Un siglo de canciones 128: “La Violetera”

Ayer falleció Sara Montiel y me acordé de “La Violetera“. Una canción de José Padilla (Almería 1889-Madrid 1964) y Eduardo Montesinos con mucha historia. Quizás muchos lectores no las conozcan (tampoco las anécdotas que hay detrás).

Las dos obras más conocidas del maestro Padilla son “El Relicario” y “La Violetera“. Ambas fueron cantadas por la Montiel. Pero la realidad es que no eran las versiones originales ni tampoco fue ella la primera en popularizarlas. Las dos fueron inicialmente éxito en la voz de la gran Raquel Meller (Tarazona 1888-Barcelona 1962). La actriz y cupletista, nacida Francisca (Paca) Marqués López, durante los años 20 y 30 del pasado siglo fue la artista española de mayor éxito internacional. Supo dar el salto del mudo al sonoro por su faceta de cantante. De alguna forma Sarita Montiel siguió sus pasos, convirtiéndose en nuestra primera star de Hollywood.

El cuplé “La Violetera” fue compuesto en 1914 por Padilla con letra de Montesinos. El maestro residía en París donde trabajaba como director de orquesta del casino de la ciudad. El estreno tuvo lugar en Barcelona interpretado por la cupletista Carmen Flores. Pero quien popularizó el tema fue la mencionada Raquel Meller. Primero en España, luego en Francia y posteriormente en el resto del mundo.

En 1931 Charles Chaplin realizó “Luces en la ciudad“, su primera película sonora. La música de “La Violetera” del almeriense Padilla es el hilo conductor de la historia. En sus memorias Chaplin escribió que la canción fue la inspiración del film. La conoció en EEUU en una gira triunfal de la Meller. Intentó contratarla para su proyecto. No lo consiguió. Pero sí incluyó la pieza musical. Lo malo es que olvidó -o no quiso- reflejar la autoría en los créditos. Contaba Tony Leblanc que viendo la cinta identificó la melodía. Rápidamente avisó al músico. José Padilla inició los tramites legales (que ganó) para el reconocimiento de su composición.

cartel la violeteraEn 1958 Luis César Amadori dirigió “La violetera“. Para el papel principal masculino contrataron a Raf Vallone. La protagonista era Sara Montiel. Ana Mariscal también formaba parte del reparto. Y por supuesto la canción principal era nuestra invitada de hoy “La Violetera“. Para la trama mantuvieron el ambiente del Madrid de 1900, respetando el espíritu original del tema.

Entradas relacionadas:

Un siglo de canciones (todos los posts)

Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

18 Respuestas a “Un siglo de canciones 128: “La Violetera”

  1. Pingback: "Luces de la ciudad" película del actor Charles Chaplin

  2. Ramón

    Y seguimos con otras perlas sobre Montiel:
    “Sara había conocido a Mann en el rodaje de la película Serenade. Mann trabajó en España, dirigiendo la producción El Cid, y Sara cuenta que le ofrecieron el papel de Doña Jimena, y que ella recomendó en su lugar a una estrella italiana emergente por aquel entonces: Sophia Loren. ”
    ¡Ja, ja! Sofia Loren acababa de rodar “Dos mujeres”, papel por el que esta gran actriz “emergente” con un carrerón ya a sus espaldas, ganaría su primer Oscar.
    Me encantaban las fantasmadas de Sara. Más o menos como las de Mou, ahora mismo, ¿verdad, Rafaela…?

    • Ramón está entrada es sobre una canción. Por tanto nada tiene que ver con Mourinho, por muy obsesionados que estéis algunos/algunas con su persona.

      De las fantasías de Sara Montiel hay para una enciclopedia. El otro día escuché que salvó la vida a Jackie Kennedy con su bolso. Iban juntas en un avión. La americana estaba en el asiento de ventanilla. Por algún motivo ¡la ventanilla se quebró y ella para evitar la despresurización taponó con su bolso!

      • Ramón

        ¡Ja, ja, ja! ¡Genial, esta casi las supera a todas, Adrian!
        Que conste que a pesar de lo que pueda parecer, no hay animadversión real por mí hacia Sara, y que yo también prefiero guardar su imagen de mujer bellísima e icono del mundo latino de los 50. ¡Saludos!

      • Rafaela

        Sí, y es que ya se nota que Sara fue un referente para Ana Obregón, alias Antoñita la Fantástica, con esas trolas de campeonato. ¡Vaya leche que tuvísteis ayer, Adrian, casi tanta como el Borussia!

  3. Ramón

    “Por todas partes de España donde he ido he sido aclamada espontáneamente; Valencia, Tarragona… En Tarragona lloré como lloro ahora mismo y en cada momento que pienso en lo buenos que han sido todos conmigo. A veces pienso que este éxito es una especie de desagravio que me tributa el público por no haberse fijado antes en mí”

    Entrevista a Sara en La Vanguardia (1957)

    Sara la modesta, genio y figura…

  4. RODRI

    “Las dos obras más conocidas del maestro Padilla son “El Relicario” y “La Violetera“. Ambas fueron cantadas por la Montiel”. Dice el autor.
    Es por eso que hablo de “El relicario”
    Y aunque se lo escucharas a Tony sigo pensando que es una de esas fantasías que dice un artista y que termina creyendosela.

    ¿Quieres un “Relicario” para Un siglo de…?

    • Rodri estás espesito. Ya he leído que se atragantó la 2ª parte del Madrid en Estambul, pero ni por esas…

      1: Sí, claro que quiero que escribas sobre “El Relicario”. Como expresé en mi comentario anterior.
      2: Para justificarte no te agarres a una mención (cuyo propósito era establecer un paralelismo entre la Meller y la Montiel, y quizás por eso olvidé “Valencia” como bien me recordaba Antonio). De los cinco párrafos de tu comentario 2 son sobre “El Relicario”, 1 hace ref. a “Valencia”, y los dos restantes a “La Violetera”. Como diría Tontoro “¿queda claro?”

  5. RODRI

    “El relicario” lo estrenó Mary Focela en el “Eden Concert” de la calle Conde del Asalto de Barcelona. Después, lo cantó Conchita Ulía en “Eldorado”, también de Barcelona. Y allí lo escuchó por primera vez Raquel Meller.

    “La violetera” fue estrenado por Carmen Flores pero, según dice la propia Meller, en Madrid donde no gustó. Raquel triunfó con él, en 1919, en el Olympia de Paris.

    “El Relicario” fue el tema musical de la campaña del Partido Republicano cuando Einsenhower llegó a la Presidencia de los EE.UU. en 1953. Nixon iba de vicepresidente. ¡Vaya dos!

    Y no olvidemos (como dice Antonio) que “Valencia” fue cantado por Mercedes Serós y en Paris por la Mistinguette y, luego, por Carlos Gardel.

    Lo que resulta dificil de creer es que fuera Tony Leblanc quien “avisara” al maestro Padilla del uso de “La violetera” en “Luces de la ciudad”. Siendo la película del año 31 y viviendo Padilla en París, que es donde ganó el pleito, y siendo uno de los grandes de la música, se enteraría por él mismo. O por cualquiera del mundo artístico que le rodeaba.

  6. Dante

    Sobre Sara, si me permites, Adrián: mi hermana, modistilla a principios de los 60 en “Vargas y Ochagavía” de la que era cliente Sara, cuenta que en persona era mucho más bella que en la pantalla, que tenía una piel inmaculada, que gustaba, cuando se quedaba en paños menores, acercarse a la ventana para que los trabajadores de enfrente disfrutase, que con maldad indisimulada provocaba eróticamente a los dos modistos y, parece ser, que a uno de ellos, tales artes le afectaban notoriamente.

    • Dante, cuando a mis tiernos dieciséis añitos yo entré a trabajar en una empresa ubicada en el paseo de Recoletos, 18 – creo recordar que en tiempos de Franco se llamaba paseo de Calvo Sotelo, Vargas & Ochagavía estaba en el nº 16 o en el 14, más o menos donde ahora está el café Marca- algunos de mis compañeros talluditos habían sido botones en la época a la que te refieres, y contaban y no paraban acerca de lo que se llegaba a ver desde las ventanas de aquel patio. En efecto, el asunto de la deshabillé de Sarita era un clásico al que nunca dí demasiado crédito. Ahora tu comentario me demuestra que era verdad. Con la desaparición del trabajo de “botones” y la del propio taller de alta costura, desaparecieron también aquellos episodios tan entrañables, ilustrativos del despertar sexual de una generación de españolitos. Ahora desparece Sarita, hace nada desapareció Maruja, la reina de la noche. ¡Qué nos queda!
      (Allí mismo, el escaparate de Carlos de Salamanca, con sus inalcanzables descapotables Triumph, MG y Sunbeam, marcó también la adolescencia de algún currante precoz…)

  7. Dante

    Gran tema; no sabía que estaba en la versión original de “Luces de la ciudad” siempre he creído que era un añadido patrio para nuestro consumo interno. Por cierto, impagable el “gag” final de la escena que nos pones de “Luces de la ciudad”.

  8. Muy oportuno homenaje, Adrián. Confío en que mi admirada Sarita se haya encontrado en la sala de espera con la Thatcher y le haya puesto las peras al cuarto como es debido al estilo manchego. (En cuanto a Padilla, no olvidemos entre sus “greatest hits” el pasodoble “Valencia”; todavía resuena en mi cabeza tras haberlo escuchado en vivo unas mil veces en las fallas del mes pasado).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s