Archivo de la categoría: Música

Más opiniones sobre Bikinis, Fútbol y Rock & Roll

GIF Ilustres 2

El pasado 30 de mayo dábamos a conocer las primeras opiniones sobre “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“: Jesús Ordovás, El Gran Wyoming, Montero Glez., Antonio San José, Esteban Hernández, Ramón de España, Héctor García Barnés y Víctor Lenore fueron los de la primera tanda. El libro apenas llevaba seis semanas en la calle.

Hoy tres meses y una semana después de su edición ampliamos con las impresiones de Álvaro Corazón Rural, Igor Paskual, José Manuel Rodríguez “Rodri”, José Miguel López y Fran G. Matute. 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Medios

Residente y Rubén Blades: el poder del Caribe hispano

En el espacio de 48 horas he podido gozar de dos conciertos espléndidos de música latina: el sábado pasado Residente dentro del marco del festival Río Babel y anoche Rubén Blades (como parte del ciclo de conciertos Noches del botánico).

Un puertorriqueño y un panameño que representan el poder del Caribe hispano y que comparten la misma utopia: una latinoamericana unida. “Una sola casa” como canta Blades en “Plástico

Precisamente de sus inicios me reencontré ayer con la referida “Plástico“, perteneciente a su segundo y crucial álbum “Siembra” (1978), con Willie Colon, donde grabaron “Pedro Navaja“.

Esta filmación fue rodada por Franz Neuenschwander. Y en ella se puede apreciar la súper orquesta que acompañaba al maestro Blades. En la más pura tradición de Fania teníamos a 16 músicos sobre el escenario, para hacer las delicias de quienes llenamos el recinto del Botánico de la Complutense. Y si han visto la filmación habrán observado que menciona a Los Toreros Muertos como también hizo lo propio con La Orquestra Platería en el inmortal “Pedro Navaja“, hacia el final de las tres horas con las que nos deleitó. Nos contó la historia y la evolución del tema y agradeció la contribución de la Platería. Empezó cantando “Mack The Knife” de Bobby Darin antes de la suya, que inició con acordes del “Thriller” de Michael Jackson.

Al principio del concierto Coque Malla (quien había hecho un álbum con temas de Blades) y Jorge Dexler le acompañaron en un tema. Domingo J. Casas inmortalizó el momento en esta foto:

Coque Blades Drexler

La presencia venezolana fue la más nutrida del continente americano. Conocidos son sus enfrentamientos con Maduro. Jesús Ruiz Mantilla recogía perfectamente la situación en la edición digital de El País.

Si Residente desde su aparición con Calle 13 es la mejor conexión con los ritmos urbanos más jóvenes, Rubén Blades supuso la renovación de la salsa desde sus primeros discos allá a finales de los setenta. Salsa intelectual la llamaron. Su carrera es un claro ejemplo de fusión y mestizaje: panameño, firmado por Fania Records de Nueva York, sello especializado en salsa, música cubana bautizada así por los boricuas. Dos estrellas de la música latina y caribeña, del pasado más reciente y del más rabiosa presente, en el año que “Despacito“, es el mayor pelotazo en lo que va de siglo. Y ninguno de los tres es cubano…

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Robe a la Academia

Iros-Todos-A-Tomar-Por-Culo-coverLa Real Academia Española ha anunciado que “iros” será aceptado como imperativo del verbo “ir” ante lo extendido de su uso (nadie dice “idos” que sería lo correcto). Robe ya nombró un álbum de Extremaduro con “iros” en el título: fue en 1997. Una vez más el rock va por delante de los acontecimientos de la oficialidad…

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Festival Río Babel

 

CARTEL-HORARIOS-RIO-BABEL3WEB

El festival Río Babel es probablemente el mejor de cuantos se celebran este verano en Madrid. En el IFEMA. O como poco de los tres mejores, para que quede contento todo el mundo.

El cartel y la programación hablan por si solos.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música, Recomendaciones

Los himnos urbanos de Rosendo encienden el Botánico de la Complutense

Los himnos urbanos de Rosendo encendieron el Botánico de la Complutense y se propagaron por la ciudad. Como atestiguan estos WhatsApp entre Víctor Lenore y una amiga.

Este dialogo es la mejor prueba de la calidad y el volumen del sonido, dos elementos imprescindibles del mejor rock. Habíamos quedado para ir juntos pero problemas familiares de última hora imposibilitaron la asistencia de Lenore y bien que lo sintió (su baja fue cubierta en El Confidencial con una nota de EFE).

Entre las cosas que Víctor se perdió fue saludar al Maestro antes de la actuación y disfrutar de unos buenos teloneros como Naranja Blossom (que contaron con la colaboración de Rodrigo Mercado en el tema final). En la foto hecha por Andrés Ochaita estamos Eugenio Muñoz, un servidor y delante mía Jesús Espino de Akal (fan acérrimo de Rosendo y dispuesto a editarle un libro), Seju Monzón (autor de las fotos del concierto que encabezan este post) y Rosendo con su guitarra. Jorge Maldonado andaba fuera.

Rosendo

Anoche en Madrid coincidieron dos eventos musicales de primer orden: Pet Shop Boys en el Teatro Real y Rosendo en el Botánico de la Universidad Complutense. Dos artistas de primerísimo nivel, pero distintos a más no poder. Las diferencias van más allá de lo estrictamente musical. De entrada, los escenarios marcan territorios simbólicos: el marco del Real vs. un concierto al aire libre en la universidad. Es loable que la música popular se haga un hueco en el teatro de la opera (no olvidemos que en su día parte de la hoy denominada música culta también era popular). Lo que ya es más difícil de digerir es el precio. Las entradas para Pet Shop Boys costaban hasta 197 euros según relataba Prado Campos en su crónica para El Confidencial. Mientras, Rosendo se podía ver por 28 € más gastos (esos que nadie sabe qué son). Este asunto pecuniario es de suma importancia. Trascendental. El poder adquisitivo del público que acudió a la llamada de los ingleses está claro. En lo que podríamos definir como una apuesta ideológica de ocio quien suscribe eligió rendirse ante el Maestro Rosendo Mercado.

Soy protagonista, figurante y productor

Ayudante, guionista y por supuesto el director

Soy un optimista, el gran embaucador

Soy el dueño de la pista, soy el centro de atención

Soy” fue el primer tema que Rosendo interpretó de su nuevo y espléndido álbum De escalde y trinchera. Letras directas, algunas de doble sentido, marca de la casa. Tras cuatro años de silencio discográfico esta grabación, que contiene 10 canciones nuevas producidas por Eugenio Muñoz, está a la altura de sus mejores obras. Si algo define la dilatada carrera de nuestro mejor cronista rockero son dos palabras: autenticidad y coherencia. Y la mejor noticia es que Rosendo sigue siendo Rosendo.

¿Pero qué me estás contando

De cómo ni cuándo? Y digo yo

Tu que sabes tanto

Cúrame de espantos por favor

Cúrame de espantos” que abre De escalde y trinchera también estuvo presente en el recital. Ayer fue una gran ocasión para escuchar en directo parte del nuevo trabajo del Maestro de Carabanchel, desde donde ha dado voz a varias generaciones de amantes del rock más genuino. Acompañado de los fieles Rafa J. Vegas al bajo y Mariano Montero a la batería, no faltaron en el concierto las clásicas de su repertorio, las inmortales que nos subieron a todos los ahí congregados al cielo del rocanrol urbano (sorprendente ver al presidente cántabro, Revilla, entre los asistentes). Himnos imperecederos. Que marcaron época y lo siguen haciendo. Aún suenan frescos y vigentes.

Cuando uno abre las páginas del que un día fuera diario de referencia y solo aparece la crónica de Pet Shop Boys y se obvia la actuación de Rosendo quedan claras muchas cosas. Es un claro contraste con su competidor madrileño, El Mundo, que desplazó a José Manuel Gómez a cubrir el concierto. Y por tanto hay que volver sobre lo de la apuesta ideológica: está claro dónde cada uno ha elegido estar.

Si soy que si no soy

Que si vengo que si voy

Que si vengo que si voy” (del álbum De escalde y trinchera)

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música

Bikinis, Fútbol y Rock & Roll n.º 1 de Historia en FNAC

FNAC nº 1 Historia

No me lo puedo creer: ¡”Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” sube al n.º 1 de Historia de FNAC! No quepo en mi.

El libro ha saltado desde Historia de España (llegó al 2) a Historia. Es decir, de hispanista alternativo he pasado a historiador

Anoche llegué a casa del estupendo concierto de Rosendo, en el Botánico de la Complutense, y trasteando por la red me encontré la buena nueva. De la euforia del recital pasé al éxtasis del número uno.

Desde luego esto es bastante más de lo que me esperaba… Solo puedo dar las gracias a todos los compradores que han hecho posible este nº 1. Y también a quienes han empujado con su apoyo y cariño durante estos tres primeros meses de vida del libro. Gracias, muchas gracias!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Deportes, Fútbol, Libros, Música

La voz de la memoria: Homenaje a Joaquín Díaz en su 70 aniversario

Joaquín, Diego y Pablo

Joaquín Díaz, flamante premio Nacional de Antropología, recibió ayer un merecido homenaje por su 70 aniversario: La voz de la memoria. Celebrado en el salón de actos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, consistió en un recital de piano a cargo de Diego Fernández Magdaleno, otro premio Nacional (en su caso el de Música 2010). En la foto que encabeza estoy con los dos Maestros y con uno que lo será en el futuro, Pablo (hijo de Diego y estudiante de violín). Fue al acabar el concierto y la foto nos la hizo Teresa Sobredo, Doctora en estudios medievales del árabe y hermana de Evangelina Sobredo, más conocida como Cecilia. Pero vamos al principio de una mañana emocionante, por su sencillez y por el arte y talento desplegado en torno a la inmensa figura de Joaquín Díaz.

Salón de actos BBAA

En la foto apreciamos varios detalles. En primera fila está el homenajeado. Tres asientos a su izquierda está Teresa Sobredo (sentada al lado de alguien parecido a Fernando Aramburu). Justo detrás de Joaquín Díaz están la esposa de Diego Fernández Magdaleno, Tere, y su hijo Pablo. Entrando, con chaqueta beige y camisa azul, Tomás Marco.

Uno de los momentos emocionales cumbres fue el abrazo público de los dos Maestros al terminar el recital.

Fernández Magdaleno organizó el recital en ocho bloques. Cada uno de ellos, salvo el central, eran un ciclo de tres obras, que comenzaba o cerraba con una composición de Joaquín Díaz. De las 24 composiciones tan solo dos no eran de autores españoles (Montague y Bernstein). Diego incluyó compositoras españolas (no en vano tiene un ciclo de conciertos dedicados a la mujer en la música). Su interpretación fue vibrante, precisa. Con la agresividad necesaria según lo requerían algunas de las piezas o la suavidad y elegancia que precisaban otras. Contó con dos cómplices: un bellísimo Steinway y una acústica inmejorable.

Es en estas fotos donde echo de menos a un crack de la fotografía como Raúl Cancio. El sí sería capaz de captar la belleza de este imponente piano.

Mencionaba antes la excelente acústica del salón de actos de la Academia de Bellas Artes de San Fernando (calle Alcalá 13). Ambos Maestros coincidieron conmigo en esta apreciación. El pianista la destacaba comparándola con otros recintos y el mismo modelo de piano. Y al homenajeado le recalcaba que teniendo en cuenta los materiales de construcción empleados en la sala resultaba más sorprendente aún la calidad sonora. Pregunté sobre la importancia de las bóvedas y las claraboyas (de digamos doble techo creando una especie de colchón o cámara de aire). Díaz citó que probablemente fuese “el efecto Vitruvio“. Se refería al tratado arquitectónico del siglo I a.C. en el que el romano Vitruvio entendía la aplicación del sistema de proporción, el de las armonías musicales, a las piezas arquitectónicas. Además Vitruvio en su texto describía tres tipos de maquinas: “La segunda clase de máquinas -máquinas pneumáticas- consta de unos elementos que se mueven por la acción violenta del aire que pasa a presión y permite emitir sonidos y tonos armónicos.” Y un poco más adelante explicaba su utilización: “Los órganos obtienen sus efectos simplemente con el manejo experto de un solo hombre competente.” Hoy en día estos instrumentos también reciben el nombre de órganos: instrumento musical de viento, compuesto de muchos tubos donde se produce el sonido, unos fuelles que impulsan el aire y un teclado y varios registros ordenados para modificar el timbre de las voces. El órgano musical, pertenece a esa “mecánica” que Vitruvio describía en su tratado de arquitectura. La conversación derivó hacia la importancia española en la fabricación de órganos, especialmente en Cataluña y Castilla y León. Lo cual nos lleva al siguiente punto: el magnifico órgano de la Academia de Bellas Artes.

Obra de Blancafort padre tiene una pinta imponente. Una vez más agradezco a Antonio Perea por haberme sumergido en el fascinante mundo del órgano. Las clases definitivas me las ofreció en nuestro viaje a Gijón (para la presentación de “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“). Precisamente en la ida de ese viaje paramos en Urueña (idea original de Antonio) para saludar al Maestro Joaquin Díaz en sus dominios. Ahí ya abordamos el asunto Vitruvio. Curioso que Joaquín y yo no nos hubiésemos visto desde el siglo pasado y en el breve espacio de unas tres semanas hemos coincidido dos veces. La foto con Antonio y el Maestro es del pasado 16 de junio.

Joaquín Díaz y Antonio Perea

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música