Archivo de la categoría: Recomendaciones

Ray Davies y Paul Weller

Ray Davies y Paul Weller, ambos ilustres veteranos, se han marcado dos pedazos de discos: “Americana” y “A Kind Revolution“.

Davies, el más veterano e ilustre de los dos, sorprende a punto de cumplir 73 años con un álbum en solitario que de alguna forma cierra el círculo de su gloriosa carrera, iniciada con The Kinks. Escribía Luis Lapuente, un kinkymano de toda la vida, en su critica del Metrópoli (El Mundo): “Se ha tomado una década para completar su flamante nuevo álbum, Americana, que de algún modo cierra una herida personal, la que recibió en las calles de Nueva Orleáns cuando fue tiroteado en 2004, y materializa un anhelo de infancia, cuando Ray soñaba con viajar a Estados Unidos, recorrer sus praderas observando las manadas de búfalos, visitar esos moteles de carretera que salen en las viejas películas y convertirse en un vaquero del Salvaje Oeste, como en Bronco Billy, aquella maravillosa película de Clint Eastwood.” Lapuente es además autor de la discografía comentada en la excelente biografía sobre los Kinks “Atardecer en Waterloo”  de Manuel Recio e Iñaki García (Dave Davies hizo una introducción y El Gran Wyoming escribió el prólogo, lo cual jejeje ya es garantía de calidad porque por algo es el mejor prologuista del mundo).

A Ray Davies le acompañan The Jayhawks, mi banda favorita de americana y (desafortunadamente) uno de los secretos musicales mejor guardados.

Cuando escucho musica que me llega enseguida la comparto (me pasa también con libros, series o películas). Siento una necesidad de airear los discos y las canciones que me gustan más de lo habitual. Me pasa con “Despacito” (para asombro y desprecio de unos y alegría de otras y otros; he recalcado los géneros para marcar las diferencias),  con Kendrick Lammar (comparto pasión con mi hijo y con Héctor G. Barnés y Víctor Lenore, quien me apoya en lo de “Despacito“); este de Ray Davies (acabo de whatsappearme con Igor Paskual al respecto justo antes de ponerme a escribir estas lineas y La Mundana también es kinky) o el de Paul Weller (fui a ver a los Posies gracias a Nacho Gallego de la Carlos III y ¡descubrí a Cristina Gestido! Héctor también fue y le hablé de este “A Kind Revolution“; el es seguidor de Weller y estaba tan decepcionado como yo de sus últimos trabajos).

A nuestra amiga Yolanda (bueno, más amiga de La Mundana que mía) le di la brasa con Ray Davies y Paul Weller el sábado pasado (fuimos juntos a ver a Dinares al Moby, con la excelente banda que montó y la aportación del genial Antonio Serrano, uno de nuestros mejores músicos). Me interesa mucho su opinión. Consume cultura y lo que le gusta (y gasta) es lo que funciona. La he bautizado como “el termómetro” (no le hace mucha gracia).

Mi mejor amigo, Jorge Maldonado, que ahora trabaja en Warner (coincidimos en Polygram y forcé su contratación, sin conocerle, para Polydor, la división que dirigía) me pasó el “A Kind Revolution“. El dato discográfico es importante porque Weller era Polydor (The Jam, The Style Council y Go! Beat Records que editó sus discos en solitario y fue adquirida por la multi holandesa en 1996 y luego Island que era ya propiedad de Poly): Jorge conoce esta debilidad mía con este artista.

A Kind Revolution” es una vuelta a las raíces souleras de Paul Weller The Modfather. Y me encanta!!! Porque los temas están inspirados. No son banales tipo más de lo mismo. Le había perdido la pista porque dejó de interesarme su trabajo. Héctor me contó que “Wake Up The Nation” (2010) estaba bien, pero lo pasé por alto y no me enteré.

Entre el personal que hace voces encontramos a sospechosas habituales como P.P. Arnold y Madeleine Bell además de Boy George y Robert Wyatt (quien asimismo contribuye con la trompeta).

En resumidas cuentas dos generaciones distintas de rockers británicos se descuelgan con dos obras importantes. Una maestra, “Americana“, y otra que el tiempo le hará justicia, “A Kind Revolution“.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

La fruta más negra

Libro

La fruta más negra (The Blacker the Berry: A Novel of Negro Life, 1929) probablemente sea la primera novela de Wallace Thurman que se publica traducida en España. Thurman es un autor (fundamental) del movimiento que hoy conocemos como Harlem Renaissance. Y representa una apuesta arriesgada por parte de Defausta Editorial.

El Renacimiento de Harlem fue un movimiento artístico surgido en el Harlem neoyorkino de los años 20. En un país segregado (y una ciudad). En el famoso Cotton Club, por ejemplo, los únicos afroamericanos eran los que estaban sobre el escenario. No se les permitía el acceso al local (que presentaba su música, sus artistas, compositores y músicos). Es difícil de entender esto a la vista de nuestra realidad actual (aunque los problemas raciales, y de racismo, siguen existiendo).

Como autor de un libro que reivindica que el movimiento por los derechos civiles de EEUU influyó en España (a través de la música popular) qué menos que solidarizarme con la edición de la novela de Thurman. Un pionero y figura clave de la cultura black estadounidense.

En la foto: Mireia Sentis, Víctor Lenore (autor del prólogo de la edición española) y la editora Susana Prieto.

pres fruta

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, Libros, Recomendaciones

A La Habana ha llegado el libro

A La Habana ha llegado el libro Bikinis, Fútbol y Rock & Roll. De la mano del gran Luis Melero. A quien habíamos dejado saliendo de su casa de Madrid rumbo al aeropuerto, con su ejemplar recién adquirido.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Recomendaciones

Jesús Ordovás sobre Bikinis, Fútbol y Rock & Roll

Vikinis.indd

Adrian Vogel ha escrito el libro definitivo sobre la transición española: del Antiguo Régimen a la modernidad. Bikinis, fútbol y rock & roll debería ser libro de lectura obligatoria en todos los colegios y universidades. El futuro ya está aquí.

Todo lo bueno y malo que nos ocurre en este país tiene su explicación en cada una de las páginas de este libro, desde nuestro miedo a perder ese apartamento en Benidorm que tanto esfuerzo nos ha costado y que todavía no hemos terminado de pagar, hasta nuestra querencia por el coche que nos permite escapar del trabajo los fines de semana y los tres o cuatro puentes al año que podemos acercarnos a la playa a comer gambas y ver a suecas en bikini. Y, entre una cosa y otra, que nadie nos quite el fútbol, ni el rock & roll. Franco y Fraga lo sabían, y por eso murieron en la cama.

El Régimen franquista quiso y pudo sobrevivir gracias, entre otras cosas, al SEAT 600: en mayo de 1957 comenzaron a salir de las líneas de montaje de la factoría SEAT en Zona Franca las primeras unidades de este modelo.

El economista Fabián Estapé, colaborador directo de López Rodó en los Planes de Desarrollo como comisario adjunto, atribuye a Juan Sardá, padre del plan de 1959, la siguiente frase: «El secreto básico y prácticamente único de la estabilización económica española es el SEAT 600». Sin él, el Régimen franquista no habría durado ni un cuarto de hora. Ni Machín y sus maracas , ni Los Panchos, ni Jorge Negrete –a quienes Adrian Vogel dedica merecidos elogios– habrían podido impedir una revolución popular.

Pero, además del SEAT 600, lo que realmente calmó los ánimos de las clases populares más desfavorecidas fue el bikini. Si después de siete horas de carretera llegabas a Benidorm o a Torremolinos y no estaban las suecas tendidas en la arena de la playa con sus bikinis esperándote, nadie hubiera podido imaginar lo que habría pasado en este país.

La relajación moral que Fraga toleró en los medios, cine, teatro, televisión y playas le ocasionó muchos problemas con los sectores más reaccionarios del franquismo y de la Iglesia. Pero consiguió lo que pretendía: salvar el Régimen dando carnaza. El turismo no sólo salvó a la economía española, sino que alivió los ánimos y frenó las derivas revolucionarias.

Adrian Vogel nos da muchos datos, que nos permiten entender cómo el franquismo pudo sobrevivir a una posguerra cruel y despiadada. Y es que las suecas llegaron a Torremolinos en 1954. Y estas suecas auténticas frecuentaban bares, terrazas y las playas de la Carihuela y del Bajondillo, donde Bardot tomó el sol desnuda en 1957, durante el descanso de un rodaje de Vadim. ¡Cómo podía alguien decir que en España no había libertad!

Cada año la Dirección General de Seguridad repetía la misma cantinela: «Queda prohibido bañarse sin vestir la prenda adecuada, caballeros pantalón de deporte y damas traje completo con falda». Pero ahí estaba Fraga Iribarne bañándose en las playas de Almería con el embajador de Estados Unidos para animarnos a meternos desnudos en el mar sin temor a las radiaciones atómicas.

Y, por si fuera poco podíamos sintonizar, con nuestros transistores las emisoras de las bases norteamericanas y escuchar ¡rock & roll! Incluso pudimos ir a ver a Los Beatles a las plazas de toros de Madrid y Barcelona. Estábamos en el mejor de los mundos posibles.

Pero esto no es nada comparado con lo que nos cuenta Vogel…

Jesús Ordovás

Publicado en el blog No cierres los ojos (Akal)

ENTRADA RELACIONADA:

Primeras reacciones a “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll”

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Fútbol, General, Libros, Música, Recomendaciones

Primeras reacciones a “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll”

Portada bikinis-futboly-rock

Las primeras reacciones a “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” no pueden ser mejores. En sus dos primeras semanas de vida la editorial Foca (Akal) ha colocado el libro en las principales librerías. FNAC ha apostado fuerte (la presentación será en el Forum de Callao el próximo día 10 de mayo a las 12:00) y ha llegado a ser el cuarto más vendido en su categoría, Historia de España. Este aspecto me ha sorprendido y por supuesto me ha llenado de alegría y satisfacción. La Casa del Libro también lo ha colocado en su sección de Historia. Así que de la noche a la mañana y al no ser británico me he convertido en un hispanista alternativo, de Bucarest.

Ver esa portada amarilla –en clara alusión al primer LP de los Sex Pistols y a la bandera española (por el rojo del título y el del nombre de El Gran Wyoming, autor del excelente prologo “Dadme un ombligo y moveré el mundo“–, en los puntos de venta, cabeceras de góndola (FNAC) o escaparates (Traficantes de Sueños), es una sensación difícil de describir. Y de asimilar.

Más sencillo resulta explicar la reacción y buenas vibraciones de los primeros medios que me han dado bola: Roberto Sánchez, productor de La Ventana de la SER; Vicente Mariskal Romero en su programa nocturno de Rock FM; José Miguel López en su Discópolis (Radio 3); Jesús Ordovás, colaborador del Madrid con los cinco sentidos de José Luis Casado (M 21); Patricia Godes, también de M 21 (aún por emitirse). Esto en cuanto a radio. Dejo enlaces a los podcasts disponibles:

Mariskal en Rock FM:

http://www.rockfm.fm/noticia.php5?id=1585

Discópolis:

https://t.co/fKMhVHSkUH

Sección Escuela de Calor de Madrid con los cinco sentidos (a partir del minuto 14:49)

https://www.m21radio.es/podcast?title=&field_program_und%5B%5D=322&date_desc=1493243999&date_asc=1493157600&sort_by=field_date1_und&sort_by=field_date1_und 

En prensa ayer se publicó la primera reseña, crítica, entrevista. Fue en el digital n.º 1 El Confidencial y corrió a cargo de Víctor Lenore. Copio y pego los tres primeros párrafos del texto que además de parecerme sensacional en su totalidad (me pongo a los pies de Lenore) refleja perfectamente el espíritu de “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“:

«Adrian Vogel (Bucarest, 1956) ha escrito un libro necesario. Primero, por el torrente de datos sobre nuestra historia pop reciente, que todavía no contaba con un texto de referencia. Teníamos que conformarnos con aquella irregular enciclopedia por fascículos de El País, publicada en 1986, difícil de encontrar y demasiado centrada en la música, como otros manuales similares.

Por contra, ‘Bikinis, fútbol y rock and roll. Crónica pop bajo el franquismo sociológico (1950-1977)’ , publicado en la editorial Foca, entiende la cultura popular como un todo, desde las estrategias para atraer turistas hasta las revoluciones del arte contemporáneo, pasando por la épica de los grandes estadios de fútbol. Como bien dice El Gran Wyoming en el prólogo, a España nos llegó todo de golpe, tras años de autarquía y fundamentalismo católico. “Tuvimos que echar mano de los manguitos para salir a flote”, bromea el popular presentador.

Franquismo sociológico en 2017

No esperen solo análisis basados en el gusto, un mal típico de la prensa cultural española. Aquí hay diagnósticos sociales de largo alcance. El más certero, sin duda, afirma: “El franquismo es como la esclavitud: no se cambia en una o dos generaciones”. La confirmación la tenemos encima: su amigo y prologuista El Gran Wyoming soporta estos días una demanda porque un reportero de su programa dijo que El Valle de Los Caídos era “una mierda”.»

Sugiero que pinchen en el enlace para leer la pieza completa (merece la pena) y por las fotos que acompañan al texto (las fotos del libro también son estupendas).

http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-04-27/adrian-vogel-bikinis-futbol-y-rock-roll-cronica-pop-franquismo_1371858/

Vikinis.indd

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Libros, Música, Recomendaciones

Memorias de Hector Berlioz

BerliozUna de las ventajas de formar parte del elenco de una editorial como Akal es tener acceso a su magnifica colección de libros sobre música, como el de El Ciclo de Canciones, además de información puntual sobre eventos y presentaciones.

Soy fan de la Sinfonía Fantástica de Berlioz, quien por otra parte goza de mis simpatías desde el desconocimiento (mi conocimiento superficial sobre tan insigne compositor no puede ser calificado de otra forma).

Hace dos años tuve la oportunidad de asistir a la presentación de Las tertulias de la orquesta de Berlioz de Enrique Garcia Revilla. Me sirvió para descubrir la faceta literaria de Berlioz. Y asistir al nacimiento de esta nueva obra que ha acometido Enrique García Revilla: la traducción de las Memorias de Berlioz.

Memorias.jpg

El acto celebrado en La Quinta de Mahler (tienda heroica donde las haya) contó con las intervenciones (de izquierda a derecha en la foto) de un brillante José Luis Tellez, musicógrafo, Enrique García Revilla, responsable de la edición y traducción, y Jesús Espino, subdirector de Akal y faro de esta colección.

Además Arturo Reverter, socio fundador de Scherzo, tuvo la fortuna de soportarme. Como experto que es en materias vocales le hablé de restaurantes y de Alfredo Carrión (amigo mío y conocido suyo). Una excusa para encaminar la conversación a mi asunto favorito de los últimos días (en directa competencia con mi libro): el reggaeton y “Despacito“.

Un aspecto que destacaron los tres ponentes y los asistentes, como Reverter, fue la habilidad de Berlioz (1803-1869) de contarnos como funcionaban las cosas en su época: la estructura y organización de la practica musical. Un aspecto que Espino valoró por ser un punto de vista contemporáneo, una voz del momento, y no una aproximación desde investigaciones posteriores. En conversación posterior con García Revilla (y Reverter) habló de una voluminosa correspondencia de Berlioz que le sirvió enormemente para su labor de edición y anotación. Este último aspecto, el de las anotaciones, fue muy valorado por Tellez en sus intervenciones.

En resumidas cuentas, una gozada. Y un placer coincidir con alguien tan sensato y cabal como Enrique García Revilla. Me siento privilegiado de conocerle.

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Recomendaciones

Espectacular Oliver Green

La presentación de Oliver Green en el teatro Barceló (el antiguo Pachá) me ha parecido espectacular. Un pedazo de banda para acompañar a un nuevo talento patrocinado por el gran Paco Martín en su nueva discográfica (Martin Music), quien de nuevo apuesta y arriesga por la calidad en un entorno especialmente difícil.

Oliver Green, finlandés criado en Málaga y estudiante de rock en el Trinity College de la universidad de Oxford, bebe en las fuentes de Cat Stevens (Paco dixit) o de Gordon Lightfoot (en mi modesta opinión). Buenos referentes en ambos casos.

Aparte de la enorme calidad de la banda que le acompañó me llama mucho la atención la calidad de sus arreglos, la composición y el color de su voz. Y su personalidad encima del escenario. Se llama tablas. Lo cual es muy sorprendente tratándose de un debutante discográfico.

¿Está la critica preparada para recibir a Oliver Green? ¿Y el mercado? La respuesta a esta última pregunta desafortunadamente depende de los medios y la aceptación que tenga este primer álbum de Oliver Green. Y cada vez desconfío más de los medios musicales y la crítica…

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones