Archivo de la etiqueta: Playoffs

Playoff Liga Endesa

Playoff Liga EndesaAsí queda el calendario (con los horarios) de los playoffs de la Liga Endesa de baloncesto:

Real Madrid-Baxi Manresa: jueves 30 de mayo (21:30, #Vamos), domingo 2 de junio (21:30,  #Vamos) y martes 4 de junio (21:30, #Vamos).

Valencia Basket-Unicaja Málaga: viernes 31 de mayo (19:15, M+ Deportes), domingo 2 de junio (16:30, #Vamos) y martes 4 (19:15, M+ Deportes).

Barcelona Lassa-Divina Seguros Joventut: viernes 31 de mayo (21:30, #Vamos), domingo 2 de junio (19:00,  #Vamos) y miércoles 5 de junio (21:30, #Vamos).

Kirolbet Baskonia-Tecnyconta Zaragoza: jueves 30 de mayo (20:15, M+ Deportes), domingo 2 de junio (12:30,  #Vamos) y miércoles 5 de junio (19:15, M+ Deportes).

Deja un comentario

Archivado bajo Baloncesto, Deportes, Medios

Infarto: Lakers 93- Spurs 91 (Socioapatía nos cuenta el 3-1)

28 de mayo de 2008

Los Lakers ganan en San Antonio en un partido con sabor a leyenda. Dos equipos titánicos, luchando concentrados con una intensidad sobrenatural y dando espectáculo durante 48 minutos que dan rabia que no fueran 84. Bryant, Gasol, y compañía están a un solo partido de las finales de la NBA

 

A falta de menos de un minuto por jugarse, los Lakers iban 7 puntos arriba. Dos fallos sangrantes de Gasol en la línea de tiros libres, y un ataque rápido de los Spurs para triple de Ginobili, recortaron la diferencia a sólo 4 puntos. Tras un mal tiro de Kobe Bryant que permitió una nueva transición rápida de Tony Parker, San Antonio Spurs empujó el marcador a un 93-91.

 

 En la siguiente posesión, la Mamba le pasó la pelota a Derek Fisher. El tiro no tocó el aro, y en la lucha por el rebote el balón salió por la línea de fondo. 5.6 segundos para el final del partido y balón para los Lakers. En vez de esperar a que los Spurs cometan una falta intencionada sobre él, Kobe Bryant se pasa de Diva e intenta un tiro saltando hacia atrás que de nuevo no toca ni el aro.

 

Con los Spurs perdiendo por dos puntos y 2.1 segundos por jugar, Robert Horry le cede la pelota Brent Barry a siete u ocho metros del aro. Barry arma el brazo para el triple imposible, pero no ve como se acerca Derek Fisher como una locomotora hasta que casi es tarde. Dribla hacia su derecha, y el base de los Lakers impacta con él. Con décimas por jugarse, y Fisher tan cerca que puede ver los pelos de su nariz, Barry vuelve a armar el brazo y lanza. Falla. Los árbitros no pitan nada. Los Lakers ganan.

 

A éste cronista le pone la piel de gallina la deportividad de los Spurs. Pese a que se pitaron faltas mucho menos claras durante el partido, y a que jugaban en casa, los jugadores y el entrenador han mostrado una nobleza fuera de lo común. “Si fuese árbitro, no habría llamado a eso una falta” comentó Gregg Popopovich. El propio Brent Barry reconoció que “aquello en un partido de temporada regular quizás podría pitarse. En un partido de las Finales de la Conferencia Oeste, nunca”

 

Analizando la hoja de estadísticas de éste dramático choque, destacan los 28 puntos y 10 rebotes (una sola asistencia) de Kobe Bryant. También remarcable el doble-doble de Gasol (10 puntos y 10 rechaces) y su papel de atalaya que reparte el juego desde el poste alto (6 asistencias) Nuestro querido Lamar Odom volvió a la normalidad con un 16-9.

 

Tim Duncan consiguió de nuevo números irracionales (29 puntos y 17 rebotes) pero la buena defensa de Gasol y Odom le hizo fallar 16 (que se dice pronto) lanzamientos a canasta. Tony Parker y Barry añadieron 23 tantos cada uno, y Ginobili firmó una actuación muy tímida, con apenas un 7 en su casillero anotador.

 

Los Lakers tienen 3 oportunidades para ganar el ticket a las Finales. Los Spurs no pueden perder. Mucho más espectáculo el viernes.

2 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

La Matanza de Texas: Spurs 103 Lakers 84 (la crónica de Sociopatia del 2-1)

26 de mayo de 2008

Los Lakers salieron al parquet con su peor cara, y San Antonio se la partió a base de triples: Los Spurs se recuperan de las dos derrotas a domicilio y descuartizan a LA en su estadio. Mientras que los “abuelos” de la NBA refrescaron sus piernas y su concentración, Bryant y compañía tuvieron malos porcentajes y escasa agresividad.

 

Los Lakers aguantaron el empuje de unos “ahora-o-nunca” Spurs hasta el segundo cuarto. Un parcial de 28-15 en ese periodo puso la primera piedra de la derrota de los angelinos. Ésta vez los tejanos sí que supieron defender su ventaja y aparecieron los secundarios que les faltaron otras noches. Tuvieron un sensacional 10 de 18 en triples, movieron el balón con mucha cabeza (22 asistencias) y pusieron un cerrojo en su pintura anulando penetraciones y tiros cercanos al aro.

 

Manu Ginobili (el primer jugador de la historia en conseguir ganar la Euroliga, un título NBA y un Mundial) tuvo pobres actuaciones en los dos partidos anteriores. Está lesionado en su tobillo izquierdo y tiene arrancada una uña de la zurda. Se pueden decir muchas cosas sobre su estilo de juego rácano y antiestético, pero a agallas al argentino no le gana nadie. Anoche su corazón bombeaba agua helada y consiguió 30 puntos heroicos (5 de 7 en triples) apareciendo justo cuando su equipo necesitaba anotar. Luchador, insensible a la fatiga y con los redaños para pedir la pelota e irse hasta la cocina cuando al resto de su equipo le temblaban las rodillas.

 

Todos los focos estaban en Manu Ginobili, pero el líder de los Spurs sigue siendo Tim Duncan. El gigante bonachón ayer se disfrazó de King Kong y consiguió unos salvajes 22 puntos y 21 (!) rebotes con sus movimientos de otro tiempo y su cuerpo de otra dimensión. Repartió además 5 asistencias, las mismas que Tony Parker (20 puntos), a quien suponemos que su mujer Eva Longoria le felicitó efusivamente en un sitio con menos luz que el AT&T Center.

 

Aparte de su ineptitud para frenar a Duncan, la pareja interior de los Lakers parecía competir por ver quién fallaba más bandejas fáciles. Los números pueden darnos una idea de su aciaga noche (Odom 2 canastas de 11 intentos, Gasol 11 fallos de 18 tiros) pero son incapaces de expresar la vergüenza ajena que supone ver posesión tras posesión a dos tipos enormes saltando a un paso de la canasta y soltar los peores tiros que pueden contemplarse en el baloncesto profesional. Al menos el bueno de Lamar aportó otras cosas (11 rebotes y 6 asistencias) pero Pau andaba por la pista como un diabético con un bajón de azúcar. Su equipo necesita como el comer que vuelva al nivel de los partidos contra Denver.

 

Numerosos engañosos de Kobe. Sus 30 puntos se acumularon en los minutos iniciales, y los últimos compases del partido cuando ya estaba casi todo vendido. Por una vez, Bryant estuvo chupón y fuera de ritmo, tomando malas decisiones y sin recursos para escaparse de Bruce “Karate Kid” Bowen. Después del partido comentó en rueda de prensa que era bueno que los campeones de la NBA les hubiesen “pateado el culo” de esa forma. ¿De verdad? Los Spurs estaban con la moral moribunda después de dos derrotas humillantes y ahora se saben grandes de nuevo. Y con confianza, son el mejor equipo de la NBA.

 

Los Lakers han perdido la oportunidad de resolver una eliminatoria cómoda y tendrán que sudar sangre si quieren pasar a las Finales. Después de la derrota de hoy, necesitan ganar en la cancha de los Spurs (invictos en San Antonio desde el inicio de los Playoff) si quieren luchar por el anillo El marcador de las Finales refleja un 2-1, pero el cuarto partido se jugará como si estuviesen empatados.

2 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

Simulacro de Partido: LA Lakers 101 San Antonio Spurs 71 (Crónica de Socioapatía del 2-0 de los Lakers en las Finales de Conferencia Oeste de la NBA)

24 de mayo de 2008

Los Spurs no son capaces de olvidarse de la humillante derrota del primer choque de las finales y caen por 30 puntos que podrían haber sido 50. LA Lakers hace las cosas bien, ataca y defiende en equipo, pero de nuevo tiene que ser Kobe Bryant el que dé un paso adelante y remate el partido. Los de púrpura y oro llevan 13 victorias seguidas en su pista.

 

Desde que en el salto inicial el balón cayera en las manos del base de Los Ángeles, el partido no ha tenido historia. Un 5-0 inicial, y varios parciales favorables a los angelinos, que comenzaron concentrados pero con poca agresividad (ni un solo rebote en ataque hasta el tercer cuarto) arrastraron el duelo a un 46-37 al descanso. Después, Kobe Bryant con un mínimo de esfuerzo y un máximo de elegancia, marcó 7 puntos en 2 minutos. Lamar Odom añadió otros 5 con sus movimientos de pies de bailarín del Bolshoi más un mate de videojuego, para un parcial de 20-10 que dejó el partido cerrado con un 66-48 a mediados del tercer cuarto.

 

La segunda unidad supo conservar la ventaja el resto del periodo, e incluso la incrementaron al comienzo del cuarto final con la ayuda de Lamar “de-bueno” Odom y el resto de minutos fueron para los suplentes que casi nunca juegan (una pena no poder ver más a menudo al entrañable Dj Mbenga). Volvió a aparecer el fibroso alero Trevor Ariza, lesionado desde Febrero. Intentó un único lanzamiento muy difícil que entró, y la grada del Staples Center, plagada de famosos, se puso en pie.

 

Por parte de San Antonio volvió a destacar Tim Duncan. De nuevo destrozó a Pau Gasol en el poste bajo, con sus reversos, ganchos y lanzamientos a tabla. Por fortuna para Los Ángeles falló todo los tiros libres que intentó y el impacto de su soberbia actuación fue menor. Pero más allá de sus números (12 puntos y 16 rebotes) si uno de los jugadores más educados y maduros de la Liga (Licenciado en Psicología en Wake Forest) se dedica a echar miradas desafiantes a los árbitros o brama de rabia cuando falla un lanzamiento, es que algo estaba pasando por su cabeza. Algo que al parecer, se contagió a sus compañeros.

 

Porque al resto del equipo tejano se le vio cansado, apático y sin confianza, a remolque de los Lakers durante todo el partido. Ni Tony Parker, ni Manu Ginobili fueron peligrosos en ataque (8 de 23 en tiros de campo) y el antaño baby-Jordan que fue Michael Finley, se quedó en unos discretos 8 puntos. No acertaban nunca a quién presionar en defensa (cuando apretaban a Odom, salía Bryant; cuando hacían doble marcaje a Gasol, éste siempre encontraba a algún compañero libre en el perímetro) y acometieron la canasta rival con la misma ansía y la misma imprecisión que un adolescente a punto de perder la virginidad. Pero resulta que los Spurs son el equipo con la plantilla más vieja de toda la NBA.

 

Las series viajan a San Antonio, pero tras la remontada del miércoles y el baño que han recibido los Spurs en el partido de hoy, tendrán la autoestima más baja que un impotente antes de 1998. Si Los Lakers no se emborrachan mucho el sábado y pueden contener los efectos de la resaca, no parece que el resto de la eliminatoria vaya a tener mucha historia, pero se la contaremos aquí. Con resaca o sin ella.

2 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

Quién golpea primero, no siempre golpea dos veces: 1er Partido Finales de Conferencia Oeste (la crónica de… ¡Socioapatía!)

22 de mayo de 2008

 

Los Ángeles Lakers 89, San Antonio  Spurs 85

 

Kobe Bryant y sus Lakers remontan una ventaja de 20 puntos a los vigentes campeones en un cuarto y medio para enmarcar. Volvieron a ganar en un final más apretado que las tuercas de un submarino.

 

San Antonio Spurs es el equipo más peligroso de la Conferencia Oeste. Puede que no sean el mejor, pero sí el más peligroso: saben adaptarse al estilo de juego del rival y saben ganar tanto en partidos locos como en partidos rácanos y de pocos puntos. La química en el parquet es extraordinaria y cualquiera puede perder cualquier partido contra ellos. Por eso llevan 3 anillos con prácticamente la misma plantilla.

 

Ayer saltaron con esa mentalidad, dispuestos a parar el juego en ataque de los Lakers, y romper con robos de balón el triángulo ofensivo (Odom, Gasol y Bryant) y casi lo consiguen. Un 65-45 pasado el ecuador del tercer cuarto parecía dejar sentenciado el encuentro. Pero un Kobe, que en palabras de su entrenador estaba “de vacaciones” durante el primer cuarto, volvió a coger las riendas de su equipo y con 25 puntos Jordanescos en la segunda mitad, consiguió poner por delante a los Lakers con una enorme suspensión en la cara de Tim Duncan que olía a resultado definitivo. 85-81 2:25. Pero aún quedaba más suspense por ver en Hollywood, un error de comunicación en el rebote hizo que entre Bryant y un Odom que no tenía su día, metieran en su propia canasta un lanzamiento de Tim Duncan. 85-85 y 40 segundos por jugarse. La bola para Kobe, defendido por el malvado oficial de la NBA Bruce Bowen. La mamba negra carga con el hombro, Bowen finge de forma aparatosa una falta en ataque. Todo el mundo contiene la respiración, nadie pita nada, Kobe se cuadra, lanza y entra el balón. 87-85

 

Último ataque de los Spurs. Le dan el balón a Ginobili en la esquina para el triple que falla. Los Spurs van como chacales al rebote y consiguen que el balón se quede suelto, entre jugadores tirados por los suelos. Finalmente lo recoge Sasha Vujacic, le hacen falta, encesta los dos tiros libres y el triple a la desesperada de Michael Finley no entra por el aro. 89-85 para Los Ángeles Lakers, que saldrán con la moral reforzada tras remontar un partido que se les había puesto tan cuesta arriba como a Hillary Clinton llegar a la convención demócrata con posibilidades.

 

A destacar el soberbio trabajo en el poste bajo de Tim Duncan. El pívot de las Islas Vírgenes humilló a Gasol en su duelo personal, y consiguió 30 puntos, 18 rebotes y 4 tapones que podrían haber sido mejores de mejorar sus porcentajes de tiro. El catalán volvió a cumplir sin hacer demasiado ruido, con un 19-7 que habría sido claramente insuficiente si Kobe Bryant la pasada madrugada no hubiese estado inspirado.

 

Por los Lakers, el mejor rendimiento del banquillo que en las series contra Utah y el papel de Radmanovic que se está convirtiendo en todo un especialista en primeros cuartos, firmando unos números sensacionales en los primeros compases de varios partidos consecutivos.

1 comentario

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

ORFEO SALE DEL INFIERNO: LA Lakers 108, Utah Jazz 105 (Lakers ganan 4-2 y Socioapatía nos lo narra )

17 de mayo de 2008

Kobe consigue salir del Infierno de Salt Lake City victorioso, pero su equipo casi mira hacia atrás por el camino y por un pelo no lo echa todo a perder. L.A. Lakers llegan a la Final de la Conferencia Oeste.

 

De acuerdo, me equivoqué prediciendo el resultado. ¿Pero quién iba a pensar que los sucios y más duros que el culo de un espartano Utah Jazz iban a dejar que los etéreos Lakers (si hasta van de lila por Dios) les sacasen 20 puntos de diferencia en su campo? Los de Phil Jackson han demostrado que son capaces de lo mejor, lo anteriormente apuntado de sacar una diferencia determinante en la cancha de la NBA que más se parece al Averno, y de lo peor, dejándose remontar miserablemente en el cuarto final. Pero si la mamba negra tiene el día es demasiado para cualquier equipo y de nuevo el 24 de Los Lakers fue decisivo. 

Pero no adelantemos acontecimientos. En la primera mitad, Kobe se dedicó a trotar alegremente por la pista sin forzar ni resentirse de su espalda y aprovechando las faltas que sacaba a sus desquiciados defensores. Ayudaron unos enchufados Radmanovic y Vujacic y un Derek Fisher que se viene arriba en los momentos importantes. 19 puntos arriba para los visitantes al descanso 62-43

 

Gasol no estuvo muy fino en ataque pero sí (y ya era hora) agresivo en defensa. A los jugadores altos de los Jazz, enamorados de su tiro exterior, se les hizo de noche con los brazos del catalán (4 de 18 entre Okur, Kirilenko, y Boozer al descanso). El 16 de los Lakers cerró bien los rebotes y usó el culo en defensa para algo más que para golpearlo contra el parquet como en otras ocasiones, pero también supo levantarlo a tiempo. Todo ello se reflejó en una brillantísima línea de estadísticas que recuerda al Kevin Garnett de Minnesota (17 puntos, 13 rebotes, 4 tapones)

 

La segunda unidad de los Lakers de nuevo jugó bastante peor que los reservas de los Jazz y en el tercer cuarto los mormones consiguieron mordisquear la ventaja que habían amasado Kobe y sus compañeros 87-70. Phil Jackson tuvo que sacar a sus titulares antes de tiempo y varios tiros bien elegidos de Pau, Radmanovic y Odom parecían apuntalar la victoria.

 

Pero el peligro vino por la misma pintura que Gasol y el bueno de Lamar Odom que comenzaron defendiendo con uñas y dientes y acabaron protegiendo como pudieron. Un espectacular Paul Millsap, haciendo gala de músculos, agilidad y testosterona anotó 10 puntos prácticamente consecutivos en el inicio del cuarto final que comenzó la remontada de los de Jerry Sloan. En ese momento llegó Kobe al rescate con un par de jugadas que sólo pueden salirle bien a él. De nuevo el No, no, no you can’t guard me que oímos contra Denver salió de sus labios y de nuevo anotó suspensiones tan elegantes y con tanta parábola que parecen dibujar un arco iris en el aire. Con un juego mucho menos estético, pero a base de echarle cojones y triples los jugadores de los Jazz llegaron a ponerse muy cerca en el marcador. Baile de jugadores en la línea de tiros libres y un fallo de Derek Fisher dio dos oportunidades en el mismo ataque a Utah para llevar el partido a la prórroga. La suerte acompañó a los angelinos, el balón no entró por el aro; gran final para una gran partido de unas grandes series.

 

Con todos los puñetazos, patadas, codazos y empujones que se han dado en éstas series, sorprende la efusividad y el respeto con el que se han saludado los jugadores de ambos equipos. Una frase aparte para la deportividad de Gasol, que cuando cometía una falta tenía la delicadeza innecesaria de marcar con los dedos al árbitro su dorsal. Los Jazz han sido un digno rival para los Lakers y hemos visto una de las eliminatorias más bonitas de éste año; con mucha garra, mucha pasión y muchos puntos.

1 comentario

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

“UTAH SUCKS”: Lakers 111, Jazz 104 (la Crónica de Socioapatía del quinto partido)

15 de mayo de 2008

De nuevo un partido bronco con más jugadores por los suelos que una partida de Twister con borrachos. De nuevo sangre (en la mejilla de Lamar Odom), gritos ensordecedores de la grada, actores invitados que juegan como estrellas y un final no apto para enfermos del corazón. De nuevo Kobe cerca del triple doble y de nuevo victoria para Los Lakers en casa.

La mamba negra no estaba en su mejor estado físico (disputó el cuarto partido con fuertes dolores de espalda y juega a remolque de una lesión en su dedo meñique) y decidió utilizar más su inteligencia que su poderío atlético. Cedió el balón a sus compañeros que se hincharon a pasarle la pelota desmarcado para conseguir puntos fáciles. También estuvo hábil sacando faltas a sus defensores (13 de 17 en tiros libres) y redondeó sus 26 puntos con 6 rebotes y 7 asistencias.

 

Por parte de los Jazz, volvió a destacar el ex-base de Illinois State, Deron Williams, con 27 puntos y 10 asistencias. El  point guard volvió a demostrar la sangre fría que corre por sus 191 cm. de altura y con poco más de dos minutos para el final clavó un triple forzado que ponía el marcador 101-100 para L.A. Unas situaciones que normalmente espabilan a Kobe Bryant y los suyos. Una penetración de Kobe para mate de Odom, un par de suspensiones y un crucial rebote en ataque de Gasol, para después hundir la pelota violentamente en el aro pusieron fin al suspense. 3-2 para los angelinos.

 

El juego viril de los Jazz (por llamarlo de alguna forma) no es tan efectivo fuera de su estadio, dónde les pitan muchas más faltas. Esa fue la clave del partido; mientras que Utah lanzó 28 veces desde la línea de personal, los Lakers fueron 42 a la raya de castigo.

 

Otros factor decisivo fue la “resurrección” de Radmanovic que arrastraba unas abismales series de tiro en Playoffs y que la pasada madrugada firmó un primer cuarto espectacular con 10 puntos. Sus aullidos después de conseguir una canasta, amén de su cara de loco no achantaron a Ronnie Brewer, otro tapado de los Jazz que consiguió en el mismo cuarto inicial los mismos números que el serbio.

 

Pau estuvo mucho más cómodo sobre el Staples que en el Energy Solutions Arena, con unos buenos números y controlando con seguridad el juego en ataque de su equipo (8 asistencias) Aunque de nuevo hay que hablar de la irregularidad de Gasol: Primer cuarto; 0 puntos, segundo cuarto 15 puntos, tercer cuarto 0 puntos, cuarto final 6 puntos. Ayer más que otro día fuimos capaces de comprender los problemas que tiene el barcelonés para jugar sólo: su rendimiento depende en gran medida del de sus compañeros y no es capaz de tirar solo de la banda. Aparte de no haber sido capaz de capturar ni un rebote en defensa en 44 minutos, pero esa es otra historia.

 

Los Lakers ahora tienen dos match-balls para pasar a las Finales de Conferencia. Utah tiene muchos defectos (un juego defensivo proclive a las faltas y un flow en ataque muy previsible que se engatilla en bloqueos y continuaciones posesión tras posesión) pero tienen coraje y un enorme sentido del sacrificio. Me atrevo a pronosticar que ganarán en Salt Like City y que el séptimo partido de las series, será el más bonito de todos los Playoffs. ¿Estáis de acuerdo?

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

Los JAZZ empatan la Serie a 2 en la prórroga: JAZZ 123, LAKERS 115 (la Crónica de Sociopatía del 4º partido de semis de la Conferencia Oeste)

12 de mayo de 2008

 Foto del Día de la Madre en Salt Lake City de NBA.com

 

Segundo duelo en el Energy Solutions Arena, el estadio de la ciudad más religiosa de la América Profunda. Como muestra un botón; el dueño de los Utah Jazz no acudió al partido por razones religiosas. Larry Miller, que así se llama, es un fanático miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (más conocidos como mormones) y por tanto tiene vetada cualquier actividad no religiosa durante los domingos. Sabiendo la cantidad de mormones que hay en la ciudad, la NBA elabora con cuidado su calendario: Los Jazz no jugaban en casa en domingo desde Enero de 2001.

 

Y ya hablando de cosas serias; PARTIDAZO en Salt Like City. De nuevo juego muy físico. Ronny Turiaf mandó al suelo de un manotazo al pequeño Ronnie Prince, que acabó con una brecha que sangraba copiosamente. Kobe empezó el segundo cuarto con un aparatoso vendaje en la espalda, fruto de un choque con el gigantesco Mehmet Okur. Muchísimas faltas, árbitros rozando lo ilegal, gestos de dolor, gritos desgarradores cada vez que alguien metía una canasta…. Un partido intenso, sucio y a cara de perro dónde los Jazz han vuelto a demostrar que tienen muchos más cojones que los Lakers. Inevitable hablar de Pau: el catalán volvió a defraudar en momentos clave y falló un mate completamente solo en la prórroga, el único cambio en su hoja de estadísticas en esos tres minutos decisivos.

 

En honor a la verdad, Gasol aprendió de sus errores y ya en el primer cuarto acumulaba los mismos números que en todo el partido anterior. Se dedicó a aprovechar los huecos que abrían sus compañeros con penetraciones, y se hinchó a meterlas debajo del tablero. También estuvo atento en los rechaces en ataque y en las ayudas en defensa. Un dato importante, y que suele pasar desapercibido; los Lakers se han impuesto 10 de 12 veces cuando Pau ha lanzado al menos 15 veces a canasta. Cuando los angelinos son capaces de encontrarle en ataque (y no es tan fácil según que momentos del partido) son imparables. ¿Qué ocurre? Que tras un 5 de 7 inicial, sólo ha tirado 9 veces más en todo el partido, mientras a un Kobe desquiciado, el aro le parecía del tamaño de un hoyo de golf y acumulaba tiro fallado tras tiro fallado.

 

Tras empujones, heroicidades y faltas no pitadas, se puso la bola en movimiento en el cuarto cuarto con un 79-75 a favor de Utah. Los suplentes de los Jazz barrieron a los de los Lakers en el inicio del último periodo, y con los titulares en pista la diferencia se ensanchó, 100-88, a menos de 4 minutos para el final. Tres triples de Fisher tirando de épica, otro de Lamar Odom casi sobre la bocina y un glorioso tapón del base angelino a Deron Williams, mandaron el partido a la prórroga.

 

Kobe con su espalda echa trizas, y las rodillas más hinchadas que las de Mónica Lewinsky, se empeñó en jugarse tiros muy difíciles, que invariablemente dieron en hueso, con varios tapones de un Andrei Kirilenko que parecía estar jugando al volley-ball. Un par de puertas atrás que pillaron a Gasol desprevenido, un lanzamiento lejano de Okur y otro par de penetraciones del soberbio Deron Williams pusieron el resto. Se hicieron las faltas de rigor, se lanzaron los tiros libres y los Jazz empataron las series a 2.

 

Viaje a Los Ángeles, para el siempre crucial quinto partido. Si los Lakers ganan, muy probablemente se lleven las series. Si gana Utah, se pone muy feo para los de púrpura y oro. Lo contaremos en El Mundano la madrugada del miércoles, aunque usted lo leerán el jueves.

Foto de D. Williams de ESPN.com

3 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

L.A. LAKERS 99 – UTAH JAZZ 104 (la Crónica de Socioapatía del 3er partido de semifinales de la Conferencia Oeste)

10 de mayo de 2008

Foto de ESPN

Han hecho falta 7 partidos para que las debilidades de los Lakers que veníamos apuntando: poca agresividad en el rebote, pérdida de concentración en momentos clave o un irregular lanzamiento de tres puntos… les costasen una derrota. Y aún así han perdido por sólo 5 puntos.

 

Un monstruoso Carlos Boozer con 27 tantos (11 de ellos en el último cuarto) y 20 rebotes, fue el espolón de proa de unos Jazz que han sido el mejor equipo en su estadio durante la temporada regular (37 victorias por sólo 4 derrotas). El público de la ciudad mormona, autoproclamada la afición más ruidosa de la NBA protesta, ruge y encoje las muñecas de los que no tengan suficiente carácter. Ésta madrugada sólo ha demostrado tenerlo Kobe Bryant que con sus 34 puntos mantuvo con vida a unos Lakers que han dado una paupérrima imagen, pero insistimos que aún así han estado muy cerca del 3-0.

 

Con 2:50 para el final, los Lakers estaban sólo 3 puntos abajo. Tres canastas consecutivas del “oso” Boozer (anécdota músico-faralundera: el jugador de los Jazz es el casero de Prince) y tres ataques mal resueltos de Los Ángeles, hicieron crecer la diferencia hasta 9. Tras dos tiros libres de Kobe Bryant y uno de Lamar Odom, tenían la oportunidad de con un triple ponerse a 3 de nuevo, con menos de un minuto para el final. Luke Walton (otra anécdota músico-famosil; estuvo saliendo con Britney Spears) recibe un pase de Pau. Se dispone a cederle el balón a Bryant, pero se le escurre entre los dedos y sale botando lentamente por la línea lateral. La cara de Luke es un poema y el grito de ira de “la mamba negra” se oyó hasta en su Philadelphia natal.

 

Los Jazz han sabido aprovechar los huecos que ha dejado la errática defensa de los Lakers. Muchos tiros abiertos del turco Okur y varias penetraciones fáciles para Deron Williams, que han ocasionado que Utah llegue al 50% de tiros de campo por primera vez en los Playoffs. Un partido completo, equilibrado y sin estridencias, pero repartiendo hostias como sólo ellos saben (hasta en eso hay clases) con la venia que les han dado unos árbitros lógicamente caseros.

 

Los Lakers pierden su primer partido sin poder sacar nada positivo más que el consuelo de que un rapapolvo a tiempo a veces evita problemas mayores. Pau Gasol ha jugado el que probablemente sea su peor partido desde el traspaso (5 balones perdidos y 2 tapones recibidos) Odom no ha estado nada bien en ataque, y el equipo que se ha destacado durante todos los playoffs por repartir el juego en ataque, y dar el pase extra; se ha quedado en unas tristes 14 asistencias.

 

Con apretar un poco más las tuercas en defensa y elegir mejor los tiros, los Lakers no tienen por qué tener problemas para eliminar a Utah Jazz. Son superiores, tienen imaginación y mucho más talento que el equipo de Salt Lake City. Pero también menos kilos de músculo y una afición mucho más tibia. El partido de hoy ha sido la prueba.

5 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

L.A LAKERS 120- UTAH JAZZ 110 (Crónica de la segunda semi de Conferencia por Socioapatía)

8 de mayo de 2008

Foto de ESPN

A Kobe Bryant le da igual quien le defienda, qué partido sea o qué haya comido ese día. 34 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias. Números estelares (con grandes porcentajes) para celebrar su premio de MVP (jugador más valioso de la temporada) que le fue concedido el martes. Anotó cuando quiso y los Jazz solo pudieron pararle llevándole a la línea de personal, desde donde estuvo brillante con 11 de 12.

 

Pero tampoco tuvo mucha historia el encuentro, Los Lakers lo abrieron con un parcial de 33-18 y supieron administrar ese colchón de puntos durante todo el partido sin aspavientos ni matarse demasiado, con un estilo de suficiencia y elegancia que ya impregna hasta a los suplentes. Gasol estuvo muy completo con 20 tantos, 5 rebotes, 5 asistencias y 5 tapones aunque sus frecuentes pájaras coincidieron con los peores momentos de su equipo; algo que distingue a los grandes líderes, de los simplemente grandes jugadores como Pau. De todas formas, los Lakers no tuvieron problemas para anotar y forzaron muy pocos tiros difíciles, como en las anteriores series.

 

Pero Utah Jazz ni remotamente se parece a Denver. Ha demostrado ser un equipo duro en defensa y mejor equilibrado en ataque de lo que cabría esperarse de ellos. Su único problema ésta madrugada fueron las faltas; cometieron 30 que permitieron ir a la línea de tiros libres 43 veces a los Lakers. Eso hizo que su escasez de hombres altos, permitiese a los Lakers rebotear bien y mantener un buen ritmo defensivo. Por lo demás los Jazz se mostraron un equipo sólido, serio y competitivo aunque pese a ello, sólo consiguieron ponerse por delante en el marcador una sola vez y por un solo punto.

 

A DESTACAR:

 

LAKERS: Derek Fisher fue el as que se guardaban los Lakers en la manga. Tras una actuación raquítica en Playoffs hasta el momento, encestó 22 puntos con una gran selección de tiro, y tomó la responsabilidad en los momentos importantes del choque. Ni su extraña mecánica de tiro ni su enorme lentitud parecieron ser un problema para un jugador con kilos de carácter y marcado por problemas personales (su hija Tautum tiene un cáncer de retina de muy difícil curación)

 

UTAH: Por los Jazz, el enérgico ala-pívot Millsap debido a la ausencia de Boozer y Okur, en el banquillo por problemas de faltas, mantuvo en jaque a Gasol y Odom en los dos extremos de la pista. 17 puntos y 10 rebotes y una fiereza que puede desequilibrar el duelo por parejas (y hasta ahora igualado) que están teniendo los pivots de L.A. y Utah, en los siguientes partidos.

2 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes