño y señor del partido. La movilidad de los jugadores blancos nos llevó a ver a Marcelo, Rodrygo y Vinicius arriba en la banda izquierda, con Nacho detrás de ellos atento.

En el 37 Rodrygo se la adelanta a Benzema quien se vuelve a lucir. Se la pone de cabeza a Casemiro que llegaba por el centro. Obstaculizado por un defensa supera al meta pero se le va alta. Dos minutos después la jugada es a la inversa: Casemiro se la pone a Benzema, quien cabecea el 0-3. Observen que en estas jugadas Case volvía arriba con Blanco por detrás.

Jonsson vio la amarilla en el 41 por una entrada a Vinicius. Fue una falta producto de la frustración. De rabia.

El Madrid no se conformaba. Buscaba más goles. ¿Espoleados por el antideportivo recibimiento de la afición cadista al paso del autobús camino del hotel o del estadio? Asumo que el numerito de las camisetas con el mensaje de la LFP respecto a la Superliga también tendría su peso. “Gánatelo” era el lema. ¿Qué culpa o responsabilidad tienen los futbolistas blancos en las decisiones de su presidente? Queda por ver si la imbecilidad del mensaje de la camiseta también se la hacen al Barça y al Atlético de Madrid. El pinchazo en Valdebebas de la primera vuelta también pesaría lo suyo.

Fran Santiago Getty AS

En el descanso (0-3) pensaba en estas cosas. Y en la fuerza mental de este colectivo que está superando todo tipo de dificultades y sigue batallando por los dos títulos más importantes de la temporada. Tiene mucho mérito, independientemente de que se gane algo o no.

Álvaro Cervera hizo cuatro cambios al descanso. Y salieron más motivados.

Nacho vio la amarilla nada más arrancar la segunda mitad. Y Zidane mandaba calentar a Asensio, Isco y Carvajal. Mientras, Rodrygo se quejaba de un rodillazo en el muslo.

La chispa del Cádiz duró seis minutos. Un resbalón de Jonsson en la salida de balón pudo generar una ocasión madridista, cortada en falta. Blanco taponaba todo. Y Rodrygo aguijoneaba arriba y bajaba a ayudar en defensa.

En el 58 Lozano cabeceó mal y desperdició la mejor ocasión local, en realidad la única que tuvieron hasta ese momento.

A la hora de juego Zidane efectuó un triple cambio: salían Odriozola (tocado), Varane y Vinicius. Entraron Carvajal, Isco y Asensio. Pasábamos a defensa de cuatro.

En el 64 una buen combinación de Asensio y Benzema propició la oportunidad de Marcelo. Ledesma se agrandó y evitó el 0-4.

Carvajal se atrevió a subir su banda en el 66. ¡Muy buena noticia!

Mariano entró por Benzema al filo del 74. Se retiraba el mejor del partido. Había que dosificar esfuerzos de cara al Betis y al Chelsea. Pudo marcar pero entre que estaba en fuera de juego y la salida de Ledesma… También entró Miguel Gutiérrez, otro canterano, por Marcelo.

Entrabamos en los 10 minutos finales con el Madrid replegado, dosificando esfuerzos. Pero sin perderle la cara al trabajo colectivo (coberturas, ayudas, presión).

En un córner en el 83 un pequeño despiste defensivo nuestro pudo ser un problema.

Rodrygo pudo marcar en el 86. Le estorbó Mariano en su intento.

Se añadieron dos minutos de prolongación. Un choque sobre Miguel Gutiérrez alargó un poco más el encuentro. Militao pudo marcar en el saque de la falta sobre Gutiérrez, mas no llegó. Un remate flojo de Sobrino, en inmejorable posición, cerró el encuentro.

El Real Madrid se lo ganó en el campo. Una pena no haber marcado más goles.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

A Getafe con la defensa en cuadro

Chust AS

El Real Madrid afronta esta noche en Getafe una de las ocho finales de la Liga 2020/21. Acudimos con la defensa en cuadro. Ayer se conoció la lesión de Mendy. Que se une a las de Carvajal, Lucas Vázquez, Varane y Sergio Ramos, además de la de Nacho por sanción (al igual que Casemiro).

De los 16 jugadores convocados, tres son porteros, apenas cuatro defensas (uno es del Castilla Chust-, por lo que solo hay tres zagueros del primer equipo), cuatro son medios y contamos con cinco delanteros. De estos 16 hay dudas sobre el estado de Benzema, Kroos, Fede Valverde e incluso Modric. A ver qué saca Zidane hoy de la chistera. Ayer se especulaba que quizás llamase a última hora a jugadores del Castilla como Arribas, Antonio Blanco o Miguel Gutiérrez, el lateral izquierdo. José Félix Díaz en Marca anoche sobre las 22:30 confirmaba a los tres citados más Pablo Ramón. Es decir, 20 futbolistas convocados (tres son porteros).

Chust y Militao apuntan a ser la pareja de centrales titulares. Jugaron juntos en aquel partido de Copa del Rey frente al Alcoyano, de tan infausto recuerdo.

Por la final de Copa hoy se juega la jornada 33. La 31 se disputará el miércoles que viene (el Madrid viaja a Cádiz). Y el fin de semana que viene la 32 en la que recibiremos al Betis. La ida de la semifinal de Champions frente al Chelsea será el martes 27. El calendario no puede estar más recargado.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Lucas Vázquez y Nacho son imprescindibles. ¿Lo son Sergio Ramos y Varane?

Marca

 Lucas Vázquez y Nacho son imprescindibles. ¿Lo son Sergio Ramos y Varane? A esta lista de posibles prescindibles podríamos añadir a Dani Carvajal y a Hazard, ausentes casi toda esta temporada. El defensa nos ha proporcionado tardes y noches de gloria. El belga ninguna.

Lucas Vázquez, Nacho, Sergio Ramos y Varane se están jugando su futuro en el Real Madrid en una semana clave. Con un pase a semifinales de Champions y la Liga en el horizonte, podemos dividir a este grupo de jugadores en dos clasificaciones: la de los lesionados y la de los imprescindibles. La suerte que corramos en la vuelta en Liverpool marcará su destino de cara a la próxima temporada. De momento en el 3-1 de la ida de Champions y en el 2-1 frente al Barça han jugado Nacho, Lucas Vázquez y Militao. Carvajal. Hazard, Ramos y Varane no estuvieron en ninguno de estos dos partidos.

De solventar favorablemente el pase a semifinales Lucas Vázquez y Nacho confirmarían su condición de imprescindibles, aunque al gallego lo ha dejado KO Busquets. Su esguince de ligamento es la peor noticia en el peor momento. Rescato una vieja idea: los jugadores que lesionen a otros deberían ser sancionados sin jugar el mismo tiempo que sus “victimas” estén ausentes de los terrenos de juego.

Lucas Vázquez y Nacho juegan en varias posiciones. Sirven para un roto y un descosido. Y cumplen con creces. Siempre. Los pongan donde los pongan.

En el pelotón de lesionados Carvajal y Hazard se llevan la palma. El lateral, además de la sombra de Vázquez y Nacho, tiene encima la de Achraf Hakimi (actualmente en el Inter) y la de De Frutos (actualmente en el Levante). Odriozola no ha dado la talla y ha desaprovechado las oportunidades que se le han presentado. En lo que respecta a Hazard le han comido la tostado varios, principalmente Vinicius y Marco Asensio (cuando le ponían por la izquierda).

Las bajas de Ramos y Varane se han cubierto con Nacho y Militao. El partido frente al Liverpool fue muy revelador. Y se confirmó en el Clásico. Ahora toca esperar a la vuelta de cuartos del miércoles.

Si las cosas marchan bien (eliminar al Liverpool) jugadores como Carvajal, Hazard, Ramos y Varane se convierten en prescindibles, Porque los imprescindibles serán Lucas Vázquez (caído en combate) y Nacho. Los que se han batido el cobre en el campo de juego y en los entrenamientos a lo largo de la temporada. Y los dos tienen pendientes su renovación.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Sin Ramos ni Varane: Real Madrid 3 Liverpool 1

Varane

Sin Ramos ni Varane, tampoco estaba Carvajal, la posible alineación entretuvo a aficionados madridistas y medios. El galimatías era importante. Finalmente Zidane, hombre sensato, optó por la solución sencilla: sustituir a un central por otro y dejar los experimentos según se desarrollase el partido. Por tanto, Militao entró por Varane. Entre las distintas posibilidades le apunté a Antonio Perea que igual habría que empezar el equipo por arriba: Marco Asensio, Benzema y Vinicius. Porque ellos también vienen lastrados por bajas en defensa, tienen un ritmo alto de juego y ocupan las bandas. Nuestros tres puntas servirían para contenerles. Y podíamos buscarles la espalda.

A la vista del once blanco sospechaba que jugaríamos un 4-1-4-1 con Casemiro entre los centrales y los cuatro detrás de Benzema (o quien fuese). A no ser que Case fuese el tercer central, con Kroos y Modric de doble pivote. Son posibilidades que incluso podrían surgir al lo largo del partido. Zidane, de nuevo, no se complicó la vida: 4-3-3.

Los dos mejores centrales del mundo, uno del Real Madrid y otro del Liverpool, eran claramente las grandes ausencias del choque. Zidane y Klopp han improvisado soluciones. El francés no ha parado, dada la plaga de bajas. El alemán ha podido probar en varios partidos a su nueva pareja de centrales. Además de las defensas teníamos la batalla del centro del campo, siempre clave. Esta presentaba dos características contrapuestas: el toque blanco vs. la velocidad red. Ellos optaban por el músculo (Thiago era suplente), dando prioridad a las transiciones rápidas. Nosotros nos encomendábamos al control del juego y a la celeridad de nuestros puntas.

Sacó el Madrid de centro y tardamos 20 segundos en perder el balón. Mas al minuto y medio Benzema disparó por primera vez entre los tres palos. A continuación una internada de Mendy y otra de Lucas Vázquez sembraron la confusión en sus filas. Marco Asensio forzó el primer saque de esquina a los cuatro minutos y poco. Nuestra presión alta daba frutos a la hora de imposibilitar su juego y buscar su portería. Cuando Modric subía a ayudar a Benzema en la presión ellos recurrían al despeje o al balón largo (generalmente salía fuera). Así transcurrieron los primeros 15 minutos.

Dos internadas de Vinicius causaron el pánico en la defensa rival. El brasileño pudo marcar de cabeza en el 13. Se le fue fuera de poco. Salah parecía el único capaz de crearnos problemas.

Tras ese primer cuarto de hora el Liverpool se asentó mejor. El Madrid había levantado el pie del acelerador. La mala noticia para nosotros era que Mané empezaba a aparecer.

Dos errores, uno por equipo entre el 19 y el 24, nos puso el corazón en la boca. Y dos minutos después el éxtasis. Un balón largo de Kroos, 40 metros en diagonal, busca a Vinicius. El brasileño la controla con el pecho, gana en velocidad a dos defensores y según entra en el área chuta con la derecha y marca. 1-0. ¡Golazo!

La primera media hora se jugo a un ritmo endiablado. Ganábamos 1-0 y ellos sacaban su primer córner al filo del minuto 30. Firmaba este resultado!!! Y eso que al poco Vini pudo hacer el 2-0 (y justo antes reclamamos un penalti sobre Benzema). Asensio la tuvo en el saque de esquina tras la ocasión de Vinicius. A la siguiente marcó el 2-0 (min. 36). Otro balón largo de Kroos buscando a Vini fue mal despejado por Alexander-Arnold hacia atrás. Y ahí estaba Asensio atento, de nueve. Con una vaselina supera al portero, que palmea levemente, para acabar empujándola a la portería. Cuarto partido consecutivo en el que Asensio anotaba. 2-0 y menos mal que no había firmado nada…

Buscar la espalda a la defensa red estaba funcionando. Al menos Kroos lo había entendido perfectamente y tenía en Vinicius a su pareja de baile.

Klopp cambiaba a Keita en el 42 para dar entrada a Thiago. Y Asensio tuvo el 3-0 acto seguido.

2-0 al descanso en una vibrante primera mitad en la que el Madrid impuso sus virtudes y el Liverpool no pudo rematar a puerta. El guion de antes del partido se escribió acorde al dictado de Zidane. Por eso Klopp dio entrada a Thiago, para intentar controlar el juego. Su plan había sido desbaratado por el del mister madridista.

El objetivo para la segunda parte era inevitablemente no encajar ningún gol.

El Liverpool salió obligado. Nosotros en la misma línea, pero más atentos en defender que en atacar. Más esperar atrás que presionar arriba. No me gustaba esta idea. Los primeros minutos fueron suyos. Lucas Vázquez vio la amarilla en el 48 (Mané la vio en la primera mitad). Se jugaba en nuestra mitad del campo. No cruzamos la divisoria hasta el 50. Y al filo del 51 nos amargaron: Salah, solo, marcaba. 2-1 en el primer remate a puerta del Liverpool. Se iba al garete todo lo logrado en la primera mitad.

Fue el primero y el único del encuentro.

Thiago vio la amarilla en el 55 por una entrada a Asensio.

El gol del empate estaba más cerca que el 3-1.

En el 57 dos remates (Benzema y Casemiro) no llegaron a su destino. Fueron rechazados por los defensas.

Nuestras bandas habían perdido chispa. Vini ya no se iba de su lateral. Y ellos estaban más encima nuestra. No jugábamos cómodo.

A la hora Casemiro cortó un balón. La jugada terminó en un buen disparo alto de Kroos desde fuera del área. Dos minutos después Mendy salvaba un gol, despejando un instante antes del remate de Mané. A continuación en una contra Asensio peca de generosidad. Se la pasa mal a Vinicius en vez de buscar puerta (estaba en una posición inmejorable). El despeje va fuera. Se saca de banda. Benzema se la da a Modric y este a Vinicius, en las inmediaciones del punto de penalti. El brasileño marcaba su segundo tanto de la noche. ¡3-1!

Dos minutos después Asensio tuvo el 4-1. Excelente pase de Vini. El balear intentó el recorte en vez de chutar. Ocasión al limbo.

Fede Valverde entraba por Asensio en el 69 y medio. Objetivo: tapar esa banda y oxigenar nuestro medio campo. Un minuto después la dupla Kroos/Vinicius volvió a entrar en acción. Terminó con un remate de Benzema que Alisson paró abajo con seguridad.

Vinicius resucitado tras su segundo tanto llegaba extenuado al cuarto de hora final. Mientras, su mejor socio de la noche, Kroos, aparecía por todas partes. Si en la primera mitad el alemán fue el dueño del balón, en esta segunda se creció en labores de contención. Además de ser el indiscutible metrónomo del equipo.

Klopp echaba el resto en el 80 y efectuaba un doble cambio. Shaqiri y Firmino entraban por Kabak y Diogo Jota. Cuatro minutos después Rodrygo sustituía al extenuado Vinicius.

En el 86 en el único error de Kroos, un mal pase atrás, Mané nos pudo hacer el roto definitivo.

En estos últimos minutos nos tenían encerrados.

Lucas Vázquez se dejó media vida peleando un balón en nuestra línea media (min. 89).

Se añadieron cuatro minutos de añadido. De las palpitaciones ni les comento.

El Liverpool buscaba su gol salvador. Solo veía camisetas rojas. La pelota era suya. Menos en el último minuto, donde tuvimos tres jugadas: una contra de Rodrygo, un corte de Modric y un ataque de Rodrygo.

3-1 parece un buen resultado. Mas es engañoso por ese gol en contra.

Durante la tarde Paco Martín decía que me notaba pesimista. Y yo a él excesivamente optimista. Me hablaba de las noches mágicas de Champions. El desarrollo del encuentro justifica sus sensaciones previas. Pero el resultado, ay… Menos mal que en Liverpool no habrá público. Aunque ellos serán los de la segunda parte de anoche.

AS

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema nueva baja

Convocatoria

Benzema es la nueva baja del Real Madrid. No estará esta noche frente al Valladolid y es sería duda para el partido de Champions de la semana que viene, frente al Atalanta

Zidane solo cuenta con 13 jugadores del primer equipo para viajar a Pucela. Ha vuelto a tirar de jugadores del Castilla. El delantero centro del filial, Hugo Duro, es la novedad. La convocatoria la componen tan solo 19 jugadores.

Según El Chiringuito y AS esta sería la trigésimo sexta de esta temporada. Las cuentas de Marca apuntan a 41 por lesión o covid-19. Una barbaridad en cualquier caso. Hay que tener en cuenta que jugadores como Hazard y Carvajal han sufrido varias bajas: cinco el belga y cuatro el defensa. 

Esta temporada esta castigando duramente a los jugadores de la Primera División. Ninguno se acerca a la cifras del Madrid, aunque presenten números alarmantes: Villareal (25), Barça (18) y Atlético de Madrid (16). El Sevilla parece escapar de esta plaga, 

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid hunde al Valencia

Marca

En la memoria de muchos madridistas estaba la goleada sufrida ante el Valencia en la primera vuelta. Ese partido en el que nos pitaron tres penaltis en contra. Mucho ha llovido desde entonces. Recientemente el Real Madrid parece haber cogido la buena senda y el Valencia está más cerca de los puestos de descenso (a tres puntos) que de los que dan acceso a competiciones europeas (a 12 puntos).

De cara a este partido Zidane recuperaba a Kroos, cumplida su sanción, a Carvajal y Lucas Vázquez. Los dos últimos, con el alta médica, habían vuelto a los entrenamientos esta semana. Se daba por descontado que el alemán sería titular. Por otra parte, sabemos que al mister le gusta recuperar futbolistas poco a poco, dándoles entrada en el equipo de forma paulatina. Dadas las circunstancias (la plaga de bajas), parecía razonable que contase con uno en el once, pero nunca con los dos. Se la jugó con Carvajal, al ser su posición la más necesitada de efectivos. Mas salió mal: en el 24 el lateral se frenó en carrera, incorporado al ataque, y acabó saliendo del campo camino de los vestuarios. ¡Una nueva lesión! Le sustituyó Lucas Vázquez.

En muchas fases de esta primera mitad vimos al Madrid defendiendo con un dibujo 4-1-4-1, con Casemiro de ancla defensiva y Benzema en la punta de ataque. Este esquema se usó antes y después del gol de Benzema (min. 11). En ataque era otra cosa, porque se incorporaban los laterales (según el costado elegido) e incluso Casemiro. Suya fue la primera oportunidad: un remate desde la frontal que salvó con la pierna Jaume Domenech, a contrapié. Al poco Marco Asensio desperdició una buena ocasión. Se le fue alta. A la tercera fue la vencida: Benzema, situado entre el vértice izquierdo del área y la media luna, disparaba al palo contrario y marcaba su gol n.º 12 de esta Liga 2020/21. Su decimoséptimo de la temporada.

Kroos redondeó una buena combinación entre Asensio, Modric y Lucas Vázquez en el 41. El gallego, invasor en área ajena, cedió atrás al alemán, quien entraba por el callejón del 8 y marcaba de certero disparo. 2-0.

Solvente primera parte del Madrid. Muy en línea con la solidez demostrada la temporada pasada tras el parón por la pandemia. Con fases de buen juego, circulando el balón hacia arriba y de banda a banda (Kroos).

El sancionado Javi Gracia efectuaba un doble cambio en el descanso (remplazaba a sus dos jugadores de banda).

Asensio tuvo el tercero a los cuatro minutos de la reanudación. Pero no pudo controlar, un excelente pase en profundidad de Modric, cuando se disponía a plantarse delante del meta.

Courtois se lució en el 52 a un disparo de Maxi Gómez. Era el primer disparo del Valencia en el partido. Un par de minutos después a Benzema le pasaba lo que a Asensio antes. Se le escapó el control y de paso una buena oportunidad de anotar.

Tras unos inicios titubeantes los cambios valencianistas parecían surtir efecto. Según nos aproximábamos a la hora de partido se jugaba más en nuestra mitad de campo que en la suya. Curiosamente llevábamos más peligro en posesiones largas que en las contras (por malos controles o pases apresurados). En la más larga de todos llegó el 3-0 de Mendy. Tanto duró que el balón acabó llegando a Courtois quien pasó a Nacho y éste a Vinicius. El brasileño se le cedió a Mendy, más o menos sobre el punto de penalti. Para mi sorpresa el VAR anuló el tanto. Así que se mantenía el 2-0 en el marcador.

Mientras se revisaba la jugada del tercer gol el Valencia hizo un nuevo doble cambio. Y en el 70 entró Arribas por Marco Asensio. Cinco minutos después el canterano remataba a puerta. Jaume detenía abajo, pegado al poste.

Mendy estuvo a punto de marcar en una jugada similar a la que anotó anteriormente. Esta vez no señalaron fuera de juego.

Isco y Mariano entraban en el 78 por Modric y Benzema. El Valencia agotaba su quinto cambio en el 82. Delantero por delantero: Cutrone por Maxi Gómez.

Se me hacía raro no tener un marcador apretado en los minutos finales. El 2-0 parecía holgado y aseguraba los tres puntos. Pero… un gol valencianista nos podía angustiar la existencia. No veía capaz al Valencia de meternos un susto, aunque con Isco en el campo cualquier cosa puede pasar. Señalaron tres minutos adicionales. En el primer minuto la pelota fue nuestra. Tuvimos un saque de esquina a favor, que sacamos en corto. Otro minuto de posesión. En el último minuto no pasó nada. Ellos no consiguieron pasar de la divisoria de ambos campos.

Mucho mejor el Madrid en la primera parte, donde dejó el partido sentenciado. En la segunda se impuso la eficacia y la sobriedad. Tres puntos más de cara a esa casi misión imposible que es darle caza al Atleti.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Un Real Madrid diezmado gana en Huesca

Marca

Un Real Madrid diezmado por las lesiones se enfrentaba al renacido Huesca, tras su cambio de entrenador (Pacheta con sus tres centrales en defensa ha revitalizado a los de El Alcozar). A las conocidas bajas de Carvajal y Hazard, esta mañana el club comunicaba la operación de menisco de Sergio Ramos. Los tres citados son los más perjudicados en este rosario de bajas, a las que hay que sumar unas cuantas más en este ecuador de la temporada. Como estará el asunto que Zidane apenas desplazó 17 jugadores a Huesca, tirando del Castilla. El once estaba condicionado por el infortunio y nuevamente fue previsible. La única buena noticia fue la vuelta de Nacho, superado el Covid-19. Quedaba por ver como le afectaría a su estado de forma.

No habían pasado ni cuatro minutos cuando tres errores nuestros propiciaron las primeras aproximaciones rivales a nuestra área. La primera fue un mal pase en defensa de Odriozola (cedió el balón al rival). La tercera también fue del lateral. En medio, Vinicius perdió la pelota en ataque originando la contra del Huesca. Estas tres acciones puntuales, en las que por parte local tuvieron a Rafa Mir de protagonista, no desmerecen la actitud de salida de los blancos. Se les veía motivados. Con ganas de solventar el encuentro desde el inicio. Aunque sin remate. La primera ocasión fue al filo de los 10 minutos, en una buena jugada de Vinicius por el centro del área. Su internada fue bien respondida por el meta, Álvaro Fernández. Muy atento salió rápido atajando el autopase del brasileño tras su recorte. Tres minutos después Vinicius se fue por su banda, no acertó en el pase, se hizo Kroos con el balón y Marco Asensio acabó rematando alto, después de un buen control. Su disparo se fue arriba porque tropezó en un defensa.

Empezó a llover desde el arranque del partido. Los jugadores ya estaban completamente empapados superado el cuarto de hora.  Llovía a mares. El campo cada vez estaba más rápido. ¿Cuánto tardaría en embarrarse? Mientras, Mendy y Vinicius aprovechaban su velocidad por la banda izquierda. Incluso Nacho se incorporaba al ataque por ese costado. Asensio estaba solo en la derecha. Odriozola, nuevamente, no estaba a la altura de las circunstancias. 

En el 24 un excelente pase al hueco de Kroos lo remata Vinicius con una vaselina ante la salida del meta local. Se le fue fuera por poco. Y le señalaron fuera de juego, anulando la acción. Poco después Rafa Mir volvía a crearnos dificultades. En un sombrero de Vinicius al carioca se le quedó corto el campo. Acto seguido, en la primera subida de Odriozola, Asensio no pudo rematar una ocasión clara porque resbaló. 

La presencia de Asensio por todas partes empezaba a ser constante. Igual que la de Kroos. 

En el 32 Kroos veía la amarilla. Se pierde el próximo partido, el martes contra el Getafe (corresponde al aplazado de la primera jornada). Un minuto después Benzema efectuaba su primer remate. Álvaro Fernández respondía con acierto al buen chut desde fuera del área. Al poco volvía a rematar y el cuerpo de un defensor mandaba el cuero a córner. 

Una entrada sin sentido y a destiempo de Maffeo sobre Nacho era la primera amarilla para los locales. 

El 0-0 al descanso auguraba una emocionante segunda parte, con la incógnita del estado del campo de juego. Y sabiendo que Zidane no haría cambios… por la escasez de efectivos, además de su poca predisposición a realizarlos.

Saltaron al campo los mismos 22. Ya no llovía. Y en menos de un minuto Mikel Rico con la parte trasera del interior, casi de tacón, mandaba la pelota al larguero. Y en el 47 Javi Galán anotaba un golazo desde el borde del área. Estaba desmarcado. 1-0. Dos minutos después Rafa Mir estrellaba un gran remate al travesaño. El Huesca se salía. Nosotros no habíamos entrado. Y nuestra defensa, como me escribía Humberto Ríos, era una verbena. Otra vez. 

Zidane mandaba a calentar a Marvin y a ¡Marcelo!

Y de repente todo cambió: Benzema lanza una falta, da en el larguero y en la bajada en vertical de la pelota Varane cabecea a la red. Se impuso en el salto a dos defensas y al portero (obstaculizado por sus dos compañeros). 1-1 en el 54. El tanto nos dio alas. Volvimos a la presión alta y a recuperar pronto el balón. En una de estas, sobre el 58, Asensio en una excelente jugada individual (robo, carrera y remate) pudo marcar. 

Al Huesca ya le costaba pasar de la divisoria de ambos campos. Pacheta hizo el primer cambio en el 61: Escriche por Okazaki. Al minuto Courtois salvaba un gol seguro a cabezazo impecable de Rafa Mir. A partir de este instante el Madrid vigiló más su espalda.

Mientras Marcelo se disponía a salir, Mariano se incorporaba al calentamiento junto a Marvin. En el 67 entró por Odriozola (se fue tocado). Y Álvaro Fernández le sacó una pierna milagrosa a Benzema, cuando ya cantábamos el 1-2. Al rato Marcelo pudo marcar. Su disparo se fue rozando el palo.

En el 71 Marco Asensio botó una falta y casi nos meten el 2-1 en la contra. Pacheta se la jugaba dando entrada a un delantero, Ontiveros, por Doumbia, medio centro. 

Un jugadón de Vinicius por la banda lo cabecea mal Asensio, el rebote le llega a Benzema, quien fusila al muñeco. Su remate impacta en el pecho del meta. Corría el minuto 76. A continuación entraban Mariano y Marvin por Vinicius y Mendy. Un cambio ofensivo, que contrarrestaba al de Pacheta. Acertó. Lo recalco: Zidane acertó. Retrasó a Case, para ayudar a los centrales, y a Asensio, para reforzar la línea media. A Marvin le dejó toda la banda, como si fuese Lucas Vázquez.

A falta de 10 minutos Álvaro Fernández volvía a negarle el gol a Benzema. Palmeaba a córner el disparo del francés, desde el borde interior del área grande. 

Varane, nuestro héroe de la tarde, hacía el 1-2 en el 83. Su segundo gol del día. Lanzaba una falta Kroos. Cabeceaba abajo Casemiro. Salvaba, de nuevo, Álvaro Fernández. El rechace lo remachaba el central francés. 

Los locales efectuaban un doble cambio para los últimos minutos. 

Benzema bajaba a ayudar en defensa. Símbolo del compromiso de todos.

Se añadieron tres minutos. Podía suceder cualquier cosa. Un exceso de individualismo de Mariano en el último minuto nos pudo costar caro. Mas recuperamos pronto, impidiendo la contra y manteniendo la posesión. Terminamos con un saque de esquina a nuestro favor, que originó otro que ya no se lanzó.

En los cuatro enfrentamientos del Huesca con el Madrid ha perdido los cuatro. En el de hoy, sus dos mejores jugadores fueron Álvaro Fernández, el portero, y Rafa Mir, delantero. El Madrid, supo remontar. Y también capear el temporal con los malos inicios en ambas mitades (los tres errores puntuales del principio y la fulgurante salida local tras el intermedio). Dominó las dos partes y en la segunda remató bastante más que en la primera (donde estuvimos escasos en esta faceta). 

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Y es parte de nuestro ADN. Hay que seguir aspirando a esta misión imposible que parece ser esta Liga 202/21.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Doblete de Benzema

Real Madrid

A las bajas conocidas (Carvajal, Nacho y Sergio Ramos) se unía la de Zidane, positivo por coronavirus. Su segundo, Bettoni, se hizo cargo del banquillo madridista. Las bajas de los titulares fueron cubiertas por Lucas Vázquez y Militao. Arriba Marco Asensio, Benzema y Hazard. El belga juega por decreto-ley. Lo peor que se puede decir de él es que está haciendo bueno al Bale de las dos últimas temporadas.

El Alavés, con Abelardo en el banquillo, celebraba sus 100 años. Mikel Izal les ha hecho un emocionante himno del centenario. Una sabia mezcla de épica y contención. El video de la versión en euskera lo pueden ver aquí. 

Llovía a mares en Vitoria. Y el Madrid llegaba con el agua al cuello, tras perder en una semana las posibilidades de ganar dos títulos. La Supercopa, el primer torneo de la temporada, y la eliminación en Copa frente al Alcoyano. El cambio de entrenador en los locales también dejaba claras sus urgencias. 

Fruncí el ceño al primer segundo: sacó el Madrid de centro para atrás, el balón llegó a Courtois y Casemiro falló en el pase de la salida de balón. Estaba unos dos metros por delante de la frontal de nuestra área. Se originó la primera jugada de peligró del Alavés.

El minuto 12 fue vertiginoso. Martín Aguirregabiria tuvo la mejor ocasión local de la primera mitad. Prácticamente libre de marca empalmó una volea que se fue fuera por poco. En la siguiente jugada una exquisitez de Modric le pone la pelota a Benzema frente al meta local. Pacheco se luce y salva el remate del francés. Benzema recoge el rechace y su remate se encuentra con un defensa y el palo. Se bota el córner y Casemiro anota de cabeza. 0-1. Esta temporada este gol es su tercero de cabeza y el quinto de la temporada.

Los locales acusaron el gol. El Madrid se fue adueñando del partido. Otro gran pase de Modric, esta vez a Mendy, ocasionó problemas en la zaga local. Su pase no llegó a Benzema. Hazard pudo hacer el 0-2 en el 29. Se le desvió ligeramente el disparo desde la derecha. Y justo cuando el encuentro languidecía, camino del descanso, llegó el 0-2. Un latigazo de Benzema en el 41 se coló como una exhalación. Controló, avanzó unos pasos y se metió en el área donde ejecutó. En la tele elogiaban un pase fallido de Hazard: intentó dársela al francés pero no la tocó y el balón pasó camino del 9. Los elogios de los comentaristas comenzaron aplaudiendo por dejarla pasar y terminaron con que su (fallida) maniobra distrajo a los defensas. Ahora bien, Hazard se lució en el 0-3 logrado en el minuto de descuento. Kroos robó el balón en la derecha de la línea media del Alavés. Y lanzó en profundidad, buscando la espalda de los defensas. El balón llegaba a su destino, a Hazard. Este atrapa la pelota con la derecha y con la izquierda supera a Pacheco en su desesperada salida. El equipo y el jugador necesitaban este gol.

El 0-3 al descanso parecía encarrilar el partido.

Abelardo quemaba sus naves y efectuaba un triple cambio para iniciar la segunda mitad. Buscaba agitar, cambiar de rumbo. Salieron con ganas, decididos. Joselu, un excanterano merengue, pudo hacer el 1-3 en el 46. Courtois, impecable, despejó a córner el remate a bocajarro. Una internada de Lucas Vázquez, un par de minutos después, enfrió a los locales. Al gallego en esta buena incursión le pasó lo que a Mendy en la primera mitad: su pase no encontró destinatario. 

El Alavés respondía a su impotencia futbolística con dureza y una reiteración de faltas para romper el ritmo blanco. 

En el 59 Lucas Pérez, uno de los tres cambios, botaba una falta. Y Joselu cabeceaba a la red. Tremendo remate. Bettoni mandaba calentar a Vinicius. Entraba al filo del 63 por Hazard. 

El gol avivó al Alavés. Volvieron a creer en sus posibilidades, a pesar de los dos tantos de desventaja. Pudieron acortar distancias en el 69. Pero en la contra Benzema marcó el 1-4. Básico el balón largo de Modric a Benzema, desmarcado y situado de extremo izquierdo. Corre la banda, entra por el vértice del área y fusila al palo contrario. 

Odriozola e Isco entraban por Asensio y Modric (min. 76). Si al descanso con 0-3 me acordaba de Odegaard, en este doble cambio volvía a constatar su craso error al pedir salir del equipo. 

Odriozola pasó al lateral derecha y Lucas Vázquez subió arriba.

Lucas Pérez la tuvo en el 82. Un minuto antes había reclamado un (inexistente) penalti. 

El Alavés le siguió echando coraje, pero sin pólvora. El Madrid tampoco se mataba en las contras. Ya se encargaban Isco y Vinicius de frenarlas. El malagueño ralentizando el juego y el brasileño perdiendo el balón.

Los dos minutos de descuento fueron plúmbeos. 

El 1-4 habla a las claras de las diferencias entre unos y otros. Aunque a veces con este Madrid nunca se sabe. Ayer vimos la versión profesional y con oficio del equipo. Con el medio campo funcionando a tope.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol