Archivo de la etiqueta: Shakhtar

El Madrid se la juega ante el Sheriff

Champions

Parece de El Mundo Today pero es cierto: el Real Madrid se la juega ante el Sheriff. Tampoco fue una broma cuando nos ganaron en casa y nos complicaron la vida en el grupo de Champions

El objetivo es ser primeros de grupo y eso pasa por ganar esta noche. No hay otra. Cualquier otro resultado beneficiaría al Sheriff de cara al liderato y convertiría el último encuentro, contra el Inter, en una final por la clasificación. Asumo que los milaneses no fallaran en casa esta noche ante el Shakhtar

En Madrid el portero del Sheriff, el griego Athanasiadis, fue el mejor. Lidera el ranking de paradas de esta Champions. Superarlo es el reto para lograr el objetivo de liderar el grupo.

Se prevé el regreso de Militao y queda la duda de Marco Asensio o Rodrygo en el ataque. 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Las desconexiones blancas

AS

Las desconexiones blancas empiezan a ser frecuentes, para desesperación de los aficionados que acuden al Bernabéu. Si los pitos de desaprobación frente al Shakhtar estaban justificados, los de anoche fueron exagerados y contribuyeron a aumentar el nerviosismo de los jugadores del Real Madrid.

El Madrid ofreció una buena primera hora de juego, con fases y jugadas brillantes. La más destacada una arrancada de Vinicius desde campo propio, al poco de iniciarse la segunda mitad. Ganó al primer rival por velocidad. Al segundo lo encaró justo antes de entrar en el área y le regateó. Al tercero le amagó, presionado por el primer defensor que había recuperado la posición. Y solventó la salida del meta, tras el amague. Pero cuando el balón estaba a punto de rebasar la línea de gol, Òscar Valentín salvó el 3-0. Y nos privó del que podría haber sido el gol del año. No fue la única ocasión clara del Madrid. Benzema tuvo varias en ambas mitades. Marco Asensio, titular ayer, tuvo un mano a mano con Dimitrievski, muy bien resuelto por el meta. Fue justo después de la acción de Vini relatada anteriormente. El meta del Rayo Vallecano realizó la parada de la noche. Sacó un balón por la escuadra, en un despeje de su defensa. Estuvo ágil y demostró grandes reflejos.

El Real Madrid se retiró al descanso con 2-0 a su favor. El primero obra de Kroos. Disputó un balón aéreo. Su cabeceo llegó a Vinicius. El extremo hizo lo suyo: imprimir velocidad. Cedió a Marco Asensio, quien vio al alemán entrando al área y se la puso. El remate de Kroos, 1-0, abría el marcador en el 13. En el 37 un pase de Alaba desde la banda izquierda le regala medio gol a Benzema. 2-0.

Llegados a este punto, aparte de Vinicius, hay que destacar la masterclass de Kroos y el poderío de Alaba. En defensa y en sus incorporaciones en ataque. En la segunda mitad también vimos los mejores momentos de Marco Asensio. Logró un protagonismo del que careció en la primera mitad. Camavinga, que jugó en vez de Modric, estuvo irregular. Fue un Guadiana: alternó buenas acciones con desapariciones. Le anularon un tanto y los rayistas reclamaron un penalti por un empujón suyo, finalizando el partido. Casemiro fue de menos a más. Bien en tareas defensivas, mejoró en la salida de balón en la segunda parte. Corte y confección.

A la hora de juego el Madrid cayó en un defecto habitual: el manierismo. El exceso de florituras convirtió al equipo en un grupo afectado que buscaba gustarse en vez de sentenciar el encuentro. El Rayo aprovechó la situación. Y comenzó a imponerse. Los cinco cambios de Iraola surtieron efecto. Uno de ellos, Bebé, se escapó y enfiló la portería. Su potente disparo se estrelló en el poste. Cuando vi a Falcao entrar en el 69 le comenté a mi hermano: Ahora nos mete su gol y a sufrir. Dicho y hecho. Un impecable cabezazo del colombiano en el 76 puso el 2-1 en el marcador. Y nos metió el susto en el cuerpo. Que nos duró hasta el pitido final. Con Kroos salvando un gol cantado en la línea del gol en el primer minuto del descuento.

Falcao se retiró tocado en el 80.

Ancelotti al acabar el encuentro declaró que el equipo pasó miedo al no poder lograr el tercer tanto, el de la tranquilidad. Pero mister con 2-0 a favor en casa no hay motivos para pasar apuros. Ni echar el equipo para atrás y buscar las contras. ¡En casa! Los espectadores no dabamos crédito. Y algunos mostraron su desacuerdo silbando. El equipo acusó esta reacción de su público.

De momento el Madrid se acostaba líder y con el Barça a 10 puntos tras 12 jornadas.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema marca el gol 1.000 y el 1.001 del Real Madrid en Europa

Jesús Álvarez Orihuela AS

El 2-1 del Real Madrid al Shakhtar tuvo varios protagonistas. El primero, el que pasará a los anales del club en la Copa de Europa/ Champions, es Benzema: marcó el 1-0 que era el gol mil del club en la máxima competición europea y también hizo el 1.001, el de la victoria. El otro protagonista blanco fue Vinicius. El poco peligro madridista llegó de sus jugadas. Intervino en los dos goles de Benzema. Cuando Vini se apagaba el juego blanco se resentía. En la primera mitad tuvo dos jugadas de pícaro, que dejaron muy claro su excelente estado. En la primera le robó la cartera a un defensa, al poco de arrancar el encuentro. Y propició la primera ocasión. En el 13, cuando todo parecía indicar que los centrales ucranios saldrían de su área controlando el balón, se lanzó como ave de rapiña sobre Marlon, que tenía el balón. Se lo quitó en el área chica y se lo cedió a Benzema, con el meta rival atónito. El francés marcó a puerta3 vacía. El 2-1 fue otra combinación entre Vinicius y Benzema, en una jugada en la que la diagonal inicial de Vini, de «ocho», a Casemiro y la devolución de tacón de Case al extremo fueron fundamentales (min. 60).

Los otros dos protagonistas fueron dos jugadores del Shakhtar: el extremo izquierdo de 20 años, Mudryk, y el punta Fernando, autor del empate a uno de volea tras un pase de pecho de Alan Patrick (min. 38).

Mudryk fue una pesadilla para Carvajal. El lateral, a pesar de la ayuda de Lucas Vázquez (titular ayer como yo pensaba y en contra de lo que leí y escuché en prensa y TV, que dudaban entre Hazard y Marco Asensio), sufrió de lo lindo y fue sustituido por Nacho en el 65. Para mí, Mudryk fue el mejor del partido, por su regularidad en los 70 minutos que estuvo en el campo. Tanto por la banda izquierda como cuando desde la mediapunta buscó una posición más centrada. El Bernabéu le despidió con aplausos (entre los que me incluí). Fernando fue el otro dolor de muelas que sufrimos. Su número, 99, llamaba la atención. Y sus desmarques también. Estos dos jugadores y los cinco que entraron de refresco crearon más oportunidades que el Madrid. Porque las nuestras solo fueron las carreras de Vinicius. Dependemos demasiado de este jugador (sin olvidar a Benzema y los destellos de Modric y Kroos). Ya en el descanso mi hermano comentaba que ellos habían generado más ocasiones. Aparte del gol solo contabilizamos dos de Modric, la primera con 0-0 y la segunda con 1-0. Y nos acordamos del susto que nos dieron con un remate al poste con 0-0 y que terminó en una contra vertiginosa de Vini de área a área. Esta impresión del descanso se confirmó en la segunda mitad. Y Courtois salvó el empate en los minutos finales, al igual que salvó el 1-2 antes del descanso.

No fue un buen partido del Madrid, salvo las apariciones de Vinicius y los goles de Benzema. Tan flojo fue que se silbó al equipo, Primero tenuemente, luego más intensamente tras el gol visitante, el del empate, y durante la retirada al vestuario para el descanso. Se repitieron las muestras de desaprobación en un par de ocasiones durante la segunda mitad.

Era importante ganar, conseguir los tres puntos. Pero también es importante la forma en la que se consiguen los objetivos. Me empieza a preocupar seriamente la acusada tendencia a dormirnos en casi todos los encuentros. Lo cual implica ceder la iniciativa del juego al rival. Asumo que estos errores de concentración se irán corrigiendo.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

De cara al Clásico del domingo

Fati Vini

De cara al Clásico del domingo, y de todos, las ideas previas no suelen funcionar. Siempre suele considerarse favorito a quien juega en casa. Con la pandemia y sin público esto no funcionaba. Obvio. El domingo habrá aficionados en el Camp Nou. Está por ver si se llenará el estadio, porque la afición culé no parece estar contenta. Otro factor que se tiene en cuenta siempre es el estado de forma en el que llegan ambos equipos. La experiencia dice que esto no es necesariamente decisivo, porque estos partidos suelen decidirse por detalles o genialidades individuales. Salvo en el caso de goleadas. 

El fútbol es un estado de ánimo. Y esto liga con lo anterior, sobre el estado de forma. El Real Madrid viene de una exhibición en Kiev. Daría la impresión que ha aparcado su crisis. La del Barça se va salvando a base de victorias. Frente al Valencia y el Dinamo de Kiev. Costosas, con polémicas en el caso del partido de Liga, con poco fútbol en el de Champions, pero sumando los tres puntos en cada enfrentamiento. Que a fin de cuentas es lo que cuenta.

En mi opinión la ventaja del Madrid puede radicar en el estado físico. Será nuestro segundo partido de la semana (se aplazó el de Liga frente al Athletic del fin de semana pasado). Para el Barça será el tercero. Añadan que los blancos jugaron el martes y los azulgranas el miércoles. Esta ventaja de un día extra podría compensarse con el viaje de vuelta desde Kiev. 

Asumo que las pizarras de Ancelotti y Koeman echarán humo. Igual el italiano no tiene que tocar nada. Pero el holandés tiene tarea por delante. Su flanco débil es justo el de Vinicius. Supongo que reforzará esa banda con al menos dos jugadores. Lo que puede acabar desequilibrando al resto de líneas. Con Lucas Vázquez asentado en el lateral derecho esta posición parece cubierta. Y tendrá enfrente a Ansu Fati. Nuestra preocupación será por la izquierda, por donde presupongo que en algún momento se dejará caer Ansu Fati. Mendy cumplió en su reaparición contra el Shakhtar. ¿Está para aguantar 90 minutos? Nacho puede ser una alternativa. Miguel Gutiérrez está verde y Marcelo sería un coladero, a pesar de su experiencia. Insisto en Vinicius, Ansu Fati y las bandas porque son claves para crear ocasiones y desbordar líneas de presión. En este aspecto Jordi Alba es un plus de los culés.

Los dos jugadores citados, Vini y Fati, son los jóvenes talentos que más ilusión generan entre sus aficiones. Descarto a Pedri, que por lesión no será de la partida. Y a Rodrygo, que si repite titularidad, es un tapado. Evidentemente hay otros jóvenes talentos (Gavi, Fede Valverde, etc.), pero Jordi Alba, Piqué, Benzema o el trío maravillas del centro del campo merengue tienen bastante más peso. 

Si el partido se decide en la última media hora apuesto por el Real Madrid. Por su banquillo. Ancelotti cuenta con bazas en los cambios de más profundidad que los de Koeman. 

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid sale de la crisis goleando en Kiev

ASEl Real Madrid llegaba a Kiev con la soga al cuello. Los tropiezos consecutivos en Liga y Champions antes del parón tiraron por tierra el buen comienzo de temporada. El partido frente al Shakhtar Donetsk era prácticamente una final. En la pasada competición nos ganaron los dos partidos. En este Ancelotti se dejó de experimentos y recurrió a lo probado: Lucas Vázquez y el reaparecido Mendy en los laterales con Militao y Alaba de centrales; el trío clásico en el medio y la delantera de algunos partidos fuera de casa en la Champions (Rodrygo, Benzema y Vinicius). Por supuesto, Courtois en la portería. La duda era el estado de forma de Mendy. Y la de Casemiro. Kroos, en cambio, sí tuvo tiempo de recuperar y afinar su puesta a punto.

El Shakhtar salió muy pausado. Prácticamente caminando, invitando al Madrid a presionar. Al filo del minuto tres un robo de balón inició una contra blanca con un pase largo a Rodrygo. Se fue por la derecha, combinó con Vini en el área, quien cedió atrás a Benzema. Su remate se fue fuera por poco. Al minuto Kroos desde la frontal probó al meta local con un tiro raso, cerca de la base del poste. Dos minutos después lo intentó Vinicius entrando en el área. Su disparo tropezó en un defensa y dificultó al meta. Rodrygo no estuvo atento al rechace y llegó tarde.

Estas tres acciones madridistas despertaron a los locales. Metieron más velocidad a su juego. Al cuarto de hora Courtois tuvo que salir fuera del área para despejar un balón largo para Solomon. En el 22 y medio Mendy salvó una clara ocasión de gol. No hubiese valido porque la jugada arrancó en fuera de juego.

La presión alta del Madrid provocaba recuperar el balón y sobre todo compensaba la superioridad númerica de centrocampistas rivales. Mientras, Kroos daba un recital de pases. De todo tipo. En largo y en corto. Y además chutando con intención entre los tres palos (dos llevaba a la media hora de juego).

En el 37 el regalo: un pase en profundidad de Lucas Vázquez a Benzema lo despeja el capitán ucraniano en la frontal y la mete en su propia puerta. Este autogol de Kryvtsov hundió a los suyos. Al minuto la tuvo Benzema y en la siguiente jugada fue Rodrygo. Benzema en el 40 puso a prueba al meta, con un disparo desde el lateral del balcón del área tras un saque de esquina en corto.

0-1 al descanso. Una buena primera parte, sobre todo por nuestra parte. Porque su portero pasó más apuros que el nuestro. La estadística es elocuente: 16 disparos del Madrid por uno de ellos.

El Shakhtar efectuó un doble cambio de cara a la segunda mitad.

Arrancó con un percance: Casemiro tuvo que ser atendido por una entrada (amarilla).

Vinicius anotó el 0-2 en el 50. La presión de Benzema obtuvo fruto. El francés se fue por la izquierda. Pasó atrás a Modric. El croata con un toque de clase se la puso a Vini desde el balcón del área. El brasileño en las inmediaciones del punto de penalti definió perfectamente, superando al portero en su salida. Y en el 55 marcó un golazo. el 0-3. Se salió. Con una bicicleta se coló entre dos defensas y se metió en el área. Recortó a un tercer defensa, escorándose hacia la izquierda. El defensa superado además bloqueó a un compañero. El zurdazo de Vini fue imparable. Este tanto de Vinicius es para enmarcar. A la altura de gigantes como Garrincha o Jairzinho.

El cuarto, de Rodrygo, llegó en el 64. Benzema se la dió a Vini. El pase atrás fue para Rodrygo, quien fusiló por alto. Su segundo gol en esta Champions. Dos minutos después una cuchara de Vinicius pudo ser su tercero y el quinto del equipo. Mas su picadita se fue fuera.

Courtois en el 67 resolvió dos ocasiones consecutivas de forma muy peculiar.

Marcelo entró por Mendy en el 68. En la tele comentaron que era su partido número 100 de Champions con el Real Madrid.

Benzema tuvo su gol en el 69. Se fabricó bien la ocasión, a pase de Rodrygo al hueco. El meta desvió con la mano en el cara a cara.

El contundente 0-4 hizo que el partido se pusiese muy cómodo para el Madrid. Ancelotti en el 77 hizo un triple cambio, para dar respiro pensando en el Clásico del fin de semana. Se fueron Kroos, Modric y Rodrygo. Entraron Fede Valverde, Camavinga y Marco Asensio. El último cambio fue el debut de Vallejo esta temporada. Entró en el 86 por Militao (estuvo esperando en la banda desde el 81).

El 0-5 fue del que faltaba, Benzema. En el primer minuto del descuento. Un excelente balón de Marco Asensio, bombeado desde fuera del área, en el carril del 8. A la siguiente jugada Courtois le negó el gol al Shakhtar.

De las crisis se sale goleando. En este sentido este 0-5 es un rearme moral tremendo de cara al domingo en el Camp Nou.

Jesús Álvarez Orihuela AS

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La Champions volvió al Bernabéu con derrota

EFE Marca

La Champions volvió al Bernabéu con derrota. El Real Madrid perdió 1-2 frente al Sheriff. Ellos ahora lideran el grupo con seis puntos. Nosotros somos segundos con tres. Cierran Inter y Shakhtar con un punto cada uno.

Tras los errores con los laterales, contra el Villarreal, Ancelotti rectificó y puso a Nacho en la derecha (¿qué pasa con Lucas Vázquez?) y a Miguel Gutiérrez por la izquierda. Prefiero ahí a Nacho, que es central y no lateral, que por la izquierda. Nuestro tres posicional lo ocupaba un lateral zurdo de verdad. Era su debut como titular en Champions. Y también el de Camavinga. El francés y Fede Valverde escoltarían a Casemiro. Hazard tenía otra oportunidad en el once de inicio. Lo cual obliga a jugar un 4-4-2 para acomodar al belga. No es mal dibujo. Ese no es el problema. El jugador sí lo es.

El Madrid salió volcado sobre la portería del Sheriff. Solo nos paraban a base de faltas. En esta faceta destacó el 21, Addo. A los 12 minutos de las seis faltas visitantes, cinco fueron de Addo (la mayoría sobre Camavinga). A los 17 la primera amarilla fue para el central Arboleda. Pero no por la falta sobre Hazard a centímetros de la frontal. Fue por protestar. El lanzamiento de Benzema fue salvado por Athanasiadis, el meta visitante. Era la segunda oportunidad blanca. La anterior fue de Vinicius en el min. 6. Pero se empeñó en regatear en vez de rematar a la primera. Y los defensores echaron el cierre.

El problema de jugar en su campo estaba en sus contras. Pocas, pero veloces. El lateral Cristiano protagonizaba estos contragolpes. No encontraba oposición, salvo la de Nacho. Salía a sus anchas desde su línea defensiva. Hazard le contemplaba. Hasta que en el 25 cruzó un pase desde el lateral de nuestra área. Su delantero centro Yakhshiboev, mal marcado, cabeceó impecablemente a la red. 0-1.

Seis minutos después Courtois tuvo que salir de su área para cortar un balón en profundidad. Su despeje fue cortado por Castañeda y Yakhshiboev pudo hacer el 0-2. Se le fue fuera por poco.

Superado el shock del gol en contra el Madrid se repuso y se sucedieron las ocasiones: Valverde, Vinicius, Hazard (2), Nacho (a puerta vacía, pero el rechace al remate del belga le pilló mal colocado), dos de Benzema (una desde fuera del área), Casemiro desde la frontal. Un par de estas fueron dobles, al aprovechar los rechaces de los remates (Nacho a disparo de Hazard y Benzema al de Casemiro). Quien no se recompuso fue Camavinga. Muy activo hasta el gol, su presencia decayó tras el 0-1. Volvió a aparecer en los cinco minutos finales.

Casemiro vio la amarilla en el 38. Addo por fin vio la suya en el 44. 

No hubo alargue y el 0-1 al descanso no parecía muy justo. El Madrid dispuso de una decena de ocasiones y cero efectividad. El Sheriff solo tuvo dos y anotó en la primera de ellas. 

No hubo cambios. Mas al arrancar la segunda mitad Ancelotti mandó calentar a tres jugadores, a los que posteriormente se unió Kroos. Al minuto, el otro central del Sheriff, Dulanto, vio la amarilla por una entrada sobre Valverde.

El Madrid apretaba y se jugaba en el medio campo del oponente. 

A Hazard el portero le negó el gol del empate en el 55. Una buena jugada de Vini con un pase certero al belga. El saque de esquina terminó con Militao cabeceando, en buena posición, un buen centro de Alaba. Dos minutos después un disparo de Vinicius fue interceptado por un defensor en su ruta a la portería.

Al filo del 60 se reclamó penalti sobre Vinicius. El VAR desestimó la pena máxima. Un minuto después de nuevo el VAR intervino en una jugada sobre Vini. Más clara ésta que la anterior. Y se señaló. Los cambios previstos tenían que esperar. Ancelotti recibió la amarilla por protestar la no señalización de la segunda amarilla para el infractor. Benzema transformó con un cañonazo que se coló cerca de la escuadra. 1-1. El francés superaba a Raúl como goleador de la Champions. Por delante tiene a Cristiano Ronaldo, Messi y Lewandowski

El cuádruple cambio fue un rompecabezas. ¿Un ataque de entrenador? Se fueron los dos laterales, Casemiro y Hazard. Entraron Modric, Kroos, Rodrygo y Jovic. Valverde y Camavinga bajaron de laterales. Volvíamos a las andadas del partido contra el Villarreal.

Vinicius siguió dando guerra. Corriendo, regateando, chutando, presionando arriba y bajando a ayudar. 

En el 71 otro pase de Cristiano lo remató en fuera de juego Bruno (había entrado por el autor del gol del Sheriff). El VAR se tomó demasiado tiempo en revisar. El linier lo vio claro desde el principio.

Modric en el 74 se encontró con la cara del portero. Benzema le había metido un excelente balón al croata. Recuperado, al minuto le sacó un disparo seco y fuerte a Militao. Se sucedía el peligro y con el las ocasiones. Pero su portero era el mejor de el equipo (sin olvidar al lateral Cristiano). Y acabó siendo el mejor del partido.

Las oleadas blancas propiciaban que nos buscasen las espaldas. En una de ellas Jovic cortó en falta (y tarjeta al canto).

Rodrygo en el 81 y medio tuvo el 2-1 tras una buena combinación entre Vinicius y Benzema. Acto seguido Courtois paró, con alguna dificultad, un remate lejano.

Ellos acumuluban jugadores atrás y nuestros disparos desde fuera del área se estrellaban contra ellos. Recurrimos a Vini y a Rodrygo por las bandas. A punto de cumplirse el 88 Jovic pudo marcar tras una gran jugada de Rodrygo. Y al minuto nos metieron el 1-2. En un saque de banda la pelota le llegó a Thill, en el lateral del balcón del área. Su zurdazo cruzado, a la escuadra, se coló como una exhalación. Estaba solo. ¿Por qué?

Se añadieron seis minutos. El Madrid estaba tocado. Normal.

A Valverde le negaron el gol a dos minutos del final. Un defensa desvió a córner.

El último remate del partido fue de Benzema. 

El batacazo blanco dispara al Sheriff. Y nos aleja del objetivo, que no es otro que ser primeros. Para evitar sustos gordos en el sorteo de octavos (si pasamos).

La única pega que le puedo poner al Madrid es la de falta de oficio. Algo comprensible con tanta gente joven. Son este tipo de partidos los que les curten. Y lo que necesitan son minutos de juego. No conviene cargar las tintas sobre ellos y sí sobre algunos como Hazard. O Casemiro, que está pidiendo a gritos un descanso. Como vengo señalando. 

La mini crisis está servida con el empate y la derrota, ambos en casa, en los dos últimos encuentros. Y me queda la sospecha que Ancelotti desconocía el juego tanto del Villarreal como del Sheriff. Es la única explicación que encuentro a ciertos desbarajustes tácticos. 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Zidane salva su primer match-ball

Zidane ha salvado su primer match-ball.  Recordaba el AS esta mañana que la temporada pasada Zidane también afrontó el partido del Sánchez Pizjuán con la soga al cuello. Igual que entonces veníamos de otra derrota en Champions (caímos con estrépito en París ante el PSG). El Real Madrid salió vencedor del envite, con gol de Benzema a pase de Carvajal. Ahora este partido es tan solo uno de los tres cadalsos que afronta el mister blanco. Queda jugarse la clasificación de Champions en casa frente al Borussia y el derbi ante el Atleti del próximo fin de semana.

Zidane volvió a recurrir a Lucas Vázquez como lateral derecho y con Nacho sustituyendo a Sergio Ramos. Dispuso de Kroos, Casemiro y Modric, sus centrocampistas de referencia, los de las tres Champions y dos Ligas. Y delante, acompañando a Benzema, puso a Rodrygo y Vinicius por las bandas.

Sacó el Sevilla de centro y a los 36 segundos ya les habíamos robado la pelota. Le llegó a Rodrygo en la banda derecha. Le puso un baló de oro a Vinicius, quien había abandonado su banda y se encontraba en la derecha dentro del área chica. Fue la primera gran oportunidad. Su disparó, al palo largo, salió fuera por poco. También pudo buscar el pase a Benzema. Unos minutos después Vinicius creó otra situación de peligro: su presión interceptaba un despeje comprometido del meta local. El balón salió despedido para arriba. Un defensa impidió que Benzema cabecease a gol y finalmente Bounou se hizo con la pelota. En el min. 9 en una contra madridista Benzema falla en el pase decisivo a Rodrygo. Se quedó corto y Diego Carlos desbarataba la ocasión.

Roberto Carlos en la previa de Real Madrid TV comentaba que la solución a todos nuestros males estaba en marcar pronto, en los primeros 10 minutos. Desde luego contra el Shakhtar irse 0-0 al descanso, tras haber dominado, fue un pecado mortal. Y nos costó el partido. Algo parecido nos pasó en Valencia y acabamos goleados.

En el 15 tras una falta lateral botada por Kroos falló Bounou por alto. El balón acabo en las pierna de Casemiro. No buscó el remate y sí el pase. El problema es que debió confundirse con el blanco de las camisetas sevillistas, porque se la dio a ellos.

A medida que iba corriendo el reloj las oportunidades del Madrid decrecían (tan solo un buen remate de rosca desde fuera del área de Kroos en el 21), mientras el Sevilla se asentaba y a base de balones largos nos buscaba la espalda. Sin efectividad. Porque su primer remate no sucedió hasta el 38. Hasta entonces solo se habían acercado tres veces a las inmediaciones de Courtois (en una perdieron la pelota, en otra cayeron en fuera de juego y en la tercera cometieron falta sobre un defensor madridista).

Modric seguía imponiendo su cátedra. Enfrente, a su compatriota Rakitic le costaba horrores imponer su juego. Y apenas lo conseguía. Siempre tenía a Modric encima.

En el 37 el portero local se reivindicó. Lucas Vázquez desde la derecha buscó a sus delanteros. Vinicius la dejó pasar y Benzema, quien llegaba lanzado, empalmó un chut bajo al palo. Bounou se lució tirándose abajo y desviándola a córner.

Los locales en el 41 lograban su primer saque de esquina. Y en el minuto de descuento Munir se rompía persiguiendo a Rodrygo, quien le había robado el balón.

Una vez más un buen Real Madrid llegaba con 0-0 al descanso. Tan solo dos peros: el obvio, por no haber marcado y el otro por el pobre desempeño de Casemiro. Se notaba su periodo de inactividad.

La falta de punteria es muy preocupante. Y desde la marcha de Cristiano Ronaldo se ha convertido en un mal endemico. Es el modelo Florentino, los cimientos del Florentinato: construir un equipo de fútbol sin goleadores. Es como lo de los aeropuertos sin aviones, las autopistas de peaje sin vehículos, los hospitales sin quirófanos o un estadio de fútbol sin público. Tampoco parecen ser de su agrado los líderes con voz y voto. Es decir líderes dentro y fuera del campo. Entre otros lo vimos con Hierro, Raúl, CR7 y me temo que también lo veremos con Sergio Ramos.

Tras el descanso solo un cambio: el obligado de Munir, sustituido por Óliver Torres. En principio esto reforzaba el medio campo local.

Al igual que sucedió en otros partidos el rival mostró otra cara saliendo del vestuario. Lo mismo puede decirse del Madrid. Ellos salieron dominando y nosotros dormidos. No pasábamos del círculo central (la primera vez fue en el 53).

Una chilena de De Jong en el 51 fue el primer remate local entre los tres palos.

Hasta que en el 55 en un robo Mendy combina con Benzema quien se la devuelve. Mendy pasa al área donde aparece Vinicius. La da mal, fatal más bien. Y Bounou se la traga y ayuda a que entre. 0-1. Indudablemente de no haber estado Vini por ahí no hubiese sido gol.

Lopetegui reaccionaba con tres cambios de golpe (min. 63). Zidane iba a dar entrada a Marco Asensio poco después. En el 65 sustituía a Rodrygo.

Los cuatro cambios del Sevilla (el forzado por lesión más el triple cambio) reforzaban su dominio del centro del campo. El Madrid ya no presionaba como en la primera mitad y por tanto tampoco robaba balones. La ausencia de Casemiro era preocupante. No llegaba al corte con fluidez ni frescura. Como muestra una falta en el 74 en las inmediaciones del área. Gudelj (uno de los tres que entraron) la lanzó muy bien, mas se le fue fuera (por poco).

Era desesperante ver al Madrid contemporizando, moviendo despacio el balón para terminar perdiéndola. Mientras Lopetegui se disponía a efectuar su quinto y último cambio, Zidane no mandaba calentar a nadie. Un jugador tipo Odegaard, por Benzema o Vinicius, podría refrescar nuestro juego y reforzar nuestra línea de centrocampistas. Por lo menos no recurrió a Isco.

En el 79 Suso (otro del triple cambio) pudo haber empatado en un buen remate desde el vértice del área grande. Cuatro minutos después Vinicius se cruza el campo, de área a área. La acaba perdiendo al final de su infructuosa carrera.

El campo seguía volcado del lado local. Y Courtois salvaba el empate en 85 tras otra chilena, esta vez de Ocampos.

El encuentro se alargaba tres minutos. Lo de Zidane no efectuando cambios era raro, raro, raro. Aunque solo fuese para perder tiempo.

En el 91 desaprovechamos una buena contra de Vinicius y Benzema por la izquierda. Asensio entraba solo por la derecha. No sabemos lo que intentó el francés. ¿Disparo o pase? El caso es que se fue fuera de banda, por el costado derecho. Ahí prácticamente murió el partido.

Este 0-1 es un alivio. Para el técnico y los jugadores. Y un impulso moral de cara a la siguiente final, contra el Borussia. Aparte de la importancia de los tres puntos.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Real Madrid: de mal en peor

El Shakhtar 2 Real Madrid 0 es un torpedo en nuestra linea de flotación. Empezamos bien y terminamos fatal. El desplome del equipo es incomprensible. Como lo es la falta de recursos para revertir la situación. Vamos de mal en peor.

Sacaron ellos de centro. A los 10 segundos Modric les había quitado la pelota. Y se la pasó a Rodrygo que se lanzó por la banda derecha. Esta fue la constante de los primeros minutos: presionábamos arriba y movíamos la pelota al primer toque, salvo en las internadas por banda. En el minuto cuatro un robo de Marco Asensio lo remataba el balear al palo, tras un buen pase en profundidad de Benzema. A los 10 minutos Modric le metió un buen balón a Benzema. Este disparó, al muñeco, desde fuera del área, según le ganaba en carrera la posición al defensa.

Las contras del Shakhtar eran frenadas porque les quitábamos la pelota o nos replegábamos rápido. En este sentido la labor de Lucas Vázquez, lateral derecho ayer, era titánica. Un sube-baja constante. Rodrygo también ayudaba en esa banda derecha. Y hasta se permitió un lujo en defensa: frenó una internada y la sacó con un sombrero en el área propia.

En el 13 hubo un punto de inflexión, al menos para Varane. Vio la amarilla por una entrada a Junior Moraes. Se vio forzado para rectificar un mal pase de Nacho, desde el lateral izquierdo (Mendy había subido la banda). El pase lateral y ligeramente retrasado fue cazado por Junior Moraes. El delantero quedó lesionado. Se interrumpió el juego varios minutos. Le retiraron del campo. A Varane se le veía con la cara descompuesta. Este parón le cortó el ritmo al Madrid. Tardó unos cinco minutos en volver a cogerlo, cuando en un buen balón de Odegaard pudo marcar Asensio. Trubin despejó bien a córner. Junior Moraes volvió cojeando al campo, hasta que en el 24 le sustituyó Dentinho.

Varane no se sobrepuso a la lesión del delantero rival y se jugó la expulsión en un par de entradas. Luego, en la segunda parte, estuvo desastroso. Prácticamente se fue del partido en esa entrada del minuto 13. Zidane debería haberse dado cuenta y haberlo cambiado en el descanso. Al que se llegó con el 0-0 inicial. Eran excelentes noticias para los locales y malas para el Madrid. El dominio no se había traducido en goles.

Si en la primera mitad el Madrid salió a por todas, en el arranque de la segunda volvimos a la mala versión del equipo. El Shakhtar también parecía otro. Salieron dominando.

En el 52 Courtois salvaba un gol cantado en una internada de Taison, quien había superado en carrera a Lucas Vázquez y a Varane. Y en el 56 subía el 1-0 al marcador. El Madrid botaba un saque de esquina. Ellos montan la contra. Y Dentinho aprovechaba la indecisión de la defensa blanca, sobre todo la descoordinación entre Varane y Lucas Vázquez. Se coló entre ellos y fusiló a Courtois. Parecería que a los nuestros les hubiesen arrancado el capitulo de «Despejar» del Manual del Buen Defensa.

El despropósito blanco tuvo un claro ejemplo en el 63: Mendy, solo entre los vértices de ambas áreas, remató ¡fuera de banda!

Zidane no reaccionaba. Y Varane cada vez la pifiaba más. Se olfateaba el desastre. Habíamos perdido el control del partido desde el inicio de la segunda parte. Ahora remábamos río arriba.

Ver a Isco calentando en la banda tampoco invitaba al optimismo.

El partido pedía un delantero tipo Mariano. Para intentar cazar algún remate de los balones que llegaban, o debían llegar, desde las bandas. Benzema ya acusaba el periodo de inactividad. Se notaba pesado en sus movimientos. Mientras, en el 73 ellos refrescaban el equipo con un doble cambio. En el 76 entraban Isco, Mariano y Vinicius por Odegaard, Benzema y Rodrygo.

Entre el 78 y el 80 Isco desbarató dos jugadas de ataque. La primera en una innecesaria chilena (le señalaron falta por juego peligroso) y la segunda en un pase al vacío, a nadie. Y al filo del 82 Solomon nos metía el 2-0, en una contra tras otra incursión de Vinicius finalizada con un pase al contrario. El israelí ya nos había marcado en Valdebebas. Varane observó la jugada del segundo gol como si fuese una estatua de sal biblica. Y Lucas Vázquez fue superado en carrera por Solomon. El cambio a peor de Lucas de una mitad a otra simboliza la transformación del equipo.

Se consumaba el desastre. La derrota nos complica la clasificación. Y lo peor son las malas sensaciones. El equipo está roto. Físicamente. Anímicamente. Tampoco se atisban soluciones en el horizonte. Mucho me temo que Zidane podría tener los días contados. No parece poseer el pulso debido para enderezar el rumbo de un barco que se va a pique.

P.D.: a principios de noviembre ya señalaba mis dudas razonables sobre el equipo.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

LVMH

LVMH, multinacional francesa, es la empresa líder en el mercado de productos de lujo (Louis Vuitton Moët Hennessy). LVMH es también la tripleta atacante del Real Madrid, que jugaba por segunda vez consecutiva. Lucas Vázquez, uno de los héroes de la noche, estrelló un balón en el poste en el minuto 12 y dio el pase del 0-2; Mariano, la mosca cojonera que todos conocemos; y Hazard, más activo que nunca, inauguró el marcador en el min. 5, al transformar un penalti cometido sobre Nacho

Ya comenté cuando el sorteo que nuestro grupo era complicado. Arrancó bien pero se torció a medida que iban saliendo las bolas. Lo que nunca imaginé es que el Inter a estas alturas estaría último con solo dos puntos. Calculaba que la trascendencia del duelo sería por el primer puesto, nunca por evitar quedar eliminados. Tampoco pensé que el Madrid pudiera perder en casa ante el Shakhtar, en teoría el rival más asequible del grupo. 

Este Inter de Milán-Real Madrid presentaba tintes dramáticos antes del pitido inicial. Para los italianos era toda una final. Se lo jugaban todo a una sola carta. El Madrid dependía de si mismo. Un punto podría ser bueno. Y los tres serían decisivos para disputarle el liderato al Borussia.

Zidane repitió la alineación que presentó ante el Villarreal. Con Casemiro en el banquillo esperando su turno. Al igual que el pasado sábado la primera parte fue del Madrid. La diferencia, la mejoría, la encontramos en la finalización de las jugadas y en la creación de ocasiones. Ahí solo rematamos a puerta una vez, la del gol de Mariano del principio. En Milán también marcamos pronto. Y a los 12 el reseñado poste. Unos minutos después un robo de Mendy, muy adelantado, no encontró rematador al precipitar el pase. Era una clara ocasión con superioridad numérica. Terminando la primera mitad una situación parecida, solo que esta vez sí terminó en remate. Un forcejeo de Mariano con el defensa propicia la recuperación. Odegaard no se atreve a rematar y busca el pase atrás. Modric llega lanzado y dispara alto desde fuera del área.

El primer cuarto de hora fue claramente del Madrid. Daba la impresión que al Inter le quemaba la pelota y buscaba los balones largos para Lukaku o Lautaro. La velocidad de ambos más la corpulencia del belga son siempre de temer. Nacho, el mejor de la primera mitad, lo tenía claro: tenía que anticiparse y no dejar al potente delantero centro hacerse con la pelota. Es más fácil decirlo que conseguirlo. Nacho lo consiguió. Y de hecho ese sentido de anticipación lo aprovechó para lanzarse al ataque rompiendo las lineas rivales. Así llegó el primer gol. Corría el minuto 4 y Nacho irrumpió subiendo la pelota en velocidad. Se escoró a la banda izquierda tras pasar la pelota. Y buscó entrar en el área. Odeggard, receptor del pase, atento a lo que estaba ocurriendo, le filtró un pase excelente. Barella arrolló a nuestro defensa. Penalti. Hazard anotó el 0-1.

El primer peligro local llegó en el 25. Una falta al borde del área. Lukaku la mandó alta. Ahí se acabó el devenir atacante de los locales. Y cinco minutos después expulsaban a Arturo Vidal por doble amarilla. La primera por protestar y la segunda por encararse con el árbitro.

Conte tuvo que variar su esquema inicial de tres centrales y dos carrileros. Dispuso dos líneas de cuatro, retrasando a Lautaro y dejando a Lukaku solo en punta.

El 0-1 al descanso se antojaba corto para los méritos de unos y otros.

Conte efectuó un doble cambio para la segunda parte. Destacar que prescindió de Lautaro, anulado en la primera mitad. El Inter salió como si estuviesen en once. En el 52, en el saque de un córner, Lukaku ganó su primer balón aéreo. Zidane mandaba a Casemiro, Rodrygo y Vinicius a calentar. 

Cuando Odegaard tenía la pelota el Madrid creaba peligro. Abría bien a las bandas (inmenso Lucas Vázquez), combinaba bien y buscaba el pase final (como en la jugada del penalti). En el 58 le sustituyó Casemiro en un claro movimiento defensivo de Zidane. Y Rodrygo entró por Mariano. Segundos después un pase lateral desde la derecha de Lucas Vázquez lo remata Rodrygo de volea entrando por la izquierda. Era el primer balón que tocaba. 0-2. Recordar que en Valdebebas hizo el 3-2. Y lleva seis goles en nueve partidos de Champions. (Parece que la UEFA considera que el remate del brasileño es autogol de Achraf Hakimi). La LVMH ya era LVRH.

Conte reaccionaba retirando a un Achraf Hakimi en horas bajas y se la jugaba dando entrada a Alexis. Lo primero que hizo el chileno fue un piscinazo.

Hazard, con las espaldas bien cubiertas por Mendy, empezó a acusar la falta de ritmo de competición a partir del minuto 70. Dos minutos antes Lucas V. pudo hacer el 0-3. Y en el 69 la oportunidad fue para el propio Hazard. Perisic la tuvo en el 71. En Valdebebas nos hizo el 2-2 (también salió en la segunda mitad). Vinicius entró en el 77 por Hazard. La LVRH ahora era LVRV.

La presencia de Casemiro daba solidez defensiva y liberaba a Modric, quien se animaba a subir al ataque. Esa seguridad se traducía en tranquilidad y confianza. Seguíamos presionando y dificultando su juego. En el 79 casi les montamos un lio a su portero. La presión al meta fue de Modric. 

Courtois en el 81 paró su primer balón. Repelió un buen remate de Perisic.

A Lukaku lo cambiaban en el 85. Entraba Eriksen

Los últimos minutos fueron una faena de aliño para los blancos. Hasta que murió con el 0-2 en el marcador. 

Para finalizar mi eterno agradecimiento a Sergio Ramos. Su palabras públicas en contra de Conte impidieron su aterrizaje en el Bernabéu. A su Inter le hemos metido cinco goles en dos partidos y hemos encajado dos. Son últimos del grupo con solo dos puntos a falta de dos encuentros. Están fuera y veremos si se meten en la UEFA Europa League. Y además de no venir Conte volvió Zidane. Con todo lo bueno (mucho) y malo (poco) que nos ha dado Zizou.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Dudas razonables sobre el Madrid

En las últimas semanas el Real Madrid ha generado dudas razonables. Básicamente se refieren a la irregularidad demostrada en varios partidos y durante el desarrollo de algunos. Sin entrar en particularidades, sobre el estado de forma de unos jugadores u otros, centro la mirada en los dos encuentros que perdimos.

Ambas derrotas nos ofrecen puntos de comparación con los que nos ganaron y con quienes son rivales directos en Liga y en nuestro grupo de Champions. Me refiero a las derrotas en casa frente al Cádiz y al Shakhtar.

Ayer los gaditanos visitaron al Atlético de Madrid y les metieron cuatro (4-0). A nosotros nos ganan y los vecinos les golean. Era la segunda alarma de la semana. La primera fue a mediados de esta misma semana: Shakhtar 0 Borussia 6. Una lectura positiva es que en Alemania perdíamos 2-0 y remontamos para empatar a dos. Pero que le metan seis al Shakhtar y nosotros no fuésemos capaces de ganarles… Al descanso se fueron con 0-3 a su favor. En otras palabras: no es de recibo que rivales que son goleados con facilidad sean los que nos han derrotado, creándonos dificultades en la clasificación de las dos principales competiciones.

El equipo se desconecta con demasiada facilidad. Estos episodios de desconcentración son muy preocupantes. Y nada adecuados para un club del máximo nivel. Se puede argumentar que no siempre se puede estar a tope. Mas uno no puede estrellarse de repente desde el cielo hasta el infierno. Es un cambio demasiado brusco. Podríamos argumentar que los parones por las selecciones marcan una ruptura (aparte de los futbolistas que regresan lesionados). La interrupción cambia el ritmo, la mecánica de trabajo. Y a la vuelta cuesta algo de tiempo recuperar la normalidad. Algo de esto lo vimos tras ganar la Liga. Hubo un par de semanas de asueto hasta el partido contra el City. El equipo que afrontó esa misión imposible no parecía el mismo que se impuso en la Liga 2019/20. Algunos podrán señalar que precisamente por esa dificultad no dimos el 110% necesario. Pueden ser las dos cosas (y otras), porque no son teorías incompatibles.

A mi lo que me preocupa es el nuevo parón tras el partido de esta noche ante el Valencia. A la vuelta de los compromisos de selecciones visitamos al Villareal, en un partido complicado. Después nos tocará viajar a Milán, donde nos espera el Inter. En otra final, dada nuestra derrota ante el Shakhtar.

P.D.: A todo esto ni he mentado al coronavirus…

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol