Archivo de la etiqueta: Villa

Torres y Villa se reivindican ante Australia

JA Sanz

En el partido-trampa que cerraba la fase de grupos del Mundial 2014 España se impuso 3-0 a Australia (David Villa, Fernando Torres y Juan Mata). Para los goleadores supuso una reivindicación, especialmente para Torres porque los otros dos no habían disfrutado de minutos y estaban a salvo de la quema (aunque a Villa se le ha puesto en duda desde que fue convocado).

Mata, como en la pasada Eurocopa, marcó en el ultimo partido de La Roja. Solo que entonces fue en la final.

David Villa mostró que se podía -y debía- haber contado más con él. Recuerden que ya escribí que mi equipo titular sería: Casillas, Azpilicueta, Ramos, Martínez, Alba, Alonso, Koke, Iniesta, Silva, Costa y Villa.

11

La buena noticia es que volvimos a jugar con dos puntas (Torres y Villa). La base de los éxitos de la selección se ha cimentado sobre el buen trato del balón, el juego por las bandas y las paredes por dentro al primer toque buscando el hueco. No hemos sido una selección especialmente goleadora (para el recuerdo el 4-0 ante Italia en la final de la Eurocopa 2012). Solemos jugar con dos delanteros o un falso nueve. Y aquí es donde se debe criticar a Vicente del Bosque: renunció a esos principios. En cambio no lo hizo con el doble pivote, que durante tanto tiempo fue garantía de seguridad y hacía que fuese muy difícil de ganarnos. No ha sido el caso en este Mundial porque tanto Xabi Alonso como Sergio Busquets no andaban finos. Jugar con un solo punta limita las posibilidades de los centrocampistas a pesar de contar con uno más. Y la presión sobre la salida del balón del contrario queda muy mermada al tener un solo delantero.

La presencia de Diego Costa como único referente del ataque español ha sido un lastre. No por el jugador sino por el esquema de juego. Entiendo que el seleccionador quisiera reforzar el medio campo (supongo que consciente de las dificultades de Alonso y Busquets). No funcionó: perdimos 1-5 con Holanda y 2-0 frente a Chile. A Costa no le llegaban balones, luchaba solo y no estaba acoplado al juego. Tan solo una jugada determinante: forzó el penalti que supuso el solitario tanto marcado en los dos primeros partidos. El máximo goleador nacional no estaba en su salsa. Le faltaba su compañero del Atlético de Madrid. Soy de los convencidos que el guaje es en gran parte artífice de la explosión goleadora del hispano brasileño. Villa además podría haber sido la amalgama perfecta: ha jugado con David Silva en el Valencia, varias temporadas en el Barça y ésta pasada temporada en el Atleti (donde cuajó una excelente final de Champions). Su presión sobre la defensa rival y sus arrancadas al área desde la banda se antojan fundamentales. Y mucho más cuando pensamos en la juventud e inexperiencia de tres de los cinco defensas holandeses. Bueno, eso ya pasó y ahora es irremediable.

Australia no es ninguna potencia aunque puso en aprietos a una Holanda quizás afectada por el calor y las Heinekens de la celebración por el triunfo sobre España (perdieron 3-2 con los orange remontando un 1-0 para adelantarse 1-2). De cualquier manera ayer pareció que volvíamos a nuestros fundamentos. Tarde. Pero mejor volver a casa con un 3-0 a favor que con otro incendio.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La denominación de origen de La Roja: otro tonto-debate

Ganar

Esta noche La Roja se juega su futuro en este Mundial 2014 frente a la otra Roja. En realidad Chile fue Roja antes que nosotros (si no recuerdo mal este apelativo es de la época de Luis como seleccionador). De entrada da igual quien usase el nombre primero. El apelativo tiene que ver con el color de la camiseta (en el fútbol británico tenemos a los reds). La prensa deportiva, supongo que en este caso la chilena, ha intentado introducir otro tonto-debate: el de la denominación de origen de La Roja. Vamos a ver: esto ya existe, por ejemplo con Francia e Italia. Ambos combinados son “los azules”. Solo que al ser en idiomas distintos los plumillas del balón no se han dado cuenta (bleus y azzurri).

Como no soy supersticioso (a pesar de estar preocupado por haber visitado al Sr. Roca tan solo una vez, aunque queda día por delante) no dispongo de ningún ritual salvo… bueno, hay una trilogía. El caso es que el de hoy es la primera final que le queda a España mientras dure su andadura por este campeonato donde defiende titulo. Y todo por el batacazo ante Holanda en el debut. En la segunda parte quedaron retratados todos los jugadores y el equipo técnico. Pero en mi opinión hubo cinco jugadores señalados por encima de los demás: Casillas, Piqué, Xavi, Busquets y Alonso. Algunos incluirían a Sergio Ramos en la debacle: su carrera ante Robben en el último gol le redime al igual que consagra al holandés. La punta máxima de velocidad que alcanzó el extremo del Bayern superó a las de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Sus 37 km/h le colocan en la cima de la clasificación de los futbolistas más veloces. ¡Y acabando el partido! ¿Saben cuál es la décima mejor marca de todos los tiempos? Sí señor, la de Ramos en la misma jugada en la que Robben alcanzó su récord.

Al igual que Mourinho pienso que Casillas debe volver a ser titular esta noche. El once que yo pondría sería el formado por Casillas, Azpilicueta, Ramos, Javi Martínez, Jordi Alba (no sé como anda de las muelas, las ampollas). Un medio campo con Alonso o Busquets (esa pubalgia), Koke, Silva e Iniesta. Y en la delantera, la del Atleti: David Villa y Diego Costa.

A Villa lo considero fundamental. Su presión arriba, su brega, su olfato y su coordinación con Costa, Silva y los culés (con los que ha compartido vestuario en Valencia y Barcelona). Su motivación para despedirse de la selección por todo lo alto es otro plus. Le quedan minutos y goles al máximo nivel.

Cada uno tendremos nuestra alineación. La que cuenta es la de Vicente del Bosque, quien los ve entrenar. Será el quien decida y nosotros luego aplaudiremos o criticaremos. Si hacemos lo primero será buena señal…

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La cuenta del viejo

Los viejos del planeta fútbol tenemos nuestras cuentas particulares. Y los profesionales también. Es un herencia de cuando las victorias valían solo dos puntos, la media inglesa (victoria en casa y empate fuera) garantizaba el título de Liga, existían los “positivos” y  “negativos” (los puntos que ganabas como visitante y los que perdías de local). Y nuestra peculiar forma de ver las cosas se traduce en medir las fuerzas de nuestros competidores ante los mismos rivales. Así nos encontramos que el Qatarona empató en San Sebastián y nosotros ganamos. + 2 a nuestro favor. Y lo mismo sucedió en el campo del Valencia. Su 2-2 frente al 2-3 logrado anoche. Supongo que ellos estarán esperando sus enfrentamientos frente a Levante y Racing -nuestros pinchazos- para equilibrar esta desfavorable diferencia de 4 puntos (3 en la clasificación real).

El Zaragoza no anda fino. Es un equipo endeble, sin garra. Algo impropio en un colectivo entrenado por Aguirre. La goleada (0-6) frente al Real Madrid al comienzo de la temporada no fue casual, vista la trayectoria posterior de ambos Ayer en el Qatar Nou más de lo mismo. Encajaron un 4-0 que no fue más por la acertada actuación de Roberto, su portero.

Y una vez más el estadio del Barça no se llenó. ¿Por qué? ¿Ya no juegan tan bien y el público se ha dado cuenta? ¿Tan poco fieles son sus seguidores? Se ven detrás del Madrid y traicionan al equipo, tan pronto…

El Barcelona no necesita ayudas arbitrales para imponerse a los maños. Pero las tuvo: dos tantos en fuera de juego. El primero el de Messi (suponía el 2-0, tras el anotado por Piqué). De primeras lo tuve claro, pero con la repetición dudé, y llegué a pensar que el argentino estaba en posición legal. Acabo de ver una foto con un buen ángulo y está en offside. En cualquier caso monumental despiste de la defensa: no se puede dejar solo al mejor jugador del mundo. En el tanto de Puyol (3-0) no hay dudas: arranca en fuera de juego y recoge el rechace para rematar también en situación antirreglamentaria. A esto se pueden alegar dos cosas:

  • Se ha puesto de moda hablar de “la segunda jugada” para referirse a una acción posterior al arranque de la jugada. Atención “la jugada”. Es la misma. Me parece que la norma solo sirve para confundir. Antes estaba más claro: si el jugador está en fuera de juego posicional y no interviene, no pasa nada. Pero si participa es fuera de juego. Como fue el caso en el tercer gol culé.
  • Cuando el bravo capitán blaugrana recoge el rechace, a su primer remate, no hay dos jugadores rivales entre él y la línea de gol. Posición ilegal por tanto. Se puede argumentar que no fue él quien logró el gol, porque fue en propia puerta (un defensor intentó despejar). Pero el árbitro aclara cualquier discrepancia al respecto: en el acta figura Puyol. Aparte de su clara intención de empujar la pelota.

El 4-0 fue obra de David Villa (ya son media docena de partidos los que inicia sentado en el banquillo de suplentes).

En un vibrante y emocionante partido el Madrid se impuso 2-3 al Valencia. Una muy buena primera parte acabó con 0-1 (Benzema, muy  activo además en este periodo). Gol que no pudimos ver en directo, porque los de la cadena de Roures repetían estúpidamente varias veces una falta intrascendente. Que Xabi Alonso sacó rápidamente y dejó al francés solo delante del portero.

Los locales salieron muy enchufados desde el principio. Los ayer rojos tardaron cinco minutos en cogerle el aire al encuentro. A medida que avanzaban los minutos pasaron a controlar el juego. Y a los 19 minutos marcaban el primero de sus tres tantos

Sorprendió Mourinho alineando a Khedira y Lass como acompañantes de Alonso. Y volvió a acertar. Porque entre los tres desarmaron a un equipo que salió a morder como era de esperar.  Y a Khedira, quien se incorporaba con soltura al área valencianista, le anularon un gol.

Emery colocó a Parejo para tapar la salida del tolosarra. Y se equivocó. Nuestro excanterano no está para estos trotes, y menos aun ante el excelente estado de forma de Xabi.

La segunda parte tuvo de todo: goles, tanto los que subieron al marcador (4) como los anulados (Soldado, acertó Teixeira como en el de Khedira)), un balón al larguero (Aduriz), cinco minutos finales de infarto (en los que se reclamó una inexistente mano de Higuaín, quien con el pecho salvó un remate que se colaba en el último aliento del encuentro). Lo peor fueron los primeros 20 minutos: tanganas, tarjetas. La verdad es que los jugadores se lo pusieron muy difícil al juez de la contienda. Quien castigó a los míos con amarillas (6 más una de la primera parte),  y perdonó la roja a un par de jugadores locales.

La escalada de agresiones, entradas duras y juego sucio la inició Albelda. ¿Quién iba a ser? Es un autentico especialista en la materia. Pero después de estos veinte lamentables minutos las aguas volvieron a su cauce. Y llegó lo mejor.

Özil sacó un córner, tras un gran contraataque, y Sergio Ramos cabeceó con toda su alma el 0-2. Picando la pelota hacia abajo y dirigiéndola al palo largo. Pareció Santillana. Corría el min. 71. Luego en el 74 un pase en profundidad de Jonás habilita a Pablo Hernández. Solo ante Casillas este desbarató la clara ocasión con su habitual acierto en los mano a mano. El problema es que el rechace le llega a Soldado. Al primer toque chuta magistralmente, colocando el balón entre una nube de jugadores (1-2). Volvíamos a tener partido. Hasta que Cristiano Ronaldo en el 78 puso el 1-3 en el marcador.  En una contra llevada por Pepe el sprint de CR7 fuerza una mala salida del guardameta Alves. Cristiano controla muy escorado hacia la banda izquierda y coloca el esférico en la red, entre el poste y un par de defensas que corrían desesperados para cubrir huecos. ¿Todo decidido? Eso parecía hasta que…

En el 82 Marcelo se sobra: deja que un balón se vaya fuera, y Pablo Hernández no está por la labor y se hace con él, evitando que salga. En la Sexta alguien con buen criterio comentó que esa relajación del brasileño provocó una reacción en cadena de la defensa. El pase del extremo lo remató Soldado sin oposición ni molestia alguna. Era su segundo de la noche. Con 2-3 el final resultó dramático. Y se añadieron 5 minutos más de tiempo añadido.

El caso es que el Madrid sigue líder con tres puntos de ventaja sobre el Barcelona, más los de mi “cuenta del viejo”…

16 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Jornada pre Champions: Barça empata y Madrid gana

La tercera jornada  -la segunda que se juega, y sigo sin saber cuándo se jugará la primera-  se disputa a lo largo de tres días. Porque esta noche se disputa el último encuentro: Málaga-Granada. Y arrancó el sábado con los equipos involucrados en Champions. Es decir, los cuatro primeros clasificados de la temporada anterior.

Tras el parón por los partidos de las selecciones volvieron los campeonatos de clubes. Mourinho destacaba el buen detalle FIFA de jugar en martes, en vez de miércoles,  porque se gana un día, de cara a los partidos del sábado previos a la Champions.

Arrancó el Barça en Donostia. Y como quien no quiere la cosa en apenas un par de minutos anotó dos goles (Xavi y Cesc). Ambos de parecida factura: balones en profundidad, a media altura, buscando la espalda de la defensa rival. La cual arriesgaba jugando adelantada. También hubo otras características comunes en ambos tantos: la aparición de mediocampistas en el área rival, como si fuesen delanteros (Cesc jugó de falso 9 en vez de Messi, quien permaneció en el banquillo hasta la segunda parte), y la generosidad de Alexis y Fábregas en la elaboración, buscando al compañero mejor situado.

Me pareció un resultado engañoso. La Real Sociedad había saltado al campo bien plantada. Parecía que sabía a que jugaba. Pero la ilusión duró once minutos. Y después del 0-2 se vislumbraba la catástrofe. Los blanquiazules estaban hundidos. Y la superioridad blaugrana era aplastante. Todo presagiaba un resultado de escándalo al descanso. Que no se produjo. Al Campeón de Liga le falló el instinto asesino. No hizo sangre…

Vi la segunda parte en una cervecería en los aledaños del Bernabéu (Köln: bocadillos de jamón espectaculares, además de otras suculencias). Y los culés pagaron su suficiencia del primer tiempo. Los locales marcaron en el 59, y se repitió lo de la primera parte: al poco subió otro tanto al marcador. El del empate a 2. Agirretxe y Griezmann fueron los artífices.

Guardiola aceleró la entrada al campo de Messi. Puso ganas pero solo vimos una acción tipo Dani Alves: intentó hacer el helicóptero y vio la amarilla por simulación.

Fue un partido difícil de arbitrar y creo que el árbitro acertó. En los fuera de juego, por la posición adelantada de los donostiarras, fue donde más complicado lo tuvo (incluidos los goles azulgranas).  Y en el del empate acertó de plano. Solo tenía dos posibilidades: dar gol y enseñar la amarilla a Busquets por mano, o anular el gol para pitar penalti y expulsar al catalán. Opto por la primera de las opciones.

La entrada el estadio merengue, por primera vez esta temporada, estuvo marcada por el optimismo y la alegría. Que fue en aumento a medida que corría el resultado del Barça por los graderíos, y los incrédulos acababan por convencerse.

En una buena primera parte del Real Madrid se llegó con un 1-1 al descanso. Hubo remates, jugadas, claras ocasiones marradas (la de Coentrao fue la mejor jugada del partido). El Getafe marcó en su segundo disparo. Fue Miku, quien tuvo en jaque a los centrales blancos durante todo el partido (y cuando salió Güiza hubo más peligro aún). Ya he escrito un par de veces que no me gusta el eje de la defensa blanca este curso. Pepe no es fiable y Carvalho quizás acuse la edad o alguna otra cosa (su escenita en la convocatoria de Portugal es una clara demostración de que algo está fallando). Los desajustes del centro de la zaga arrastran a los laterales (y además, en la reanudación Marcelo y Ramos cometieron el error de subir al ataque simultáneamente en varias ocasiones), y por extensión a los centrocampistas. El segundo de Miku (3-2) es el ejemplo diáfano de lo que pretendo describir.

Benzema está de dulce. Ha empezado la temporada como la terminó: a un nivel altísimo. Pero además su autoestima y confianza va en aumento ha medido que se afianza en la titularidad y mantiene una muy buena racha goleadora. Ayer fueron dos. A cual mejor. El primero, en una gran jugada de combinación, en la que supo controlar y rematar, sin perder la calma. Y el segundo tras un excelente pase de Cristiano Ronaldo, en un contraataque, en diagonal de banda a banda. Desde prácticamente la línea central del campo hasta el área grande. Supo llegar, mirar, medir la salida desesperada del portero y chutar con eficacia y precisión.  Y lo que hasta hace poco eran silbidos y murmullos, para el francés, el sábado fueron aplausos y ovaciones. Definitivamente se ha ganado al Bernabéu.

El Getafe dominó en la segunda parte. Los míos se echaron atrás para buscar la salida rápida. Sestearon, por la presión de los visitantes y por la Champions del miércoles. Hubo malestar en jugadas en las que por apurar la posesión se abusaba del juego en horizontal. Sin buscar la portería contraria. E incluso se retrasaba la pelota a Casillas. Esto que no gusta en el Santiago Bernabéu es aplaudido en el Camp Nou (la última vez en el debut liguero del Barcelona). Y ayer pagaron caro la cesión al guardameta: un pase atrás de Villa a Valdés originó la jugada del empate y la mano de Sergio Busqets.

Higuaín y Ronaldo, de penalty (que no fue y supuso el 2-1) completaron el 4-2. El portugués y Soldado son con cuatro goles en dos encuentros los Pichichi.

Y no quiero terminar sin destacar a Xabi Alonso. Siempre juega, manda y templa. Cuando peor lo hace es cuando solo juega bien. Su regularidad y constancia contrasta con la irregularidad e intermitencia de Özil.

No pude ver el Villareal 2-Sevilla 2 por coincidencia de horarios.  Y en cuanto a Atlético y Athletic -los vi a ratos- una premonición: Caparrós está sin equipo.

R. Sociedad 2 Barcelona 2
Villarreal 2 Sevilla 2
Real Madrid 4 Getafe 2
Valencia 1 Atlético 0
Betis 1 Mallorca 0
Racing 0 Levante 0
Osasuna 2 Sporting 1
Rayo 0 Zaragoza 0
Espanyol 2 Athletic 1
Málaga Granada

12 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Compás de espera para Barça y Madrid

24 de abril de 2011

Compás de espera  para Barça y Madrid de cara a su semifinal de Champions del próximo miércoles.

El Real Madrid volvía al escenario de su éxito copero. Esta vez el rival era el equipo local. Como no podía ser de otra forma el Valencia recibió a los blancos -ayer de negro- haciendo “el pasillo”. Y observamos la extraña indumentaria merengue: en vez de ir completamente de negro lucían un pantalón blanco. Las otras novedades estaban en la alineación: solo repetían Carvalho y Casillas del equipo que conquistó la Copa; debutaba el castillista Nacho (tuvo que retirarse lesionado al final del partido, tras aburrir primero a Pablo Hernández y después a Joaquín); Canales salía de titular y Pedro León regresaba a una convocatoria (jugó en la segunda parte).

La primera parte del Madrid fue espectacular: 0-4 más un balón al larguero de Benzema, justo en la jugada anterior a su gol (0-1 a pase de Higuaín). Con un 4-4-2 en rombo (flexible porque se transformaba en 4-2-3-1 según la ocasión, sobre todo a partir de la entrada de Alonso en la segunda parte), Granero y Canales surtían de balones a un inspirado Kaka´ y a los dos puntas, Higuaín y Benzema.  Estos tres anotaron todos los goles (3 del argentino, 2 del brasileño y 1 del francés) y se repartieron las asistencias. Lass desde el vértice inferior del rombo -el defensivo- también se sumaba a la fiesta.

Al poco de iniciarse el segundo periodo el Pipita anotaba el 0-5 y completaba su hat-trick. La salida de Jonas cambió la cara del Valencia. Un jugadón suyo excelentemente rematado por Soldado ponía el 1-5. Pero acto seguido un maravilloso tanto del resucitado Kaka´, con caño incluido, significaba el 1-6. Jonas y Jordi Alba completaron el 3-6 definitivo.

Fue un partido con 9 golazos, un larguero, varias ocasiones y un gol anulado. ¿Qué más se puede pedir?

En un partido aburrido el Barcelona se impuso 2-0 al Osasuna (Villa y Messi). Los del Reyno de Navarra quisieron pero no pudieron. Le echaron ganas pero no tienen gol. Por eso andan por la parte baja de la clasificación.

No sé si los culés sufrieron o era una impresión mía, fruto de mi deseo. Pero si estaba claro que el público del Camp Nou no estaba disfrutando. Su silencio era elocuente. Y los cambios de Guardiola también: tuvo que sacar del banquillo a Iniesta, Messi y Xavi. El caso es que sacaron adelante el encuentro y se llevaron los tres puntos. Y eso es de lo que se trataba. Mantienen la diferencia de ocho puntos respecto al segundo, y queda una jornada menos para terminar la Liga.

Las espadas están en alto para el miércoles en el Bernabéu. Ni más ni menos que el partido de ida de las semis de la Champions de esta temporada.

P.D.: en el derby vasco se impuso 2-1 el Athletic a la Real Sociedad. Todo lo bueno ocurrió en los primeros cuarenta y cinco minutos. Se adelantaron 2-0 los bilbaínos (Munain y Toquero). Acortaron los donostiarras (Javi Martínez en propia puerta) y se llegó al descanso con lo que fue el resultado final. La reanudación fue un quiero y no puedo de la Real (como el de Osasuna).

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Y el próximo fin de semana habrá parón liguero

20 de marzo de 2011

Ayer se disputaron 3 encuentros de la jornada 29. Dos de ellos involucraban a Barça y Real Madrid en su pelea por el título, y el primero que se jugó, Mallorca-Zaragoza, podía complicarle la vida a los de casa y solucionársela a los maños.

Los de Aguirre perdieron 1-0 injustamente en su visita a la isla. Hubo tres jugadas clave: el mano a mano de Bartolo frente a Aouate, muy bien resuelto por el portero local, finalizando la primera parte; la justa expulsión del guardameta zaragocista, Toni Doblas, por manos fuera del área: el lanzamiento de la falta a cargo de De Guzmán supuso el gol de la victoria balear (curioso caso el de este jugador canadiense nacionalizado holandés y con apellido hispano); y finalmente el remate de Braulio al larguero, en el tiempo de descuento, y con su equipo buscando desesperadamente el empate en inferioridad numérica.

El Barcelona pudo golear y terminó pidiendo la hora. Tres jugadores impidieron la cómoda victoria culé: el meta Codina, el defensa Cata Díaz y el delantero Villa. El “Guaje” no estuvo fino de cara al gol, pero siempre estuvo presente. Le falló el remate, pero como digo siempre para fallar hay que estar ahí. Messi tampoco estuvo acertado en su cita con el gol (parece que en las últimas semanas tanto él como Cristiano Ronaldo se han secado, aunque el luso se ha perdido un par de jornadas por lesión y aun anda renqueante).

El zaguero argentino estuvo omnipresente, taponando todos los disparos azulgranas. Codina lo atajó casi todo. Menos el impresionante derechazo de Alves y el segundo tanto, obra de Bojan pero desviado por ¡Cata Díaz!

Guardiola no lo debía ver tan claro cuando mediada la segunda parte, y con 2-0 a su favor, realizó un cambio que desveló sus preocupación: salió Bojan y entró Keita. Un jugador de corte por un delantero. Quería matar el partido y abrochar el resultado. Y casi le sale rana. El merecido tanto del Getafe -por juego y actitud- obra de Manu del Moral llegó a cinco minutos del final. Y los madrileños no empataron porque se encontraron con Víctor Valdés. Lo dicho anteriormente: el Barcelona pudo golear y terminó pidiendo la hora.

El Mundanito nunca ha visto perder a los nuestros contra el Atlético de Madrid. Sus amigos colchoneros nunca han visto a su equipo ganarnos. Y eso que por ejemplo este año nos hemos enfrentado cuatro veces. Dos en Liga más una eliminatoria de Copa.

Decía Mourinho al finalizar el encuentro que los mejores habían sido Casillas y el equipo arbitral. Por su parte Quique Sánchez Flores rogaba para que el árbitro de anoche no volviese a pitarles. Me da la sensación que ambos exageran en sus apreciaciones sobre la labor de los jueces. Pero eso sí, Casillas estuvo inmenso. Y como bien apuntó Mou eso no es buena señal.

La primera mitad estuvo dividida. Arrancaron los blancos con autoridad y dominio. En cada posesión se creaba peligro (Marcelo, Benzema, Lass, Khedira, CR7). A los once minutos el sensacional gol de Benzema (¡menuda racha, con la que iguala a Messi en esta segunda vuelta!) certificó el buen juego merengue. Fue una buena combinación de Xabi Alonso con Khedira y un toque sutil de este al hueco (tipo Guti, Iniesta, Laudrup, Özil) permitió al resucitado francés plantarse ante De Gea, superándole con una media vaselina, muy difícil de realizar cuando llegas en carrera con el adversario echándote el aliento.

Se repuso el Atleti con un Reyes inspirado y el Kun con ganas de hacer algo importante. Alonso le llamó la atención a Lass tras su cuarta entrada (no vio la amarilla hasta bastante después). Otro fiel reflejo de lo que estaba sucediendo en el campo: el Atleti desbordaba.

Los colchoneros salieron enchufados en la segunda parte. Y volvió a aparecer San Iker. El Madrid parecía fatigado. Marcelo ya no dominaba su parcela y tampoco imponía su velocidad en el contraataque. Ronaldo estaba pero no estaba. Özil protagonizaba otro de sus clásicos “missing” (afortunadamente cada vez menos frecuentes) y los del trivote se desgastaban arrimándose a la línea defensiva. Hasta que a la media hora (minuto 75) un buen pase de Khedira permitió a Benzema romper la defensa atlética. Su centro no alcanzó a rematarlo Cristiano, derribado por Ujfalusi, y en la continuación de la jugada el pase de Marcelo, quien esta vez si había galopado por la banda, lo convirtió en gol Özil, ayudado por un sorprendido De Gea. La nota negativa fue que el entrenador portugués mandó a callar a su compatriota, quien protestaba el penalti que le habían hecho (primó su interés personal sobre el bien común del equipo: se había marcado el segundo gol).El partido parecía sentenciado. Pero Agüero estaba empeñado en demostrar lo contrario. Y quien persigue lo consigue y así ocurrió. Un golazo suyo a siete minutos del final puso el 1-2 en el marcador y esta vez era el Madrid quien pedía la hora. Pero al igual que en el Camp Nou el Getafe no pudo remontar el 2-0 tampoco logró el Atlético de Madrid, en el Vicente Calderón, superar el 0-2 adverso.

A los dos grandes les quedan nueve jornadas por jugar (con el clásico por medio), más una final de Copa y los cuartos de la Champions. Hay 5 puntos de diferencia. Abril promete ser apasionante porque el próximo fin de semana habrá parón liguero.

8 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Zarpazo azulgrana

27 de febrero de 2011

El Barça fue de paseo a Mallorca y ganó 0-3 (el Real Madrid empató ahí a cero), al igual que hizo en Almería (0-8, donde los blancos apenas sacamos un mísero empate a uno) o en Pamplona (los míos perdieron). Imagino que incluso tendrían tiempo de aprovisionarse de sobrasadas y ensaimadas (para los deportistas la tallades, tan propia de las fiestas que se avecinan, seguro que es desaconsejable: es una ensaimada que, en lugar de ir rellena, lleva sobrasada y calabazate incrustada en la masa, y es costumbre consumirla en la fiestas de Carnaval o los últimos días que preceden a la Cuaresma).

El zarpazo azulgrana fue de órdago. Como tantos otros que ha dado en la presente Liga (siendo el más sonoro el 5-0 en el clásico del Camp Nou). Se presentaban en la isla con cuatro bajas: su portero Valdés y las más decisivas -sobre el papel- de Alves, Puyol y Xavi. Frente a un equipo que en la primera vuelta frenó a los dos grandes, logrando un punto en Barcelona. La herida producida, unida al empate madridista en Coruña, es profunda. Porque, sin tres jugadores claves de campo, el baño – o el jacuzzi- fue de aúpa.

Guardiola sacó a Keita del frasco para suplir a Xavi. Y el suplente hizo lo suyo y lo del ausente (su pase de cuchara en el primer tanto parecía propio del de Tarrasa). Por su parte Iniesta también se asemejaba a Xavi Hernández y por supuesto a Andrés Iniesta. Messi a su vez ejecutaba además de sus labores las del manchego. Incluso Busquets se permitió una asistencia tipo Xavi en el segundo gol, obra de Villa (¿en fuera de juego?). Tal baile de disfraces carnavalescos tuvo un punto álgido: el gol de cabeza (una “vaselina”) del argentino… el tercero fue de “mí” Pedro (el vigésimo que marca esta temporada, en todas las competiciones).

Tan buena fue la labor de Keita que el técnico culé no dudo en alabarle al finalizar el partido.

Poco después de terminar el apacible encuentro en Mallorca daba comienzo en Riazor el Depor-Madrid. Y una vez más Mourinho tiraba por la borda la primera parte (como en Almería y Lyon), obteniendo el mismo resultado de las otras veces: el empate. Un punto que sabe a nada y que vuelve a alejar al Barça a siete puntos.

La presencia de Kaka´ en el equipo titular, lejos del Bernabéu, es una frivolidad. Y no valen excusas de calendario, horarios y demás monsergas propias de meapilas. Ya escribí hace unas semanas que a Mou se le habían acabado las excusas. Por otra parte convendría probar en entrenamientos que Özil y el brasileño son incompatibles. No hace falta hacerlo en partidos de competición. Lo mismo digo de Adebayor y Benzema. Y aquí resalto un error de libro del entrenador portugués: no por poner cuatro delanteros se ganan partidos. Estos se decantan en el centro del campo, porque si no tienes medios quién va a hacer llegar la pelota en condiciones a los delanteros. Y Xabi Alonso, por muy bueno que sea, necesita ayuda. En destrucción y construcción.

Precisamente Alonso en un pase magistral a Cristiano Ronaldo encontró un hueco, que el luso aprovecho para habilitar a Karim Benzema. El francés solo, en el área pequeña, remató con la derecha. Y lo hizo tan mal ¡qué despejó! El balón se estrelló contra su pierna izquierda, la de apoyo. Definitivamente esto no es lo que se espera del 9 del Real Madrid. Le había visto rematar al aire (tres veces). Pensé que no se podía hacer peor. Me equivoqué. Faltaba lo de ayer (uno se lo perdona a Cardeñosa, centrocampista, pero no a un delantero y menos de un club puntero).

Y me temo que Adebayor va a ser otro fiasco. Deseo errar.

Del equipo merengue solo cabe destacar el empuje, los achuchones y la presión de los últimos 30 minutos. Rematamos a puerta una decena de veces por solo una de los gallegos.

Casillas no intervino. En cambio Aranzubia volvió a ser uno de los mejores de los suyos. Y decisivo, como la semana pasado cuando marcó un gol.

Aparte de su guardameta los mejores del Depor fueron los dos centrales, los palos (a disparos de Adebayor y Ronaldo) y Benzema.

En un vibrante partido el Atlético de Madrid igualó a dos con el Sevilla. Remontaron dos veces y fue un partido de poder a poder. Por los vecinos Agüero parece empeñado en emular a Benzema (no entiendo que alguien en la Casa Blanca se plantee en fichar al argentino por una millonada, cuando es suplente de Higuaín en la selección). El empate -justo- mantiene las aspiraciones europeas de ambos.

Otro partido que afectaba a la lucha por los puestos de arriba fue el Espanyol 4 – Real Sociedad 1. Y por abajo otro empate que deja las espadas en alto: el 0-0 del Sporting-Zaragoza. Una derrota era letal. Y el equipo local arriesgó más y quizás mereció la victoria.

La jornada 25 sigue su curso. Y la 26 se jugará entre semana (cada vez queda menos para la 38, la ultima del campeonato).

Espanyol 4 R. Sociedad 1  
Atlético 2 Sevilla 2  
Sporting 0 Zaragoza 0  
Mallorca 0 Barcelona 3  
Deportivo 0 Real Madrid 0  
Hércules Getafe  
Levante Osasuna  
Racing Villarreal  
Athletic Valencia  
Málaga Almería  

18 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol