Archivo de la etiqueta: Paul Krugman

Ritmo de vacunación 2

JHUJHU 2

Una vez superado los diversos episodios gobierno central vs. Comunidades Autónomas, los voceros de los medios neandertales la emprenden ahora con las vacunaciones y el ritmo de vacunación. Si anteriormente no entendieron (interesadamente) como funcionan las transferencias sanitarias, las cuales explicaban porque en algunas CCAA se gestionaba mejor que en otras, ahora con las elecciones en la Comunidad de Madrid la emprenden con la campaña de vacunación. Anoche zapeando leí un rotulo en La Sexta Noche que venía a decir que la vacunación en España estaba siendo de vergüenza. Creo que la frase era de María Claver (o al menos eso me pareció leer). De no asumir el rol de las CCAA ahora ignoran el de la Unión Europea.

El primer punto a tener en cuenta es la compra centralizada de vacunas por parte de la UE. Es decir, vacunamos con las que nos tocan y no compramos directamente. Como mencionaba, en mi post al respecto de un artículo de Paul Krugman, no pienso que en Bruselas se haya estado especialmente acertado en el tema. Pero tampoco tan mal como pretenden hacernos creer (y afirmaba el Nobel de Economía). Lo que lleva al siguiente punto: si lo de España es una vergüenza, cómo será lo de Reino Unido, Italia, Francia o Alemania. Si echan un vistazo a las imágenes de los datos de la Johns Hopkins University, que ilustran esta entrada, observarán que el porcentaje de población vacunada completamente en España es superior al de los gigantes europeos mencionados. Me refiero a las dos dosis. ¡Estamos por encima de ellos y pretenden echarle tierra al asunto!

Mientras, en la CAM los datos de incidencia acumulada van subiendo y somos los primeros de España en ocupación de UCI, claros indicios de la cuarta ola.  A poco más de un mes de unas innecesarias elecciones (salvo para la presidenta IDA).

2 comentarios

Archivado bajo Madrid, Medios, Política

Indignado con Paul Krugman

El País

Estoy indignado con Paul Krugman, el Nobel de Economía. Esta mañana me ha dado el desayuno. Suelo leer su columna dominical del suplemento de Negocios en El País (traducción de lo que escribe en The New York Times). Soy admirador y seguidor suyo (en asuntos económicos). Zapatero a tus zapatos es la frase que me viene a la cabeza, ya más sosegado tras la lectura del “Vacunas, un desastre muy europeo” de ayer (el enlace es a Yahoo, sin necesidad de registro o suscripción). Frase que se le puede aplicar tanto a él como a mi. Pero sus falsedades basadas en datos erróneos son palmarias. Como podrán comprobar en los siguientes párrafos, si tienen paciencia y ganas de seguir adelante.

Sigue sorprendiéndome que El País publique semejantes opiniones, sin verificar. Tampoco cuestionan al autor y dan por bueno lo que envían. Parece marca de la casa. Lo hemos visto en casos anteriores. Los más destacados, en mi opinión, son uno reciente, de Enric González desde Buenos Aires dando por buenos los datos falsos de Trump sobre la economía estadounidense (como si hubiese heredado un país en bancarrota, que es lo que recibió Obama y enderezó). Más antiguo es la campaña pro tabaco de Javier Marías, que le convirtió automáticamente en enemigo de la salud pública. Los malos humos de Marías pretendían arremeter contra la prohibición de fumar en el interior de lugares de trabajo y locales abiertos al público (tiendas, bares, restaurantes, oficinas, etc.). En medio, Diego Torres contra el Real Madrid (Torres fue el único represaliado de los tres, pero porque dio una noticia inventada que la realidad desmintió a las pocas horas).

La tesis de Krugman para arremeter contra la UE, en el asunto de las vacunas, se basa en premisas falsas. Lo cual viene a demostrar mala baba o ignorancia. O ambas cosas. Desde hace tiempo me quedó claro que su aproximación a la realidad europea surge, a partes iguales: de un excesivo patriotismo estadounidense y un paternalismo típico del aire de superioridad que se dan las elites de EEUU.

Krugman critica la prudencia de la UE respecto al tema de las vacunas. Algo que a mi entender es de agradecer. Se centra en el ejemplo de AstraZeneca. Y los dimes y diretes sobre su suspensión y posterior redistribución. ¡Pero no menciona en sus críticas que AstraZeneca no está aprobada en Estados Unidos! ¿Conoce o desconoce este dato fundamental? ¿Es ignorante o manipulador? ¿Cómo se atreve a criticar un proceso de la UE cuando en su país aún no se ha aprobado esta vacuna? Hoy, por ejemplo, se han dado a conocer los datos de la segunda ronda de pruebas de AstraZeneca (en Estados Unidos, Chile y Perú, con un79% de efectividad entre los 32.449 individuos que participaron en los test). En EEUU están aprobadas las de Pfizer/BioNTech; Moderna y la de Johnson & Johnson. La de AstraZeneca está pendiente de su autorización urgente en Estados Unidos: el laboratorio ni siquiera la ha pedido, pendiente de los resultados que se han dado a conocer hoy. ¿No será Mr. Krugman que el problema es del laboratorio y no de la UE? Los han tenido en producción, distribución, cumplimiento de entregas pactadas, han despertado dudas sobre su aplicación en mayores y sus efectos secundarios (estos llevaron a su suspensión temporal y ya han sido aclarados, aspecto este último que el Nobel parece despreciar y que acrecienta la sensación de seguridad que debemos tener los ciudadanos europeos respecto a nuestra vacunación).

Aclarado el asunto de la bienvenida prudencia y la ignorancia de Krugman respecto al estado de una de las vacunas, vamos con el otro aspecto discutible de su libelo. No es otro que el de la compra centralizada de vacunas. Que no deja de ser algo positivo. Una guerra comercial entre países europeos para comprar vacunas primero perjudicaría a los estados menos pudientes y con menor población. Ya lo experimentamos con la adquisición de material sanitario hace un año, al principio de la pandemia. Y segundo, solo beneficiaría a los laboratorios. ¿De qué lado estás Krugman? Otra ventaja de la compra centralizada es el poder de negociación. Y lo sabes estimado Nobel. Se estudia en todas las escuelas de negocios del mundo.

Dejo para el final su análisis sociológico respecto a la actitud europea y estadounidense frente a la ciencia. Es aquí donde sus mencionados patriotismo y paternalismo quedan más en evidencia. Escribe: “La renuencia a recibir la vacuna contra la COVID-19, incluso si está disponible, no es desconocida aquí, pero el sentimiento antivacunas parece extenderse de manera alarmante en Europa, en particular en Francia“. Veamos lo que dicen los datos, que desmienten a Krugman, porque lo alarmante es lo de su país:

Recordemos que en 2019, por los antivacunas, resurgió el sarampión en Estados Unidos. Así que menos lobos Paul Krugman!!!

P.D.: es obvio que la UE ha cometido errores en este proceso, pero no los que señala Krugman y mucho menos comparados con EEUU. Sí es cierto que los tropiezos iniciales en la vacunación (Trump) han sido corregidos (Biden) y ahora marchan viento en popa.

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Medios, Política

Tremendo patinazo de Enric González

Paro EEUU El País

Enric González escribe muy bien. Y sabe de fútbol. Pero el domingo demostró, entre cosas, no tener ni idea de asuntos económicos. Su columna del domingo “Una realidad incómoda” fue un tremendo patinazo. Respeto las opiniones ajenas (hasta cierto punto: si me dicen que 1 + 1 son 3 tendremos problemas). Pero no soporto las mentiras y las inexactitudes. Y más si vienen de periodistas (a quienes se les presupone el rigor de los datos). A continuación el texto que mandé ayer al Defensor del Lector de El País:

Estimado Sr. Carlos Yárnoz Garayoa:

Vuelvo a dirigirme a usted. Esta vez el motivo es la columna de Enric González “Una realidad incómoda”. Repleta de inexactitudes y medias verdades.

De entrada sorprende que su corresponsal en Buenos Aires opine de asuntos ajenos a su ámbito de competencia. Asumo que sigue al frente de la corresponsalía que ocupó el pasado mes de septiembre. Y también asumo que un columnista es libre de ejercer su derecho a escribir sobre lo que considere oportuno. Pero debe seguir unas normas éticas y profesionales (las mismas que se recogen en su Libro de Estilo y en cualquier código deontológico de la profesión periodística). Algo que no sucede en la referida columna.

En el subtitulo se destaca una frase del segundo párrafo “Estados Unidos ha recuperado una prosperidad propia de los felices sesenta”. ¿Los felices sesenta? ¿Se refiere a la guerra del Vietnam? ¿A las bajas cifras del paro como consecuencia del reclutamiento masivo de jóvenes? 

¿Es el Sr. González economista? ¿Sabe de lo que escribe? ¿Ha consultado los datos del paro? Se han publicado en su propio periódico. Le adjunto una imagen de un gráfico extraída de un artículo publicado en su diario el pasado día 15 de octubre. (En el subtitulo destacaban “tras encadenar nueve años seguidos de crecimiento”). En la misma observamos el pico del desempleo en EEUU: el 10% de octubre de 2009. A esta fecha hay que destacar otras dos básicas para el relato de la historia: el 15 de septiembre de 2008 cayó Lehman Brothers, provocando (o confirmando) una crisis mundial; y el 20 de enero de 2009 Barack Obama tomó posesión de la presidencia de EEUU. Es a partir de ese pico del 10% de octubre de 2009 cuando se empieza a recuperar el empleo en EEUU. Y se inicia la recuperación económica del país. En otras palabras: sucede bajo la presidencia de Obama y se extiende hasta nuestros días. Son casi 10 años de recuperación continuada de puestos de trabajo. Es decir, Trump no ha mejorado nada. Y de agradecerlo algo sería no haber estropeado las cifras heredadas. Qué también tiene su mérito. Pero nunca el que le otorga Enric González.

Cuando el Sr. González escribe sobre el deficit estadounidense demuestra no ser lector del Premio Nobel Paul Krugman (cuyos artículos publican ustedes cada domingo). Krugman sostiene que el deficit es un asunto importantísimo para el Partido Republicano cuando gobierna el Partido Demócrata. En cambio cuando lo hacen ellos el deficit desaparece del debate publico. No seré yo quien discuta a un Premio Nobel. Enric González sí lo hace. Y también se atreve con otro Nobel, Joseph Stiglitz (a quien también ustedes le publican los domingos). Ambos sostienen lo contrario a lo expresado por el columnista.

Enric González para rematar su articulo acaba lanzando un dardo a costa de “las primaveras árabes”, que no tienen nada que ver con los asuntos económicos tratados en su columna. Pero sirven para desacreditar a Obama y seguir blanqueando a Trump.

Sencillamente lamentable!!!

Salud & Saludos

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Medios, Política

Paul Krugman recomienda: Austra

1 comentario

Archivado bajo Recomendaciones

El Año Mariano 1 bis

Con el enlace desactivado del video de la versión de José Mota del “Resistiré“, en El Año Mariano 1, retomo la serie e intento arreglar el desaguisado con los siguientes links:

La subida del IRPF de Rajoy vulnera la doctrina del Constitucional

[…] El decreto ley por el que el Gobierno de Mariano Rajoy ha subido la tarifa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a todos los contribuyentes vulnera la doctrina del Tribunal Constitucional (TC). En una sentencia de 1997, que atendía un recurso presentado precisamente por diputados del Partido Popular, el Tribunal declaró inconstitucional una medida similar adoptada por el Gobierno de Felipe González en 1992.

En aquella sentencia, el TC admitía que el decreto ley se había adoptado ante una situación de extraordinaria y urgente necesidad, pero subrayaba que cambios de calado en la regulación de derechos y deberes constitucionales como la obligación de contribuir vía impuestos no podían adoptarse por decreto ley, sino mediante ley aprobada por el Parlamento.

La decisión del Constitucional no tuvo consecuencias porque el cambio del IRPF se aprobó posteriormente mediante ley. […]

Keynes tenía razón (por Paul Krugman)

“La expansión, no la recesión, es el momento idóneo para la austeridad fiscal” (John Maynard Keynes,  1937).

[…] Recortar el gasto público cuando la economía está deprimida deprime la economía aun más. […]

El artículo del Premio Nobel deja en evidencia la desastrosa gestión de Zapatero durante su segunda legislatura y nos aventura lo que va a suceder con este gobierno de tertulianos y miembros del Opus, donde hasta un Ministro del Interior (extertuliano y miembro de la Obra) se atreve a sacar los pies de su tiesto, y dar cifras del déficit. En contradicción con otras dos distintas dadas por los Ministros de Hacienda (Montoro) y Economía (Guindos).

En resumidas cuentas: de la demagogia en la oposición a la del poder.

12 comentarios

Archivado bajo Medios, Política

Inside Job

27 de marzo de 2011

Inclúyanme entre quienes se alegraron de ver que el documental Inside Job ganaba un Oscar. La película nos recuerda que la crisis financiera de 2008, cuyas consecuencias siguen arruinando las vidas de millones de estadounidenses, no se produjo sin más: fue posible gracias al mal comportamiento de los banqueros, los reguladores y, sí, los economistas.

Lo que la película no señala, sin embargo, es que la crisis ha generado toda una nueva serie de abusos, muchos de ellos ilegales, así como inmorales. Y las principales figuras políticas están, después de mucho tiempo, dando algunas muestras de cierta indignación. Desgraciadamente, esta indignación no se dirige contra los abusos de los bancos, sino hacia quienes tratan de hacer que los bancos respondan de esos abusos.

El detonante inmediato ha sido el pacto propuesto entre los fiscales generales de los Estados y el sector de los servicios hipotecarios. Según el senador Richard Shelby, de Alabama, el pacto es una “estafa”. El dinero que se exigiría que los bancos asignasen a la modificación de hipotecas sería una “extorsión”, declara The Wall Street Journal. Y los propios banqueros advierten de que cualquier medida contra ellos pondrá en peligro la recuperación económica.

Todo lo cual confirma que los ricos no son como ustedes y como yo: cuando infringen la ley, son los fiscales quienes se ven sometidos a juicio.

(Paul Krugman: Un abuso de más de las instituciones)

El viernes se estrenó “Inside Job, el documental de Charles Ferguson que desvela las causas de la crisis financiera mundial provocada por las hipotecas subprime y señala a sus responsables. Ganador del Oscar al mejor documental, está narrado por Matt Damon y cuenta con el testimonio de inversores como George Soros y William Ackman, economistas como Nouriel Roubini, Raghuram Rajan y Simon Johnson, y del director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn (el sustituto del huido Rodrigo Rato).

Ferguson señala en su cinta a economistas, ejecutivos de los grandes bancos y políticos, quienes impulsaron la toma de riesgos para obtener mayores rentabilidades en los activos financieros. Cuando el director de la cinta recogió el premio de la Academia de Hollywood comenzó su discurso diciendo “discúlpenme, pero debo arrancar señalando que tres años después de que estallara nuestra horrible crisis causada por el fraude financiero masivo, ni un solo ejecutivo ha sido encarcelado, y eso está mal”.

Como curiosidad, en el dossier de prensa con información sobre la película, la productora Sony insertó una tabla con las notas que otorgan las agencias de calificación de riesgos a la solvencia de deuda pública y corporativa. S&P, Fitch y Moody’s tampoco salen indemnes de las críticas en el documental de Ferguson, del que recogiendo las palabras usadas por el crítico de cine de El País, Carlos Boyero, “en su intento por ser realista y didáctico le ha salido una extraordinaria película de terror“.

Entradas relacionadas:

El timo de las pensiones

Estoy hasta los mismísimos de Moody’s

Clase de economía

No es oro todo lo que reluce (by John)

Krugman, Nobel de Economía 2008

7 comentarios

Archivado bajo CDI, Cine, Cultura, Política

Krugman, Nobel de Economía 2008

14 de octubre de 2008

Paul Krugman ha ganado el Premio Nobel de Economía 2008. La noticia se dio a conocer ayer (el enlace es a una autobiografía en su blog).

 

La Academia Sueca le ha otorgado el preciado galardón por sus análisis de las nuevas pautas económicas como resultado de la globalización y su impacto en el comercio internacional (he expandido un poco la traducción de la frase original, para facilitar la comprensión). Su trabajo, que explica las relaciones comerciales entre países así como la localización de los bienes que se producen y su porqué, data de 1979, como recordaba ayer The New York Times, donde escribe y también aloja su blog. Precisamente, y ha sido destacado por varios medios, su entrada de ayer, titulada An interesting morning,  fue de lo más escueta:

 

“A funny thing happened to me this morning …”

 

Vamos que le pasó algo curioso ayer por la mañana. Una mañana interesante.

 

Los artículos de Krugman son publicados en España por El País. Y traigo a colación dos párrafos de sus reseñas. El primero de ellos dice:

 

[…]  Su obra “Economía Internacional: La teoría y política” es un libro de referencia en esta disciplina. En “El Gran Engaño” (2003), una recopilación de sus artículos periodísticos, denuncia la sumisión del sistema político, judicial y económico estadounidense a la extrema derecha. […]

 

Esto va por el amigo Rafael Reig y su ignorancia manifiesta de la realidad estadounidense, sobre la que además se permite el lujo de bromear. Parece mentira que el Sr. Reig no recuerde aquellos versos de Brecht. Insisto, la equidistancia ante el fascio no es de recibo y el post de John sobre Karl Rove es de lectura obligada. ¿A qué viene esto? Se arrastra de un post sobre la Palin –la sonrisa del fascismo- y de unos comentarios en otro, donde se mencionaba un lamentable episodio del escritor. No estoy solo. Me avala todo un Nobel. Que no es lo único que ha ganado el ilustre profesor de la Universidad de Princeton.

 

[…] Krugman fue premiado en 2004 con el Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales. Además, en 1991, la Asociación Económica Americana le galardonó con la medalla John Bates Clark. […]

 

Siento este Nobel como propio. Como si fuese amigo o familiar suyo. Tal es la fidelidad que he establecido con sus artículos. Por la claridad de exposición, por su talento pedagógico en asuntos farragosos como son los económicos. Y por supuesto, por los análisis tan certeros a los que nos tiene acostumbrados. El último de los cuales fue su apoyo total al plan de Gordon Brown, que terminaba con un “Yes, prime Minister” y que ha tenido continuidad en el que publica hoy El País en portada (medidas que han marcado la pauta en todo el mundo occidental). Además de dos anteriores, “No deal” y “Cash for trash”, criticando el ya desfasado y rechazado primer plan Bush, que aparecía en los comentarios del post El ejemplo de CajaGranada. Y por aquí la Espe sigue sin enterarse con su liberalismo trasnochado.

 

La foto que encabeza esta entrada es del artículo de Público.    

 

Este post estaba previsto para ayer. Pero la emoción que me produjo leer al Tena en Efe Eme sobre Springsteen, me retrasó. Mejor así, porque puedo dar cuenta de otro premio. Y en este caso si es cercano, aparte de padre del último artista de éxito que fiché. Espero que esta vez Rocks me perdone la digresión, al deambular de repente hacía otros parajes. Por las ramas de lo local. De gente de mi barrio, de mis Madriles: el Premio Mesonero Romanos de Periodismo Villa de Madrid. Concedido este año ni mas ni menos que a Rodolfo Serrano, por sus crónicas publicadas en el diario Qué! a lo largo de estos años.

 

Estamos de enhorabuena. Dobles.

 

ENTRADA RELACIONADA:

 

Clase de economía

4 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, Madrid, Medios, Política, Recomendaciones

El ejemplo de CajaGranada

21 de septiembre

En un suelto de las paginas económicas –hoy en día son desafortunadamente la sección estrella de los diarios- tropecé con “el caso CajaGranada”. El titular y la noticia respondían a las teóricas normas empresariales habituales. El presidente de la caja de ahorros, Don Antonio Claret García, confirmaba el despido de su cúpula en la Comunidad Autónoma de Madrid: el jefe de zona y cuatro directores de oficina (de las 10 que tienen en la CAM). Según la entidad los directivos habían concedido créditos hipotecarios de alto riesgo por un importe de 30 millones de euros. El único interés que les movió era cumplir con los objetivos asignados. La caja, que confía en recuperar parte de estos préstamos, ha empezado a provisionarlos en sus cuentas semestrales. Asimismo el máximo ejecutivo niega que el reciente relevo en la Dirección General esté relacionado con este asunto.

 

Hasta aquí todo parece en orden. El que la hace la paga y los objetivos para incentivar -a veces- provocan situaciones irregulares, que al ser detectadas son atajadas y debidamente anotadas en los balances y cuentas de resultados. Es la lógica conductista del capitalismo, que entre las numerosas técnicas disponibles encuentra en el premio (gratificación económica) y el castigo (despido) su razón de ser.

 

¿Y los gigantes de la banca de inversión estadounidense? Esos Lehman Brothers, Merrill Lynch o Morgan Stanley con los que nos hemos familiarizado estos días. ¿No actúan como CajaGranada? Es obvio que no. Tan solo unos ejemplos:

 

·        John Tain, primer ejecutivo de Merrill Lynch ingresó 83 millones de dólares entre bonos y stock options, sobre un salario de solamente 57.692 $

·        Por su parte E. Stanley O’Neal de Morgan Stanley se retiraba el año pasado con una compensación de 161 millones de dólares, tras conducir a su firma al abismo.

·        Richard Fuld, el Presidente de Lehman Brothers, centenaria institución financiera que acaba de quebrar, ganó casi 500 millones de dólares entre 1993 y 2007. El año pasado se embolsó unos ¡45 millones de dólares! Meses después, los resultados del primer semestre de 2008 mostraban el primer resultado negativo en la historia del banco. Y al no encontrar nuevas inyecciones de capital, quebraban poco más tarde, al conocerse los datos del tercer trimestre del año en curso. Es decir habría cobrado unos 17.000 dólares la hora por hundir a su empresa. Los cálculos son de una empresa especializada en remuneración de ejecutivos llamada Equilar.

 

¿Cómo puede ser? Así de repente. De buenas a primeras. ¿Qué tipo de enjuagues habían efectuado en las cuentas de sus empresas, para aumentar sus compensaciones económicas? Los tres citados –además de otro puñado de directivos excelentemente remunerados– dirigían las compañías que han convulsionado las finanzas mundiales. Y ellos se irán de rositas (E. Stanley O’Neal ha sido el más rápido). No devolverán un dólar de lo ganado. Porque como mucho perderán el bono de este año -¡faltaría más!- e incluso alguno puede llegar a ser despedido. Y conviene recordar que sus contratos, negociados en los tiempos de “las vacas gordas”, están blindados (con lo que volverán a forrarse).

 

¿Y los auditores? No tienen nada que decir. ¿No detectaron nada?

 

¿Y las agencias de calificación o de rating?  Las mismas que hasta un día antes del colapso seguían otorgando sus bendiciones y por tanto avalando, con sus dictámenes, la solvencia de estos holdings financieros.

 

¿Quien vigila a los vigilantes? Quizás aquí –en parte- esté una de las raíces del problema: la excesiva desregularización. Que hace saltar por los aires toda la política neocon.

 

¿Y el FMI? Responsable de una de las (frecuentes) ruinas de Argentina –por seguir sus recomendaciones- y que negó ayudas en la crisis de Corea del Sur. Las mismas que ahora quieren para USA, porque Sr. Escolar recuerde que ahora al frente del Fondo Monetario Internacional está un socialdemócrata – del partido socialista francés para más señas- que sustituyo al “fugado” Rodrigo Rato.

 

El término “liberal” tiene una acepción en Europa y otra en USA, donde es un eufemismo de “progre” (de claras connotaciones despectivas). El exagerado “liberalismo” (como lo entendemos en Europa) ha dado paso a una barra libre. La misma que mencionaba “off the record” el Presidente Bush II al referirse a “la borrachera” de Wall Street. Y que tantas críticas cosechó. ¡Para una vez que acierta en un análisis de situación! Pero claro, ha perdido toda la credibilidad. Y sus ocho años serán recordados como los de las armas de destrucción masivas -que generaron mentiras masivas- y las quiebras masivas –que están provocando nacionalizaciones masivas- valgan las redundancias masivas.

 

Y precisamente estas intervenciones estatales en el mercado, han sido hasta ahora anatemas para los neocon que han regido los destinos del Imperio. Gente como Paul Wolfowicz, uno de los ideólogos de estos conservadores tan cercanos a la extrema derecha, que no sólo fue Presidente del Banco Mundial sino también adalid de la invasión de Irak, desde su puesto en Defensa. El mismo que salivaba su mano para mesarse los cabellos o vestía con tomates en los calcetines. Y ahora, ante el rumbo de los acontecimientos, recomiendan usar fondos públicos, es decir dinero de los contribuyentes, para salvarles los muebles a los organizadores del botellón.

 

Avisaba Paul Krugman, en el New York Times del viernes 19, que “muchos en Washington parecían haber decidido que el gobierno  no era el problema sino la solución”. En plan europeo. De hecho el plan de rescate parece seguir las pautas del de Suecia, a principios de los 90. Y tendrían que aclarar si están dispuestos a adoptar el férreo control de los suecos. Porque si no lo están, podría suceder que las medidas no fuesen las acertadas y simplemente sirviesen para ayudar –nuevamente- a los amigotes en apuros.

 

Krugman añadía que “lo impensable –la compra publica de la gran mayoría de los créditos privados de riesgo- se había convertido en inevitable.”.

 

De momento la confirmación del plan por parte de las autoridades estadounidenses disparó las bolsas en el último día de la semana….

 

You call yourself a Christian;

I think that you’re a hypocrite;

You say you are a patriot;

I think that you’re a crock of shit

 

Te defines como un Cristiano

Y yo pienso que eres un hipócrita

Dices que eres un patriota

Y yo pienso que eres un montón de mierda

 

Sweet NeoconThe Rolling Stones

 

La imagen de los iconos liberales es de mycockringnomedejapensar y la vi en Las penas del Agente Smith.

14 comentarios

Archivado bajo CDI, Política