Archivo de la etiqueta: Liga 2011/12

Todo es posible en Granada

Todo es posible en Granada: el Real Madrid se impuso en un discreto partido por 1-2, tras una penosa primera parte. En la que Kaká y Sahin no aportaron nada al equipo. Fueron titulares en detrimento de Xabi Alonso y Khedira.

Di María que reaparecía tras su sanción tampoco estuvo acertado. Impreciso en el pase, como prácticamente todos sus compañeros, apenas desbordó y se enredó en regates que no le salían. Y a los cinco minutos un error de Marcelo, en campo contrario, provoca la perdida de la pelota. Se hace con ella Franco Jara, quien se la limpió con habilidad. Se marcó una tremenda carrera, en la que solo le salió al paso -y mal- Carvalho (ayer titular junto a Albiol y Varanne), mientras el brasileño intentaba recuperar la posición. Para colmo de males el remate se coló entre las piernas de Adán (jugó en vez de Casillas). Era el 1-0. Instantes después Marcelo tuvo ocasión de enmendar su torpeza: salvo el segundo tanto local al despejar un balón en la misma raya de gol.

En esta primera parte el Madrid -ayer de negro- no creo ocasiones ni remató a puerta. Las únicas jugadas de cierto peligro fueron un disparo de Kaká que se fue fuera por mucho, cuando se encontraba en una buena posición de tiro, y un buen chut de Sahin a 10 minutos del descanso, desde fuera del área (se fue fuera por poco).

Los cambios del descanso –Higuaín y Alonso por Sahin y Kaká- surtieron efecto. Los de Mourinho se hicieron con el control del partido. Llegaron algunas ocasiones. Pero tampoco era para tirar cohetes. Pero al menos había vergüenza torera. Y dejaron claro que no querían regalar los puntos, como dio la impresión en la primera mitad. Y luego el Granada se suicidió. Primero con un penalti de lo más surrealista: Moises abraza a Cristiano Ronaldo, lo placa como si estuviese jugando al rugby mientras le embiste con la cabeza. Aún lo protestaron. Ronaldo transformó la pena máxima (1-1). La puntilla del moribundo fue el autogol de Cortés hacia el final. El Pipita no llegó a un buen pase de Benzema desde la derecha pero el defensa sí.  Y  en su afán por quitarse la pelota de encima la clavó en su propia portería Quizás atenazado por los nervios del posible descenso, y la  amenazante presencia de CR7 a su espalda. El caso es que este 1-2 acerca al Madrid al récord de los 100 puntos (si se gana al Mallorca el próximo fin de semana se habrá logrado).

Los de Abel no parecieron conformarse con darse dos tiros, uno en cada pie. Al acabar montaron una tángana en la que fueron expulsados Moises y Siqueira (el mejor de los suyos, junto a Jara) y Benítez le lanzó una botella al árbitro. Si tenemos en cuenta que se juegan la permanencia en Vallecas en la última jornada, estas tres bajas (y alguna más que no controlo) son un suicidio deportivo. Muy poco profesional además.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

32 (alirón en San Mamés)

El Real Madrid refrendó su Liga nº 32 en San Mamés, con un rotundo 0-3 que pudo ser más amplio. Porque antes de cumplirse el primer minuto Gorka Iraizoz se lanzó a los pies de Gonzalo Higuaín (¿penalti?). Con 0-0 Cristiano Ronaldo falló un penalti (ridículo lanzamiento flojo y por el centro, un semi Panenka). Mesut Özil en una extraordinaria jugada (como lo fue su primera parte), tras superar a varios del Athletic -en un slalom- estrelló el balón en el larguero. Y CR7 finalizando el encuentro erró solo ante el portero.

El Madrid salió a por los tres puntos desde el principio. Mourinho presentó tres variantes: Coentrao por Marcelo; Callejón por el sancionado Di María; Higuaín por Benzema. Antes de la pena máxima señalada reclamamos otras dos (claro síntoma del espíritu blanco de llevarse el partido): ademas del mencionado del principio hubo uno más obvio, sobre Coentrao. En la foto se ve el instante final tras el rodillazo en el muslo del madridista.

Cuando el luso marró el señalado (por manos) ni él ni sus compañeros se vinieron abajo, más bien al contrario. Y llegaron dos goles. Al cuarto de hora el Pipita abrió el marcador de un trallazo que se cuela debajo de la escuadra: Ronaldo, muy activo por ambas bandas, abre el juego hacia Özil quien entraba por el otro lado, la izquierda; y al primer toque le pone la pelota a Higuaín en la media luna del aréa; este se revuelve y sorprende con su disparo. Cinco minutos después una internada de Cristiano, de extremo derecha, lo culmina con un excelente pase de rosca a Özil, quien desde la izquierda y al primer toque supera a Iraizoz por el palo largo. La Liga estaba en el bote. Aunque con los Leones siempre hay que tener cuidado. Achuchaban. Intentaban entrar por los costados para colgar el cuero buscando a Llorente. Pero Casillas estuvo muy seguro por alto, y en las salidas. Pepe y Ramos fueron dos colosos en el centro de la defensa. Y tuvieron arrestos para subir. Xabi Alonso y Khedira contenían y aseaban el juego.

Los segundos cuarenta y cinco minutos fueron un paseo militar. El control y dominio fue abrumador. El 0-3 fue decisivo: a los cinco minutos Cristiano Ronaldo cabeceó a la red.

Y hay otro factor a tener cuenta: el inmenso error de Bielsa al colocar a Javi Martinez de lateral derecho, supongo que para contener a Cristiano Ronaldo, primero,  y además se encontró a Özil, que jugó por ahí. Mou manejó sus cartas con acierto: ambos se juntaban por la izquierda y la superioridad numérica era evidente; cuando el portugués se cambiaba de banda el 2 contra 1 era con Callejón. En el descanso el mister del Athletic dio entrada a Iraola, el titular habitual. Pero Javi ya estaba desquiciado. Y en el 72 vio la segunda amarilla. Los locales no aparentaron sufrir la inferioridad, pero un jugador de la categoría del navarro siempre se echa de menos.

En la retransmisión de la Sexta dijeron que era la primera vez que un equipo entonaba el alirón en San Mamés. También es único ganar matemáticamente el campeonato en la primera jornada de la segunda vuelta… que es la que se jugó anoche.

P.D.: prefiero dejar de lado los insultos del público, las ofensas al presidente blanco, y el incidente final entre Javi Martínez y Cristiano Ronaldo.

12 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Casados con el equipo

El matrimonio entre el público del Bernabéu y su equipo está muy bien avenido. Los primeros aplausos que escuché fueron cuando el once titular terminó el calentamiento previo al partido, mientras se retiraban al vestuario (no estuve cuando aparecieron). El estadio estaba a medio llenar. La ovación fue atronadora cuando los jugadores saltaron al campo para disputar los tres puntos en juego. Con el aforo casi completo -hubo huecos, especialmente de seguidores sevillistas- mostrábamos nuestro apoyo a quienes están a punto de ganar la Liga, y han sido semifinalistas de Champions por segundo año consecutivo. El detalle de las camisetas recordando a Sergio Canales añadió carga emocional al momento.

El Sevilla le duró una hora al Madrid. Lo que tardaron en caer tres goles, un poste, múltiples oportunidades, y los cambios. Los dos primeros, en el minuto 61 fueron Khedira por Granero y Callejón por Di María. Un cuarto de hora después Albiol sustituyó a Xabi Alonso (despedido con otra ovación). Ni rastro de Higuaín. Está claro que algo pasa…

El Pirata, titular de nuevo, cumplió con creces (mientras aguantó). Involucrado con el espíritu espartano de Mourinho, bregó con eficacía y acierto. Y manejo la manija con criterio y buen toque. El Fideo volvió a ir de más a menos. Dio grandes pases en profundidad (uno supuso el 2-0, el primero de los dos goles de Benzema, y otro a Özil que fue el inicio de la jugada del 3-0 obra también del francés). Pecó a veces de excesivo individualismo, ese último regate que le sobra (y que me pone de los nervios), y vio una amarilla (no podrá jugar en San Mamés).

Cristiano Ronaldo demostró su potencial por enésima vez. El 1-0, tras un pase en profundidad de Benzema, fue un prodigio. El control, su recorte y el trallazo fueron una obra de arte. Luego estrelló un indirecto en el poste. La violencia con la que remató se escuchó en stereo: primero al chutar y luego al estrellarse en el palo largo (la pelota salió despedida fuera de banda por el lado contrario, y si llega a rebotar en alguien seguro que se incrusta en la red). Fue una pesadilla continua para la defensa del Sevilla. Reclamó un par de penaltis (creo que uno lo era).

Una muy buena hora merengue. En la que además el Sevilla dispuso de varias oportunidades. Especialmente tres en la primera parte, en tres contras vertiginosas. Parecían nosotros, pero sin pegada (aunque tuvimos un 4 contra 2 que no supimos aprovechar). En la primera falló Reyes ante Casillas. Su disparo flojo me recordó al penalti de Kaká ante el Bayern. Un churro. Después hubo una de Jesus Navas, el mejor de los suyos. Y la tercera fue una vaselina que se le fue alta a Negredo, achuchado por Iker, quien había salido hasta el borde del área grande.

Hay que mencionar que al poco de comenzar le anularon un gol a Fazio. No me queda claro si fue por fuera de juego o falta a Pepe. El caso es que ocurrieron ambas infracciones en la misma jugada.

Iker Casillas y Sergio Ramos también recibieron el apoyo de la afición. Especialmente cuando el de Camas le metió el pase de gol a Benzema (un excelente cabezazo en plancha que supuso el 3-0 y cerró el partido): puso el esférico en órbita, esta vez en la atmósfera del área chica, y el galo entró como una exhalación ganando la espalda a los defensores.

Se mantiene la diferencia de 7 puntos tras la exhibición del Barça en Vallecas (donde volvimos a ver las mejores versiones de Messi y Pedro, y el pobre Rayo pagó los platos rotos de la semana trágica culé). Y ya solo quedan tres jornadas. El miércoles viajamos a Bilbao, en lo que sin dudas será un partidazo… Y seremos campeones si ganamos o conseguimos el mismo resultado que los azulgranas contra el Málaga.

6 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

10 conclusiones o la resaca del Clásico

I can see clearly now, the rain is gone,
I can see all obstacles in my way
Gone are the dark clouds that had me blind
It’s gonna be a bright (bright), bright (bright)
Sun-Shiny day.

Tras repasar parte de la prensa intelectual –As y Marca– y ver algunos resúmenes he llegado a las siguientes 10 conclusiones:

  1. Mourinho por fin ha conseguido ganar en el Camp Nou. A la décima fue la vencida. Entre Chelsea, Inter y Real Madrid suma cinco derrotas, cuatro empates y una victoria (uno de los encuentros perdidos, con el Inter, fue la eliminación del Barça en semis de Champions).
  2. La inquina que le tienen los cronistas a Khedira es tan solo comparable a la que sufría Diarra. El bravo centrocampista blanco anuló anoche a Iniesta -uno de los mejores jugadores del mundo- y marcó el primer gol (0-1). Es su cuarto de la temporada (2 en Liga, 1 en Champions, y otro en Copa). Siempre he sostenido que es un futbolista, a medio camino entre Pirri y Stielike, que en Alemania tenía gol. Faceta que por aquí aun estaba por explotar: debería estar entre los 6 y 9 tantos por temporada. Se va acercando… Pero no es de recibo que Segurola (Marca) y Trueba (As) le califiquen con un 1. ¿Qué más le piden? Excelente en tareas defensivas y autor de un tanto a menos de dos metros de la linea de gol. Es decir: arriba, abajo, en medio, una presencia continua y acertada en todo el terreno de juego. ¿Tan difícil es reconocerlo? ¿Por qué no quieren verlo?
  3. Se ha demostrado que con un arbitraje correcto la superioridad culé no es tan evidente. A Undiano le podríamos dar un aprobado alto. Acertó, bien ayudado por sus linares, en los fueras de juego. Y fue casero en el apartado de las tarjetas. Ahí benefició al Barça claramente. Pepe recibió una amarilla en su primera falta. Y tampoco la entrada fue para tanto. En cambio le perdonó una amarilla a Iniesta por una patada por detrás a Di María. Y lo peor: no expulsó a Dani Alves. Este impresentable primero agarra a Cristiano Ronaldo, amarilla clara, y una vez derribado le patea en el estomago, roja directa. Como señalaba Antonio Perea en un comentario, en el post de la crónica, el árbitro no señalo ni falta. Es probable que el juez principal no pudiese ver la jugada en toda su amplitud, pero el de linea la tuvo que ver. Y los espectadores de Gol, la cadena de pago propiedad de Roures (conocido hooligan de los medios al servicio del oro del Barcelona), solo pudimos ver la agresión repetida a cámara lenta. Para minimizar la acción.
  4. Jugar con 11 contra el mejor Barça de la historia también es una novedad, y un plus.
  5. La cara de Xavi al ser sustituido, y su evidente enfado nada más sentarse en el banquillo, eran claros síntomas de lo que estaba sucediendo en el campo. La imagen viva de la frustración.
  6. Mou no compareció en la rueda de prensa posterior al partido. Tampoco lo hizo en la previa. Por tanto fue coherente. Aunque supongo que de haber sucedido un descalabro hubiese dado la cara.
  7. Gran parte del madridismo apoya al actual técnico (entre los jóvenes hay unanimidad al respecto). Y deseamos su continuidad. Le contrataron para acabar con la preponderancia azulgrana. Aunque su balance frente a Guardiola está todavía desequilibrado a favor del catalán, ya ha conseguido arrebatarle un trofeo (la Copa del año pasado) y está a punto de hacerlo con la Liga. Y nos queda la Champions…
  8. En Aitor Karanka tenemos un futuro gran entrenador. Su master al lado de Mourinho es de un valor incalculable. Le faltan un par de cocidos (esperemos que el par de temporadas que le quedan al portugués en el banquillo merengue).
  9. Se especula sobre el estado físico de la plantilla blanca. Pienso que el peor momento, el del bajón, ya pasó. Coincidió con los empates en Liga, y la reducción de la diferencia en puntos. El día del Madrid-Valencia (0-0) el equipo demostró una entereza encomiable. Refrendada en el Calderón, Reyno de Navarra, etc. Anoche superamos una prueba muy dura. Y el miércoles nos queda una más complicada: partido de vuelta contra el Bayern de Munich. Los equipos de Mou siempre afrontan el final de temporada muy enteros. En plenitud de condiciones.
  10. Ayer se volvió a demostrar otra certeza del fútbol: gana quien marca más goles. Algo que los aduladores y pelotas de los medios proBarça suelen olvidar y/o camuflar con demasiada frecuencia. Si no rematas -a puerta- no anotas. Si chutas mal estás a expensas de un golpe de suerte (rebote, rechace, autogol, penalti, etc.). La pegada del Madrid es descomunal. Tres killers: CR7, Benzema e Higuaín. En cambio en las filas rivales solo encontramos a uno: Messi. ¿Por qué no ficharon un goleador en el mercado de invierno para suplir al lesionado Villa? ¿Soberbia? ¿Prepotencia? ¿Falta de liquidez? Ahí lo dejo, pero no sin recordar que el año pasado Mou no paró hasta conseguir un tercer 9 (el elegido fue Adebayor, tras descartar otras opciones), y eso que ya contaba con los tres fieras ya mencionados (aunque el francés no mejoró su rendimiento hasta la llegada del tercer delantero centro).
Ahora ya lo tengo claro…

9 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Medios

El Real Madrid calló al Camp Nou

En un ambiente extraordinario para el Barça el Real Madrid calló al Camp Nou. Su triunfo, 1-2, resulta decisivo en el camino para hacerse con esta Liga. Cuando el título parecía bien encaminado, con 10 puntos de ventaja, hubo zozobras. Y la diferencia se redujo a cuatro. Así llegaban los de Mourinho al campo del vigente campeón. Y salen reforzados: ahora son 7 los puntos que les separan de los culés cuando solo quedan 4 jornadas.

Preguntaba ayer en la previa con qué Madrid nos encontraríamos. Y vimos el que deseábamos todos los madridistas: el equipo que presiona desde arriba. El que no da un balón por perdido. El que brega y toca. El que busca la portería contraria lo más rápidamente posible. El que sabe agruparse y capear el temporal cuando el rival achucha.

La organización y la alineación que dispuso Mou fue impecable. Despejó los rumores sobre Lass (lo dejó en Madrid), refrendó a Coentrao (volvió a anular al extremo de su banda, ayer Dani Alves), y su esquema paralizó el juego azulgrana. Messi apenas creó problemas. Solo recuerdo un remate suyo. Tuvo más peligro cuando se retrasó y metió dos pases de gol. El cortocircuito en el medio campo blaugrana lo provocaban Xabi Alonso y Khedira (enorme: anuló a Iniesta y fue el autor del primer gol), bien apoyados por los dos centrales, Sergio Ramos y Pepe, quienes se anticipaban y salían a cortar el esférico antes de que llegase a su destinatario. Solo desentonó Di María, quien fue de más a menos. No apoyaba en las tareas defensivas, salvo en estorbar al contrario, y no era incisivo en ataque. Incluso a medida que avanzaba el encuentro algunas perdidas en la entrega o en regates fallidos organizaron contras del Barça. ¡Qué lejos está del espléndido momento de forma que tenía antes de su lesión! Tenía claro que, para evitar una cierta superioridad numérica en el centro del campo, había que cambiar al Fideo por Granero (en el descanso). La sustitución tardó en llegar, pero sucedió.

El Madrid salió a por el partido. Como si se tratase de una final, no de un partido decisivo (por mucha Liga que se jugase). No parecía, salvo por el público, que estuviésemos jugando fuera de casa. Cristiano Ronaldo y Benzema estaban por la labor (gran partido de ambos). El gol tenía que llegar. Y llegó de la forma más inesperada, aprovechando un par de fallos defensivos. Pepe cabecea un córner botado por Özil. Lo hace hacía abajo (lo más complicado para el portero). Victor Valdés, quien anteriormente le había desviado un cabezazo de CR7 a la escuadra, mete la mano, evitando el bote. El rechace le llega a Puyol. Defensa y arquero se despistan: uno no despeja y el otro no se atreve a recoger el balón por si es cesión. Y Khedira atento rebaña la pelota, como hace cuando se la arrebata a los rivales, y la empuja a la red. A partir de este momento, minuto 17, los locales intentan rehacerse. Y empujan en dirección a Iker Casillas (no tuvo mucho trabajo salvo dos grandes intervenciones, porque los barcelonistas remataron mal y muy mal).

Guardiola sorprendió con la presencia de Tello en el once titular. Lo intentó con Alves de extremo por la otra banda. En el Bernabéu, en la primera vuelta, le salió bien (cuando le adelantó la posición tras el 1-0 en contra al poco de comenzar). Ayer el brasileño se encontró con Coentrao. Y no tiene el oficio del 7 de toda la vida, pisar la cal y llegar hasta el fondo.

La segunda parte fue un quiero y no puedo de los azulgranas. Sin efectividad. Salvo cuando empataron. Tras un paradón de Casillas, el rechace le llega a Alexis (recién ingresado) y fusila a bocajarro. San Iker milagrosamente lo salva, recordando de alguna manera alguna de esas prodigiosas intervenciones en Sevilla, pero rebota en el chileno y entra. Es el empate a uno. Corría el min. 70. Pero 180 segundos después Ronaldo anota el tanto más bello de la noche. Di María roba el esférico en su propio campo. Se lo cede a Özil. Este al primer toque lanza un maravilloso pase en profundidad y al hueco. El portugués supera a todos en velocidad, se hace con la pelota y se planta en el área. Su cambio de ritmo en carrera (con balón y sin el) es impresionante. Supera la salida de Valdés, se ladea, y desde una posición no tan fácil como parece sentencia el encuentro, y el campeonato. Una pena que finalizando falló un gol hecho, a puerta vacía. Podría haber sido el 1-3.

Nada más marcar el 1-2 Granero entró por Di María. Su presencia y el abatimiento culé hicieron el resto. El dominio y el tempo volvieron a ser merengues, hasta el final.

Con 12 puntos por disputarse, y 7 de ventaja, seremos campeones ganado los dos partidos que nos quedan en casa. Aunque podría ser que la próxima jornada visitemos Cibeles (se tiene que dar la doble circunstancia de ganar el domingo al Sevilla y que ellos pierdan en Vallecas). De momento nos esperan el Chelsea y el Bayern en los partidos de vuelta de semifinales. ¿Tendremos revancha en la final de Champions?

22 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿Será el último Clásico de la temporada?

¿Será el último Clásico de la temporada? Porque si lo es significaría que no habrá final de Champions entre los dos monstruos del fútbol actual.

Quizás sea el momento de hacer un breve resumen de lo que ha sido la temporada para ambos equipos.

  • El Barcelona ha ganado las dos Supercopas, la española y la europea. La local tiene el merito de haberlo hecho ante el Real Madrid (como lo fue para nosotros ganarle la Copa del Rey al Barça). Además se llevaron el Mundialito. Y están peleando la Liga, y el de hoy puede ser un partido decisivo. También están en semis de Champions, por quinta vez consecutiva. Y disputarán la final de Copa (frente al Athletic).
  • El Madrid, al igual que su “clásico” rival, está en semifinales, por segundo año seguido, tras una larga travesía en la que no pasábamos de octavos de final. Esta en mi opinión ha sido la gran aportación de Mourinho. Y por supuesto, lideramos la Liga, que podríamos dejar sentenciada esta noche en el Camp Nou.

Parece que Alexis no será de la partida (arrastra molestias). De cualquier forma todos suponemos como van a jugar los de Guardiola. No está tan claro en el caso de los de Mou.

¿Qué Real Madrid veremos? ¿El que presiona arriba? ¿El que espera al rival confiando en el musculo de centrocampistas tipo Lass, Khedira, o incluso Pepe? Afortunadamente no tenemos jugadores para poner el autobús.

A mi lo que más me preocupa es el estado de forma de Arbeloa. Su presencia hoy en día en la banda derecha es una amenaza para el equipo.  Extremos como Tello, Cuenca, Pedro o la incorporación de jugadores como Adriano, suponen un riesgo para nuestros intereses. Se especula con el regreso de Sergio Ramos al lateral o la vuelta de Lass al once titular, de lateral derecho. Lo sabremos en unas horas.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid de Mou iguala el récord de 107 goles

El Real Madrid del amarrategui Mourinho, con su 3-1 sobre el Sporting de Gijón, iguala el récord de 107 goles. Y ya que estamos de marcas goleadores lo de Cristiano Ronaldo y Leo Messi ya es histórico. Si tuvimos que esperar décadas hasta que llegó Hugo Sánchez para igualar los 38 tantos de Zarra, la temporada pasada Ronaldo alcanzó los 40 (en su segundo año aquí). Y en esta, cuando todavía quedan cinco jornadas, tanto el portugués como el argentino ya llevan 41.

Clemente puso el autobús en el Bernabéu. Como era de esperar. Mou volvió a jugar con Marcelo, recuperado de sus molestias en la espalda. Sahin suplió al sancionado Xabi Alonso. Callejón entró por Benzema. Y Mesut Özil por Di María. Kaká se quedó en el banquillo y no apareció.

Özil no carburaba. Sahin pasaba sin pena ni gloria. Así que Sergio Ramos empezó a incorporarse a la linea de centrocampistas. Y por ahí estuvo casi todo el encuentro, recordando incluso al ausente Alonso en muchos pases pases largos (como en el que supuso el gol del empate de Higuaín en el 35).

Cristiano tenía encima al conductor del bus, al revisor y al cobrador. Marcelo le ayudaba. Y los blancos, con la incorporación a esa banda de un melifluo Özil, se volcaron por la izquierda. Pero no era fácil abrir huecos.

Arbeloa estuvo nefasto. Su primer error fue salvado por Casillas (Trejo se le plantó prácticamente solo en el área). El segundo terminó en penalti, transformado por De las Cuevas (0-1 en el 30 de la primera parte). También hay que decir que Pepe ayudó al no encimar a Trejo y dejarle espacio para su internada. Sahin fue testigo de excepción: no intervino. Y parece que Ramos le rebaño la pelota al delantero visitante con la mano. Afortunadamente el desaguisado se arregló unos cinco minutos después (con el ya mencionado tanto del Pipita). Nos fuimos al descanso con 1-1. Canella también. Le perdonaron la segunda amarilla (o roja directa, aunque más bien era naranja) en los diez últimos minutos del primer periodo.

Tan solo señalar que en esta primera parte le fue anulado un tanto a Higuaín, cuando el marcador señalaba 0-0. El juez y su auxiliar acertaron. Finalizando Sahin estrelló un balón en el larguero, al saque de una falta. Fue su mejor acción.

La segunda parte fue radicalmente distinta. Los míos volcados. Creando definitivamente peligro de forma constante. Un asedio continuo. Las entradas de Di María y Benzema (por Sahin y Callejón) reactivaron la ofensiva. Pero el gol tardaba en llegar. Rondaba eso sí. Hasta que un certero pase del Fideo, desde la derecha, fue cabeceado impecablemente por CR7. Corría el minuto 73.

El 2-1 era todo un alivio. Estallamos. Los nervios, la angustia, desaparecieron. Y comenzamos a disfrutar con el juego de nuestro Madrid. Apreciamos lo visto hasta ese momento. El esfuerzo, la entrega. Lo que intuíamos se confirmó: era imposible que el Sporting aguantase durante tanto tiempo. La victoria tenía que llegar.

Durante la celebración iniciática mientras coreábamos al autor del santillazo (unos cantábamos Cristiano y otros Ronaldo, debemos mejorar nuestra coordinación), y el jugador se besaba el escudo, un atento José Mourinho ordenaba el tercer cambio: Granero por Gonzalo Higuaín. Con el resultado a favor había que controlar mejor el tempo. No se precisaban tantos delanteros. La desesperación, las prisas, habían pasado a mejor vida. Y al poco (unos 5 min. después) Canella finalmente vio la segunda amarilla. Otra explosión de júbilo. El margen de sorpresa ya no existía.

Don Mesut más entonado en estos segundos 45 minutos por fin acertó con un pase marca de la casa: en profundidad, buscando el hueco y al compañero, y encontró a Benzema. El francés en carrera avanzó, controló y fusiló al meta. Era el 3-1 (min. 83). Al ratito le anularon uno a Pepe (él, Cristiano y un tercero que no recuerdo, estaban en fuera de juego).

Ahora hay que viajar a Munich, gran reto, y el sábado al Camp Nou, en lo que parece que va a ser la gran final de esta Liga.

12 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol