Archivo de la etiqueta: Santi Mina

El regreso al Bernabéu (con goleada)

Javier Gandul AS

El Real Madrid regresaba al Bernabéu, su casa. El último partido que disputamos en nuestro estadio fue el 1 de marzo de 2020. Derrotamos al Barça. No lo celebré, me fui rápido a casa y me autoconfiné. 560 días después, con aforo reducido y un estadio en obras, volvía a ver un partido de mi equipo en nuestro campo de siempre.

En los aledaños del estadio los aficionados estaban atentos a la remontada del Madrid de baloncesto, en la final de la Supercopa. El Barça llegó a tener una ventaja de 19 puntos. 

A los 3 minutos de juego Miguel Gutiérrez la pifió. Un mal pase imprudente provocó un lio. Casemiro y Nacho tampoco estuvieron finos. Iago Aspas, el más listo de la clase, se aprovechó y se hizo con la pelota. Se la regaló a Santi Mina, quien fusiló a placer. 0-1. No salíamos de nuestro asombro.

El Madrid se puso las pilas. Y Vinicius empezó su show. Su conexión con Hazard en banda izquierda funcionaba. Al menos durante la primera media hora. 

La presión alta del Celta dificultaba la salida de balón merengue. Los gallegos, muy argentinos en su concepción del juego, no renunciaron al ataque. El Madrid acosaba el área rival pero sus remates entre los tres palos se tropezaban en defensas o en Dituro, el meta rival. Notable su primera mitad, en la que incluso llegó a despejar de cabeza fuera de su área un balón largo.

El dominio blanco encontró su premio en el 23. Un envío cruzado de Casemiro, lo centró de volea Fede Valverde y lo remató Benzema, también de primeras. 1-1. Pero a la media hora el Celta volvía a adelantarse. En otro error defensivo nuestro. Nacho salió a destiempo a la divisoria de ambos campos. Se tragó el balón y se llevo por delante a Aspas (vio la amarilla tras el gol). El balón lo pilló el lateral derecho, Hugo Mallo. Corrió la banda derecha prácticamente sin oposición. Su centro al área lo taconeó Cervi. Dio en el palo y volvió a Cervi que esta vez si acertó con la red. 1-2.

El Madrid entró en una fase de dudas. No se encontraba. Un par de jugadas polémicas ahondaron en las heridas blancas. Unas manos en un córner fueron reclamadas por los jugadores y la afición. La segunda fue una roja de manual no señalada. Una brutal entrada de Murillo a Hazard. Esta acción, con 1-2, devolvió a Hazard al túnel del que parecía querer salir. 

El 1-2 al descanso dejaba en evidencia nuestros errores y el acierto rival. No podemos decir lo mismo del Madrid. No materializamos nuestras fases de buen juego y fuimos castigados por dos errores puntuales.

En la segunda mitad salió bien todo lo que no salió en la primera parte. Sacó de centro el Celta, el Madrid robó la pelota y se lanzó al ataque. Gutierrez metió una banana a la cabeza de Benzema. El francés cabeceo cruzando la pelota al palo largo. 2-2 nada más arrancar la segunda mitad. Al rato, nueve minutos después, Benzema desde la línea media blanca le mete un balón en profundidad a Vinicius. La velocidad del brasileño es espectacular. Se planta ante Dituro y le bate con maestría, un toque con la derecha hacía el palo contrario. 3-2. Se le había dado la vuelta al marcador.

Gabriel Bouys AFP AS

El Celta no se resignó y siguió peleando. Y es cuando apareció Courtois que con dos paradas consecutivas salvó el gol del empate.

Ancelotti retiró a Hazard e hizo debutar a Camavinga, fichaje que promete. Corría el minuto 65 y a los seis minutos de estrenarse como jugador madridista metía su primer gol. Modric se hizo un Fede Valverde. Irrumpió entre líneas superando rivales. Pisó el área y su disparo con el exterior, marca de la casa, lo salvó Dituro. Camavinga que acompañaba la jugada por el callejón del 8, recogió el rechace y con el interior de su pie izquierdo lograba el 4-2. No podía haber mejor estreno para el joven centrocampista francés. Dejó buenas impresiones. Destacaría su facilidad para colocarse desmarcado, ofreciéndose siempre como solución para el compañero con el balón.

El festival de Benzema y Vinicius tuvo su broche final en el 86. Vini, en la derecha, entra en el área. Tira un amago e intenta irse. Uno de los dos defensas que le cubrían, pica y le hace penalti. Benzema lo transforma. Su tercer gol de la noche y el 5-2 con el que finalizó el encuentro.

El Madrid pasó del 1-2 de la primera parte al 4-0 de la segunda. La segunda mitad nos devolvió la felicidad de volver a nuestro campo, con una exhibición de goles y buen juego. 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema se impone en Vigo

AS Villar

Las alharacas de un exagerado optimismo respecto al sorteo de Champions nos llevó a olvidar el partido de esta tarde en Vigo. El ruido mediático tapó incluso la baja de Sergio Ramos (por un golpe en el último entrenamiento). De repente ya éramos campeones de Europa por unas bolas que no nos fueron desfavorables. El peligro inmediato para el Real Madrid era el Celta de Vigo. Lo que nos debía preocupar ahora y no la eliminatoria europea de abril.

Zidane alineó a los tres clásicos de oro (Modric, Casemiro y Kroos), incorporando a Fede Valverde al once titular. Vinicius acompañaba arriba a Benzema. En defensa Nacho suplía a Ramos y Lucas Vázquez volvía al lateral derecho. Al gallego si no le volvemos loco esta temporada, cerca estaremos. Aprovecho para criticar su ausencia en la última lista de Luis Enrique. ¿Hay mejores, más versátiles, con tanta experiencia y títulos  como Lucas Vázquez entre los elegidos por el seleccionador? La respuesta es sencilla: no. De hecho nuestro canterano es el jugador más parecido a Luis Enrique que hay en el fútbol español. Respecto a Nacho podría hacer la misma pregunta.

El Madrid saltaba al campo, en una tarde soleada y ventosa, como el único representante español en cuartos de final de la Champions 2020/21. Sacamos de centro y para variar el balón acabó en los pies de Courtois. Los veteranos del blog ya conocen mi aversión a esta jugada.

Valverde salió de Michel

La primera ocasión (min. 8) llegó en un remate de Benzema tras un saque de esquina. Su remate fue desviado a un nuevo córner. 

Daba la sensación que no habíamos salido a mamonear. Fuimos a por el partido desde el inicio. Ambos equipos presionaban y no daban un balón por perdido. Se imponía nuestra calidad, con buenas aperturas al primer toque de Casemiro. Los ataques locales eran escasos. Y perdían pronto la pelota. Menos en el 14 que se acercaron con peligro. Nacho despejó con contundencia. Como debe ser.

Modric y Kroos buscaban la velocidad de Vinicius. El brasileño era un incordio constante. Sin precisión, pero un dolor de muelas para la defensa. Esa doble línea, del alemán y el croata, presionaba arriba y bajaba a defender. Estos movimientos imposibilitaban el juego del Celta.

Benzema hizo el 0-1 al filo del minuto 20. Lucas Vázquez abrió el juego de la banda derecha a la izquierda. Su pase es para Kroos. El alemán avanza y según va a entrar en el área, por el vértice de la misma, filtra un centro a Benzema. El galo controla y con el interior de la diestra coloca la pelota en el palo contrario. ¡Golazo! 

En el 26 un pase de Benzema encontró el pecho de Vinicius. Pudo haber sido el segundo gol. El brasileño estaba prácticamente solo a puerta vacía. El pase vino demasiado fuerte. Entre el gol y este lance hubo dos amarillas, una para cada equipo (Vini y Tapia).

En el 29 Benzema volvió a marcar. La presión de Modric forzó que la pelota llegase rara a Tapia. Kroos se la robó y el balón alcanzó a Benzema. Avanzó lateralmente y fusiló al meta. El olfato goleador de Benzema y la doble línea de Modric y Kroos (como ante el Atalanta) estaban siendo imparables. 

Un minuto después del 0-2 una frivolidad de Santi Mina, la dio de tacón, impidió que el Celta anotase. 

Kroos vio la amarilla en el 39 por cortar la contra de Iago Aspas. La falta sacada por Denis Suárez fue cabeceada a gol por Santi Mina. Estaba solo, libre de marca. 1-2. Resultado con el que se alcanzó el descanso. Aunque una presión sobre Case pudo originar el tanto del empate. Nolito no pudo controlar la pelota. 

Tapia terminó la primera parte tumbado sobre el césped. Lo había pasado fatal durante los últimos 10 minutos. Pero aguantó. Se dejó caer con el pitido final. Abandonó el campo por su propio pie. 

Viendo las estadísticas de Real Madrid TV en el descanso me sorprendió el acierto de ambos en los pases (85% ellos y 86% nosotros). Ellos intentaron 273 y nosotros 276. Muy igualados en este aspecto. En remates casi les doblábamos (7 frente a 4).

No hubo cambios en el arranque de la segunda mitad (ni el del peruano Tapia). Zidane mandó calentar a Marco Asensio al minuto de juego.

Si la primera parte madridista fue digna de elogio, salvo dos despistes en la marca a Santi Mina, en los inicios de la segunda parecíamos otro equipo. Comenzamos mostrando nuestra cara indolente. Y ellos mordían confiados en la posibilidad de empatar. 

En estos primeros minutos Hugo Mallo mereció una amarilla, por dos entradas sobre Nacho y Vinicius. No la vio. 

En el 54 recuperamos mordiente. Volvimos a encimar en la presión. El Celta ya no estaba tan cómodo. Mas el control del juego era suyo. En este sentido la labor de Tapia y Denis Suárez era encomiable. 

En un par de contras vimos la peor versión de Vinicius. Desperdició ambas. La segunda fue muy clara. Debió de haber rematado Valverde pero eligió la opción del pase a Vini. Poco después Courtois despejó abajo un tiro peligroso de Aspas.

El partido entraba en una fase de ida y vuelta.

Una nueva contra de Vinicius, desde la divisoria de ambos campos, culminó en un mal pase. 

El Madrid estaba pidiendo a gritos uno o dos cambios. No se produjo hasta el 70: Entró Marco Asensio por Kroos. Justo antes Nacho vio la amarilla, mientras Mallo seguía haciendo méritos para verla (por acumulación de faltas). 

Asensio se colocó en banda y Valverde donde el alemán. El uruguayo, con poca presencia en esta segunda mitad, cogió protagonismo. Oxigenó nuestro medio campo. 

Una entrada por detrás de Santi Mina a Casemiro tampoco fue amarilla.

Benzema tuvo el 1-3 en el 77. El meta salvó. El rechace acabó en nuestra posesión. Y por fin vieron una amarilla. Una por falta a Case y la otra por protestar. En el 80 la vio Modric, por resbalar dando un pase. Increíble. La falta que le señalaron al croata era muy peligrosa. Tan peligrosa que el lanzamiento de Aspas fue al poste. Desviada por la cabeza de Casemiro. Acto seguido el Celta efectuó un doble cambio. 

En el 84 Augusto Solari vio la amarilla por entrada sobre Casemiro. 

En estos minutos finales el correcalles se había transformado en dominio del Celta. El Madrid estaba replegado y apenas salía a la contra. 

A Solari le perdonaron la segunda amarilla.

A un minuto del 90 un mal despeje de Nacho a Aspas, tras un balón perdido por Vázquez en ataque, creó una situación confusa en nuestra área, solventada por Casemiro. 

En el primer minuto de los tres de descuento, una buena internada de Valverde creó una ocasión que terminó en saque de esquina. A partir de ese momento se imponía mantener la posesión. Entre tanto ellos retiraron tocado a Solari (quien había salido en esta segunda mitad).

Pasado el tiempo de descuento Asensio inicia una contra desde el círculo central. Se la pasa en largo a Benzema. El delantero francés corre la banda izquierda y mete un pase al centro del área. Asensio la empuja a la red con el muslo. 1-3. Y se acabó el partido.

Los dos goles de Benzema y su pase en el tercero sentenciaron el encuentro de Balaídos. Zidane en Real Madrid TV dijo sobre nuestro nueve: “Es la hostia. Es un lujo para quienes gustamos del fútbol”.

A nosotros nos quedan 10 partidos. Y este triunfo le mete presión mañana al Atlético de Madrid y al Barça

 

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Empanada blanca

La empanada blanca que cocinó Zidane tuvo dos ingredientes básicos: las incomprensibles presencias de Marcelo y Bale en el once titular. ¿Por qué el mister reservó a Mendy a una amarilla de la suspensión?  ¿Contra el Barça va a jugar Marcelo? ¿Y lo de Bale? No solo fue el peor en Pamplona, es que fue el único que estuvo mal. ¿El premio es ponerle de titular? ¿E Isco? Uno de los destacados del 1-4 ante Osasuna. Ayer contra el Celta no jugó. Otro destacado, Modric, tampoco fue titular (salió en la segunda mitad).

Todo incomprensible. Como el desbarajuste que provocó el cambio de Mendy por Bale. Vinicius pasó a la banda derecha y Marcelo se puso de extremo izquierdo. Esta confusión la aprovechó el Celta y empató el encuentro (Santi Mina, min. 85). Al lío ocasionado por el cambio añadan que, en la jugada del empate, Sergio Ramos salió como un loco para interceptar un balón en el medio campo. No lo consiguió, dejó un hueco tremendo y por ahí Denis Suárez filtó el pase de gol.

Hazard reapareció y lo hizo de titular (Vinicius le reemplazó en la segunda mitad). Le echó ganas, combinó bien, pero no se atrevió a chutar. El penalti se lo hicieron a él en un error garrafal del portero. Ramos transformó y puso el 2-1 en el marcador. Y una vez más el Madrid no supo cerrar el partido ni anotar un definitivo tercer gol.

Al equipo se le vió empanado desde el inicio. Para colmo de males  el Celta se adelantaba. Iago Aspas, de media punta en ese instante, libre de marca lanza un balón a Smolov, quien se interna como Pedro por su casa. Marca el 0-1 y solo llevábamos cinco minutos. Finalizando esta primera mitad Courtois salvaba el 0-2. En medio, nada de nada.

El Real Madrid no jugaba a nada. No hubo ningún remate entre los tres palos. Solo tres disparos fuera de Casemiro, Bale y Benzema. La media no funcionaba. Casemiro y Fede Valverde parecían otros. Solo Kroos estaba a la altura. El partido era de Rafinha, omnipresente.

Los blancos salieron con otra actitud tras el descanso. Empataba Ramos pero anulaban el tanto por fuera de juego. A los seis minutos empataba Kroos. Era un pase a la red tras una buena combinación entre Benzema y Marcelo, quien sumaba una nueva asistencia. En el 64 Ramos transformaba el penalti.

Con 2-1 a favor, tras haberle dado la vuelta al encuentro, volvimos a caer en la indolencia.

Los cambios del técnico visitante dieron su fruto y los nuestros no.

Nos fuimos del estadio con malas sensaciones cara a los próximos encuentros…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Valencia lo hizo casi todo

Javier Gandul ASEl Valencia lo hizo casi todo. Menos ganar. En la primera parte metió el primer gol. Pero en la portería equivocada. Una excelente internada de Carvajal terminó en un centro que incomprensiblemente Wass cabeceó a la red de su propia meta. 1-0 y solo llevábamos siete minutos de partido. Un mazazo. En esta primera mitad Carvajal y un inspirado y combativo Benzema fueron los mejores del Real Madrid. El encuentro arrancó en una buena combinación entre Ceballos (ayer titular por Kroos) y Bale. El galés metió un buen centro (lo único que hizo bien ayer más un remate en esta primera mitad). Benzema remató de volea aportando un toque de clase para finalizar una jugada brillante. En estos 45 minutos un resumen: el Madrid dominó, no creó peligro, el gol fue en propia puerta y definitivamente me he dado de baja del club de fans de Ceballos. Mucha brega, todo bien, se agradece. Pero, se trata de jugar al fútbol no de arar. De ir para adelante, no para atrás. Si algún pase iba de lado y a un compañero respiraba aliviado.

En los segundos 45 minutos el Valencia puso el juego. Parejo emergió como el excelente futbolista que es. Y quizás ahí encontremos el gran problema estructural del club valenciano. Si el capitán de tu equipo es canterano de otro (en este caso concreto del Madrid), tienes un problema. O bien porque no has fomentado la formación de los tuyos o porque los tuyos han volado a otros equipos. Estamos hablando de un histórico, de larga trayectoria y con jugadores de renombre formados durante décadas en sus categorías inferiores. Pero volvamos al recital de Parejo. Solari fue reaccionando dando entrada a jugadores para reforzar el centro del campo: Marco Asensio por Bale (62), Fede Valverde por Modric (70) e Isco por Ceballos (80). Hubo un momento en que los tres centrocampistas blancos eran Marcos Llorente, Valverde y Ceballos. En esto aplaudo a Solari.

Parejo encontró a Santi Mina en un pase en profundidad desde el circulo central. Pero el delantero falló en el mano a mano con Courtois. Y la pelota se le fue por arriba. El portero belga volvió a salvar al Madrid. Dos intervenciones suyas fueron providenciales. Solo ante el peligro se hizo con la situación. En la primera, arrebató la pelota de los pies del rival, acabaron señalando fuera de juego (tarde). Y en la otra terminaron pitando orsay, que no era. Llega a ser gol y el VAR hubiese rectificado la errónea apreciación del linier y el tanto hubiese subido al marcador. En este dominio valencianista solo Mina dio la talla. Guedes estuvo ausente todo el partido y Gameiro casi nada, salvo un par de cositas.

Carvajal volvió a ser el mejor (en esta segunda parte Benzema estuvo discreto y emergió Courtois). El peligro llegó principalmente por su banda, bien apoyado por Lucas Vázquez. Reguilón en el otro lado (suplió a Marcelo en el once titular) también subió bien pero Bale no le ayudó en nada. El primer remate de esta segunda mitad llegó en el 61: Carvajal con la pierna izquierda. Luego Asensio falló un gol en un mano a mano contra Neto. Otra subida de Carvajal provocó el caos en la defensa valenciana pero los madridistas no se atrevían a chutar. Hasta que nuevamente Carvajal en plan cohete volvió a apoderarse de la banda. Se apoyó en Isco. Cuando parecía que volvería a repetirse la situación anterior, nadie acertaba a rematar, la pelota cayó en los pies de Benzema , a la izquierda, en el interior del área grande. Cedió la pelota a Lucas Vázquez entre varios rivales y el gallego la desvió a la red en el 82. 2-0. Y tres puntos. Se acababa el sufrimiento y la sensación que el Valencia podría empatar en cualquier momento.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El triunfo en Vigo mantiene las esperanzas

Denis Doyle Getty Images

El triunfo 2-4 ante el Celta de Vigo mantiene las esperanzas del Real Madrid en Liga. En esta última fase del torneo hemos pasado de un calendario favorable a uno, desde esta pasada jornada, que beneficia al Barça. Ellos ya han pasado sus dos pruebas más difíciles (visitas al Sevilla y Espanyol: 4 puntos) y solo les queda un escollo, el Atlético de Madrid en el Calderon. Habrá que esperar a ver cómo plantean los rojiblancos el partido. Al Madrid le quedaban Vigo y Sevilla ademas de recibir al Valencia. Por eso la victoria de ayer es tan importante. Se salva un match-ball y reafirma la recuperación la semana que sellamos el pase a semis de Champions.

La primera parte de Balaídos fue preciosa. Salvo por Carvajal y Marcelo. Los goles locales y el peligro se generaba siempre por las bandas. Isco sigue mustio. James volvió a brillar. Hay que recordar lo bien que jugaban juntos cuando la racha del récord de partidos ganados. Tampoco estaba Modric entonces. Y desde luego Kroos estaba en su mejor momento, algo que desafortunadamente no es posible afirmar ahora. Aunque marcase un gol importantísimo: el del 1-1 al cuarto de hora, siete minutos después del 1-0 de Nolito. Anoche el andaluz volvió loco a Carvajal, igual que a Arbeloa la temporada pasada (perdimos 2-0 y se esfumaron las posibilidades de revalidar el título).

Chicharito está bendecido. Hizo el 1-2 en el 23 y el 2-4 en el 68. En medio Santi Mina empató a dos, en otro fallo defensivo en una veloz contra céltica, y James el 2-3 al filo del descanso, ayudado por el rebote de un defensa. El mexicano se movió, incordió y dispuso de otra oportunidad en la que le habilitó Cristiano Ronaldo.

El portugués estuvo más jugador que nunca: participativo y buscando al compañero mejor situado. Estrelló un balón en el poste, intervino en las jugadas de los goles menos en el segundo de Chicharito, a excelente pase de Sergio Ramos. Creó más peligro desde la derecha que por la izquierda, lo cual habla bien del lateral diestro, Hugo Mallo.

La segunda parte no tuvo el nivel de los primeros cuarenta y cinco minutos. El resultado marcaba el ritmo. Hubo momentos en que el encuentro se desbocó y solo ganó en emoción. La precipitación provocaba errores en los controles y los pases. El Madrid fue superior, impuso su calidad, y sí aprovechó un contraataque para sentenciar con el cuarto gol.

El miércoles recibimos al Almería y el fin de semana vamos a Sevilla. Y a la semana siguiente la Juve en Turín.

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol