Archivo de la etiqueta: Tri Nations

“La vida sigue igual” y el rugby nacional también (por Óscar L. Bergaz)

22 de septiembre de 2010

En un blog tan musical como este no podía dejar de hacer un símil entre la canción de Julio Iglesias y el panorama presente del rugby nacional; y es que es así, “La Vida Sigue Igual”, o por lo menos esa es la percepción que yo tengo. Bien es cierto que la situación de crisis por la que estamos pasando no ayuda nada, pero mucho tendrían que cambiar las cosas para dar una vuelta de tuerca a esta situación. Siguiendo con el símil la canción dice en su estribillo: “Al final las obras quedan, las gentes se van. Otros que vienen las continuarán… ¡La vida sigue igual!”, o quizá no…, los cambios suelen propiciar nuevas personas, nuevas ideas, nuevos impulsos, otras formas de trabajar, otros caminos a tomar…, en definitiva, cambios.

Voy a centrar toda esta perorata, ¿quién manda en el Rugby Nacional?: la FER (Federación Española de Rugby). ¿Y en la FER?: su presidente. Nuestro último intento de clasificarnos para un Mundial ha sido otro fiasco, tanto que no sólo no logramos ese objetivo, es que casi descendemos de categoría. Esta vez nos salvó Alemania, selección que finalmente descendió al VI Naciones C, pero me temo que la próxima vez no tendremos tanta suerte, porque Alemania sí progresa, y trabaja para evolucionar y cambiar a mejor; nosotros no.

Seamos sinceros, el Rugby importa poco en este país, si el lector de este artículo ha llegado hasta este párrafo, sobre todo una vez leído el título del mismo, ya me puedo dar por satisfecho. Pero esto, que es una realidad, debería ser el detonante de nuevas ideas para sacar este deporte de su ostracismo, olvidar el pasado inmovilista y buscar nuevas alternativas de promoción, siempre partiendo de una base, las categorías inferiores, los clubs y sus canteras, ellos son el futuro.

Nuestra sociedad se mueve e impulsa, por regla general, por hitos ganadores, las pruebas más recientes están en el fútbol, en el baloncesto, en el automovilismo, en el tenis, en el balonmano, en el ciclismo. No voy a pensar en ganar un campeonato del mundo de rugby, ni mucho menos, no soy tan iluso, estoy hablando simplemente de un subcampeonato europeo en el VI Naciones B, que nos de plaza para un mundial de rugby. Este simple hito podría ser el desencadenante de otros muchos que ayudaran a progresar. Y para cumplir este sueño se deben dar una serie de casuísticas muy especiales, entre ellas una cambio.

Pero dejemos esa presunta realidad, y hablemos del reciente pasado y del futuro más cercano a nivel de clubs. El rugby pucelano ha vuelto este año por sus fueros, y se puso de nuevo a la cabeza del rugby nacional después de conquistar Liga y Copa. El Cetransa El Salvador como campeón de la Liga Nacional en División de Honor y el VRAC Quesos Entrepinares como campeón de la Copa del Rey.

En este nuevo ciclo, que ya ha comenzado, hay una muy mala noticia y confirma los malos aires que soplan por la piel de toro. El equipo campeón de todo hace 1 año, el CRC Pozuelo Madrid, ha tenido que ceder su plaza en DH a otro equipo, el Bera-Bera, por razones puramente económicas. Finalmente falló el sponsor que tenía previsto, y no tuvo más remedio que negociar con el club vasco para cederle sus derechos en la competición, y pasar a competir en División de Honor B.

Por ahora todo apunta que los equipos pucelanos volverán a ser los grandes animadores de esta liga nacional, con un “Quesos” dominador en estas 2 primeras jornadas que le hace estar al frente de la clasificación, seguido de cerca por el “Chami”, y por detrás de ambos el aspirante Vilero que año tras año demuestra lo bien que se hacen las cosas por aquellas tierras valencianas, el C.R La Vila.

Trasladándonos al ámbito europeo a nivel de clubs volvemos a la senda de la representación nacional de un equipo de club a nivel europeo, será el Cetransa El Salvador de Valladolid nuestro representante en la Amlin Challenge Cup. Este año se ha vuelto a reforzar con jugadores nacionales y extranjeros de calidad para afrontar esta competición, en la cual se enfrentará a equipos con una gran potencial: Sale Sharks inglés, Brive francés y Petrarca italiano. Así que si se quieren ver rugby del bueno no duden en acudir al Pepe Rojo a lo largo de esta temporada que se avecina.

A nivel de selecciones europeas el campeón del VI Naciones 2010 fue Francia, al que ya rendimos pleitesía en el post relacionado con este campeonato tan antiguo. Desplegó un gran rugby y fue merecedor del mismo sin ningún tipo de dudas.

Y mirando al otro hemisferio tenemos un Tri Nations 2010 ya finalizado, y con un campeón ya conocido: Nueva Zelanda. Indiscutible su superioridad en todo el campeonato, 6 partidos 6 victorias. Ni sudafricanos ni australianos han podido con el rodillo All Black. El equipo sudafricano, a pesar de mantener prácticamente el mismo bloque que fue campeón del mundo, ha revelado un cansancio en su juego habitual, su defensa ha caído enteros y su juego explosivo ha desaparecido tornándose lento y previsible, esas características positivas que antes poseía, fuerza, contundencia, rapidez, explosividad, se han trasladado al conjunto neozelandés, que de la mano de una grandísimo Mils Muliaina, un infalible Dan Carter y un perfecto recuperador de balones Richie McCaw, ha dejado bien claro que a día de hoy es un equipo preparado para hacerse con el trofeo en el próximo mundial, a disputar en su casa en el 2011. Solo comentar, ya que realmente me ha sorprendido, la progresión del juego australiano de la mano de su nuevo entrenador Robbie Deans (neocelandés para más señas).Y un solo dato más que no deja de ser curioso, los finalistas del Super14 fueron dos equipos sudafricanos, los Bulls y los Stormers, dejando fuera en ambas semifinales a un conjunto neozelandés y otro australiano, pero a nivel selección han defraudado: esto me hace pensar que Sudáfrica no ha dicho la última palabra a pesar de todo.

Salud a tod@s, y recordad: “El que reacciona, llega tarde, hay que anticiparse“.

8 comentarios

Archivado bajo Deportes, Rugby

46664, los Springboks, y el Tri Nations (por Óscar L. Bergaz)

17 de septiembre de 2009

tri_nations

Así a simple vista el número 46664 quizá no puede decir nada, pero si digo que era el número que el señor Nelson Rolihlahla Mandela llevó en  la cárcel de Robben Island durante los casi 27 años que duró su cautiverio la cosa quizá cambie. No cabe duda de que Mandela es uno de los personajes más importantes que ha dado nuestra sociedad mundial. Su trabajo para la abolición del apartheid en su país, Sudáfrica, fue decisivo. Sin él todo lo que ocurrió se me antoja más que complicado; no digo que no hubiera ocurrido, posiblemente si, pero no de esa forma tan “Gandhiana” e inteligente.

Ahora viene la segunda parte, la conexión de Mandela con el mundo del rugby, aunque quizá para descubrir esa conexión lo mejor sea que os leáis el libro “El Factor Humano” (titulado “Playing the Enemy” en el idioma de Shakespeare) de John Carlin, y saldréis de dudas. Lo recomiendo sinceramente, me parece un gran libro y además habla sobre rugby, que más se puede pedir. Carlin nos cuenta como Mandela siendo el líder del Congreso Nacional Africano “utilizó”, entre otros factores, el Mundial de Rugby de 1995 -organizado por su país- cómo instrumento de conciliación entre dos mundos que hasta ese momento vivían separados por un abismo de diferencias irreconciliables, el del hombre blanco y el del hombre negro. Y no le  salió nada mal la táctica (esa del “conoce a tu enemigo.., y aprende su deporte favorito”), tanto que al final ambas comunidades se hermanaron. Fue la tarde del 24 de junio de 1995 en el estadio Ellis Park de Johannesburgo, bajo una sola voz y un solo himno, el Nkosi Sikeleli(cantado en Xhosa, Zulú, Sesotho, Afrikáans e Inglés), con un único objetivo: derrotar a los imbatibles neocelandeses comandados por el gigante Jonah Lomu, en aquella final inolvidable. El milagro se consumó, los Springboks ganaron a los All Blacks, y la imagen en la que Nelson Mandela entrega a Francois Peinar (capitán del equipo) la copa Webb Ellis forma ya parte de la historia del rugby.

mandela

El otro milagro, el sueño de Mandela de unificar su país, también se terminó consumando. Actualmente la sociedad sudafricana tiene otros problemas distintos a los de aquellos años del deplorable apartheid, y el rugby se ha globalizado en ese país, aunque para ser fieles a la realidad sigue siendo el deporte de los blancos mientras que el fútbol (los Bafana Bafana es su selección nacional) es el de los negros. Pero la gruesa línea que los separaba se ha ido haciendo cada vez mas delgada hasta hacerse prácticamente inexistente, y hoy en día es normal ver jugadores de color en la selección, es más, el seleccionador nacional, Peter de Villiers, es negro.

Pasaron los años y llegó el Mundial del 2007, en Francia. Recuerdo que durante una reunión de trabajo mi amigo Burruchaga, argentino él, me preguntó, “oye, vos que sabes algo de rugby, ¿quien crees que va a ganar este mundial?”, mi respuesta fue rápida y contundente, “Sudáfrica”. Si, acerté. Y es que sólo había que echar un vistazo a los chicos con el número 46664 en la manga derecha de su camiseta para darse cuenta de que estábamos ante un equipo que iba a hacer historia. La mejor defensa que había visto en muchos años, prácticamente inexpugnable, los equipos contrarios se estrellaban contra ella hasta la desesperación. Además tenían un juego a la mano rápido y contundente.

Y en ello siguen, el pasado día 12 Sudáfrica alzó la Copa Tres Naciones 2009, una jornada antes de la finalización del campeonato, al ganar a Nueva Zelanda en campo neocelandés por 29 a 32. Los John Smit, Bakkies Botha, Schalk Burger, Bryan Habana, Victor Matfield, Morné Steyn, Fourie du Preez, Juan Smith, Jean de Villiers, Mtawarira , du Plessis, etc, han pasado por encima de Australia y Nueva Zelanda. Con un juego basado en su gran defensa, una línea de delantera intratable, un “chut” a palos demoledor por parte de Morné Steyn ayudado en las largas distancias por François Steyn, unos extremos rapidísimos con el estilete Habana como punta de lanza, y un despliegue en su línea de tres cuartos que pocos equipos del actual panorama internacional pueden igualar. Así que me temo que esto no va a terminar aquí. Que tiemblen los míticos All Blacks, organizadores del próximo Mundial de Rugby en el 2011, los antílopes siguen siendo, a mi modo de ver, el mejor equipo del mundo, aunque también es cierto que hay margen para la mejora, sobre todo para “los hombres de negro”, que en tan solo dos años, en su casa, se juegan algo más que el honor.

Salud a tod@s, y recordad, “El ataque gana partidos, la defensa campeonatos”.

15 comentarios

Archivado bajo Deportes, General, Rugby