Archivo de la etiqueta: Rafael Guerra

El aciago febrero del Madrid

7235E291-9AC9-4B2B-9A4B-CBEFFE67F63F

El Real Madrid no ha podido terminar peor este aciago mes de febrero. Lo ha hecho perdiendo 1-2 en la ida de octavos de Champions ante el Manchester City. Otros hitos del mes fueron el 3-4 que nos endosó la Real Sociedad, eliminándonos de la Copa. Y los dos partidos consecutivos que nos apearon del liderato de la Liga: el 0-0 en casa frente al Celta y la derrota 1-0 en Valencia contra el Levante.

Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible (que dijo el torero Rafael Guerra). Y lo que no puede ser es pretender ganar un partido con apenas dos disparos entre los tres palos. El primero fue a la media hora de la primera mitad: un cabezazo abajo de Benzema que el portero desvió como pudo. El rechace le llegó a Vinicius, bien colocado. Solo tenía que empujarla. Pero ni eso pudo. Se resbaló (o se hizo falta a sí mismo). Un desastre. El Madrid había tardado 12 minutos en merodear el área rival. Encadenó tres jugadas seguidas a base de presionar arriba la salida del City. Pero el primer remate no se produjo hasta el 15: un disparo de Varane a las nubes, desde fuera del área. Y cinco minutos después Courtois salvó el 0-1. Gabriel Jesús se fue de la marca de Carvajal (fue su pesadilla toda la noche, en otra desastrosa actuación del lateral, a quien el delantero brasileño también anuló cuando el defensa madridista intentaba subir). Pero el delantero rival se topó con el meta belga, quien desvió su chut evitando un gol cantado. También pudieron marcar al final de la primera mitad. Sergio Ramos en su afán de evitar un balón que se colaba, la dio como pudo y la pelota frenada se dirigió mansamente hacia la red. Entre Fede Valverde y Casemiro la sacaron sobre la línea de gol.

El segundo remate entre los tres palos fue el gol de Isco a la hora de juego. Una presión de Modric logra su objetivo y provoca la pérdida. Vinicius sale disparado y se hace con el control del esférico. Esta vez acierta en el pase e Isco anota el 1-0. Demasiado premio para tan poco bagaje. Porque la segunda parte fue de los ingleses de cabo a rabo.

Cuando el mejor de tu equipo es tu portero, y estás jugando en casa, tienes un problema muy serio. A esto hay que añadir el calamaitoso partido de Carvajal y de Casemiro. El primero redondeó su faena con un penalti de principiante sobre Sterling. De Bruyne, otro de los destacados del equipo de Guardiola, transformó el 1-2. Antes había empatado Gabriel Jesús. Ambos tantos se produjeron en el lapso de cinco minutos (77 y (82). Y para colmo de males en el 85 Sergio Ramos era expulsado.

Con todo el Madrid tuvo suerte. La fortuna de hacer el 1-0 sin merecerlo y una aún mayor, la de no salir goleado.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Dilemas

Hay veces en la vida en que se presentan dilemas que debes afrontar. En estos últimos días me han sucedido dos disyuntivas distintas en las que no supe optar por ninguna alternativa. En ambos casos las soluciones surgieron solas.

La última fue anoche: la semifinal de la Supercopa entre Barça y Atlético de Madrid. Como madridista me habría gustado que perdiesen los dos. Pero como dijo el torero Rafael Guerra Guerrita “lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”. Especulaba con que una derrota de los vecinos nos evitaría una final espesa, trabada. El fútbol que preconiza Simeone no es precisamente el del jogo bonito. Por otra parte, un revés del Barça podría sumirles en una de esas crisis y dramas que solo suceden en el Camp Nou o el Bernabéu cuando se pierde un partido. Y despertaría sus viejos fantasmas como los de Roma y Liverpool. Finalmente el 2-3 para el Atleti puso las cosas en su sitio. Tendremos, por tanto, una final madrileña. Los campeones de Copa y Liga han quedado eliminados por los dos clubes de la capital.

El primer dilema sucedió el fin de semana pasado en Florencia. Habíamos entrado en un pequeño supermercado para comprar agua. Cualquier persona con un carrito ocupaba todo el espacio del pasillo entre las estanterías. Pagadas las botellas me dirigí a la salida. En el camino me vino de frente una señora muy elegante. Estilosa a más no poder. Si no era octogenaria poco la faltaba. Educadamente me aparté y cedí el paso. Pero me había equivocado de dirección y en vez de la salida aparecí por donde había entrado. Volví atrás sobre mis pasos. Y de nuevo me encontré con la dama. Al apartarme, para dejarla pasar, me miró y dijo: “No, passa tu sei bello e alto”. Mi instinto fue plantarla un par de besos en las mejillas. El pudor me frenó. En el dilema, de besos sí o besos no, el carrito que nos separaba decidió.

 

2 comentarios

Archivado bajo Fútbol, General