Archivo de la etiqueta: Medios

Las mujeres de la Federación de Fútbol

 

Con el reciente escándalo de la Real Federación Española de Fútbol, que ha dado con su presidente, vicepresidente y alguno más en la cárcel (incluido el hijo de Villar), hemos podido comprobar ciertas situaciones que igual han dejado perplejas a unas cuantas. O no. Porque igual son las mismas que no se preocupan del deporte, y menos del femenino, pero enseguida señalan conspiraciones y supuestas ausencias de la mujer en los estamentos deportivos. Son un ejercito que la mayoría de las veces se ampara en el anonimato y denuncian exactamente lo que ellas practican: ignoran el deporte femenino. Y fruto de esta ignorancia cometen errores imperdonables que restan credibilidad a su causa. Hay destacados ejemplos al respecto: el escándalo que provocaron por el cese de Gala León al frente del equipo masculino de Copa Davis. Los tenistas protestaron por su incompetencia no porque fuese mujer. Respondía a un viejo esquema deportivo: “¿Con quién ha empatado?”. Además León fue aupada a su cargo por enchufe (algo que las feministas militantes obviaron). Se pudo comprobar todo lo que afirmo cuando la federación de Tenis nombró a Conchita Martínez como su sustituta. Los tenistas estuvieron conformes. A fin de cuentas en el equipo de Copa Davis solo hay dos ganadores de Wimbledon: Rafa Nadal y la entrenadora, Conchita Martínez. Quien además corona su carrera con dos finales de Grand Slam (Roland Garros y Open de Australia), tres medallas olímpicas, un n.º 2 en el ranking (y por supuesto la recuperación esta temporada de Gabriñe Muguruza). Esto es lo que ven los tenistas cuando Martínez se dirige a ellos: sienten a una campeona. Con una trayectoria superior a la suya. Este concepto competitivo es esencial en el deporte de elite. Y solo quien practica deporte o sigue cualquiera de las distintas especialidades comprende algo tan sencillo. Y básico. No es el caso de las pros de la indignación. Y en sus blogs, tweets, etc. nunca mencionan deportes femeninos. Por otra parte es bien sabido que el deporte femenino español está viviendo su edad de oro. Lo hemos visto en los dos últimos JJOO disputados, en Mundiales, en especialidades minoritarias o de más peso como pueden ser el baloncesto o el tenis.

Las fotos del As que encabezan esta entrada ponen de relieve a dos mujeres de la federación de Fútbol. Están tomadas el día del sorteo del calendario de Liga para la temporada 2017/18. Son Esther Gascón, secretaria general de la RFEF, y Elvira de la Rosa, directora de competiciones. La primera de ellas está en el auto judicial que ha desatado la tormenta. A estas dos directivas hay que añadir una tercera: María José Claramente (hija de la leyenda del Valencia). Directora de la selección ocuparía el tercer puesto en el organigrama ejecutivo de la federación, tras Gascón, la secretaria general. Pero de facto es la número dos por el poder que acumula: al ser responsable del equipo estrella, la selección, todo pasa por sus manos. Desde lo legal (patrocinios, ingresos, entradas, etc.) hasta la trama que ahora está siendo investigada (su participación está bajo sospecha, no sé si de forma infundada o no). Los jugadores la llaman cariñosamente “la jefa”. El País publicaba ayer un perfil y OK Diario, en su estilo habitual, tiraba la piedra y escondía la mano (me niego a poner el enlace).

Tenemos aquí a tres ejecutivas, importantes en el escalafón de la federación de Fútbol. ¿Lo saben las protestonas? Probablemente no y seguro que tampoco les interesa porque desmonta sus irreales teorías. Las que se han quedado ancladas en el pasado. Y ojo, no me mal interpreten: queda camino por recorrer. Pero pretendo resaltar los avances y realidades. Tomando como ejemplo la federación estrella, la del deporte rey.

Otro mantra es el de la falta de atención mediática (portadas, titulares, retransmisiones). Estos días hemos vivido varios momentos estelares: el triunfo de Gabriñe Muguruza en Wimbledon, la tercera medalla de oro consecutiva de las sub 21 de baloncesto, el Mundial de Natación (con Ona Carbonell y Mireia Belmonte como estrellas de la delegación española) y el inicio del Europeo de fútbol femenino. Ninguna de las que protestan han reflejado estas competiciones en sus redes sociales. Y hemos asistido a momentos hilarantes como el ataque a TVE por no retransmitir la final de Wimbledon. El comunicado del medio público fue contundente: ‘hace cinco años que no tenemos los derechos del torneo.’ La tenista, las baloncestistas y las nadadoras han acaparado la atención mediática tanto de medios y programas especializados como generalistas. Otro castillo de naipes que se desmorona…

Si les gusta el futbol, aparte del Manchester United-Real Madrid, les recomiendo el España-Inglaterra del Europeo. Las españolas ganaron 2-0 a Portugal en su debut. Y las inglesas, una de las favoritas, pasaron por encima de las escocesas (6-0). A partir de las 20:45 podremos medir el valor real de las nuestras. Aunque Igor Paskual y un servidor echemos de menos a Vero Boquete, una crack, y a Sonia Bermudez, goleadora nata y Pichichi este año de la Liga (juega con las campeonas, Atlético Féminas). Antonio Nieto hoy en El País repasa la situación y amplia el numero de ausencias destacadas (en la linea con lo que Igor publicó en Marca): La gran gesta del fútbol femenino español en 1997

No me gustaría pasar por alto al rugby, la madre patria del fútbol. Hace unos años, puede que unos 10, conocí en un curso de gerencia deportiva a dos jugadoras pioneras de rugby. La problemática de la que hablamos tenia como base la realidad. El rugby, como el waterpolo, es minoritario en España. Esto afecta a los chicos y en su día más aún a las chicas. El paso del tiempo va corrigiendo deficiencias pero como decía más arriba queda trecho por recorrer. Un ejemplo positivo: esta semana en El Confidencial Rodrigo Contreras, apasionado del rugby y jugador del CAU Metropolitano aparte de presentador y productor de Rock FM y director de Tercer tiempo (COPE), publicaba un artículo sobre Las leonas con motivo del Mundial de rugby femenino que arranca el 9 de agosto: Aroa González, la ‘leona’ del rugby que se levanta a las 5 para ir a trabajar a la SEAT

Aroa

Mis amigas y conocidas que practican deporte o compiten saben de que va la vaina. No hablan ni se quejan de oídas. Lo hacen con conocimiento de causa. Y son mujeres como ellas las que hacen avanzar, abriendo puertas en vez de cerrarlas a portazos. Lo cual no  es óbice para que den un puñetazo encima de la mesa de vez en cuando…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Medios, Política

Los medios invaden la privacidad y nos parece tan normal

Brazil v Chile: Round of 16 - 2014 FIFA World Cup BrazilLos medios invaden la privacidad de muchos personajes y nos parece tan normal. Incluso lo alabamos y nos resulta algo de lo más profesional.

Muchos afectados recurren a taparse la boca para que no se lean sus labios (hay expertos en descifrarlos). Esta práctica es muy notoria en las competiciones deportivas, especialmente en el fútbol.

La proliferación de cámaras pone a los profesionales en un brete. Cada movimiento es seguido con lupa. Sinceramente me parece un abuso por parte de los medios de comunicación. Se entrometen en conversaciones que pertenecen al ámbito privado y que en muchas, muchas ocasiones son profesionales. ¿Se les podría acusar de espionaje industrial?

Desconozco el origen de esta plaga que afecta a más sectores que el deportivo. Es una lacra que abarca desde Iñaki Gabilondo (desveló y emitió una conversación privada off the récord con Zapatero que fue ¿grabada sin ninguna intención?) hasta los casos de espionaje de los medios británicos de Murdoch (Aznar se sienta en el consejo de administración del magnate de origen australiano).

Nadie protesta al respecto. Los afectados lo llevan con resignación. Y se adaptan a esta dictadura mediática. Sinceramente no lo entiendo.

Deja un comentario

Archivado bajo Medios

La crisis de los medios (charla con Juan de Dios)

El periodista, un profesional que por naturaleza debería ser crítico (incluso consigo mismo), en realidad suele ser rastrero, servil y, sobre todas las cosas, vanidoso. Admite muy mal las críticas a su trabajo (Javier Pérez de Albéniz)

La crisis de las empresas mediáticas se acentúa. Y la profesión de periodista está cada vez más en entredicho por el público. Porque aparte de lo señalado por Albéniz nos encontramos desde invenciones como la teoría de la conspiración hasta datos erróneos o directamente falsos.

En la necrológica de Robin Gibb publicada en El País el periolisto le atribuía los falsetes de los Bee Gees (estos eran de su hermano Barry). Y generó una cadena de errores: Francino, los telediarios de las cadenas de TV, etc. La escribió el mismo que nos contó que Amy Winehouse había resucitado el Soul. Cuando el Soul nunca ha estado muerto.

Las filias y fobias personales están cada vez más presentes en el trabajo de los periodistas. Y muchas veces dependen del trato de favor que reciban, las exclusivas que les ofrezcan, las entrevistas que les concedan (los artistas, músicos, actores, futbolistas, entrenadores, etc. que no entren por el aro encontrarán dificultades para desarrollar su profesión y obtener reconocimiento mediático). También nos encontramos a algunos que son matones de patio de colegio: como salida recurren al insulto (ver el tuit al final de esta entrada).

Hace tres años escribía:

[…} La capacidad de la especie humana para mirarse al ombligo no tiene límites. Y en el caso concreto del periodismo alcanza niveles insospechados. Podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que los periodistas practican el onanismo exhibicionista. ¿Cómo entender sino los continuos artículos y reportajes que realizan sobre sus problemas? Aprovechan las tribunas públicas para exponernos sus miserias. Bien por iniciativa propia o por encargo de sus empresas. Mientras otros sectores, también en crisis y dificultades, necesitan recurrir a gabinetes de prensa para hacer llegar sus voces. ¿Y a quién contratan de jefes de prensa? Lo han adivinado: a periodistas. Todo un círculo vicioso. […]Juan de Dios es un reputado y veterano profesional. Ligado a la SER hasta su jubilación hace dos años. Mantuve una breve charla con él sobre estos asuntos. Quizás tengamos que ampliar lo tratado con Juan, y hacerlo extensivo a otros.

Entradas relacionadas:

Otro (inevitable) artículo sobre el futuro de la prensa

LA MUERTE DEL PERIODISMO (por Antonio Gómez)

Carta de John al Defensor del Lector de El País

La segunda carta de John al Defensor del Lector de El País

Carta a la Defensora del Lector de El País

Amy Winehouse no resucitó el Soul

3 comentarios

Archivado bajo Medios

Martes y 13

13 de julio de 2010

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Humor, Medios

Escalera hacía el Oro

23 de julio de 2009

oro mundial

Había descartado escribir sobre nuestro esplendido equipo de natación sincronizada. Están compitiendo en los Mundiales de Natación en Roma. Con unos resultados magníficos, donde predominan las medallas de plata (ay esas rusas que siempre nos amargan el más preciado de los metales). Ayer había una oportunidad única: en la combinada de rutina libre no competían nuestras rivales de los últimos tiempos. Y podría suponer un broche de oro para la esplendida carrera de Gemma Mengual, que en esta prueba si formó parte del equipo. Las campeonas son Alba Cabello, Ona Carbonell, Raquel Corral, Margalida Crespi, Andrea Fuentes, Thais Heriquez, Paula Klamburg, Gemma Mengual, Gisela Morón e Irina Rodríguez. Y además su ejercicio fue a los acordes del “Stairway To Heaven” de Led Zeppelin. ¡Qué buen gusto han tenido siempre la Tarrés y sus chicas para elegir sus músicas!

La gran Gemma piensa que podría haber habido más medallas de oro. Se ha quejado de las puntuaciones arbitrales en varias pruebas (individuales y por parejas).

La razón por la que descarté el post es porque supuse que sería portada de todos los periódicos. Y me equivoqué. En los de información general sólo El País, La Vanguardia y La Razón llevaban el hito a su portada.

elpais_750

lavanguardia_750

Lo de la prensa deportiva ha sido vergonzoso. AS, del mismo grupo editor que El País, apenas le dedica espacio. Granero parece ser más importante. Solamente merece un recuadro en portada.

AS

Marca se inclina por Gasol y es peor aún porque ni siquiera hace mención en portada.

marca_750

La natación sincronizada tiene hondas raíces catalanas. Pero en Sport y El Mundo Deportivo la prioridad es para Ibramovich. Para Sport no hay otra noticia. Ignora el titulo mundial en su portada.

sport_750

El Mundo Deportivo le dedica un espacio mínimo.

mundodeportivo_750

¡Parecería que ganar Campeonatos Mundiales es tarea fácil! Realmente lamentable lo de la prensa deportivas. ¡Una vergüenza!

Tony Gentile

10 comentarios

Archivado bajo Cultura, Deportes, Medios

Otro (inevitable) artículo sobre el futuro de la prensa

10 de mayo de 2009

Santi Burgos

La capacidad de la especie humana para mirarse al ombligo no tiene límites. Y en el caso concreto del periodismo alcanza niveles insospechados. Podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que los periodistas practican el onanismo exhibicionista. ¿Cómo entender sino los continuos artículos y reportajes que realizan sobre sus problemas? Aprovechan las tribunas públicas para exponernos sus miserias. Bien por iniciativa propia o por encargo de sus empresas. Mientras otros sectores, también en crisis y dificultades, necesitan recurrir a gabinetes de prensa para hacer llegar sus voces. ¿Y a quién contratan de jefes de prensa? Lo han adivinado: a periodistas. Todo un círculo vicioso.

Me acosté y me desperté con un magnifico artículo en El País de John Carlin al respecto: “El momento crucial”. Trabajado, documentado y muy bien narrado. Carlin es un excelente escritor y aprovecho para recomendar su libro “El Factor Humano”, con Nelson Mandela y la final del Mundial de Rugby –Sudáfrica/Nueva Zelanda– como símbolos del fin del apartheid y la normalización de la joven democracia sudafricana. Los derechos para el cine fueron adquiridos por Morgan Freeman (suyo es el papel de Mandela) y le ofreció la dirección a Clint Eastwood, quien aceptó.

Tras este inciso retomo el asunto principal de esta nota: el futuro de la prensa contado por ellos mismos. La conclusión a la que siempre he llegado es que no tienen ni idea. Pero en “El Momento crucial” es la primera vez que recuerdo al autor llegando a este mismo punto. También es una novedad el paralelismo con el mundo de la música. Llevo años diciéndolo, pero no soy periodista y tampoco recuerdo haberlo hecho expresamente aquí, salvo tangencialmente en Agravios comparativos (Efe Eme). Si bien es cierto que me centré, en un afán por ser novedoso, en el sector automovilístico (en su continuación, Agravios comparativos 2 (Efe Eme)). En mi caso utilizaba a los medios impresos y su IVA reducido como escarnio frente a la industria musical -soporta el tipo máximo de IVA- y afirmaba que La Música no es Cultura (Efe Eme).

En su exposición John Carlin menciona Internet como factor de cambio y la falta de previsión que han soportado las discográficas y las empresas periodísticas. Desde el punto de vista del negocio musical es cierto que no las hemos olido. Ni nosotros ni nadie. Especialmente los periodistas. Y sobre todo esos listos que se encargaban de vociferar en columnas, artículos, blogs, etc. nuestro certificado de defunción. Durante años. Eso si, sin aportar ninguna solución o idea viable de nuevo modelo de negocio. Y en la mayoría de los casos sin ni siquiera conocer las interioridades sobre las que pontificaban. Tan preocupados estaban viendo pelar las barbas del vecino que no pusieron las suya a remojar. Escribía Diego A. ManriqueEl futuro será primitivo”, en su columna de los lunes de El País, y comenzaba: “Qué cansinos son los profetas. Pienso en los que proclaman la extinción de las discográficas, el fin del copyright, el eclipse del CD. Entiendo que son frases rotundas, que tienen garantizado el titular y que llenan de orgullo bíblico a sus autores. Los apocalípticos se deleitan extendiendo el certificado de defunción al CD, pensando que eso supone un golpe mortal a las odiadas disqueras. Ignoran que ése es el sueño húmedo de los ejecutivos más despiadados. Para ellos, la desaparición del soporte físico significaría prescindir de fábricas, almacenes, transportistas, vendedores y tiendas. Recortan gastos, adelgazan plantillas; nada de lidiar con proletarios gruñones o regatear con minoristas.” Para continuar más adelante “Leo una crónica del Digital Music Forum East, conferencia neoyorquina de profesionales donde se presentan datos y se intenta retratar al mercado. El reportero se muestra boquiabierto. Creía que la gran mayoría de los estadounidenses era como él: la música le llega vía iPods, móviles, ordenadores. Resulta que dos terceras partes de los consumidores de música en EE.UU. sólo escuchan CD y radio. Ignoran las descargas legales o ilegales, pasan del streaming. De hecho, la industria musical todavía depende de los compradores de CD, mucho más numerosos que los que pagan por descargas, compran entradas para conciertos o adquieren objetos de merchandising (las otras fuentes principales de ingresos). Parece que periodistas y disqueros hablamos de boquilla: tenemos poca información sólida sobre los modos en que el público consigue, usa, conserva la música.

Como bien acredita el reportaje de John Carlin de hoy en El País, tampoco los medios impresos han sabido reaccionar a lo que se les venia encima. Desde hace un tiempo han convertido sus páginas en muros de lamentaciones, buscando la solidaridad y complicidad de los lectores. Algunos de los cuales ya estamos hartos de leer constantemente sobre lo mismo. Por no mencionar el cada vez más amplio deterioro de la calidad de los productos periodísticos. Sea por luchas intestinas, recortes de gastos, afinidades y complicidades gubernamentales (autonómicas o estatales) o por lo contrario, etc. La teoría expuesta en El Mundano por Antonio Gómez es buena, muy buena.

Lo que no menciona Carlin es como la aparición de la prensa gratuita ha bajado el nivel de la prensa en general. Y olvida un precedente a la actual crisis: los dominicales de los diarios erosionaron las ventas de las revistas semanales. Y lo que era un paraíso de opciones se ha quedado reducido a unas pocas que sobreviven (testimonialmente) a duras penas. A mi me dolió especialmente la desaparición de Triunfo. Tampoco se refiere a las subvenciones estatales que reciben por papel, al IVA reducido y a la inmensa ayuda que ahora solicitan al gobierno para afrontar su crisis sectorial. Algo que desde luego no ocurre en el sector musical. Y es aquí donde radican las mayores diferencias. Claro, que tampoco los de la música nos hemos dedicado a airear el futuro negro que se les avecinaba a ellos… Con soportar sus demandas publicitarias -y de las otras también- teníamos bastante.

Leia hace unos meses un informe del The Wall Street Journal donde se afirmaba que el mayor problema de las discográficas estadounidenses era que no se anunciaban en The New York Times, The Washington Post, etc. Es decir, en los medios que crean opinión. En cambio resaltaba como Apple, Microsoft, IBM, Bell y demás operadoras de telefonía, proveedores de acceso a Internet, empresas de nuevas tecnologías, etc. si lo hacían. Y era ese el factor que inclinaba la balanza editorial hacia su lado. En España tenemos un ejemplo claro: hace unos meses hubo una huelga de trabajadores de Telefónica ante el recorte de derechos adquiridos, conseguidos a través de duras negociaciones a lo largo de muchos años. No tuvo ninguna repercusión mediática. ¿Saben por qué? Piensen. Les ayudo con una pista: ¿Quién es uno de los mayores anunciantes del país?

Comiendo el viernes pasado con Antonio Cambronero charlábamos amigable y apasionadamente sobre estas cosas. Lógicamente discrepábamos en muchos aspectos relacionados con el copyright. Y sinceramente creo que –aparte de las lógicas diferencias que pueda haber entre un informático y un disquero- el problema radica en la mala información que se dispone de nuestro mundo. Empezando por la confusión de términos entre Artistas, Autores y Músicos. En gran medida está provocada por los medios y los gabinetes de prensa de las telecos. ¿Y quiénes forman estas oficinas? Volvemos al inicio y la respuesta es la misma: los periodistas.

ENTRADAS RELACIONADAS:

LA MUERTE DEL PERIODISMO (por Antonio Gómez)

Carta de John al Defensor del Lector de El País  

La segunda carta de John al Defensor del Lector de El País

Agravios comparativos (Efe Eme)

Agravios comparativos 2 (Efe Eme)

La Música no es Cultura (Efe Eme)

Extorsión y Payola 1 (Efe Eme)

Extorsión y Payola 2 (Efe Eme)

Arte y Negocio (Efe Eme)

Costumbres españolas 5: El Chaqueteo (por Antonio Gómez)

¿Son los Blogs las Vietnamitas del Siglo XXI? (por Antonio Gómez)

9 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Recomendaciones

Agravios comparativos 2 (Efe Eme)

10 de enero de 2009

cabecera20el20mundano2010-01-09

Empezamos el año como lo acabamos. Con los agravios comparativos que sufre el sector musical frente a otras industrias. Y si en el ultimo artículo del año hacíamos un preámbulo sobre como los medios y la blogoesfera se hacían eco de hechos intrascendentes frente a otros de más relevancia, en este primero del año me veo obligado a seguir ese mismo camino. Antes recordemos lo que escribía el 20 de diciembre:

 

[…] Pero antes de entrar en materia, un pequeño preámbulo. Referido a mis “amigos” de la prensa. Cuya objetividad y profesionalidad tantas veces he puesto en duda. Porque frecuentemente sus agendas de prioridades difieren de la realidad. Que es precisamente lo que deberían reflejar. No pretendo suplantarles, tan sólo emitir opiniones sobre asuntos que a algunos les pasan inadvertidos (interesadamente o no, allá ellos con su conciencia). […]

 

Y ahora resulta que la noticia de la multa a SGAE de sesenta mil euros –impuesta por la Agencia de Protección de Datos– no era tal. Teddy Bautista, máximo responsable ejecutivo de la Sociedad General de Autores y Editores, me mandó un email en referencia a lo publicado en “Agravios Comparativos”. No sólo coincidía conmigo en que sanciones de 615.000 Euros (AIE) y 815.000 Euros (AGEDI) eran más trascendentes que los sesenta mil sino que además me recalcaba la falsedad de la noticia. Adjuntaba documentación al respecto. Como es fácil de suponer me quedé de piedra. Y a pesar de los comunicados que tenía en mí poder no pude resistir la tentación de verificar con la fuente origen de la información: la Agencia de Noticias EFE.

 

Javier Lascurain es el subdirector de Nacional de la Agencia y me confirmó punto por punto lo relatado por Eduardo Bautista. Veamos el hilo de los acontecimientos: el abogado de la parte contraria a SGAE le mete un gol al redactor de EFE en Sevilla, quien redacta una noticia de un año antes. Y que EFE ya había distribuido el ¡28 de diciembre de 2007! Estamos en pleno puente y el domingo 7 de diciembre de 2008 la noticia -que no es tal- es distribuida a abonados y clientes. Con el resultado y repercusión conocido por todos. Pasado el puente, el día 9 de diciembre de 2008, la agencia EFE manda una nota de rectificación donde remarca que su noticia de hace 48 horas es antigua, está obsoleta y ya fue circulada ¡un año antes! Además hay que hacer constar que la sanción está recurrida y entra en conflicto con lo dictaminado previamente en noviembre del 2006 por la Audiencia Provincial de Sevilla (autorizando la grabación de vídeos para su uso como pruebas periciales) y avalado posteriormente por la sentencia dictada por la Sección 5ª de la Audiencia Provincial de Sevilla, en fecha 28 de mayo de 2008, que ratifica la licitud y legalidad de la prueba obtenida con la grabación utilizada en el procedimiento judicial. Imagino que me agradeceréis que os dispense del galimatías legal y me centre en la chicha del asunto: EFE comete un error que es amplia y profusamente recogido por los medios y la blogoesfera. Creo que es fácil entender la difusión inmediata si una agencia de noticias, tan reputada, te envía una noticia que además reúne varios ingredientes de “éxito” (rodaje de un vídeo en un salón de bodas por parte de un detective, multa a SGAE, puente vacacional y escasez de noticias, etc.). Lo que ya no es de recibo es ignorar la rectificación cuando esa misma agencia reconoce su error y manda una nota al respecto. Eso corresponde ya a otro tipo de actitudes y a esa agenda oculta, que tan frecuentemente aparece en mis escritos.

 

El “pim pam pum” contra SGAE es similar al recibido durante años por la industria discográfica, quienes tradicionalmente han sido los “malotes” de la película. Organizaciones como las patronales RIAA (USA) y la española Promusicae (antes AFYVE) se han llevado la palma de críticas, insultos, etc. Con razón o sin ella. Igual que SGAE. Y si hay una industria parecida a la musical esa es la del automóvil. Un PIB parecido (sumando ventas legales y piratas), dominado por un puñado de multinacionales, con problemas de adaptación a los nuevos tiempos, estructuras poco eficientes, costes difíciles de soportar, tejido industrial auxiliar del que dependen miles de personas, etc.

 

Leía hace unas semanas un informe estadounidense donde afirmaban que los niveles de consumo de gasolina de los modelos actuales –de los tres gigantes de Detroit– son como los del Ford T. El primer modelo fabricado en serie. Y ya ha llovido desde entonces…

 

En la edición “salmón” de El País del pasado domingo podíamos leerla industria automotriz es hoy un sector en peligro de extinción, por las deficiencias estructurales que arrastra desde hace 15 años y su incapacidad para adaptarse a un mercado cambiante que le pide coches más pequeños, ecológicos y eficientes. Y el momento, con la implosión de la crisis económica y financiera, no puede ser menos oportuno. En este momento las plantas de las marcas estadounidenses rinden al 68%. Las asiáticas van al 84%. A esto se le suma la percepción de que su producto es malo.” Igual que le ocurre a los CDs. Y cambiando descargas de Internet por las fábricas asiáticas se completa la foto.

 

Detroit no construye coches que la gente quiere, más eficientes y limpios”, afirma Andy Stevenson, del National Resources Defense Council. Rick Wagoner, consejero delegado de GM, y Alan Mulally, su homólogo en Ford, reconocen haber negado la realidad que se movía entorno a ellos y haber fallado al colocar en el mercado el producto equivocado. ¿Os suena a lo que se dice de las compañías discográficas?

 

Curiosamente, desde hace unos meses un músico aparece como “salvador” de la industria automovilística. Se trata ni más ni menos que del genial Neil Young. Ha transformado su Lincoln Continental de 1959 (un autentico monstruo consumidor de cantidades ingentes de gasolina) en un prototipo de coche eléctrico. Lo ha rebautizado como Lincoln Volt y lo va a presentar a un concurso –The Automotive X Prize Race– para elegir el modelo de coche de menor consumo energético (10 millones de dólares es el premio). La semana pasada Mr. Young publicaba su tercer artículo al respecto en The Huffington Post. Y está en línea con los planes del Presidente electo Obama, quien prevé que en los próximos diez años circulen por las carreteras americanas un millón de EVs (electric vehicles).  

 

2008-11-20-lincvolt

Ante la crisis todo el mundo pide ayudas a sus gobiernos (incluyendo los del porno, con Larry Flint al frente). ¿Y la música? Que atraviesa los mismos problemas que los de los coches. Quienes en España le han pedido 10.000 millones al Gobierno para afrontar la debacle (mientras su actividad se hunde en EE.UU.). El sector cree que en 2009 no venderá ni un millón de coches, como hace 13 años. ¿Pero qué quieren? Qué tengamos tres coches por habitante. ¿Se han vuelto locos? Y lo peor es aquello de “quien no llora no mama”. Así que no me extrañaría nada que la solicitud española llegue a buen puerto. Como así ha sucedido en USA donde dos de los tres grandes de Motor City (Detroit) ya han recibido el visto bueno al paquete de ayudas solicitado.

 

¿Y qué opinión nos puede merecer un sector que te devalúa el precio del coche recién comprado un 25% nada más salir del concesionario? Para que sigan diciendo que los precios de los CDs son caros…

 

¿Solicitarán ayudas económicas al Gobierno español los de la música? ¿Habrá un frente común y unido? ¿O seguiremos como siempre? Cada uno por su lado…

 

Publicado en Efe Eme

agravios-comparativos

19 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, General, Música, Medios, Política