Archivo de la etiqueta: Parejo

Emery, rey de la UEFA

AS

Unai Emery es el indiscutible rey de la UEFA. Ayer conquistó su cuarto trofeo, con el Villarreal. Antes logró tres entrenando al Sevilla. Supera a Trapattoni (tres UEFAs).

La final de anoche llegó a la tanda de penaltis. El Villarreal 1 Manchester United 1 no sufrió variaciones en la prórroga. Todos los jugadores pasaron por el punto de penalti. Se lanzaron 22. Los dos últimos los tiraron los porteros. Rulli marcó el suyo y a De Gea le desviaron su intento. Se anotaron 21 de 22. Debe ser un récord mundial.

El éxito del Villarreal es de mucho mérito. El ritmo y el empuje del Manchester United fue brutal. Y constante a lo largo de los 120 minutos de juego. Los de Emery supieron capear el temporal. Primero se adelantaron con un golazo de Gerard Moreno, posteriormente neutralizado por Cavani. Y de paso pedazo de futbolistas como Albiol, Pedraza o Parejo dejaban en evidencia la lista de Luis Enrique (quien prefirió seleccionar a reservas en sus clubes).

¡Enhorabuena al Villarreal por su primer título! Y por supuesto a Emery!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

No podía ser y además era imposible

AS

El Real Madrid salió a buen ritmo, dominando, con ganas de solventar pronto el encuentro. El problema es que el primer remate no llegó hasta el 23. Fue un prolongación de cabeza de Marco Asensio a una falta sacada por Modric. Se fue ligeramente por encima del larguero. El problema es que el marcador señalaba 0-1 a favor del Villarreal. Yeremi Pino había anotado en el 19 un golazo en el primer intento de su equipo. Tuvieron otra ocasión unos minutos antes cuando Gerard Moreno, desde el círculo central, lanzó un balón en profundidad a Bacca. Militao estuvo más rápido y se adelantó al delantero a pocos metros del área de Courtois.

Este gol del Villarreal llegó dos minutos después del que nos hizo albergar esperanzas: Óscar Plano marcaba el 1-0 del Valladolid. La alegría que nos llegaba desde Zorrilla quedó ahogada por el gol de Pino. Lo peor fue el estado de ansiedad que nos atenazó a partir del tanto encajado. Una buena ocasión de Modric, fabricada por el croata en el 33, pudo cambiar las tornas.

Pedraza percutía por su banda izquierda. Odriozola hacía lo propio por la misma, que era la banda derecha del Madrid. Los pases del lateral blanco no encontraban rematador. Los de Pedraza nos creaban dificultades. Ni Fede Valverde ni Asensio bajaban a ayudar en defensa. Y el Villarreal sí hacía las coberturas cuando subía Odriozola.

El Madrid intentaba presionar la salida del balón. Pero cuando la pelota era nuestra no buscábamos los desmarques, los medios salvo Modric no creaban juego y tampoco disparábamos a puerta. Desde el remate de Modric solo lo intentó 10 minutos después Benzema en el 43.

Casemiro, solo, cabeceó en el 45 a las manos de Rulli (en un saque de esquina). Era nuestro primer remate entre los tres palos. Y así murió la primera parte. 0-1 al descanso en Valdebebas y 1-0 en Valladolid. El Atlético de Madrid era en esos momentos campeón de esta Liga 2020/21.

En el descanso debatíamos sobre si la mano de Parejo en su área fue penalti o no. Ya conocen la Regla de Oro: si la hace uno del Madrid sí es penalti, si lo hace nuestro rival nunca lo es. Esta jugada pudo haber sido decisiva para el estado de ánimo de blancos y…. rojiblancos (perdían 1-0 al descanso).

Vimos en el intermedio calentar a Isco y a Rodrygo. Mas no hubo cambios. Salieron los mismos 22.

Un buen pase de Valverde a Miguel Gutiérrez en el 48 derivó en el primer córner de esta segunda mitad. Minuto y medio después Vinicius se iba por su costado por primera vez en el partido. Culminó mal. Ni pase ni disparo. El injerto acabó suavemente en las manos del meta rival. En el 51 Albiol despejaba a saque de esquina un pase de Valverde. Se sacó en corto y el cabezazo lejano de Militao puso en dificultades a Rulli. Se fue alta por poco, por encima de la escuadra. Modric lanzaba a Vinicius en el 53. En estos primeros minutos de la segunda mitad habíamos hecho más de cara a la portería rival que en toda la primera parte. Tanto es así que en el 54 Benzema cabeceaba el empate, a pase de Casemiro. Mientras el VAR revisaba la jugada salieron Asensio y Vinicius. Entraron Isco y Rodrygo. Como era de imaginar, nos anularon el gol. Y el Atleti empataba. Las desgracias nunca vienen solas.

Llegados a este punto yo hubiese retirado al equipo del campo. Afortunadamente no tengo poder ni responsabilidad para tomar este tipo de decisiones. Lo que si digo y reitero es que la oficina del Madrid no da ni golpe. No saben trabajar. A las pruebas me remito. Lo de esta temporada ha sido excesivo.

En el 65 Emery efectuaba un doble cambio. Zidane se disponía a hacer un triple cambio y Luis Suárez hacía el 1-2 en Valladolid.

Una mala cesión a Rulli la roba Rodrygo mas Benzema falla. Debería haber buscado al brasileño.

Mariano, Marcelo y Nacho entraban en el 68 por Odriozola, Casemiro y Miguel Gutiérrez. Se pasaba a tres centrales con Rodrygo y Marcelo de carrileros. ¡Medidas desesperadas para una situación límite!

Estos cinco cambios dejaron a Sergio Ramos fuera del encuentro y de su posible despedida del primer equipo.

Marcelo metía un buen pase en el 72 a la cabeza de Mariano. Su remate era rechazado y la pelota le llegaba a Benzema, quien la voleaba fuera. Cinco minutos después Mariano volvía a intentarlo de cabeza, en un córner botado por Isco.

El Villarreal cada vez estaba más suelto y nosotros más agarrotados. A medida que corría el reloj el 0-2 estaba más cerca que el 1-1. Ellos salían a la contra, aprovechando nuestras debilidades. A falta de 10 minutos efectuaban sus dos últimos cambios. Retiraban a Gerard Moreno y a Yeremy Pino. Entraban Raba y Alcácer.

Otro robo de Rodrygo en el 82 sirve para pasarsela a Modric. Su disparo desde la frontal de la media luna se va fuera. De haber cogido portería habría sido un gol muy de Modric.

Al filo del 87 una internada de Rodrygo se la pone a Benzema. El francés, entre la línea del área grande y el punto de penalti, la coloca con el interior de su píe derecho por toda la escuadra. 1-1. A partir de este tanto nos transformamos.

El descuento fue de cuatro minutos. En el primer minuto Mariano peca de individualista en una contra clara. Al minuto Benzema se cuela por la línea de fondo, por la izquierda. La pone atrás a Modric, en el punto de penalti. El croata la controla con el pecho y fusiló el 2-1 con la zurda.

Lo dicho en el titular: no podía ser y además era imposible. ¡Enhorabuena al Atlético de Madrid campeón! Y al Comité de Árbitros y sus designaciones, tanto en el VAR como con el juez principal.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Emery acertó con los cambios y Zidane erró con Isco

El once de Zidane, dadas las circunstancias (siete bajas entre lesiones y contagios), no nos iba a deparar sorpresas. La duda era el sistema de juego: con delantero centro o con un falso 9. La confirmación de la presencia de Mariano en el equipo titular despejaba la incógnita. Asimismo se forzaba la reaparición de Carvajal, Nacho y Hazard (no así la de Odegaard, quien también fue de la partida). Ante el maratón de partidos que se nos avecinan no parecía que fuesen malas medidas. Aunque arriesgadas. Y de cualquier manera, los jugadores de la primera plantilla del Real Madrid ofrecen garantías. Salvo Isco y Marcelo. Ninguno de los dos fue titular.

El Villarreal llegaba imbatido en su estadio (los ha ganado todos). Nosotros veníamos del descalabro ante el Valencia (el vergonzante 4-1, con Isco y Marcelo en el once).

En la tele nos mostraban a ambos equipos con un 4-3-3. Me extrañó verlo. Sobre todo en los de Emery. Que fueron quienes sacaron de centro y perdieron la pelota inmediatamente. En la presión defensiva ya les vimos con un 4-4-2 y al Madrid en ataque con un 4-2-3-1.

No habíamos llegado al minuto 2 cuando un pase de Carvajal (tras un espectacular balón largo y cruzado de Kroos) era cabeceado con ímpetu y decisión por Mariano a la red. 0-1. Era el estreno goleador del delantero esta temporada en la que ha tenido muy pocos minutos.

A pesar del esplendido inicio, por el gol y el buen juego, me preocupaba la posición de Kroos, de falso medio centro. Afortunadamente Odegaard cumplía con creces en una simbiosis entre media punta y el autentico Kroos. El incansable Lucas Vázquez, intercambiando posiciones con el noruego, era un plus.

Los amarillos se fueron recomponiendo. Tardaron un cuarto de hora en asomarse a nuestra área. Y botaron su primer córner. El Madrid tenía controlado el partido, pero no generaba peligro.

Parejo, en el 20, dispuso de la primera ocasión de su equipo. Cabeceó alto.

El duelo Mendy-Gerard Moreno estaba siendo de lo más bonito del encuentro. Mientras, la posición de Kroos en aspectos defensivos era una ventaja para el Villarreal. Y una bendición cuando teníamos la posesión. Como en el 31 cuando volvió a lanzar a Carvajal. El lateral, tras dos meses de baja, estuvo a punto de hacer el 0-2.

En el 34 Mariano se cruzó el campo, box to box. Al borde del área contraria se la cedió a Lucas Vázquez, quien se la devolvió. Mariano, encarando al portero, remató al poste, pero estaba en fuera de juego.

El Madrid jugaba bien en 10 y medio. La presencia de Hazard era testimonial. Tan solo servía para preocupar al rival (por eso lo del “y medio”). Según nos acercábamos al final de la primera mitad, los blancos, hoy de negro, parecían contemporizar para llegar al descanso con el 0-1. Como así fue.

No hubo cambios y saltaron los mismos jugadores para la segunda parte. Para mi gusto el partido necesitaba de Vinicius (por Hazard). Con el Madrid replegado, juntas las lineas, buscando las contras, la velocidad del brasileño  sería un activo importante.

En el 56 Gerard Moreno pudo empatar. Se le fue fuera. Había fallado Kroos, muy retrasado, en la salida de balón desde nuestra área, ante la presión de Parejo.

Ambos entrenadores mandaban jugadores a calentar. Emery a tres y Zidane a Isco y Vinicius. A la hora de juego triple cambio en el Villarreal. Me sorprendió la salida de Trigueros, bastión del medio campo local. A los de la tele también.

Si el Madrid de la primera mitad controló el encuentro, en esta segunda su repliegue cedió la iniciativa al contrario. A medida que pasaba el tiempo ellos se crecían y aumentaba su confianza.

En el 64 entraban Vinicius por Hazard e Isco por Odegaard. La presencia de Isco aumentaba mi preocupación sobre el devenir del partido. Prefiero a Marco Asensio siempre, aunque no sea su posición.

Una mala salida de Courtois (min. 68) nos encogía el corazón. Un minuto después Parejo la tuvo, llegando solo y rematando según entraba en el área.  Las cosas se ponían feas. La salida de Isco al campo estaba resultando nefasta. Y en el 74 penalti a favor del Villarreal. Courtois arrasa al delantero en su salida. Empataba Gerard Moreno. Decir que esta contra local se originó en un mal pase de Vinicius en una contra madridista.

El Madrid pareció reactivarse con el tanto del empate. Volvió a la presión alta, olvidada desde la primera mitad. Modric y Kroos dieron un par de pasos hacia adelante. En el 84 entró Marco Asensio por Mariano. Se ponía de delantero centro.

En el 88 Emery hizo sus dos últimos cambios y entre ellos entró nuestro Kubo. Un minuto después una buena internada de Vinicius finalizó con un pase al área que no alcanzó Modric por poco.

La prolongación fue de tres minutos. En el primero de los tres Kubo pudo marcar el 2-1 después de una excelente incursión de Gerard Moreno. Nacho y Courtois estuvieron muy atinados.

El 1-1 fue el resultado final. El Madrid estuvo mejor en los primeros 45 minutos y el Villarreal en los segundos. Emery acertó con sus cinco cambios y Zidane erró con el de Isco. Nos dejó en 10.

Otro aspecto a tener cuenta: de los cinco últimos goles que hemos encajado, en dos partidos, cuatro han sido de penalti. ¿Por qué hacemos tantos? Y ojo, no tiene nada que ver con los árbitros.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Real Madrid 3 Valencia 0

La alineación de Zidane me hizo preguntarme: ¿y quién mete gol? Porque Hazard y Benzema, nuestros dos delanteros del once de anoche, no son killers del área. Tampoco se distinguen por su mordiente. Así que deduje que buscaríamos los disparos lejanos (como así fue en el primer cuarto de hora), el regate de Hazard (que no vimos en la primera mitad), una jugada individual (como una incursión de Carvajal) o un cabezazo en jugada a balón parado (en los primeros 45 minutos solo hubo un cabeceo demasiado centrado de Casemiro).

Parecía claro que la idea era tocar y tocar, buscando el hueco para colarse. En la primera parte solo se coló Hazard y remató, forzado por la marca de un rival, a las manos del meta. Y luego la mencionada internada de Carvajal. Los remates fuera del área llegaron de las botas de Modric, Kroos y Casemiro.

El Real Madrid salió dominador. Presionaba bien arriba. El Valencia no cruzaba la divisoria del campo. Tardó cinco minutos en hacerlo. Y tras la oportunidad de Hazard montó su primer contrataque. Rodrigo estrelló la pelota en el palo. Esta jugada mostró varias carencias del engranaje defensivo del Madrid: despistes, mala colocación de los centrales y blandos en la marca y el despeje. En la siguiente contra estos defectos se acrecentaron. Y Rodrigo marcó. El árbitro anuló el gol a instancias del VAR. Había dos jugadores del Valencia en fuera de juego y ninguno era Rodrigo. Uno de ellos no parecía interferir pero consideraron que Maxi Gómez sí (incluso pudo haber tocado el esférico). Corría el minuto 20. A partir de ahí el Madrid se volvió más prudente. Cuidó mejor sus espaldas. El ritmo blanco se hizo más cansino. La falta de pólvora que me temía al ver la alineación se confirmaba en estos primeros 45 minutos.

La segunda mitad arrancó sin cambios. El Madrid le metió más ritmo al partido. También una mayor atención sobre Parejo, a quien acabaron anulando (de hecho le cambiaron mediada esta segunda parte). El Valencia sin Parejo funcionando es menos Valencia.

En el 60 Benzema lograba su gol 242, empatando con Puskas como el quinto máximo goleador de la historia del club. Gameiro la pifia en el primer balón que toca (acababa de salir en un doble cambio ordenado por Celades): da un pase atrás que llega a Hazard. El belga se lanza hacía porteria. Se apoya en Modric. El croata se la devuelve. Según entra en el área ve el hueco y se la pone a Benzema. El francés, desde las inmediaciones del punto de penalti, hace el 1-0.

La segunda gran noticia de la noche fue la reaparición de Marco Asensio. Entró en el 73. Dejaba atrás 10 meses de baja. La pandemia ha propiciado que esta no haya sido una temporada en blanco para él. Se incorporó en un córner a favor. La pelota mal rematada por Sergio Ramos llegaba a la otra banda. Mendy se hacía con ella. Se interna y se la pone a Asensio. Con el interior, de volea a media altura, Asensio lograba el 2-0. Era la primera que tocaba. El reaparecido también intervino en el 3-0. Desde la banda derecha (en la que remplazó a Fede Valverde) le pone un balón a Benzema. El galo al primer toque, con la derecha, supera al defensor pasándole la pelota por encima, en una especie de medio sombrero. La recoge con la zurda y de volea la mete por la escuadra. ¡Monumental! Y superaba a Puskas.

Si contra el Eibar la segunda parte fue mala ante el Valencia fue todo lo contrario. Contra el Eibar nos fuimos al descanso 3-0. Ayer 0-0 y los tres goles cayeron en la reanudación. Mientras el Valencia acabó en nueve (una lesión, con los cambios agotados, y una roja directa) y fisicamente tocado, el Madrid acabó pletórico. El (amplio) marcador ayuda mucho. Te hace volar…

Este próximo fin de semana puede ser decisivo: el Barça viaja a Sevilla y nosotros a San Sebastián.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La pizarra de Zidane se impuso

Sergio Pérez Reuters AS

En la primera semifinal, del nuevo formato de la Supercopa, la pizarra de Zidane se impuso a la de Celades. El Real Madrid ganó 1-3 al Valencia, vigente campeón de la Copa del Rey.

El mister blanco, ayer iban de verde, plantó un once con cinco centrocampistas. Esta superioridad numérica proporcionó el dominio y control del partido. Isco se movió a sus anchas, con las espaldas cubiertas por Kroos, Valverde, Modric y Casemiro. Flotaba entre lineas, arriba y abajo, por los costados -con una tendencia a la banda izquierda- y por el centro. Entre Isco y Kroos conducían los ataque madridistas. Remataban todos, menos Jovic. Solo le contabilizamos un disparo, en el 41, cuando recogió un cabezazo de Sergio Ramos al poste y falló un gol cantado con 0-2 en el marcador. Con Jovic se daba la paradoja que teniendo un rematador no le colgábamos balones al área ni le buscábamos. Cuando no disponemos de un 9 puro si centramos al área. Incomprensible.

Kroos Marca

El primer gol no lo pudimos ver en directo. La realización estaba a sus cosas. ¿Para esto se han ido a Arabia Saudí a jugar la Supercopa? Sí se lo escuchamos a quienes retransmitían el partido. Kroos aprovechó que el Llorencia también estaba a lo suyo, llorar y protestar al árbitro, y sacó rápido el córner directo. El meta no sabemos a qué estaba, al borde del área pequeña. Kroos lograba el 0-1 desde la esquina con una genialidad, en lo que se denomina gol olímpico.

Celades no supo reaccionar en ningún momento. De hecho sus cambios en la segunda mitad fueron para dar entrada a más delanteros (3). Por tanto el dominio del medio campo seguía siendo madridista.

El 0-2 fue obra de Isco (min. 38). La paró con el pecho y su disparo fue un caño al defensa. Era su primer gol de la temporada. Con este resultado se llegaba al descanso.

Modric redondeó un buen partido con un golazo (min. 64), con el exterior de su pie derecho. Sorprendió a los dos defensas que le intentaban taponar en el área grande, camino del vértice del área chica: el balón pasó entre ambos. El 0-3 sentenciaba al Valencia.

Los cambios ya comentados de Celades debilitaron aún más a su equipo. Zidane por su parte dio entrada a Marcelo, James y Mariano. Los dos primeros demostraron estar fuera de forma tras sus lesiones. El colombiano estuvo realmente mal. Mariano le puso muchas ganas, como siempre.

El gol del Valencia, el del 1-3, se produjo de penalti en el último minuto. Una mano de Ramos, más bien el brazo, la detectó el VAR. Parejo transformó la pena máxima.

El Madrid queda a la espera de rival para la final. Saldrá del enfrentamiento entre el actual campeón de Liga, el Barça, y el Atlético de Madrid.

Las sensaciones que dejó el Real Madrid han sido muy buenas. Se vio al equipo concentrado, luchador y eficaz tanto en el repliegue como el despliegue. Son muy buenas noticias.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Valencia 1 Real Madrid 1

DAVID GONZALEZ AS

El Real Madrid salió por el partido y el liderato. Con una presión alta. El dominio fue abrumador. Fede Valverde en el minuto 5 enseñó el camino: buscar los disparos desde fuera del área. El bombardeo fue continuo. Tan solo dos remates desde dentro del área: dos buenas oportunidades en las cabezas de Rodrygo y Benzema. La del brasileño, floja, puso en aprietos a Jaume Doménech porque la picó para abajo y el bote siempre dificulta. La del francés fue fuera.

Como sería la cosa, que salvo el saque del inicio del partido, el Valencia no pasó de la divisoria hasta el minuto 10. Cinco minutos después llegaba por primera vez al área madridista. Y en el 17 Ferran realizaba el primer remate a puerta de los locales.

Pero el tiempo pasaba y el marcador no se movía. Parejo, quien había retrasado su posición para buscar la pelota y salir con ella, adelantó su posición. El equipo empezó a girar alrededor suyo. Y las fuerzas se igualaron a partir de la media hora. Ferran en el 35 dispuso de una buena ocasión. Courtois midió mal su salida mas su cabezazo se fue alto. En estos minutos finales apareció la versión desesperante de Isco. El malagueño arrancó por la izquierda (acompañando a Valverde, Kroos y Modric en la medular). Al poco se intercambió de banda con Rodrygo. Los dos, con libertad de movimientos, intercambiaron posiciones continuamente. El brasileño, en la izquierda, ayudaba a Nacho (ayer lateral izquierdo). Bajaba, estorbaba al rival, robaba el balón.

Con una posesión del 64% a favor del Madrid se llegó con 0-0 al descanso y nueve remates de los blancos, ayer verdes, a gol. Nuestro 0 del marcador era preocupante.  No reflejaba nuestra superioridad. Zidane lo mencionaría en sus comparecencias ante los medios, acabado el encuentro.

Nada más iniciarse la segunda parte Sergio Ramos se resbaló y Ferran se plantó delante de Courtois. El belga se agigantó y salvó el aprieto. El Madrid siguió con la presión alta. Isco seguía ofreciéndonos su versión desesperante. Estaba pidiendo el cambio a gritos. El Valencia, unos pocos metros adelantados respecto a la primera parte, combinaba mejor. Y estaban más rápidos.

En el 58 Rodrygo perdió un balón en defensa y se hizo el doliente. En la siguiente jugada le puso un buen balón en la cabeza a Isco. Se confirmaba el cuento para justificar su error (que nos pudo costar caro).

Benzema había perdido movilidad. Tampoco Isco y Rodrygo le ayudaban. Apenas le llegaban balones. Zidane mandó calentar a Bale y a Vinicius. Corría el minuto 65 y el partido era de Parejo. Al filo del 69 Isco y Rodrygo salían y entraban Bale y Vinicius. El galés por la derecha y el brasileño por la izquierda.

Estos relevos los acusaron ambos equipos. Apaciguaron al Valencia que ya no arriesgó tanto y activaron al Madrid de cara a la portería rival. Mientras Jovic calentaba en la banda.

En el 77 Soler marcaba el 1-0. Una jugada por la banda izquierda en la que Nacho pierde una disputa aérea con Wass. Se interna por la banda y a su pase atrás no llega nadie, salvo Soler, solo y libre de marca.

En el 80 entró Jovic por un desaparecido Modric (en esta segunda mitad). Una medida desesperada para un momento desesperado. Pasaban los minutos y no pasaba nada. Jovic no la tocaba. Ni el Madrid llegaba con peligro.

Se añadían cuatro minutos. Un mal pase de Vinicius en el 92 casi provoca el 2-0 en la contra. En la siguiente jugada le anulan un gol a Jovic. El VAR ratificó la decisión. En el 94 a Benzema casi le hacen penalti. Es saque de esquina. Courtois sube a rematar. Su cabezazo lo despeja Jaume. La pelota le llega a Benzema y empata. No había tiempo para más.

De cara al Clásico del miércoles Barça y Madrid llegan empatados a puntos. Igual que empezaron esta jornada.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

España con descartes del Madrid gana en Rumania

NQUAM PHOTOS REUTERS AS

España, con descartes del Real Madrid, ganó por primera vez en Rumania. Cuatro de ellos fueron titulares (más Sergio Ramos) y otros dos salieron en la segunda mitad (además en el banquillo se quedaron Carvajal y otro ex, Parejo). Y no menciono al portero, rechazado en su momento por Zidane.

El 1-2 fue un excelente debut del nuevo seleccionador Robert Moreno. Nunca se había ganado a Rumania en su casa. Este es el valor histórico de este triunfo en Bucarest. Por otra parte es la quinta victoria consecutiva de la selección en este fase clasificatoria. Pleno: cinco de cinco. Son 15 puntos. Suecia es segunda a cinco puntos de distancia.

Clas grupo AS

Los de Moreno dominaron al partido de principio a fin. Tan solo peligraron los tres puntos hacia el final: con 1-2 Diego Llorente, uno de los descartes merengues que fue titular, fue expulsado. Kepa salvó un par de ocasiones claras con intervenciones decisivas.

En mi opinión el seleccionador acertó de pleno con los laterales. Lo de Jordi Alba estaba cantado. Y se la jugó con Jesús Navas por la derecha, reconociendo su gran momento de forma y el mal momento de Carvajal.

Se vio a una España con hambre: presionaron, tocaron, fueron rápidos y ligaron muy buenas jugadas. Como en el gol de Alcácer. Sergio Ramos, de penalti (dudoso) abrió el marcador. El capitán ya está a un partido del récord de Casillas.

El siguiente partido será este próximo domingo, 8 de septiembre, a las 20:45 horas en Gijón frente a Islas Feroe, el colista del grupo.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿Por qué no hay VAR en la fase de clasificación de la Eurocopa?

¿Por qué no hay VAR en la fase de clasificación de la Eurocopa? Es realmente incomprensible. Además de ser un paso atrás en el avance tecnológico que ha supuesto la implantación del sistema. En el España 3-Suecia 0 de ayer se llegó con 0-0 al descanso. Cuando lo suyo hubiese sido un 1-0 o incluso un 2-0. En el minuto 16 el linier se equivocó señalando un inexistente fuera de juego y anuló el gol de Rodrigo. El auxiliar obviamente estaba mal situado. El VAR hubiese puesto orden al revisar la jugada y el tanto habría subido al marcador. Abrir el marcador en el 16 ante un equipo rocoso y compacto como el sueco se antoja como un hecho relevante. Dos minutos después el mismo linier corta un avance español por la derecha y señala fuera de juego a Marco Asensio. Era una jugada muy peligrosa. De existir el VAR la jugada habría continuado y, dada la superioridad numérica, era probable que hubiese terminado en gol.

Hubo tres cosas de la alineación inicial española que no entendí. La presencia de Isco y Parejo en el once. Se estorban, como se comprobó. El exmadridista está en mejor estado de forma que el madridista. Por tanto, me sobraba Isco. La ausencia de Morata en el ataque me resultó incomprensible. Ante la altura sueca tener a Morata me parece imprescindible. En los saques de esquina Sergio Ramos y Morata son dos buenas alternativas. Y son complementarios. La tercera es la presencia de Asensio por la derecha. Parece una consigna en la que conspiran todos sus entrenadores. Pierde potencial y la cabra siempre tira al monte: buscaba otras posiciones y acababa incordiando a Isco y Parejo (a Rodrigo también cuando se iba para el centro).

Isco salió más enchufado en la segunda mitad. Intentó el remate, buscó el gol y estuvo a punto de conseguirlo en un par de ocasiones en los primeros 10 minutos.

Al igual que en la primera mitad España incidía con el juego por las bandas. Pero los balones bombeados al área eran inútiles. ¿Dónde estaba Morata? El peligro llegaba en disparos desde fuera del área (Fabián y Parejo en la primera parte, con sendos paredones de Olsen, e Isco en el arranque de los segundos 45 minutos).

En el 62 a Asensio, por la izquierda, le interceptaron un pase con el brazo. ¡Penalti! Morata estaba en la banda listo para salir. Ramos transformó la pena máxima. Y Morata salió por Asensio durante la celebración del gol.

Oyarzabal entró por Rodrigo en el 71. Para mi gusto era Isco quien debió ser sustituido. Tras su buen arranque nuevamente volvía a estar missing. Y ellos, con el marcador en contra, habían adelantado lineas y se imponían en la lucha por el medio campo. El malagueño no está para estas batallas y mucho menos cuando entra en fase indolente.

Desde que Morata saltó al campo dejamos de bombear balones. ¿Dónde he visto esto antes? En este mismo estadio, el Bernabéu, pero con el Real Madrid en vez de con la selección. Era poner un rematador, fuese quien fuese, y dejar de jugar por las bandas.

Menos mal que Morata hizo de Juan Palomo: el se lo guisó y él se lo comió. Arrancó desde tres cuartos de cancha, a pase de Iñigo Martínez que recogió de espaldas, recortó y se lanzó hacia el área. Nada más entrar le derribaron. Otro penalti. Ramos se lo dejó lanzar (le entregó el balón) y Morata puso el 2-0 a cinco minutos del final. Dos minutos después Oyarzabal desde la frontal del área metió una rosca que supuso el 3-0 (la jugada la inició Isco, todo hay que decirlo). Entró besando la cepa del poste. ¡Un golazo! Y llegó el tercer cambio: Iñigo Martínez, con molestias, dejo su puesto a Diego Llorente.

Este 3-0 es el cuarto triunfo de España, en otros tantos encuentros. Y le metemos cinco puntos de ventaja a Suecia, que van segundos (con Rumania). El resultado, amplio, nos quita el mal sabor de boca de la primera mitad, por la ausencia del VAR y las intervenciones de Olsen. La temporada ha tocado a su fin.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Valencia campeón de Copa

Alejandro Ruesga Valencia

El Valencia se impuso 2-1 al Barça en la final de Copa del Rey. Era la sexta final consecutiva de los azulgranas, que venian de ganar las ultimas cuatro. Es la octava Copa del Valencia. La anterior la ganaron en 2008 frente al Getafe de Laudrup por 3-1. Entonces el inquilino del banquillo che era Koeman y ahora es Marcelino.

La victoria se fraguó en la primera mitad. Los dos goles, de Gameiro y Rodrigo, reflejaban la superioridad del Valencia. La segunda parte fue más disputada. El Barça se hizo definitivamente con los manos del partido tras la lesión de Parejo (m. 64). A partir de ese momento el acoso culé fue constante. Y en uno de ellos, en el 82, Messi marcó. La remontada parecía posible. Aunque en los últimos minutos Guedes falló dos contras claras para hacer el 3-1. En la primera llegó agotado al mano a mano frente a Cillessen y en la siguiente jugada desperdició la ocasión a puerta vacía, en un disparo lejano desde el círculo central (el portero había subido a intentar rematar un córner). No tuvo fuerzas para seguir corriendo (estaba agotada de la carrera anterior).

Para el Valencia este título es un broche de oro a la temporada, además de su clasificación para la Champions, justo el año en el que se cumplen los 100 años de su fundación. Para el Barça ha sido una temporada notable (no sobresaliente). Notable por haber ganado la Liga, haber llegado a la final de Copa (para perder o ganar finales hay que jugarlas) y a las semifinales de Champions. A clubes como el Barça, Real Madrid, Juventus, Bayern de Munich, PSG, Manchester City, Atlético de Madrid, Chelsea, etc. se les exige llegar a semifinales. Por plantillas, presupuestos e historial (en la mayoría de los casos). Es obvio que solo pueden llegar cuatro de esta lista de favoritos. Por eso hay que reconocer el mérito del Barça en este sentido (y la falta del mismo para los que no lo lograron, como les sucedió a ellos mismos en las últimas temporadas).

¡Enhorabuena al Valencia!

Deja un comentario

Archivado bajo General

Derrota en Valencia

Javier Gandul AS

Zidane afrontaba en Mestalla su primer partido fuera desde que volvió al banquillo blanco. El Real Madrid (con Solari) acumulaba cinco victorias consecutivas fuera de casa. Zizou alineó a Lucas Vázquez, Benzema y Marco Asensio en la delantera. Los centrocampistas fueron los tres clásicos (Kroos, Casemiro y Modric). En defensa mantuvo a Marcelo, no se sabe bien por qué (en los dos encuentro anteriores estuvo flojo, bueno ante  el Huesca directamente mal). Y Keylor Navas volvía a la portería.

El duelo Odriozola-Gayá prometía ser apasionante. Dos laterales largos, que coincidían en la misma banda. Sus incursiones en ataque dan profundidad a sus respectivos equipos. En la segunda mitad el duelo fue el de Odriozola con Guedes (hasta que el portugués fue sustituido en el 72 por Cheryshev).

La lucha por el control del partido fue la tónica de la primera mitad. Los centrocampistas robaban, pero en las aproximaciones a las áreas perdían la posesión. El primer remate a puerta llegó de las botas de Kroos, mediada la primera mitad.

Asensio y Benzema empezaron con chispa. Y acabaron diluyéndose como la gaseosa. Modric apenas intervenía y esto siempre lastra el juego del Madrid. Por otra parte tanto Casemiro como Kroos estuvieron por debajo de su nivel.

El primer remate a puerta del Valencia fue gol, en el 34. Mientras los aficionados locales protestaban por un (imaginario) penalti, el VAR repasaba la jugada (¿para esto está el VAR, para juzgar acciones inexistentes?). Finalmente se desestimó la pena máxima, fruto de una alucinación colectiva. La bronca en el estadio traspasaba los limites de los altavoces de mi tele. Y hete aquí que se bota el córner en vez del lanzamiento del penalti. Navas despeja con los puños. La pelota llega a Guedes, alejado del área y escorado a la derecha de nuestra defensa. Hace una pared con Carlos Soler y entra como medio metro en el área. ¡Solo! Tan desmarcado estaba que le dio tiempo a controlar y chutar.

El gol espoleó a los locales. Fueron un aluvión. Durante unos 10 minutos estuvimos al borde del 2-0. Hasta que apareció Modric y empezó a templar. En una buena jugada de ataque, iniciada por el croata por la derecha, Marcelo la pifió: en vez de rematar o tocar rápido, se entretuvo. La perdió y la contra del Valencia fue fulgurante. Por su banda. El brasileño no llegó a la defensa hasta que el esférico fue despejado a córner. Fue la última jugada de la primera mitad.

La segunda parte comenzó con el Madrid mandando. Mucho control, mucha posesión, pero poco peligro y ningún remate. Dominio estéril. Los locales a la contra ponían en pie a su afición. En el 52 Navas salvaba un mano a mano ante Carlos Soler (¡qué buena pinta tiene este jugador!).

En el 62 Zidane efectuó un doble cambio: entraron Isco y Bale (estuvo tan inoperante como últimamente) por Lucas Vázquez y Kroos. La mejor noticia para el futuro inmediato del Madrid sucedió en el 75: amarilla para Marcelo que acarrea suspensión de cara al partido del próximo sábado.

Mariano entró por Lucas V. en el 77.

El 2-0 llegó en el 82 vía dos ex: un canterano, Parejo, botó un saque de esquina. Un central, Garay, que estuvo en el Madrid, fichado del Racing de Santander, se impuso en el salto a Casemiro y cabeceó el segundo gol.

Dato: los dos tantos encajados se originaron en jugadas a balón parado.

El 2-1 final llegó en la última jugada del partido. También de córner. Esta vez fue Benzema quien cabeceó a la red. (En el ataque anterior un penalti señalado a favor del Madrid fue anulado por fuera de juego, en la revisión del VAR).

El drama en Valencia llega tras el empate del Barça y pensando en el duelo frente al Atlético de Madrid del sábado por la noche. Malgastamos balas para luchar por el subcampeonato. No se puede regalar tanto!!! Ni en defensa ni en ataque.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol