Archivo de la etiqueta: Sergio García

Ana Juan en The New Yorker

!2 septiembre

Esta semana hemos conocido que la icónica portada del cumpleaños del New Yorker es obra del granadino Sergio García. La Mundana me ha alertado sobre las numerosas portadas de Ana Juan para la misma revista.

The New Yorker, aparte de su proverbial calidad, se distingue por el esmero con el que cuidan sus portadas. Las de su aniversario quizás sean las más significativas. Hace 96 años, el 21 de febrero de 1925, presentaban en su primera portada a Eustace Tilley, un dandy inspirado en la ilustración de un aristócrata francés, el conde de Orsay. Cada aniversario se conmemoraba con una nueva imagen de Eustace. Con el paso del tiempo se convirtió en una imagen simbólica del semanario. Su mascota. Tuvo sus transformaciones: fue un adolescente blanco en camiseta, con la gorra al revés, espinillas y pendiente (Robert Crumb, 1994), afroamericana/o, mujer (Ana Juan dibujó una Eustacia en 2005), hipster de Brooklyn (2013), incluso se asemejó a Putin en 2016, cuando las injerencias rusas en las presidenciales de ese año.

Ana Juan, además de la mencionada portada de 2005, es una firma asidua en The New Yorker. Para la historia ha dejado dos: la del encabezado a los 10 años del atentado de las Torres Gemelas y la dedicada a otro acto terrorista, el ataque a la revista Charlie Hebdo.

CV1_TNY_01_19_15Juan.indd

Ana Juan (Valencia, 1961), es probablemente muestra ilustradora más internacional. Obvio que es por su proyección desde las portadas del New Yorker. La primera data de 1995. Su primera exposición individual fue en Ginebra (1988). En el 92 debutó en una galería neoyorquina del Soho. Tras tres años consecutivos obteniendo la Medalla de Plata de Ilustración de la Society of Newspaper Design ganó la Medalla de Oro en 1998 y 1999. En 2010 el ministerio de Cultura la galardonó con el Premio Nacional de Ilustración. Ha diseñado numerosas portadas de libros (propios y ajenos). ¡Una crack!

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cultura, Medios

El Madrid se estrella contra el Espanyol

Mou

En un Bernabéu que no se llenó el Real Madrid empató a 2 contra el Espanyol y dilapidó las escasas posibilidades que tenía en esta Liga. Era el último encuentro en casa de este año y nos estrellamos. Con todo merecimiento. Ya no nos salva en este campeonato ni el calendario maya… Hemos regalado demasiados puntos. Pero qué sucedió se preguntarán. De entrada Mourinho se equivocó. Si sus aciertos son grandiosos y trascendentes igual ocurre con sus errores.

La alineación que presentó ayer partía de un par de errores de base. El primero la ausencia de un delantero centro.  Morata se quedó en el banquillo y Benzema fuera de la lista (lesionado o castigado). Cristiano Ronaldo no es un 9 ni Callejón tampoco. La tripleta atacante la completó Mesut Özil, exiliado a la banda cuando no es extremo y es sabido que no desarrolla su mejor juego ahí. El segundo fue la presencia de Modric en el once titular. Este jugador hoy por hoy no está capacitado para aguantar un partido entero. Y mucho menos dos seguidos. Como reconoció Mou en la rueda de prensa al finalizar el encuentro. El croata empezó bien. Un buen remate al principio y uno muy bueno que se estrelló en el poste. Parecía cómodo por delante de Alonso y Khedira y de enlace con los tres de arriba. Pero un error suyo en el pase hace que Verdú -el mejor del campo mientras estuvo- se haga con la pelota y lance a Sergio García, quien en carrera se cuela entre Pepe y Sergio Ramos (está blando en el marcaje) y acierta en el disparo frente a un Casillas estático. 0-1 a la media hora. Esta jugada le marcó y desapareció.

Tampoco podemos olvidar un tercer factor: las jugadas a balón parado. Este mal endémico ya supone prácticamente la mitad de los goles encajados esta temporada. Ayer también: un saque de esquina supuso el empate a 2 en los instantes finales. Albín  lo logró tras una serie de rechaces blandos y cierta pasividad de nuestros defensas. Además hay otro factor añadido a esta faceta: nuestros córners no llevan ningún peligro. Es una suma diabólica.

La primera parte fue penosa. Los datos de los remates a puerta son elocuentes. Tres de CR7 (uno de falta contra la barrera), los dos citados de Modric, un cabezazo de Pepe (no valido por fuera de juego) y uno de Özil al recoger el rechace del libre directo de Ronaldo (no llegó a portería al impactar contra un defensa). Escaso bagaje para jugar en casa.

Cuando todo se puso a favor no se supo aprovechar. Empezando por dos goles de los llamados psicológicos. El empate a 1 en el 44: un excelente pase desde la banda de Khedira es rematado por Cristiano anticipándose a la defensa. El 2-1 a los tres minutos de la reanudación: un excelente pase de CR a Fabio Coentrao, quien entraba por el carril del 8, permite a este entrar en el área y superar a los rivales. No quisiera olvidar que Coentrao fue nuestro mejor jugador ayer y este tanto premia su labor.

Tampoco supimos aprovechar las ocasiones que tuvimos en esta segunda parte. Especialmente en los 20-25 min. que siguieron al 2-1. Nuestros mejores momentos. Los únicos. Y no obtuvimos rédito a la presencia en el campo de Ángel Di María (sustituyó en el descanso a Modric). El Fideo es un jugador gaseosa. Efervescente de inicio y a medida que va pasando el tiempo sus burbujas pierden gas. La chispa que provocan sus regates e internadas se desvanecen. Salió rabioso con ganas de ganarse el puesto, que sabía perdido. Un excelente chut suyo desde fuera del área se estrelló en la escuadra tras una mano prodigiosa de Casilla (un excanterano nuestro, y junto a Verdú el mejor del Espanyol).

Sí agregamos que fallamos tres mano a mano frente al meta rival queda todo dicho: Cristiano Ronaldo -en la primera mitad-, Álvaro Arbeloa y Di María. El murmullo en el estadio respecto a Arbeloa fue sonoro. E injusto. Es un defensa, bastante hizo con estar ahí y superar al portero (el tanto lo salvó un rival). Cuando el Fideo -el tercero-no acertó le dije a a mis vecinos de localidad: “Pero que público tan tonto tenemos. Fallan Cristiano y Di María y no decimos nada. Lo hace uno de la casa y le ponemos a parir e incluso le silbamos”. Ninguno entendió la cita de El Zurdo (Kaka de Luxe) pero los más veteranos del lugar asintieron. Uno de ellos había recibido el sábado la insignia de oro y brillantes del club (60 años de socio), otro era amigo de mi difunto padre y a mi lado se siente el socio 413. Personas que han visto mucho fútbol.

A ráfagas no se ganan partidos. Estos duran hora y media. Aunque nos enfrentemos al penúltimo de la tabla.

Ya solo queda rezar para que el sorteo del jueves de la Champions nos sea benévolo. Porque esta competición se reanuda en febrero. Tenemos tiempo para un rearme anímico.

CR7

30 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol