Archivo de la etiqueta: Paula Corroto

A Sánchez la Cultura se la suda

somosmúsica

Mientras escribo estas líneas Pedro Sánchez se está batiendo el cobre en el Congreso de los Diputados. El presidente del gobierno y la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, están desmontando de forma contundente las incoherencias y deslealtades del PP y Vox. Con datos y hechos. Esto no es óbice para que siga adelante con lo apuntado desde el titular:  a Sánchez la Cultura se la suda.

El primer indicio, perdón, la primera confirmación la tuvimos con el nombramiento de Máxim Huerta como ministro de Cultura. Un florero. A Huerta se le conocía por su presencia televisiva. Y sus lectores por sus libros. Pero: ¿tenía alguna experiencia como gestor cultural? No lo pudimos averiguar. Fue cesado/dimitido, al poco tiempo de jurar el cargo, por unos problemas fiscales que tuvo. Era una prueba más: al responsable de la cartera de Cultura no le hicieron el chequeo debido. Pasó el casting sin prueba alguna. Sánchez tenía mejores opciones ante sí que la de Huerta. Pero eligió al jarrón decorativo.

El reemplazo de Huerta fue un gestor cultural indiscutible, José Guirao, quien ya debió de haber formado parte del primer proceso de selección. Y nos hubiésemos ahorrado el bochorno de Huerta (quien ni siquiera dispuso del tiempo necesario para demostrar su valía o limitaciones). En el año y medio que Guirao estuvo al frente del ministerio cogió el toro por los cuernos en el asunto de la fusión del Teatro de La Zarzuela y el Teatro Real. Desmontó esa absurda union (fomentada por el último gobierno de Rajoy). En cambio, no hizo lo mismo con el tema de SGAE. Ahí le pilló el toro. Dicen que otra sombra fue la negociación respecto a la colección Thyssen. Mi impresión, siendo fan, es que su gestión no fue la que se esperaba.

Me sorprendió la no continuidad de Guirao en la formación del gobierno de coalición. ¿Se le exigía más a Guirao que a los demás, a quienes continuaron en el gobierno? La sorpresa dio paso a la indignación cuando se nombró a José Manuel Rodríguez Uribes. Desconocido absoluto en el sector cultural. Sus méritos: ser amigo de Pedro Sánchez y compartir afición por el Estudiantes. Si no fue el último ministro nombrado, fue de los tres últimos. Clara señal que Cultura no es prioridad de Sánchez. En definitiva: a Sánchez la Cultura se la suda.

Rodríguez Uribes también ha sido el último ministro en aparecer en esta crisis del coronavirus. Demostró una falta total de empatía con el mundo de la Cultura y se presentó con las manos desnudas. La carencia de medidas fue notoria: lo anunció el mismo en su comparecencia. Todo los sectores culturales se han indignado. Como recordaba Nacho Ruiz en el Huffington Post “la cultura es un 3.2 del PIB y el 3.7 del empleo total. Somos unas 700.000 personas que llevamos un mes volcando libros en redes, dando conferencias virtuales, cantando en directo con nuestras guitarras, regalando nuestro trabajo y enseñando las obras de nuestras galerías, escribiendo en redes poesías o textos de arte.”.

SGAE ha dispuesto de un fondo de 15 millones de euros para editores y autores necesitados (no todos son millonarios, más bien es al revés porque la mayoría están en situación precaria o casi). Paula Corroto en El Confidencial señala que “hasta 39 asociaciones -entre las que se encuentra la Unión de Actores, la Asociación de Promotores Musicales y la Academia de Artes Escénicas, además de los sindicatos UGT y CCOO– han plasmado en un documento 52 medidas extraordinarias para afrontar las consecuencias de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 en el sector de las artes escénicas y la música.”. El promotor Juan Santaner resumía en su Facebook las medidas de apoyo culturales en los países europeos de nuestro entorno, según recogía un artículo de El Mundo (“1.600 euros mensuales para los autónomos de la cultura alemanes“). Son países que ya ayudan a creadores y trabajadores del ámbito cultural. Les dejo con un pantallazo.

Medidas en Europa

.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Política

Elecciones SGAE: ¿Se rompe SGAE?

Elecciones_SGAE_2018_logo_2Llevo tiempo preguntándome ¿Se rompe la SGAE? Y curiosamente mañana celebran unas elecciones que pueden ser el paso definitivo en esa dirección.

Paula Corroto, buena conocedora de la situación, publica hoy un muy acertado artículo en eldiario.es: Los tres bandos en la guerra de SGAE: ¿camino libre para Teddy Bautista?. Y confirma mi impresión sobre el “divide y vencerás” que parece estar imponiéndose y que solo beneficia a los enemigos de los derechos de autor y de la propiedad intelectual.

Corroto identifica (acertadamente) a tres bandos (aunque en mi opinión falta uno, sobre el que incidiré más adelante). Copio y pego parte de su texto:

“De un lado, socios como Antonio Onetti y Antonio Meliveo, del Colegio Audiovisual, y Fermín Cabal, de Gran Derecho, reunidos en la candidatura Autores Dramáticos y Audiovisuales (ADA) e independientes como el compositor José Sánchez-Sanz (Colegio Pequeño Derecho). Del otro, músicos como Patacho, Amaro Ferreiro y Jorge Ilegal, que, tras retirar su candidatura, han puesto en marcha una campaña para boicotear los comicios con un llamamiento en Twitter bajo el hashtag #yonovoto, al que se han unido artistas como Dani Martín, Vanesa Martín, Amaia Montero o el grupo Lori Meyers. Y, finalmente, un tercero en discordia, el viejo conocido Teddy Bautista, que cuenta con no pocos apoyos. La conclusión para algunos es evidente y ya se ha utilizado como argumento a lo largo de los siglos con una frase atribuida a Julio César: divide y vencerás.”

Ese cuarto grupo al que me refería antes es el de una parte (importante) de los editores musicales. Más concretamente el de las editoriales multinacionales. Han amenazado con retirar su repertorio de SGAE y llevarlo a otro sitio. Supondría un mazazo para las cuentas de SGAE y un excelente aldabonazo para una nueva sociedad de gestión (de crearse alguna). Ayer mismo me enteraba (entre lineas sobre todo, más un dato de forma explicita) que muchos autores del bando de músicos que han retirado su candidatura plantean abandonar SGAE (¿y crear una nueva sociedad?). El dato real que me confirmaron es que ya se dispone de una plataforma tecnológica para implantar el sistema de recaudación. Esto está muy bien (asumiendo que todo funciona correctamente) pero también se necesita una organización que trabaje, implante y de a conocer sus objetivos. Algo que se me antoja complicado. De entrada su política de comunicación (la de los músicos, la mayoría de los cuales están vinculados a Coalición Autoral) no parece demasiado eficaz. Se conoce poco y a cuentagotas. Quizás al no ser autor no me entere porque no me compete y no formo parte del publico objetivo. En este sentido la campaña de Bautista es la de cañonazos para matar mosquitos. Se dirige al público en general y, por tanto, también llega a los socios con derecho a voto. Pero al ser una comunicación tradicional y masiva da la impresión que es más una vindicación personal que otra cosa. Con un objetivo: buscar su exculpación en ese juicio que tras siete años sigue sin tener fecha. Lo cual es licito. Y comprensible. Como también lo es no estar de acuerdo con esta postura o criticarla. Algo de esto ha debido notar Teddy cuando, ayer en rueda de prensa, anunció que solo estaría un año si salía elegido para llevar las riendas de la Junta Directiva.

¿Las editoriales multinacionales están en disposición de montar su propia sociedad de gestión o llevarían su repertorio a alguna europea? ¿De producirse la escisión de los músicos se pondrían estos de acuerdo con las editoriales para crear una nueva en común?. Es decir: ¿Tendríamos dos o tres nuevas sociedades de gestión de derechos? No olvidemos que DAMA ya fue una escisión de SGAE (de los de audiovisuales). Y todo nos lleva a la pregunta del millón: ¿Soportaría SGAE esta nueva fractura?

Estos son algunos de los retos de la nueva Junta Directiva de SGAE que saldrá elegida mañana. Unir fuerzas y recomponer la sociedad parece primordial. ¿O se impondrán una vez más los egos?

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Medios

Rosa María Mateo y Luis García Montero

Tras el esperpento del fracaso de la votación en el Congreso de los Diputados, para nombrar a los consejeros que faltaban de RTVE y ratificar el nombramiento de Tomás Fernando Flores como presidente del ente, TFF se quitó de en medio y renunció a seguir adelante. Un detalle que le dignifica y deja en evidencia a sus detractores.

Por otra parte que dos señorías, del PSOE, no sepan votar es para echarles del Congreso, primero, y del partido, después. ¿Esta peña a qué se dedica? ¿Qué hacen en su tiempo libre? ¿Quienes son? Si no saben votar, algo elemental, y se confunden porque les dieron dos papeletas, una para cada votación, demuestran su total incapacidad. ¿Por qué tenemos que pagar sus incompetencias?

De resultas de lo anterior surge el nombre de Rosa María Mateo, como administradora única (la formula gerencial prevista en la nueva ley hasta el concurso público del que saldrá el presidente de RTVE). De ella sabemos que era una excelente periodista y como veterana de RNE y TVE conocerá bien la casa. ¿Pero sabe gestionar? ¿Ha dirigido alguna empresa o medio de comunicación? ¿A sus 76 años tendrá la energía y el fuelle necesario? ¿Cuántos meses permanecerá en el cargo? ¿Su nombramiento es un parche? Todo este proceso da la impresión de estar cogido por los pelos. Y esto no es culpa de Mateo. Ni siquiera sé si ha aceptado la propuesta.

De Luis García Montero tan solo recordar dos cosas:

  1. Defendió a muerte a Joaquín Sabina, tras su última espantada, desde las paginas de El País, medio que se convirtió tanto en la oficina de prensa de Sabina como en su abogado de oficio.
  2. Luis García Montero, el fracasado candidato de IU por Madrid en las autonómicas, declaraba la semana pasada a Paula Corroto en El Confidencial que de haber recibido la llamada con la propuesta de ministro de Culturano la hubiera aceptado porque ahora, aparte de tener ganas de que las cosas salgan bien, yo creo que debes tener una profesión que lleve tu ambición hacia eso o una dependencia sentimental hacia unas siglas que te lleven a eso” porque “mi ambición es la poesía, la literatura, no tener un cargo público.

Luis García Montero ha sido nombrado director del Instituto Cervantes. Su acreditación como gestor cultural debe ser tan solida como la firmeza de sus opiniones y postulados. No comment.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Medios, Política