Archivo de la categoría: Cultura

George Martin, Bebo Valdés, Manolo Díaz y Ennio Morricone

Bikinis

George Martin, Bebo Valdés, Manolo Díaz y Ennio Morricone: cuatro grandes de la música popular en varias facetas. Representan la diversidad y profundidad de las músicas populares desarrolladas durante el siglo XX.

Rescato esta foto incluida en mi libro “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“, perteneciente al archivo de Manolo Díaz, por su alto valor simbólico en el devenir de las músicas populares. Por eso formó parte del libro, aunque ahora toma otra dimensión. Hace dos días fue el cumpleaños de Manolo y ayer falleció Morricone. De hecho, el carbayón es el único superviviente de los cuatro Miembros Honoríficos del Claustro Universitario de las Artes de la Universidad de Alcalá (UAH). Y que lo siga siendo por muchos años más. ¡Felicidades Manolo! Y ya sabes, a seguir dando vueltas alrededor del sol…

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, General, Música

Beethoven: un tipo muy inspirado

Triple Concerto

Espero que disculpen mi comentario de clásico cuñao de la clásica, pero es que Beethoven era un tipo muy inspirado. Sé que resulta una obviedad. Para alguien como yo, que bebe los vientos por el “Roll Over Beethoven” de Chuck Berry, y lo considera un himno generacional de ruptura musical que definió y cimentó las bases ideológicas del rock ‘n’ roll y su evolución, es muy importante reconocer al genial compositor alemán. Una prueba de madurez sin duda que ya me tocaba.

Beethoven nació en Bonn, ni más ni menos. ¡Nadie nace en Bonn! Miras la lista de ilustres de la ciudad y no conoces a ninguno, salvo a Beethoven y un par de nazis (el médico de las SS del campo de concentración de Mauthausen y Klaus Barbie, el carnicero de Lyon). Y todos acaban yéndose de Bonn, incluido Beethoven que marchó a Viena.

Estos meses de pandemia he estado escuchando mucho las Sonatas para piano de Beethoven. Todas. Las 32. De mi época de Nuevos Medios tengo una espléndida grabación del pianista húngaro András Schiif en ECM.

Los dos últimos CDs que he comprado han sido el nuevo de Bob Dylan y el “Triple Concierto” de Beethoven con Daniel Barenboim, Anne-Sophie Mutter y Yo-Yo Ma. Este triple concierto para piano, violín y cello se completa con la “7ª Sinfonía“. Estoy enganchado a ambos albumes. Ya no escucho otra cosa.

El “Triple Concierto” siempre me ha fascinado. Al menos desde que lo escuché por primera vez. Como curiosidad mencionar la grabación, hace 40 años, de la Filarmónica de Berlín dirigida por Von Karajan con  unos jovencísimos Yo-Yo Ma y Anne-Sophie Mutter. Comparen las caritas de entonces con las de ahora en ambas portadas.

Karajan Triple Concerto

La nueva grabación, aparte de conmemorar los 250 años del nacimiento de Beethoven, también celebra los 20 años de la West-Eastern Divan Orchestra, el proyecto ideado por Daniel Barenboim y el filósofo Edward Said.

Les dejo con un video que recoge breves fragmentos de los tres movimiento y sobre todo las geniales opiniones de los tres interpretes. De paso les recuerdo que esta obra fue compuesta en la primera década del siglo XIX. Y su belleza ha ido aumentando con el paso de los siglos…

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Dylan ni tosco ni follonero

Bob Dylan portada

El nuevo álbum de Bob DylanRough & Rowdy Ways” no es ni tosco ni follonero, como da a entender su título. Es más bien todo lo contrario, sutil y reflexivo. Y a los dylanólogos les resultará paradisiaco por sus continuas citas y referencias, sobre las que podrán teorizar e interpretar. Lo mismo sirve para los haters.

Aquí les dejo una primera teoría, mía, que no he visto mencionada en las críticas y reseñas que he leído (tampoco me he pegado un empacho): el nombré del álbum es un homenaje al título de un yodel de 1929 del gran Jimmie Rodgers, de quien Dylan es fan absoluto. Se llaman prácticamente igual. Y es en la letra de esa canción del maestro que inventó el country, aunque entonces no se denominase así (lo llamaban hillbilly), donde hallamos una posible clave de este disco de Dylan. Rodgers nos cantaba sobre un cambio vital, de alguien que durante años “rambled, drank my wines and gambled” y que ahora, al conocer a la mujer perfecta, quiere construir una cabaña en su pueblo y reposar su estilo de vida. Pero no puede olvidar sus “good old rambling days”. Vamos, que la cabra tira al monte. Y Dylan a sus 79 años no es una excepción. ¿Está dejando una puerta abierta por si se arrepiente y esta grabación que suena a despedida resulta no serlo? Aquí, salvando las distancias, tenemos un ejemplo en Miguel Ríos: se ha retirado más veces que Antoñete. Este ejemplo ha pasado a ser el de dos figuras, cada una en lo suyo.

En una primera escucha lo que más me llamó la atención fue la producción a la española. Es decir, con la voz muy presente. Muy por encima de la música. Esta es una característica de la música popular española desde los 50 del siglo pasado (como poco). Los anglos son más de equilibrar en las mezclas las pistas de voces e instrumentos. Y si quien cantaba andaba cortita/o la/e medio escondían entre la música.

Héctor García Barnés, conocedor de mi querencia por Dylan y consciente de mi disgusto con sus ultimas producciones (el disco de villancicos y los del repertorio de Sinatra), estaba interesado en conocer mi opinión. Agradezco su amabilidad e interés. A mi me pasaba lo mismo con la suya. Su espléndida reseña para Ruta 66 explica muy bien el disco. Y es la única (insisto: no me he pegado ninguna empacho de leer críticas) que menciona a Hemingway al hablar de “Key West (Philosopher Pirate)“, uno de los temazos de este “Rough & Rowdy Ways“. ¿Es Key West, en Florida, la cabaña de Jimmie Rodgers cuando Dylan canta que es “the place to be”, si buscas la inmortalidad o encontrar la cabeza que perdiste? ¿Estamos ante el mismo anhelo de cambio vital? ¿Es otra despedida encubierta de Dylan?

No es mi intención entrar en un análisis pormenorizado de cada una de las canciones que componen este doble CD. Para eso les recomiendo el artículo de un veterano como Esteban Linés en La Vanguardia. En cambio sí quiero resaltar otro aspecto que me sorprendió: los ecos de Leonard Cohen que he encontrado. Conceptos como los de “Mother Of Muses” nos llevan al “Tower Of Song” de Cohen. Musicalmente el uso del vals (popular en el primer country al igual que la polka), cantar susurrando o la salmodia (nexo común para ambos por su tradición judía) son otros puntos en común. En una de las escuchas La Mundana me lo comentó: “A veces se parece a Leonard”.

Solo quiero decir que me ha gustado este “Rough & Rowdy Ways“. ¿Dónde lo sitúo? Hay que compararlo con los otros discos de Dylan. No es uno de los grandes, indiscutibles, como varios de los 60 o el “Blood On The Tracks“. Pero lo pongo al nivel de otros muy buenos como “John Wesley Harding“, “Nashville Skyline“, “New Morning“, “Planet Waves“, “Street Legal” o “Desire“. No está nada mal estar ahí arriba!!! Y más teniendo en cuenta que Bob Dylan acaba de cumplir 79 años.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Miguel Ríos presenta “El blues de la tercera edad”

Miguel Ríos presenta “El blues de la tercera edad” junto al The Black Betty Trio. El trio, que responde al nombre de un clásico del blues de Leadbelly, lo forman José Nortes (guitarra y coros), quien además produjo y compuso la musica, Edu Ortega (violines y mandolina) y el Señor Mostaza Luis Prado (piano). Txetxu Altube también ayudó en los coros.

La letra, de Miguel Ríos, se centra en una veterana luchadora “de nuestra generación”, cuya belleza es “su dignidad” y combate la “soledad de la tercera edad” con nuevos sueños.

El ambiente de blues logrado es total. El violín es un acierto sonoro y junto a las filigranas del piano nos transporta ¿a un club de Nueva Orleans? O a un garito de cualquier población…

Con lo sensible que estoy últimamente este “El blues de la tercera edad” me ha humedecido los ojos en las tres escuchas que le he dado. También es la primera canción inédita que nos presenta Miguel Ríos en 10 años. Se dice pronto, pero es mucho tiempo para un artistazo tan activo e inquieto como el granadino. Una leyenda viva de nuestra música y que sigue con ganas de dar guerra a sus 76 años recién cumplidos.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Fats Domino con Jerry Lee Lewis, Ray Charles y Ron Wood

Poco más de media hora absolutamente deliciosa en directo con Fats Domino, completada con las apariciones de Ray Charles, Jerry Lee Lewis, Ronnie Wood y la banda de Paul Shaffer.

Fats Domino va vestido con un traje rosa. Como afirmo en mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” el rosa es el color del rock ‘n’ roll. El negro también.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

En El Salto (y algo más…)

El Salto

El ingeniero Enrique Rey ha tenido a bien citarme en su espléndido artículo, para El Salto, sobre la actualidad de la música italiana. En el pantallazo pueden leer al respecto, aunque les recomiendo la pieza completa. El episodio al que se refiere Rey viene a cuento de lo que escribí en su día: Pésimo artículo en Icon sobre música italiana. En mi texto, entre otras cosas, desmontaba una descacharrante teoría de Manrique (sí, una más). Parece que el asunto tuvo más recorrido del que yo creía…

Volviendo al artículo de Enrique Rey, aparte de insistir en su lectura, es interesante escuchar los ejemplos sonoros que ilustran su escrito. Los youtube de los distintos artistas nos configuran un paisaje sonoro en consonancia con lo que denominamos música urbana.

En mis frecuentes viajes a Florencia y Venecia he podido apreciar in situ la implantación de los sonidos urbanos latinos. Y en Italia de siempre ha gustado la música negra. Tiene, pues, toda la lógica del mundo que los nuevos artistas transalpinos se vean influidos por estas corrientes. En cambio, observo que la lírica ha salido perdiendo. La música italiana siempre ha producido grandes melodías (tarantelas, napolitanas, arias, etc.). Incluso en el apogeo de la era dance o disco: en el italian disco la melodía era fundamental.

A lo largo del tiempo la línea melódica fue el elemento clave para la internacionalización de la música italiana, fuese el estilo que fuese. Escuchando hoy estos nuevos éxitos noto un bajón melódico. ¿Será esto una de las posibles causas del descenso exportador sufrido por la música italiana?

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Estigmas racistas que nos llegan desde la religión

Hay innumerable estigmas racistas que nos llegan desde la religión. Entendiendo la religión como un fenómeno socio-cultural que impregna costumbres y usos sociales. Sucede a través del tiempo y configura gran parte del acervo tradicional de distintos pueblos y etnias.

Hoy a raíz de las declaraciones del presidente de la Universidad Católica de Murcia, José Luis Mendoza, o las del Cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia, me sorprende que nadie repare que Satanás, el diablo o como quieran llamarle, es siempre representado de rojo. Primer estigma: las fuerzas progresistas o de izquierda son “los rojos”. La asociación es clara. ¿Simplista? Sí. ¿Y qué? Es lo que es.

Siempre me ha admirado como se ha ocultado el judaísmo de Cristo y sus apostoles. Todos semitas. Que no se caracterizan precisamente por el color dorado de sus cabellos o sus ojos azules. Como nos ha representado el arte blanco cristiano a lo largo de los siglos. Por otra parte la persecución secular de los judíos se cimentó sobre la presunta crucifixión y su presunta responsabilidad al respecto. Doble presunción para afianzar un feroz estigma de todo un pueblo y otras creencias.

Estas declaraciones de Muhammad Ali en la BBC (1971) son muy claras al respecto del racismo de origen religioso. Michael Parkinson, el entrevistador, se parte y no puede contener la risa. ¿Es simplista el argumentario del boxeador? Sí. ¿Y qué? Es sencillo, claro y tan demoledor como sus puños y su juego de piernas en el ring.

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Medios, Política, Religión

Ordovás tiene nuevo libro: “La Movida madrileña y otras movidas”

JOB

Jesús Ordovas no para. Ya tiene nuevo libro: “La Movida madrileña y otras movidas“. Aprovechando que se cumplen 40 años de La Movida, asunto que ya empieza a resultar estomagante, Ordovas hace un recorrido por la década de los 80 de Madrid. A lo largo de las 235 páginas del libro, dividido en 108 breves capítulos, Ordovás nos resume la variada escena musical madrileña, que en esos años arrebató la primacía a Barcelona.

Normalmente cuando Jesús saca libro quedamos y le ruedo una mini entrevista. Dadas las circunstancias actuales no ha podido ser así. Me lo ha enviado por correo y no  pude recogerlo hasta ayer.

Creo que la relación de los capítulos del libro les dará muy buena idea del contenido:

Introducción
1 La década socialista
2 La Movida
3 El Rastro y la Cascorro Factory
4 El Madrid de Burning
5 ¿Qué hace una chica como tú en el barrio de Prosperidad ?
6 El punk madrileño
7 El rock del Manzanares
8 El paraíso está en Lavapiés
9 La Nueva Ola madrileña
10 La radio madrileña: Onda Dos y Radio 3
11 La chica de ayer
12 El concierto homenaje a Canito
13 Rock-Ola, el templo de la movida
14 El asesinato de Yolanda
15 Discoplay, Metralleta, Escridiscos, Toni Martin. Madrid Rock…
16 La revista Dezine
17 El Fary y La Mandanga
18 Aplauso, quién te ha visto y quién TVE
19 Los Ramones en la plaza de toros de Vista Alegre
20 Las chicas son guerreras
21 Premios Rock Villa de Madrid
22 Madrid es cine
23 La caseta de la música
24 La ley del divorcio
25 Discos Radioactivos Organizados
26 Nuevos medios
27 ¡Vaya movida la del Tejero ése!
28 El Guernica llega a Madrid
29 El pop, el rock, el jazz, el blues, toman la universidad
30 La estatua del Jardín Botánico
31 La Luna de Madrid
32 Sus majestades los Rolling Stones en el Estadio Calderón
33 Naranjito y el Pirulí
34 ¡Que viene el Papa!
35 Madrid Cómics
36 Miguel Bosé Made in Spain
37 Paco Martín y Hombres G
38 Tena, Las Vulpes y el sexo chungo en Televisión Española
39 El rock de una noche de verano
40 ¡Yo te pego leche, que te pego!
41 La Quinta del Buitre
42 Madrid es universal
43 El incendio de Alcalá 20
44 ¡Rockeros, al loro!
45 Bob Dylan, Santana, Minuit Polonia, Los Ministros y el Rayo
46 La bola de cristal
47 La edad de oro
48 La Gran Movida de Radio Madrid
49 Madrid es moda
50 La Mandrágora
51 Malasaña, el corazón de la movida
52 El papel de la Movida
53 Literatos de la Movida
54 Madriz
55 Madrid me mata
56 Aborto libre y gratuito ¡ya!
57 Casa Patas, el templo del flamenco
58 ¡Ya somos europeos!
59 El alcalde presidente a la juventud madrileña
60 A pesar de todo, ETA seguía matando
61 Los bares, qué lugares
62 Pongamos que hablo de Madrid
63 El madrid de Juan Madrid
64 Las noches del Agapo
65 El tren de la Movida Madrid-Vigo
66 La fiesta va por barrios
67 Frank Sinatra en el estadio del Real Madrid
68 De rockeros, pegamoides, ramoncines, quinquis, gays…
69 La Puerta de Alcalá vista por un grupo de Vallecas
70 Muelle, una firma legendaria en las calles de Madrid
71 Javier Krahe y la OTAN
72 El Cojo Manteca y las revueltas estudiantiles
73 El Gran Wyoming, El Reverendo y 18 Chulos
74 El Madrid de Rosendo
75 Loquillo en las calles de Madrid
76 Alaska, reina de la Movida madrileña
77 Madrid es diseño
78 El fotógrafo de la movida
79 La Movida toma la Gran Vía
80 El fotógrafo de los punks, mods, rockers, heavies…
81 Sexo, drogas y rock&roll
82 El País, Diario 16 y El Mundo
83 Vascos en Madrid
84 Los nuevos flamencos madrileños
85 Vente “pa” Madrid, Ketama
86 El Madrid hip hop
87 Los nuevos pijos
88 ¡Qué noche la de aquel año!
89 El Madrid de Ramoncín
90 Chueca, de yonqui a gay
91 No teníamos playa, pero sí costa
92 Gi y Gil, y tal y tal
93 Mario Conde, rey del pelotazo
94 El Dioni, el furgón, el peluquín, Brasil y Sabina
95 Moncho Alpuente, cronista de un Madrid resucitado
96 Los muertos de la Movida
97 El cine Doré: de “palacio de las pipas” a filmoteca
98 Madrid en el cine de Almodóvar
99 El Madrid de Pablo Carbonell
100 Loros, radiocassettes,transistores y boomboxes
101 El sonido Caño Roto, el Gypsy Rock y la Rumba Vallecana
102 Ceeseppe, alma de Madrid
103 Ouka Leele, una estrella nacida en La Cibeles
104 El Hortelano, un pintor valenciano en la Movida
105 La mirada del fotógrafo Alberto García-Alix
106 De Radio Futura a Juan Perro
107 Víctor Coyote, un artista polifacético en la Movida
108 Mecano, El grupo madrileño más internacional

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Madrid, Música

Exposición de Jordi Socías en Madrid

Chicago 2012

Me entero por un articulo de Jesús Ruiz Mantilla en El País de la exposición de Jordi Socías en Madrid. La muestra “Naturalismo cosmopolita” de la galería Fernández-Brasó recoge lo mejor de su obra y estará hasta el 31 de julio.

He elegido una foto suya que es la misma que encabeza la pieza de Ruiz Mantilla. Se trata de la Crown Fountain, la instalación de Jaume Plensa en el Millennium Park de Chicago. Me alegra que a mi exvecino le impresionase tanto como a mi (en el enlace podrán ver un pequeño clip que rodé un año antes de la foto de Socías). Digo exvecino porque hace tiempo que se mudó. Primero vivió en la puerta de al lado de la nuestra. Un par de años después bajó un piso.

Conocer y tratar a Jordi Socías es algo de lo que me enorgullezco. Mejor dicho, nos enorgullece tanto a La Mundana como a mi. Su sentido del humor y su visión de las cosas (que se aprecia en su obra gráfica) siempre me llamaron la atención. Su trayectoria vital le ha permitido observar el mundo con otros ojos, los del naturalista cosmopolita. Un urbanita al 100%.

Sus inicios como vendedor de relojes, su muestrario era el maletín con el que viajaba a la caza de clientes, le proporcionó la experiencia vital que hemos comprobado a traves de su objetivo. Su enfoque único y especial es el que ahora se resume en la galería Fernández-Brasó.

Un fragmento del texto de Ruiz Mantilla define perfectamente la obra y personalidad de Jordi Socías:

“Del surrealismo al neorrealismo, las corrientes se entremezclan en el estilo de Socías con el desparpajo que él utiliza la cámara: una herramienta de la que dice apenas entender en su complejidad técnica. Jamás se vio a un fotógrafo más desprovisto de artificio, de parafernalia. Jamás alguien dentro de ese mundo y rodeado de tales barreras de narcisismo entre artistas, creadores y popes se quitó más importancia”.

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cultura

De Niro mejoró “New York, New York”

Hace unas semanas leí un artículo del New York Times en el que contaban como Robert de Niro mejoró el tema “New York, New York“, para la película de Martin Scorsese del mismo título.

De Niro y Liza Minnelli protagonizaron el film en 1977. El NYT contaba la historia de la canción que en esta pandemia se había convertido en el “Resistiré” de la ciudad de Nueva York. En la versión de Frank Sinatra. Se repetía así el fenomeno acontecido tras el atentado a las Torres Gemelas.

El músico John Kander y el letrista Fred Ebb, responsables de “Cabaret” entre otros clásicos, presentaron a Scorsese, Minnelli y De Niro las canciones que habían compuesto para la película. El director y la actriz quedaron encantados. Pero De Niro hizo un aparte con Scorsese. Tras una conversación “a la italiana”, con mucho movimiento de brazos, el cineasta se acercó a la pareja de autores. Claramente apurado les dijo que a De Niro el tema principal le parecía liviano. Sin profundidad. Deseaba que le diesen otra vuelta al asunto.

El comentario no les sentó bien. No aceptaban que un actor les dijese lo que era una buena canción. Pero reunidos en casa de Ebb acabaron rematando “New York, New York” en 45 minutos. Y pasado el tiempo reconocieron que De Niro llevaba razón.

Sinatra fue quien más se benefició de esta composición. En su regreso al planeta musical era un extraterrestre frente a los Led Zeppelin, Pink Floyd, etc. Su esposa le insistió en grabar “New York, New York“. Pero Ol’ blue eyes se negaba porque era la canción de Liza. Finalmente accedió a cantarla en directo. La primera vez fue en el Radio City Music Hall de NY y el publico enloqueció. A su esposa se unieron otras voces para que la registrase. Cedió tras pedirle permiso a la Minnelli. Hizo unas modificaciones en la letra (entre ellas añadió lo del “number one“) y el resto es historia. Su versión arrasó y es la que todo el mundo recuerda.

Cuando conocí a Liza Minnelli a principios de noviembre de 1989 hablamos de esto. Vino a Madrid para promocionar el álbum “Results“, producido por los Pet Shop Boys, y el primer sencillo “Losing My Mind” (compuesta por Stephen Sondheim y parte de su musical “Follies“). Me cautivó. No solo a mi, también a todas las personas con las que tuvo trato.

Estaba como una niña con zapatos nuevos. Todo le resultaba fascinante, novedoso. Estaba en una nube, viviendo una segunda juventud. Adoraba lo que los Pet Shops Boys habían logrado. El álbum fue disco de oro en Inglaterra y España.

Estaba limpia de todas sus adicciones. No tuvo problemas en referirse a ellas, ni en vernos tomar vino en una inolvidable cena en La Dorada, presidida por Manolo Díaz. Transpiraba bondad, como demuestra este episodio del “New York, New York“: “No podía negarle que la grabase. La canción no era mía. Mi negativa perjudicaría a los autores. Y el detalle que tuvo en llamarme, sin necesidad de hacerlo, me pareció impecable. Siempre fue un caballero. Y un amigo”.

Un año y un mes después de este encuentro madrileño, ambos la cantarían en NY en el concierto por el 75 cumpleaños de Sinatra.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música