Archivo de la etiqueta: De Jong

El Madrid de luto

Marca

Ver al Madrid de luto, vestidos de negro, me pareció un mal augurio. Hay cosas del marketing que son absurdas, como cambiar tu uniforme habitual, tus colores corporativos, en el mayor acontecimiento de la Liga. El Clásico. La hecatombe blanca, ayer de negro, no tiene nada que ver con supersticiones y marketing, pero sí son detalles a la hora de afrontar un partido que siempre es más que un partido. El colapso del Real Madrid se debe al acierto del Barça y de su técnico, Xavi.

Voy a intentar ser breve para intentar explicar lo sucedido, en unos pocos puntos.

De entrada, no estuvieron nuestros tres mejores jugadores de campo (Modric, Benzema y Vinicius). Modric estuvo desaparecido en la primera mitad por una mala decisión de Ancelotti. Le colocó de falso nueve. Un craso error que cuando se rectificó era ya muy tarde. No puedes desvestir a un santo, tu cerebro, para encomendarle una misión inédita en su trayectoria. Benzema se ausentó por lesión. Y VInicius fue anulado por un gran Araujo. Esta decisión de Xavi fue decisiva. El extremo solo se fue del defensa en las dos primeras jugadas. Y ya nunca más. Araujo incluso marcó un gol.

Mi hermano quedó prendado del partidazo de Busquets (Sergio en la camiseta). Y yo no paraba de señalarle a De Jong. Estuvo inmenso toda la noche (los 71 minutos que jugó). Siempre desmarcado en el sitio justo y buscando el pase adecuado. Se cenó a Kroos (quien fue sustituido en el descanso).

Dembélé y Ferran Torres le dieron la noche a Nacho y Carvajal respectivamente. Probablemente asistimos al peor partido en la carrera de Nacho.

La extravagancia de Ancelotti con Modric no fue la única. Le dio otro ataque de entrenador cuando decidió afrontar la segunda mitad con tres centrales. El cambio de rumbo, tramitado en el cuarto de hora del descanso, apenas duró siete minutos. Los que tardaron los culés en anotar el 0-3 y el 0-4.

Si el mister estuvo mal los futbolistas madridistas tampoco pueden salir de rositas. Unos por haber bajado los brazos antes de tiempo, otros porque no tuvieron su noche, otros, al menos uno (VIni), empeñados en protestar y la mayoría sin mordiente, algo impropio en un choque de estas características.

Y para finalizar piensen en la auténtica dimensión de la gravedad del asunto: te meten cuatro y tu mejor hombre es el portero (Courtois).

P.D.: habrán notado que no he mencionado la roja perdonada a Aubameyang a los 10 minutos por un entradón salvaje sobre Kroos. ¿Por qué no intervino el VAR?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Victoria centenaria del Real Madrid

Real Madrid

Victoria centenaria del Real Madrid porque es la número 100 sobre el Barça (en todas las competiciones).

La semifinal Barcelona 2 Real Madrid 3 además de muy buena tuvo de todo: goles, vaivenes en el marcador y prórroga. Pero comencemos por el principio.

A las malas noticias del árbitro principal y el del VAR se unió la baja de Alaba. Unas molestias musculares le dejaron fuera de la convocatoria. La ausencia de Alaba me daba mala espina. La buena noticia para los azulgranas era el debut de Ferran Torres, titular ayer.

Sacó de centro el Barça y dominaron los primeros minutos. El Madrid esperaba atrás y tenía dificultades para salir, por la presión alta con marcaje al hombre. En este inicio tan solo una contra merengue peligrosa, finalizada con remate de Benzema. El primero del partido. El segundo también fue nuestro. De Marco Asensio en el min. 7. Se fue arriba. Un buen pase en profundidad de Modric a Vinicius en el 11 y medio fue rematado a las manos de Ter Stegen. La mejor ocasión hasta ese momento.

La sensación del primer cuarto de hora era que el Barça dominaba el juego posicional, mientras el Madrid ponía la velocidad y finalizaba las jugadas. Faltaba que el motor diésel blanco carburase.

Marco Asensio pudo hacer el primer gol en el 19. Apuntó a la escuadra, un metro dentro del área. Se le fue alta, culminando una contra vertiginosa conducida por Vinicius, quien se apoyó en Benzema.

Tanto fue el cántaro a la fuente que se rompió. Coincidió con el diesel ya caliente. Benzema roba un balón a Busquets en el círculo central. Pasa atrás a Modric quien se la devuelve. El nueve lanza en profundidad a Vini. El extremo superó en velocidad a Araujo y batió a Ter Stegen con un zurdazo imponente por su palo (un remate muy brasileño). 0-1 (min. 25).

Reuters El País

El primer remate culé entre los tres palos fue un cabezazo de Luuk de Jong en el 29. Dos minutos y medio después volvió a cabecear, con más peligro que antes y Courtois respondió bien, abajo y pegado al palo.

La única sensación de peligro azulgrana llegaba de los centros de Dembélé, buscando a Luuk de Jong.. Y en el 41 empataron en una jugada en la que intervinieron ambos. El holandés ganó un balón por alto en el área y abrió a Dembélé, desmarcado en banda. El francés centró, Militao despejó mal, el balón rebotó en la espinilla de Luuk de Jong y se coló en la portería tras dar en el palo. 1-1. Con este resultado se llegó al descanso.

Ferran, con amarilla, cedió su puesto a Abde y Pedri entró por Frenkie de Jong. El Madrid no hizo cambios. El arranque de esta segunda mitad fue un calco del inicio de la primera.

Pedri en el 49 armó un buen disparo desde el balcón del área. Al minuto Luuk de Jong se encontró un balón en su cabeza y pudo hacer el 2-1. En esto el Barça no se parecía al del principio del partido, porque buscaba portería y finalizaban jugadas.

Dembélé seguía muy activo y ahora también remataba con mucha intención.

A Kroos se le seguía viendo incómodo por el buen trabajo de Gavi.

En el 58 a Busquets le perdonaron una amarilla por falta sobre Vini, como en la primera parte a Dani Alves por un manotazo al brasileño (la vio en el 50 por falta sobre Vinicius).

Entre el 59 y el 62 apareció Kroos en ataque y vimos las dos primeras incursiones de Casemiro. Cuya posición, por delante de sus dos compañeros del centro del campo, fue un acierto del mister blanco. Taponaba las salidas de balón de Busquets y dificultaba las acciones ofensivas del rival.

Si Pedri reapareció en esta semifinal Ansu Fati lo hizo en el 65 y medio. Sustituyó a Luuk de Jong. Rodrygo entró en el 67 por Marco Asensio.

Rodrygo la lió en la primera que tocó. Se fue por banda y buscó a Benzema en el área. El remate del francés se estrelló en el poste.

En el 71 Benzema logró el 1-2. Kroos lanza a Mendy. El lateral se va de Alves y se la pone a Benzema. Ter Stegen salva el primer remate del nueve. El balón sale despejado al otro costado donde la recoge Carvajal y se la pone a Benzema. Este segundo remate sí fue al interior de la portería, por el centro.

Benzema y Vinicius

Casemiro vio la primera amarilla del Madrid a falta de un cuarto de hora.

Gavi y Alves se retiraban en el 77 para dar entrada a Memphis Depay y Nico. Xavi ponía defensa de tres centrales. Me pareció un error. Comprensible, por el marcador en contra.

Lo primero que vimos de Depay fue una falta sobre Case. Sacó Kroos y Casemiro en buena posición cabeceó a las manos del meta. Me dio la sensación que Case y Benzema se obstaculizaron.

Modric se fue en el 82 para dar entrada a Fede Valverde. Otro buen partido del croata.

Ansu Fati empató a dos en el 83. De cabeza a pase de Jordi Alba. La defensa blanca muy relajada no le vio venir.

En el 85 Courtois se adelantó a Dembélé y salvó un gol que ya se cantaba.

Lo que me pareció un error de Xavi resultó ser el origen de los mejores momentos del Barça. Estábamos más cerca del 3-2 que del 2-3.

Con dos minutos de descuento el partido finalizó 2-2. A la prórroga.

A Ancelotti le quedaban más cambios; ellos habían hecho cinco. El italiano metió a Lucas Vázquez por Carvajal.

Preocupante la facilidad con la que los azulgranas cabeceaban en nuestra área en las jugadas a balón parado.

Los cambios de Xavi seguían funcionando. El Madrid no pasaba de la divisoria de los dos campos. Kroos no tenía su día y ya no estaba Gavi.

Hasta el 96 y medio no pasamos del centro del campo. Fue una carrera de Vini. Y al minuto llegó el 2-3. Una salida rápida de Casemiro, superando en carrera a un par de rivales (el primero Jordi Alba). Case se la pasa a Rodrygo y este se interna y la pone al centro del área, el pase de la muerte. Vinicius la deja pasar y Fede Valverde la enchufa tras un control en la que se adelanta levemente el balón. No me llamen ventajista pero este gol es producto de la debilidad del mediocampo culé, fruto de los cambios que critiqué inicialmente. Miren la invasión blanca en el área azulgrana en este tanto: Valverde que se adelanta a Benzema; Vinicius; Rodrygo; Casemiro iniciador de la jugada y que acompaña a Valverde y Benzema; en el momento que Valverde, entre Benzema y Case, controla es Lucas Vázquez quien entra por el vértice del área. ¡Son seis jugadores! Nuestros medios entran libres de marca. Y somos seis blancos contra los tres defensas azulgranas.

Al filo del minuto 100 Courtois se lució a remate de Busquets y otro de Dembélé que se hizo con el rechace.

En el minuto de descuento, de los primeros 15 minutos de la prórroga, unas imprecisiones de Benzema y Mendy dieron al traste con una prometedora contra blanca.

Al minuto de la segunda parte el Madrid robó en el centro del campo. La frívola vaselina de Case frustró una buena oportunidad.

Mientras Vini se recuperaba de unos calambres Abde disparaba desde la frontal. Fue la última vez que les vimos porque fueron sustituidos. Entraron Camavinga y Jutglà (min. 110). Ancelotti a mi juicio acertaba reforzando con un centrocampista (dinámico). Era profundizar sobre la debilidad azulgrana.

Dos apariciones de Camavinga (115 y 116) crearon muchos problemas en la zaga azulgrana, Araujo salvó muy bien la segunda. En la primera los blancos se liaron con los pases. El cansancio pasaba factura a las cabezas y a las piernas.

Se añadieron dos minutos. En el primero Rodrygo falló la ocasión más clara del partido. Una contra de Benzema le dejó solo en el punto de penalti ante Ter Stegen. La mandó fuera.

El Madrid tuvo más ocasiones. El Barça no se arrugó con el marcador en contra y forzó la prórroga.

Y ahora a esperar rival para la final de esta Supercopa del próximo domingo.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El fichaje de Ferran Torres

Manel Montilla Mundo Deportivo

El fichaje de Ferran Torres por el Barça ha hecho correr ríos de tinta entre el periodismo deportivo de bufanda. Unos a favor y otros en contra.

Sin cuestionar la calidad del jugador quisiera incidir en varios aspectos, algunos poco detallados en los medios y otros pasados por alto (o quizás se me hayan escapado).

