Archivo de la etiqueta: Pioneros

Batería, Guitarra y Twist de Julián Molero

Batería, Guitarra y Twist es un fabuloso libro de Julián Molero sobre los inicios del rock ‘n’ roll madrileño. La historia de los pioneros.

Julián, hermano de Herminio Molero –fundador de Radio Futura– es uno de los hacedores de La Fonoteca, el sitio que recupera la memoria del pop rock español (biografías, discografías comentadas, audios, etc.). Esta ingente labor es el mejor aval de Batería, Guitarra y Twist. Muy recomendable.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Madrid, Música, Recomendaciones

Felices 87 años Chuck

Chuck Berry

Chuck Berry cumple hoy 87 años. Se dice pronto, 87 otoños. Sin duda es el más grande compositor de Rock & Roll. Su influencia llega a nuestros días. No se puede entender la explosión del Pop y el Rock de los 60, 70 y décadas sucesivas sin su presencia. Desde Beatles, Rolling Stones hasta AC/DC o Jimi Hendrix por mencionar tan solo 4 ejemplos. ¿Quién no ha tocado una canción suya”.

Hace unos años viendo uno de esos excelentes documentales de las teles anglosajonas sobre los inicios del R&R me llamó la atención un comentario de su colega Carl Perkins, autor entre otras del clásico “Blue Suede Shoes“. Venía a decir que al escuchar su primer disco “Maybelline” (1955) lo vio claro: era algo nuevo porque incorporaba elementos del Country al Rythm & Blues eléctrico (marca de la casa Chess, su discográfica). “This black cat knew his Country & Western”. Esta frase de Perkins define claramente lo que era la nueva música que iba a cambiar el panorama sonoro del planeta. No digo que Berry inventase el género, pero es uno de los pioneros y quien mejor supo integrar dos mundos aparentemente dispares pasando por encima de barreras raciales y prejuicios.

Maybelline” de hecho era una adaptación de “Idle Red” de Bob Wills, un grande del C&W.

En la historia de las canciones inmortales de la música popular hay varias composiciones suyas como “Rock & Roll Music“, “Roll Over Beethoven“, “Johnny B. Goode” y “Sweet Little Sixteen“.

La admiración que sienten por él otros músicos es palpable en esta foto del año pasado: a Paul Simon, Leonard Cohen y Keith Richards. ilustres veteranos, se les ve encantados y radiantes en su presencia. Seguro que el maestro de St. Louis les había contado algún chascarrillo.

Simon, Cohen, Richards, Berry

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

La Cuenta Atrás de Micky (por Rodri)

23 de junio de 2010

Sí hay “Mickymorfosis”, sí la hay. Fue su tercer álbum en solitario grabado en 1975. Pero, aparte de esto, la “Mickymorfosis” de este madrileño, hijo de asturiano y de alemana, (por eso habrá grabado el disco en Gijón y por eso su pelo de hace cuarenta años era lacio y rubio) no es ni hemimetabólica, sencilla y simple,  ni homometabólica, complicada y completa. Micky, desde su adolescencia a su rotunda y espléndida madurez, ha pasado por las fases o mudas de la “Mickymorfosis” sin dejar jamás la actividad de cantante. Es el cambio continuo para estar siempre igual y en el mejor momento.

Ví a Micky y Los Tonys, yo como espectador, en las Matinales del Circo de Price de Madrid, cuando se le anunciaba como “el hombre de goma” y en verdad lo era. No recuerdo la fecha.

Los Continentales actuaron el 8 de diciembre de 1963 abriendo lo que sería la última temporada de estas matinales que iban a ser suprimidas en el 64 por orden gubernativa. Pero Micky estaba allí porque iba a todo. No hablé con él hasta que Los Continentales inauguramos el Club Mónaco de la calle Fundadores, 9, en el otoño-invierno del 64. Ya he dicho que Micky iba a todo e iba a vernos al igual que hacía con otros grupos en otras salas. Como tengo una memoria de elefante recuerdo que hablamos de un amigo mío que hizo la “mili” en Aviación como él y como tiene de nombre Eduardo Matías López, Micky le llamaba “el chocolate”.

Micky no es sólo un cantante. Micky es un showman. Actor y no por haber hecho “Megatón ye-ye” con Mochi y aquella dulce y angelical María José Goyanes, o “Codo con codo” junto a Massiel y Bruno Lomas o “La vida sigue igual” con Julio Iglesias (llamado entonces “El termo”) o “Casi jugando” al lado de Elsa Baeza, sino por sustituir a Alfredo Landa en el Teatro Marquina en la comedia “Yo quiero a mi mujer”. Muchos se acordarán de “En el rollo está la solución”.

Y en la radio también se ha movido: Premio Ondas por “Windy Club” en 1968 con la Cadena SER. En el 70 fue nombrado “Disc-Jockey” del 70. En R.N.E. hace “Micky-Música” con Alfonso Eduardo, Julio Palacios y un servidor.

Pero siempre cantante y hombre de escenario. Paso de referenciar los años fantásticos con los temas de Fernando Arbex y me planto de golpe en la sala El Sol de la calle Jardines, 3, para la presentación más oficial en Madrid del último disco de Micky.

Eran las once en punto de la noche. Cinco músicos vestidos de negro salen al escenario a las once de la noche. Tocan un tema instrumental y la magia empieza a las once de la noche. Micky aparece con blanca corbata y camisa negra a las once de la noche. Se pone en marcha “La Cuenta Atrás” a las once de la noche. Durante un hora y media larga con los bises “El coloso del ritmo” (nuevo término, ¿no es Mickymorfosis?) nos mantuvo electrizados e hipnotizados con las canciones del disco “La Cuenta Atrás”, producido por Jorge Explosión,  y con emotivos y legendarios temas de Los Tonys. ¡Como me gusta “Ya No Estás” de “Megatón ye-ye”!

¡Flipo con “Gloria” de Van Morrison! Alucino, vecino, con “Buona Sera” en sonido auténtico del trompetista y cantante Louis Prima. Y con las canciones que no conocía del disco nuevo en soporte vinilo. Y al abrirlo, me sorprendo con canciones escuchadas en la noche del sábado que tienen letra de Micky, otras, su música. ¡Y que letras! A estas alturas, el Carreño dice: tu cuerpo me lo pido desabrochado hasta los pies. ¡Y lo hace con el coro cómplice del público!  Porque desde que sale al escenario, usa la pandereta como si fuera un intercambiador sonoro de complicidades. Y la armónica. Y el movimiento en el escenario con Los Colosos del Ritmo. Y la participación con el público en la sala. Micky baja los peldaños y se mezcla, se funde, se abraza con la gente. Y los sorprende y divierte como cuando se marca, acompañado por los guitarristas, un “break-dance baygon” Y nosotros, los que lo vivimos, oyéndole con una cerveza bien fría, escuchando “Con Que Sutileza” y con sabor a Elvis y un guiño a Beatles.

“Los colosos del ritmo” son músicos fenomenales. Dos de Los Imposibles: Javier Donaira, el batería y Paco Poza, el guitarra de punteo (así se decía antes) y tres de Imperial Surfers: Javier García, saxo, Esteban Ramíro, guitarra de acompañamiento (también en Tuna Tacos) y Miguel, el bajo, que es la alegría de la huerta en escena. Todos los bajistas nos fijamos en los bajistas como si fuéramos a tocar “Te Para Dos” en el cambio de orquesta en un escenario.

A las once en punto de la noche fue la música, fue el rock, fue el gran espectáculo de luz y sonido. Desde el Circo de Price hasta la El Sol pasando por Eurovisión. Era el chico de la armónica que decía “adiós, adiós” en inglés a una señorita alemana y ahora esta “¡Harto!” y hace que lo cantemos con él.

No lo dudéis, para animarse: “en Micky y Los Colosos del Ritmo está la solución”

Entrada relacionada:

Vuelve Micky

11 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Vuelve Micky

3 de marzo de 2010

Comiendo en El Schotis coincidí con Micky, un pionero del rock & roll en español. Me contó muchas cosas, entre ellas que acaba de terminar de grabar un disco para Munster Records. Y también que tanto Elvis como Flying Burrito Bros grabaron canciones que Fernando Arbex (ex Estudiantes y Brincos) compuso para él. Pero mejor que nos lo cuente el propio Micky, que vuelve, aunque nunca se ha ido.

9 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música

Emilio Cañil: adiós a un pionero (Efe Eme)

30 de enero de 2010

El fallecimiento de Emilio Cañil Bartolomé, fundador de Discoplay, ha descubierto varias facetas de su persona y también de la industria de la música grabada. Y quisiera empezar destacando los comentarios -de sus clientes y colaboradores- escritos aquí, en mi blog y en otros sitios de la red: todos transmiten un enorme cariño hacia su persona y un gran respeto por su labor. Ángela, su viuda, me contaba emocionada su sentimiento de agradecimiento, por el reconocimiento para alguien que siempre huyó de los focos públicos.  

El pasado mes de noviembre Don Emilio cumplió 65 años. Natural de Rascafría, su primer trabajo en la capital fue en la editorial Aguilar. Algo decisivo en su vida y su carrera profesional. Ahí estaban la mujer de su vida y Mariano Fuentes, con quien empezaría a vender discos en el Rastro (1964-1970). Posteriormente los caminos de la joven pareja (tenían 19 años cuando se conocieron) quedaron sellados. Ellos emprendieron caminos profesionales distintos: las tiendas MF y varias iniciativas de Cañil, hasta la formación de Discoplay en 1973.

El trabajo (administrativo) en Aguilar le proporcionó la oportunidad de involucrarse en su otra gran pasión cultural: los libros. Vender música en el Rastro era un complemento a su salario. Como lo eran las distintas peripecias –el mercadillo de Benidorm durante el verano o el puesto navideño en la madrileña calle de Bravo Murillo– que desembocaron, primero, en la creación del Boletín y después en la apertura de la tienda de Gran Vía. Cuando el volumen del negocio auguraba posibilidades, dejó la editorial y se volcó en Discoplay. Ángela siguió en Aguilar. Pero ayudaba y participaba en el incipiente negocio. De hecho el nombre y el logo fueron inspiración suya: una tarde en La Bobia, mientras soñaban y planificaban su futuro.

Cuenta Rafa Cañil, su hermano, que el primer Boletín como tal, salió en 1972, pero ya antes se enviaba un doble folio doblado en cuatro partes (1969) y aún antes una cuartilla doblada como “E. Cañil Discos por Correo”. Y es precisamente este aspecto el que da pie para reseñar algunos aspectos en los que Emilio Cañil fue pionero.

La venta por correo era una aventura arriesgada en España. Las experiencias de éxito eran escasas. El Círculo de Lectores era una de ellas. Pero nunca se había intentado con la música. Y en aquella época los LPs no eran un formato cómodo y requerían un espacio para guardarlos y empaquetarlos. El primer almacén estaba cerca de la céntrica calle de la Cava Baja. Esos proto boletines que acabaron siendo el clásico BID (que llegaba a todos los rincones de España, fomentando la difusión y distribución de la Música Popular) sirvieron para empezar a cerrar la brecha entre Madrid y Barcelona con el resto del país. Otro problema añadido –encontrar clientes- fue resuelto con ingenio y eficacia: se enviaron cartas a todas las administraciones de Correos solicitando información sobre personas que tuvieran tocadiscos (un bien escaso en la España rural de entonces).

El primer centro comercial que se abrió en Madrid fue “Claudio el Loco”, en la calle Claudio Coello del barrio de Salamanca. Y Cañil estuvo ahí desde el principio con su stand.

Discoplay también fueron los primeros en vender merchandising: chapas, camisetas, pósters (especialmente recordados por muchos de nosotros), etc. Lo mismo podemos decir de la venta de entradas para conciertos y recitales (como nos recordaba Lorenzo Rodríguez, responsable del Rock-ola).

Otra innovación fueron sus campañas de fidelización: se entregaban distintos Diplomas a los mejores clientes.

Párrafo aparte merece la apertura de la tienda de Moscú en 1992. La primera tienda occidental en la capital soviética, como resaltaba Billboard (gracias a Anselmo por el enlace).

La primera tienda se abrió en el sótano del edificio Los Sótanos de la Gran Vía. Cuando el cambio de propietario del inmueble les obligó a mudarse se marcharon a la Torre de Madrid. También tenían tiendas en la calle Hernani y en el centro comercial de La Vaguada y abrieron una en Benidorm. Sus locales de Bilbao y Pamplona también fueron pioneros en el concepto “franquicia” (aunque este nombre no se conocía en aquellos tiempos).

Hay aspectos del negocio que se han puesto de manifiesto estos días. Son de los que vengo escribiendo habitualmente en estas páginas, como el precio de los discos. Los más fieles recordareis que sostengo que el precio de los LPs, casetes, CDs, etc. no dependen de las discográficas. Es asunto exclusivo de las tiendas. Y cuando os quejáis de que son caros, en realidad os estáis refiriendo a El Corte Inglés y similares. Porque no era el caso de Discoplay. Ni de MF ni Madrid Rock (Pepe Arnedo también empezó vendiendo discos en el Rastro). Los Cañil daban el mejor precio que podían ofertar. Y cuando años más tarde aterrizó FNAC, Arnedo y sus Madrid Rock reaccionaron con una guerra de precios (que beneficiaba a los consumidores y provocaba enormes dolores de cabeza a las compañías presionadas por las tiendas, sus clientes). Y ojo, que en un principio no había IVA, como ahora. El cual subirá al 18% en unos meses. El más alto de cualquier producto cultural.

En los 80 tener un sello discográfico era algo sexy. Y las tiendas –y sus propietarios- no fueron ajenas a esta explosión (no podemos olvidar tampoco el efecto Branson). Chocolat (Baleares) montó Discmedi, que sigue en funcionamiento. En Madrid Escridiscos, primero, y Arnedo, después, fueron accionistas de la Twins de Paco Martín. Julio Ruiz (autor del post sobre el Rastro, cuyo enlace está en el 2º párrafo) cerró su tienda y se centró en su compañía, especializada en bandas sonoras (Vinilo). Pablo López en Barcelona usó el nombre de su tienda (Balada Discos) para la suya. Y nuestro héroe de hoy no fue ajeno a estas movidas. Estuvo ahí desde el principio: editó los fondos fonográficos de Moses Asch, la legendaria Folkways Recordings. Fueron más de  cien referencias: Woody Guthrie, Pete Seeger, Memphis Slim, Cisco Houston, Duke Ellington, la primera edición completa de las canciones de la Guerra Civil Española con sus textos originales, etc. En ediciones cuidadas y a un precio competitivo.

Cuando los problemas económicos se amontonaron, y los impagados alcanzaron niveles insostenibles para el normal mantenimiento del negocio, varias discográficas se aliaron para mantener Discoplay a flote. No voy a dar los nombres de los que no se sumaron al plan rescate (que incluía participación accionarial). Prefiero resaltar a los que ayudaron: independientes nacionales como Dial, Fonomusic y Nuevos Medios; multis como CBS y juraría que BMG. Que me disculpen los que apechugaron y no he mencionado. Tienen los comentarios para rectificarme.

La vida ha jubilado a Emilio Cañil a sus 65 años. Pero su obra –la actividad comercial- y su persona –culto, instruido, inquieto y sobre todo excelente persona, amigo de sus amigos) permanece en nuestros corazones. Y ahora gracias a Internet también lo hará en nuestra memoria colectiva.

Publicado en Efe Eme

Entradas relacionadas:

Tributo a Emilio Cañil (por Antonio González Lejárraga)

Tributo a Emilio Cañil 2 (imágenes cedidas por Antonio González Lejárraga)  

Falta de respeto total (Efe Eme)

Algunas aclaraciones sobre las discográficas (Efe Eme) 

¿A quién le pilló el toro del cambio tecnológico? (Efe Eme)

El precio importa (Efe Eme) 

Aún colea la teoría de la Larga Cola (Efe Eme)

Colaboraciones 2: Hasta aquí podíamos llegar (para Ritmos del Mundo) 

Algunas consideraciones (Efe Eme)

El precio de los discos en El Corte Inglés 

Agravios comparativos 2 (Efe Eme) 

Agravios comparativos (Efe Eme) 

Por una Ley de la Música (Efe Eme)

Arte y Negocio (Efe Eme) 

Así están las cosas: el círculo vicioso (Efe Eme)

La Música no es Cultura (Efe Eme) 

Valor y Precio de la Música (en Efe Eme)

6 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Aniversarios (Efe Eme)

4 de abril de 2009

cabecera20el20mundano2004-04-09-a

Desde hace poco más de un mes vivo una época de aniversarios y celebraciones. Un re-encuentro con viejos amigos y compañeros de fatigas de la década de los 70 (y posteriores).

 

Los 30 años en antena del “Flor de Pasión” de Juan de Pablos fueron el pistoletazo de salida. Aunque el programa comenzó su andadura en la desaparecida Radio El País su aniversario coincide con los 30 años de Radio 3, donde ahora se emite su programa cada tarde a partir de las siete. Pero su andadura en los medios musicales es incluso anterior, como la de Julio Ruiz cuyo “Disco Grande” (también en R3, a partir de las nueve de la noche) cumplía 38 años la semana pasada. Tanto Juan como Julio (y quien escribe estas líneas) comenzaron sus aventuras radiofónicas en la 99.5, la desaparecida FM de Radio Popular de Madrid (semillero de lo que luego fue Onda 2 y parte de cuyo plantel formó parte de Radio 3).

 

Precisamente uno de los programas en la Popu de Juan de Pablos, “Ozono”, junto a Juan Romero y Chema Martínez, fue el nombre de la revista que lanzamos a los quioscos ese grupo de entusiastas de la música. Dábamos nuestros primeros pasos empresariales, bajo la dirección de Álvaro Feito (el único de nosotros que reunía los requisitos legales para encabezar semejante aventura).

 

Álvaro al igual que Julio (y otros como Antonio Gómez) se había iniciado en la revista “Discóbolo” (la “Caravana” de Ángel Álvarez también sirvió de punto de encuentro para quienes gustaban de “otras músicas” que no fuesen las horteradas del momento).

 julio-ruiz

Los 38 años de “Disco Grande” coinciden con los 38 de la primera 99.5, la de Alfonso Eduardo (otro pionero) y Rafa García Loza. Que un año después daría lugar a “la nuestra”, bajo el liderazgo de Gonzalo García Pelayo y José María Goñi. Y para celebrarlo nos reunimos –por segunda vez tras una primera y espontánea cita decembrina- alrededor de un cocido. Para contarnos batallitas. Y comentar la jugada (el estado actual de los medios, la música, el panorama en general). Han pasado los años, hemos perdido pelo y salud, ganado escepticismo en algunos casos o mantenido la ilusión y la pasión por la profesión en otros. Pero modestia aparte sólo puedo admirar lo que este grupo (más los ausentes) logramos en su momento. Nadábamos contracorriente en la España de los últimos años de la dictadura, pero cambiamos gustos, creamos tendencias, despertamos apetitos musicales desconocidos. En resumidas cuentas, desde Madrid, ayudamos al despertar de muchos. El desembarco posterior en Radio Nacional (el “Para Vosotros Jóvenes” de Carlos Tena y Radio 3 a partir del 1 de julio de 1979) ampliaron las perspectivas a nivel nacional. Algo que ya forma parte de la memoria colectiva, no sólo de la nuestra. Y no es nostalgia. Tampoco historias de abuelos.

 7000-jml

El pasado 2 de abril me acerqué a Prado del Rey para darle un abrazo en directo a José Miguel López por sus 7.000 programas de “Discópolis”. Fui con la cámara (y junté a los dos Julio Ruiz de la música para una foto, Julio Vinilo y Julio Ruiz Llorente de “Disco Grande”).

 jr-jr

Casualmente el día antes había cumplido 32 años de relación laboral con RNE. “Discópolis” llegó después de 10 años en otros programas de Radio 3 como “Perfil del Ruedo”, “Los directos de Radio 3”, “Disidentres”, “Ruta-3”, u otros en Radio 1 y Radio Exterior de España.
chin-chin

Unos días antes José Miguel escribía en el blog:

 

[…] Tengo que agradecer nuevamente a Rodri y a Fernando Argenta que en su momento un lunes 5 de abril de 1987 a las cinco en punto de la tarde tuvieran a bien apoyar este proyecto. Recuerdo muy bien que Fernando me dijo: “ya está bien de ir a la contra con ese Disiden-3 que haces ahora los fines de semana” (se emitió entre 1985 y 1986 los sábados y domingos de 21 a 24 horas). Y siguió: “prepara algo que sea positivo, con esas músicas africanas que tanto te gustan…pero no olvides lo celta ¿eh?”. Desde entonces han pasado 22 años, tres meses y dos días. Los cambios horarios son de record Guinness, pero contra lo previsto ha facilitado que la audiencia haya sido variadísima. El día uno de abril además hago otro cumpleaños: 32 años de contrato fijo en RNE. […]


José Miguel López ingresó en RNE cuando Radio 3 no existía y compartió su primer destino en REE junto a Fernando Delgado, Pedro Piqueras, Consuelo León, Pilar García Padilla, Beatriz Pecker, Ana Martínez o Sabas Martín. Al convertirse Radio 3 en octubre de 1981 en emisora con 24 horas de programación  se sumó al proyecto.

 

Se cruzan los caminos y en este caso confluyeron en Radio 3. Otro día habrá que rendir homenaje a la Radio Vida sevillana de Alfonso Eduardo (cuyo traslado a Madrid fue crucial). Y al Disco Expres y su “mudanza” de Pamplona a Barcelona… y por supuesto a la siempre pujante escena layetana…

 

Publicado en Efe Eme

11 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Recomendaciones

El Re-encuentro 2 (el 2º cocido de la 99,5)

2 de abril de 2009

Tras nuestra primera reunión hubo una moción para repetir en marzo del 2009. Lo del mes era porque se celebraba el aniversario de la apertura de la emisora. En realidad de su primera encarnación, la liderada por Alfonso Eduardo y Rafa García Loza (marzo de 1971), donde ya figuraba Julio Ruiz en la alineación titular con dos programas: “Disco Grande” que estos días ha cumplido 38 años en antena y “La música pop de p a p”. Ya en 1972 bajo el liderazgo de Gonzalo García Pelayo y José María Goñi se inició nuestra andadura.

 

Así que el pasado martes nos volvimos a ver alrededor del cocido de El Schotis. Hubo 3 bajas respecto de la primera vez: Chema Martínez, Javier García-Pelayo y Antonio Gómez. Y también hubo altas, que no pudieron venir en diciembre e hicieron todo lo posible por estar ahora: Mario de Castro, Moncho Alpuente, José María Goñi y Marino Goñi.

 

El video –que encabeza esta entrada- es un montaje de Jorge Muñoz. Y las fotos son de Manolo Fernández, menos la primera que es mía (y Álvaro Feito está tapado).

cocido-ii

De izquierda a derecha: Marino Goñi, Jorge Muñoz, Alfonso Eduardo, Moncho Alpuente, Manolo Fernández, Mario de Castro, Gonzalo García Pelayo, Julio Ruiz (quien tapa a Álvaro Feito), Cifu, José María Goñi y Montse Domenech.

cocido_01

Álvaro Feito, Julio Ruiz, Mario de Castro, José María Goñi (quien tapa a Montse Domenech), Cifu, yo, Marino Goñi, Jorge Muñoz, Alfonso Eduardo y Moncho Alpuente.

cocido_02

cocido_03

cocido_05cocido_06

¡Hasta la próxima compañeros!

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

Radio Popular FM en 1972 o la 99.5 como un viaje iniciático (por Antonio Gómez y Adrian Vogel)

 

El cocido de 99.5 (Radio Popular FM)

 

La prensa musical en España: el admirable trabajo de unos pioneros (por Antonio San José)

 

Ozono

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Madrid, Música, Medios, Recomendaciones

La prensa musical en España: el admirable trabajo de unos pioneros (por Antonio San José)

8 de enero de 2009

burning-ceseepe-disco_express_1977

Viñeta de 1977 de Ceesepe para Disco Expres inspirada por “Jim Dinamita” de Burning

Aguardaba cada sábado, después de comer, la llegada al kiosco de la calle Montero Calvo de Valladolid de “El Musical”, un periódico semanal editado por la cadena SER, que recogía noticias, entrevistas y críticas de discos en aquel inicio de los años setenta. La publicación traía mucha publicidad, como correspondía a la creciente cadena 40 Principales, pero lograba ofrecer una panorámica interesante de lo que ocurría en el mundo de la música y, de vez en cuando, incluía superposters  de algunos artistas que terminaron decorando mi habitación: de Serrat a Jimi Hendrix. Eclécticos que eran los editores.

 

Aquel periódico sin demasiadas pretensiones, que dirigía nominalmente Basilio Gassent, el único jefe de la Sociedad Española de Radiodifusión que cumplía los requisitos legales de titulación para ello de acuerdo con la ley Fraga entonces vigente , se convirtió al cabo de los años en “El Gran Musical”, un título homónimo al programa que se emitía por la cadena todos los domingos a mediodía dirigido por Tomás Martín Blanco y Rafael Revert. A mí no era la publicación que más me gustaba, pero no había demasiadas y mi pasión musical me empujaba a los puestos de prensa con una adicción propia de males mayores.

 

Entre las revistas que yo compraba con asiduidad estaba la legendaria “Discóbolo”, en la que oficiaba con arte y maestría un auténtico pionero como Alfonso Eduardo Pérez Orozco. Era un tipo de publicación formalmente seria y austera, pero fue una de las primeras, junto con la que editaba José Luis Álvarez. Era lo que había en una España que vivía de espaldas al mundo y en la que todo lo interesante había que traérselo de Inglaterra o de Estados Unidos, porque aquí seguíamos siendo lamentablemente diferentes.

 

No obstante, descubrí enseguida, con apenas trece años, dos títulos que me marcarían indeleblemente en mi adolescencia. Mis publicaciones de cabecera durante muchos años y el alimento musical más preciado porque por aquel entonces no disponía de “numerario” suficiente para comprar discos (los elepés costaban la friolera de 300 pesetas). Aquellas preciadas vitaminas fueron “Mundo Joven” y “Disco Expres”. Cada cual en su ambiente y las dos complementándose en mi ansia por saberlo todo de los artistas a quienes más admiraba.

 

“Mundo Joven” fue un semanario valioso, bien hecho y magníficamente dirigido. Su editora tenía que ver con sectores religiosos filo Opus, pero tuvo el acierto de no impregnar a su revista de ideología dura y dejar hacer a los “musiqueros” que por allí pululaban al lado de periodistas de confianza de la casa. Tenían la redacción en la calle Luisa Fernanda de Madrid y aparecieron como secuela de  la revista “Tele Guía” que entonces editaba aquella empresa y que cerraría para dar paso en los kioscos a la nueva criatura. En su redacción, una plantilla diversa entre cuyos nombres recuerdo a Manuel Leguineche, Jesús Torbado, Jesús Picatoste y José Manuel Alonso Ibarrola (como directores), José María Iñigo, Lluis Crous, Camino Ciordia, Pilar Cambra, Pilar Urbano (¡sí, si, ella misma1), Charo Martínez Garin, y otros compañeros y compañeras mártires que dedicaron a aquella aventura los mejores años de sus vidas.

 

En “Mundo Joven” se hablaba del Festival de Woodstock y del de la isla de Wight, se reseñaban los conciertos que tenían lugar en los Estados Unidos y en Gran Bretaña, se ofrecían buenas entrevistas y se escribía con corrección. Un lujo que se miraba de reojo en espejos foráneos como la francesa “Salut les Copains”, que entonces leíamos con fruición.  

  

disco-expres1disco20expres203

Disco Expres”, era otra cosa muy distinta. Se trataba de un periódico editado en Pamplona por Edwin Mauch, al estilo de nuestros idolatrados “Melody Maker” y “New Musical Express”. Junto a nombres como Jesús Ordovás, Joaquín Luqui (en un principio) o Gonzalo García Pelayo (“Vuelo sin motor”); allí oficiaba como gran gurú periodístico el letraherido Jordi Sierra i Fabra, que se hacía él sólo medio periódico desde Barcelona sin despeinarse en absoluto. Sus dobles páginas eran un torrente de documentación que guardábamos cuidadosamente para nuestros programas de radio, aunque las erratas fueran tan flagrantes como la de llamar, en titulares bien gordos, John Elton a Elton John, a raíz de la aparición de su álbum “Madman across the water”. Pero, en fin, todo se lo perdonábamos por los buenos ratos que nos procuraba el ritual de ir a comprarlo puntualmente cada semana.

 

 auau-dylan

En Madrid es necesario reseñar un par de excelentes revistas muy ligadas, por cierto, al Mundano que edita lo que se ha convertido ya en un club de encuentro de viejos colegas y amigos. “AU” (“Apuntes Universitarios”), era la publicación oficial del Colegio Mayor Chaminade y gracias a los buenos oficios de Domingo Jaumandreu, se convirtió en una especie de órgano escrito del excelente equipo profesional de la 99,5, la emisora más importante de este país en la difusión de música progresiva de todos los estilos. Como una especie de secuela de ésta, surgió algo después “Ozono”, un título inspirado en el legendario programa de Juan de Pablos en aquella radio (hoy todavía en antena a través de Radio 3), que dirigió Álvaro Feito y en el que colaboraron también muchos de los especialistas de aquel grupo haciendo de la solvencia, el conocimiento y el rigor, banderas del proyecto.

 

 ozono

De vez en cuando, sólo de vez en cuando, le echábamos una ojeada a “El Musiquero” y “Sonocontrol”, dos publicaciones editadas por José María Iñigo, que poco tenían que ver con las anteriormente reseñadas. Y, desde luego, nunca dejamos de mirar a Barcelona donde a mediados de los setenta se editaron otros tres títulos emblemáticos. “Vibraciones” estaba dirigida por Ángel Casas y era una revista mensual excelente con las firmas de Lluis Crous (procedente de “Mundo Joven”) o el malogrado Claudí Montañá. La segunda era, y es, “Popular 1”, fundada por Jordi Sierra i Fabra y dirigida por Martín J. Louis. Y la tercera, con buen diseño e interesantes contenidos, respondía al nombre de “Extra!”.

 

Otros títulos madrileños como “Disco Show”, editada por el inefable Rafa García Loza, merecen ser reseñados sin más honores que nunca tuvieron y pienso que jamás pretendieron, al ser concebidos, básicamente, como soportes publicitarios para la industria del disco.

 

De aquellas pioneras, sin las que no puedo entender mi adolescencia, mi tiempo libre ni el destino de mis magras propinas, nacieron después “Rock de Luxe”, “Ruta 66” o “Efe Eme”. 

 

ac-dc-en-kerrang 

Y, cómo no, citar dos publicaciones actuales como “Heavy Rock” y “Kerrang”, debidas al imbatible espíritu inmarcesible de mi querido y admirado Vicente “Mariskal” Romero, del que prometo, querido Adrian, un próximo post en El Mundano.

 

Creo, sinceramente, que habría que rendir un homenaje muy merecido a todos aquellos pioneros de la prensa musical en España, que contribuyeron a hacer más amplios y respirables nuestros propios horizontes vitales.

 

Es una deuda que tenemos pendiente con ellos, Perdonadme si se me queda alguna publicación en el tintero, pero no pretendo ser exhaustivo, sino rememorar aquellas páginas que fueron compañeras cruciales de una época inolvidable de mi vida.

29 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

El cocido de 99.5 (Radio Popular FM)

3 de diciembre de 2008

Ha sido un día ajetreado socialmente. Marcado por la reunión que espontanemente surgió a raíz del post Radio Popular FM en 1972 o la 99.5 como un viaje iniciático (por Antonio Gómez y Adrian Vogel). Y a sabiendas que por la noche quería ir a ver a Zenet (y esto lo dejo para el sábado y la colaboración en Efe Eme).

 

A media mañana me llamó Javier. Estaba aburrido. Así que se vino para casa. Tras un repaso a su columna del próximo viernes y un “control de avituallamiento” nos fuimos para El Schotis. Para nuestra cita, que resultó memorable. El en moto y yo caminando. Llegué antes, pero algunos me habían ganado por la mano, porque ya estaban.

 

La gran sorpresa y tremenda alegría fue ver a Alfonso Eduardo Pérez Orozco. Porque si Gonzalo García Pelayo y José Maria Goñi fueron los padres del invento de la 99.5, Alfonso fue el abuelo (charlando con él descubrí que empezó en Radio Vida de Sevilla a finales de la década de los 50 en deportes; de la época del Sevilla de Arza, ni más ni menos). Cifu tuvo la genial idea de avisarle.

 

El youtube es de Jorge Muñoz (la letra del tema es de Miguel Ángel Iglesias). Ni me enteré que estaba filmando. A partir de aquí pongo las fotos. La primera es de Manolo y las siguientes las hizo Gonzalo (bueno, las dos colectivas son de José del Schotis, el Joaquín Díaz de los chistes).

 

La verdad es que visto lo visto ¿cómo no se nos había ocurrido antes? Y la idea es repetir. Gonzalo ya venía con un par de objetivos claros. Montar un viaje a Cuba para homenajear a Carlos Tenapero con educación, respetando su opción” y la de asegurar más reuniones “si no nos enfadamos demasiado hoy”. No nos enfadamos nada, nos matamos de risa y descubrimos historias que o bien no conocíamos o no recordábamos, que para algo la edad no perdona… pero la llevamos estupendamente bien.

alfonso-antonio-alvaro-chema-cifu-y-gonzalo-estudiando-mi-camara1

Alfonso, Antonio, Álvaro, Chema, Cifu y Gonzalo estudiando mi cámara

manolo-y-javier

Manolo y Javier

javier-y-alfonso

Javier y Alfonso

montse-jorge-adrian

Montse, Jorge y Adrian

montse-jorge-adrian-julio-manolo-javier-y-alfonso

Montse, Jorge, Adrian, Julio, Manolo, Javier y Alfonso

alfonso-antonio-alvaro-chema-cifu-montse

Alfonso, Antonio, Álvaro, Chema, Cifu y Montse

antonio-alvaro

Antonio y Álvaro

antonio-alvaro-chema-y-cifu

Antonio, Álvaro, Chema y Cifu

chema-cifu

Chema y Cifu

cifu-y-gonzalo

Cifu y Gonzalo (la única que hice yo)

popular-013

Javier, Alfonso, Antonio, Álvaro, Chema, Julio, Gonzalo, Manolo, Adrian, Jorge, Cifu y Montse

pc021707

21 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Madrid, Música, Medios, Recomendaciones

Madrid 1970, eje de la Música Progresiva

4 de septiembre de 2008

A finales de los 60 en España empezó a desarrollarse la llamada Música Progresiva, con dos focos básicos situados en Cataluña y Andalucía. El regreso del madrileño Salvador Domínguez -desde las Américas- revitalizó la escena capitalina con sus bandas Blue Bar y Cerebrum. Las inquietudes de Miguel Ríos y la posterior incorporación de Salva a Los Canarios terminaron por cuadrar el panorama.

 

El rock progresivo tuvo su máxima influencia durante los años setenta después el nacimiento del grupo madrileño Módulos (1969), que además de Pepe Robles contaba con Canovas y Sherpa, que posteriormente escribirían más paginas gloriosas de nuestra música.

 

Pero como ya he dicho las dos mayores escenas se dieron en Andalucía, con el germen de lo que después fue  el Rock andaluz  o Rock con Raíces -grupos como Triana, 1974, Cai, 1979, Guadalquivir,1978, Alameda, 1978 o Imán, Califato Independiente, 1978- y Cataluña, con artistas como Máquina! (1970), Pan & Regaliz (1971), Música Dispersa (con Jaume Sisa) (1970), Pau Riba, Om (1971),  Y que evolucionaría hacia el Rock Layetano y una superbanda como Iceberg.

 

Pero no pretendo ser exhaustivo y enciclopédico. Para eso está la Enciclopedia de la Música Progresiva en España de Antonio José Barroso Rivera.

 

Viene todo esto a cuento por un comentario de Antonio Gómez en el post de Burning, seguido de una llamada suya donde me avisaba que había escaneado una convocatoria de la revista Discóbolo, de 1970, sobre la Música Progresiva. Resulta que el Colegio Mayor Pío XII había organizado un par de jornadas de actuaciones (sólo se celebró el primer día) que unido a otras presentaciones, juntaron en Madrid a los catalanes de Maquina!, Música Dispersa y Vértice más los andaluces de Simún y Smash.

 

Tina Blanco, Álvaro Feito y Antonio Gómez fueron los reporteros de Discóbolo, que los juntaron en el coloquio que podéis ver en las imágenes a continuación.

 

Si os habéis fijado, hay una noticia que da cuenta de la separación de Gualberto de Smash (la primera). Y para la continuación madrileña de esta historia podéis leer estos posts:

 

Burning y los años que empezamos a vivir peligrosamente

 

Radio Popular FM en 1972 o la 99.5 como un viaje iniciático (por Antonio Gómez y Adrian Vogel)

El Underground en España 1: Manifiesto de lo Borde. Estética e Ideología (por Antonio Gómez)

 

Viaje madrileño 1 (por Javier García-Pelayo)

 

El viaje madrileño 2 (por Javier García-Pelayo)

 

 

18 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Madrid, Música, Medios, Recomendaciones