Archivo de la etiqueta: Sergio Rodríguez

Final Four en Vitoria

AS

Se celebraron las dos semifinales de la Final Four de la Euroliga de baloncesto, en el Fernando Buesa Arena de Vitoria. La primera fue la de “los patrocinadores” (Turkish Airlines): se enfrentaban dos equipos de Estambul, el Fenerbahçe de Obradovic (el técnico más laureado de los cuatro con 9 Euroligas al frente de cinco formaciones, dos de ellas españolas) y el Efes.

El Fenerbahçe llegaba tras tres temporadas seguidas alcanzando la final (ganaron una, la segunda). Solo opusieron oposición en el primer cuarto (lo ganaron 20-19) y sucumbieron en una segunda mitad asombrosa del Efes, tanto en defensa como ataque. El resultado final de 73-92, favorable al Efes, confirma lo dicho.

Shane Larkin con 30 puntos (su 43 de valoración es el récord de una Final Four) fue decisivo en la victoria. El estadounidense llegó a Europa de la mano del Baskonia en la 2016/17 antes de volver a la NBA una temporada (Boston Celtics) tras la cual fichó por el Efes. El base serbio Micic con 25 puntos fue el otro bastión de los vencedores.

En su tercera Final Four es la primera vez que el Efes llega a la final de la Euroliga (siendo el primer club turco en ganar una competición europea, la Copa Korac en 1996).

En la segunda semifinal se enfrentaban los dos equipos con más títulos. El Real Madrid supera al CSKA de Moscú. Pero los moscovitas son la bestia negra de los madridistas: son quienes más partidos nos han ganado en Europa.

El marcador del primer cuarto 18-22 no reflejó la superioridad blanca. En el último minuto y medio desperdiciamos una ventaja de 11 puntos (11-22). Tavares dominó los rebotes y plantó tres gorros. Randolph estuvo acertado en defensa y ataque. Campazzo dirigió con acierto. De Colo no entraba en juego. El CSKA no tenía ritmo. Hasta que saltó a la cancha Sergio Rodríguez. El Chacho le dio otro aire a su equipo.

En el segundo cuarto Rodríguez se imponía claramente a Llull. Sus 9 puntos y 3 asistencias fueron claves para que el CSKA empatase, 26-26, a falta de 7 minutos. Un triple suyo adelantó al CSKA 29-28. A 6:11 del descanso entró Causer para frenar al Chacho. Medio minuto después Campazzo sustituyó a Llull. Los vaivenes en el marcador se sucedían. Rodríguez estaba imparable. Con 36-36, a falta de cuatro minutos, llevaba anotados 14 puntos. Le cambiaron. Y nosotros echábamos de menos a Tavares: sus puntos, rebotes y poder de intimidación. El descanso que le dio Laso se me antojaba demasiado largo. A tres minutos del descanso volvió a la cancha. Causer, liberado del Chacho, anotó 9 puntos. Un triple de Thompkins, coincidiendo con la vuelta de Rodríguez, puso el 37-43 a un minuto del final de la primera mitad. Al intermedio se llegó con un 43-45 favorable al Madrid. Esta reacción final del CSKA nuevamente tuvo a Sergio Rodríguez de protagonista.

En esta primera parte tres aspectos negativos: por parte de ellos el mal partido de De Colo y por la nuestra dos bandejas seguidas falladas por Taylor al principio y nuestra falta de acierto en los triples (éramos los mejores de los cuatro equipos en este apartado).

La segunda mitad arrancó con la tercera personal de Tavares (jugada de tres: canasta + tiro libre). El mate de Clyburn fue espectacular y el intento de Tavares se saldó con la referida falta. Laso le mantuvo en cancha, pero por poco tiempo. Entró Ayón. El Facu le sacó la tercera falta al Chacho. Fue otra jugada de tres. Y el Madrid se distanció 48-54. Tras una canasta de Ayón (48-56) le pitaron una técnica a Rudy Fernández. 50-56. Nos pusimos 50-61 en el ecuador del tercer cuarto gracias a un triple de Randolph. Los once puntos de ventaja se incrementaron a 13 tras dos tiros libres transformados por Causer. A tres minutos y medio del termino del tercer cuarto apareció De Colo: anotó su primer triple y provocó las terceras personales de Campazzo y Causer. A menos de un minuto un triple del Chacho acortaba la diferencia: 65-73. Antes el Madrid tuvo un campo atrás y en la jugada posterior al triple hicimos pasos. El tercer cuarto acabó 65-73 a nuestro favor.

Quedaba solo un cuarto y podía pasar cualquier cosa. El Madrid llegaba cargado de faltas. Y con el deficit de los triples. Esto ultimo era motivo de esperanza. Nos quedaba pillar esta racha.

El último cuarto comenzaba con una canasta de un ex Hunter (su segunda), una de Causer (su séptima), la tercera personal de Ayón, una canasta del Chacho y un 2+1 de Llull. 69-78. Tres triples seguidos fallados por Llull eran aprovechados por el CSKA. 75-78. Quedaban 6 minutos 15 segundos y De Colo había forzado la cuarta de Tavares. Añadan una técnica incomprensible a Laso y ya se pueden hacer cargo del panorama. 76-78. Fallábamos otro triple y a Campazzo le pitaban la cuarta personal. De Colo fallaba un triple apurando la posesión. Thompkins ponía el 76-80 tranquilizando un poco los ánimos. Clyburn con su tercer triple (17 puntos hasta ese momento) ponía el 79-80 en el marcador. Laso tenia en pista a cuatro jugadores con cuatro personales. Y seguíamos fallando triples. A 3:39 del final empate a 80. Taylor desempataba con ¡un triple! Sergio Rodríguez sorprendentemente seguía en el banquillo. Un triple de De Colo a 1:19 adelantaba al CSKA, 87-85, por tercera vez en el encuentro. Sumaba 17 puntos en la segunda mitad (más los cuatro de la primera). La quinta de Campazzo resultó en dos tiros libres anotados por De Colo. 89-85 a menos de 40 segundos. Rudy Fernández a punto de perder el tiempo de posesión sacó dos tiros libres. 89-87 a falta de 25 segundos. Chacho volvió, provocó la quinta de Tavares y transformó los dos tiros. 91-87. Quedaban 17 segundos. Un triple de Llull ponía el 91-90. 15 segundos. Rudy hacía la quinta. Con 14 segundos ellos anotaban los dos tiros libres. 93-90. Una pedrada de Llull, intentando meter un triple imposible y su posterior falta sentenciaron el partido. A falta de dos segundos metieron los dos tiros. 95-90. Y el CSKA a la final.

De Colo y Sergio Rodríguez anotaron 23 puntos. Nuestro máximo anotador fue Causer con 18 e inexplicablemente ausente en los últimos minutos.

El Madrid nuevamente en un partido importante desperdicia una buena ventaja, desinflándose en el último cuarto (perdimos 30-17). El desacierto en triples y tiros libres además de la falta de juego interior (solo estuvo Tavares) han sido decisivos. La inteligencia del rival  y su técnico fue otro aspecto fundamental.

Deja un comentario

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

Barridos

Plantilla_Baloncesto_12-13

No pudo ser: la novena tendrá que esperar. El Olympiacos nos barrió. El 100-88 es elocuente. Si hay un deporte en el que los números y las estadísticas son importantes este es el baloncesto. El resultado final es el resumen de lo sucedido.

Tras un primer cuarto espectacular del Real Madrid (27-10) se dio la vuelta a la tortilla. Si la temporada pasada el Olympiacos remontó 19 puntos en la segunda parte de la final, contra el CSKA, ayer lo hicieron a partir del segundo cuarto. Sus parciales fueron: 27-14, 24-20 y 38-27.

Los de Laso fallaron en tres de los aspectos en los que basan su fortaleza: la defensa, el rebote y la velocidad. Solemos ganar cuando el rival no pasa de los 70 puntos. Los griegos anotaron 100. Contamos con Reyes, el máximo reboteador en la historia del torneo, quien resultó decisivo en la semi contra el Barça. En la final para mi gusto no dispuso de tantos minutos. Lo mismo puedo decir de Sergio Rodriguez (17 puntos). Jugador decisivo para salir a la contra (claro está que solo si has defendido bien y/o capturado el rebote). El caso de Begic me resultó sorprendente. Tras un inicio estelar a base de canastas, tapones y rebotes, Laso pareció olvidarse de él. Se puede argumentar que le protegió porque tenía 2 personales desde muy pronto. Pero de ahí a sacarlo del partido… le enfrió. Rudy Fernández a pesar de sus 21 puntos no fue el jugador determinante al que estamos acostumbrados. En cambio Spanoulis sí lo fue. Sus 22 puntos los anotó en la segunda mitad. Una pesadilla en el campo. No le supimos frenar. Lideró a su equipo y dio la impresión que sus 0 puntos de los dos primeros cuartos tenían más que ver con su desacierto que con nuestro acierto en defensa.

Laso no dio con las claves para frenar a los de Pireo. En algunos momentos parecía que podíamos revertir la situación, al igual que estaban haciendo ellos. Pero no pudo ser. La nefasta racha de Carroll tampoco ayudó. Sus 5 puntos, poca cosecha para un tirador, llegaron muy al final.

De cara a la próxima Euroliga pienso que debemos cambiar a los 3 afroamericanos -si el presupuesto lo permite- y trabajar un poco más en los despachos de los organismos federativos (algunas decisiones de ayer provocaron sonrojo, en especial la doble personal no señalada sobre Mirotic que le lesionó mientras que a Slaughter le señalaron una técnica por una estupidez). Y ahora a concentrarse en ganar la ACB para completar una buena temporada de un equipo que nos ha hecho soñar.

3 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

Llega la fiesta a la NBA (por Paco Salazar)

4 de febrero de 2009

mate

La presencia cada vez más abultada de jugadores extranjeros en la NBA, que a partir de finales de los 90’s decidió abrir sus puertas de par en par al baloncesto FIBA, tiene dos efectos muy claros. Uno muy obvio es el comercial, puesto que ha conseguido romper fronteras y que los partidos sean seguidos por aficionados de todo el mundo. El otro, quizá menos evidente pero en mi opinión mucho más interesante para el aficionado, es la mejoría en el nivel de juego de lo que la mayoría considera la mejor liga del mundo. Mientras que en el jugador NBA tiene preponderancia el físico, en el jugador FIBA la tienen los fundamentos. Y eso se está notando.

 

A día de hoy hay 77 jugadores internacionales representando a 32 países y una buena parte de ellos son auténticos pesos pesados en la competición y por supuesto dentro de sus respectivos equipos. Por refrescar la memoria mencionando sólo a unos pocos: Dirk Nowitzki, Tony Parker, Steve Nash, Manu Ginobili, Yao Ming, Tim Duncan, Andrea Bargnani, Hedo Turkoglu, Andrei Kirilenko, Vladimir Radmanovic, Luis Scola, Anderson Varejao, son una buena muestra de la representación extranjera.

 

En el año 1986, Fernando Martín decidió dar el gran paso fichando por los Portland Trail Blazers, convirtiéndose en el primer español y segundo europeo en entrar en la competición estadounidense y abriendo la senda para los españoles hacia la NBA.

 

Esta temporada contamos con cinco jugadores y una vez confirmada la participación de Pau Gasol en el partido de las estrellas, la cita con el All Star de este año -que celebra su 58 edición durante los días 13-14-15 de febrero en Phoenix (Arizona)-, tiene un aliciente especial para los aficionados españoles; ya que también contará con la presencia de Marc Gasol y Rudy Fernández en el partido de los rookies y con la de Rudy en el concurso de mates.

 

El hecho de que los entrenadores hayan incluido a Pau en el equipo de la conferencia Oeste seguro que le va a suponer una importante inyección de moral. Comparto con Phil Jackson la opinión de que se lo ha ganado a pulso y no es inmerecido que pueda disfrutar de la fiesta y aprovechar –sin la presión de la competición diaria- para quitarse la espina de su anterior participación en el 2006 en la que, con la salud mermada, tuvo una actuación muy desdibujada. Esperemos que tenga suerte y pueda demostrar sus grandes cualidades y buena visión del juego.

 

La presencia de Marc y Rudy en el partido de los novatos contra los jugadores de segundo año no puede considerarse una sorpresa, por la sencilla razón de que ninguno de los dos (como ocurre en el caso de Luis Scola) son novatos. Antes al contrario, ambos acumulan una enorme experiencia en su trayectoria anterior, tanto en sus equipos como con la selección, y estarán ahí por derecho propio sin que nadie pueda poner objeción alguna. Dejando de lado el patrioterismo barato y algo baboso de gran parte de nuestra prensa con la “spanish connection”, lo cierto es que Rudy está asumiendo su rol en Portland con mucha madurez, ayudando a la buena marcha del equipo y cuajando una temporada incluso por encima de las expectativas. 

 

Más llamativa resulta su elección para competir en el concurso de mates si consideramos que es una especialidad más acorde con el prototipo de jugador NBA. De hecho, es el sexto participante blanco de la historia y el primer europeo en hacerlo; pero claro, teniendo en cuenta que el póster que le regaló a Dwight Howard en la final olímpica de Beijín ha circulado hasta la saciedad dando la vuelta al mundo, se comprende bastante bien que haya sido votado mayoritariamente. No lo va a tener fácil con los rivales que tendrá enfrente: Rudy Gay, Nate Robinson y el propio Howard. Se rumorea que se ha inspirado en el futbolista Djalminha para idear su mate más espectacular… En todo caso tendrá que agudizar el ingenio para realizar uno que le permita salir airoso del envite.

 

En cuanto a Marc Gasol, creo que es de todos nuestros representantes el que mejores condiciones tiene para triunfar en la NBA. Es un 5 nato con un físico portentoso que le permite enfrentar a cualquiera de los temibles pivotes de la liga, es también fuerte mentalmente, compite muy concentrado y no es quejica (no creo que nadie se atreva a  acusarle de blandito como a su hermano mayor). Tiene una experiencia que ya les gustaría a muchos de los jugadores con los que se enfrenta a diario, buenos fundamentos, visión de juego, rebote y un tiro de 4-5 metros nada desdeñable. La putada es que juega en Memphis, que lejos de ser un equipo, es una pandillita de chupones que aún no se han terminado de enterar del potencial que tiene Marc. Si tiene la suerte de entrar en algún traspaso que le permita cambiar de equipo, o de que el suyo cambie radicalmente, creo que tiene un futuro cuyos límites no somos capaces de imaginar. Y si no, al tiempo.

 

Dicen que la mala racha del equipo de Toronto y las lesiones, han impedido que José Manuel Calderón esté en el partido de las estrellas. Yo creo que no hubiera estado en ningún caso y no me sorprende en absoluto. En esa liga hay bases capaces de dar mucho más espectáculo -que es lo que se busca en el partido de las estrellas- que él. Calderón es un base muy al estilo europeo que antepone los intereses del equipo por encima del lucimiento personal. Lo suyo es dirigir. Ya es raro que a un jugador NBA haya que animarle a que chupe. Él es un jugador cerebral y responsable que sabe que tiene talento para dirigir a cualquier equipo y que no se resentirá por estar ausente, como tampoco se deja distraer por asuntos tangenciales como esa manía tan irritante que tienen los norteamericanos con los récords. Afortunadamente ya ha fallado un tiro libre. El es un All-Star aunque no participe en un partido en el que no se podría lucir porque hay poco que dirigir. Le ganó la partida a T. J. Ford, ha conseguido un buen contrato y está haciendo una estupenda campaña. A ver si tienen algo de suerte y consiguen entrar en los plan-off.

 

Sergio Rodríguez es el que peor lo está pasando. Es un buen base, como tantos otros en esa competición, al que la falta de confianza de su entrenador le está impidiendo mostrar  su auténtico potencial. Es muy difícil demostrar lo que uno vale cuando te examinan a diario en unos pocos minutos de juego. 

9 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes, Recomendaciones