Archivo de la etiqueta: Xavi

Ya es oficial: el Barça campeón de Liga

MD

Ya es oficial: el Barça se ha proclamado matemáticamente Campeón de la Liga 2018/19. Para mi, y muchos, eran campeones desde hace tiempo. En mi caso concreto, lo eran desde que el Real Madrid le enseñó la puerta a Cristiano Ronaldo (sin un recambio de categoría) y contrató a Lopetegui. Deportivamente la deriva madridista en Liga tuvo su primer punto álgido con el 5-1 en el Camp Nou sin Messi. En este sentido (el deportivo) es admirable la presión e insistencia que ha mantenido el Atlético de Madrid durante tantas semanas. Hasta esta jornada (cuando ya solo quedan tres por disputarse).

Respecto al Atleti, su Supercopa de Europa (frente al Madrid) y logrando el subcampeonato de Liga les confirmaría como el segundo equipo de Madrid.

Solo queda felicitar al Barça por revalidar el titulo de Liga (su octava en los últimos 11 campeonatos) y especialmente a Valverde, su técnico. Ha sabido pilotar, en sus dos temporadas, una plantilla sin dos bastiones como Xavi e Iniesta y en esta 2018/19 ha recuperado la mejor versión de Messi.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Iker Casillas y Xavi Premio Príncipe de Asturias

Iker Casillas y Xavi han sido galardonados con el Premio Principe de Asturias del Deporte. La propuesta fue hecha por Blatter, Presidente de la FIFA. Enhorabuena a ambos por el galardón.

¿Será otro golpe al Cristianismo? ¿Es una conspiración “española” contra el clan de los portugueses? ¿Cómo le afectará a Tristiano? ¿Cuál será su reacción?

16 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Penoso arbitraje en el Camp Nou (el Barça gana 3-2 al Madrid)

Clos Gómez dio un (desafortunado) recital de pito en el partido de ida de la Supercopa. Aparte de varios errores graves (que comentaré más adelante) hubo una clara intención “casera” en su arbitraje. Y un desmedido afán de salir airoso del Camp Nou, con esa absurda manía de intentar compensar (en este caso para favorecer al equipo local).

En mi opinión la relación de errores graves es la siguiente:

  • No mostrar amarilla a Alexis en su primer piscinazo. Y después le consintió otro más. Estas dos jugadas puntuales condicionaron su actuación y la de sus jueces de línea. Les pudo la presión del público. Posteriormente el delantero intentó provocar otro penalti, en una jugada en la que se enganchó entre las piernas de Arbeloa. El chileno no debió acabar el partido (si hubiese visto la tarjeta de primeras no habría sucedido todo lo demás).
  • No expulsó a Mascherano. Se limitó a sacar amarilla. Quizás por eso luego “perdonó” a Albiol.
  • En la segunda parte solo pitó una falta a favor del Real Madrid en ataque. Y se tragó una entrada de Mascherano en la frontal del área sobre Di María. El defensa no tendría que haber estado en el campo, pero lo estaba. Tenía que haber sido su segunda amarilla, pero no pitó ni falta. Para evitarse problemas.
  • El gol del empate de Pedro (1-1, justo tras el tanto de Cristiano Ronaldo) fue en fuera de juego.

Mourinho definió muy bien la primera parte en la rueda de prensa posterior al encuentro: “El primer tiempo no me ha gustado. Algunas veces hacemos un juego que no queremos hacer. El adversario tiene el mérito de cambiar el plan de juego que tú tienes. Ha apretado mucho y ha jugado bien. En el primer tiempo nos limitamos a jugar bien defensivamente, pero sin salida. El Barcelona fue superior en el primer tiempo. En el segundo hemos hecho un juego completamente diferente.”

Efectivamente el Madrid salió con otra cara en la segunda parte. Presionó más arriba, y llegó a la portería culé. Creó peligro a pesar de un inoperante Benzema (quien se empieza a parecer peligrosamente al que llegó a la casa blanca y no al que nos deslumbró la temporada pasada). Las entradas de Higuaín y Di Maria aportaron profundidad y frescura.

Estos segundos 45 minutos fueron trepidantes de cara al marcador: se marcaron los cinco tantos (CR7, Pedro, Messi de penalti, Xavi y Di María).

En el duelo particular Messi/Ronaldo ambos anotaron: el argentino transformó una pena máxima y el portugués cabeceó el 0-1 tras un gran saque de esquina de Özil (otra vez desaparecido en la primera mitad). Los dos estuvieron bien controlados por las defensas, y en un par de jugadas personales destaparon el tarro de sus esencias. Como es lógico, porque jugaba en casa, el blaugrana buscó más la portería rival.

Las espadas están en alto. La vuelta en el Bernabéu decidirá el primer titulo nacional de la temporada 2012/13. El valor doble de los goles marcados fuera puede ser un facto decisivo. Pero atención porque últimamente los de Mou juegan mejor en Barcelona, y los azulgranas en el Bernabéu…

21 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Exhibición táctica de España

En una exhibición táctica de España se ganó 4-0 a Italia  en una final antológica. Vicente del Bosque, en otra clase magistral, movió las piezas como debía y desarticuló al rival. Fiel a sus ideas y planteamientos iniciales, volvió a acertar en los cambios. La guinda la puso el debut de Mata a pocos minutos del fin: marcó el cuarto gol a pase de Torres, lo cual de paso le sirvió para conseguir el titulo de máximo goleador del campeonato (el de Fuenlabrada había marcado su tercer tanto nada más salir; en el empate a tres deciden las asistencias, y más si estas se logran en la final).

No sé que contarles que no hayan visto y disfrutado. Intentaré dar algunas claves, en mi opinión.

Este twitter lo escribí al conocer la alineación de España. Del Bosque repetía lo formación del debut, contra Italia precisamente. La mejoría de Cesc Fábregas es una de estas claves. Ha aportado goles, asistencias, y presencia en las zonas decisivas del campo.

Andrés Iniesta y Sergio Ramos: nuestros dos mejores jugadores de campo del torneo. El culé fue elegido el mejor de la final. Es el tercer partido de la Eurocopa en el que esto sucede. El madridista terminó siendo el jugador más valorado, superando a Cristiano Ronaldo en la clasificación, por su descomunal actuación de anoche. A ambos les faltó marcar para redondear un campeonato de ensueño. Pero ahí estuvieron en todo momento. Cargaron con el equipo. Podríamos dividir a la “estatal” en dos mitades: la de atrás comandada por Ramos, y de medio campo para adelante bajo la impecable batuta de Iniesta. Para el recuerdo el penalti a lo Panenka en la tanda frente a Portugal lanzado por el de Camas (quien además estuvo a punto de adornarse ayer con un gol de tacón, que provocó la guasa y buen humor entre él y sus compañeros).

Silva quien empezó muy bien, generó dudas por problemas físicos. Pero siempre estuvo a la altura. Cierra el torneo con 3 asistencias de los 12 goles que ha marcado La Roja. Y el que consiguió ayer en el minuto 14, tras una impresionante jugada de Cesc, abrió la lata y encaminó el triunfo. El seleccionador le mantuvo como titular, y se mantuvo firme frente a las voces que pedían su salida del once.

Los números de Xavi estaban siendo buenos. Pero todos notábamos que faltaba esa chispa, ese detonante que marca el rumbo. Él mismo lo reconocía en una entrevista este pasado fin de semana. Afirmaba que no había sido trascendente. Ayer en Kiev lo fue. Realizó su mejor partido. Y la selección lo notó. Mejoró la velocidad en la circulación del balón. Apareció la profundidad de forma más constante y frecuente. Su pase a Jordi Alba sentenció el partido. Y la carrera del lateral y su tranquilidad a la hora de rematar fueron un prodigio, a la altura de la pelota que le envió Xavi Hernández. Quien ha ido de menos a más, y ha jugado su mejor encuentro justo cuando más se le necesitaba.

España ha mostrado una preparación física impresionante. La prórroga contra Portugal y la final son las mejores pruebas. Y aquí quiero hablar de Guardiola y Mourinho. Porque evidentemente sus jugadores son los que mejor desempeño han mostrado en este aspecto. Quizás por eso tan solo alguno de los nuestros, como David Silva, han acusado la fatiga que tanto ha afectado a nuestros rivales. Y el colmo fue lo que le pasó a la azzurra ayer. Agotaron los tres cambios (el primero por lesión de Chiellini en el 21 de la primera parte)  y se quedaron en diez cuando Motta se quebró al poco de entrar al campo.

La solidez defensiva de nuestro combinado ha sido sencillamente espectacular. Solo hemos encajado un gol. En el primer partido (Di Natale). Las criticas al doble pivote –Sergio Busquets y Xabi Alonso– siempre me parecieron fuera de lugar. Un esquema innegociable, conociendo además como juegan los equipos de Don Vicente. Necesitábamos que los laterales se soltasen. Algo que se fue logrando partido a partido. Hasta alcanzar cotas escandalosas: ya nadie les discute. Uno ha fichado por el Barça, y Arbeloa ha terminado como el décimo mejor pasador de la Eurocopa, con un 79% de acierto. Lo que en principio me parecía un problema se ha convertido en una bendición. El lateral diestro ha anulado a Ribery, Cristiano Ronaldo, Cassano, y a quien se plantase por su banda. Y Alba ha provocado estragos con sus subidas, y asociaciones con los Iniesta, Silva, Cesc, o quien se asomase para apoyarle.

Del Bosque ha hecho de la necesidad virtud: la baja de Villa supuso retoques como el del falso delantero centro. Otro tonto-debate (a la altura del surgido por las rutas de los  viajes entre cuartos y semis, o el del escudo en la equipación: se trataba de enredar y crear polémicas; cosas de los medios). En el Real Madrid por ejemplo Alfredo di Stéfano era un falso nueve. Y qué decir de su sustituto Ramón Grosso. O cuando el propio Del Bosque puso a Guti ahí (se salió e incluso los metía de cabeza). O Cruyff. El mismo Messi. Nunca discutí esa estrategia, pero si la elección de Cesc para esa posición en el primer partido. Y Fábregas ha ido respondiendo a la confianza del mister. Y ha terminando siendo un bastión.

En el cuarto de hora después del 1-0 los de Prandelli sorprendentemente se recompusieron. Y achucharon. Fueron unos quince minutos en los que se vinieron arriba. Los únicos en los que vimos a Pirlo. Y entonces apareció el santo. Iker Casillas estuvo impecable por alto, en los córners, despejando de puños remates desde fuera del área, robando la pelota de la cabeza de los transalpinos. Impecable en la colocación. San Iker reapareció en la segunda parte, esta vez frente a Di Natale (había reemplazado a Cassano). Era una jugada muy parecida a la del primer enfrentamiento. Pero esta vez el esférico no acabó en nuestra red.

La pareja Sergio Ramos-Gerard Piqué es sencillamente impresionante. Parece que llevan toda la vida jugando juntos. Del andaluz ya he comentado más arriba. El catalán comenzó con algún despiste puntual, pero se acabó imponiendo a base de velocidad, sentido de la anticipación y excelente salida de balón. Tenemos muro de clase y categoría para muchos años.

Hasta aquí mis impresiones. Dejen las suyas en los comentarios. Y disfrutemos de este hito.

7 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Disfrutando en el Bernabéu

Los más viejos del lugar no solemos ver con buenos ojos los homenajes, tributos, o festejos previos a los partidos. Es pura superstición. Por eso cuando vimos un trofeo a la salida del vestuario de jugadores nos temimos lo peor. Rápidamente dedujimos que era la Copa de Rey de baloncesto. Y especulamos sobre las dificultades que nos pondría el Espanyol (a pesar del bache en el que parecía haber entrado a la vista de los dos últimos resultados obtenidos). El oráculo nos tranquilizó: 4-1 fue su vaticinio. Y los bocatas de pata negra hicieron el resto.

Efectivamente la plantilla de baloncesto saltó al césped del Bernabéu. Y se llevaron una merecida ovación. Bien ambientada por el speaker que recordó que se había logrado en Barcelona, y que ahora éramos el equipo que más veces hemos ganado esta competición (obviamente no hizo mención al fracaso en la Euroliga).

Los periquitos salieron muy bien plantados en el campo. Y en el Real Madrid tan solo Xabi Alonso parecía enchufado. Y fue imponiendo el ritmo del partido, y por supuesto el de su equipo. Sus compañeros del centro del campo fueron los primeros en respaldarle. Kaká, Khedira y Özil, cuajaron un sensacional partido. Los dos primeros además marcaron dos golazos, de los cinco del equipo blanco (Cristiano Ronaldo abrió el marcador e Higuaín hizo doblete). El brasileño y el alemán de ascendencia turca mostraron todas sus virtudes ofensivas, y una brega y lucha en el aspecto defensivo que tantas veces les hemos echado de menos.  Si Kaká y Özil siguen por este camino nuestro final de temporada puede ser glorioso. Porque si a sus indudables capacidades técnicas (conducción de balón, visión de juego, precisión en el pase, velocidad, desmarque) le sumamos el sacrificio, el nivel de peligro del equipo aumenta considerablemente. No es lo mismo que te roben el esférico cualquiera de los dos a que lo haga… o que estén cerca de quien recupera la pelota. Así sucedió ayer en varias jugadas (unas fueron gol y otras clarísimas oportunidades).

Me gusto mucho una disposición táctica que planteo Pochettino: cuando el Madrid sacaba córneres mandaba tres jugadores arriba. De esta forma fijaba atrás a cuatro defensores locales.

Del Madrid me gustó todo. Menos Carvalho. No estuve solo: fue abucheado. Su lamentable primera parte le dejó en el vestuario. Tras el descanso salió Varanne (¿qué pasa con Albiol?).

Higuaín y Özil fueron ovacionados cuando fueron cambiados (el argentino tras marcar su segundo tanto). Entraron Morata y Callejón respectivamente.

Fue un 5-0 y pudo ser un resultado más amplio. El Pipita marró dos ocasiones, CR7 su enésimo mano a mano (aparte de dos excelentes remates lejanos), son algunas de las jugadas que recuerdo ahora mismo.

Al Espanyol le falló la defensa, desarbolada por la avalancha de los All Whites. Raúl Rodríguez estuvo bastante desacertado. Y acusó las continuas “embestidas” del renacido Higuaín. Se retiró contusionado… probablemente quedó tocado por su fallo en el primer gol (Ronaldo).

La exhibición blanca vino precedida por la de Iniesta y Keita la noche del sábado. Entre ambos dieron buena cuenta del Sporting de Gijón. El Barcelona se impuso 3-1 (monumental vaselina de Xavi en el tercer tanto).

A los de Clemente se les puso el partido de cara nada más comenzar la segunda parte: empataron el partido y Piqué fue justamente expulsado (este chico parece empeñado en hacerle la competencia mental a Pepe).

El Barcelona clama por tres penaltis no señalados. Para mi claro, claro, fue el de la mano, el tercero. Luego viendo las repeticiones en la tele igual lo fueron los tres (como lo fue el cometido sobre Khedira en el Bernabéu, pero que en el campo no me lo pareció). En el primero, el que Alves interviniese en la jugada quizás influyese en la decisión arbitral. Le tienen tomada la matricula, conocen sus dotes teatrales.

Es probable que el árbitro tuviese mal conciencia porque mediada la segunda parte machacó a los asturianos a tarjetas. Aunque el récord lo batió el impresentable de Iturralde: sacó amarilla a 9 de los 10 jugadores de campo del Valencia en Granada.

Quedan 13 partidos y se mantiene la diferencia de 10 puntos entre Madrid y Barça, cuando faltan 39 por disputarse.


3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

A pesar de los 4 goles de Messi el Barça sigue a 10 puntos

A pesar de los 4 goles de Messi -el primer jugador que lo consigue esta temporada- el Barcelona sigue a 10 puntos del Real Madrid. En un inmenso partido del argentino los culés se impusieron 5-1 al Valencia (el quinto fue una preciosa vaselina de Xavi, en el segundo balón que tocaba). El marcador refleja la superioridad del juego blaugrana. Crearon un aluvión de oportunidades. Pero solo el acierto del argentino encauzó el resultado. Que se vio frenado por el portero visitante, un palo, y desaciertos en el remate final (recuerdo varias oportunidades: un par de Fábregas, Alexis, el propio Xavi en su primer contacto con el esférico, dos de Tello, etc.).

El Valencia salió buscando contras rápidas. Hubo tres seguidas que fueron cortadas por fuera de juego (bien señalados). Pero el peligro se veía venir. A pesar de Messi, enchufado desde el pitido inicial. El gran gol de Piatti en el minuto 8, en una de esas salidas vertiginosas, fue un espejismo. Y a partir de ese momento Iniesta y Cesc cogieron el mando del equipo, y cuajaron un partidazo. Messi ya estaba bien flanqueado.

El empate llegó en el 22, en un remate prácticamente sin ángulo. Algo que vengo observando desde hace un par de temporadas (típico en Higuaín, y de alguna manera similar al primero de Benzema el sábado), pero que no recuerdo del siglo XX. Al menos con la frecuencia que se viene repitiendo ahora. Y me parece una clara demostración del alto nivel técnico que han alcanzado los futbolistas de hoy en día. Cinco minutos después Messi anotó el 2-1. Los otros tres goles llegaron en la segunda parte, en el cuarto de hora final.

Anteriormente, y permítanme la digresión, los madridistas disfrutamos de lo lindo con nuestro equipo de baloncesto. Era la tercera final de Copa del Rey seguida que nos enfrentaba al Barça. Habíamos perdido las dos anteriores. Y esta se jugaba en la Ciudad Condal. Ambos equipos llegaban con 22 títulos cada uno. Se jugaban la supremacía histórica del torneo. Los de Laso se impusieron en todos los aspectos del juego. Dominaron el partido de principio a fin (los azulgranas nunca se adelantaron en el marcador). Solo hubo un momento en el que los locales fueron ese gran equipo que son: una fase en el tercer periodo en el que recortaron una diferencia de 11 puntos y se pusieron a solo uno. Otro espejismo..

Mi opinión al respecto de la final: primero, al rival le falló nuestro verdugo habitual, el gran Juan Carlos Navarro. No tuvo su día ni su torneo. Y eso que anotó, pero no fue decisivo. El enorme partido de Llull (23 puntos y MVP) y el último cuarto de Carroll (22 pts. 14 en el 4º periodo) sí resultaron decisivos. Además estuvieron muy bien acompañados (Suárez, Sergio, Bejic, Mirotic, Singler, etc.). En esta ocasión el movimiento de banquillo nos ha funcionado. Y finalmente, la estadística: el Madrid cumplió con su media de 90 puntos de anotación durante el torneo. El Barça cedió más de los 63 puntos que tenían de media por encuentro. 91-74 fue el resultado final.

El sábado en el Bernabéu a la civilizada hora de las ocho de la noche nos enfrentamos al Racing de Santander. En una gran primera parte el encuentro quedó visto para sentencia. La superioridad fue abrumadora. Tan solo empañada por un par de jugadas polémicas: la expulsión de Cisma por doble amarilla, y el 2-0 de Benzema.

Me sorprende el debate suscitado por aplicar el reglamento. Dos manos son dos tarjetas, y por tanto expulsión. No sé donde surge el problema. Del fuera de juego del francés no me enteré en el campo. No lo vi. Finalizado el partido, cruzando la Castellana, mi hermano me avisa que en la radio están diciendo que hubo fuera de juego. Me quedé de piedra. Luego ya en los resúmenes pude comprobar que efectivamente el mejor madridista arrancó en orsay.

Benzema, dos goles, cuajó otra gran actuación. Y eso que me dio la impresión que anda sobrado de un par de kilos. Este fue el lastre en su primera temporada y media con nosotros. Ahora, su confianza y autoestima está por las nubes, y el sobrepeso no parece repercutir en su rendimiento. Aunque le reste punta de velocidad.

Mourinho devolvió a Sergio Ramos al lateral derecho (por sanción de Arbeloa y lesión de Lass). Su lugar en el centro de la defensa, junto a Pepe, lo ocupó Varanne. La otra novedad fue la presencia de Kaká por Higuaín (estaba tocado y no entrenó durante la semana). Entre el brasileño y Özil manejaron el ataque blanco. Xabi Alonso dio otro recital (incluso en algún pase largo demasiado fuerte),. Y Granero destacó más en tareas defensivas (presión, ocupación de espacios, recuperación) que en el aspecto creativo (en los pies de Don Ricardo y Don Mesut).

Di María reapareció en la segunda parte y metió un golazo. Al poco se retiró tocado (la sombra de Robben es muy alargada… y espero no ser cenizo).

La lata la abrió Cristiano Ronaldo, de cabeza, bien colocado en el segundo poste y cerca de la raya de gol. Un pase en profundidad de Özil fue jugado y rematado por Kaká. Su disparo fue rechazado por Toño en el palo corto. El balón se fue para arriba y el propio Kaká, de cabeza, se lo envió a CR7.

La segunda parte fue de aliño. El equipo ya estaba con Moscú en mente… el martes a las 18:00 horas.

Getafe 1 Espanyol 1

Real Madrid 4 Racing 0

Sevilla 2 Osasuna 0

Granada 4 R. Sociedad 1

Athletic 3 Málaga 0

Sporting 1 Atlético 1

Mallorca 4 Villarreal 0

Levante 3 Rayo 5

Barcelona 5 Valencia 1

Real ZaragozaBetis

6 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes, Fútbol

Los All Whites vuelven a arrasar en otra gran primera parte

Tras el empacho dominical solo he visto dos partidos de esta jornada. El del Bernabéu donde los All Whites volvieron a arrasar en otra gran primera parte. Y el día antes vi el aburrido Granada 0 Barcelona 1.

Los azulgranas jugaron con doce. Y el Granada acabó en nueve. En mi opinión -coincido con Andujar– ambos jugadores locales fueron bien expulsados. Pero el jugador  nº 12 se notó en su trato a los azulgranas. Aplicó criterios distintos para medir a los dos contendientes. El debutante culé Cuenca no debió terminar el partido. Y lo hizo. El que se equivocase -o no- en dos jugadas de fuera de juego, las pocas veces que el Granada se acercó a las inmediaciones del área blaugrana, siendo relevante no es definitivo. La superioridad numérica del visitante -por la permanencia en el campo de su canterano- si marca un punto y aparte en el devenir del encuentro.

Finalmente son tres puntos, y pasado el tiempo nadie se acordará del mal partido en Granada. Recuerdo un soporífero partido del Atlético de Madrid en Los Cármenes, esta misma temporada. La diferencia: los rojiblancos empataron a cero y Xavi con un sensacional saque de falta amarró los tres puntos.

En una noche que amenazaba lluvia -y llovió- el Santiago Bernabéu registró una buena entrada. Y la primera parte hizo las delicias del respetable. Que aguantó estoicamente la faena de aliño de los segundos 45 minutos. Fútbol control que podría decir Xabi Alonso, tan amante de controlar los tiempos del juego. Cada vez me recuerda más a Fernando Redondo. Maneja y controla los partidos a su antojo. Despliega a sus compañeros en corto y en largo: algunos le han comparado a un quarterback de fútbol americano,  y en muchas contras el Real Madrid se asemeja a un equipo de Rugby.  Y el tolosarra se siente muy cómodo con el marcador a favor, dosificando esfuerzos y velocidad. La ovación que recibió al ser sustituido es de las que hacen época.

El momento de forma del vasco y de Marcelo es espectacular. Kaká es todo un born again (gran remate en su segundo gol, raso y ajustado al poste). Khedira ocupa todos los espacios, corta y obstruye todas las jugadas del rival. Benzema marcó el tanto que abrió el marcador. Casillas, como siempre, tuvo dos intervenciones fundamentales. Ramos está más que afianzado como central (le anularon un gol al poco de empezar). Arbeloa ha mejorado sus prestaciones ofensivas. Pero anoche destacó un jugador sobre todos: Di María.

El argentino marcó un gol. Su pase en largo, desde la divisoria del centro de campo casi pegado a la banda, fue digno del mejor Alonso. Y Benzema lo aprovechó para anotar el 1-0. Lleva media docena de pases de gol en los tres últimos partidos. En el segundo, de Kaká, rodeado de jugadores del Villareal, vio el hueco para pasarle la pelota al brasileño. Y además ayudo a sus centrocampistas, bajó a defender, se cambió constantemente de banda. Su movilidad y actividad fueron letales para los de Garrido, el hoy discutido técnico del submarino amarillo.

Cristiano Ronaldo no estuvo afortunado. Tampoco Messi. Sus equipos ganaron. Pero parece que el Barça acusó mas el transitorio mal momento del argentino.

Y el Levante, una jornada más, sigue liderando la clasificación.

8 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol