Archivo de la etiqueta: The Letter

Espectaculares Wyoming & Los Insolventes

10-aniversario-wyoming-los-insolventes-con-artistas-invitados-en-madrid-1Sencillamente espectaculares anoche Wyoming & Los Insolventes celebrando sus 10 años de existencia. Si ya son buenos de por sí (tuve ocasión de comprobarlo en Coruña el pasado mes de diciembre) anoche en La Riviera, durante las casi dos horas y media de concierto, con semejantes ilustres invitados pusieron boca abajo el recinto que estaba a rebosar. A los nombres que hay en el cartel del encabezado habría que añadir y destacar alguno más. Como el de dos grandes cantantes Jesús Trujillo de King Sapo (quien sí aparece) y Maikel Rodeiro (baterista además del trio ferrolano Malditos Pendejos; también es infante de marina del Tercio Norte). Poderosa voz la de Maikel y dúctil al mismo tiempo. En el escenario lució una camiseta de Malditos Pendejos y una espectacular corbata con tres figuras en blanco y negro de Elvis. “Lo siento, tuve que dársela a Rosendo” se excusaba ante mi pregunta sobre la corbata, apoyados ambos en la barra del Galileo Galilei, a donde habíamos acudido tras el show de La Riviera.

El repertorio de Wyoming & Los Insolventes es insuperable (y cambiante, porque hubo variantes respecto al de Coruña de hace 10 meses): clásicos de Beatles, algunos pasados por el tamiz de Joe Cocker y Leon Russell (del “Mad Dogs & Englishmen“) y que también se puede aplicar al “The Letter“, David Bowie, el momento apostólico sobre el “Land Of A Thousand Dances“, el “My Sharona“, The Clash, etc. y sobre todo algunos de los himnos inmortales del rock nacional. Que fueron los que más enfervorizaron al público presente. Le comentaba al final a Julián Hernández de Siniestro Total (una alegría verle de nuevo en forma tras un periodo complicado) que tres de Beatles, tres de Bowie y otras tres de Siniestro. La Mundana nos hizo esta foto al acabar, en un bar enfrente de La Riviera.

Julián SIniestro 261018

El dominio escenico de El Gran Wyoming es incuestionable. Aparte de su innegable faceta de showman. Aguantar el tirón de cantar tanto tiempo es admirable. Y además se marcó un excelente solo de guitarra (y presumió de ello, como no podía ser menos, además de vacilarle a ese estupendo guitarrista que es Miguel Ángel Ariza –”sí, sí, ahora afina, claro, después de esta exhibición que he dado”).

Los Insolventes no hacen honor a su nombre en cuanto a su solvencia musical: son excelente músicos. Y ayer contaron con los dos baterístas que han formado parte de su historia. Muchas veces tocando juntos (como hacían James Brown y la Allman Brothers Band que llevaban dos baterías). Otro subidón fueron las coristas. Las tres excelentes. En su punto justo, apoyando los temas y haciéndolos crecer. Mientras disfrutaban con su labor (y contagiaban ese entusiasmo). Fue una alegría ver a mi apreciada Cristina Narea como una de las tres integrantes. Lo mismo puede decirse de José Alberto Solís, al bajo y los saltos: entusiasmo contagioso. Y Mr. Cool, Manolo Villalta, a los teclados, con su sempiterno cigarrillo, creando “colchones” y ambientes sonoros que envuelven las canciones y proporcionan seguridad y bienestar al resto de los músicos. Mientras, a esas horas, se realizaba el recuento de las votaciones en SGAE. Villalta salió elegido para formar parte de la Junta Directiva. Ya le he dado el pésame esta mañana.

Drogas, Iván, Miguel, Eugenio,Julián, ROsen

Esta foto de los camerinos está “robada” del Facebook de Eugenio Muñoz. (La he recortado porque en la parte superior había mucha zona en negro). En ella, aparte de Eugenio, intimo colaborador de Rosendo, se encuentran varias de las estrellas del rock que arroparon anoche a Wyoming & Los Insolventes.

Algunas fotos mías del momento final cuando Wyoming reunió a todos sobre el escenario.

La Mundana me ha pasado las dos siguientes del apoteósico final con todos interpretando el “Maneras de vivir“.

Final Maneras de vivirFF Maneras de vivir

John Echevarría me ha pasado algunas fotos (desenfocadas). También rodó unos fragmentos del “Bienvenidos” de Miguel Ríos y el “Agradecidos” de Rosendo, que he subido a mis redes sociales. Subo aquí esta de Miguel Ríos porque, a pesar del problema técnico, me parece un fotón que recoge fielmente uno de los momentos cumbre de ayer (y recuerda a la portada de uno de sus míticos álbumes).

Miguel de John

Los hermanos Monzón (Seju y Chechu) me han hecho llegar fotos de gran calidad. No en vano son de Domingo J. Casas (un maestro) y una de Julio P. Sotillo.

Miguel y Chechu

Todos DomiTodos Julio

¡Una gran noche! Mágica, divertida y de muy buen rollo. Una noche de rock & roll. ¡Qué más se puede pedir!

P.D.: Me quedé con las ganas de hacerme una foto con dos de los prologuistas de mi dos últimos libros, Miguel Ríos y El Gran Wyoming. Me queda el consuelo de pensar que faltaba Igor Paskual por lo que la instantánea sería incompleta.

P.D. bis: No he visto ninguna reseña hoy en los medios. En cambio en youtube pueden encontrar la filmación de “En blanco y negro” con Enrique Villareal El Drogas y fragmentos de varias partes de la actuación.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Artur le escribe a Mariano

Artur Mas le escribe una carta a Mariano Rajoy y este se irá a Australia antes de recibirla. Soraya give me a ticket for an airplane.

 

 

3 comentarios

Archivado bajo Política

Un siglo de canciones 83: “The Letter”

15 de septiembre de 2010

The Letteres la canción que lanzó a Alex Chilton y sus The Box Tops. Compuesta por Wayne Carson Thompson (autor también de “Always On My Mind“, interpretada por Elvis Presley, Willie Nelson y The Pet Shop Boys) vio la luz fruto de la casualidad. Y de la ambición del músico y técnico de sonido Dan Penn y sus aspiraciones para ser productor de grabaciones.

Dame lo peor que tengas” le pidió Penn a su jefe, Chips Momam (dueño del estudio American Sound de Memphis). Pretendía demostrarle que podía volar solo. Pero necesitaba hacerlo con algún artista. Así que Momam le recomendó un quinteto local, a quienes ni siquiera había escuchado. Tenía noticias de ellos a través de un disc-jockey. También le entregó unas maquetas de canciones de su amigo Wayne Carson. Y el resto ya forma parte de la historia del Pop.

Editada en el verano de 1967 fue elegida la canción del año en EE.UU. Estuvo 4 semanas en el nº 1 de las listas de singles norteamericanas. Y también fue un éxito internacional (nº 1 en Chile/Israel/Noruega/Polonia, 2 en Francia, 3 en Holanda, 4 en Australia, 5 en Alemania y UK, 9 en España, etc.).

La canción tuvo asimismo su impacto tanto entre las tropas destinadas en Vietnam como entre los manifestantes contra la guerra.

Tres años después Joe Cocker con los Mad Dogs and Englishmen, bajo la batuta del gran Leon Russell, lanzaron un single con su versión. Grabada en directo durante sus actuaciones del Fillmore East de Nueva York, en la cara B encontrábamos la grabación de estudio. Y volvió a triunfar. Cocker y Russell la llevaban más su terreno, el del Blues-Rock, pero mantenían ese “gancho” del órgano (del disco original y que ellos reforzaron con una sección de viento), inspirado en el “I’m A Believer” que Neil Diamond compuso para los Monkees.

Con el paso de los años ha habido más revisiones de nuestra canción de hoy. Incluso en plan Disco, lo cual es una clara demostración de su versatilidad. Y es que cuando un tema es bueno puede con todo.

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

12 comentarios

Archivado bajo Música, Recomendaciones