Archivo de la etiqueta: Universal

YouTube legitima la compra de visualizaciones

youtube trueview ads

Un artículo del Rolling Stone digital estadounidense me ha abierto los ojos en dos sentidos: el de YouTube legitimando la compra de visualizaciones y como la industria discográfica anglo prefiere invertir en Spotify mientras la latina se centra en YouTube.

Respecto a lo primero, que es además el tema central de esta entrada, aclarar que ya conocíamos varias manipulaciones en las estadísticas del canal de videos por excelencia. Desde los clubes de fans de hoy en día hinchando las cifras a base de clics continuos (antaño llamaban a las emisoras de radio pidiendo las canciones de sus ídolos) hasta las empresas de marketing digital (las contratas para que desde sus “granjas” te monten campañas de likes, acciones virales y, por supuesto, mejoren tu trafico de visitas en YouTube y de escuchas en las plataformas de streaming. Lo que Rolling Stone desvela sobre el servicio de TrueView ha supuesto toda una novedad para mi.

TrueView es una aplicación publicitaria que ofrece Google, la empresa propietaria de YouTube. Son los anuncios que se colocan antes de los videos. Si se pincha en el anuncio o se ven cinco segundos como mínimo (es justo el tiempo que tienes que ver el anuncio antes de poder saltártelo), cuenta como una visualización del video que se publicita. Rolling Stone cita, acorde a varias fuentes, que la división latina de Universal y los distintos sellos latinos de Sony son los más agresivos a la hora invertir en el lanzamiento de nuevos videos. También son las dos compañías que parten la pana en los mercados de habla hispana.

El cálculo es que se invierten de 20.000 a 60.000 dólares en las primeras 24 horas (pudiendo llegar en casos excepcionales a los 100.000). Este dinero da como resultado un incremento adicional de 12 millones de visualizaciones para un video nuevo. Y estos resultados luego se promocionan como sinónimo de éxito (tipo “10 millones de visitas el primer día” o “20…”, etc.).

Una de las ventajas para las discográficas latinas es que pueden segmentar sus inversiones por países. Por ejemplo, la publicidad en Chile o Argentina es más barata que en EEUU. Para el mercado latino de EEUU el coste de esta inversión publicitaria se quintuplica (puede incluso a ser 10 veces más).

La idea es garantizar un buen arranque (el marketing de los productos culturales está enfocado al primer día, los primeros días o el primer fin de semana). En este caso además está el factor de llamar la atención del algoritmo de YouTube. Algo fundamental para viralizar el impacto. Te va a garantizar presencia en la barra lateral de recomendados.

Dado lo poco que YouTube paga por los videos Rolling Stone hace un cálculo de la rentabilidad de estas inversiones. Parten de la base de un coste de producción del video de 50 mil dólares y una inversion en TrueView de 30 mil. Para generar unos ingresos de 80 mil dólares (equivalentes a los gastado) se necesitan 110 millones de visualizaciones. Algo solo al alcance de las estrellas musicales o del pelotazo puntual.

 

1 comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, Música, Medios

Sony, Universal y Warner valen 88 mil millones de dólares

UMG Tencent

La venta de Vivendi, al gigante chino Tencent Holdings, de una parte de Universal Music Group (UMG) ha tenido dos efectos inmediatos: el primero, poner a Universal en valor real de mercado y el segundo, poder calcular lo que valen los tres grandes grupos (Sony, Universal y Warner). El cálculo de Music Business Worldwide (basado en el precio de venta de UMG) eleva la cantidad a 88.6 mil millones de dólares.

Tencent, fundada en 1998, es un conglomerado que posee la mayor compañía de videojuegos del mundo, el buscador n.º 1 de China así como el principal servicio de mensajería del país. Entre las actividades de sus subsidiarias encontramos productos y servicios de Internet (comercio electrónico, portales, redes sociales, publicidad, etc.). Asimismo entre sus inversiones se encuentran participaciones en empresas tecnológicas, de inteligencia artificial, cine, Tesla (poseen un 5%), Spotify (10%), etc., y a las que ahora añaden Universal.

Tencent se ha comprometido a comprar un minimo de un 10% de UMG y un máximo de un 20%. Han valorado a Universal 30 veces más que su EBITDA (ingresos antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) de 2018. Vivendi, el grupo francés propietario de UMG, anunció a principios de mes que la negociación partía de una valoración de Universal de 30 mil millones de euros (33.6 mil millones de dólares). El cálculo del 10% es sencillo: 3 mil millones de euros (3.36 mil millones de dólares). Según el acuerdo la empresa china tendría un año para adquirir el 10% adicional (en los mismos términos económicos).

Esta valoración de UMG supone una cifra superior a la tercera parte del total de los 88.6 mil millones de dólares de las tres grandes (es un 37,9%).

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Música, Medios

El streaming sigue en alza, pero…

Warner, la tercera de las grandes, publicó esta semana sus cifras del primer semestre de 2019 y del segundo trimestre del año. Ha sido la última en hacerlo. Y confirma el alza en los ingresos del streaming (como ya vimos en los números de Universal y Sony). Pero hay un pero, el del titular: si comparamos los incrementos anuales del streaming de los primeros semestres, desde 2017, observamos que el crecimiento de 2018 respecto a 2017 es superior al del 2019 vs. 2018. Creo que sería prematuro hablar de estancamiento o saturación del mercado. Pero ahí está el dato…

P.D.: Se cumplió el pronóstico de “A falta de conocer los números de Warner no nos equivocamos si decimos que el streaming supera los 20 millones diarios en este segundo trimestre para las tres grandes”.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Sony anuncia sus resultados

Sony Music Entertainment ha anunciado sus resultados del primer semestre y del segundo trimestre de 2019. Hace unos días comentábamos los de Universal. Es decir, ya tenemos los datos de dos de los tres grandes grupos (de música grabada y editoriales musicales). Solo falta Warner.

Los ingresos de Sony del primer semestre de este año subieron 40 millones de dólares (un 2%) respecto al mismo periodo del año pasado. Totalizan 1.970 millones lejos de los 3.631 de Universal.

Si en las cifras de Universal destacaban las del streaming y todos los medios especializados resaltaban los 10 millones de dólares diarios (10.4) del segundo trimestre, en los de Sony sucede lo mismo: en el segundo trimestre han facturado 6.7 millones diarios. A falta de conocer los números de Warner no nos equivocamos si decimos que el streaming supera los 20 millones diarios en este segundo trimestre para las tres grandes (10.4 + 6.7 + Warner).

Los ingresos de Sony por streaming han subido un 26,5% en este trimestre (a 605 millones de dólares). La nota destaca el tremendo impacto de “Old Town Road” de Lil Nas X (Columbia Records): ha dominado las listas de streaming en EEUU y gran parte del mundo. También ha batido un récord de permanencia en el n.º 1 de la lista de Billboard (17 semanas de momento). Sony reportaba también su Top 5 del semestre en streaming (es decir, las canciones/álbumes y artistas que más han contribuido a sus resultados:

  1. KhalidFree Spirit
  2. Lil Nas X “Old Town Road
  3. P!nk con Khalid “Hurts 2B Human
  4. Bruce SpringsteenWestern Stars
  5. DJ KhaledFather Of Asahd

Vaya, no está Rosalía. Menuda sorpresa para algunas y algunos…

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Elliot Roberts (1943-2019)

Trasher's Wheat 1985

Ayer me enteré del fallecimiento de Elliot Roberts, un gigante de la industria musical estadounidense. Sucedió el día 21 de junio. Tenía 76 años, cumplidos el pasado mes de febrero.

Nacido y criado en el Bronx neoyorkino acortó su apellido judío (Rabinowitz) y tras abandonar los estudios universitarios (dejó dos carreras) quiso ser actor. Empezó a trabajar en el departamento de envíos de la William Morris Agency de Nueva York. Ahí conoció a David Geffen, otro gigante. Aunque debería decir que Geffen es el gigante de la industria cultural de Estados Unidos. Esta relación devino en amistad y compartieron negocios y aventuras empresariales (Geffen-Roberts Company y Asylum Records en 1971).

Fueron Geffen y Roberts quienes convencieron a Bob Dylan para que abandonase su discográfica de siempre (Columbia Records/CBS) para unirse a la discográfica Asylum y a su oficina de representación (Geffen-Roberts Co.). Editó dos álbumes con ellos: “Planet Waves” y “Before The Flood“, un doble en directo con The Band. Posteriormente Dylan volvería a su casa de siempre.

En 1973 Geffen, Roberts, Elmer Valentine (dueño del Whisky a Go-Go) y Lou Adler abrieron el club The Roxy en el Sunset Strip de West Hollywood. Neil Young inauguró el local.

Roberts y Geffen dejaron de ser socios por culpa de terceros. Un joven agente, Irving Azoff, que trabajaba en la Geffen-Roberts Co. fue el causante principal del cisma: The Eagles cambiaron de pareja de baile, abandonaron a Geffen-Roberts y se fueron con Azoff, quien montaba su propia oficina. Geffen y Roberts, ambos impulsivos y apasionados, chocaron en su forma de afrontar la situación. Geffen fue frío y cerebral y Roberts diríamos que más hippy. El primero tomó una actitud profesional y siguió trabajando con Azoff (convenció a Warner Bros. para que le financiase un sello, Giant Records) y los Eagles (en Asylum y luego en Geffen Records, donde también tuvo a Don Henley), mientras que Roberts roto el amor fraternal juró odio eterno al traidor y al grupo. Y formó Lookout Management. Las malas lenguas dicen que la movida de Geffen con Azoff fue para quitárselo de en medio de MCA (donde presidía la cia.) y poder vender Geffen Records a los nuevos dueños de MCA.

El primer descubrimiento de Roberts fue la canadiense Joni Mitchell. La vio actuando en un club del Greenwich Village de Nueva York (Cafe Au Go Go) en 1966. Se mudaron juntos a Los Ángeles, a Laurel Canyon (centro artístico y bohemio). Les acompañaba el entonces novio de Mitchell, David Crosby. Al poco se les unió David Geffen. Ya situados en la costa oeste Joni Mitchell le habló de un compatriota suyo, Neil Young, que estaba en un grupo (Buffalo Springfield). Curiosamente fue Young quien provocó que la banda prescindiese de los servicios de Roberts. Cuando ellos se separaron, a los 18 meses de formarse, Neil Young llamó a Elliot Roberts para que fuese su manager. Quería empezar su carrera en solitario. Ha sido representante suyo hasta la fecha de su muerte. Son más de cincuenta años. Y “aguantar” a Neil Young no es fácil… Jimmy McDonough, autor de la biografía de Young, escribía al respecto de la relación Young/Roberts que “Ha habido otros equipos infames en el rock and roll –Dylan y Albert Grossman, Ray Charles y Joe Adams, Bruce Springsteen y Jon Landau– y, por supuesto Elvis y el Coronel Tom Parker. Elliot Roberts definitivamente vive en este salón de la infamia y es el único ser humano capaz de guiar la carrera de Neil Young.”

Con Joni MItchell rompió en 1985. La foto de Trasher’s Wheat en la que vemos a Young, Mitchell y Roberts es de ese 1985.

Roberts también fue manager (con o sin David Geffen) entre otros de Crosby, Stills & Nash, Crosby, Stills, Nash & Young (“el pegamento que nos mantenía unidos” ha declarado Graham Nash), Jackson Browne, America, Devo, Talking Heads, The Cars, Tom Petty, Tracy Chapman (su último descubrimiento de relieve) además de los ya mencionados anteriormente.

Cuando llevé el marketing internacional de Geffen Records en NY tuve el inmenso honor de conocer a Elliot Roberts. (David Geffen tenía un contrato de distribución con Warner Bros. para EEUU y Canadá y otro con CBS para el resto del mundo; Warner eran socios de Geffen Records). Me tocó trabajar con él en tres proyectos: Neil Young (dos álbumes), Joni Mitchell y el debut en solitario de Ric Ocasek, el líder de The Cars.

Con Ocasek no hubo nada que hacer. Aparte de trabajar para que se editase en los principales mercados del mundo. El álbum era flojo. No funcionó en EEUU, ni en ventas ni tuvo el apoyo de la crítica musical. No había ninguna historia que contar. En cambio con Joni Mitchell fue otra cosa. Dada la vertiente pintora de la cantautora, y que la portada del álbum “Wild Things Run Fast” era obra suya, Roberts y Mitchell tuvieron la idea de organizar presentaciones del disco en galerías de arte (en conjunción con sus pinturas). En Estados Unidos solo consiguieron hacerlo en Los Ángeles. Por mi parte coordiné con las compañías de  Inglaterra, Italia, Australia y Japón para hacerlo en Londres, Milán, Sydney y Tokyo. Salí bien parado del asunto aunque ella echó de menos no haber estado en París. Aún recuerdo la mirada de Elliot Roberts a Joni Mitchell: la calló. Y rápidamente paso a agradecer lo que CBS Records International había logrado.

Lo mejor de nuestra relación sucedió en San Francisco, en el rancho de Neil Young (una hora al norte de la ciudad). Young debutaba en Geffen Records con un disco difícil “Trans“. Influenciado por Kraftwerk se alejaba drásticamente de lo que sus seguidores podían esperar. El trasfondo del disco eran los ejercicios vocales que practicaba con su hijo Ben, quien sufría parálisis cerebral infantil. (Pero eso no lo sabíamos entonces). Young había accedido a recibir periodistas musicales y críticos en su rancho, para pasar el día con él, hablar del disco, etc. Las delegaciones australianas y japonesas habían llegado directamente y ya estaban en el rancho cuando llegué desde NY con los ingleses, Antoine de Caunes y su equipo de TV de Francia, la corresponsal italiana de la RAI, un par de medios alemanes y uno holandés. Nos recibió Elliot Roberts en el aeropuerto de LA. El trayecto fue todo un muestrario de Roberts. Todo lo que me habían contado era cierto: despierto, buena persona, bromista, rápido, inteligente, encantador, etc. Recuerdo vívidamente dos temas: la historia de porque Neil Young y él se habían comprado esos terrenos. La idea era que, según estudios geológicos que hablan sufragado, cuando los movimientos de la Falla de San Andrés fuesen perceptibles, sus propiedades se convertirían islas del Pacífico. Cuándo le pregunté cuando ocurriría eso, me contestó entre risas que en unos miles de años. Y se encendió un porro (que ya llevaba liado). El segundo asunto fue cuando nos llevó por unas carreteras rurales, con pequeñas subidas que tomaba a gran velocidad (como si fuesen dunas) y el todo terreno literalmente volaba hasta caer sobre sobre suelo firme de nuevo. El vehículo que nos seguía, con el resto de la expedición, le pitaba (asumo que pidiéndole prudencia).

Al llegar a la casa de Neil Young, nos esperaba con su familia, músicos, amigos y los australianos y japoneses que habían llegado antes. El salón era lo que te esperabas. Rústico, lleno de guitarras, amplis, una enorme chimenea, muebles de madera, telas en las paredes, alfombras cubriendo todo el suelo. Y una peste a marihuana que ya te embriagaba. Improvisamos una pequeña rueda de prensa mientras preparaban la cena. Tras la parte profesional del asunto nos relajamos, comimos, bebimos y Young nos tocó un par de temas con sus amigos músicos. Tuve ocasión de charlar con él. Le felicité por el riesgo que asumía con “Trans“. No es fácil que un artista de renombre de un cambio estilístico tan acusado y se lance al barro de esta manera. Estaba especialmente interesado en la opinión de los alemanes (por lo de Kraftwerk). A Roberts (y a Young) le gustó lo que dije. Y creo que fue ahí cuando me gané la confianza del manager. Respecto a mi comentario sobre asumir riesgos soltó irónicamente que David (Geffen) no compartía mi punto de vista. Años después Geffen demandó a Young por no entregar obras acorde a su estatus, por los que la compañía le pagaba un millón de dólares de adelanto.

Lo último que supe de Roberts fue la semana pasada. Unas declaraciones suyas respecto al incendio que afectó a muchos de las cintas originales propiedad de Universal (y los sellos que ha ido absorbiendo o creando). Decía: “Es un crimen que hayan desaparecido los masters originales de Billie Holiday o Buddy Holly o de todos esos artistas de los 40 0 50. Cuando la industria discográfica empezó a declinar hace unos 15 años, la gente (por los ejecutivos) fue reticente a hacer copias porque costaba dinero. Cuesta de 2.500$ a 3.000$ convertir un original analógico a una copia digital de audio en alta resolución. No quisieron gastarse el dinero… Es trágico.”

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, Música

Pinchazo de Rosalía

Lista semanal copiaPinchazo de Rosalía: no ha entrado al nº 1. Se ha quedado en el 2. El nuevo lanzamiento de Operación Triunfo la ha superado logrando el ansiado número uno. Otro fracaso de El País, que ha denostado a OT y ha encumbrado a Rosalía hasta limites insospechados. Una vez más se demuestra que las apuestas de PRISA no son respaldadas por el consumidor. Esta es la primera conclusión (sobre una grabación que han calificado de obra maestra y que ha merecido portadas que nunca antes tuvieron otrxs artistas). Y mientras, siguen bajando sus tiradas y las audiencias así como la calidad que nos ofrece este grupo mediático.

Cuatro novedades han copado los primeros puestos de las listas de ventas esta semana. Las dos primeras, OT y Rosalía, aparecen certificadas como disco de oro (20.000 unidades vendidas). Pero no es así: “Lo mejor 1ª parte” ha despachado 9.200 unidades aprox. mientras “El mal querer” ha atraído la compra de unos 8.900 consumidores. Segunda conclusión: nos endilgan como disco de oro lo que endiscan en las tiendas, no lo que se vende realmente en el punto de venta.

El disco, con la peor portada del año, a pesar de la (excesiva) campaña de marketing ha resultado un fiasco. Un fracaso en toda regla de su discográfica, Sony, que no ha sabido hacer un número uno con todo a su favor. En mi época, y en esa compañía, rodarían cabezas, empezando por la de su presidente.

No dudo que puedan sacar adelante las unidades que siguen en las tiendas pero… ¿la rentabilidad? Tercera conclusión: Universal, la discográfica de OT, le ha dado un repaso a Sony.

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música

Arcángel y “Al este del cante” en Teatro La Latina

Al este del canteAnoche tuve la oportunidad de poder asistir a un magnifico recital: el de Arcángel y su “Al este del cante” en el Teatro La Latina. Muchas gracias a los amigos de Universal por haberme invitado. Fue una velada magnifica.

Mientras gozaba con Arcángel, acompañado por el coro Nuevas Voces Búlgaras, Rafa Nadal se retiraba en su semifinal frente a Del Potro. Las tres horas de más (un partido por lo menos) y su rodilla le pasaron factura. Tuvo que abandonar (cuando perdía por dos sets a cero). De cualquier manera su temporada ha sido muy buena: ha mantenido el n.º 1 del tenis mundial, ha ganado un Grand Slam (Roland Garros) y ha sido semifinalista en dos (Wimbledon y US Open) y tuvo que retirarse en cuartos del Open de Australia.

Pero volvamos al excelente cantaor onubense, Arcángel. Con una puesta en escena sobria (donde quizás, en esta era del audiovisual, debería haber incorporado unas diapositivas o filmaciones cuando no estaba el coro, cuya presencia dominaba el escenario), destacaba la capacidad instrumental de los músicos. Era un formación que incluía un contrabajo, un percusionista y dos guitarristas. El coro, dirigido por Georgi Petkov, nos deleitó en cada una de sus intervenciones. Aportaban matices y colores nuevos a las raíces flamencas.

Eché de menos una mayor comunicación de Arcángel con el público. Presentar los temas, explicarlos brevemente. Al final del concierto justificó esta carencia diciendo que lo hacia para no perder concentración y ritmo en la interpretación. Unas diapositivas, con títulos y autores, hubieran resuelto este (mínimo) problema.

Comentaba con Víctor Lenore, al finalizar la actuación, ambos aún emocionados con lo vivido en el teatro, el estado de la prensa actual. La falta de interés de los medios de hoy en propuestas de este tipo, por muy innovadoras que sean. De hecho tan solo Lenore, en El Confidencial, se hizo eco de las actuaciones de Arcángel en La Latina (está en el teatro hasta mañana que cierra con una matinal). Debutó el jueves y no hemos leído ninguna crítica del estreno. Y no me sirve de excusa el que llevé un par de años con el proyecto. El álbum, grabado en directo, se ha editado este año (y tampoco noté ningún despliegue) y “Al este del cante” ha llegado ahora a Madrid.

Vamos mal, muy mal, si los medios (al menos los locales de Madrid porque La Vanguardia y El Periódico sí reflejaron su paso por Barcelona) no atienden a trabajos de envergadura como este de Arcángel, acompañado por el coro de Nuevas Voces Búlgaras. Cualquier vaquero de Oklahoma haciendo alt country interesa más que un artista alt de lo nuestro. ¡Lamentable!

¡Muchas gracias Arcángel, por tu arte, por tu cante y por tu capacidad de riesgo e innovación! Y sobre todo por emocionarnos anoche!!!

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música, Medios