Archivo de la etiqueta: Pensiones

Mi voto a Ángel Gabilondo

Juanjo Martín:EFE:eldiario

Disculpen la intromisión en la (anacrónica) jornada de reflexión, además de referirme a una elección de una autonomía uniprovincial. Pero la cosa es que no me gustaría que se repitiese la historia de hace cuatro años cuando Ángel Gabilondo se quedó a un escaño de ser presidente de la Comunidad de Madrid. La CAM lleva 24 años gobernada por el PP (y sus recortes, corruptelas, etc.). Es casi un cuarto de siglo.

No escondo mi preferencia por el Gabilondo catedrático de Filosofía, exrector de la Universidad Autónoma de Madrid y exministro de Educación en el último gobierno de Zapatero. Mi voto será a Ángel Gabilondo (como ya supondrán), el candidato del PSOE.

Llegados a cierta edad cada vez te importan menos cosas y las que te conciernen te importan mucho más. Educación (por los hijos o los nietos de haberlos), pensiones y sanidad son los grandes temas. El transporte público, la ecología y los asuntos culturales también figuran en mi agenda de prioridades. Son solo seis motivos de preocupación. Y considero que Gabilondo es el único capacitado para cumplir con mis expectativas. Ninguna de las otras opciones de izquierda me merecen la más mínima confianza. No saben tener su casa en orden y pretenden hacernos creer que van a saber hacerlo en la de todos, la casa común. Y de la derecha qué quieren que les diga… ya conocemos como se las gastan.

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Votar a Vox es la mejor opción para perder tu pensión

Si quieres perder tu pensión de jubilación, votar a Vox es la mejor opción. Aunque el programa electoral de la formación aún no se ha presentado, conocíamos 100 medidas propuestas en Vista Alegre (octubre 2018). Y este pasado jueves el economista ultraneoliberal Rubén Manso difundía un extenso programa económico. Este teniente del Ejercito, exinspector del Banco de España en excedencia desde 2004, pretende que tanto Educación como Sanidad sean privatizadas al 100%. Manso fue perito de las defensas en los casos Bankia y la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

En el tema de las pensiones se propone el desmantelamiento del actual sistema público. Vox impulsa el denominado modelo de capitalización. El mismo que se aplicó en el Chile de Pinochet (1981). El paso del tiempo ha permitido ver las costuras de este sistema que primero se experimentó en el país andino. Entre las lecciones aprendidas del fracaso chileno destacan las dos más obvias:

  1. Las exiguas pensiones han obligado a miles de mayores a seguir en activo para salir adelante. La cuantía media que cobran está por debajo del salario mínimo. Representan al 79% de los pensionistas de los cuales el 44% no superan el umbral de pobreza.
  2. Los grandes beneficiados de este modelo de capitalización son las instituciones financieras privadas. Los administradores de los fondos de pensiones duplicaron beneficios entre 2010 y 2015 y los aumentaron un 71,4% en los primeros nueve meses de 2015 respecto al año anterior. Además de la ingente captación de capital (y clientes), las comisiones que cobran por sus servicios representan unos ingresos suculentos.

Precisamente a la vista del segundo punto es fácil entender porque son las empresas de servicios financieros las más interesadas en el cambio, Y son las que manejan los hilos detrás de esta campaña para desembarazarse del sistema público y hacerse con los fondos para sus gestoras. No se conforman con los planes de pensiones privados. ¡Son insaciables y lo quieren todo!

En nuestro país, visto lo visto (la desaparición de casi todas las cajas de ahorros, los rescates bancarios a fondo perdido, el fraude de las preferentes, estafas de varios chiringuitos financieros, etc.), no parece muy fiable eso de confiar (obligados) al sistema financiero nuestras pensiones de jubilación. Además: ¿quién nos garantiza la rentabilidad de los fondos? ¿Y si hay perdidas quién las cubrirá?

Vox propone una triple vía de transición para implantar su propuesta:

  • Los menores de 25 años pasarían directamente al nuevo sistema
  • Los trabajadores entre 25 y 45 años podrían dejar de cotizar voluntariamente para integrarse en el nuevo plan
  • Los mayores de 45 años continuarían cotizando

Todo esto plantea un problema adicional, al que no nos han dado respuesta: dentro de 22 años, en el sistema público, seguirá habiendo millones de pensionistas. Pero no habrá nadie que cotice. ¿Cómo continuaremos pagando las pensiones?

El vicepresidente tercero de Vox y cabeza de lista a las generales por su Valladolid natal, Pablo Sáez Alonso-Muñumer, es un profesional del sistema financiero privado. Antes de sus 17 años en la aseguradora y consultora Aon trabajó en la auditora KPMG. Lleva años dando la tabarra con esto de las pensiones. En 2015 ya publicó un artículo al respecto en la web de Vox. El video es de diciembre de ese año.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Política

Ser autónomo en España

Autónomos

Ser autónomo en España no es ninguna bicoca. Los dos partidos mayoritarios siempre incluyen promesas en sus programas electorales para mejorar las condiciones de los autónomos (en muchos casos son autoempleos). Sistemáticamente las incumplen cuando llegan a gobernar. Cierto es que ha habido algunas leves mejoras.

Como continuación al post de ayer La fraudulenta trampa de “la sostenibilidad de las pensiones” traigo este gráfico de Asamblea Virtual 15M (confío que sus datos sean correctos; en el caso español lo son). Supongo que habrán comprendido el paralelismo que establezco entre ambas situaciones porque el pago de 255€ es a la Seguridad Social.

4 comentarios

Archivado bajo Crisis, Política

La fraudulenta trampa de “la sostenibilidad de las pensiones”

España aprueba medidas para la sostenibilidad del sistema de pensiones

Hace poco más de un mes el “Salvados” de Jordi Evolé dedicó el programa al tema de las pensiones. Se trasladó a Alemania para ver como se cocían estos asuntos por la madre patria de la austeridad. El panorama resultante es aterrador. Y más aún si pensamos en la que se nos avecina.

Entrevistaron al sociólogo Antonio Brettscheider, quien anteriormente había clavado la reforma laboral que importamos desde Merkelandia. Al final del video pueden escuchar su estremecedora afirmación: “En Alemania sabemos que si un político usa la palabra sostenibilidad lo que quiere decir es recortes.”

Pues bien no ha pasado mucho tiempo para que esto de “la sostenibilidad de las pensiones” haya llegado a España. El viernes pasado el Consejo de Ministros anunció nuevas medidas para garantizar la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones, mediante el endurecimiento de las jubilaciones anticipadas y parciales y el fomento de la continuación de la vida laboral más allá de la edad legal de retiro (Zapatero ya inició este proceso al subir la jubilación a los 67 años). Brettscheider avisó que lo más fácil para un país es que “la gente no se jubile, que trabaje hasta morir”. Una tendencia que sigue Alemania y que también podría seguir España. En estas estamos. Y además hoy en la sesión parlamentaria de control del gobierno Mariano Rajoy ha vuelto a incidir en medidas para la dichosa sostenibilidad de las pensiones.

Entradas relacionadas:

El timo de las pensiones

¿Pensiones? ¿Qué pensiones?

2 comentarios

Archivado bajo Crisis, Política

El timo de las pensiones

16 de diciembre de 2010

El timo de las pensiones es la realidad que nos toca sufrir. Suena fuerte pero es así. Porque su forma de recaudar es similar al denominado esquema de Ponzi  o a las pirámides financieras. A pesar de lo que normalmente se cree los ejemplos citados no son lo mismo, aunque hay evidentes semejanzas. Las diferencias básicas están en el reparto de lo recaudado y en cómo se incorporan a nuevos estafados. En la estructura piramidal se recluta a “socios”, quienes aportan una cantidad económica y obtienen beneficios según crece la cadena. Por tanto se convierten en agentes comerciales -o propagadores del fraude- desde el momento que ingresan en la base de la pirámide. En lo de Carlo Ponzi el recaudador promete beneficios a intereses superiores a los del mercado. Los “inversores” cobran las ganancias prometidas según el estafador va captando nuevos inversionistas. Es evidente que ambas estafas solo pueden funcionar en base a la captación de nuevas víctimas. Y esto es exactamente lo que sucede con nuestras pensiones de jubilación.

Una de las razones esgrimidas para la reforma de las pensiones es la demográfica. Nos hablan de un doble factor: el progresivo envejecimiento de la población y los bajos niveles de natalidad. ¿Qué significa esto? Tan fácil como que el “contrato social” del “yo contribuyo ahora para que tú puedas cobrar hoy” se resquebraja. Es decir, el sistema de las pensiones de la Seguridad Social se basa, al igual que los dos casos anteriores, en la incorporación de nuevos “clientes”. Y en este caso además la cotización es obligatoria (lo cual en principio debería ser positivo al garantizar la supervivencia del mecanismo).

El problema ahora mismo es triple:

  1. Se pretende retrasar la edad de jubilación 2 años. La medida pretende retrasar los pagos a la vez que aumentará los ingresos. Entre los países de nuestro entorno solamente en Dinamarca se produce a los 67 años. Por cierto esta propuesta estaba recogida en el último programa electoral del PP y ahora la hecho suya el gobierno socialista. Con una diferencia muy importante: la medida de los Populares era voluntaria y ahora será de obligado cumplimiento.
  2. La ampliación de los años de contribución, de 15 a 20, para el cálculo del importe a percibir también va en este sentido. Y ojo que se pueden pillar las manos con estas matemáticas (porque igual este incremento podría englobar justo los años de máxima retribución salarial).
  3. Los políticos que implementaran estas reformas, bajo el paraguas del Pacto de Toledo, no se han pronunciado sobre sus pensiones. Ni sobre la larga lista de familiares y enchufados que han ido colocando en las distintas Administraciones y Empresas públicas. ¿Vamos a pagarles nosotros su retiro dorado? A este paso se confirmará que lo suyo va a ser otro chollo como el de los controladores.

No propongo la denominada “capitalización” del sistema de pensiones. Tenemos un mal ejemplo: Chile. Pasó de ejemplo a modelo a evitar. Fue otro fracaso del FMI y la llamada “escuela de Chicago“. Quisiera saber más sobre el funcionamiento en Suecia.

Mi mayor problema con todo este asunto sigue siendo el mismo: ¿cómo confiar en los actores del mercado y la política que nos han llevado a esta coyuntura? ¿Qué credibilidad tienen? ¿Por qué confiar en ellos? Las movilizaciones de estos días en Inglaterra y Grecia -y antes en Francia– son un indicador de los tiempos revueltos en los que vivimos.

País Edad de jubilación legal
Hombres
Edad de jubilación legal
Mujeres
Edad media de jubilación (2004)
(salida efectiva)
Propuestas de modificación
y observaciones
 Alemania 65 65 61,3 a 67 (progresivo hasta 2029)
 Austria 65 60 59,8 (2005)  
 Bélgica 65 62 59,4  
 Dinamarca 67 67 62,1  
 España 65 65 68,2  
 Finlandia 65 65 60,5  
 Francia 60 60 58,9  
 Grecia 65 65/60 59,5  
 Irlanda 66 66 62,8  
 Italia 65 60 59,7 (2005)  
 Luxemburgo 65 65 57,7  
 Países Bajos 65 65 61,1  
 Portugal 65 65 62,2  
 Reino Unido 65 60 62,1  
 Suecia 65 65 62,8  

Edito para incluir este enlace al blog de Escolar:

Las pensiones en diez claves

1. España tiene una pirámide de población inusual: el baby boom duró hasta los 70 pero después la natalidad se hundió de golpe.

2. Esta singularidad demográfica va a provocar que cuando los nacidos en esa década –mi generación– nos empecemos a jubilar, seremos muchos más pensionistas que ahora en relación con el número de trabajadores que presumiblemente habrá.

3. A larguísimo plazo no se puede mantener el modelo tal cual está –donde las cotizaciones de unos sirven para pagar la jubilación de los otros– porque el número de pensionistas aumentará bruscamente, la esperanza de vida también sube y la natalidad no tiene pinta de mejorar.

4. España no gasta mucho en pensiones de jubilación: sólo el 8,4% del PIB, cuando la media europea es del 10,1%.

5. Si no hay reforma alguna y se cumplen los peores pronósticos de la Unión Europea, para el 2060 el porcentaje del gasto en pensiones en España será del 15,1%.

6. Es evidente lo difícil que resulta pronosticar cómo será la economía española dentro de 50 años; es tan ingenuo como hubiese sido imaginar en 1960 cómo sería España en 2010.

7. No es la primera vez que estas previsiones fallan estrepitosamente.

8. Pero incluso dando por buenas estas cifras –todas salen del último informe de la UE (PDF)–, ese 15,1% del PIB de gasto en pensiones será poco superior a lo que HOY (y no en 2060) gastan países como Francia (13%) o Italia (14%).

9. Hay dos soluciones: rebajar las pensiones y el tiempo en que se disfrutan para que salgan más baratas –en eso están–. También hay otra alternativa, de la que la derecha neoliberal no quiere ni oír hablar: que la diferencia se pague con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, por medio de impuestos. Ya lo hacen así otros países, como Austria o Dinamarca.

10. Todo esto se sabe desde hace años y la prisa por reformar no viene por estos datos, sino porque a los mercados les encanta la austeridad. La de los demás.

15 comentarios

Archivado bajo Política

La foto del Dioni

28 de mayo de 2010

La cara dura de algunos no conoce límites. La foto de Juanjo Martín (EFE) habla por si sola. No precisa de más comentarios. Salvo quizás recordar que a este atracador cantó con le dedicó una canción Joaquín Sabina, colaborador habitual de Raphael

11 comentarios

Archivado bajo General, Medios, Política

¿Pensiones? ¿Qué pensiones?

4 de marzo de 2010

A los que ya tenemos una cierta edad todo este debate sobre las pensiones, que no sabemos ni entendemos muy bien a cuento de qué viene, nos preocupa bastante. Y desde luego las proyecciones demográficas, sobre las que se sustentan las nuevas propuestas, nos producen escalofríos. Y más si tenemos en cuenta que o bien en el pasado los modelos de crecimiento han resultado erróneos o los que pontifican ahora, sobre las bondades económicas de la reforma del actual sistema de pensiones, son prácticamente los mismos “listos” que nos han llevado a la actual crisis (el sistema financiero). O en igual medida han negado la realidad de la misma, durante mucho tiempo, basándose en conceptos tan “científicos” como el optimismo y el patriotismo.

Quisiera recordar que no hace tanto nuestros neocons españoles promovieron que el sistema público de pensiones invirtiese sus activos –o al menos parte de ellos- en renta variable. Curiosamente estas propuestas, que emanaban del sistema financiero (y me ahorro los adjetivos), tuvieron un enemigo en el hoy (lamentablemente) desaparecido Don Pedro Solbes. Afortunadamente las atajó evitando males mayores (especulaciones bursátiles, malversación y apropiación indebida de fondos, “enjuagues” en cuentas de resultados, etc.). Para más recochineo estas sugerencias se producían al mismo tiempo que se estaba fraguando la mayor crisis que recordamos. Aquellas interesadas maniobras no prosperaron: nuestros “ahorros” quedaron a salvo y la pretendida inyección de efectivo, en los mercados privados, no sirvió para dilatar lo que se avecinaba.

Que se especule con nuestras pensiones es síntoma de alarma. En el párrafo anterior he mencionado una movida que intentó hacerlo no hace demasiado tiempo. Ahora es el (deZ) Gobierno quien lo pretende: alargar en dos años la edad de jubilación y aumentar el periodo de cálculo. Me recuerda a los periodos de carencia de los préstamos. Y tiene un objetivo doble: reducir el importe de lo que tendremos que percibir y retrasar el pago mientras se añade un tiempo extra de cotización.

Leo en A Sueldo de Moscú, el blog de Don Ricardo, que Vicenç Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón han publicado un libro al respecto: “¿Están en peligro las pensiones públicas? (las preguntas que todos nos hacemos, las respuestas que siempre nos ocultan)” editado por Atacc. Pueden bajarse gratuitamente el libro en versión PDF.

7 comentarios

Archivado bajo Libros, Medios, Política