  • El Manchester City ha cerrado un gran negocio: vende por el doble de lo que compró.
  • ¿Por qué Guardiola deja escapar a un jugador que se supone es tan bueno? Solo encuentro tres razones. La primera que es suplente y por tanto el precio de venta justifica su salida. La segunda es que no tiene tanto gol como nos hacen creer, dato refrendado por sus números en el City. Y finalmente asumo que podría haber otra operación en marcha: ¿qué jugador del Barça le puede interesar a Guardiola? El traspaso de Ferran aliviará la inversión citizen en ¿Pedri, De Jong o Gavi?
  • Algo pasa con Dembelé y Ansu Fati. Del primero ya sabemos ahora los problemas respecto a su continuidad. Pero cuando se estaba negociando el fichaje de Ferran Torres nos vendían que su renovación estaba hecha (igual hicieron con Messi, con el resultado por todos conocido). En cuanto a Ansu Fati: ¿qué sucede con su rosario de lesiones? Es lógico pensar que en Can Barça conocen la situación. Menciono a estos dos jugadores porque ocupan las mismas posiciones en bandas que Ferran Torres (y otros canteranos que han debutado ya con el primer equipo).
  • Ferran Torres, suplente en el City y titular en la selección, no es un fichaje aislado. Forma parte de otro plan, que no es otro que la llegada de un delantero centro. El Barça en pleno proceso de reconstrucción precisa renovar su delantera (también la defensa, pero eso es otro cantar). Un nueve es una prioridad absoluta. Resolver las bandas (ver punto anterior) es también importante. La llegada de Ferran no implica que no llegue un delantero centro. En los últimos días circula el nombre de Morata. De ser así la llegada del extremo cobra más sentido. Lo mismo opino si llega otro que no sea Morata. Lo que está claro es que Luuk de Jong, Braithwaite y Memphis Depay tienen las horas contadas.

Se presenta una ventana de fichajes más que interesante. Y en el caso culé la tentación de replicar a La Roja de Luis Enrique debe ser muy grande.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid noquea al Barça

Albert Gea Reuters AS

En el primer Clásico de esta temporada no se llenó el Camp Nou (aunque hubo buena entrada). Signo de la falta de sintonía del Barça con su hasta ahora fiel hinchada. El estado actual de forma de unos y otros (Real Madrid) también debió pesar lo suyo. 

Ancelotti presentó el mismo once del partido de Champions del martes pasado. Koeman por su parte reforzó su banda derecha para frenar la izquierda del Madrid con Vinicius. Como se avanzó aquí en la previa del jueves. Mingueza y Dest fueron los jugadores elegidos por el mister azulgrana. El canterano de lateral y el estadounidense de falso extremo, ayudando en defensa y buscando la espalda de Vini en las contras, aprovechando su debilidad defensiva y buscando su cansancio al forzarle a bajar y subir. En Real Madrid TV también apuntaban la variante de los tres centrales con Dest y Jordi Alba de carrileros. En cualquier caso eran sistemas con Vinicius en mente. Y reflejo de las dudas defensivas del Barça. (La primera opción fue la elegida).

El Barça salió dominando. Su presión alta era eficaz y provocaba errores en la salida de balón del Madrid. En los primeros 10 minutos tan solo un ataque blanco, una carrera de Rodrygo. Al filo del 13 un balón largo a Vinicius provocó el primer saque de esquina. Cabeceó Casemiro y nuevo córner. La contra azulgrana pudo haber generado más peligro. 

El Madrid no se sacudía la presión y no ligaba jugadas. Las posesiones del Barça morían en Memphis Depay

En el 20 Vinicius se fue de Mingueza, quien además bloqueó a Dest. En el área hubo un contacto sobre Vini y se reclamó penalti. No se pitó nada. Mas la jugada dejó la sensación que el ritmo del partido podía cambiar. Y tres minutos después Vinicius de nuevo, esta vez en fuera de juego, montó otro lío con regate a Ter Stegen incluido. Al minuto Dest solo, en la mejor ocasión del encuentro hasta ese momento, la mandó alta. El partido se había abierto.

A medida que Kroos y Modric fueron entrando en juego el Madrid comenzó a carburar. 

En el 31 y medio Vinicius cambió el balón de banda para Rodrygo, tras superar a Mingueza. Rodrygo, superado el circulo central, controló y la puso hacia el vértice izquierdo del área rival. Por ahí entraba Alaba, como un tren de alta velocidad. Su cañonazo fue imparable para el portero. 0-1. Añadir que el pase a Vini, que inicia la jugada, es de Alaba tras recuperar la pelota. Son prácticamente 90 metros de carrera. Tres minutos después Piqué pudo empatar. Cabeceó fuera un saque de esquina. 

0-1 al descanso. Con el Madrid reclamando dos penaltis (el segundo de Eric García sobre Benzema) y una amarilla perdonada a Busquets en el último minuto, por una mano que cortó una contra. En mi opinión ninguno de los dos fueron penaltis y lo de la amarilla es vergonzoso. Para inhabilitar al árbitro. No aplicó la ley de la ventaja favoreciendo al infractor, quien además se libró de la tarjeta. 

Mingueza se quedó en el vestuario, como era previsible. Bajó Dest al lateral y entró Coutinho

El arranque de la segunda mitad fue similar al de la primera. Con un Barça más activo. 

Un córner en el 57 fue protestado por Piqué (vio la tarjeta). La razón fue un un balón al brazo de Kroos en su salto con De Jong (hizo falta el culé). Dos minutos después Dest desbarata un mano a mano de Vinicius con Ter Stegen. Rectificaba así su error, despejando mal el centro de Militao a Vini. No fue un despeje, fue un pase.

Benzema la tuvo en el 61. Su remate centrado, a pase de Modric, lo embolsó Ter Stegen en dos tiempos.

El Madrid acusaba el bajón de Modric y Kroos. Casemiro tampoco estaba fino en la distribución. Nos salvaban las contras, aunque Vinicius no era el de la primera mitad, mérito de Dest. En cambio Mendy y Lucas Vázquez aparecían más en ataque. 

Fede Valverde entró por Rodrygo en el 71. Y dos minutos después Kun Agüero sustituía a un desdibujado Ansu Fati. A punto de cumplirse el 77 Sergi Roberto reemplazó al desaparecido De Jong. 

Mendy vio la amarilla (min. 79) por perder tiempo en un saque de banda. 

Luuk de Jong entró por Gavi en el 84. Koeman arriesgaba saturando el equipo de delanteros, buscando balones aéreos. Ancelotti daba entrada a Marco Asensio por Vinicius en el 86.

Courtois en el 89 cayó tocado en una patada al balón en su área. Y mientras, Valverde se retiraba tocado tras un choque previo con Piqué /cayó mal). Entró Carvajal

Se añadieron siete minutos. El Madrid pasó momentos de desconcierto. Hasta que una contra llevada por Marco Asensio fue aprovechada por Lucas Vázquez. El gallego recogió el rechace de Ter Stegen al remate de Asensio, dejando en evidencia a Eric García. 0-2 en el cuarto minuto del descuento. 

Agüero hizo el 1-2  en el último minuto. Courtois encajaba un gol pero se iba sin hacer ninguna parada relevante, porque el Barça no estuvo fino en el remate. 

El Madrid como Muhammad Alí jugó con el rival. Le agotó para luego rematarlo.

Se quedaba una tarde estupenda de domingo…con el Barça cinco puntos detrás.

 

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Bayern goleó 2-8 al Barça con Messi y 0-3 sin Messi

Marca

El Bayern de Munich goleó 2-8 al Barça de Messi y anoche les metió un 0-3 sin Messi. La mejoría culé es notable. Tan notoria como su ruina económica, en la que el astro argentino tiene bastante que ver..

Piqué tuvo la gallardía de dar la cara tras el baño sufrido en el debut de la Champions 2021/22. Destacó la presencia de varios jugadores jóvenes de 18 años en el campo. No mencionó que dónde les metieron ocho ayer solo encajaron tres. Siempre tan guasón esta vez no alardeó.

En el Camp Nou solo hubo un equipo, el alemán. Se jugó a lo que ellos quisieron. El resultado no fue más amplio por el desempeño de Araujo. Hasta que no pudo más. Como sería de apabullante el dominio que el Barça no consiguió rematar entre los tres palos. Solo recuerdo tres intentos, uno de Busquets (desviado por un defensa) y dos de Coutinho (que se fueron fuera).

Lewandowski anotó dos goles. En ambos aprovechó el rechace de los postes a disparos de sus compañeros. En el segundo, el del 0-3, su sangre fría fue tremenda, regateando para encontrar la mejor posición. El marcador lo abrió Thomas Müller en el 33 (su remate desde la frontal dio en la espalda de Eric García).

Koeman jugó una carta arriesgada aunque fuese de corte defensivo: salió con tres centrales y dos laterales largos. Buscaba protegerse. Pero delataba que sentía que su equipo era inferior al Bayern. Además desafiaba la opinión de su presidente, en el cruce de palabras que tuvieron estos pasados días.

La inclusión de dos chavales, en dos de los cambios de la segunda parte, suena a un gesto de cara a la galería. Y para apaciguar a Laporta. Una coartada. Lo que no excusa el mal planteamiento de su alineación, con De Jong, suplente del Sevilla, titular en su debut como azulgrana. No tiene la velocidad para jugar en un club puntero, ni tampoco parece poseer la calidad necesaria. Lo de los tres centrales igual sirvió para no recibir una goleada mayor…

Se avecina temporal en Can Barça.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Real Madrid 2 Barcelona 1

Marca

El Clásico llegaba en un momento apasionante de esta Liga 2020/21. Eran más que tres puntos. No distanciarse del líder, el Atlético de Madrid, era vital para ambos equipos. Y no olvidemos el factor del goal average. El Madrid ganó 1-3 en el Camp Nou y lo tiene a favor frente al Atleti.

Las alineaciones de Real Madrid y Barça presentaban pocas incógnitas. Koeman despejó las dudas mediáticas respecto a Piqué: no sería titular. Y presentaba una defensa de tres centrales y dos carrileros, que relegaba a Griezmann al banquillo. Zidane respondía con Fede Valverde por Marco Asensio (cambio que hizo el martes pasado en la segunda mitad frente al Liverpool). Reforzar nuestra media y taponar las subidas de Jordi Alba, además de ganarle la la espalda, parecían los objetivos de este movimiento en el once blanco.

Ha sido el primer Clásico en Valdebebas, en el Alfredo di Stéfano. El anterior (2-0), la temporada pasada, fue el último en el Bernabéu (y con público). Tras ese partido me autoconfiné (1 de marzo). También llovió ese día, aunque no tanto como ayer.

La presión alta de ambos dificultaba las maniobras pasado el círculo central. Los centrales azulgranas también se adelantaban, dejando espacios a sus espaldas. Daba la impresión que el Barça controlaba más porque se notaba la presencia de Busquets y De Jong, mientras Modric y Kroos no acababan de aparecer.

El primer peligro madridista llegó al minuto y medio: una salida de balón de Ter Stegen fue interceptada por Casemiro. Benzema no llegó por poco. Se hubiese quedado solo frente al meta. Y la primera de los culés fue en el nueve, en el primer remate del encuentro. Más que el remate lo peligroso fue la jugada que terminó con el chut alto de Mingueza. Un par de minutos después, una fracción de segundo de indecisión de Vinicius desbarató una situación que podría haber sido de oro. Dudó entre pasar o chutar. La defensa se recompuso y taponó ambas vías.

En el 13 una arrancada de Valverde pilla a Jordi Alba fuera de sitio. Al uruguayo le acompaña Lucas Vázquez. La pelota le llega al gallego, avanza y lanza un pase certero a Benzema que irrumpía en el área chica. Un taconazo magistral del galo suponía el 1-0. ¡Un golazo!

El gol no modificó los planteamientos. Quizás el Barça apretó un poco más y el Madrid con la tranquilidad que da un marcador favorable, se asentó mejor.

En el 22 Pedri vio la amarilla por una doble entrada sobre Casemiro. En el 25 la tarjeta fue para Araújo que tuvo que frenar un carrerón de Vinicius. Un centímetro más y era penalti. Kroos lanzó la falta. ¡Gol! 2-0 en el 27. Dest se equivocó en la barrera, saltó mal (a destiempo y de lado) y desvió la pelota. Jordi Alba bajo los palos no pudo evitar que se colase (incluso ayudó a que entrase).

En el 29 otra galopada de Vinicius a un pase largo de Kroos. Hay un empujón de Busquets sobre el brasileño. ¿Suficiente para pitar penalti? El árbitro no lo señaló.

En el 33 Vinicius de nuevo. Esta vez el pase fue de Modric. La carrera la culmina con un excelente pase a Fede Valverde desmarcado, quien acompañaba la jugada de interior. Su remate cruzado se estrella en el poste contrario. El rechace llega a Lucas Vázquez y no puede anotar el tercero. Su disparo centrado se encuentra con Ter Stegen.

Al filo del 37 ellos reclaman penalti sobre Dembélé. La revisión del VAR mandó al limbo una amarilla de Busquets por una fea entrada sobre Lucas Vázquez. Cinco minutos después tuvieron que cambiarle por Odriozola y Busquets se había ido de rositas de la jugada. ¡Muy mala noticia para el Madrid la baja de Lucas Vázquez!

A falta de cinco minutos para los 45 reglamentarios volvimos a ver un despeje contundente de Militao. Su tercero de la primera mitad. Como conocen los fieles de estas crónicas siempre reclamo este tipo de soluciones en situaciones comprometidas. Así que pueden imaginarse mi ovación para Militao.

En el primer minuto del descuento le regalaron un córner al Barça (era saque de puerta a nuestro favor). Lo sacó Messi y se fue al poste. En la última jugada otro saque de esquina a favor del Barça: Messi tuvo el gol pero la salida de Courtois fue decisiva. Se agrandó y tapó todos los huecos.

La impresión de la primera mitad la resumo en dos jugadores: Vinicius y Dembélé. Nosotros entendimos el partido, la búsqueda de espacios en velocidad. Ellos no. Los dos jugadores mencionados son claves para estas circunstancias. Al nuestro le vimos, vaya sí le vimos. El culé, salvo un par de acciones puntuales, pasó desapercibido. Fue anulado y también le perjudicó la falta de presencia de Jordi Alba, taponado por Valverde. Gran acierto táctico de Zidane.

Koeman rectificó en el descanso y volvió a defensa de cuatro: Griezmann entró por Dest. Dembélé sería uno de los favorecidos por este cambio.

Volvió a llover a cantaros. Incluso más que en la primera parte. Mientras el Barça dominaba. En los primeros cinco minutos sacaron dos saques de esquina consecutivos. Nos defendimos con dos balones largos (a Vinicius y Benzema).

En el 52 un mal disparo de Kroos desperdició una buena contra. Tres minutos más tarde le perdonaban otra amarilla al Barça (por entrada sobre Case).

En el 59 Mingueza libre de marca metía al Barça en el partido. 2-1. Mendy fue atento observador del remate forzado del azulgrana.

Marco Asensio entró por Valverde antes de sacar de centro. Un minuto después otro palo del Madrid. Una internada de Vini la despejó mal Araújo y se fue al poste.

En el 63 reaparecía Sergi Roberto (se iba Busquets). Antes vimos otra gran intervención de Courtois.

Otro carrerón de Vinicius en el 65. Le regaló el gol a Benzema mas el agua frenó el pase y Araújo la mandó a córner. Dos minutos después fue Kroos de cabeza quien la tuvo. En la siguiente jugada, amarilla a Nacho (la quinta). La falta la lanzaba Messi en una situación favorable. Contra la barrera. Acto seguido una internada de Mingueza sembró el pánico. Su centro chut no encontró puerta ni compañero.

Zidane preparaba un triple cambio: Isco, Marcelo y Mariano por Kroos, Vinicius y Benzema en el 71. Y Koeman retiraba a Araújo dando entrada al joven Ilaix Moriba.

El juego anárquico de Marcelo provocó un par de sustos en la zaga culé.

EL juego se paró en el 78 por problemas técnicos del árbitro con su aparato de comunicación. Messi aprovechó para cambiarse sus camisetas. El parón fueron unos dos minutos y medio.

Koeman hizo un doble cambio; Trincao y Braithwaite por Pedri y Dembélé.

En una pifia de Odriozola se generó un problema. Braithwaite se tiró. Reclamaron penalti los azulgranas y el delantero no vio la amarilla por tirarse. Mariano en este mismo espacio de tiempo no había hecho nada. Perdón, había liquidado dos contras nuestras.

El Barça seguía apretando en busca del empate. Nosotros ya no teníamos la misma velocidad (ni a Vinicius). Estábamos sin chispa. Los cambios para refrescar daban para capear el temporal, pero no para sentenciar.

Una entrada de Casemiro sobre Messi fue castigada con amarilla. En la siguiente jugada veía la segunda amarilla. Nos quedábamos en diez en el 89. Y con falta a favor para Messi. Courtois paró en dos tiempos.

El descuento fue de cuatro minutos.

Messi olió sangre. De poco le sirvió: fue su séptimo partido consecutivo contra el Madrid sin meter gol.

Marcelo tuvo el gol en el 92. No supo aprovechar el fallo defensivo. En los 30 últimos segundos, con Ter Stegen arriba en ataque, un remate de Ilaix se estrelló en el larguero. El rechace lo intentó cazar Ter Stegen. Y el partido murió con disparo alto.

Este 2-1 nos acuesta líderes por el goal average (el Atleti tiene un partido menos, frente al Betis sin Luis Suárez ni Marcos Llorente). Los dos equipos de Madrid tenemos 66 puntos y el Barça 65. A ellos les queda un enfrentamiento directo, del que seguro que algo pescamos.

El 1-3 de la primera vuelta y este 2-1 arroja un saldo espectacular. Dos Clásicos, dos triunfos. Seis puntos. Cinco goles a favor y dos en contra. Y ahora a Liverpool a asegurar el pase a semifinales de Champions, que no será fácil. El parte de bajas (Vázquez, Valverde, Militao más los ya conocidos) puede ser notable y desconocemos el de altas.

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Barça remonta al Sevilla

Sport

El Barça remonta el 2-0 de la ida del Sevilla y se planta en la final de Copa. Todo lo que le ha pasado al Sevilla de Lopetegui lo tiene bien merecido. No se puede ser tan ridículo y cometer tantas tonterías.

  • Ocampos falló un penalti (lo tiró fatal y Ter Stegen atajó).
  • A Fernando le sacaron la segunda amarilla por idiota. ¿Qué necesidad tenía de hacer esa falta? Dejó a su equipo en 10 a dos minutos del final, en el primer minuto del descuento.
  • Con todo, lo peor fue que renunciaron durante todo el partido a despejar. Como si estuviese prohibido. Pocas jugadas ligaron intentando salir con el balón jugado. La perdían pronto con lo que el asedio del Barça era continuo. Un despeje, mejor en largo, sirve para alejar el peligro y tomar aire. Darse un respiro para reordenarse. El colmo fue la jugada del 93. Un descerebrado se esfuerza en evitar un córner y se la pasa a Griezmann. El francés la cuelga al área y Piqué anota de cabeza el 2-0. ¡A la prórroga! Y el Sevilla con 10. Si ese defensa hubiese dejado que la pelota saliese el partido hubiese muerto tras el saque de esquina. ¿Hubiese marcado el Barça en ese córner? No lo sabemos. Sí sabemos lo que sucedió por ese empeño sin sentido en evitar el saque de esquina.

El desquicie del Sevilla se hizo más patente en la prórroga. A los cuatro minutos Braithwaite hacía el 3-0. Resultado con el que terminó el partido. Durante esta media hora extra de juego al Sevilla le expulsaron al preparador físico y a De Jong, quien estaba en la grada. Habían perdido los papeles por completo. 

Otra sobrada, en este caso de Lopetegui, fue poner al segundo portero. El Barça alineó al titular.

El Sevilla se ha ganado la eliminación a pulso. El Barça fue a por el partido. Estuvo serio y atento. Y contaron con un gol tempranero: en el 11 Dembélé la partió marcando el 1-9. Buscaron voltear la eliminatoria y lo consiguieron. Por méritos propios y deméritos del rival.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Zidane salva su primer match-ball

Zidane ha salvado su primer match-ball.  Recordaba el AS esta mañana que la temporada pasada Zidane también afrontó el partido del Sánchez Pizjuán con la soga al cuello. Igual que entonces veníamos de otra derrota en Champions (caímos con estrépito en París ante el PSG). El Real Madrid salió vencedor del envite, con gol de Benzema a pase de Carvajal. Ahora este partido es tan solo uno de los tres cadalsos que afronta el mister blanco. Queda jugarse la clasificación de Champions en casa frente al Borussia y el derbi ante el Atleti del próximo fin de semana.

Zidane volvió a recurrir a Lucas Vázquez como lateral derecho y con Nacho sustituyendo a Sergio Ramos. Dispuso de Kroos, Casemiro y Modric, sus centrocampistas de referencia, los de las tres Champions y dos Ligas. Y delante, acompañando a Benzema, puso a Rodrygo y Vinicius por las bandas.

Sacó el Sevilla de centro y a los 36 segundos ya les habíamos robado la pelota. Le llegó a Rodrygo en la banda derecha. Le puso un baló de oro a Vinicius, quien había abandonado su banda y se encontraba en la derecha dentro del área chica. Fue la primera gran oportunidad. Su disparó, al palo largo, salió fuera por poco. También pudo buscar el pase a Benzema. Unos minutos después Vinicius creó otra situación de peligro: su presión interceptaba un despeje comprometido del meta local. El balón salió despedido para arriba. Un defensa impidió que Benzema cabecease a gol y finalmente Bounou se hizo con la pelota. En el min. 9 en una contra madridista Benzema falla en el pase decisivo a Rodrygo. Se quedó corto y Diego Carlos desbarataba la ocasión.

Roberto Carlos en la previa de Real Madrid TV comentaba que la solución a todos nuestros males estaba en marcar pronto, en los primeros 10 minutos. Desde luego contra el Shakhtar irse 0-0 al descanso, tras haber dominado, fue un pecado mortal. Y nos costó el partido. Algo parecido nos pasó en Valencia y acabamos goleados.

En el 15 tras una falta lateral botada por Kroos falló Bounou por alto. El balón acabo en las pierna de Casemiro. No buscó el remate y sí el pase. El problema es que debió confundirse con el blanco de las camisetas sevillistas, porque se la dio a ellos.

A medida que iba corriendo el reloj las oportunidades del Madrid decrecían (tan solo un buen remate de rosca desde fuera del área de Kroos en el 21), mientras el Sevilla se asentaba y a base de balones largos nos buscaba la espalda. Sin efectividad. Porque su primer remate no sucedió hasta el 38. Hasta entonces solo se habían acercado tres veces a las inmediaciones de Courtois (en una perdieron la pelota, en otra cayeron en fuera de juego y en la tercera cometieron falta sobre un defensor madridista).

Modric seguía imponiendo su cátedra. Enfrente, a su compatriota Rakitic le costaba horrores imponer su juego. Y apenas lo conseguía. Siempre tenía a Modric encima.

En el 37 el portero local se reivindicó. Lucas Vázquez desde la derecha buscó a sus delanteros. Vinicius la dejó pasar y Benzema, quien llegaba lanzado, empalmó un chut bajo al palo. Bounou se lució tirándose abajo y desviándola a córner.

Los locales en el 41 lograban su primer saque de esquina. Y en el minuto de descuento Munir se rompía persiguiendo a Rodrygo, quien le había robado el balón.

Una vez más un buen Real Madrid llegaba con 0-0 al descanso. Tan solo dos peros: el obvio, por no haber marcado y el otro por el pobre desempeño de Casemiro. Se notaba su periodo de inactividad.

La falta de punteria es muy preocupante. Y desde la marcha de Cristiano Ronaldo se ha convertido en un mal endemico. Es el modelo Florentino, los cimientos del Florentinato: construir un equipo de fútbol sin goleadores. Es como lo de los aeropuertos sin aviones, las autopistas de peaje sin vehículos, los hospitales sin quirófanos o un estadio de fútbol sin público. Tampoco parecen ser de su agrado los líderes con voz y voto. Es decir líderes dentro y fuera del campo. Entre otros lo vimos con Hierro, Raúl, CR7 y me temo que también lo veremos con Sergio Ramos.

Tras el descanso solo un cambio: el obligado de Munir, sustituido por Óliver Torres. En principio esto reforzaba el medio campo local.

Al igual que sucedió en otros partidos el rival mostró otra cara saliendo del vestuario. Lo mismo puede decirse del Madrid. Ellos salieron dominando y nosotros dormidos. No pasábamos del círculo central (la primera vez fue en el 53).

Una chilena de De Jong en el 51 fue el primer remate local entre los tres palos.

Hasta que en el 55 en un robo Mendy combina con Benzema quien se la devuelve. Mendy pasa al área donde aparece Vinicius. La da mal, fatal más bien. Y Bounou se la traga y ayuda a que entre. 0-1. Indudablemente de no haber estado Vini por ahí no hubiese sido gol.

Lopetegui reaccionaba con tres cambios de golpe (min. 63). Zidane iba a dar entrada a Marco Asensio poco después. En el 65 sustituía a Rodrygo.

Los cuatro cambios del Sevilla (el forzado por lesión más el triple cambio) reforzaban su dominio del centro del campo. El Madrid ya no presionaba como en la primera mitad y por tanto tampoco robaba balones. La ausencia de Casemiro era preocupante. No llegaba al corte con fluidez ni frescura. Como muestra una falta en el 74 en las inmediaciones del área. Gudelj (uno de los tres que entraron) la lanzó muy bien, mas se le fue fuera (por poco).

Era desesperante ver al Madrid contemporizando, moviendo despacio el balón para terminar perdiéndola. Mientras Lopetegui se disponía a efectuar su quinto y último cambio, Zidane no mandaba calentar a nadie. Un jugador tipo Odegaard, por Benzema o Vinicius, podría refrescar nuestro juego y reforzar nuestra línea de centrocampistas. Por lo menos no recurrió a Isco.

En el 79 Suso (otro del triple cambio) pudo haber empatado en un buen remate desde el vértice del área grande. Cuatro minutos después Vinicius se cruza el campo, de área a área. La acaba perdiendo al final de su infructuosa carrera.

El campo seguía volcado del lado local. Y Courtois salvaba el empate en 85 tras otra chilena, esta vez de Ocampos.

El encuentro se alargaba tres minutos. Lo de Zidane no efectuando cambios era raro, raro, raro. Aunque solo fuese para perder tiempo.

En el 91 desaprovechamos una buena contra de Vinicius y Benzema por la izquierda. Asensio entraba solo por la derecha. No sabemos lo que intentó el francés. ¿Disparo o pase? El caso es que se fue fuera de banda, por el costado derecho. Ahí prácticamente murió el partido.

Este 0-1 es un alivio. Para el técnico y los jugadores. Y un impulso moral de cara a la siguiente final, contra el Borussia. Aparte de la importancia de los tres puntos.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Zidane se reivindica en el Camp Nou

La terapia de la Champions resultó balsamica para el Barça y un descenso dantesco a los infiernos para el Real Madrid. Los antecedentes del Madrid de cara al Clásico no podían ser peores. El equipo se habia caido tras el parón, con dos derrotas consecutivas en casa, una en Liga y otra en Champions. No quedaba rastro del mejor partido de la temporada, el 4 de octubre ante el Levante (0-2). Hoy Zidane alineaba en la delantera a los mismos tres que ganaron 0-2: Marco Asensio, Benzema y Vinicius. Y repetía con Nacho en el lateral derecho. El cambio respecto a ese once era el de Kroos por Modric. La alineación respondía al veteranos y noveles de nuestro himno.

Koeman también apostó por mezclar gente joven con jugadores experimentados, dando entrada al recuperado Jordi Alba.

A mi me preocupaba nuestra banda derecha (Nacho y Asensio) frente a la izquierda culé (Alba y Ansu Fati). Sospechaba de una excesiva carga de trabajo para Fede Valverde. Con Asensio probablemente en la media punta, por detrás de Benzema. Y auguraba la vuelta a las buenas costumbres: la presión alta. Como frente al Levante. Ya sé, aunque ambos sean azulgranas, hay diferencia de nivel entre ellos y el Barça. Resultaba difícil de creer que perdiésemos tres partidos seguidos.

Respecto a la presión alta Koeman dispuso a Ansu Fati para frenar la salida de balón de Sergio Ramos, con Messi de falso nueve. Aunque para falso nueve estuvo Benzema. A los cinco minutos habilitó a Valverde, con un pase filtrado, quien entrando en el área por la derecha anotó de tiro cruzado a media altura. 0-1. Nos la prometíamos felices. Y Vinicius pudo sentenciar poco después… pero una internada de Jordi Alba, superando a Nacho en carrera, permitió a Ansu Fati empatar. Era el minuto ocho. Y me  preocupaba mi sensación previa respecto a nuestra banda derecha y la izquierda suya.

Los siguiente minutos al 1-1 fueron con el Barça insistiendo por el costado de Nacho. Buscando su espalda o encarando. Jordi Alba cobraba un protagonismo exagerado y no reaccionábamos. De Jong también buscaba a Nacho. Mientras, nosotros no aprovechábamos su flanco débil, el de Dest y Pedri.

En el 23 apareció Courtois: salvó un gol cantado a remate de Messi, tras superar a Ramos y encarar al meta belga. En la jugada siguiente fallaba Benzema frente a Neto. La internada y pase de Kroos mereció mejor suerte. Los dos falsos nueves tuvieron sus ocasiones.

En el 35 tuvimos el primer atisbo de la falta de actividad de Jordi Alba. Asensio le robó un balón en defensa y salió disparado a la contra. Alba tuvo problemas en recuperar su posición. La oportunidad se esfumó por un exceso de pases. Al minuto Nacho vio la amarilla. Zidane mandó a calentar a Lucas Vázquez. ¿Por Nacho o por Asensio? Fue por Nacho, en el 42. Abandonó el campo más o menos renqueante.

Al descanso se llegó con el 1-1. Unos primeros 45 minutos que empezaron cautelosos, pero con los goles cambió el ritmo. La circulación de balón fue mucho más rápida. Los seguidores de ambos clubes podíamos estar satisfechos de nuestros equipos.

El Madrid salió dominador, mas la primera ocasión fue para el Barça. La de Ansu Fati en el 51. Dos minutos después Coutinho solo cabeceaba fuera. El pase de Ansu Fati fue excelente. Fati desbordaba por su banda y Vinicius aún no había aparecido en estos primeros minutos de la segunda mitad.

Rodrygo comenzaba a calentar, Kroos sacaba una falta y agarraban a Ramos en el área. El VAR revisó la acción. El árbitro se acercó a ver la jugada. Penalti y amarilla a Alba. ¡Toda una novedad! Años y años sin que le pitasen al Madrid una pena máxima a favor en el Camp Nou en Liga. Desde la 2006/07. El gran capitán transformó. Neto acertó en la dirección del cuero. 1-2 en el 62. Segunda ventaja blanca.

Un mal pase de Vinicius a Benzema en el 65 imposibilitó el 1-3. Modric saltaba a calentar. Dos minutos después Valverde caía rendido. Parecía mareado. Entraba el croata. Mientras, el Barça sacaba sus dos primeros saques de esquina del partido. Consecutivos. En el segundo reclamaron una inexistente mano merengue.

En el 70 el Madrid se sacudía el dominio culé con una contra. Vinicius volvia a fallar el último pase. Nuevamente no se atrevió a encarar, estando en el interior del vértice del área. Estaba pidiendo el cambio a gritos. Pero los percances de Nacho y Valverde solo nos dejaba una ventana para efectuar cambios. Y Asensio no podía más. En los siguiente minutos el brasileño erró dos pases más en contras claras. Tanto Benzema como Modric se echaron las manos a la cabeza.

En el 80 ambos técnicos modificaron. Por el Barça entraban Griezmann, Dembélé y Trincao. Koeman iba con todo. Salieron Busquets, De Jong y Ansu Fati. Por el Madrid entró Rodrygo por Asensio.

Kroos pudo sentenciar en el 85. Una doble oportunidad, ambas desbaratadas por Neto. Especialmente meritoria la segunda, despejando el rechace que recogió el alemán de su primer remate. En el saque de esquina Neto se volvió a lucir ante un cabezazo de Ramos. Varane falló el gol cantado cuando se hizo con la pelota.

Koeman tiró inmediatamente la casa por la ventana. Retiró a Alba y metió a un delantero, Braithwaite. Si el planteamiento de Zidane había sido valiente, Koeman no le fue a la zaga con sus cambios. Iba abajo en el marcador y se la jugó.

Rozando el 90 Koeman pagó el precio de su atrevimiento. Un balón largo a Vinicius es desbaratado por Neto que se adelantó. El rebote le llega a Rodrygo que rápidamente se la da a Modric. Con una sangre fria descomunal, evita el pase lateral a Benzema (solo a menos de dos metros), regatea amagando a Neto y busca la mejor posición para marcar. El 1-3 fue un golazo.

Añadieron cinco minutos de descuento. Que pasaron en un suspiro. Estuvo más cerca el 1-4 que el 2-3.

Zidane, con Sergio Ramos en el equipo, se reivindica en el Camp Nou. Y con este 1-3 le traspasa la crisis a Koeman.

P.D.: Lucas Vázquez también se ha reivindicado. Y Benzema demostró que hoy por hoy está mejor que Messi.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Sevilla defiende el honor del fútbol español

El Sevilla ha defendido el honor del fútbol español y ha logrado su sexta UEFA en su sexta final (Europa League en su denominación actual). De paso Lopetegui logra su primer título como entrenador de club.

En un partido jugado a un ritmo muy alto, que dejó a ambos equipos exhaustos, el Sevilla superó el gol de penalti de Lukaku, al poco de iniciarse el encuentro. Le dieron la vuelta al marcador con dos cabezazos de De Jong. Al descanso se llegó con empate a dos. El 3-2 que sentenció la final fue un autogol de Lukaku (min. 74).

Muy buena final, especialmente la primera mitad. Los problemas físicos de algunos jugadores sevillistas, en la segunda parte, hicieron pensar en lo peor. Afortunadamente no fue así y el Sevilla dio una tremenda alegría no solo a su afición, también al alicaído fútbol español tocado por los pinchazos en la Champions.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol