Archivo de la etiqueta: Ricardo Pachón

De nuevo en Vanity Fair

Vanity Fair 0920

Quiero agradecer a Silvia Cruz Lapeña por citar de nuevo mi “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” en Vanity Fair. Pero sobre todo la quiero agradecer por su excelente artículo sobre la bailaora Lucía “La Piñona y su nueva obra “Abril“, reivindicando a Juan Manuel Flores, el excelente letrista de Lole y Manuel. También le cantaron, entre otros, Camarón y Remedios Amaya (en su debut discográfico en Epic, siendo un servidor el director artístico del sello). El texto de Cruz Lapeña me ha enseñado varias cosas:

  • La existencia de Lucía ÁlvarezLa Piñona“, bailaora gaditana de Jimena de la Frontera, con madre inglesa, que ha estrenado en la Bienal de Flamenco de Sevilla su espectáculo centrado en la figura de Juan Manuel Flores. Sucedió en el Teatro Central.
  • La bailaora de 35 años aparece en el anuncio de My way, la última fragancia de Giorgio Armani. En el spot, protagonizado por la actriz puertorriqueña Adria Arjona, La Piñona puso el baile y Andalucía, el paisaje. El anuncio “se rodó a finales de 2019 en la localidad sevillana de Marchena“.
  • Tampoco conocía la existencia de la italiana Marianna Maierú, que llegó a Sevilla en 2012:  [..] “Yo estudiaba Filología española y rusa pero también bailaba flamenco y un compañero me animó a adentrarme en ‘ese poeta’ que le escribía letras a Lole y Manuel”. Así fue como la genovesa empezó su tesina de final de carrera, titulada Siguiendo los pasos del poeta Juan Manuel Flores entre Sevilla y Triana. […] 

José Miguel Évora, excelente músico, definió a Juan Manuel Flores como “el poeta de la luz”. Versos que escribía en los bares del Tardón, barriada de Triana. A veces usando las tizas del bar que usaban los camareros para apuntar las consumiciones. Decía Pive Amador, para un artículo del ABC de Sevilla, que nadie como él antes había escrito así para el flamenco. Y Ricardo Pachón contaba que “las fotocopias que le hacia en la Diputación de los poemas que llevaba escritos en servilletas, recetas médicas y sobre soportes inauditos, las regalaba al primer beso con ojos negros que se le cruzara por la calle”.

El espectáculo “Abril” cuenta con el cantaor Pepe de Pura y ha participado Ana Morales en la coreografía de una pieza (el resto son de la propia Lucía). Asimismo La Piñoña ha contado en la dirección artística y musical con la ayuda de Pedro G. Romero, en el proceso de documentación y creación, y con la del guitarrista Alfredo Lagos, para reconstruir el espíritu de la época de Juanma (como le llama el gran Gualberto), principalmente la década de los 70. Precisamente en el muro de Gualberto, el guitarrista y sitarista nos regalaba unos versos inéditos del poeta: “Nunca me comprenderás, porque yo soy un soñador y tu no sabes soñar”.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Poesía

Fagner y el Mundial del Naranjito

Fagner & Zico

Jot Down publica hoy mi segunda colaboración: un relato que se remonta a 1981 y al Mundial de España del 82, el del Naranjito. Mis amigos Héctor García Barnés y Víctor Lenore, al conocer la historia, me recomendaron que la escribiese para Jot Down. Tardé en hacerles caso pero finalmente seguí sus (buenos) consejos.

El artículo completo lo pueden leer pinchando aquí. Les dejó con un par de párrafos, en referencia al día siguiente de la eliminación de Brasil ante Italia. La escena transcurre en la habitación del hotel de Raimundo Fagner en Barcelona:

[…] Me pidió que lo cogiese mientras iba al baño. Respondí. Sin tiempo para decir «hola» o preguntar quién era, recibí una ristra de epítetos rematados por una frase corta y concisa: «No le diste el recado a Telê». Me identifiqué, aclaré que no era Raimundo y pregunté quién llamaba. «João Gilberto», fue la respuesta que recibí. Fagner preguntó quién llamaba. Al escuchar mi respuesta soltó un sonoro «¡Puta!» (el equivalente brasileño a nuestro «¡Coño!»). Se puso al teléfono y por su cara percibí que el chaparrón fue el mismo.

Pregunté sobre la llamada y me contó los antecedentes. Poco antes de salir de Río para Europa, Gilberto llamó a Fagner (viven en el mismo edificio de Leblon, barrio residencial carioca, y gracias a la señora que se ocupa del piso de Raimundo Fagner el crack de la bossa nova tiene la suya en orden). João Gilberto, conocedor del ascendente de Fagner en la selección (Zico y Sócrates, principalmente) quería que transmitiese un mensaje a Telê Santana, el Maestro: bajo ningún concepto debían jugar de titulares Waldir Peres, el portero, y Serginho Chulapa, el delantero centro. Pregunté si no había mencionado nada de las fiestas flamencas en Sevilla y Barcelona, donde Brasil había disputado sus partidos. Me fulminó con la mirada. […]

En Jot Down hay fotos más un video de un directo de Fagner y Manzanita cantando “Verde“, poema de Lorca con música de Manzanita.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Deportes, Fútbol, Música

Un siglo de canciones 65: “La Leyenda Del Tiempo”

20 de abril de 2010

En 1979 Camarón de la Isla cambia su nombre artístico a Camarón. Así a secas. Esto que podría resultar algo nimio e intrascendente esconde un cambio más profundo y radical: esta a punto de revolucionar el mundo del flamenco. Bajo la producción y supervisión de Ricardo Pachón se dispone a grabar el álbum “La Leyenda Del Tiempo”, donde se van a incorporar sonidos e instrumentos propios del jazz y el rock.

Los versos de Federico García Lorca son protagonistas de muchos temas del disco. Como en la canción que da titulo al LP y es nuestra protagonista de hoy. El poema “La Leyenda Del Tiempo” está musicado por Pachón. Quien además compone otras obras. Solo o en compañía de Kiko Veneno.

El concepto sonoro se configura con la presencia de músicos como Jorge Pardo, los teclados de los hermanos Marinelli (posteriormente de Alameda), Manolo Rosa (bajista de Triana y futuro miembro de Alameda), la guitarra eléctrica de Pepe Roca (sería el cantante de Alameda), el sitar de Gualberto (ex Smash), las baterías y percusiones de Rubem Dantas, Tito Duarte, Pepe Ebano, José Antonio Galicia, Antonio Moreno “Tacita” y las guitarras españolas de Raimundo Amador y Tomatito (a partir de ese momento fijo en los directos del maestro gaditano). Estos dos últimos eran la toma de tierra al mundo flamenco. Tomate el cordón umbilical que le mantenía conectado a sus orígenes y Raimundito su nexo de unión con el rock.

 

Es flamenco pop” decía Camarón en la época. Ante la incomprensión general. Los “flamencolicos” lo pusieron a caer de un burro. Los rockeros tampoco lo entendieron. Y eso que el álbum contenía dos clásicos instantáneos de la música española: “La Leyenda Del Tiempo” y “Volando Voy” (original de Kiko Veneno).

La grabación no fue fácil. En mi opinión hay varios defectos técnicos, imagino que pasados por alto en aras de la pasión y espontaneidad que se percibe en la escucha. Para más detalles de este proyecto recomiendo ver el documental de RTVE (tarda en cargar).

Un par de años después apareció en mi vida mi compadre Raimundo Fagner. Hacia una escala en Madrid entre Lisboa y París. Tenía en mente una grabación de un cierto aire europeo (fados, chanson, etc.). Contratado por CBS Brasil –donde ya mandaba Tomás Muñoz– iba a pasar unos días por aquí. Le mandamos a la plaza de toros de Alcalá de Henares donde se celebraba un festival flamenco (actuaban Camarón, Lole y Manuel, Manzanita, etc.). Enloqueció. Cambió todos sus planes. ¡Quería hacer un álbum español! Y nos pusimos manos a la obra. “Traduzir-se” fue el resultado final. El disco incluía duetos con Serrat, el primero que grababa en castellano (en su Web se puede leer que esta versión de “La Saeta” es la mejor); con Manzanita; había un guiño a la América de habla hispana (una canción de Pablo Milanes fue la elegida para el dúo con Mercedes Sosa); y por supuesto “La Leyenda Del Tiempo” con Camarón (la primera vez que el de la isla cantaba con alguien). En el cajón se quedaron las sesiones con Lole y Manuel.

La importancia de “Traduzir-se” fue tremenda en Brasil y Argentina. Y la colaboración con Camarón sirvió para darle a conocer en otras latitudes. Aparte del hecho que “La Leyenda Del Tiempo” se incorporase al repertorio de otros grandes de la música brasileña. Djavan es un ejemplo.

La sesión Fagner/Camarón presentó varias dificultades con la tonalidad de ambos. Hubo que ajustar: forzando a uno y limitando al otro. Pero el experimento merecía la pena. Era la fusión de la música nordestina brasileña (Raimundo además tiene ascendencia libanesa) con el flamenco.

 

 “La Leyenda Del Tiempo” ha traspasado idiomas y fronteras.

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

9 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones