Archivo de la etiqueta: Pepe Ribas

Bikinis, Fútbol y Rock & Roll sigue dando guerra

La MuyBikinis, Fútbol y Rock & Roll” sigue dando guerra. Esta mañana al conectarme a Facebook me he encontrado con una entrada en el muro del gran Fran G. Matute sobre un artículo suyo en la revista La Muy. Titulado “Qué pasa contigo tío? ¿Es que no brillan mis ojos?” arranca mencionando tres libros: “Culpables por la literatura” de Germán Labrador, “Cómo acabar con la contracultura” de Jordi Costa y el mío “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“, que fue el primero en editarse (pocos días antes que el de Labrador, de la misma editorial, y que no salió mucho antes porque me retrasé en la entrega y luego afortunadamente demoramos reduciendo el número de paginas gracias a la labor de mi editor, Jesús Espino).

Hace unas semanas en Sevilla le comentaba a Jordi Costa que ya sabía como iniciar mi ponencia “Bikinis, fútbol y rock & roll: la música y la transición” en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense, con motivo de las Jornadas sobre los 40 años de la Constitución de 1978 (a celebrar a finales de noviembre): sería con una diapo de las carátulas de los tres libros mencionados por Fran G. Matute (a la que seguiría otra con las memorias de Pepe Ribas y los dos volúmenes de las de Nazario). Son media docena de títulos que nos sitúan claramente en espacio y tiempo. Y las tres crónicas más las tres autobiografías (de dos destacados protagonistas) son complementarias.

Fran FB

En el texto de Fran en FB se menciona a Esperpento (y por supuesto también lo hace en el artículo). Esperpento no podían faltar en “Bikinis,…“. No solo por su colaboración con Smash y el tema de lo “Borde” (el artículo de La Muy clarifica mucho la situación, pone orden cronológico y aporta detalles e información suplementaria muy importante), también están por su importancia dentro de la nueva estética del rock: la relevancia que adquiere la escenografía y el maridaje rock-teatro. Adjunto dos pantallazos respecto a esto último.

Bikinis 1 copiaBikinis 2 copia

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Medios

El caso Pujol: la culpa es de Felipe González

Manuel OrtiñezFelipe González aparece como culpable claro tras la confesión de Jordi Pujol, cuyas andanzas vienen de largo -según cuenta Manuel Ortinez– y que ahora todo el mundo -al menos el catalán- parecía conocer. No es broma, lo afirmo en serio. Si no culpable al menos sí es responsable. Recuerdo vívidamente el caso Banca Catalana en el epicentro de aquella intención de encarcelar a Pujol. Fue cuando el primer gobierno socialista. ¿Hubo intervención de Zarzuela? ¿Qué se pactó? ¿Por qué González rectificó y dio marcha atrás? Hace unos meses vimos una entrevista en TV con ambos. Y el exMolt Honorable (Res Honorable sería más adecuado) le recordaba al expresidente, entre risas y reproches, el episodio. A la vista de lo que conocemos ahora ¿le estaba vacilando Jordi a Felipe?

ajoblancoOrtinez, en su libro clandestino, desvela los orígenes de la fortuna familiar de los Pujol y el reparto del poder entre las más poderosas familias catalanas. Durante el franquismo y la transición. La confesión (forzada) del marido de Marta Ferrusola (de comunión diaria) y padre de sus siete hijos (seis imputados) más una entrada en el muro de Facebook de Pepe Ribas, exdirector de Ajoblanco, me recordó una historia que me contó Mario Pacheco al respecto. Ribas sostiene que en Cataluña todo el mundo sabía de las corruptelas del Res Honorable. Al menos quienes debían conocerlas. Y callaron. En la imagen un fragmento del artículo de Ajoblanco. Mario, por su parte, me contó como con el fin de la dictadura las familias se repartieron entre las principales fuerzas políticas para seguir manteniendo sus privilegios. Estoy hablando básicamente de cuatro formaciones: Convergencia, ERC, PSOE y PCE. Los franquistas quedaban de lado, a pesar de que muchas de las familias provenían de sus filas o habían medrado durante la dictadura. El componente nacionalista catalán era una máxima. O se integraban en él o quedaban fuera del reparto.

Fue mi amigo Ernesto García Muñoz quien me descubrió la existencia de este libro. Manuel Ortinez, jefe de la trama operativa de contrabando de divisas, narra sus vivencias. Observen que he usado “contrabando” y no “estraperlo”, que estos eran gente fina. También cuenta como se formó Banca Catalana. Y ligando con lo que me contó Pacheco entiendo cuando Jordi Pujol, en su confesión, dice que a su padre no le gustó que se pasase a la política. Le prefería trincando desde sus empresas (entre las que ya figuraba el banco que presidía su hijo).

En ese contrabando al por mayor de divisas participaron, junto a Florencio Pujol Brugat –padre de Jordi Pujol y responsable del Consorcio Algodonero– personajes como “David Tennenbaum, banquero judío, Josep Dencàs, el que fuera jefe militar de la asonada de la Esquerra en 1934, Antonio Pedrol Rius, sempiterno presidente del Consejo General de la Abogacía durante el franquismo, o Josep Andreu i Abelló, un destacado dirigente histórico tanto del socialismo catalán como de la misma Banca Catalana.”

Ernesto también nos recordaba que lo de Florenci Pujol, padre de Jordi y abuelo de seis nietos imputados, viene de largo: “El padre de Jordi Pujol fue acusado hace 55 años de desviar dinero a Suiza. En 1959, el Gobierno de la dictadura publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una lista con 872 personas que evadían impuesto, entre los que estaba Florenci Pujol i Brugat, padre del expresidente de la Generalitat.”

BOE

El golpe al nacionalismo catalán ha debido ser brutal. Han quedado destapadas todas sus vergüenzas, más bien su falta de ellas. Quizás algunos entiendan ahora cuando afirmo que yo también soy “separatista”. No quiero saber nada de esta gente que ha infectado y emponzoñado la vida política catalana y nacional. La intención de mi provocación queda clara.

Y por favor que no vengan ahora los nacionalistas con el rollo ese de la catalanofobia. No cuela. Son ellos quienes la fomentan y en Pujol han encontrado a un formidable campeón.

5 comentarios

Archivado bajo Política