Archivo diario: abril 4, 2013

Paso de gigante del Real Madrid

CR7

El 3-0 es un pase de gigante del Real Madrid para alcanzar la semifinales de Champions. Serían las terceras de forma consecutiva. Es decir con Mourinho se asegura la presencia en semis. Algo que no sucedía desde la época de Del Bosque. En medio una sequía en la que no pasábamos de octavos. Pero no echemos las campanas al vuelo y vendamos la piel de oso antes de cazarlo. Aunque el resultado es magnífico.

En la primera temporada de Mou nos eliminó ese nefasto árbitro que es Stark. Ayer en París demostró que ni siquiera conoce el reglamento: con dos jugadores del Barça tendidos en el suelo les mandó fuera del campo, algo que está expresamente prohibido (reconozco que vi las imágenes en las repeticiones porque como buen aficionado al fútbol estuve viendo el sensacional Bayern-Juve). En la segunda temporada -la pasada- caímos por nuestra falta de acierto en los penaltis: Cristiano Ronaldo, Kaká y Sergio Ramos no acertaron. A ver si a la tercera va la vencida y llegamos a la final (confiemos además que no se produzca ningún accidente en Estambul).

El once del Madrid presentó dos novedades: Essien por Arbeloa (el soldado no atraviesa su mejor momento) y Benzema de delantero centro. Una vez más el técnico luso acertó. La jugada del 2-0 es la mejor prueba. Gracias a un certero pase de Essien desde la banda al que sorprendentemente no llega CR7. La pelota aterriza en los pies de Benzema. En un alarde de grandes reflejos remata a la red (me dio la impresión que tocó en un defensa).

El 1-0 vino muy pronto. Xabi Alonso corta un balón en nuestro medio campo y lanza en profundidad buscando a Mesut Özil. Este hace una pared corta y rápida con Benzema para meterle un pase de crack a Ronaldo, quien por velocidad se planta delante del portero rival y le bate con una gran vaselina. Era sobre el minuto 9. La jugada era un presagio de lo que iba a ser esta primera mitad: una exhibición de Alonso y Özil. Muy sueltos e inspirados. Me sorprendió la libertad de movimientos de ambos, especialmente del tolosarra. Todos los equipos buscan taparle para taponar la salida blanca. Afortunadamente ayer no lo hicieron hasta la segunda parte. El entrenador turco cambió la disposición táctica de los suyos en el descanso. Pero con un 2-0 en contra ya era tarde.

En el 65 entró Higuaín por Benzema. 7 minutos después cabeceaba el 3-0 a un soberbio saque de falta de Alonso.

El único peligro del Galatarasay venía de… Sergio Ramos. En la primera parte me puso de los nervios. No pudo en ningún momento con Didier Drogba. No ganaba los balones por alto. Un pase atrás organizó un contraataque rival. Menos mal que estaba Varane (Essien y Coentrao también ayudaron para cubrir las espaldas de los centrales). Para rematar su faena cometió el penalti nuestro de cada día. Afortunadamente el juez no vio el pisotón y le sacó amarilla al delantero visitante. Trascendente tarjeta que impedirá que el goleador Yilmaz no pueda jugar la vuelta. La única muestra de inteligencia de Ramos fue forzar la amonestación que le impedirá ir a Estambul. Alonso anteriormente marcó el camino. Con 3-0 dejar jugadores limpios de cara a semifinales parece acertado.

Ver a Drogba es una gozada. Fuerza, pasión, garra, clase. Siempre me ha gustado. Y le elevé a los altares cuando el Chelsea ganó la pasada edición de Champions. Cenó culés en semis y al Bayern en la final de Munich. Ayer me tenía angustiado. Sobre todo cuando encaraba a Ramos. Con Varane solo pudo en la primera jugada en la que se enfrentaron. Una y no más. Como futbolista inteligente que es buscó al central más débil. Sí, el de Camas.

Sjneider me decepcionó. Me maravilló en su primera temporada en el Madrid (y en la del Inter, con Mou).

Las esperanzas cara a la décima siguen viento en popa. Mientras tendremos que volver a la realidad. La de la Liga, la continuidad o no de Mourinho, el caso Casillas, y no sé cuantas milongas más.

9 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol