Archivo de la etiqueta: Valls

Vox vuelve a arremeter contra Macron

LC

Ya es la segunda vez que Vox arremete contra Macron, el jefe de Estado francés. Sí, el presidente de la República Francesa. A los dirigentes políticos se les debe exigir un respeto hacia los mandatarios y las instituciones de otros países. Y en este caso concreto, hacía nuestro vecino del norte. Esto de Vox me parece tan grave como la ridícula y gratuita ofensa de Zapatero no levantándose ante la bandera de EEUU (algo que le acabó pasando factura y a nuestro país también).

Como les supongo conocedores de ambas meteduras de pata de Abascal y los suyos, paso a centrarme en el tema de Macron. Y las palabras de Leonard Cohen me vienen al pelo. Porque encuentro que coinciden las posiciones tanto de la derecha extrema como las de la izquierda radical. Ambas ofrecen valoraciones negativas sobre quien fuera asesor económico del presidente Hollande (del partido socialista) y luego ministro de Economía en el segundo gobierno del entonces socialista Valls (con Hollande de presidente). A la presidencia de la República llegó liderando su propia formación (En Marche! cuyas iniciales, EM, coinciden con las de su nombre y apellido).

No tengo una opinión formada sobre Macron. Ni puedo opinar sobre su gestión. No sé si es buena, mala o regular. Y eso que conozco el país (he vivido en París y lo visito todos los años al menos una vez). Debo ser un español raro al no tener un criterio sobre algo y reconocer mi desconocimiento sobre algún asunto. Quizás se deba a que no soy periodista ni político. Porque estos saben de todo. Aunque no hayan salido de su terruño. La alegría con la que algunos de ellos afrontan la realidad de países que desconocen, a los que no han ido ni siquiera de turistas (haber vivido en ellos ya sería de nota) es aterradora. La facilidad con la que emiten sentencias y verdades absolutas son más propias de tertulia de bar que de medios o tribunas políticas. En las que debería primar un sentido de la responsabilidad.

Ya antes de ganar Macron las presidenciales de su país (en segunda vuelta frente a Marine Le Pen), otro huido del Partido Socialista francés (esta vez por la izquierda), Mélenchon, pretendió hacerle la pinza con Le Pen. Que los (muchos) partidarios de la derecha extrema francesa la apoyasen tiene su lógica. Pero no la tiene con Mélenchon y su Francia Insumisa.

Mélenchon, exministro del gobierno Jospin (bajo la presidencia de Chirac), fue criticado por su indefinición sobre a quién apoyar en la segunda vuelta. Francia Insumisa organizó una consulta pública de cara al duelo final. «No se trataba de dar una consigna de voto, pero sí reflejar la opinión de los insumisos sobre su opción en la segunda vuelta», señaló Mélenchon en un comunicado de Francia Insumisa. (En la primera vuelta obtuvieron siete millones de votos, casi el 20 % de los sufragios).

Los participantes se inclinaron en favor del voto blanco o nulo en la segunda vuelta. De los 243.128 votantes el 36,12 % eligieron votar en blanco o el voto nulo, mientras un 34,83 % se mostraron favorables a Macron y el 29,05 % por la abstención. En realidad deberíamos sumar esta última opción a la del voto en blanco o nulo. Esta ambigüedad de Mélenchon respecto a Macron frente a Le Pen guarda paralelismo con lo de Hilary Clinton y Trump. La Clinton será todo la mala que quieran, mucho más mala aún gracias a la propaganda negativa que tuvo desde la maquinaria del Partido Republicano (más la incansable labor de su enemigo Putin), pero era y es mejor que Trump. De quien la prensa afin a Podemos (que obviamente apoyaba a Mélenchon y odiaba a Macron con la misma intensidad que a Hilary Clinton) siempre olvida sus bombardeos, incluyendo el lanzamiento de la mayor bomba no nuclear (sobre Afganistán). Es la misma izquierda endogámica que se atribuye la exclusividad de ser la autentica izquierda (aunque ahora anden enfrentados Iñigo Errejón, el Gallardón de esta izquierda, y los Ceaucescu de Galapagar). Y cuya inquina al PSOE (a quienes ahora mendigan grupo propio en el Senado y ministerios en el gobierno) es comparable a las mencionadas sobre Macron o la Clinton.

Esta misma izquierda neocomunista española es la que continuamente nos lanza nuevas figuras mundiales, en un afán internacionalista sin sentido ni conocimiento, cuya reputación y prestigio duran tres asaltos (Chávez/Maduro, Lula, los Kirchner, Evo Morales, López Obrador, Mélenchon, los griegos, Corbyn, Sanders, los sandinistas, etc.). Y en muchos de sus planteamientos coinciden con las nuevas derechas extremas, los neofascistas o con charlatanes como Steve Bannon (a quien en su ignorancia otorgan una relevancia que no tiene) o los antivacunas, los okupas, etc.

¡Cuánta sabiduría encuentro siempre en las palabras de Leonard Cohen!

 

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Ciudadanos: PP y Vox molan, PSOE caca

Monasterio Aguado El País

Ciudadanos ha pasado de pactar con el PSOE, no hace tanto, a no querer ver a los socialistas ni en pintura. Es evidente que la formación liderada por Albert Rivera está en su derecho de negociar con quien mejor les convenga. Es más discutible los bandazos que les estamos viendo. Quizás no los entienda porque no soy de derechas. Podría ser. Pero de serlo, tampoco entendería la convivencia con el PP (se supone que deberían ser una alternativa a los populares) y con Vox (los neofalangistas pijos madrileños y andaluces). Es lo que resumo en el titular de esta entrada: a Ciudadanos le molan el PP y Vox mientras el PSOE ahora es caca para ellos.

No creo que los fundadores de Ciudadanos estén contentos con esta deriva. Tampoco las formaciones europeas de su corte, que incluso podrían expulsarles del eurogrupo al que pertenecen. Asumo que a Rivera todo esto se la trae al pairo. Como demostró en la madrileña plaza de Colón (Valls se negó a asistir y es una de los voces críticas de Cs; tengo entendido que no es la única). O con la formación del gobierno de la Junta de Andalucía. Los argumentos para justificar el caso andaluz son perfectamente validos para la Región de Murcia y la Comunidad de Madrid (o Castilla-León). Pero para Rivera ahora solo existe el régimen socialista. El régimen popular es evidente que no. Sobre todo en Madrid, el epicentro de los mayores escándalos de corrupción del PP.

La justificación de lo ocurrido en las Mesas de las Asambleas de la CAM y de Murcia son un ejercicio de hipocresía política. Rivera, con todo su rostro, nos ha explicado que una cosa son negociar puestos en las mesas de los parlamentos autonómicos y otra bien distinta pactar sillones gubernamentales. A base de tantas florituras verbales y eufemismos acabará siendo víctima de sus palabras e incongruencias. El ejemplo palmario es eso de que gobierne la lista más votada. Es decir, Gabilondo en la CAM por poner un ejemplo cercano.

¿Cómo se explica que Ciudadanos obtenga la presidencia de la Asamblea de Madrid cuando han sido el tercer partido en número de votos? Detrás de PSOE y PP. Sencillo: por el acuerdo con PP y Vox.

El cambalache de votos entre PP y Cs para meter a Vox en la vicepresidencia 3ª de la Mesa ha sido vergonzoso (el único objetivo era ocultar que Cs votaba a Vox y se usó al PP de pantalla en un bochornoso trasvase de votos). Y de paso han dejado fuera a Más Madrid, quienes obtuvieron más respaldo en las urnas que Vox. Iñigo Errejón ya ha anunciado que irá al Constitucional porque se ha incumplido el articulo 12.2.C del Estatuto de Autonomía de la CAM.

12.2 C

No sé que recorrido tendrá, ni el tiempo que demorará, el recurso de Más Madrid, pero resulta muy aventurado por parte de PP, Cs y Vox haberse metido en este berenjenal legal. Pero ya sabemos como se las gastan las derechas: la ley es de estricto cumplimiento para los demás…

A medida que transcurran los días si Cs sigue quedando en evidencia de forma tan palmaria, no descarto una repetición de las elecciones. Pedro Sánchez tendrá su nueva foto de Colón. No puede pescar votos en los caladeros del PP y de Vox, pero sí en los Ciudadanos… y en los de Podemos

Deja un comentario

Archivado bajo Política