Archivo de la etiqueta: Creedence Clearwater Revival

“La tierra que vio nacer el blues” de Alan Lomax

Libro Lomax

Le tenía ganas al libro “La tierra que vio nacer el blues” de Alan Lomax. Tanto él como su padre son dos referencias claves de la música popular del siglo XX. Gracias a ellos conocemos el origen del blues, las baladas country, la riqueza y profundidad de la música texana (country, blues y tex mex) e incluso la música española. Porque detrás del “Sketches Of Spain” de Miles Davis están las grabaciones que Lomax hijo realizó viajando por España. De ambos Lomax he escrito en mis dos últimos libros (“Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” y “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” y en un artículo para Jot Down sobre Harvard, donde explicaba la relación de los dos Lomax con la citada universidad y la incorporación de sus grabaciones de campo a la Biblioteca del Congreso de EEUU (y también la labor del padre de Pete Seeger y el rol desarrollado por el PC estadounidense).

Decía que le tenía ganas al libro. Y más desde que el pasado 7 de junio se lo regalé a Miguel Ríos por su cumpleaños. (Su grupo The Black Betty Trio hace referencia al clásico de Leadbelly, uno de los bluesman descubiertos por los Lomax). Era el único ejemplar que tenían en El Argonauta. La cuidada edición de la editorial, Libros del Kultrum, presenta problemas de impresión por sus solapas (no es un volumen manejable). Que son los que han provocado la demora: El Argonauta me iba informando que les llegaban ejemplares defectuosos Y los devolvían. Hasta que el viernes pasado me comunicaron que ya lo tenían. Esta mañana cogí el coche y fui a recoger mi ansiado ejemplar. Traicioné a Miguel Ríos y su “Un largo tiempo“, que era lo que venía escuchando en mis desplazamientos, y me llevé el “Green River” de la Creedence.

El Argonauta

La tierra que vio nacer el blues” es un libro de referencia. De los que hay que tener. Sí o sí. Este es tu libro si te interesa la música popular del siglo XX, desde el país que marcó la pauta en la música popular y su desarrollo. Aquí encontrarás los cimientos del edificio del rock. Con un montón de buenas historias que permiten visualizar la realidad de un mundo no tan lejano, ni en el tiempo ni en las actitudes.

Les dejo con un par de pantallazos de “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“, donde se menciona como Alan Lomax descubrió a Muddy Waters, buscando a Robert Johnson (que ya había fallecido, pero se desconocía) y se da cuenta de los Seeger, Nicholas Ray, Harvard, etc. (Se lee de izquierda a derecha).

MW ALMW AL 2

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Recomendaciones

50 años de “Cosmo’s Factory”

CCR

Tal día como hoy hace 50 años se editaba “Cosmo’s Factory” de la Creedence Clearwater Revival. Seis meses después lanzaban otro álbum “Pendulum“. 1970 fue un año muy fértil para el pop-rock. Por ejemplo, Grateful Dead lanzaban “Workingman’s Dead” y “American Beauty“, en mi opinión sus dos mejores LPs. Hay más ejemplos pero me ciño a estas dos bandas emblemáticas del área de la bahía de San Francisco (el otro grupo insignia Jefferson Airplane, tras su obra maestra “Volunteers” de 1969, editaron en 1970 tan solo un recopilatorio “The Worst Of Jefferson Airplane“).

El primer álbum de la CCR es de 1968. ¡En 1969 sacaron tres y dos en 1970! Algo impensable en nuestros días y más concretamente a partir de mediados de los 70.

El nombre del álbum hace referencia al local de ensayo de la banda en Berkeley, la ciudad natal de los hermanos Fogerty. Se trataba de un almacén. El batería Doug “Cosmo” Clifford (montado en la bici en la portada del LP) lo bautizó como “la fábrica”, por que John Fogerty les obligaba a ensayar todos los días y era especialmente exigente con su forma de tocar los tambores.

Cosmo’s Factory” fue n.º 1 en los principales mercados discográficos (EEUU, UK, Australia, Canadá, Francia) y n.º 2 en muchos otros países (como Italia y Holanda). Fue todo un éxito planetario.

Siendo adolescente bebía los vientos por la Creedence. Ya iba solo los domingos al Rastro. Y me sorprendía que la opinión mayoritaria, entre los aficionados habituales que nos congregamos alrededor de los puestos de discos, fuese la de que eran unos horteras. La razón principal era porque tenían éxito comercial (sus singles eran cañonazos que sonaban en las radios). Mi opinión no era tenida en cuenta porque en 1969 tenía 13 años. Uno más en 1970. Esos días aprendí que la calidad y la popularidad no estaban reñidas. Al contrario. Era mucho mejor que lo bueno triunfase. Como se supone que deberíamos haber aprendido del éxito de Beatles, Brincos, etc. Esta enseñanza que ha marcado mi rumbo profesional y personal data de esos años de la adolescencia, en los que por otra parte mis gustos eran bastante radicales y limitados al rock. La madurez amplió mis miras.

Travelin’ Band” fue el primer sencillo de los dos que anticiparon el “Cosmo’s Factory“. Se sacó en enero del 70.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Billy Joel con John Fogerty

En los recitales de Billy Joel en el Madison Square Garden de Nueva York suelen aparecer invitados muy especiales. Hace unos días fue John Fogerty de la Creedence Clearwater Revival. Interpretaron dos clásicos de la banda: “Up Around The Bend” y “Fortunate Son“, el alegato anti pijo de la CCR.

Fogerty se une así a una larga lista que va desde Paul Simon hasta Brian Johnson de AC/DC pasando por Paul McCartney, Steve Miller, Tony Bennett o Miley Cyrus.

El próximo 9 de mayo Billy Joel cumplirá 70 años. Y ahí sigue, al pie del cañón. Estos conciertos del MSG forman parte de las celebraciones de sus siete décadas de vida.

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, Música

El falso éxito internacional de Rosalía

AV LVdG Rosalia titular artEl domingo pasado La Voz de Galicia, a insistencia de Javier Becerra, me publicó un texto “El falso éxito internacional de Rosalía” (afortunado título a sugerencia del propio JB). Era un anexo a su artículo principal, “¿Lo de Rosalía es para tanto?“. A lo largo del día ambas piezas aparecieron en el diario hermano de La Voz de Asturias. Por el interés despertado paso a reproducir integra mi nota (que también pueden ver, así como el artículo de Javier Becerra, en los enlaces correspondientes). Tan solo he añadido un par de frases referidas a Jorge Drexler:

«Desde hace tiempo se conoce que la sobreexposición es perjudicial para el objetivo fijado y resulta contraproducente. Porque puede causar el efecto contrario al perseguido. Concretado al marketing musical esto se traduce en lo siguiente:

  • Antiguamente las radio formulas machacaban las canciones de éxito. Esto se podía traducir en ventas de sencillos. El mercado discográfico estaba dividido en sencillos y álbumes. Prevalecían criterios como el poder adquisitivo directamente relacionado con la edad del comprador, el tipo de música, la credibilidad del artista, etc. Se daba el caso que excelentes artistas de rock eran considerados horteras porque sus discos sonaban en Los 40 Principales y copaban las listas de éxitos. La Creedence Clearwater Revival es un claro ejemplo. Por el contrario, Led Zeppelin se negaban a editar singles para evitar esta situación. Y eso que los tenían estupendos.
  • Los álbumes eran para artistas de largo recorrido, para un publico más adulto, con criterio formado y de mayor poder adquisitivo. Para artistas con credibilidad. Nótese que uso poder adquisitivo y credibilidad por segunda vez. Son dos conceptos claves.
  • En la era digital quienes dictaminan, lo que es de buen gusto o hortera, se han multiplicado. Las/os fans de antaño son las/os influencers de hoy en día. Solo que las/os haters en nuestros días tienen más peso y repercusión que antes. Las redes sociales proporcionan unos cauces de los que carecían. En cambio, sean fans o influencers mantienen proporcionalmente el mismo peso especifico.
  • Antiguamente la fama (por ejemplo, ser portada del ¡Hola!) no vendía discos, pero proporcionaba galas. La fama digital ni vende discos ni hace que actúes todos los fines de semana del año. Como los tiempos han cambiado y hay nuevos negocios, hoy puedes facturar en conceptos como patrocinios, merchandising o festivales. Las preguntas son ¿cuánto durarán estos nuevos ingresos y que tiene que ver la música con ellos?
  • La sobreexposición siempre provocó que el producto en cuestión resultase estomagante. Esto en nuestros días se multiplica por los haters en las redes sociales. Quienes además influyen en la propagación del mensaje sin quererlo.

El caso de Rosalía corresponde claramente a estos parámetros. Y lleva ya un par de años de recorrido. No funcionó con su primer disco (vendió poco). Pero el interés se tradujo en un buen número de actuaciones. Su segundo álbum ha vendido más, objeto de una campaña masiva de marketing, pero bastante menos de lo esperado. Y no parece haberse traducido de momento en contrataciones (su gala más importante fue un playback gratuito en la Plaza de Colón en Madrid).

¿Qué ha logrado el marketing masivo –técnica tan antigua como negativa porque actúa como un bumerán­­– en el caso de Rosalía? Engañar a público y medios generalistas. Nos han vendido que es un fenómeno internacional. No lo es. Pero la gente y muchos periodistas y becarios mediáticos se lo han tragado. Fuera de España no ha aparecido en ninguna lista de éxitos. Ni en las de los más vendidos, ni en las de streaming, ni en las de las canciones más radiadas. También nos han engañado con los premios Grammy. Ha logrado dos Grammy latinos, no los de verdad. Los latinos tienen su aquel a la hora de concederlos (hay mucha “política”, por decir algo diplomático). Pero se habla de estos galardones obviando lo de “latino”. ¿Engaño o clasismo? Para completar la manipulación mediática hay que recordar que Jorge Drexler ganó ¡tres! Pero aquí resaltaron los dos de Rosalía.  Nos han vendido lo del anuncio en los luminosos de Times Square (de NY). Pero no nos han contado que son propiedad de Sony (la empresa matriz de su discográfica) y que el álbum no estaba disponible. Craso error (anunciar un producto que no está a la venta). Nos han relatado que a Kim Kardashian le gusta el disco. ¿Y? ¿Quién es? ¿Cuántos discos le gustan al día? ¿A la gente que nos gusta la música de verdad nos importa su opinión? Probablemente lo que piense nos va a alejar de Rosalía. La opinión de una hortera siempre será una horterada. ¿Los referentes mediáticos que han empleado para vendernos el producto Rosalía son relevantes? No. Son todos del siglo pasado. Nos intentan pasar por moderno algo usando clichés desfasados. Como Jools Holland o el sexagenario crítico del New York Times. ¿Ha funcionado Rosalía en Inglaterra o EEUU? No. Esa es la respuesta y la falta de influencia de estos no influencers.

La última ha sido la actuación en los devaluados premios Goya. Haciendo una pretenciosa versión de un clásico de Los Chunguitos. Con un coro catalán, del templo de la burguesía de esos lares (y de su corrupción). Por si teníamos dudas de a quien no representaba Rosalía, el otro día nos lo dejó claro. Tomó una canción callejera, de arrabal, y pretendió elevarla al gusto de las mentes bien pensantes de toda la vida. ¡Un mojón! Pero, eso sí, una vez más consiguieron engañar a los ignorantes. Esos mismos que en sus notas de prensa escribieron que “recibió el aplauso incluso de sus autores originales”.  Dos autores que están muertos. Ambos. ¿Confunden autores con artistas? Si es así, no hay mejor prueba de la ignorancia de quienes escriben alabando a Rosalía.

Mal marketing. Porque el marketing se marca unos objetivos. Si el objetivo era crear un falso clima de éxito lo han logrado. Pero el buen marketing busca la rentabilidad. Y el humo es deficitario. A corto y largo plazo. El tiempo dictaminará sentencia. Mientras tanto recordemos los avisos para nuestra salud de los paquetes de cigarrillos, esos productos que también producen humo…»

 

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Un siglo de canciones 132: “I Heard It Through The Grapevine”

Marvin-Gaye-Grapevine

“I Heard It Through The Grapevine” fue compuesta en 1966 por Norman Whitfield -autor y productor de innumerables hits de Tamla/Motown– y Barrett Strong -el cantante de la versión original del “Money (That’s What I Want“) que grabarían los Beatles al principio de su carrera-. El recorrido de la canción ha sido imparable a lo largo de las décadas, a pesar de no haber arrancado con brío. La grabación original corrió a cargo de los Miracles de Smokey Robinson. Pero a Barry Gordy, el todopoderoso propietario de Tamla, no le gustó y rechazó el disco (no apareció en el mercado hasta un año después como parte de su LP Special Occasion). Pidió a los autores algo con más sustancia.

En 1967 Whitfield la grabó con Marvin Gaye. A Gordy tampoco le agradó. NW volvió al estudio, tal era su fe en el tema. Esta vez lo intentó con Gladys Knight & The Pips. Por fin consiguió convencer al jefe y se editó en septiembre del 67. El camino hacía la gloria de “I Heard It Through The Grapevine” se había despejado: alcanzó el nº 2 de las listas Pop de EEUU (nº 1 en las de Soul/R&B).

La versión de Marvin Gaye se incluyó en su álbum In The Groove (1968). Las radios empezaron a programar el tema y a Barry Gordy no le quedó mas remedio que publicar el single, a finales de octubre. El camino hacía el nº 1 fue implacable. Estuvo 7 semanas en la cima de la lista de sencillos (desde diciembre del 68 hasta enero del 68). De paso se convirtió en el 45 más vendido de la discográfica (hasta ese momento). Por supuesto cambiaron el titulo del disco grande –In The Groove– y lo reeditaron como I Heard It Through The Grapevine.  La recreación de MG está considerada como un clásico de la música popular. Si quieren escucharla pinchen aquí (el videomontaje inserta la letra). Les dejo para su deleite una impresionante interpretación a capella.

A partir de ahí se sucedieron las versiones. De todos los estilos y colores. Norman Whitfield la produjo de nuevo en 1969 para Cloud 9 el disco psicodélico de los Temptaions. En 1970 Creedence Clearwater Revival incluyen su revisión de 11 minutos en su LP Cosmo’s Factory.

Curiosamente Whitfield y Strong no volvieron a componer juntos tras “I Heard It Through The Grapevine” .

Entradas relacionadas:

Un siglo de canciones (todos los posts)

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Música

Wrote A Song For Everyone es el nuevo disco de John Fogerty

Fogerty

Wrote A Song For Everyone” es el nuevo disco de John Fogerty. Su noveno álbum de estudio tras la separación de la Creedence Clearwater Revival. Solo hay dos canciones nuevas. El resto son revisiones de sus clásicos con distintos artistas invitados. Echo en falta algún incunable como “Down On The Corner“.

La lista de colaboradores es impresionante: Foo Fighters, Keith Urban, Miranda Lambert, Tom Morello, Zac Brown Band, My Morning Jacket, Kid Rock, Bob Seger, Alan Jackson, Jennifer Hudson, Allen Toussaint, etc. También le ayudan sus hijos Shane y Tyler. Fogerty cuenta que la idea de este disco surgió de su mujer.

Hay momentos memorables como el solo de guitarra de Tom Morello en la canción que da título al CD. Y Miranda Lambert se luce cantandola junto al autor (este tema originalmente apareció en el LP de Country de CCR). Foo Fighters (“Fortunate Son“, su alegato contra la discriminación en el reclutamiento para la guerra de Vietnam), Zac Brown Band (“Bad Moon RIsing“), Bob Seger (“Who’ll Stop The Rain“, su recuerdo del festival de Woodstock), Jennifer Hudson y Allen Toussaint con la Rebirth Brass Band (“Proud Mary“, inolvidable la versión de Ike & Tina Turner), Alan Jackson (“Have You Ever Seen The Rain“) y Brad Paisley (“Hot Rod Heart“) dejan el listo muy alto. Se ponen al servicio de las composiciones pero aportando su personalidad.

El primer video es de uno de los dos temas nuevos, “Mystic Highway“. Escribía ayer el amigo Manolo Fernández, en Facebook, que le parecía la canción del año. No me atrevo a tanto. Pero desde luego es muy buena. Y para quienes ya tenemos una edad nos trae ecos de otras épocas (varias). Juzguen por si mismos y no pierdan detalle a las imágenes porque recorren parte de la historia de John Fogerty.

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Un siglo de canciones 79: “Down On The Corner”

2 de agosto de 2010

Down on the corner out in the street
Willy and the Poor Boys are playin’
Bring a nickel tap your feet.

“Down On The Corner” abría brillantemente el cuarto álbum de la Creedence Clearwater Revival, “Willie And The Poor Boys” (1969). Y es la única canción en la que se hace referencia al título del LP: una banda de músicos callejeros que se ganan la vida tocando por las esquinas.

La Creedence ya nos había acostumbrado a producir algunos de los mejores singles de rock del momento. Su “Proud Mary” fue el primer indicio del talento autoral de John Fogerty (su habilidad vocal también provocó que se convirtiese en el cantante de la banda, quitándole el puesto a su hermano mayor Tom). En 1971 Ike & Tina Turner la inmortalizaron con su versión. Pero es otra canción y otro post…

Lo más sorprendente es que este 4º disco era ¡su tercer álbum de 1969! En enero habían editado “Born On The Bayou“, y en agosto “Green River“. “Willie And The Poor Boys” es de noviembre.

Down On The Cornera pesar de editarse a finales del 69 fue una de las canciones de mis vacaciones (Semana Santa y verano del 70). En realidad todos los singles que CCR iban editando atronaban por todas partes. Eso provocó que muchos por aquí los considerasen una banda “hortera”. Algo que no se correspondía a la realidad ni sucedía en su California natal. Formados en el área de San Francisco (El Cerrito) la crítica “underground” les acogió favorablemente desde su primer disco. Su reputación los llevó a actuar en el festival de Atlanta y en Woodstock.

La primera caratula es la original americana. La que verán a continuación es la española, editada por la desaparecida Marfer.

Como es fácil comprobar este single pertenece a la época dorada de los sencillos de doble cara A. En este caso el otro tema era “Fortunate Son“, que alcanzó el nº 14 en las listas pop estadounidense. Mientras que nuestra canción de hoy llegó al 3.

 Les dejo con su actuación en el show de Ed Sullivan, donde salieron caracterizados como Willie y los Poor Boys, reproduciendo la portada del álbum.

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

 

12 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones