Archivo de la etiqueta: Miles Davis

Miles Davis en Milán (1964)

En estos días de confinamiento y para hacerles pasar el trago les traigo un concierto de Miles Davis, un genio de la música. Digo de la música y digo bien, porque sus aportaciones van más allá del jazz en sus variadas encarnaciones. Es del 11 de octubre de 1964 en el Teatro del Arte de Milán (hoy parte del complejo Triennale di Milano).

La formación que acompaña a Miles Davis es legendaria: es la del llamado Segundo gran quinteto que duró de 1964 hasta 1968 (el Primer gran quinteto contaba con John Coltrane). Y me doy cuenta ahora que en mis 14 años y medio en CBS/Sony conocí a todos los integrantes. A Ron Carter, el único no asociado con CBS o Sony, me lo presentó Herbie Hancock una nochevieja, en la que nos invitó a una all star jam en el Blue Note neoyorquino. Además Carter era un asiduo de los clubes de jazz de NY y tocaba frecuentemente en el Bradley’s, bien como parte del cartel o como última parada antes de regresar a casa después de una actuación.

Miles Davis: trompeta

Wayne Shorter: saxo tenor

Herbie Hancock: piano

Ron Carter: contrabajo

Tony Williams: batería

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Mi primer mes de confinamiento

He cumplido un mes de confinamiento. Lo inicié el 2 de marzo. Bueno, en realidad fue el 1 de marzo tras regresar del Clásico en el Bernabéu. Entre la aprensión con la que fui al partido y la lluvia al final no quedé con nadie para celebrar el triunfo. Llegué a casa sobre las 23:30. 23:40 lo más tarde. Y hasta hoy.

La razón de mi autoconfinamiento es por pertenecer a tres grupos de riesgo. Por eso me daba reparo ir al estadio. Mi hermano que es biólogo me tranquilizó diciendo que no podía tener tan mala suerte. Pero aún así opté por la prudencia y una medida drástica. Evidentemente porque me puedo permitir el lujo. De otra manera sería imposible haber sido un pionero.

Ha habido algunas excepciones: el primer fin de semana, los días 7 y 8 de marzo, salí para desayunar, ir a la farmacia (el sábado 7) y comprar el periódico. Estas tres acciones se desarrollan en un radio de 10 metros (la farmacia está a medio camino entre el bar y el kiosco) y no hay más de 200 metros desde mi casa hasta el punto más lejano (el kiosco).

El domingo 8 me asusté ante la cantidad de gente que había en el barrio. Se lo comenté alarmado a los camareros del bar donde desayunaba. Equivocadamente creía que se habían juntado la manifestación feminista y la gente que va al Rastro (vivo al lado). Un parroquiano me sacó del error: la manifestación era por la tarde. Hacía una mañana espléndida, las terrazas estaban a reventar, como las calles de todo el barrio. Volví corriendo a casa.

Las otras excepciones fueron dos: el día 9 me acerqué a CEDRO para realizar una gestión. Tardé unos 50 minutos en total, desde que salí de mi portal hasta que regresé. Y la última fue ir a hacer la compra a un supermercado de El Corte Inglés. Estrené guantes de latex y mascarilla. Fui en coche. Fue una experiencia como de ciencia ficción. Madrid vacío. De tráfico y de gente. A la tienda se accedía de uno en uno. La cola para entrar era larga, no por las personas que la formábamos. La razón era porque manteníamos una generosa distancia de seguridad entre nosotros. Dentro no podía haber más de ocho personas. Al entrar te echaban un gel desinfectante en la palma para frotarte (en mi caso sobre mis guantes). Y luego te indicaban donde tenias unos guantes para ponerte y el lugar donde depositarlos al salir. Cuando lean estas líneas estaré a punto, o habré ido ya, de ir al Corte Inglés de la calle Princesa a recoger un pedido que hicimos ¡la semana pasada! Se supone que lo recoges en el garaje y el contacto humano es mínimo. Veremos como resulta.

He leído a gente en las redes y escuchado a amigos quejarse del aburrimiento. A mi en cambio este mes se me ha pasado volando. Y los quejosos llevan menos tiempo confitados. Hay días que incluso se me han hecho cortos. A pesar de echar de menos el fútbol. No he parado de hacer cosas: escuchar música; ver series; películas clásicas (aún tengo 60 grabadas por ver); La Mundana ha descubierto los servicios gratuitos de obras de teatro español, inglés (el National Theater todos los jueves ofrece una obra) y argentino (teatrix.com); he estado atento a las ruedas de prensa sobre el coronavirus del gobierno español, Boris Johnson y Trump; he navegado por la red y leído más medios digitales que antes; me he comprado una mini bici estática portátil para hacer algo de ejercicio, en realidad son unos pedales (la entrega de Amazon fue curiosa: me dejan la caja en el portal, esperan a que baje y cuando me ven salir del ascensor se despiden); etc. Curiosamente he estado menos activo en redes sociales a pesar de disponer de más tiempo, salvo el Whatsapp que ha echado humo. Quizás las barbaridades que he leído a tantos Premios Nobel me han retraído. E indignado. Aunque reconozco que he disfrutando eliminando peña y practicando el bloqueo preventivo. Otro aspecto que me llama la atención es que estoy leyendo muy poco. Me refiero a libros. Sean novelas o ensayos.

La apertura y liberación de archivos de música en directo es una gozada. Destaco los festivales de jazz de Montreux y los de la Orquesta de Jazz del Lincoln Center de Nueva York, bajo la sabia dirección artística de Wynton Marsalis. He elegido su concierto dedicado a Miles Davis para su disfrute.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, General

La exposición de Pink Floyd

Ummagumma

Ayer estuve disfrutando de la exposición de Pink Floyd. Grupo fundamental en la historia del rock. La muestra es una maravilla. Y deja muy claro el impacto cultural que supuso el grupo y sus innovaciones, las que marcaron su larga y fructífera carrera. Así como el entorno en las que se desarrollaron. Desde el punto de vista creativo es muy interesante observar como fructificó su trabajo.

Otro aspecto a destacar es la evolución musical que sufrieron estos estudiantes de Arquitectura de Cambridge desde el blues (el nombre de la banda es la combinación del de dos bluesmen, Pink Anderson y Floyd Council). El camino musical recorrido es apasionante. Y entre sus primeras influencias encontramos el “Sketches Of Spain” de Miles Davis. Otra referencia a España, además de la portada de “More“, es en el cartel del club londinense UFO (propiedad entre otros de Joe Boyd, su primer productor) donde figuran junto a la proyección de “El perro andaluz” de Buñuel y Dalí (aunque el nombre del director de cine no figure mientras que el del pintor sí).

Cartel

Si están en Madrid les doy otra pista: no hay mejor forma de pasar un par de horas, huyendo de estos calores, que recorriendo esta exposición. El aire acondicionado, ese gran símbolo de la supremacía tecnológica del capitalismo, funciona de perlas. La alternativa de El Corte Inglés y su sección de sofás y sillones, para después visitar la de colchones y camas, es indudablemente la opción económica. Pero está muy alejada del mundo de la música y no tiene el mismo empaque cultural ni generacional que lo de Pink Floyd.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música, Recomendaciones

Llegaron mis Reyes

Reyes

¡Qué buenos mis Reyes! Afortunadamente se anticiparon y llegaron justo el día antes de partir para Florencia. Me trajeron obras de mis admirados Pío Baroja y Miles Davis: un volumen con nueve novelas y la edición especial por el 40 aniversario de “Bitches Brew“.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música

Centenario de El Amor Brujo de Falla

Falla cartel

Ayer se cumplieron 100 años del estreno del primer El Amor Brujo de Manuel de Falla.

Falla mesa

Una sorpresa, muy grata, descubrir que dentro de la biblioteca municipal del Centro Cultural Conde Duque hay una musical (Biblioteca Municipal Víctor Espinós). El centenario está convenientemente destacado.

Falla partituras

Miles Davis -y Gil Evans– grabaron un fragmento (“Canción Del Fuego Fatuo“) para Sketches Of Spain (1960) y la llamaron “Will-O’-The-Wisp“, excelente traducción.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Saetas

Entrada relacionada:

Las Costumbres Españolas 3: Las procesiones

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Religión

Blues For Pablo

26 de octubre de 2010

Blues For Pablo” es una composición de Gil Evans para Miles Davis, incluida en el álbum “Miles Ahead“. Era el segundo en el que colaboraban, tras “Birth Of The Cool“. Después seguirían otros como “Sketches Of Spain“. Fue una época muy fructífera del genial Davis: la década de los 50 es uno de sus mejores periodos.

Para Evans fue su consagración como músico y arreglista. Tuve la enorme fortuna de conocerle cuando le contraté para la grabación del disco USA de Raimundo Fagner. Y gracias a el entendí -me explicó- muchas cosas. Fue él quien estableció la conexión Blues/Flamenco. Como en el tema que traigo hoy. Pero su interés por la música y cultura española (y latina) iba más allá. Como lo prueba la inclusión del “New Rhumba” de Ahmad Jamal en el “Miles Ahead” o la grabación del “Sketches Of Spain“.

Miles Ahead” esconde otra anécdota: “Les Filles De Cadix” (“The Maids Of Cadiz” en el disco), del compositor francés Leo Delibes (conocido por sus Operas y Ballets). Era tío-abuelo del escritor Miguel Delibes (su hermano Miguel había emigrado a España para trabajar en la construcción del ferrocarril de Cantabria). Las obras de Delibes (Leo) son reconocidas como influencias en Tchaikovsky, Saint-Saëns y Debussy.

Entrada relacionada:

El día que le colgué a Miles Davis (Efe Eme)

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones