Archivo de la etiqueta: Parejo

España con descartes del Madrid gana en Rumania

NQUAM PHOTOS REUTERS AS

España, con descartes del Real Madrid, ganó por primera vez en Rumania. Cuatro de ellos fueron titulares (más Sergio Ramos) y otros dos salieron en la segunda mitad (además en el banquillo se quedaron Carvajal y otro ex, Parejo). Y no menciono al portero, rechazado en su momento por Zidane.

El 1-2 fue un excelente debut del nuevo seleccionador Robert Moreno. Nunca se había ganado a Rumania en su casa. Este es el valor histórico de este triunfo en Bucarest. Por otra parte es la quinta victoria consecutiva de la selección en este fase clasificatoria. Pleno: cinco de cinco. Son 15 puntos. Suecia es segunda a cinco puntos de distancia.

Clas grupo AS

Los de Moreno dominaron al partido de principio a fin. Tan solo peligraron los tres puntos hacia el final: con 1-2 Diego Llorente, uno de los descartes merengues que fue titular, fue expulsado. Kepa salvó un par de ocasiones claras con intervenciones decisivas.

En mi opinión el seleccionador acertó de pleno con los laterales. Lo de Jordi Alba estaba cantado. Y se la jugó con Jesús Navas por la derecha, reconociendo su gran momento de forma y el mal momento de Carvajal.

Se vio a una España con hambre: presionaron, tocaron, fueron rápidos y ligaron muy buenas jugadas. Como en el gol de Alcácer. Sergio Ramos, de penalti (dudoso) abrió el marcador. El capitán ya está a un partido del récord de Casillas.

El siguiente partido será este próximo domingo, 8 de septiembre, a las 20:45 horas en Gijón frente a Islas Feroe, el colista del grupo.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿Por qué no hay VAR en la fase de clasificación de la Eurocopa?

¿Por qué no hay VAR en la fase de clasificación de la Eurocopa? Es realmente incomprensible. Además de ser un paso atrás en el avance tecnológico que ha supuesto la implantación del sistema. En el España 3-Suecia 0 de ayer se llegó con 0-0 al descanso. Cuando lo suyo hubiese sido un 1-0 o incluso un 2-0. En el minuto 16 el linier se equivocó señalando un inexistente fuera de juego y anuló el gol de Rodrigo. El auxiliar obviamente estaba mal situado. El VAR hubiese puesto orden al revisar la jugada y el tanto habría subido al marcador. Abrir el marcador en el 16 ante un equipo rocoso y compacto como el sueco se antoja como un hecho relevante. Dos minutos después el mismo linier corta un avance español por la derecha y señala fuera de juego a Marco Asensio. Era una jugada muy peligrosa. De existir el VAR la jugada habría continuado y, dada la superioridad numérica, era probable que hubiese terminado en gol.

Hubo tres cosas de la alineación inicial española que no entendí. La presencia de Isco y Parejo en el once. Se estorban, como se comprobó. El exmadridista está en mejor estado de forma que el madridista. Por tanto, me sobraba Isco. La ausencia de Morata en el ataque me resultó incomprensible. Ante la altura sueca tener a Morata me parece imprescindible. En los saques de esquina Sergio Ramos y Morata son dos buenas alternativas. Y son complementarios. La tercera es la presencia de Asensio por la derecha. Parece una consigna en la que conspiran todos sus entrenadores. Pierde potencial y la cabra siempre tira al monte: buscaba otras posiciones y acababa incordiando a Isco y Parejo (a Rodrigo también cuando se iba para el centro).

Isco salió más enchufado en la segunda mitad. Intentó el remate, buscó el gol y estuvo a punto de conseguirlo en un par de ocasiones en los primeros 10 minutos.

Al igual que en la primera mitad España incidía con el juego por las bandas. Pero los balones bombeados al área eran inútiles. ¿Dónde estaba Morata? El peligro llegaba en disparos desde fuera del área (Fabián y Parejo en la primera parte, con sendos paredones de Olsen, e Isco en el arranque de los segundos 45 minutos).

En el 62 a Asensio, por la izquierda, le interceptaron un pase con el brazo. ¡Penalti! Morata estaba en la banda listo para salir. Ramos transformó la pena máxima. Y Morata salió por Asensio durante la celebración del gol.

Oyarzabal entró por Rodrigo en el 71. Para mi gusto era Isco quien debió ser sustituido. Tras su buen arranque nuevamente volvía a estar missing. Y ellos, con el marcador en contra, habían adelantado lineas y se imponían en la lucha por el medio campo. El malagueño no está para estas batallas y mucho menos cuando entra en fase indolente.

Desde que Morata saltó al campo dejamos de bombear balones. ¿Dónde he visto esto antes? En este mismo estadio, el Bernabéu, pero con el Real Madrid en vez de con la selección. Era poner un rematador, fuese quien fuese, y dejar de jugar por las bandas.

Menos mal que Morata hizo de Juan Palomo: el se lo guisó y él se lo comió. Arrancó desde tres cuartos de cancha, a pase de Iñigo Martínez que recogió de espaldas, recortó y se lanzó hacia el área. Nada más entrar le derribaron. Otro penalti. Ramos se lo dejó lanzar (le entregó el balón) y Morata puso el 2-0 a cinco minutos del final. Dos minutos después Oyarzabal desde la frontal del área metió una rosca que supuso el 3-0 (la jugada la inició Isco, todo hay que decirlo). Entró besando la cepa del poste. ¡Un golazo! Y llegó el tercer cambio: Iñigo Martínez, con molestias, dejo su puesto a Diego Llorente.

Este 3-0 es el cuarto triunfo de España, en otros tantos encuentros. Y le metemos cinco puntos de ventaja a Suecia, que van segundos (con Rumania). El resultado, amplio, nos quita el mal sabor de boca de la primera mitad, por la ausencia del VAR y las intervenciones de Olsen. La temporada ha tocado a su fin.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Valencia campeón de Copa

Alejandro Ruesga Valencia

El Valencia se impuso 2-1 al Barça en la final de Copa del Rey. Era la sexta final consecutiva de los azulgranas, que venian de ganar las ultimas cuatro. Es la octava Copa del Valencia. La anterior la ganaron en 2008 frente al Getafe de Laudrup por 3-1. Entonces el inquilino del banquillo che era Koeman y ahora es Marcelino.

La victoria se fraguó en la primera mitad. Los dos goles, de Gameiro y Rodrigo, reflejaban la superioridad del Valencia. La segunda parte fue más disputada. El Barça se hizo definitivamente con los manos del partido tras la lesión de Parejo (m. 64). A partir de ese momento el acoso culé fue constante. Y en uno de ellos, en el 82, Messi marcó. La remontada parecía posible. Aunque en los últimos minutos Guedes falló dos contras claras para hacer el 3-1. En la primera llegó agotado al mano a mano frente a Cillessen y en la siguiente jugada desperdició la ocasión a puerta vacía, en un disparo lejano desde el círculo central (el portero había subido a intentar rematar un córner). No tuvo fuerzas para seguir corriendo (estaba agotada de la carrera anterior).

Para el Valencia este título es un broche de oro a la temporada, además de su clasificación para la Champions, justo el año en el que se cumplen los 100 años de su fundación. Para el Barça ha sido una temporada notable (no sobresaliente). Notable por haber ganado la Liga, haber llegado a la final de Copa (para perder o ganar finales hay que jugarlas) y a las semifinales de Champions. A clubes como el Barça, Real Madrid, Juventus, Bayern de Munich, PSG, Manchester City, Atlético de Madrid, Chelsea, etc. se les exige llegar a semifinales. Por plantillas, presupuestos e historial (en la mayoría de los casos). Es obvio que solo pueden llegar cuatro de esta lista de favoritos. Por eso hay que reconocer el mérito del Barça en este sentido (y la falta del mismo para los que no lo lograron, como les sucedió a ellos mismos en las últimas temporadas).

¡Enhorabuena al Valencia!

Deja un comentario

Archivado bajo General

Derrota en Valencia

Javier Gandul AS

Zidane afrontaba en Mestalla su primer partido fuera desde que volvió al banquillo blanco. El Real Madrid (con Solari) acumulaba cinco victorias consecutivas fuera de casa. Zizou alineó a Lucas Vázquez, Benzema y Marco Asensio en la delantera. Los centrocampistas fueron los tres clásicos (Kroos, Casemiro y Modric). En defensa mantuvo a Marcelo, no se sabe bien por qué (en los dos encuentro anteriores estuvo flojo, bueno ante  el Huesca directamente mal). Y Keylor Navas volvía a la portería.

El duelo Odriozola-Gayá prometía ser apasionante. Dos laterales largos, que coincidían en la misma banda. Sus incursiones en ataque dan profundidad a sus respectivos equipos. En la segunda mitad el duelo fue el de Odriozola con Guedes (hasta que el portugués fue sustituido en el 72 por Cheryshev).

La lucha por el control del partido fue la tónica de la primera mitad. Los centrocampistas robaban, pero en las aproximaciones a las áreas perdían la posesión. El primer remate a puerta llegó de las botas de Kroos, mediada la primera mitad.

Asensio y Benzema empezaron con chispa. Y acabaron diluyéndose como la gaseosa. Modric apenas intervenía y esto siempre lastra el juego del Madrid. Por otra parte tanto Casemiro como Kroos estuvieron por debajo de su nivel.

El primer remate a puerta del Valencia fue gol, en el 34. Mientras los aficionados locales protestaban por un (imaginario) penalti, el VAR repasaba la jugada (¿para esto está el VAR, para juzgar acciones inexistentes?). Finalmente se desestimó la pena máxima, fruto de una alucinación colectiva. La bronca en el estadio traspasaba los limites de los altavoces de mi tele. Y hete aquí que se bota el córner en vez del lanzamiento del penalti. Navas despeja con los puños. La pelota llega a Guedes, alejado del área y escorado a la derecha de nuestra defensa. Hace una pared con Carlos Soler y entra como medio metro en el área. ¡Solo! Tan desmarcado estaba que le dio tiempo a controlar y chutar.

El gol espoleó a los locales. Fueron un aluvión. Durante unos 10 minutos estuvimos al borde del 2-0. Hasta que apareció Modric y empezó a templar. En una buena jugada de ataque, iniciada por el croata por la derecha, Marcelo la pifió: en vez de rematar o tocar rápido, se entretuvo. La perdió y la contra del Valencia fue fulgurante. Por su banda. El brasileño no llegó a la defensa hasta que el esférico fue despejado a córner. Fue la última jugada de la primera mitad.

La segunda parte comenzó con el Madrid mandando. Mucho control, mucha posesión, pero poco peligro y ningún remate. Dominio estéril. Los locales a la contra ponían en pie a su afición. En el 52 Navas salvaba un mano a mano ante Carlos Soler (¡qué buena pinta tiene este jugador!).

En el 62 Zidane efectuó un doble cambio: entraron Isco y Bale (estuvo tan inoperante como últimamente) por Lucas Vázquez y Kroos. La mejor noticia para el futuro inmediato del Madrid sucedió en el 75: amarilla para Marcelo que acarrea suspensión de cara al partido del próximo sábado.

Mariano entró por Lucas V. en el 77.

El 2-0 llegó en el 82 vía dos ex: un canterano, Parejo, botó un saque de esquina. Un central, Garay, que estuvo en el Madrid, fichado del Racing de Santander, se impuso en el salto a Casemiro y cabeceó el segundo gol.

Dato: los dos tantos encajados se originaron en jugadas a balón parado.

El 2-1 final llegó en la última jugada del partido. También de córner. Esta vez fue Benzema quien cabeceó a la red. (En el ataque anterior un penalti señalado a favor del Madrid fue anulado por fuera de juego, en la revisión del VAR).

El drama en Valencia llega tras el empate del Barça y pensando en el duelo frente al Atlético de Madrid del sábado por la noche. Malgastamos balas para luchar por el subcampeonato. No se puede regalar tanto!!! Ni en defensa ni en ataque.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Arrancó la Eurocopa para España

JUAN FLOR AS

Hoy arrancaron los partidos del grupo de España, correspondientes a la fase de clasificación para la Eurocopa 2020. Curiosamente los tres encuentros disputados acabaron con el mismo resultado, favorable a las selecciones que jugaban en casa: 2-1. España se impuso a Noruega, Suecia a Rumania y Malta a las Islas Feroe. España jugará en Malta el próximo martes.

Luis Enrique puso en liza el siguiente once: De Gea; Jesús Navas, Sergio Ramos, Ínigo Martínez, Jordi Alba; Parejo, Busquets, Ceballos; Rodrigo, Morata y Marco AsensioEn la segunda mitad entraron Canales, el rojiblanco Rodri y Jaime Mata. Para Canales y Mata eran sus debuts con la selección.

España jugó bien, muy bien en muchas fases. Controló el tiempo del partido. Tocó rápido, al primer toque en ataque. La banda izquierda con Alba y Asensio era un cañón. El madridista cada vez se parece más a si mismo, ese jugador que nos deslumbró antes de esta temporada (y sus lesiones). En el tiempo de prolongación de la segunda parte tuvo la oportunidad de sentenciar, pero en vez de ceder la pelota a Rodrigo intentó marcar. Se le fue alta.

El 1-0 al descanso era corto para los méritos de unos y otros. Como lo es el 2-1 final. Los noruegos, con un sueco de seleccionador (el mismo que tan buen trabajo hizo con Islandia en el último Mundial y la Eurocopa 2016), solo creaban peligro en los balones por alto. Fuesen saques de esquina, de banda (como Islandia) o faltas. Precisamente el gol del empate llegó así: Iñigo Martínez cometió penalti sobre Johnsen, de 1,95, que llevaba unos minutos en el campo. King transformó la pena máxima en el 64:30. Cinco minutos después un fallo en la entrega atrás es aprovechado por Morata. El delantero gana la pelota por velocidad y fuerza al guardameta a derribarle. Sergio Ramos lo tiró a lo Panenka (su octavo). 2-1.

El 1-0 de Rodrigo, al cuarto de hora, fue la demostración palpable del buen juego español.  Especialmente de su banda izquierda. El gol fue fruto de una buena combinación entre Alba y Asensio que Rodrigo, hábilmente desmarcado, voleó a la red. Decía que el 2-1 fue corto. Si Morata hubiese estado más acertado el resultado habría sido más amplio. Todo llegará, porque se crean ocasiones. Tanto por las bandas como por el centro. Y la compatibilidad entre Rodrigo y Morata puede producir muchas satisfacciones. Como en ese primer tanto, en el que Morata arrastró a los centrales y habilitó a Rodrigo.

El martes se supone que el rival será menos rocoso que los noruegos.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Valencia lo hizo casi todo

Javier Gandul ASEl Valencia lo hizo casi todo. Menos ganar. En la primera parte metió el primer gol. Pero en la portería equivocada. Una excelente internada de Carvajal terminó en un centro que incomprensiblemente Wass cabeceó a la red de su propia meta. 1-0 y solo llevábamos siete minutos de partido. Un mazazo. En esta primera mitad Carvajal y un inspirado y combativo Benzema fueron los mejores del Real Madrid. El encuentro arrancó en una buena combinación entre Ceballos (ayer titular por Kroos) y Bale. El galés metió un buen centro (lo único que hizo bien ayer más un remate en esta primera mitad). Benzema remató de volea aportando un toque de clase para finalizar una jugada brillante. En estos 45 minutos un resumen: el Madrid dominó, no creó peligro, el gol fue en propia puerta y definitivamente me he dado de baja del club de fans de Ceballos. Mucha brega, todo bien, se agradece. Pero, se trata de jugar al fútbol no de arar. De ir para adelante, no para atrás. Si algún pase iba de lado y a un compañero respiraba aliviado.

En los segundos 45 minutos el Valencia puso el juego. Parejo emergió como el excelente futbolista que es. Y quizás ahí encontremos el gran problema estructural del club valenciano. Si el capitán de tu equipo es canterano de otro (en este caso concreto del Madrid), tienes un problema. O bien porque no has fomentado la formación de los tuyos o porque los tuyos han volado a otros equipos. Estamos hablando de un histórico, de larga trayectoria y con jugadores de renombre formados durante décadas en sus categorías inferiores. Pero volvamos al recital de Parejo. Solari fue reaccionando dando entrada a jugadores para reforzar el centro del campo: Marco Asensio por Bale (62), Fede Valverde por Modric (70) e Isco por Ceballos (80). Hubo un momento en que los tres centrocampistas blancos eran Marcos Llorente, Valverde y Ceballos. En esto aplaudo a Solari.

Parejo encontró a Santi Mina en un pase en profundidad desde el circulo central. Pero el delantero falló en el mano a mano con Courtois. Y la pelota se le fue por arriba. El portero belga volvió a salvar al Madrid. Dos intervenciones suyas fueron providenciales. Solo ante el peligro se hizo con la situación. En la primera, arrebató la pelota de los pies del rival, acabaron señalando fuera de juego (tarde). Y en la otra terminaron pitando orsay, que no era. Llega a ser gol y el VAR hubiese rectificado la errónea apreciación del linier y el tanto hubiese subido al marcador. En este dominio valencianista solo Mina dio la talla. Guedes estuvo ausente todo el partido y Gameiro casi nada, salvo un par de cositas.

Carvajal volvió a ser el mejor (en esta segunda parte Benzema estuvo discreto y emergió Courtois). El peligro llegó principalmente por su banda, bien apoyado por Lucas Vázquez. Reguilón en el otro lado (suplió a Marcelo en el once titular) también subió bien pero Bale no le ayudó en nada. El primer remate de esta segunda mitad llegó en el 61: Carvajal con la pierna izquierda. Luego Asensio falló un gol en un mano a mano contra Neto. Otra subida de Carvajal provocó el caos en la defensa valenciana pero los madridistas no se atrevían a chutar. Hasta que nuevamente Carvajal en plan cohete volvió a apoderarse de la banda. Se apoyó en Isco. Cuando parecía que volvería a repetirse la situación anterior, nadie acertaba a rematar, la pelota cayó en los pies de Benzema , a la izquierda, en el interior del área grande. Cedió la pelota a Lucas Vázquez entre varios rivales y el gallego la desvió a la red en el 82. 2-0. Y tres puntos. Se acababa el sufrimiento y la sensación que el Valencia podría empatar en cualquier momento.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Valencia nos hizo la Pascua

El Valencia nos hizo la Pascua en el Bernabéu. Fue un excelente partido que terminó 0-0 por la gran actuación de ambos porteros: Casillas y Guaita. San Iker resucitó con 3 paradones, especialmente uno finalizando el encuentro, a remate de Jordi Alba. De esas que los cancheros denominan como “parada de campeonato”, porque no hay tiempo de reaccionar. El meta visitante hizo otra parecida también en los minutos finales: un remate de Benzema prácticamente a bocajarro, con Pepe tapando su visión (el portugués se abrió de piernas para no obstaculizar la trayectoria del balón). Y los palos también jugaron en ambas porterías: Cristiano Ronaldo estrelló dos remates, una a los pocos minutos de haberse iniciado la contienda, y los Costa uno cada uno (Ricardo y Tino).

Emery sorprendió con una alineación en la que Albelda se quedaba en Valencia, y Jonas, Soldado, Mathieu & Pablo Hernández en el banquillo (los tres últimos salieron en la segunda parte). Muy bien plantados, cubriendo todos los huecos, taponando a los jugadores claves del Madrid. Y llegando al área blanca con peligro y velocidad. De hecho se jugó a todo ritmo. De poder a poder. A veces la rapidez provocó errores en los pases. En este aspecto destacaron (negativamente) Marcelo y Özil. Tan voluntariosos como desacertados. El brasileño, tan incisivo habitualmente, anoche no aportó en ataque. En el medio campo Parejo y Topal se lucieron. Y obligaron a Xabi Alonso a retroceder unos metros para así poder ganar libertad de acción. Lo cual permitió en determinados momentos puntuales que tanto Albiol -otra gran actuación- como Pepe se incorporasen a la ofensiva blanca.

Ronaldo salió muy enchufado. Por la banda izquierda. Pero al cuarto de hora cambió de lado (se encontró con Jordi Alba). Ya no fue el mismo. Y también buscó el centro de la delantera. Pero no tuvo fortuna. Dos postes, algún resbalón, un pisotón -fuera del área y merecedor de tarjeta roja- y Guaita le frenaron de cara al marcador.

Mourinho buscó mayor penetración por los costados con la entrada de Di Maria (por Higuaín) en la segunda parte. Fue un revulsivo por ambos lados. Pero el peligro que creaba con sus internadas y remates tampoco tuvieron reflejo en el resultado final. También salieron Kaká y Callejón (por Khedira y Özil).

El vértigo de los sucesivos ataques de los dos equipos elevó la tensión ambiental. Todos estábamos con taquicardia. Emocionados. Y la mayoría del público asistente la tomó con el árbitro. Era el desahogo ante tantos sobresaltos. Se reclamaron varios penaltis. En el campo no aprecié ninguno. Incluso en una jugada le comenté a mi hermano que nos habían perdonado una amarilla por simulación. Al llegar a casa en la tele vi dos: uno para cada equipo (difíciles de ver en directo, especialmente el agarrón de Pepe sobre Víctor Ruiz).

En resumidas cuentas: un excelente espectáculo. Trepidante. Para los míos lo malo ha sido el 0-0, que acerca al Barcelona a cuatro puntos. Mañana reciben al Getafe en el Camp Nou y nosotros el miércoles visitamos el Calderón.

P.D.: la Pepada fue la patada que le propinó a Arbeola ¿Le confundió con Piatti? ¿O se mosqueó porque su compañero le recriminaba el “teatro”? En cualquier caso otra ida de olla.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol