Archivo de la etiqueta: Iñaki Williams

San Mamés se rinde a Benzema

Jesús Alvarez Orihuela AS

Hace unas semanas se jugó el aplazado Real Madrid-Athletic de Bilbao. Anoche se adelantó el Athletic de Bilbao-Real Madrid correspondiente a la jornada 21.

Viendo la alineación de Ancelotti me surgió una certeza y una sospecha. A la vista de las bajas merengues (el virus, la sanción de Casemiro y las lesiones) queda claro que «mi» Antonio Blanco no goza de la confianza del técnico italiano. Esta es la certeza y la sospecha es la presencia de Hazard en el once. Los más veteranos del lugar conocen que sospeché del belga desde que se anunció su fichaje. De hecho creo que los dos grandes errores de Zidane en su vuelta fueron Hazard, su insistencia fue vital para que viniese, y el cese de Pintus, el preparador físico que trajo en su primera etapa. Prescindió de él porque cuando dimitió Pintus no siguió sus pasos y Zizou percibió que eso era una traición. Ancelotti le ha rescatado.

El partido no pudo tener un comienzo más trepidante. A los nueve minutos ya llevábamos tres goles. A los tres minutos un golazo de Benzema era el 0-1. Una buena combinación en la banda derecha entre el francés, VInicius y Kroos es rematada espléndidamente con una rosca perfecta al palo contrario. Tres minutos después Benzema anotaba el 0-2. El pase filtrado de Hazard rebotó en un defensa y una especie de cesión de Unai Núñez anularon el posible fuera de juego de Benzema. Y en el minuto nueve Sancet marcaba el 1-2, Otro golazo. Recibió en la frontal, se giró y cruzó al palo largo de Courtois (dio en el poste por dentro). Los leones despertaron con este tanto y se sacudieron el shock que supuso verse dos goles abajo en seis minutos.

El vértigo de los goles se correspondía con el del juego. El Athletic se volcaba sobre la meta blanca. Llegaban con peligro y terminaban las jugadas. Algunos de sus disparos se fueron fuera por poco. El Madrid respondía con contras rápidas. En una de ellas Hazard se fue muy bien por la derecha, superando a su marcador. Pero no se atrevió a disparar cuando encaraba al portero y prefirió buscar el pase a Benzema. Fue un centro defectuoso rechazado por los defensas.

En la primera media hora Camavinga tuvo más presencia que Fede Valverde. Ambos acompañaban a Kroos en la media blanca. Por parte rojiblanca De Marcos creaba muchos problemas en sus subidas. No solo tenía enfrente a Vini, también tenía arrestos para subir la banda con peligro. Sus centros, y los de Muniain, tenían toda la intención del mundo. Y aún tuvo la habilidad de evitar el tercer gol de Benzema.

En los minutos finales de la primera mitad el Madrid daba la impresión de haber perdido el control. Nos perjudicaba la anarquía de Camavinga y la tendencia de Mendy de taponar a Vinicius (lo cual facilitaba la labor de De Marcos en defensa).

El 1-2 al descanso nos dejaba una primera mitad excelente. Fútbol enérgico y competido. Bien jugado y con dos golazos de los tres marcados. De lo mejor que hemos visto en lo que va de Liga.

Sacó de centro el Athletic pero muy pronto el Madrid se hizo con la pelota. Fueron unos 10 minutos de dominio blanco. Benzema se dejaba caer por ambas bandas. A Fede Valverde se le veía bastante más, combinando por la derecha con Lucas Vázquez y Hazard. Era un Madrid más conservador, asegurando la posesión, sin correr riesgos.

Al filo de la hora de juego Balenciaga frenó en falta a Hazard, que se iba. Le perdonaron la amarilla. Al minuto cometió otra falta.

Un error de Lucas Vázquez en la salida de balón posibilitó la ocasión más clara de los locales. La pifió Lucas y también Iñaki Williams, que no tuvo la claridad para marcar.

Marcelino hizo varios cambios (3) en dos ventanas, para avivar el ritmo de su equipo. Pero el Madrid enfriaba el partido.

A falta de un cuarto de hora comenzaba a pensar que estábamos jugando con fuego y podíamos quemarnos. El 1-2 era un resultado corto. Para cerrar el partido lo más eficaz era marcar el tercer gol. Entiendo que la derrota del Atlético de Madrid y el empate entre Sevilla y Barça eran nuestra mejor medicina. Pero por eso mismo asegurar el triunfo era un gran paso adelante. Si nos empataban volverían a volar. Al igual que hicieron en la primera parte tras su gol.

En el 77 Nico WIlliams, el primero de los tres cambios locales, se fue por la izquierda. De Nacho, porque Mendy no sabemos donde andaba. A su pase no llegó su hermano Iñaki.

A falta de 10 minutos el empuje de Camavinga y Valverde sirvió para montar una contra. El portero salvó el gol de Hazard que los madridistas ya cantábamos. La mano abajo fue decisiva.

A punto de cumplirse el 84 retiraron a Muniain y entró Mariano por Vini.

Courtois tapó abajo un remate en carrera de Nico WIlliams a un pase filtrado de su hermano Iñaki. Y en el 85 debutó Peter con el primer equipo, sustituyendo a Hazard.

Al principio de esta crónica atizaba a Hazard. Y ahora para terminar puedo decir que tras su partido en el nuevo San Mamés he visto brotes verdes. No los vi en el partido anterior, a pesar de la propaganda oficial. Entonces su primera mitad fue penosa. Era imposible hacerlo peor. Por eso la segunda, pasable, sirvió para maquillar su actuación y poner en marcha el aparato propagandístico. Ayer estuvo participativo y acertado. Se le vio comprometido. A medida que vaya jugando ganará en confianza, la que no tuvo cuando buscó el pase en vez del tiro.

En el 89 Jovic entró por Benzema. Se retiró ovacionado con el estadio en pie (se me saltaron las lágrimas). A partir de entonces, incluidos los tres minutos de descuento, el Madrid dispuso de tres claras ocasiones. La primera de Peter. El meta local tuvo que salir de su área para desbaratar la internada del debutante. En la segunda Jovic, a pase de Peter, disparó flojo y al muñeco cuando estaba solo. Y finalmente Kroos, que el portero con otra mano abajo impidió el gol.

Tres puntos muy importantes. Con un partido más distanciamos en dos puntos al Sevilla y en tres al vigente campeón. Hace unos tres meses más o menos Carlos Galán, hincha del Atleti, me dijo que veía campeón al Madrid «de calle». No lo creí entonces y tampoco ahora. Mas tras este partido, que ha sido una victoria de la plantilla y del cuerpo técnico, creo que tenemos más fondo de armario del que podía pensar.

AS

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Courtois salva los tres puntos frente al Athletic

Helios de la Rubia realmadrid.com

Courtois salvó los tres puntos frente al Athletic de Bilbao. La falta de gol de los bilbaínos también tuvo mucho que ver. Porque dispusieron de más ocasiones que el Real Madrid, pero se encontraron con el mejor portero del mundo (ni estaba en la lista de los 10 mejores en la elección de los mejores del mundo). Y también con ñas acciones individuales de Alaba, Militao, Lucas Vázquez (titular ayer en el puesto de Carvajal), Casemiro y Fede Valverde que desbarataron peligros varios. Demasiadas ocasiones (sobre 18 remates en total), superiores a las generadas por el Madrid . Que se reducen a un par de Benzema (en la primera se reclamó penalti; fue muy claro pero al rematar…) y tres remates de Kroos (uno detenido por Unai Simón en tres tiempos). Además del gol de Benzema en el 39: Modric se hizo con un rechace a un remate desde la frontal de Marco Asensio; la dio rematadamente mal y le llegó al 9 blanco, quien la empujó a la red. Era la mejor noticia para el Madrid: retirarse al descanso con ventaja en el marcador.

El Madrid salió arrollador. Embotelló al Athletic en su campo. En el primer cuarto de hora la posesión fue de un 80% para los blancos. Las dos ocasiones de Benzema son de este periodo. Todo cambió a partir del minuto 18. Una escapada de Iñaki Williams, en la que se ayudó con el brazo y se señaló falta, demostró la fragilidad de la zaga madridista. Se fue en velocidad. A partir de este momento el Athletic creció. Iñaki WIlliams tuvo después una oportunidad clarísima. El afrobilbaíno, que hasta la temporada pasada competía con VInicius en cuanto a quien fallaba más goles, sigue sin ver portería.

El Athletic se fue creciendo y poniendo en serios apuros a Courtois. E imponiéndose en el juego aéreo en ambas áreas. Este aspecto me sorprendió negativamente porque Alaba y Militao son baluartes en este sentido. Tanto en defensa como en ataque cuando suben. Ayer fueron superados.

La segunda mitad fue del Athletic. Daba la sensación de que no iban a marcar nunca, salvo en los agónicos 10 minutos finales donde los nubarrones amenazaban tormenta. Marcelino también ayudó: salvo por causas de fuerza mayor retirar a Muniain en el 69 fue un error grave. Su calidad como jugador es indiscutible y todo el peligro aéreo partió de sus botas. ¿Por qué sustituirlo? Cierto que reforzó ambas bandas doblando jugadores, pero Marcelino podría haber hecho lo mismo manteniendo a Muniain en el campo.

Ancelotti tardó en hacer los cambios. El bajón del Madrid coincidió con el de Modric. Tardó en cambiarlo (min. 69) por Fede Valverde. Seis minutos antes Rodrygo había entrado por Asensio. Al brasileño no le dieron bola. Y tenía gasolina para aportar. Lo demostró bajando a ayudar en defensa. Primero a Lucas Vázquez y luego a Nacho que reemplazó al gallego.

Si el día del empate en casa frente al Osasuna rompimos la racha de victorias como visitante de los navarros, anoche acabamos con la imbatibilidad de los bilbaínos fuera de casa. Y consolidamos el liderato tras disputarse este partido aplazado, correspondiente a la novena jornada. Es nuestra séptima victoria consecutiva.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Atlético de Madrid 0 Athletic de Bilbao 0

Marpou AFP AS

Ver al Atlético de Madrid sin Luis Suárez y Carrasco en el once titular es poco habitual. Simeone prescindió de ambos para el partido contra el Athletic de Bilbao. El uruguayo no ha iniciado bien el campeonato, así que se puede entender su ausencia (además de los partidos de Copa América y de clasificación para el Mundial de Catar). Siempre es un recurso que puede servir de revulsivo, saliendo desde el banquillo. Lo de Carrasco, después de su segunda parte frente al Espanyol, es más extraño. En cualquier caso el técnico del actual campeón de Liga dispuso tres centrales, con dos carrileros. Y un centro del campo de muchos kilates, combinando músculo y calidad: Marcos Llorente, Kondogbia y De Paul. Arriba Correa y Griezmann. Koke y Lemar, el otro héroe de la pasada jornada, eran bajas.

Marcelino fue fiel a su clásico 4-4-2, buscando la velocidad de Iñaki WIlliams.

La primera media hora fue de dominio alterno. Más incisivos los locales, frente a la ingenuidad ofensiva de los bilbaínos. El recurso de los balones largos a Williams fue anulado pronto y en los balones aéreos siempre se impusieron los defensas colchoneros.

Dani García vio la primera amarilla del encuentro, en el 29, por una entrada sobre De Paul. Cuatro minutos después un fallo de Dani García propició la ocasión más clara del partido, hasta ese momento. Correa le robó la pelota y se lanzó hacia el área. Según pisaba la frontal dos defensas taponaron su disparo. He descontado la de Griezmann del principio del partido porque a pesar de su buena posición en el vértice del área chica, estaba de espaldas y esta colocación no era la idónea para rematar al primer toque.

Al filo del 36 la amarilla fue para Kondogbia por un manotazo sobre Raúl García.

El 0-0 al descanso era un fiel reflejo de lo acontecido. Mucha lucha y menos fútbol.

No hubo cambios, mas nada más pitarse el inicio saltaron tres jugadores a calentar. Uno por los locales, Suárez.

El Atleti salió con ganas. Primero un cabezazo de Correa, luego un intento de Griezmann que terminó en córner.

Iñaki Williams la tuvo en el 48. Un balón largo que gana en carrera, tras superar con un toque a Giménez. Oblak sale bien hacia la frontal y WIlliams la toca superando al meta, pero se le va fuera por poco. La ocasión más clara del partido.

A Kondogbia se le veía cojeando. Arrastraba molestias desde la primera mitad. En el 54 le cambiaron. Fue un triple cambio: a Kondogbia le acompañaron Griezmann y Lodi. Entraron Suárez, Herrera y Carrasco. Cinco minutos después Joao Félix por Correa. Y en el 63 doble cambio en el Athletic: Villalibre y Nico Williams por Raúl García e Iñaki Williams.

Marcos Llorente la estrelló en el palo con un disparo cruzado desde fuera del área. Corría el minuto 74. El partido ya estaba roto. Con los dos equipos buscando la espalda del contrario, a base de salidas rápidas.

En el 76 Cunha reemplazó a Trippier, tocado. Llorente pasó al carril derecho. Al minuto Joao Félix vio la amarilla (debió ser roja directa), en una acción en la que le agarraron de la camiseta (y respondió golpeando la cara del rival). El portugués protestó, siguió protestando y gesticulando y vio la segunda amarilla. Hubo más amarillas en esta acción: Vencedor por la falta sobre Joao Félix y los rojiblancos Savic y Suárez por protestar. El Atleti afrontaba los 10 minutos finales con un jugador menos. Marcelino aprovechó la circunstancia y efectuó un doble cambio (aún haría otro más, en el 86).

Un choque entre Oblak y Nico Williams volvió a encender la mecha. Desde el tumulto anterior cada entrada o fricción era motivo de protestas y brazos levantados.

La garra de los campeones suplía su inferioridad númerica. Aunque Carrasco y Suárez estaban solos en el frente de ataque. Cuando Llorente se sumaba la portería de Unai Simón se veía amenazada.

Cunha, por agitar el puño protestando, recibió una amarilla en el 89. Un minuto después un balón de Nico Williams dejó a Villalibre solo ante Oblak. Falló. La mandó alta.

Decidieron añadir seis minutos de descuento. Acabado el encuentro hubo otra gresca. La última jugada fue un córner favorable a los visitantes. Se botó y se superó el tiempo. Los atléticos protestaron que nos les diese tiempo para su contra ¡superado el tiempo de juego!

El 0-0 final podría ser justo en un partido disputado, cuya segunda parte fue mejor que la primera. Dos ocasiones claras del Athletic, en esos mano a mano frente a Oblak que no supieron aprovechar. Por una del Atleti, el poste de Marcos Llorente.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La esperanza es lo último que se pierde (Athletic Bilbao 0 Real Madrid 1)

JM Serrano Getty AS

Zidane alineó frente al Athletic de Bilbao la defensa que debió haber presentado en Londres: Odriozola, Nacho, Militao y Miguel Gutiérrez. Cuatro defensas jugando en sus posiciones naturales y dejando los experimentos para otras ocasiones menos decisivas y no forzando reapariciones prematuras (que se saldaron con nuevas recaídas de Sergio Ramos y Mendy). En el medio campo repitió con Casemiro, Modric (ambos a una tarjeta de la suspensión) y Fede Valverde por Kroos (ahora con problemas por contacto con un positivo). Arriba Rodrygo, Benzema y Vinicius, que tan buen resultado dieron en la primera parte en Granada.

Pitaba Mateu Lahoz, designado como árbitro de la final de Champions. En el VAR Iglesias Villanueva., descendido a Segunda al final de la temporada 2018/19 y que tuvo que abandonar el arbitraje por superar la edad tope fijada para la división de plata.

A Iago Herrerín le hubiese gustado que su homenaje fuese con un San Mamés con público. Pero es lo que tocaba.

A las primeras de cambio pudimos observar la vigilancia especial sobre Rodrygo y Vinicius. Dos jugadores por banda cerraban el paso de los brasileños. Una vez supiéramos leer esto Modric y Valverde podrían hacer mucho daño aprovechando los espacios que dejaban esos marcadores.

En los primeros 10 minutos lo mejor del Madrid surgió de las botas de Miguel Gutiérrez. Respondió a la presión alta del Athletic cambiando el balón de banda a banda. Culminó esta misma jugada entrando en el área por el vértice izquierdo tras superar a dos rivales. La jugada no tuvo final feliz porque VIni no acertó en el control.

Cometimos un par de faltas laterales innecesarias. Ellos a balón parado son peligrosos.

Berenguer vio la primera amarilla en el 13 por agarrón sobre Vinicius, cuando se escapaba. Paró la contra pero igual el precio a pagar no compensaba.

Un robo de Modric en el 20, en la posición de Benzema, dio paso a una buena internada de Vini. Nuevamente la finalización de la jugada no fue buena. Su pase al centro del área, donde Benzema estaba rodeado no fue la elección adecuada. Modric se hartó de gesticular con los brazos (y supongo que gritando) para llamar la atención del brasileño. Entraba solo al área por el centro.

Mediada la primera parte Vinicius y Rodrygo se cambiaron de banda.

En el 27 Morcillo la da con el codo y el brazo. El VAR no consideró que ese brazo que desvió la dirección de la trayectoria del balón era merecedora de falta y no avisaron al árbitro. Si llega a ser uno del Madrid hubiesen pitado penalti. Tres minutos después Yeray resbala y se lleva por delante a Benzema. Tampoco pitaron penalti. El VAR ni intervino.

En los últimos minutos hubo varios correcalles por parte de ambos. La precipitación frustraba la creación de ocasiones. Hasta que en el 41 otra falta innecesaria, de Case sobre Iñaki Williams, originó la mejor ocasión local. La falta lanzada por Berenguer se fue fuera por poco.

Al descanso se llegaba con el 0-0 inicial, igual que en el Wanda Metropolitano. El Barça 1-1 contra el Celta. Nos quedaban 45 minutos para meterle más ritmo al partido, crear ocasiones, tirar entre los palos y sacar los tres puntos.

Para la segunda mitad salieron los mismos 22. ¿Se habría percatado Mateu Lahoz de sus errores en los penaltis? Al menos el primero de ellos.

Mientras se sacaba de centro vimos a Marco Asensio calentar en la banda. Marcelino también movía su banquillo.

El Madrid salió dominador, pero solo tuvo una oportunidad: Militao cabeceó alto un córner. Mientras, el Athletic tuvo dos seguidas entre el 49 y el 50. En la primera Courtois salvó un duro disparo de Morcillo y luego Iñigo Martínez, desde la frontal, la pateó ligeramente alta.

Vinicius en el 54 estuvo a punto de armarla. Sus regates terminaron en córner. EL balón le llegó de Valverde, quien se la cruzó desde la otra banda.

Unai SImón le sacó un buen disparo lejano a Modric en el 56.

Marco Asensio salió por Vinicius en el 59. Y al Atleti le anularon un gol en Madrid.

Estar a punto de alcanzar la hora de juego y que Benzema no hubiese rematado era un signo fatal.

Case cabeceaba al larguero un saque de esquina.

Estábamos volcados y el Athletic lanzaba contras rápidas, bien resueltas por nuestra defensa.

Marcelino efectuaba un triple cambio en el 64. Con Raúl García en el campo su peligro a balón parado aumentaba.

Al Atleti le anularon un segundo gol en el 66.

Al filo del 68 ¡el Real Madrid se ponía líder! Fue un saque de esquina en corto de Modric y Asensio.  El balear se la ponía a Rodrygo y la pasa a la izquierda a Casemiro. Este centra al área pequeña. Benzema se abre de piernas y la deja pasar. La pelota golpea en Nacho y se cuela en la portería. 0-1.

Marcelino con su doble cambio del 72 agotó sus cinco. Y veíamos a Hazard en la banda.

El Athletic se lanzó a por el empate. Villalibre lo tuvo en su bota en el 75.

Hazard entraba por Rodrygo en el 76. El belga va ganado minutos de cara a la Eurocopa. Le vamos a dejar a punto. SImultáneamente Osasuna se ponía 0-1 en el Wanda Metropolitano. La noticia reanimó al Madrid.

Raúl García e Iñigo Martínez veían la amarilla en el 78 por protestar.

Los taquicárdicos 10 minutos finales eran de pasar de un canal a otro. Al Madrid no le valía el empate aunque el Atleti perdiese. En el 83 los rojiblancos empataron, Nacho veía una amarilla y Vesga, uno de los cinco cambios de Marcelino, estuvo a punto de empatar. ¡Más emoción imposible!

El Madrid renunciaba a las transiciones rápidas. Buscaba posesiones largas, jugando con el reloj. Entre el 85 y el 86 buscó dos vece a Courtois con balones atrás.

Raúl García vio la roja directa en el 88. Debió ser por algo que dijo. Y el Atleti volteaba el marcador a su favor (2-1). Recuperaron el liderato. 20 minutos le duró al Madrid.

El descuento fue de tres minutos. En el primero Valverde recibió la amarilla.

El encuentro terminó 0-1. Al Atleti le quedaban dos minutos de juego. Ganaron 2-1.

Queda una jornada para terminar esta Liga 2020/21. Los rojiblancos viajan a Valladolid y nosotros recibimos al Villarreal. El Atleti tiene el título en el bote, pero debe ganar para asegurarlo. Porque la única opción del Madrid pasa por ganar los tres puntos.

P.D.: Barça 1 Celta 2

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Athletic de Bilbao corta la racha del Sevilla

Toni Rodríguez AS

La victoria 0-1 del Athletic de Bilbao cortó la buena racha del Sevilla. Este partido cerraba la jornada 34, en la que los tres primeros ganaron. Y por tanto le meten tres puntos más de ventaja a los de Lopetegui. El Atlético de Madrid, el líder, está ahora seis puntos por encima del Sevilla, cuando solo quedan 12 en juego.

Todo lo anterior puede saltar por los aires si el próximo fin de semana el Sevilla gana al Real Madrid en Valdebebas y el Barça al Atleti en el Camp Nou. En una Liga de tres puntos los empates también pueden ser determinantes.

En cualquier caso, este doble enfrentamiento, entre los cuatro primeros de la jornada 35, puede clarificar las posibilidades reales de los equipos que luchan por el título.

P.D.: Iñaki Williams con su gol de ayer, el sexto que marca en esta Liga, ponía fin a su mala racha de cara a la portería. Salió desde el banquillo y terminó con su sequía goleadora en el 89.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Athletic de Bilbao campeón de la Supercopa

El Athletic de Bilbao ganó la final de la Supercopa al Barça. ¡Menudo vuelco le ha dado Marcelino al equipo! Lo ha transformado de arriba abajo. En dos partidos tumbó al Real Madrid, en semifinales, y al Barça en la prórroga de la final. En un encuentro que no merecieron perder y que tuvieron que igualar dos veces. Cuando mejor estaban Griezmann hizo el 1-0: una exquisita apertura de Messi a Jordi Alba, con la banda izquierda limpia para su internada, acabó con Griezmann aprovechando un rechace. Acto seguido De Marcos empataba con un golazo. Con el 1-1 se llegaba al descanso.

Esta primera mitad fue similar a la de la semifinal contra el Madrid. El Athletic taponaba bien las salidas del rival y obstaculizaba el juego de las figuras. Esa presión arriba era muy dañina. Álvaro Benito, tan acertado como siempre, comentaba en la tele que los equipos de Marcelino no suelen presionar tan arriba. Y que habían adelantado un par de metros las líneas.

En la segunda mitad Griezmann volvió a marcar. 2-1. El Athletic seguía jugando. Pero no empataron hasta el 89, cuando Villalibre empataba. Se hacía justicia en el marcador. El partido terminaba 2-2.

Al poco de arrancar la prórroga Iñaki Williams ponía el 2-3. ¡Un golazo! Su remate al palo largo se coló por la escuadra (tras dar en la parte interior del palo). El Barça perdió el norte, si acaso lo tuvo en algún momento. Y para colmo de males en el último minuto expulsaron a Messi por agredir a Villalibre. No es la primera vez que le suelta un golpe a un rival. Pero es la primera vez que le sacan la roja por una acción similar (al menos que yo recuerde).

Marcelino le ganó la partida de la pizarra a Koeman, como se la ganó a Zidane. Los cambios del tecnico azulgrana fueron incomprensibles. Al menos para mi.

¡Enhorabuena al Athletic! Su torneo ha sido impecable y han sido los justos campeones de la Supercopa.

P.D.: En la celebración Villalibre interpretó a la trompeta el himno del Athletic (el de Carmelo Bernaola).

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Athletic de Bilbao y Raúl García tumban al Real Madrid

Zidane repitió el once de Pamplona. ¿Premio o castigo? ¿Al mister le pareció bien el pobre desempeño del equipo en el último partido? Insistir con los mismos jugadores y en los mismos errores (como Marco Asensio por la derecha) me resultaba incomprensible. Igual es simple cabezonería.

Sacó el Madrid de centro y enseguida pudimos observar que Asensio se colocó en la izquierda y que el Athletic presionaba arriba. Además, los pases atrás blancos propiciaban esta situación.

La ubicación de Asensio era una buena nueva y trajo consecuencias: Hazard se situó de media punta o si prefieren en el vértice superior de un presunto rombo. Benzema flotaba por todo el frente. Teníamos un 4-4-2. Mientras Marcelino para la presión alta de su equipo dispuso un 4-2-3-1.

La libertad de movimientos de Benzema y Hazard, intercambiando posiciones, dejó destellos cuando combinaron entre ellos. Mas llegando al 18 un mal pase de Lucas Vázquez, en la salida, es interceptado por Dani García. Su balón en profundidad llega a Raúl García, quien se planta en el área y bate a Courtois. 0-1. Destacar la inteligencia de Iñaki Williams dejando pasar la pelota para que llegase a Raúl García. En esta acción la presión alta del Athletic fue con un 4-4-2.

Por alguna razón Asensio pasó a la banda derecha tras el gol y Hazard volvió a la izquierda. 4-3-3.

En el 27 Mendy le metió un excelente pase en profundidad a Hazard. El llamado pase de la muerte del belga fue para nadie. Tres minutos después pudo empatar Asensio. Se le fue fuera. Unai Simón seguía inédito.

El Athletic seguía apretando y dificultando la llegada del Madrid a la divisoria del centro del campo. Y en el 36 Lucas Vázquez volvió a equivocarse y cometía penalti sobre Iñigo Martínez. Raúl García transformó la pena máxima, logrando su segundo tanto. 0-2. Resultado con el que se alcanzaba el descanso. Desafortunadamente se cumplía mi impresión inicial sobre repetir la misma alineación de Pamplona.

Para la segunda parte jugué la carta de la superstición y cambié de canal. Del 45 me mudé al 8 para ver los siguientes 45 minutos.

Zidane cambió a Varane por Nacho. Una sustitución forzada por las molestias del central francés. ¿Por qué no hizo más? ¿Estaba contento con la labor del equipo durante la primera mitad? ¿Tan mal están los suplentes para no confiar en ellos?

¿Para qué sirve tanta posesión inútil si no finalizamos las jugadas y no probamos al meta rival?

En el 53 Muniain pudo hacer el 0-3 de cabeza. Y Zidane mandaba a calentar a Fede Valverde y Vinicius. A todo esto en el 58 un buen remate de Asensio, desde las inmediaciones del área, se iba alto por poco. El balear era el unico que intentaba buscar puerta. Sin acierto, pero lo intentaba.

El reloj corría en nuestra contra. Tampoco teníamos suerte: en el 61 Asensio, desde la izquierda entre el punto de penalti y el área chica, estrellaba la pelota en el poste. El pase fue de Hazard.

Zidane agitaba por fin el equipo: entraban en el 67 Vinicius y Valverde por Hazard y Modric. Marcelino también movía fichas con un doble cambio. Acto seguido Asensio disparaba al larguero. Y poco después se retiraba tocado Muniain.

A Benzema le anularon un gol por fuera de juego. Era su primer remate del encuentro. La revisión del VAR anuló la decisión del linier. 1-2 en el 73. Marcelino reaccionaba con otro doble cambio. Uno de ellos, Villalibre, en su primera jugada se plantó frente a Courtois quien salvó un gol cantado.

A Benzema le anularon otro gol (min. 81) en claro fuera de juego. Con la salida de Hazard Benzema empezó a ver puerta. Los últimos minutos se presentaban apasionantes.

El Athletic ya no tenía tantas fuerzas para la presión alta, aunque no cejaban en su empeño. En defensa achicaban como podían. Y sus contras eran peligrosas.

Sergio Ramos subía. Un buen pase de Vinicius lo cabeceó fuera por poco. Y Mariano entraba por Benzema (min. 87). Sacar a Benzema es algo que no entendi. Ramos subía y bajaba. Tremendo esfuerzo el suyo.

Seis minutos de prolongación. Seis minutos para la esperanza. En el primero de ellos Casemiro evitó una buena ocasión de Williams. En el último minuto disparó Mendy desde el balcón del área. Y el VAR comprobaba una falta o una mano en el intento del remate previo de Ramos. Mano no hubo, agarrón puede. No pasó nada. El asunto llevó dos minutos. La última jugada del partido fue una incursión hacia la nada de Vinicius. Y el Athletic pasaba a la final de la Supercopa contra el Barça.

Las dos semifinales han sido buenos partidos. Muy buena la primera con prórroga y penaltis. Y en la nuestra, hemos fallado nosotros. Ellos han estado muy bien y nosotros solo los últimos 20/25 minutos. Así no se gana ningún título. De entrada, ya hemos perdido el primero.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿Balón de Oro para Sergio Ramos?

realmadrid.com

¿Balón de Oro para Sergio Ramos? Lleva cinco goles en los siete partidos tras el parón. Su liderazgo es notorio. Ya sé que no se puede juzgar por solo unos partidos, estos últimos, pero es que su temporada está siendo fantástica. Solo lastrada por el borrón de la Champions. Si acaso se enmienda contra el City, aunque no jugará, su candidatura ya está lanzada. Solo atisbo dos rivales en el camino hacia el galardón: Lewandoski y Benzema. Y por supuesto, el destacado del equipo que gane la orejona.

Zidane presentó a Rodrygo, Benzema y Marco Asensio. El Real Madrid salió con mucha garra frente al Athletic de Bilbao. El primer cuarto de hora se jugó en su campo. Lástima que no se tradujo en gol. Tuvimos una oportunidad doble: Asensio lanzó una falta, despejó como pudo Unai Simón. El rechace lo recogió Carvajal. Se precipitó en el pase desde más o menos el vertice del área chica con la línea de fondo. La pelota le llegó alta a Benzema. No pudo cabecear bien y se fue fuera.

La presión alta del Madrid fue impecable. Duró lo que duró Fede Valverde. Arrancó con mucha garra, robando y tocando. A medida que se fue diluyendo el equipo también lo hizo. Y el Athletic empezó a aprovechar la banda de Marcelo, con Iñaki Williams y Capa, un estupendo lateral. Williams tuvo dos oportunidades que no fueron tales porque estaba en fuera de juego. La ocasión más clara de los locales vino de un cabezazo de Raúl García. De esos que nunca falla y anota. Courtois estuvo atento y despejó.

Yeray, uno de los dos centrales bilbainos, acusó el esfuerzo y el intenso ritmo madridista: en el 20 se retiró tocado (pareció algo muscular en el gemelo).

Benzema y Rodrygo, ambos de cabeza, tuvieron dos oportunidades. Se fueron una fuera por poco (el francés) y a la otra llegó forzado el brasileño tras un bote inoportuno.

0-0 al descanso.

Para la reanudación Zidane no efectuó ningún cambio. El equipo salió como en la primera parte. Valverde volvió por sus fueros. Mientras Modric iba de menos a más.

Justo cuando salieron a calentar Vinicius y Lucas Vázquez vimos al mejor Rodrygo. Se hizo con un balón en la divisoria de ambos campos. En su carrera eliminó rivales con un par de regates y mucha velocidad. El último toque le salió un poco largo. Esto unido a la excelente salida de Simón, muy atento a la jugada, desbarataron una jugada que pudo haber sido antológica. Se marcó otra última jugada en velocidad. Su centro no fue aprovechado por Benzema, quien se entretuvo en el control.

Y en eso llegó la jugada decisiva. En el 70. Una incursión de Marcelo termina en un pisotón en el área al defensa blanco. Delante del árbitro. Salté inmediatamente reclamando penalti. La jugada siguió. El árbitro no pitó nada. Cuando Simón se hizo con el balón casi dos minutos después el VAR llamó al árbitro. Y entonces sí lo vio. ¿Cómo puede ser que lo vea yo desde mi casa, a pesar de la zona soleada que dificulta la visión en TV, y el juez, delante de la jugada y a pocos metros, no se entera? ¡Bienvenido sea el VAR! En dos jornadas, dos jugadas de nuestros laterales han resultado decisivas.

La estadística jugaba en contra de Sergio Ramos: había transformado 19 penaltis seguidos. Ya son 20. 0-1 en el 72. Y ahora sí entraron Lucas Vázquez y Vinicius por Rodrygo y Marco Asensio.

En el 84 entró Kroos por Valverde. Una pared entre el alemán y Benzema pudo suponer el 0-2, pero Simón, una vez más, desbarató la ocasión clara.

En estos siete partidos el Madrid solo ha encajado dos goles. Y el jefe de la defensa es nuestro capitán, Sergio Ramos.

La presión, máxima, ahora recae sobre el Barça que juega en VIllareal a siete puntos de distancia. A nosotros nos quedan cuatro finales más…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Empate sin goles en el Bernabéu para despedir el año

Marca

Para el último partido del año en el Bernabéu Zidane dio descanso a Varane. Jugó Militao en su lugar. La otra variante fue en la delantera donde Rodrygo y Vinicius acompañaron a Benzema. Parecía acertado salir con tres puntas a la vista que Garitano dispuso tres centrales. Otra cosa es debatir sobre los nombres propios de la tripleta. A estas alturas parece ventajista hacerlo (aunque bastantes hubiésemos preferido ver a Bale; quizás la hostilidad de la afición fue determinante para que no fuese titular). La presencia en la media de Modric, Fede Valverde y Kroos parecia cantada por la baja de Casemiro.

Los del Athletic de Bilbao dejaron muy claras sus intenciones desde el principio: frenar a Kroos. En los primeros nueve minutos le hicieron tres faltas (aunque solo pitaron dos) Modric aprovechó la circunstancia y se hizo el jefe del centro del campo, con la inestimable ayuda de Valverde, omnipresente.

La presión alta de ambos equipos provocaba que recurriesen a ceder el balón atrás a sus porteros. Más ellos que nosotros. Nuestro dominio se tradujo en varias ocasiones claras y no aprovechadas. Así en el minuto 11 un pase de Benzema a Vinicius  origina un recorte magnifico del brasileño sobre uno de los centrales, justo antes de entrar en el área pequeña. Pero no fue capaz de superar en el mano a Unai Simón. Disparó al muñeco. Diez minutos después cabecearía rematadamente mal un gran pase de Modric. En el 18 Kroos se internaba imperialmente entre la defensa bilbaína. Su disparo, desde el borde del área pequeña, se estrellaba en el larguero. Poco después Iñaki Williams aprovechaba un error de Valverde (el primero de los únicos dos que tuvo en esta primera mitad y en todo el partido). Su remate forzaba a Courtois, en una muy buena intervención. Williams, bullidor arriba, era el único capaz de traer en jaque a la defensa blanca, bastante tranquila en esta mitad.

En el 32 Benzema, a pase de Kroos, recorta al meta, pero Unai Núñez sacaba la pelota sobre la raya de gol. La pelota llegaba a Vinicius, quien controla fatal y desperdiciaba una ocasión a puerta vacía. 10 minutos después un golazo de Kodro, que entró por la escuadra, era anulado por fuera de juego.

El 0-0 al descanso no eran buenas noticias. La actuación de Carvajal tampoco invitaba al optimismo. Ya está en mi lista de sospechosos. No dio un pase bien en ataque. Donde estorbó a Rodrygo constantemente. Y le forzaba a buscar posiciones más centradas, como de media punta. El fuerte de Rodrygo pasa por encarar y pasar (además de marcar). Como hizo las pocas veces que le dejó hacer Carvajal. A Vinicius le hizo lo mismo, cuando los brasileños se intercambiaron de banda.

En el arranque de la segunda mitad dejaron KO a Militao. No enseñaron tarjeta. El Real Madrid estuvo unos minutos con uno menos en el campo. Hasta el 57 no entró Nacho. Al minuto, en un saque de esquina provocado por una internada de Rodrygo, el recién incorporado cabeceaba al larguero. Nuestro segundo palo del partido. Antes de cumplirse el 62 entraba Bale por Rodrygo.

Benzema seguía buscando, infructuosamente, el gol. Pero, entre Unai Simón y la poblada defensa del Athletic, sus intentos (algunos meritorios) quedaban sin reflejo en el marcador. Pasaban los minutos y ahí teníamos el 0-0. Sergio Ramos se incorporaba a la defensa vasca: en dos saques de esquina le pitaron falta en ataque (hubo una tercera en el 80). En el 68 ellos casi tuvieron una ocasión que fue desbaratada por Carvajal antes del remate.

Jovic entró por Vinicius en el 71. Bale, incómodo con Carvajal, se fue a la izquierda. A estas alturas del partido ya lo empezaba a ver negro. La barrera defensiva rival, comandada por Iñigo Martínez, se mostraba muy eficiente. Y empezaban a estirarse buscando a Courtois. Desde el larguero de Nacho hasta el 78 habían pasado 20 minutos, sin ocasiones ni jugadas de peligro. Éramos en esta segunda parte un equipo plano. Sin chispa. Volvíamos a las andadas. El gol empezaba a vislumbrarse como un milagro.

A cinco minutos del final retiraban a Iñaki Williams para dar entrada a Beñat. El mensaje era claro: amarrar el empate. Al minuto Jovic cabeceaba a la base de uno de los postes (nuestro tercer palo de la noche). Ramos no pudo con el rechace.

Los seis minutos de descuento eran una tabla de salvación. En los tres primeros no sucedió nada. En los tres siguientes un buen remate de ellos nos puso el corazón en la boca. Y en el ultimo minuto Courtois salvó un gol cantado. (Creo que la jugada estaba anulada por fuera de juego).

La presencia de Ramos en ataque durante los últimos 10 minutos, a la deseperada, retrasó a Valverde. Un error. Perdimos la capacidad de sorprender del uruguayo entrando entre líneas. Y no ganamos nada en ataque (el fáctor Ramos también tiene algo que ver con la sorpresa).

¡Pinchazo grave del Madrid en casa! Y el Barça líder en solitario con dos puntos de ventaja. Nos quedamos además con el mal sabor de boca de un solo gol marcado en los tres últimos disputados (el de Valencia in extremis).

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Aduriz fulmina al Barça

EFE Marca

Aduriz, en el primer balón que tocó, fulminó al Barça. Acababa de saltar al campo, en el 87, sustituyendo a Iñaki Williams. Se produjo un saque de banda a favor del Athletic. Capa, gran partido el suyo, centró al área desde su costado. Y Aduriz, en el 88, de una chilena prodigiosa, a unos 12 metros de la línea de gol, la clavó en la portería de Ter Stegen. ¡Un golazo! 1-0 y tres puntos. Pensaba que a sus 38 años (cumple 39 en febrero) ya se había retirado. Afortunadamente (menos para los culés) no lo ha hecho.

La primera mitad fue local. Pero el Barça estrelló dos balones en los palos. El primero, con Luis Suárez renqueante, fue consecuencia de un mal pase atrás que le llegó al uruguayo. Su remate fue al poste. Inmediatamente después fue sustituido por Rafinha, el mejor jugador azulgrana del partido. Precisamente fue Rafinha quien se topó después con el palo tras desviar Simón, en una gran intervención, su excelente disparo. Rafinha buscó el gol,  se ofreció, dio consistencia a su equipo (plano y mediocre en la primera parte).

La entrada de Rafinha a la media hora de la primera mitad y la de Rakitic, al inicio de la segunda mitad, cambió el transcurrir del partido. Si el Athletic dominó el centro del campo, presionando arriba y ahogando la salida de De Jong, estos dos cambios de Valverde equilibraron la situación. Y De Jong encontró un gran aliado en Rakitic. El holandés se hizo con el control (ya no sacaban el balón los centrales como en los primeros 45 minutos).

Si antes destacaba a Rafinha, Aduriz y Capa (anuló a Dembélé y creó peligro en sus subidas por banda; al extremo le reprochan no haber seguido a Capa en la jugada del gol), Griezmann es la nota negativa. Sus primeros remates, dos, llegaron a partir del minuto 80. Poco bagaje.

A priori, cuando repasas el calendario, Bilbao es una plaza en la que puedes dejarte puntos. Y más desde que está Garitano de entrenador (está imbatido en casa). A pesar de esto, empezar la Liga 2019/20 perdiendo es muy mala noticia para el vigente campeón. Y muy buena para el Atleti y el Madrid. Y lo será más si saben solventar sus compromisos frente a Getafe y Celta.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol