Archivo de la etiqueta: Porgy and Bess

Un siglo de canciones 70: “Summertime” (por Antonio Perea)

24 de mayo de 2010

Los hermanos Gersowitz, Israel y Jacob, nacieron en Nueva York en 1896 y 1898 respectivamente. Ya en 1918 alguna de las canciones compuestas por ambos  se escuchaba en los teatros de Broadway firmadas con los nombres que les habrían de inmortalizar en la gran historia de la música: Ira y George Gershwin. La producción de canciones de estos dos monstruos de la composición es tan formidable que tan sólo se puede comparar en cantidad y calidad con las de los más grandes del género, desde Schubert hasta Lennon y McCartney. Incluso desde una perspectiva sociológica, la importancia de George Gershwin (me uno a la corriente que atribuye el principal impulso creativo al más joven  de ambos hermanos) es crucial en la consagración del hecho cultural de las minorías negras y la del jazz como estilo musical digno de ser albergado en las grandes salas de concierto, hasta la aparición de Gershwin reducto de la cultura blanca y, me atrevería a decir junto con Alex Ross, más europeizante.  Es imposible afrontar en un solo post la tarea de desgranar una mínima parte de las canciones de los Gershwin, y animo a los mundaneros con permiso de Adrian Vogel a que entre todos las vayamos entreverando una por una en este ciclo de “Un siglo de canciones

Propiamente dicho, “Summertime” no es una canción. Pertenece a la ópera ”Porgy and Bess”, compuesta en 1933 y estrenada en Broadway en 1935, un mosaico costumbrista sobre la sociedad afroamericana de Carolina del Sur en los años veinte del pasado siglo, viva aún en la memoria de sus mayores la reciente abolición de la esclavitud. Su intriga plasma las tensiones vitales de aquellos trabajadores de la pesca, marinos y personajes portuarios, sin que falte un aliño de infidelidades amorosas y lealtades homéricas. El libreto de la ópera, incluida la letra de “Summertime”, lo escribió Du Bose Howard (1885-1940), autor también de la novela “Porgy” (1924) en la que la ópera está basada.  Compuesta en 1933, se estrenó en Nueva York en 1935.

¿Cabría definir por tanto “Summertime” más como un aria de ópera que como una canción? Pues si aceptamos que “Porgy and Bess” es una ópera, así debería ser, pero realmente la percepción de las diferencias conceptuales entre una ópera y un musical, al humilde autor de estas líneas le sobrepasan. Lo cierto es que “Summertime” aparece en la ópera tan sólo como una canción de cuna con la que se arrulla a un bebé. Su contenido es, pues, ajeno al hilo argumental, igual que se podría decir de iconos de la lírica como el “lied de Ossian” que declama Werther en la ópera de Massenet, o el recital de piano que genialmente introduce Giordano resonando en la lejanía como telón de fondo, y al mismo tiempo como acompañamiento, del dúo de Loris y Fedora en la ópera que lleva el nombre de ésta  Yo, pues, no me complico la vida y considero “Summertime” como una canción incluida en “Porgy and Bess”. 

En escena, sin embargo, “Summertime” trasciende el nivel episódico que podría llevar consigo su naturaleza de canción de cuna para consolidarse como eje musical conductor de la obra al ser interpretada repetidamente a lo largo de su desarrollo. Comienza cantándosela el joven personaje de Clara a su hija para dormirla en el primer acto y, tras cantarse alguna otra vez –no recuerdo cuántas-  la retoma  en el tercero Bess, quien, dada Clara por desaparecida, vuelve a arrullar a la hija de ésta con la misma nana que lo solía hacer su madre. Esa casi wagneriana permanencia del tema musical a lo largo de toda la ópera no puedo evitar que me evoque la similar permanencia de “Summertime” en nuestro imaginario colectivo a lo largo de dos tercios del siglo veinte y lo que llevamos del veintiuno.

Renuncio a detallar las versiones que se han hecho de “Summertime” porque podrían llenar por sí solas completamente una fonoteca muy amplia. Hay por ahí una Web que va ya por 2700 versiones recopiladas y pretende llegar a 4.000. Personalmente, hoy por hoy prefiero la interpretación original fiel a la partitura de la obra, pero declaro amar también, por tan distinta, la versión de Janis Joplin, pues fue a través de ella la primera vez que escuche la canción, con aquella introducción entre barroca y de jazz suizo, y creí entonces, ignorancia adolescente, que la canción era suya. Cedo no obstante a nuestro editor y anfitrión el honor de elegir la que más le guste para ilustrar las presentes líneas, e invito a todos a que nos dejemos llevar por la atmósfera de estos plácidos días preludio del estío, en que las plantas de algodón están crecidas, los peces saltan vivaces del agua, y vivir, en fin, se convierte de repente en algo más fácil y amable. 

Summertime

Summertime,
And the livin’ is easy
Fish are jumpin’
And the cotton is high

Your daddy’s rich
And your mamma’s good lookin’
So hush little baby
Don’t you cry

One of these mornings
You’re going to rise up singing
Then you’ll spread your wings
And you’ll take to the sky

But till that morning
There’s a’nothing can harm you
With daddy and mamma standing by

Summertime,
And the livin’ is easy
Fish are jumpin’
And the cotton is high

Your daddy’s rich
And your mamma’s good lookin’
So hush little baby
Don’t you cry

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

14 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Rugby