Archivo de la etiqueta: Alexis

LVMH

LVMH, multinacional francesa, es la empresa líder en el mercado de productos de lujo (Louis Vuitton Moët Hennessy). LVMH es también la tripleta atacante del Real Madrid, que jugaba por segunda vez consecutiva. Lucas Vázquez, uno de los héroes de la noche, estrelló un balón en el poste en el minuto 12 y dio el pase del 0-2; Mariano, la mosca cojonera que todos conocemos; y Hazard, más activo que nunca, inauguró el marcador en el min. 5, al transformar un penalti cometido sobre Nacho

Ya comenté cuando el sorteo que nuestro grupo era complicado. Arrancó bien pero se torció a medida que iban saliendo las bolas. Lo que nunca imaginé es que el Inter a estas alturas estaría último con solo dos puntos. Calculaba que la trascendencia del duelo sería por el primer puesto, nunca por evitar quedar eliminados. Tampoco pensé que el Madrid pudiera perder en casa ante el Shakhtar, en teoría el rival más asequible del grupo. 

Este Inter de Milán-Real Madrid presentaba tintes dramáticos antes del pitido inicial. Para los italianos era toda una final. Se lo jugaban todo a una sola carta. El Madrid dependía de si mismo. Un punto podría ser bueno. Y los tres serían decisivos para disputarle el liderato al Borussia.

Zidane repitió la alineación que presentó ante el Villarreal. Con Casemiro en el banquillo esperando su turno. Al igual que el pasado sábado la primera parte fue del Madrid. La diferencia, la mejoría, la encontramos en la finalización de las jugadas y en la creación de ocasiones. Ahí solo rematamos a puerta una vez, la del gol de Mariano del principio. En Milán también marcamos pronto. Y a los 12 el reseñado poste. Unos minutos después un robo de Mendy, muy adelantado, no encontró rematador al precipitar el pase. Era una clara ocasión con superioridad numérica. Terminando la primera mitad una situación parecida, solo que esta vez sí terminó en remate. Un forcejeo de Mariano con el defensa propicia la recuperación. Odegaard no se atreve a rematar y busca el pase atrás. Modric llega lanzado y dispara alto desde fuera del área.

El primer cuarto de hora fue claramente del Madrid. Daba la impresión que al Inter le quemaba la pelota y buscaba los balones largos para Lukaku o Lautaro. La velocidad de ambos más la corpulencia del belga son siempre de temer. Nacho, el mejor de la primera mitad, lo tenía claro: tenía que anticiparse y no dejar al potente delantero centro hacerse con la pelota. Es más fácil decirlo que conseguirlo. Nacho lo consiguió. Y de hecho ese sentido de anticipación lo aprovechó para lanzarse al ataque rompiendo las lineas rivales. Así llegó el primer gol. Corría el minuto 4 y Nacho irrumpió subiendo la pelota en velocidad. Se escoró a la banda izquierda tras pasar la pelota. Y buscó entrar en el área. Odeggard, receptor del pase, atento a lo que estaba ocurriendo, le filtró un pase excelente. Barella arrolló a nuestro defensa. Penalti. Hazard anotó el 0-1.

El primer peligro local llegó en el 25. Una falta al borde del área. Lukaku la mandó alta. Ahí se acabó el devenir atacante de los locales. Y cinco minutos después expulsaban a Arturo Vidal por doble amarilla. La primera por protestar y la segunda por encararse con el árbitro.

Conte tuvo que variar su esquema inicial de tres centrales y dos carrileros. Dispuso dos líneas de cuatro, retrasando a Lautaro y dejando a Lukaku solo en punta.

El 0-1 al descanso se antojaba corto para los méritos de unos y otros.

Conte efectuó un doble cambio para la segunda parte. Destacar que prescindió de Lautaro, anulado en la primera mitad. El Inter salió como si estuviesen en once. En el 52, en el saque de un córner, Lukaku ganó su primer balón aéreo. Zidane mandaba a Casemiro, Rodrygo y Vinicius a calentar. 

Cuando Odegaard tenía la pelota el Madrid creaba peligro. Abría bien a las bandas (inmenso Lucas Vázquez), combinaba bien y buscaba el pase final (como en la jugada del penalti). En el 58 le sustituyó Casemiro en un claro movimiento defensivo de Zidane. Y Rodrygo entró por Mariano. Segundos después un pase lateral desde la derecha de Lucas Vázquez lo remata Rodrygo de volea entrando por la izquierda. Era el primer balón que tocaba. 0-2. Recordar que en Valdebebas hizo el 3-2. Y lleva seis goles en nueve partidos de Champions. (Parece que la UEFA considera que el remate del brasileño es autogol de Achraf Hakimi). La LVMH ya era LVRH.

Conte reaccionaba retirando a un Achraf Hakimi en horas bajas y se la jugaba dando entrada a Alexis. Lo primero que hizo el chileno fue un piscinazo.

Hazard, con las espaldas bien cubiertas por Mendy, empezó a acusar la falta de ritmo de competición a partir del minuto 70. Dos minutos antes Lucas V. pudo hacer el 0-3. Y en el 69 la oportunidad fue para el propio Hazard. Perisic la tuvo en el 71. En Valdebebas nos hizo el 2-2 (también salió en la segunda mitad). Vinicius entró en el 77 por Hazard. La LVRH ahora era LVRV.

La presencia de Casemiro daba solidez defensiva y liberaba a Modric, quien se animaba a subir al ataque. Esa seguridad se traducía en tranquilidad y confianza. Seguíamos presionando y dificultando su juego. En el 79 casi les montamos un lio a su portero. La presión al meta fue de Modric. 

Courtois en el 81 paró su primer balón. Repelió un buen remate de Perisic.

A Lukaku lo cambiaban en el 85. Entraba Eriksen

Los últimos minutos fueron una faena de aliño para los blancos. Hasta que murió con el 0-2 en el marcador. 

Para finalizar mi eterno agradecimiento a Sergio Ramos. Su palabras públicas en contra de Conte impidieron su aterrizaje en el Bernabéu. A su Inter le hemos metido cinco goles en dos partidos y hemos encajado dos. Son últimos del grupo con solo dos puntos a falta de dos encuentros. Están fuera y veremos si se meten en la UEFA Europa League. Y además de no venir Conte volvió Zidane. Con todo lo bueno (mucho) y malo (poco) que nos ha dado Zizou.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Manchester United 2 Real Madrid 1

ICC Marca

El Manchester United se impuso 2-1 al Real Madrid en la liguilla de la International Champions Cup. Es la primera vez que un equipo de Mourinho se impone al Madrid.

Al descanso se llegó con 2-1 a favor de los ingleses. Benzema, en su segundo remate del encuentro, encontró portería, a pase de Theo. El anterior había ido fuera. Fue el único tiro a puerta del Madrid en los primeros 45 minutos. Bale también había rematado fuera. Tres disparos es muy poco bagaje ofensivo. Ellos tampoco hicieron más: tres a portería de los cuales dos fueron gol: Alexis el 1-0, por la banda de Marcelo, ausente una vez más solo que estaba vez ni estaba en el campo de juego, y Ander Herrera logró el 2-0.

Entre las horas y lo insulso del juego, más el resultado adverso, estuve a punto de apagar la tele e irme a dormir. Y en eso llegó el tanto de Benzema al filo del descanso. Llevaba un rato maldiciendo su estampa cuando anotó.

Lopetegui hizo cuatro cambios en el descanso: el portero, Theo, Bale y Benzema. Mayoral y Odegaard, que volvía, entraron por los delanteros. El guardameta Lunin y Reguilón debutaban en el primer equipo. El equipo tuvo otro aire: más rápido, terminando las jugadas y buscando la portería rival. Jugaban al primer toque, no se entretenían en el pase. En los primeros 10 minutos tanto Mayoral como Odegaard pudieron empatar.

En el 60 hubo más cambios. El más notorio fue el de Raúl de Tomás por Vinicius. El brasileño estuvo activo, tuvo destellos (suya fue la jugada que propició la ocasión de Odegaard). Pero le falta… Odriozola también fue sustituido. No le pesó la camiseta y subió con descaro.

A 15 minutos del final entraron Nacho, Isco, Kroos y Asensio. El balear puso un balón de gol pero ni Mayoral ni De Tomás lo aprovecharon (igual se estorbaron). Se dominaba pero el gol no llegaba.

Conclusiones pocas. Tan solo confirmar que nos falta gol por la marcha de Cristiano Ronaldo. Y me quedo con la segunda mitad.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Ancelotti y Undiano adelantaron las Navidades

Delfín Melero

Ancelotti y Undiano adelantaron las Navidades: sus regalos determinaron el desenlace del partido (Barcelona 2 Real Madrid 1). Al italiano le dio un ataque de entrenador.

tweet copia

El problema fue que en vez de jugar con 3 centrales -sería lo lógico al poner a dos laterales largos como Carvajal y Marcelo– adelantó a Sergio Ramos como medio centro. O stopper como se decía antiguamente (hoy lo he oído varias veces). No pensé que experimentaría en el Camp Nou, no parece el lugar adecuado. De todas formas esta posición es para especialistas, no para inventos. Me recuerda a cuando Mou probó con Pepe ahí. Ahora el italiano ha repetido la jugada pero con Ramos. Un error en ambos casos.

Undiano dejó claro desde el principio sus intenciones: congraciarse con Can Barça. Venían quejándose de su designación desde que se produjo. Esa lluvia fina obviamente les ha dado resultado. Le perdonó la roja a Busquets al comienzo del encuentro (sacó amarilla entre las protestas locales). Posteriormente perdonó a Ramos… Hubo una mano de Adriano en su área, con 1-0, que le pasó desapercibida. Para mi penalti. Además cede a Víctor Valdés. Entiendo que quizás fuese difícil de apreciar para el juez y su asistente. Pero este árbitro señaló una mano de Gareth Bale cuando el balón le dio en la oreja y otra a Modric (la pelota fue al hombro). Lo que no tiene perdón es no pitar el claro empujón de Mascherano sobre Cristiano Ronaldo (también con 1-0). Terminada la contienda veo en un resumen un pisotón de Pepe sobre Cesc Fábregas (mas complicado de ver que la mano de Adriano).

Dicho lo cual si pretendíamos reforzar el engranaje defensivo el primer gol, de Neymar, viene de un tremendo despiste. Primero de Khedira que pierde el cuero en zona de peligro, luego Pepe se queda enganchado y habilita al brasileño; Carvajal no estaba en su banda y para colmo de males el remate se cuela entre Varane y Carvajal (el esférico creo que tropieza en él).

La primera parte fue del Barcelona. Nuestro medio campo no funcionaba. Achicaban como podían, Ramos no imponía ningún ritmo en la salida -como era de suponer-, Modric no estaba a la altura y mi querido Khedira parecía un pato mareado. Por detrás Marcelo y Pepe no daban una. Desacertados en el pase y los despejes. Ángel di María y Bale ayudaban en lo que podían a los centrocampistas. CR7 también.

La segunda mitad fue otra cosa. Especialmente desde que Illarra sustituyó al de Camas. Tomó la manija con criterio y buen tino. Fueron los mejores momentos merengues. Se crearon las mejores ocasiones, incluyendo un fenomenal disparo de Benzema al larguero (sustituyó a Bale en el 61). Ronaldo por fin apareció como se espera de él. Aparte de la pena máxima no señalada cuando se iba derecho hacía a la portería dispuso de otra oportunidad. Algo escorado busco el palo corto de Valdés y este aguantando la posición salvó lo que podía haber sido el empate.

En el 78 Alexis (entró por Cesc) puso el 2-0 de una excelente vaselina que nos dejó helados a los madridistas y desató la euforia culé. Un par de minutos antes había entrado Jesé por un Di María agotado, sobre todo por el desgaste de los primeros 45 min. El canterano puso la emoción en los últimos instantes con su gol (2-1). Pero estábamos en el descuento y anteriormente Martino viendo el dominio visitante había retirado a Iniesta para dar entrada a Song. ¿Amarrategui? Sí, pero era lo que procedía.

Mal sabor de boca por lo que pudo ser y no fue… y la Liga cada vez mas complicada.

13 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid calló al Camp Nou

En un ambiente extraordinario para el Barça el Real Madrid calló al Camp Nou. Su triunfo, 1-2, resulta decisivo en el camino para hacerse con esta Liga. Cuando el título parecía bien encaminado, con 10 puntos de ventaja, hubo zozobras. Y la diferencia se redujo a cuatro. Así llegaban los de Mourinho al campo del vigente campeón. Y salen reforzados: ahora son 7 los puntos que les separan de los culés cuando solo quedan 4 jornadas.

Preguntaba ayer en la previa con qué Madrid nos encontraríamos. Y vimos el que deseábamos todos los madridistas: el equipo que presiona desde arriba. El que no da un balón por perdido. El que brega y toca. El que busca la portería contraria lo más rápidamente posible. El que sabe agruparse y capear el temporal cuando el rival achucha.

La organización y la alineación que dispuso Mou fue impecable. Despejó los rumores sobre Lass (lo dejó en Madrid), refrendó a Coentrao (volvió a anular al extremo de su banda, ayer Dani Alves), y su esquema paralizó el juego azulgrana. Messi apenas creó problemas. Solo recuerdo un remate suyo. Tuvo más peligro cuando se retrasó y metió dos pases de gol. El cortocircuito en el medio campo blaugrana lo provocaban Xabi Alonso y Khedira (enorme: anuló a Iniesta y fue el autor del primer gol), bien apoyados por los dos centrales, Sergio Ramos y Pepe, quienes se anticipaban y salían a cortar el esférico antes de que llegase a su destinatario. Solo desentonó Di María, quien fue de más a menos. No apoyaba en las tareas defensivas, salvo en estorbar al contrario, y no era incisivo en ataque. Incluso a medida que avanzaba el encuentro algunas perdidas en la entrega o en regates fallidos organizaron contras del Barça. ¡Qué lejos está del espléndido momento de forma que tenía antes de su lesión! Tenía claro que, para evitar una cierta superioridad numérica en el centro del campo, había que cambiar al Fideo por Granero (en el descanso). La sustitución tardó en llegar, pero sucedió.

El Madrid salió a por el partido. Como si se tratase de una final, no de un partido decisivo (por mucha Liga que se jugase). No parecía, salvo por el público, que estuviésemos jugando fuera de casa. Cristiano Ronaldo y Benzema estaban por la labor (gran partido de ambos). El gol tenía que llegar. Y llegó de la forma más inesperada, aprovechando un par de fallos defensivos. Pepe cabecea un córner botado por Özil. Lo hace hacía abajo (lo más complicado para el portero). Victor Valdés, quien anteriormente le había desviado un cabezazo de CR7 a la escuadra, mete la mano, evitando el bote. El rechace le llega a Puyol. Defensa y arquero se despistan: uno no despeja y el otro no se atreve a recoger el balón por si es cesión. Y Khedira atento rebaña la pelota, como hace cuando se la arrebata a los rivales, y la empuja a la red. A partir de este momento, minuto 17, los locales intentan rehacerse. Y empujan en dirección a Iker Casillas (no tuvo mucho trabajo salvo dos grandes intervenciones, porque los barcelonistas remataron mal y muy mal).

Guardiola sorprendió con la presencia de Tello en el once titular. Lo intentó con Alves de extremo por la otra banda. En el Bernabéu, en la primera vuelta, le salió bien (cuando le adelantó la posición tras el 1-0 en contra al poco de comenzar). Ayer el brasileño se encontró con Coentrao. Y no tiene el oficio del 7 de toda la vida, pisar la cal y llegar hasta el fondo.

La segunda parte fue un quiero y no puedo de los azulgranas. Sin efectividad. Salvo cuando empataron. Tras un paradón de Casillas, el rechace le llega a Alexis (recién ingresado) y fusila a bocajarro. San Iker milagrosamente lo salva, recordando de alguna manera alguna de esas prodigiosas intervenciones en Sevilla, pero rebota en el chileno y entra. Es el empate a uno. Corría el min. 70. Pero 180 segundos después Ronaldo anota el tanto más bello de la noche. Di María roba el esférico en su propio campo. Se lo cede a Özil. Este al primer toque lanza un maravilloso pase en profundidad y al hueco. El portugués supera a todos en velocidad, se hace con la pelota y se planta en el área. Su cambio de ritmo en carrera (con balón y sin el) es impresionante. Supera la salida de Valdés, se ladea, y desde una posición no tan fácil como parece sentencia el encuentro, y el campeonato. Una pena que finalizando falló un gol hecho, a puerta vacía. Podría haber sido el 1-3.

Nada más marcar el 1-2 Granero entró por Di María. Su presencia y el abatimiento culé hicieron el resto. El dominio y el tempo volvieron a ser merengues, hasta el final.

Con 12 puntos por disputarse, y 7 de ventaja, seremos campeones ganado los dos partidos que nos quedan en casa. Aunque podría ser que la próxima jornada visitemos Cibeles (se tiene que dar la doble circunstancia de ganar el domingo al Sevilla y que ellos pierdan en Vallecas). De momento nos esperan el Chelsea y el Bayern en los partidos de vuelta de semifinales. ¿Tendremos revancha en la final de Champions?

22 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Palmar en Pamplona

El Barcelona llegó sobrado a Pamplona, el mismo día del partido como suelen hacer, pero justos de fuerza. Y en una gran primera parte el Osasuna les desarboló como pocas veces lo han hecho sus rivales. El 2-0 al descanso resultó corto para los méritos de unos y otros.

Mendilibar acertó colocando a Raúl García en una posición más adelantada que la habitual. Mientras aguantó fue el mejor del partido. A los cinco minutos habilitó a Lekic para el 1-0. Todo sucedió por el centro de la defensa azulgrana, en la que Piqué falló estrepitosamente: abandonó su posición para taponar un posible pase lateral y dejó a Puyol solo ante el peligro. Un cuarto de hora después Raúl García, nuevamente desde la media punta, abre el juego a la banda derecha donde está Cejudo. Un gran pase de este le sirve a Lekic para anotar el 2-0.

El medio campo que dispuso ayer Guardiola no funcionó (Mascherano, Thiago y Sergio Roberto). ¿Acusaron la baja temperatura y el mal estado del campo? Eso aventuraba Jorge el viernes al mediodía. Acertó de pleno.

En la segunda parte entraron Cuenca y Tello por Puyol y un congelado Pedro. Pareció por unos instantes que la formula funcionaba. Alexis acortó distancias en el 52 a pase de Cuenca, en una jugada similar a la del segundo gol del Osasuna. Pero el espejismo duro poco: en el 56 el hombre del partido, Raúl García, marcó el 3-1.

Tello hizo el 3-2 en una excelente jugada individual y mejor remate. Corría el minuto 72 y el Barça tenía tiempo suficiente para igualar e incluso ganar el partido. Faltando unos diez minutos se les anuló un gol porque parece que Sergio Roberto tocó el balón, por lo que Alexis estaría en fuera de juego. Si el canterano no jugó la pelota entonces el chileno estaría habilitado. De cualquier forma la diferencia entre un punto y ninguno no es tan grande. Las consecuencias de esta jugada se traducen en varias tarjetas (Mascherano vio la segunda amarilla en el túnel de vestuarios) y en la Guardiolada de rigor.

Messi dispuso de oportunidades, la mayoría en jugadas individuales, pero está seco de cara al gol. Acusa en mi opinión el exceso de partidos. Y por supuesto las ausencias de Iniesta y Xavi. Como en la selección argentina. Lo cual viene a refrendar la injusticia de su Balón de Oro el año que España ganó el Mundial, y Argentina fracasó.

El Real Madrid tiene una oportunidad de oro para ponerse a 10 puntos. Una diferencia que ya sería importante, pero no decisiva. Nos permitiría un par de tropiezos de aquí al final de la Liga. Además de poder perder en el Camp Nou y no estar pendientes de la diferencia de goles. Pero antes hay que ganar hoy al Levante en el Bernabéu.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

En Copa como en Liga: el Barça remonta un 1-0

En Copa como en Liga: el Barça remonta un 1-0.  Aunque esta vez el gol no llegó a los pocos segundos de empezar el partido, como sucedió hace unas semanas (1-3). Anoche fue un 1-2.

Les voy a resumir mis impresiones a partir de unos comentarios que hice poco antes del comienzo, en el descanso, y cuando Puyol marcó el 1-1.

1.- “Sorprendente alineación de Mourinho. Y me gusta mucho que jueguen juntos Higuaín y Benzema… Veremos qué pasa.”

La alineación de Altintop como lateral derecho me pareció una extravagancia. Supongo que había que justificar su llegada a la Casa Blanca. Tampoco me parece que cambiar al 75% de la defensa ante el Barcelona sea tan buena idea.  Entraron el turco, Carvalho (quien reaparecía)  por Pepe (pasó al medio campo), y Coentrao por Marcelo (como apuntaba ayer en la previa).

Pepe fue el protagonista del partido. Suyo fue el excelente pase a Cristiano Ronaldo, que supuso el 1-0 (el balón se le coló entre las piernas a Pinto).  Fue lo único bueno que hizo en todo el encuentro.  Bueno, también dio una consistencia defensiva al centro del campo bloqueando, junto a Lass, el juego blaugrana. Al menos en los primeros 45 minutos. Pero lo malo superó con creces los aspectos positivos señalados. La salida al contraataque fue un desastre cada vez que el balón pasaba por sus pies. El fallo en el último pase fue constante. Desbaratando posibles oportunidades. Y además ayudó a los culés a taponar a Xabi Alonso. Y luego tenemos el teatro que le echó, a la altura del mejor repertorio barcelonista. La gota que ha rebasado el vaso de agua de la paciencia madridista fue el pisotón en la mano de Messi. Son demasiados episodios (Pepadas) para pensar que son hechos aislados. Es indigno de vestir nuestra camiseta. Tuvimos suerte que el árbitro no le vio. Era roja directa.

2.- “Es el momento de meter a Özil por Benzema, para buscar toque y salida de balón.”

Este y el siguiente comentario los hice en Twitter durante el descanso. Finalmente en la segunda parte el cambio fue por Higuaín. Se fue sin rematar. Y el francés estrelló un cabezazo al poste (en una gran internada de Altintop). En este apartado también ganaron los de Guardiola: 1-2 en postes (Alexis, enorme ayer, e Iniesta). Lo mismo podemos decir en remates: en la tele pusieron mediada la segunda parte unos números aterradores: el Madrid chutó cuatro veces por 10 de los visitantes. Lamentable para estar jugando en el Bernabéu.

3.- “Guardiola siempre ha leído mejor los partidos en el descanso que Mourinho.”

Se cumplió una vez más. Los dos goles del Barça fueron anotados por defensas (Puyol y Abidal) que sorprendieron con sus posiciones adelantadas (no tanto en el caso del primer gol, porque las subidas de Puyol son tan habituales como las de Sergio Ramos, por poner un ejemplo).  El 1-2 fue un lamentable error de Altintop. Dejó sin marca su zona y Abidal se encontró como en el salón de su casa.

Don Pep ordenó cargar el juego y el ataque de su equipo por la banda derecha. Intuyó -y acertó- que por ahí encontraría el punto débil de la defensa blanca.

4.- “Empata Puyol. Siempre nos meten el mismo gol: a balón parado (córner), de cabeza por el centro de la defensa.”

No necesito hacer más comentarios a este respecto. Llevo diciéndolo desde la pretemporada…

Dejo para el final lo que todavía no he escrito: jugábamos en casa ¡a la contra! Le regalamos el esférico al rival. Ellos hicieron su juego. Con 0-0. Y con 1-0, 1-1 y 1-2. A eso se le llama constancia, perseverancia y sobre todo coherencia. La que Mou no tuvo anoche.

10 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Ganó el mejor

El 1-3 del marcador es doblemente engañoso, porque la derrota del Real Madrid pudo ser más abultada o sencillamente no se habría producido si nuestra máxima estrella, Cristiano Ronaldo, no hubiese fallado dos goles cantados. Uno, en la primera parte, con 1-0 a nuestro favor: chutó fuera cuando estaba solo en las inmediaciones del punto de penalti. Fue una gran contra blanca, mal rematada. Y en la segunda parte un cabezazo, solo, sin oposición, tampoco entró. Detrás suyo estaban prestos a cabecear Ramos y Benzema. De lo que pudo ser un 2-2, en la siguiente jugada Cesc Fábregas de cabeza anotó el 1-3, a un gran pase cruzado de Dani Alves. Una contra blaugrana de libro, en la que en mi opinión Casillas falló al no salir de puños y se quedó colgado del palo.

 A Ronaldo no se le puede criticar por haber fallado dos goles. Porque hay que estar ahí para marrarlos. Pero lo de anoche fue un problema de actitud. Parecía que el partido no iba con él. No dio la impresión de esforzarse como el resto de sus compañeros. Perdía la pelota y no luchaba por rescatarla ni por recuperar la posición. Si sufría una tarascada –y el árbitro no consideraba que fuese falta o aplicaba la ley de la ventaja- tardaba en levantarse. Su comportamiento llegó a irritar a parte del respetable, que incluso llegó a silbarle. El murmullo sobre su pésima actuación sí fue unánime.

Pero si hay un jugador que quedó retratado anoche este fue Mesut Özil. Y su entrenador, que apostó ayer por él, le crucificó en la rueda de prensa posterior al Clásico. Le acusó dos veces. Una sin nombrarle echándole en cara no haber metido la pierna, en la acción en la que Messi se llevó una pelota dividida en el circulo central, y terminó con el gol del empate a uno. Y la otra fue cuando se autorecriminó por haberle alineado.

El encuentro no pudo haber empezado mejor para el Madrid. Sacó de centro el Barça. Retrasaron el esférico hacia su portería. La presión blanca provocó el fallo de Víctor Valdés y nos hicimos con la bola. Y tras un rechace a un disparo desde fuera  del área, el balón llegó a media altura a Benzema. Y la metió. Habían transcurrido 23 segundos.

Le recordé a mi hermano una frase de Laudrup que me impresionó hace unas semanas. Venía a decir que cuando el Real Madrid resultaba más peligroso era cuando no tenía la pelota… Todo se ponía de cara. Y entonces Guardiola pasó a una defensa de tres marcadores, con Busquets incrustado –o levemente adelantado- en el centro de esa línea de 3. Y Alves ocupó toda la banda derecha, desde el medio campo hasta la delantera (como aventurábamos ayer). El trabajo defensivo de Alexis y Messi, apoyando a sus compañeros, resultó admirable. Y curiosamente esta nueva disposición fue poco a poco haciéndose con el tempo del partido. Nuestras bandas se cortocircuitaron. Xabi Alonso perdió el control, aunque se sacrificaba taponando a Xavi. Hasta que llegó el gol del empate.

Una arrancada de Messi desde el centro del campo, fue muy bien aprovechada por Alexis. El argentino tras superar al tercer jugador local (Sergio Ramos) vio el hueco en el centro de la defensa, y le pasó al chileno. Pepe no llegó a tiempo, y quien casi lo hizo, desde el lateral derecho, fue un desesperado Coentrao. Alexis empató.

Lo desesperante de este tanto es que es típico del Barcelona. Y debería estar estudiado y entrenado. No me cabe duda de que así lo sea. Pero la descoordinación fue más que evidente. A lo que tengo que añadir que una vez más nos la enchufan por el centro de la defensa.

Antes de comenzar el partido comentaba con mi hermano, mientras nos repartíamos los bocatas de jamón a la catalana del Köln, el riesgo que presentaba la dupla Messi/Cesc. Y le insistía que nuestro mayor peligro era Pepe…

Después del empate volvimos a tomar la rienda del partido. Y se llegó el descanso, donde nos lamentamos de ese fallo de Cristiano que pudo haber sido el 2-0.

El punto de inflexión en la segunda parte vino con el 1-2 del minuto ocho. Un remate de Xavi desde fuera del área rebota en Marcelo, despista a Iker, y se cuela.

Entraron Kaká por Özil, Khedira por Lass (al poco de ver una amarilla; muy buen partido el suyo, de los mejores de los nuestros, lo cual nunca es buen síntoma) e Higuaín por Di María (la gran victima junto a Marcelo de la disposición táctica de los rivales).  Kaká tuvo una gran oportunidad, bien rechazada por Valdés.

Del Madrid me quedo con Benzema, Lass, una hora de Coentrao (jugó de lateral diestro, a pierna cambiada),  y un par de excelentes intervenciones de Casillas.

Del Barça destaco a un inmenso Puyol, la sobriedad y colocación de Busquets, la sensación de peligro que da Messi cuando conduce, el gran cuarto de hora final de Iniesta, cuando finalmente consiguió desembarazarse de Coentrao. Y por supuesto el habitual buen hacer de jugadores como Piqué, Abidal, Xavi, Alves y Cesc, cuyo rendimiento medio suele ser notable.

En resumidas cuentas, ganó el mejor a lo largo de los 90 minutos. Especialmente en la segunda parte. Y me gustaría resaltar para terminar que de todos los Clásicos que hemos vivido, en este 2011, el de anoche y la final de la Copa del Rey han sido los menos polémicos. En los que se han producido triunfos incontestables. Y anoche además se produjeron dos hechos plenos de deportividad: los jugadores de ambos equipos saludándose al final en el centro del campo, y aplaudiendo a las aficiones, siendo correspondidos. Y el otro aspecto es la ovación que recibió Iniesta al ser sustituido en el último minuto.

Se hizo honor al himno del Real Madrid, quien en “buena lid… cuando pierde da la mano”.

14 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Camino del Clásico

La segunda temporada de Di María en el Real Madrid está haciendo olvidar el precio de su fichaje. Y no hay mejor indicador del acierto –de Mourinho– que ha supuesto su contratación.

El Mundano siempre albergó dudas sobre su capacidad goleadora. Algo preocupante en un delantero. Y más si cuesta 30 millones de euros traerlo. No se discutía su habilidad en el regate, su trabajo en banda, su técnica. Pero ahí están sus datos respecto a su acierto frente a la portería rival.

Mijatovic fue el primero en hablarme de él. Cuando se presentó con la candidatura de Ramón Calderón. Albergaba algunas dudas sobre su madurez. Era muy joven y opinaba que era mejor una adaptación al juego europeo antes de dar el salto a un grande. Fichó por el Béntica. Y trajeron a Ruud Robben. Estaba claro que apostaban por un extremo -fuese quien fuese- con tres características básicas: rápido, hábil y con verticalidad.

A pesar del golazo que marcó ayer, el gol sigue sin ser lo suyo. O al menos como se espera de un delantero. Tenemos ejemplos de jugadores como Cesc -centrocampista-  u otros como Silva, que están bendecidos con la suerte suprema del fútbol.

El Fideo ha ocupado la posición de Robben en el equipo blanco. Con el cambio hemos ganado en regularidad  (las malditas lesiones del holandés…), el apoyo al medio campo es similar en ambos, lo mismo podemos decir del regate y la velocidad, y el extremo del Bayern gana en remate y acierto de cara al gol (jugando la mitad de partidos que Don Ángel marca el doble de goles). Pero este año Di María ha destapado el tarro de las esencias del último pase. Y de seguir así le llevará a ser muy grande. De momento es ya el jugador de esta Liga que más pases de gol ha dado (10).

Su primer tanto de ayer fue el primero del equipo, que no es asunto baladí. Y además resume lo que está siendo esta temporada para el argentino: control del balón tras un pase largo y difícil de amarrar, profundidad en la arrancada (demasiada porque la pelota se le fue larga), constancia y concentración en el juego, lo cual significó que siguió la jugada para enmendar su fallo. Y con picardía y habilidad le robó la cartera al defensa, las mismas virtudes que empleó para engañar al portero, rematando con “las 3 uñas” (como dicen en Brasil) y anotando por el palo corto, sin apenas hueco… Si en esta jugada hubo retazos de Higuaín (flojo partido el suyo de ayer: sin contar el tanto bien anulado solo chutó a puerta una vez, en una gran ocasión frente al meta local), en el pase a Cristiano Ronaldo, el del 0-2, nos recordó a Guti, Zidane, Laudrup o a quien debería llevar estas riendas actualmente, ÖZil.

Don Mesut últimamente solo está para lanzar los córneres). Y ayer Di María casi mete un gol olímpico (su saque de esquina fue al travesaño). Esperemos que la vuelta de Kaká sea un buen presagio de cara al sábado contra el Qatarona. El brasileño, reapareció unos minutos tras su enésima lesión, y mostró las mismas buenas impresiones que antes de volver a caer y ser baja. Y casi marca (quizás acusó la inactividad de estas semana, porque era un tanto “muy suyo”, penetrando en el área por el callejón del 10).

El Madrid se impuso 0-3 (Di María, Ronaldo y Marcelo, enorme la primera media hora y asombroso en la internada y el disparo que se coló por la escuadra). No tuvo demasiados problemas frente al Sporting de Gijón, y presentó su cara más tosca (con Lass por Xabi Alonso y Coentrao de lateral derecho), solida y eficaz. Tres golazos y a casa. Camino del Clásico queda el Ajax en Ámsterdam, en partido de Champions.

El Barça también realizó una faena de aliño. Pero como jugaban en el Qatar Nou se adornaron frente al Levante. Y de paso despejaron esas dudas que había sobre su juego. Que no compartía. Porque no se puede jugar muy bien siempre. Otra cosa es que hubiese una crisis de resultados. Pero todos pueden pinchar. Incluso ellos (nosotros ya lo hemos hecho y seguro que volveremos a caer en algún momento dado). Y por supuesto no siempre se puede golear. Ayer lo hicieron para acallar las voces críticas: dos de Cesc, Messi, Cuenca (se lo está poniendo difícil a “mi” Pedro) y Alexis fueron los goleadores.

Camino del Clásico les queda el tramite en Champions contra el Bate, gran potencia del fútbol europeo ganador de cuatro Champions… ah perdón, que eso es Ajax!!!

Y no puedo terminar sin mencionar el fallecimiento del Dr. Sócrates Brasileiro a los 57 años de edad. El alcohol le mató, y parece mentira que así fuese siendo médico.  Gran persona, comprometido en los momentos más complicados de su país (dictadura + miseria, y la “democracia Corinthiana” en su club) y excelente futbolista. 60 veces internacional (22 goles) fue parte del Botafogo de Sao Paul, fichó por Corinthians (172 goles en 297 encuentros), se fue a la Fiorentina (6 tantos en 25 partidos), luego al Flamengo, para pasar  al Santos (solo 5 partidos), volver al Botafogo en 1989, donde no jugó, y terminar en un equipo de las divisiones inferiores de Inglaterra, el Garfoth Town, en su regreso al fútbol en 2004. Hizo del juego de tacón un arma, no una floritura. Desde lanzar penaltis hasta la asistencia imposible… Tuve la fortuna de conocerle, gracias a Fagner, durante el Mundial 82. Un recuerdo emocionado para el hermano mayor de otro crack, Raí. Primero un reportaje de hace 30 años. En medio un texto que escribió para una fiesta de Raimundo Fagner y una foto del equipo que formaron ese día, y para finalizar una entrevista de este pasado agosto, tras su primer ingreso. Al poco volvió al hospital y ahora…

En la foto de abajo aparecen de pie: Sergio Lopes (de CBS), Batista, Edu, Osmar Guarneli, Roberto Dinamita, Reinaldo, Zico. Y en cuclillas o sentados: Eder, Rivelino, Sócrates, Claudio Adão, Fagner y Jairzinho. Han quedado fuera de la foto Junior, Toninho Cerezo, Falcao

6 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol