Archivo de la etiqueta: Rosendo

Los himnos urbanos de Rosendo encienden el Botánico de la Complutense

Los himnos urbanos de Rosendo encendieron el Botánico de la Complutense y se propagaron por la ciudad. Como atestiguan estos WhatsApp entre Víctor Lenore y una amiga.

Este dialogo es la mejor prueba de la calidad y el volumen del sonido, dos elementos imprescindibles del mejor rock. Habíamos quedado para ir juntos pero problemas familiares de última hora imposibilitaron la asistencia de Lenore y bien que lo sintió (su baja fue cubierta en El Confidencial con una nota de EFE).

Entre las cosas que Víctor se perdió fue saludar al Maestro antes de la actuación y disfrutar de unos buenos teloneros como Naranja Blossom (que contaron con la colaboración de Rodrigo Mercado en el tema final). En la foto hecha por Andrés Ochaita estamos Eugenio Muñoz, un servidor y delante mía Jesús Espino de Akal (fan acérrimo de Rosendo y dispuesto a editarle un libro), Seju Monzón (autor de las fotos del concierto que encabezan este post) y Rosendo con su guitarra. Jorge Maldonado andaba fuera.

Rosendo

Anoche en Madrid coincidieron dos eventos musicales de primer orden: Pet Shop Boys en el Teatro Real y Rosendo en el Botánico de la Universidad Complutense. Dos artistas de primerísimo nivel, pero distintos a más no poder. Las diferencias van más allá de lo estrictamente musical. De entrada, los escenarios marcan territorios simbólicos: el marco del Real vs. un concierto al aire libre en la universidad. Es loable que la música popular se haga un hueco en el teatro de la opera (no olvidemos que en su día parte de la hoy denominada música culta también era popular). Lo que ya es más difícil de digerir es el precio. Las entradas para Pet Shop Boys costaban hasta 197 euros según relataba Prado Campos en su crónica para El Confidencial. Mientras, Rosendo se podía ver por 28 € más gastos (esos que nadie sabe qué son). Este asunto pecuniario es de suma importancia. Trascendental. El poder adquisitivo del público que acudió a la llamada de los ingleses está claro. En lo que podríamos definir como una apuesta ideológica de ocio quien suscribe eligió rendirse ante el Maestro Rosendo Mercado.

Soy protagonista, figurante y productor

Ayudante, guionista y por supuesto el director

Soy un optimista, el gran embaucador

Soy el dueño de la pista, soy el centro de atención

Soy” fue el primer tema que Rosendo interpretó de su nuevo y espléndido álbum De escalde y trinchera. Letras directas, algunas de doble sentido, marca de la casa. Tras cuatro años de silencio discográfico esta grabación, que contiene 10 canciones nuevas producidas por Eugenio Muñoz, está a la altura de sus mejores obras. Si algo define la dilatada carrera de nuestro mejor cronista rockero son dos palabras: autenticidad y coherencia. Y la mejor noticia es que Rosendo sigue siendo Rosendo.

¿Pero qué me estás contando

De cómo ni cuándo? Y digo yo

Tu que sabes tanto

Cúrame de espantos por favor

Cúrame de espantos” que abre De escalde y trinchera también estuvo presente en el recital. Ayer fue una gran ocasión para escuchar en directo parte del nuevo trabajo del Maestro de Carabanchel, desde donde ha dado voz a varias generaciones de amantes del rock más genuino. Acompañado de los fieles Rafa J. Vegas al bajo y Mariano Montero a la batería, no faltaron en el concierto las clásicas de su repertorio, las inmortales que nos subieron a todos los ahí congregados al cielo del rocanrol urbano (sorprendente ver al presidente cántabro, Revilla, entre los asistentes). Himnos imperecederos. Que marcaron época y lo siguen haciendo. Aún suenan frescos y vigentes.

Cuando uno abre las páginas del que un día fuera diario de referencia y solo aparece la crónica de Pet Shop Boys y se obvia la actuación de Rosendo quedan claras muchas cosas. Es un claro contraste con su competidor madrileño, El Mundo, que desplazó a José Manuel Gómez a cubrir el concierto. Y por tanto hay que volver sobre lo de la apuesta ideológica: está claro dónde cada uno ha elegido estar.

Si soy que si no soy

Que si vengo que si voy

Que si vengo que si voy” (del álbum De escalde y trinchera)

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música

De escalde y trinchera lo nuevo de Rosendo

Rosendo

De escalde y trinchera” es el nuevo álbum de Rosendo, el decimosexto de su carrera en solitario. Y rompe un silencio discográfico de cuatro años, algo poco habitual en su dilatada carrera.

Rosendo, nuestro mejor cronista rockero, vuelve con los mismo brios de siempre. Lo cual no deja de ser admirable después de tantas grabaciones y giras. “De escalde y trinchera” está a la altura de sus mejores trabajos. Y vuelve a aportarnos esa luz que siempre nos ha guiado. Afortunadamente Rosendo sigue siendo Rosendo. Algo que se agradece en estos tiempos de chaqueteo y oportunismo (ya lo avisaba hace 15 años con “Veo, Veo… Mamoneo!!“).

Escaldados pero peleones es el mensaje. Lo explicó en el programa de Buenafuente. Para quienes la edad nos pesa (Rosen es dos años mayor que yo) y hemos caído en las garras del escepticismo este álbum, como declaración de intenciones, es un importante toque de atención. Nos vigoriza. Algo que necesitamos como el comer. ¡Gracias Maestro!

 

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Están convirtiendo a España en un Barrio Conflictivo

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Política

Menos mal que nos queda Rosendo

portada-rosendo-verguenza-torera

Menos mal que nos queda Rosendo en estos tiempos tan difíciles que nos ha tocado vivir. ¿Dónde están los cantautores, las voces criticas, los músicos combativos? No dudo que existan pero su trabajo es sordo, no llega más allá de sus nichos. En cambio el silencio de los primeros espadas es ensordecedor. Mientras tanto el gran Rosendo no se calla. Es hasta donde conozco la primera figura que alza su voz. Ya lo hecho en el pasado. De su obra reciente recuerdo su memorable su “Veo, Veo… Mamoneo!!” (2002) y sobre todo “El Endémico Embustero Y El Incauto Pertinaz” (2007). En su momento declaró al respecto que “las canciones muestran que estoy desquiciado por la política. No recuerdo una situación como la que vivimos hoy ni con la dictadura del abuelo.”

Ahora nos llega “Vergüenza Torera, anticipo del álbum del mismo titulo que verá la luz en octubre.

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, Madrid, Recomendaciones

Mis canciones para el Movimiento 15-M

Hace un par de días Nieves me pidió unas recomendaciones musicales, para un video que está preparando sobre el 15-M. Los devotos Mundanos la conocerán de sus magnificas fotos de la acampada de Sol (la de hoy también es suya y fue tomada en la manifestación de ayer). Así que voy a compartir mis sugerencias:

El ChojinÚnete A Mi Bando

Este tema de Chojin además se ha convertido en el himno oficioso del movimiento, al menos en Madrid. El resto de las canciones responden a criterios más clásicos y también personales.

A Cántaros” de Pablo Guerrero

A Tapar La Calle” de Pablo Guerrero

Papá Cuéntame Otra Vez” de Ismael Serrano

Loco Por Incordiar” de Rosendo

Himno A La Alegría” de Miguel Ríos

Ayer, en Neptuno, hubo una orquesta y coros interpretando fragmentos de la 9ª Sinfonía de Beethoven (y por supuesto su último movimiento: el poema “Oda a la alegría” de Schiller músicado por el maestro alemán).

Entradas relacionadas:

Desde la Puerta del Sol (fotos de Nieves Corcoles)

19-J en Barcelona y Madrid

58 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Política, Recomendaciones

Un siglo de canciones 17: “Este Madrid” (por Francisco Javier Domínguez “Schevi”)

11 de mayo de 2009

Leño Este Madrid

Este es uno de los primeros temas de Leño, uno de los grupos más señeros del rock urbano español. Surge en 1977, cuando Rosendo Mercado se separa de la banda Ñu. Sacan este single en 1978 y posteriormente en 1979 su primer álbum. Siguieron tres más “Más Madera”, “Leño en directo” y “Corre, corre”. En octubre de 1983 se separaron. Rosendo ha continuado una carrera memorable, coherente, honrada y fiel a su origen y trayectoria rockera.

Este Madrid” fue compuesto por Rosendo Mercado, Chiqui Mariscal y Ramiro Penas (la banda original). Editado por el sello Chapa Discos, de Vicente (Mariscal) Romero. Y recogido posteriormente en el álbum “Leño” (1979), donde Chiqui abandonaría la banda, siendo sustituido por el antiguo componente de Coz, Tony Urbano.

Cuando lo compré en 1978, hace 31 años, estábamos en plena Transición política, viviendo una dura crisis económica. La música era una “alternativa” generacional a la pobreza, simbolizada por la vida de barrio, la supervivencia en la jungla urbana. Yo tenía 17 años, me iniciaba en la cerveza, vivía plenamente la adolescencia y salía a la calle con los amigos del instituto. Estaba implicado en actividades culturales, como compromiso político y social. Habían pasado ya las primeras elecciones democráticas, algo frustrantes porque no eran legales todos los partidos políticos, incluidas las juventudes de izquierda, donde yo militaba (las juventudes comunistas). La Constitución que se estaba redactando no satisfacía a los grupos más radicales, y el “consenso” se nos antojaba una especie de “pasteleo” que daba al traste con las ansias de libertad y democracia real que nos había impulsado a propugnar la “Ruptura Democrática”, derrotada por la “Reforma Política” de Suárez, que había ganado el referéndum y la partida, en definitiva, para adaptar el régimen a los nuevos tiempos. Los jóvenes sentíamos rabia contra el mundo, que te intentaba domesticar. Fruto de un idealismo revolucionario que se asimilaba a la rebeldía rockera, callejera, post-punk. Leño encajaba perfectamente con este sentimiento. La letra del tema expresa esa ansia de libertad y el contexto encorsetado ofrecido por la urbe; con ironía, con mal leche, apuntando a cierto pasotismo, que se estaba poniendo de moda, como el llamado “desencanto”. El rock nos dejaba “respirar”:

Tú aquí y yo aquí

seguimos unidos

vivimos todo por igual.

Bebemos, fumamos y nos colocamos.

Tenemos plena libertad.

 

En Atocha encontrarás

aire limpio sin igual.

 

Es una mierda este Madrid,

que ni las ratas pueden vivir.

 

Queremos una central

que nos suministre

energía para destruir

la mucha vegetación

que ya nos estorba

y no,  no podemos construir.

 

Tenemos que eliminar

a los antinuclear.

 

Es una mierda este Madrid,

que ni las ratas pueden vivir.

 

No hagas caso a esta canción

pues todo es mentira.

Lo que falta es un buen bidón

de aire puro y natural

y de cerveza,

de tocino y de salchichón.

Leña seca y carbón,

una menda y un colchón. 

 

Es una mierda este Madrid,

que ni las ratas pueden vivir.

Fueron un grupo especial para el directo. Sus conciertos se hicieron famosos. Yo les vi en Sevilla en un espectáculo memorable, en la gira de Miguel RíosEl rock de una noche de verano” en 1983, junto a Luz Casal, de teloneros de nuestro “rey del rock” hispano. Me fascinaron como eran capaces de llenar el escenario solo tres personas, una plataforma que ocupaba junto a dos pantallas gigantes, un fondo completo del estadio del Sevilla CF. Todos vibramos como si hubiese veinte o veinticinco músicos cantando, haciendo sonar sus instrumentos y saltando como posesos por lo que estaban interpretando. Fue su baile y su canto del cisne, ya que al acabar la gira desaparecieron. Posteriormente se han sacado recopilatorios, pero este single será para mi otra de las joyas de mi colección de discos de vinilo, los orígenes de mi pasión por el duro rock and roll.

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

11 comentarios

Archivado bajo Consumo, Cultura, Recomendaciones