Archivo de la categoría: Recomendaciones

40 años de Loquillo

Europa Press

Este próximo agosto se cumplen 40 años del debut de Loquillo (en la sala Tabú de Barcelona, “un cabaret de las Ramblas”). Como ya comentamos hace poco más de un mes para celebrar estas cuatro décadas se edita el triple álbum “Rock and Roll actitud”. Son 55 temas remasterizados de sus grandes éxitos y nuevas canciones.

Loquillo presentó ayer la nueva gira en el Hotel Suecia de Madrid. 11 fechas que arrancan a mediados de septiembre en Arnedo y finalizan el 14 de diciembre en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Para esta última fecha se prevé la presencia de artistas invitados.

Las entradas se pueden conseguir en su web a partir del 24 de abril.

P.D.: aproveché la ocasión para darle al Loco un ejemplar de “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“. Salgo fatal en esta foto y horroroso en las otras dos que nos hicimos.

Loquillo original rec

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Coca, medios, tiendas de discos y Wall Street: razones del colapso de las discográficas

 

Jot Down El País

Hoy se ha publicado mi nuevo artículo en Jot DownCoca, medios, tiendas de discos y Wall Street: razones del colapso de las discográficas“. Es el cuarto que escribo y el primero que aparece en la portada de El País (en su edición digital). Lo pueden leer entero a través del enlace (o en elpais.com). Recomiendo su lectura (y no solo porque sea un escrito mío). Les dejo con el principio (el primer párrafo y las primeras líneas del segundo):

Durante demasiado tiempo se ha repetido el mantra de «las compañías discográficas no supieron adaptarse a los nuevos tiempos» como razón principal de su colapso y de paso servía de justificación del latrocinio digital (extensible al top manta, brillante definición acuñada por Miguel Ríos en su día). Ya se sabe que una mentira repetida muchas veces acaba convirtiéndose en dogma de fe. Es indudable que algo hicimos mal (me permitirán que use la primera persona del plural al haber sido parte del sector musical: primero desde los medios de comunicación y, desde 1977, en varias discográficas en Madrid, Nueva York y París). Pero el derrumbe no se produce por lo que se nos achaca y sí por lo que resumo en los cuatro aspectos del título del artículo: la cocaína, los medios de comunicación, las tiendas de discos y Wall Street.

Una de las cosas que sí hicimos mal fue no imponer nuestro relato. Sucedió porque no lo teníamos articulado. Tan sencillo como eso. No es de extrañar, conociendo a algunos de los personajes que dirigían el negocio con el […]

 

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Música, Medios, Recomendaciones

Paseando Buenos Aires

Sabores del Carajo

Todo tiene su fin y con este post termino con las sensaciones experimentadas en Buenos Aires. En Paseando Buenos Aires encontrarán cosas y sitios sorprendentes así como algunos edificios singulares de la gran urbe porteña. Es un complemento ideal a las entradas que he venido publicando.

Rock al PanchoRock al Pancho detalle

En la Costanera Sur camino de la Reserva Ecológica nos encontramos estas parrillas móviles, con terraza. Todas decoradas por igual. La que elegimos fue Qué Parrillón, la más solicitada. Todo un acierto. La única pega es que no vendían cerveza (la bebida ideal para el choripán, la bondiola, etc.). Ya de vuelta en Madrid descubrimos que estas parrillas están consideradas de las mejores de la ciudad.

ChorimovilQué Parillón

Lollapalooza

Criolla señorita

Yellow submarine Almagro

Paseo de la historieta

Encontrar kioscos de periódicos en las estaciones de metro no es tan inusual (aunque no es frecuente). En Madrid recuerdo, por ejemplo, el que había en el distribuidor de la entrada del de Alonso Martínez. (Quizás lo raro empiece a ser encontrar kioscos). Lo que nunca había visto era vender publicaciones de psicología en el metro. ¡Solo en Buenos Aires!

Bolivia

Emprendedores CS

El único Calatrava de América del Sur se encuentra en Buenos Aires. Es el denominado Puente de la Mujer en Puerto Madero.

Puente de la Mujer

Cine Lorca rotuloCine Lorca

A partir de aquí verán una colección de edificios que me llamaron la atención. Unos por su influencia parisina (como los de la Gran Vía madrileña), otros por su parecido a los rascacielos de Manhattan (especialmente el Rockefeller Centre, del que incluso un hotel adopta el rotulado del Radio City Hall) o el contraste entre dos mundos (como los que se observan en dos de mis plazas favoritas, la de San Martín y la de Lavalle, que vemos desde la calle que a la derecha tiene el Teatro Colón y a la izquierda el Palacio de Justicia).

Lavalle

IntersecciónFarola

La foto de la farola (tan típica de Buenos Aires) en la intersección de calles y avenidas próximas al Cabildo, a la avenida de Mayo, la Casa Rosada y la plaza de Mayo es de La Mundana. Así como las que siguen de la galería Güemes (o pasaje Güemes),  uno de los lugares favoritos de Cortazar. Está considerado como el primer rascacielos de la ciudad y es el primero edificio que se construyó enteramente con hormigón armado.

Met Sura

Palermo

Espero que hayan disfrutado con estos posts de fotos porteñas y también de no haber sido demasiado plasta… tan solo un poco pesado…

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, General, Recomendaciones

Cafés y librerías en Buenos Aires 2: las librerías

Pisos Ateneo

En el post anterior, Cafés y librerías en Buenos Aires 1: los cafés, veíamos como varios cafés programaban actos culturales. En el de hoy, dedicado a las librerías, observaremos como las más modernas incluyen cafés en su oferta. De hecho, hasta donde sé, esta tendencia nació en Buenos Aires. Y muy pronto se propagó por América Latina (la librería El Péndulo de Polanco en Ciudad de México fue la primera que conocí) y llegó a España (y a Londres, París, etc.).

En la entrada Huellas españolas en Buenos Aires vimos como la primera librería porteña fue española. Dato que reviste aun más importancia teniendo en cuenta que es la ciudad con más librerías por habitantes del mundo (en segundo lugar aparece Honk Kong y en tercero ¡Madrid!).

La foto del encabezado está tomada desde el tercer piso de la librería El Ateneo Grand Splendid (avenida Santa Fe), la joya de la corona de la cadena El Ateneo. Estuvimos primero en las dos de la avenida Corrientes y tuve mis primeras emociones por “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“: en una habían vendido el par de ejemplares que tuvieron y en la otra estaban pendientes de recibir el pedido (al igual que en la del Grand Splendid).

El Gran Splendid era un teatro inaugurado en 1919 y edificado sobre uno anterior. El nuevo propietario, de origen austriaco, también instaló un estudio de grabación donde Carlos Gardel registró sus primeras grabaciones. Desde el 2000 es librería y café (instalado en el escenario) y además vende música (a la entrada y en el subsuelo al que se accede por una escalera mecánica o tomando el ascensor). Esta es otra característica de Buenos Aires: ciertas librerías venden CDs y aún existen tiendas de discos. Tanto de vinilos como de CDs (abundan en Corrientes y calles adyacentes).

La avenida Corrientes fue motivo de varias satisfacciones culturales y gastronómicas: las dos obras de teatro que vimos, las tiendas de discos, las librerías, el espacio Beatles con su museo en Paseo La Plaza y un par de cafés notables (y no las pizzerías tan del gusto porteño, pero que no compartimos porque somos más de masa fina). Estuvimos en muchas librerías varios días (incluidas las dos Ateneo).

En Gandhi (en Corrientes) conocimos al encargado que nos impresionó. Estuvimos charlando de Argentina, España, el franquismo y cómo no de “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” (le cautivó la idea de la portada con Raquel Welch y la temática del libro). La noche anterior habíamos cenado con Víctor Tapia, el joven y enormemente preparado historiador del rock & roll argentino y el amigo de Gandhi le conocía. Se lo comenté a Víctor y se quedó de piedra, había estado ahí una vez y no se lo podía creer (me da la impresión que su Universo epígrafe en Facebook tiene más tirón del que él cree).

Joaquin Ramos de Akal en Argentina me recomendó visitar la librería Hernández, por su amplio catalogo de libros musicales. Así era y además sabía a donde me mandaba, porque en las dos Hernández de Corrientes (la central y la sucursal) habían vendido los ejemplares de “Bikinis, Fütbol y Rock & Roll” que pidieron en su día.

También me sirvió para comprobar que en Argentina, al igual que en España, mi nuevo libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” será el primero en español dedicado en exclusiva al género que revolucionó la música y al planeta.

Supongo que Joaquín también sabía que el escaparate que anunciaba el 50 aniversario de Hernández estaba adornado con un libro de Galeano.

Visitamos más librerías en Corrientes como Galerna y Losada (también es editorial, fundada por un español, Gonzalo José Bernardo Juan Losada Benítez, quien era el representante de Espasa Calpe en Argentina; Losada se convirtió en el foco republicano español de Buenos Aires). Pero aparcamos Corrientes y nos mudamos a Palermo, empezando por el conocido como Palermo Soho.

Nuestra primera parada fue Libros del Pasaje, librería que La Mundana quería conocer. Nada más bajarnos del taxi (7€ por 20 minutos de trayecto) vi una figura familiar, pero que no ubicaba. Ella, en cambio, lo tuvo claro desde el primer momento. “¿Eres tu?” preguntó decidida mientras avanzaba hacia él, quien se encontraba repasando el escaparate de Libros del Pasaje. Se trataba de Rafael Ferro, a quien acabábamos de ver en la obra de Cesc GayLos vecinos de arriba” desde la primera fila. Daba replica al personaje de Diego Peretti.

Rafael Ferro y Bego

Hablamos de la función, de los “¡Bravo!” de La Mundana (no se estila en BBAA así que era la única y además desde la primera fila), del inminente estreno en Corrientes de “Delicadas” de Sanzol, de la cía. T de teatre, nos recomendó “Merli“, etc. y tras una cordial y breve charla le dejamos proseguir con lo suyo y entramos en la librería.

LdP interior

Ya dentro compré un par de libros (“Historia argentina” de Rodrigo Fresán, su primera obra que no encontré en Madrid, y una historia sobre el nacimiento del tango), nos tomamos unos cafés y sacamos las inevitables fotos.

Camino de Libros del Pasaje habíamos dejado atras, a una o dos cuadras, un lugar llamado Dain Usina Cultural. Así que al salir de LdP tuvimos claro acercarnos ahí, antes de ir a Eterna Cadencia, la librería donde pensábamos comer algo.

El nombre llamaba la atención. El edificio blanco y el concepto también: es una galería de arte, librería y café. Además descubrimos que en el ático tenían montado un espacio como chill out. También organizan eventos culturales y presentaciones de libros. Dain es el apellido de Endy Dain, la responsable del centro. En una entrevista explicaba“Una usina es un establecimiento donde se produce sin parar de modo industrial. Un lugar intenso, frenético, de creación.”

En Eterna Cadencia le regalé a La Mundana “Jardines de Kensington” de Rodrigo Fresán. Debía ser el día Fresán en Palermo porque ese periódico que asoma a la izquierda de la foto de La Mundana, al lado de un bollo, es Página !2. Tras hacer la instantánea lo cogí y hojeé, mientras esperábamos los sandwiches. Al llegar a la última página descubrí que estaba dedicada por completo a la colaboración de Rodrigo Fresán con el diario…

Y mañana el último post sobre Buenos Aires!!! Para la despedida de hoy una vista del ambiente del café de Eterna Cadencia.

EC café

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, General, Libros, Recomendaciones, Teatro

Cafés y librerías en Buenos Aires 1: los cafés

Tortolitos

A lo largo de la semana estas foto crónicas de un maravilloso viaje a Buenos Aires (mi primera vez) de la mano de La Mundana, buena conocedora de la ciudad y sus secretos, han ido apareciendo aspectos que me llamaron la atención. Hoy, ya de vuelta en Madrid, me centro en otros dos asuntos fundamentales: los cafés y librerías de BBAA (las curiosidades de las calles porteñas quedan para el capitulo final de esta serie).

 

La foto de los tortolitos en el Tortoni del encabezado nos introducía en el apartado de los cafés, empezando por el Café Tortoni. Un clásico entre los clásicos, fundado en 1885. Durante la mañana y al mediodía hay colas para entrar. Su céntrica ubicación (Avenida de Mayo 825) y su “museo” a base de fotos y recuerdos de los ilustres que abarrotaron el local a lo largo de su existencia, son puntos fuertes a su favor. La elegancia y belleza del sitio hacen el resto. Nosotros estuvimos tomando unas copas (y café) después de cenar. A pesar del show de tango, que presentan cada noche, estaba flojo de público (y muy agradable para nosotros). Veníamos de cenar de otro clásico de la Avenida de Mayo (a dos cuadras), el London City de 1954, situado en los bajos de un edificio de 1895 (repetimos visita la noche que estuvimos cenando con Víctor Tapia tras el 6-1 a Argentina). En las fotos verán que aparece una figura de Julio Cortazar (venía a escribir a este céntrico lugar y lo mencionó en su primera novela “Los premios“). Es costumbre de los cafés tener efigies a tamaño natural de los famosos que frecuentaban los locales (en el Tortoni están Gardel, Borges y Alfonsina Storni).

 

Una de las iniciativas públicas que más me han impresionado ha sido la de mantener los cafés. Algo que miro con enorme envidia porque en Madrid se los han cargado todos (de los clásicos solo nos queda el Gijón). Los llamados cafés notables se han mantenido contra viento y marea frente a la especulación inmobiliaria. Y han servido de ejemplo para la apertura y mantenimiento de otros establecimientos similares. Son 92 los locales elegidos por la Comisión de Protección y Promoción de los Cafés, Bares, Billares y Confiterías Notables

Paulín

Pero no todos son cafés notables. Encontramos algunos como el Café Paulín, que han montado una cadena especializada en sandwiches (buenísimos), muy solicitados al mediodía por la gente que trabaja en las oficinas de los alrededores de donde suelen ubicarse. El original (1998) de la calle Sarmiento nos pillaba muy cerca del hotel y se caracteriza por no disponer de mesas. Solo hay una larga barra en forma de ovalo rodeada de taburetes fijados al suelo. En cambio, las sucursales de la cadena responden al perfil de las cafeterías normales. La definición que hacen en el blog La guerrilla culinaria del  Paulín es perfecta: “Toda urbe, metrópoli, gran ciudad, o conglomerado de oficinas llenas de gente insatisfecha por sus trabajos obligados por el capitalismo tiene, al menos, un lugar para comer rápido, rico, abundante, barato y característico de la ciudad.” Asumo que esta descripción será del agrado de mi amigo Víctor Lenore.

 

El Petit Colón es una parada recomendable antes o después de la visita obligada al monumental Teatro Colón. Su emplazamiento en la bellísima plaza Lavalle y su exquisita decoración, al estilo del teatro, le hacen parecer más antiguo de lo que en realidad es. Este café notable es de la década de los 70. Aparte de turistas, visitantes y público del teatro, durante la jornada matutina el Petit Colón se llena de abogados, jueces y fiscales del cercano Palacio de Tribunales. Es otro de los cafés notables.

 

La presencia española está presente en varios de los cafés notables como La Giralda de la calle Corrientes, La Coruña de calle Bolivar, el Bar Aragón de la Avenida Alberdi, Bar Oviedo de Avenida Lisandro de la Torre, Iberia de la Avenida de Mayo o El Gato Negro de Corrientes, hoy llamado en honor a su fundador, Don Victoriano, pero conocido por todo el mundo bajo su denominación de siempre, El Gato Negro. El español Victoriano López Robredo inauguró el local en su actual ubicación en 1928. Un año antes, a unos pocos metros, había abierto una tienda, La Martinica, también dedicada a las especias, cafés y tés (que cerró al producirse la mudanza). Los primeros empleados de ambos comercios fueron todos españoles. El Gato Negro evolucionó de almacén a café y hoy en día ademas de las mesas de la entrada tiene un restaurante en la segunda planta, donde también apuestan por eventos culturales relacionados con la literatura, el jazz y el tango. Estuvimos dos veces, la primera para comprar unas especias para la carne (La Mundana es fiel cliente desde hace años y es su tienda favorita de condimentos) y la segunda para picar algo tras el teatro.

 

La Biela, en un extremo del parque enfrente del cementerio de La Recoleta, era frecuentado por los pilotos de carrera argentinos en la década de los 50. Su ubicación en un barrio pudiente marca el ambiente del local, frecuentado por la gente con posibles del barrio. Aunque no siempre fue así. En 1850 en este mismo emplazamiento (cuando el barrio casi no existía y estaba fuera de los limites de la ciudad) un español abrió un café con terraza llamado La Veredita. Apenas había unas barracas, una iglesia y el cementerio de los monjes Recoletos (agustinos). Mudó el nombre a Aeroclub, por la cercanía a la Asociación Civil de Pilotos Argentinos. Al cambiar en los 50 la clase de pilotos que frecuentaban el local (llegaron los de las carreras de coches) adoptó su actual nombre. A la entrada lo primero que nos encontramos son las figuras de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. Su terraza, con buen tiempo, es muy agradable. Y llaman poderosamente la atención el par de cabinas telefónicas londinenses en esta esquina del parque (la influencia inglesa se aprecia aquí, en el reseñado London City y en el The Brighton, una antigua sastrería inglesa del microcentro reconvertida a café, coctelería y restaurante). Las paredes de La Biela (orientadas al mundo automovilístico) tienen una particularidad: las fotos detrás de la barra fueron tomadas por Bioy Casares (en principio eran para ilustrar un libro de Borges).

 

En este repaso termino con el más bonito (en dura competencia con el Tortoni y la Confitería Ideal, actualmente en reformas, que además posee una academia de tango) y, desde luego, el más cursi: Las Violetas en Almagro, en la esquina de Medrano y Rivadavia.

Las VioletasOrganizan actuaciones (habrán observado que los cafés montan veladas culturales). Para el viernes que viene dentro de su Ciclo Cultural tienen anunciada una actuación de flamenco.

Flamenco

También dispone de una sensacional pastelería. Sus facturas (bollos) son consideradas las mejores de una ciudad especialmente golosa en lo referido al mundo de lo dulce.

 

Las Violetas data de 1884 y se reformó en 1920, de ahí ese marcado aire modernista que tiene. Las vidrieras son del mismo autor que las del Tortoni. En 2001 se restauró y reabrió sus puertas. El pasado mes de octubre fue votado como el mejor café notable de la ciudad (encuesta organizada por el ayuntamiento).

 

De inicio el Café Tortoni y Las Violetas para terminar. Mañana a por las librerías!!!

1 comentario

Archivado bajo Cultura, General, Recomendaciones

En guerra con los berberiscos de Juan Laborda

Ignacio del Valle, Juan Laborda y Jorge Freire

El jueves pasado estuve en la presentación del libro “En guerra con los berberiscos” de Juan Laborda Barceló (Madrid, 1978) en Ambito cultural de El Corte Inglés de Callao. El autor estuvo acompañado por los escritores Ignacio del Valle y Jorge Freire (quien también colabora en El Mundo).

En el ambiente flotaba la histórica jornada del 8M:  diversos comentarios sobre las dificultades para llegar por los servicios mínimos del transporte público y varias calles cortadas por la manifestación (el propio Laborda vino andando desde Goya porque no llegaba a tiempo), los innumerables grupos de mujeres por la zona que se dirigían hacia Sol para esperar a la marcha, etc.

EGCLB TurnerJuan Laborda, Doctor en Historia Moderna y profesor del colegio Estudio publica su tercer libro sobre la materia que domina y le apasiona (además del cine y las novelas –es autor de varias): “En guerra con los berberiscos” (Turner Noema). Una historia de los conflictos en la costa mediterránea como reza el subtitulo. Aborda como la perfecta maquinaria militar que llegó a ser el Imperio, ese en el que nunca se ponía el sol, naufragó en un largo y olvidado conflicto. “Hay que abrir los cajones más perdidos de nuestra historia. Mucha gente no sabe que tuvimos posesiones africanas en el siglo XVI y que existieron tercios específicos del Norte de África, que no lograron adaptarse a este tipo combate” le contaba Laborda a César Cervera en una estupenda entrevista para ABC (de la que he entresacado varios fragmentos). En la presentación incidió en este aspecto (y otros): “Los tercios que combatían en Flandes o contra los príncipes alemanas, defendiendo el catolicismo, eran tropas de tierra. Su forma habitual de transporte era terrestre. Aquí había que desplazarse en galeones y desembarcar. Las estrategias militares que usaron en el mar eran las propias de un ejercito de tierra. Estaban fuera de sitio.”

La batalla de Lepanto (1571) es heredera directa de lo que pasó en Malta en 1565, donde Turquía fue incapaz de conquistar este archipiélago. ¿Qué cambió? Pues, básicamente, que al fin la monarquía de Felipe II se planteó solucionar el problema y puso los medios necesarios para ello. En cualquier caso, Lepanto no fue una victoria definitiva y no terminó con el problema de la piratería, simplemente estableció dos zonas de influencia: un Mediterráneo occidental dominado por España y uno oriental dominado por los turcos. Lepanto estableció el status quo, pero ni los cristianos ni los musulmanes ganaron un palmo de tierra.”

Estas y otras cosas nos explicó Juan Laborda, como, por ejemplo, que los berberiscos como tales no existieron. Es, por decirlo de alguna forma, un genérico que agrupa a distintos pueblos del norte de África patrocinados por el sultán turco.

La charla resulto amena y esclarecedora. Y se me hizo corta, muy corta. Fue una hora deliciosa donde se abordaron asuntos no tan conocidos de la época de los Austrias y de un conflicto eclipsado por la guerra de Flandes y la conquista de América. Finalizado el acto subimos a la ultima planta, al centro gastronómico, a tomarnos un vino. Para nuestra gran sorpresa, en un día tan señalado, la marca del vino era Machoman.

Fernanda Febres (editora de Turner) y Nadia Khalil (politóloga) con la botella. En la siguiente foto Nadia, Juan Laborda y Jorge.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Recomendaciones

Vance Joy

El cantautor australiano Vance Joy (1987) se dio a conocer hace casi cuatro años con “Riptide“, un temazo que fue éxito en varios países (Top 10 en el suyo y también en Alemania y Gran Bretaña). Llamó la atención de Atlantic Records, ni más ni menos, y también de Taylor Swift, quien lo interpretó en algunas ocasiones y se lo llevó de telonero de una de sus giras estadounidenses.

Nation_of_Two_albumAhora nos llega a España su magnifico segundo álbum “Nation Of Two“, publicado la semana pasada. Se podría decir que es un disco conceptual: trata sobre la relación de una pareja (“una nación de dos”) y los espacios compartidos, tanto los más prosaicos como los más elevados.

Las influencias británicas de Vance Joy son indudables y se desbordan en sus composiciones (tanto las propias como en las que colabora con otros autores). Un disco redondo por sus canciones (letra y música), el sonido, los arreglos, la producción. Y el color de su voz me resulta de lo más atractivo. Me enganchó desde la primera escucha!!!

Si les gusta Ed Sheeran apunten el nombre de Vance Joy. Lo mismo digo si su favorito era Chris Rea.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones